Miedo a lo que pueda venir

1174

El nombre del que mas se ha hablado últimamente en los corrillos de la NFL es Tom Brady, su mal inicio de temporada ha dado lugar a todo tipo de especulaciones. Podemos encontrar dos bandos, por un lado, los que consideran que a Brady le ha llegado la hora de decir adiós y está acabado, de hecho este pasado verano dijo qué el día que apestara se retiraría, ergo como apesta, debe irse a juicio de este sector. Y por otra parte tenemos aquellos que defienden a muerte a Tom, lo haga mal o bien y buscan toda clase de disculpas, consideran que todo lo que está escribiendo sobre él no son mas que paparruchas, que diría Ebenezer Scrooge en “El cuento de Navidad” de Charles Dickens.

Tom Brady solitario y desolado en el banquillo tras una de sus peores actuaciones

¿Y donde esta la realidad? Yo creo que está en un punto intermedio, Brady ya no es el que fue, su declive es palpable desde hace al menos un par de temporadas, solamente que este año se le nota mas, por decirlo de otra forma, el botox ya no puede disimular las patas de gallo ni las arrugas. Eso no quita para que uno esté aun estupendo, la semana pasada veíamos a un magnífico George Clooney casarse, y qué podemos decir de la diva Mónica Bellucci, ha llegado al medio siglo con un aspecto envidiable, y sin operarse ni retocarse nada como ella misma afirma.

Y ahora es cuando seguro que mas de uno estará pensando, ya está este metiéndose en un jardín donde nadie le ha llamado, o como diría el famoso paso doble taurino, “Manolete, si no sabes torear, pa qué te metes” . Pues no, no voy a hablar de lo que yo opino sobre el caso Tom Brady, tengo una opinión, pero me la reservo para otro momento, aunque mis allegados sí saben lo que pienso, pero no es el momento de expresarlo, tiempo habrá esta temporada para hablar y discernir sobre ello. No, hoy voy a hablar del “después”, o mas que el después, por que creo que los partidarios de Tom Brady utilizan de momento como argumento “paparruchas”, tienen miedo.

Hay 23 QB en el Hall of Fame en la era moderna del football, la que nace tras la II Guerra Mundial. De los que están retirados recientemente o en activo, solamente hay cuatro QB sobre los que existe unanimidad sobre su condición de futuro miembro, y son Brett Favre, Drew Brees, Peyton Manning y el propio Tom Brady. Suenan otros nombres como Kurt Warner, y sí, es posible que llegue, pero hasta dentro del Hall of Fame hay clases, y ex Ram, Giant y Cardinal está un escalón por debajo de muchos de los actuales 23 miembros.

La sucesión de Steve Young en lugar de Joe Montana es de momento única y singular en la NFL

Si miramos esos 23 nombres podemos encontrar un nexo común, la salida o retirada del QB legendario llevó a años de oscuridad o mediocridad a la franquicia. Hasta la fecha solo hay un caso donde un QB legendario le sucedió otro QB legendario, los San Francisco 49ers con Steve Young y Joe Montana. Algunos podrán decir que hay otros dos casos, yo mas bien diría que hay potencialmente otros dos en evolución, uno planificado, de Brett Favre a Aaron Rodgers, y otro casual, de Peyton Manning a Andrew Luck, pero de momento por buenos que sean sus sucesores, lo del Hall of Fame es un traje demasiado grande para ambos, especialmente Andrew Luck.

Cuando la leyenda se marchó las franquicias entraron en barrena, o dejaron de ser una referencia para convertirse en una mas. Empezamos por algunos ejemplos, Cleveland Browns y Otto Graham, el gran olvidado, el QB que llevó a su equipo a 10 finales consecutivas, ganando siete títulos. El QB se retiró en 1955 a lo grande, ganando un campeonato de la NFL, su marcha dejó a los Cleveland Browns sin su referencia ofensiva, ni tan siquiera la figura de Jim Brown, el mejor RB de la historia, pudo eclipsar la figura de Otto Graham. Los Browns con Jim Brown fueron capaces de ganar una vez el campeonato, en 1964. Jim Brown se topó en su carrera con los siguientes QB que vamos a mencionar, Johnny Unitas y Bart Starr, QB que lideraron a sus equipos, Baltimore Colts y Green Bay  Packers a cinco campeonatos en las nuevas temporadas en qué estuvo en activo el mítico RB.

