Bill Belichick se compra un viñedo

876
Jimmy Garoppolo, Willie McGinest y Roger Goodell
Jim Garoppolo, ¿el heredero de Brady? (AP)

El vino me encanta y con los años cada vez me gusta más. Lo que empezó siendo una bebida para acompañar las comidas, se ha acabado por convertir en una afición, y con tiempo y dedicación se puede empezar a entender este peculiar mundo de la enología. Me gustan