Bart Starr y Johnny Unitas, QB que elevaron a los altares a los Packers y Colts respectivamente

Johnny Unitas llevó a los Baltimore Colts a ganar los campeonatos de 1958 y 1959. Con el QB fueron candidatos eternos a ser campeones de la NFL, y mas tarde de la Superbowl. El traspaso de Unitas a los San Diego Chargers, junto con la salida de Don Shula, sumió a los Colts en la más absoluta de las mediocridades, de la que solamente salieron el día que apareció por allí un tal Peyton Manning. El siguiente debería ser Bart Starr, la retirada del QB, además de la del propio Vince Lombardi, mandó a los Green Bay Packers a un largo periodo de oscuridad, de la que solo salieron cuando apareció la figura del icono mas grande de la franquicia desde los tiempos del propio Lombardi, Brett Favre, odiado y amado por muchos, negar el peso del QB en una franquicia que se tambaleaba es negar la existencia del sol.

Roger Staubach y Terry Bradshaw dejaron zapatos enormes para llenar en Dallas y Pittsburgh, y eso nos lleva a la década dorada de los QB, los 80 y 90. En esos años llegaron a la NFL Joe Montana, John Elway, Jim Kelly, Dan Marino, Steve Young, Brett Favre y Troy Aikman, QB que todos coincidieron en el tiempo, de allí lo de la era dorada. Además andaba también por allí un gran desconocido como Warren Moon, que antes de triunfar en la NFL tuvo que ganarse los galones en la Canadian Football League.

Un repaso a lo que sucedió con todos esos equipos, con la salvedad del caso de los San Francisco 49ers con Steve Young, es suficiente para entender porque en New England han saltado todas las alarmas ¿Qué será de nosotros el día que Tom Brady ya no esté entre nosotros? Y ese es el verdadero germen del problema, nadie en New England quiere siquiera pensar en ese escenario, y por eso lo primero es negar la mayor, decir que Tom Brady aún le queda mucho por demostrar en la NFL, aunque el QB ofrezca síntomas de estar en declive, como también hay que reconocer que no está rodeado por el mejor de los talentos, algo que en el pasado no parecía ser un problema.

Dan Marino acabó siendo una caricatura del gran jugador que fue en su último año en activo

Entiendo a la perfección a los aficionados a los New England Patriots, esta misma experiencia la vivimos hace unos años los aficionados a los Miami Dolphins con Dan Marino. Con el QB en activo los de Florida eran siempre contendientes, con la contratación de Jimmy Johnson se hizo un último esfuerzo para buscar un anillo para el legendario QB. El Head Coach le puso una defensa mas que aceptable a su disposición, pero el declive de Dan Marino coincidió con la época en que tuvo a sus peores WR y sin un juego de carrera mínimamente solvente. A ello se unió que el QB se puso por encima de la franquicia y empezó a ejecutar y cantar sus propias jugadas ignorando lo que le decían desde la banda. La última temporada de Dan Marino, pese a llegar a los playoffs y avanzar hasta los Divisionales, siempre será recordada por la derrota mas estrepitosa de la franquicia, el día que los Jacksonville Jaguars les endosaron 62 puntos y la triste escena del huddle de los Dolphins mientras saltaban los aspersores del campo.

Después de aquella derrota Jimmy Johnson abandonó su puesto, nombró a Dave Wannstedt como sucesor y Dan Marino poco después anunció su retirada tras juguetear con varias ofertas, entre ellas las de los Minnesota Vikings o los del equipo de su ciudad natal, los Pittsburgh Steelers. En su última rueda de prensa declaró que no se retiraba por sus piernas, era completamente inmóvil, sino por su brazo, que ya no era el mismo. La últma temporada fue la única de sus 17 años en activo en que lanzó mas intercepciones, 17, que TD, 12. Los aficionados a los Dolphins nos negábamos a ver lo evidente, Dan Marino había entrado en un claro declive, todos decíamos que bien rodeado de talento como había pasado con John Elway en Denver, volvería a ser el que fue, pero solo volvíó muy de vez en cuando. Su brazo y release, su mejor arma, no eran lol que fueron, era una completa estatua en el pocket, tomaba muy malas decisiones, pero nadie se atrevía a criticar un jugador que era una vaca sagrada en Miami. Jimmy Johnson reconocería tiempo después que la sombra de Dan Marino estaba en todas partes y que quizás nunca quiso afrontar algo que debió haber hecho antes, jubilar al QB, impensable en aquel momento.

Con la retirada de Dan Marino los Dolphins iniciaron la eterna búsqueda de un QB, hasta 17 QB han sido titulares. El primero de la lista fue el mediocre jornalero Jay Fiedler, el supuesto heredero, hasta que apareció Ryan Tannehill, el primer QB elegido en primera ronda desde el propio Dan Marino, aunque nadie está en condiciones de asegurar que es el futuro. De por medio hubo varios traspasos con elecciones de draft, A.J. Feeley, o muy malas selecciones en el draft como John Beck o Chad Henne, ambos elegidos en la 2ª ronda en posiciones muy altas. Para rematar todo ello está el capitulo de Drew Brees y Daunte Culpepper, Nick Saban prefirió a un QB con venía de una grave lesión de rodilla que a un QB del que había dudas sobre si su hombro sería el mismo que antes de su lesión.

Una simulación hecha por ordenador que combina la cara de los 17 QB de los Dolphins desde la retirada de Marino en una sola imagen

Os he contado el caso de Miami y Dan Marino, pero este mismo ejemplo lo podemos aplicar a Jim Kelly y los Buffalo Bills, que tras la retirada de la leyenda en 1996 solamente han aparecido por los playoffs en dos ocasiones con Doug Flutie y Rob Johnson de QB, en ambas salieron derrotados en primera ronda, desde 1996 los Bills buscan un QB que reemplace a su leyenda. Otros equipos que han sufrido parecidas experiencias fueron los Denver Broncos con John Elway, hasta la llegada de Peyton Manning los Broncos, pese a tener equipos mas o menos competitivos, nunca fueron realmente contendientes. Lo mismo le pasó a los San Francisco 49ers con la retirada forzosa de Steve Young, pese a las buenas actuaciones de Jeff García el equipo ya no era el mismo sin un QB de referencia.

El pasado mes de mayo Bill Belichick, qué es quien mejor conoce a Tom Brady y sabe de su verdadero estado, decidió usar la segunda ronda en un QB, Jimmy Garoppolo, siendo la elección mas alta que jamás han usado los Patriots de la era Bellichick en un QB, y todo sin cubrir otras necesidades mas que evidentes en el equipo. Esa elección dejaba claro que la intención del equipo era y es buscar un reemplazo, o formar al heredero, hacer lo mismo que en su día hicieron los Green Bay Packers cuando usaron una primera ronda en Aaron Rodgers como potencial sucesor de un entonces no cuestionado Brett Favre. La elección no estuvo exenta de polémica, el equipo tenía otras necesidades mas perentorias y se apostaba por un jugador que en principio no se iba a utilizar en tres años si Tom Brady cumplía su actual contrato. Pero vista aquella elección ahora quizás no fuera tan mala la elección, siempre  que Jimmy Garoppolo esté preparado y no se haya tardado mucho en afrontar un problema que estaba allí.

En mi opinión esto es lo que ha pasado, en New England de repente entró el miedo, miraron lo que ha pasado en los equipos de su división, casualmente su dominio ha llegado con la búsqueda de QB de los Dolphins y Bills, y por un momento pensaron que a lo mejor les iba a llegar el turno a ellos. Ese miedo ha llevado a los defensores de Tom Brady a reacciones desmesuradas, sobre todo de aquellos que defendían a un QB, que aunque haya jugado un buen partido ante Cincinnati, no conviene olvidar que viene de jugar cuatro partidos bastante mal. Si era criticable jubilar a Tom Brady por cuatro partidos malos, es igual de criticable defender que ha regresado su mejor versión por un buen partido, aquí es donde el que dice “paparruchas” soy yo. Si en los dos próximos partidos, Buffalo y New York Jets, vuelve a salir la mala cara de Tom Brady, volverá a pasar lo mismo, y ese mismo es una sola palabra, MIEDO.

AUDIBLES

  • Una auténtica semana de “milestones” o records. Como ya escribí la semana pasada Peyton Manning estaba a un solo TD de ingresar en el club de los 500 TD, donde hasta el pasado domingo solo estaba Brett Favre con sus 508 TD. Peyton Manning anotó cuatro TD y ha dejado su cifra total en 503, si nada lo impide superará a lo largo del mes de octubre el récord. También Tom Brady ingresaba en otro club, el de QB que han lanzado para más de 50.000 yardas, que sólo tenía cinco miembros hasta el pasado domingo. Por ultimo, Jason Witten era el tercer TE en acumular 10.000 yardas de recepción, se unía así a Shannon Sharpe y Tony González, únicos TE que lo habían conseguido hasta la fecha.
Brian Hoyer lideró la histórica remontada de los Cleveland Browns
  • Dentro de los récords de equipos los Cleveland Browns, una de las franquicias más históricas de la NFL, entraba con su propia marca, la mayor remontada a domicilio. Los Tennessee Titans se pusieron por delante 28-3 pese a la ausencia de Jake Locker, que nuevamente se lesionaba. Charlie Whitehurst, que había sido titular la semana pasada, regresaba al campo y no lo hacía nada mal al anotar dos TD y tener mas o menos controlada la situación. Pero estos Browns de Mike Pettine no se les puede descartar nunca, sus dos derrotas fueron en los segundos finales, así como su única victoria, un claro recuerdo a aquellos míticos Browns conocidos como “The Cardiac Kids”. Estas proezas sin duda levantan el animo, sobre todo si acaban en victoria, pero creo que para el equipo no estaría de más que pudieran jugar todos los partidos al mismo nivel qué cuando lo ven todo perdido, seguro que su record diría otra cosa muy diferente.
  • Lo de no hay quinto malo no se cumplió con el Thursday Night Football, de nuevo otra paliza de consideración y un partido decidido al descanso. Esta temporada los partidos de los jueves sobre el papel son mucho más interesantes, la CBS paga un verdadero pastizal y la NFL pretende ampliar el número de partidos a jugar ese día para recaudar más dinero en concepto de derechos. Los equipos dicen que los partidos de los jueves son muy difíciles de preparar, en la práctica se cuentan con solo dos días puesto que los lunes los jugadores no entrenan. A eso se suma que los lesionados tienen solo tres días para restañar heridas, Teddy Bridgewater no pudo llegar a tiempo y eso obligó a los Vkings a recurrir a su 3er QB, el incombustible Christian Ponder, al que le bastó un solo drive para demostrar su total falta de sintonía con sus WR. Los Packers pusieron la directa en el primer cuarto y luego se aprovecharon de los errores de Christan Ponder para dejar el partido sentenciado en la primera parte. En la segunda se dedicaron a correr con Eddie Lacy y dejar que el reloj se consumiera. Quienes se frotaban las manos eran las TV que emitían a esa misma hora baseball, ellos si ponían un producto competitivo para las cámaras.
  • El domingo pasado los Packers jugaron su particular “Survival Day”, si perdían en Chicago se ponían con una marca de 1-3, y lo peor, perderían de vista a los Detroit Lions y Chicago Bears con dos derrotas en la devaluada NFC North. El domingo los Packers colideran la división junto con los Lions, que fueron incapaces de anotar un FG en los segundos finales para ganar un encuentro que parecían tener dominado ante los Buffalo Bills, que estrenaban QB, Kyle OrtonAlex Henery, el kicker que reemplazaba al cortado Nick Freese, fallo hasta 3 FG y su tiempo en Detroit ha terminado, fue cortado el mismo lunes. Los Chicago Bears, que también se vieron sorprendidos por los Buffalo Bills la primera semana, parecía que habían remontado las siguientes semanas, pero fueron arrollados por los Packers con un ejercicio de inoperancia ofensiva y defensiva y el pasado domingo se dejaron remontar un partido que tenían casi ganado ante los Carolina Panthers, que ajustaron su defensa además de tirar de orgullo con un magistral Cam Newton conectando a la perfección con Greg Olsen, uno de los TE mas infravalorados de la liga.
Los New Orleans Saints salvaron los muebles in extremis
  • Si los New Orleans Saints llegan a perder el domingo los daños hubiesen sido casi equivalentes a los que supuso el huracán Katrina, aquel que desoló la ciudad, sobre todo los barrios mas modestos. Los Saints terminaban la semana de entrenamientos con la pérdida para toda la temporada de Jairus Byrd, problemón para una defensa que arrastra problemas desde el primer día de competición. El domingo se lesionaba el TE Jimmy Graham, que tenía que abandonar el partido. Drew Brees, como no podía ser de otra forma, se ponía el equipo a la espalda, pero por muy bueno que sea el QB cuando se acelera fuerza los pases, así llegaron las 3 intercepciones. Para fortuna de los Saints los Bucs se encargaron de pegarse un disparo en el pie y se dejaron empatar el partido en los segundos finales. En la prórroga los Saints ganaron el sorteo y los de Tampa ya no volvieron a ver la pelota.
  • En todo caso una hipotética derrota de los Saints a la vista de como va el resto de la NFC South tampoco hubiese sido determinante, solo Carolina encontró el camino hacia la victoria. Atlanta, que jugaba a la misma hora en New York, se puso por delante en el marcador y estaban jugando lo suficientemente serios como para llevarse el partido. Pero estos NY Giants del 2014 nada tienen que ver con la versión del 2013, Jean Pierre Paul vuelve a ser ese DE de la escuela de grandes DE de los Giants que siembran el pavor en la OL contraria, la secundaria ha dado un pase adelante, pero sobre todo el ataque ha resurgido de sus cenizas. Eli Manning se encuentra muy cómodo en este formato de West Coast Offense de Ben McAdoo, cuenta con jugadores mas que solventes para ponerla en marcha, el domingo aparecía el novato Odell Beckham y dejó una magnifica sensación. Estos NY Giants son un equipo muy serio y las dos próximas semanas tendrán sendos duelos divisionales ante Philadelphia y Dallas para demostrar de que pasta están hechos.
  • Chip Kelly ha implantado un ataque de alto octanaje en Philadelphia, tal y como ya había hecho en Oregon. Sin embargo Chip Kelly no debe ser muy consciente, o sí, de que su cargo es el de Head Coach y no coordinador ofensivo, mientras no demuestre que es capaz de poner algo parecido mínimamente a una defensa en el campo es un Mike Martz mas de este planeta NFL, un excelente coordinador ofensivo que llega al cargo de Head Coach. De nada sirve poner 40 puntos en el marcador cada semana si tu rival es capaz de anotar 41, esta semana tuvieron fortuna cuando les tocó el turno a los St. Louis Rams, un equipo que juega con un tal Austin Davis de QB. Pero cuando enfrente tengan equipos de alto poder ofensivo, y en su división Dallas y New York son muy capaces de anotar 40 partidos por partido, esa defensa le va a dejar vendido. La NFC East, que parecía un paseo para los Eagles, ya no lo parece, por de pronto el domingo que viene podrían perder el coliderato que ahora comparten con los Dallas Cowboys.
Rolando McClain, la mayor sorpresa hasta la fecha de unos sorprendentes Cowboys en defensa
  • Tengo que confesar que me equivoqué de cabo a rabo con los Dallas Cowboys, pero que levante la mano quien creía que este equipo iba a estar 4-1 a estas alturas de la temporada, ya tiene la mitad de victorias del que ha sido su tope los últimos tres años, ocho. Que el equipo en ataque iba a funcionar no había muchas dudas, Tony Romo es un abonado a las 4.000 yardas de pase y mas de 30 TD, y mas cuando sigues teniendo a Dez Bryant, Terrance Williams y Jason Witten. Si  añades la que probablemente sea la mejor OL de la liga, el ataque tenía muchos boletos para funcionar. Pero dos hechos que nadie esperaba han sucedido, por una parte la explosión de juego de DeMarco Murray, es el 3er RB de la historia de la NFL en correr mas de 100 yardas los cinco primeros partidos de la temporada, con el RB el talento nunca ha sido el problema, sino su salud. Pero lo que nadie podía esperar es que una “no name defense” fuera a dar un paso adelante, es cierto que hacerlo peor que el año pasado era muy difícil, pero tan difícil como eso era prever que la defensa iba a funcionar a un nivel mas que aceptable. Rolando McClain está jugando al nivel que todos esperaban cuando salió de Alabama, va directo al “comeback player of the year”, pero otros jugadores de los que nada se esperaba están rindiendo a un nivel muy aceptable, y falta aún por jugar la 2ª elección del draft, DeMarcus Lawrence, jugador que muchos consideran un DeMarcus Ware 2.0.
  • El partido que mas esperaba este domingo me acabó decepcionando totalmente, Baltimore e Indianapolis se postulaban en este inicio de temporada junto con los San Diego Chargers como la única alternativa en la AFC a los Denver Broncos. El partido estuvo claramente dominado por las defensas, pero tampoco podemos decir que fueron defensas dominantes y espectaculares como pueden ser las de Carolina o Seattle, sino que mas bien se aprovecharon de dos ataques que estuvieron muy planos. Joe Flacco no encontró su sitio en todo el partido, sin protección de su OL y un juego de carrera nuevamente inexistente, el QB poco o nada pudo hacer. Andrew Luck estuvo mejor, pero sin parecerme ese QB que parecía que iba a suceder sin solución de continuidad a Peyton Manning. Le veo que fuerza demasiado buscando pases largos en lugar de hacer lo que la defensa te dicta que puedes hacer. Andrew Luck está llamado a ser el siguiente grande, aunque Cam Newton podría discutirle ese cetro dada su evolución, pero para ser grande no es necesario lanzar 10 pases de 30 yardas cuando quizás lo recomendable sea lanzar 20 pases de 15 yardas y dominar los partidos, lo que venimos a decir de Peyton Manning cuando tiene el día ordinario en la oficina.
Russell Wilson descabelló el solito a los Redskins en una exhibición por tierra y aire
  • Si antes hemos hablado de los grandes progresos de Cam Newton, no podemos tampoco olvidarnos de Russell Wilson, que se bastó prácticamente él solo para ganar a los Washington Redskins. Los Seahawks sufrieron mas de la cuenta, no solo porque se encontraron con un Kirk Cousins que quemó unas cuantas veces con sus pases profundos a la secundaria de Seattle, sino por el empeño de un equipo arbitral lamentable en anular TD tras TD a los Seattle Seahawks, la cosa llegó al extremo que cuando Seattle anotaba había que mirar antes si había un pañuelo volando antes siquiera de celebrar la anotación. Percy Harvin, para desesperación de los propietarios del jugador en ligas fantasy, veía como le anularon hasta 3 TD, alguno por faltas ridículas o inexistentes. Desconozco si esto es el nuevo modelo arbitral que quiere Roger Goodell, pero si lo es se acabará por cargar el invento, o como se decía en otros mentideros menos serios, los árbitros querían evitar otra paliza en un partido jugado en prime time.
  • Y sendas palizas son las que Denver Broncos y New England Patriots endosaron a los últimos equipos invictos que quedaban en la competición. Arizona encajaba 41 puntos, casi tantos como los que había permitido en los tres partidos anteriores, 45. Arizona aguantó durante casi tres cuartos al ataque liderado por Peyton Manning, pero a medida que el partido avanzaba se podía ver que solo era cuestión de tiempo que cayeran, sin ayuda de su secundaria, lamentable Antonio Cromartie y ausente Patrick Peterson, cuando Calais Campbell se marchó por lesión, la defensa dijo basta y acabó siendo apalizada. Si a todo eso unes que se lesiona tu QB2 y tienes que sacar a un novato, Logan Thomas, la verdad es que todo se puso en contra de los de Bruce Arians. En New England el guión se escribía de otra manera, los Patriots salieron a comerse a los Bengals desde el primer drive, en el primer cuarto los Patriots con una fast tempo offense pusieron distancia en el marcador y desde entonces dejaron que los Bengals se autodestruyeran para acabar endosándoles 43 puntos, cuando antes en tras partidos habían encajado solamente 33 puntos, una media de once por encuentro.
Lamentable imagen la que dejaron los 2 QB de los NY Jets en San Diego
  • Y terminamos hablando de un equipo donde en las próximas semanas podría pasar cualquier cosa, los NY Jets. El lamentable espectáculo que ofrecieron tanto Geno Smith como Michael Vick, 74 yardas totales de pase entre ambos, se une la total incapacidad para anotar un solo punto. Los Chargers no tuvieron ni tan siquiera que jugar a un gran nivel, les fue suficiente con no cometer errores y aprovechar la total descomposición con que amenaza en convertirse el equipo liderado por Rex Ryan. En la Gran Manzana incluso ha empezado a sonar el nombre de Tim Tebow, aunque yo creo que tiene que ser una broma de mal gusto. Fireman Ed, el famoso aficionado de los Jets, que había decidido retirarse e incluso había rechazado regresar, no le falta razón, jugando como lo hicieron los NY Jets en San Diego es mejor dedicar el dinero del abono en irse al cine, que es por cierto donde estaba Geno Smith cuando el equipo tuvo la reunión previa al partido.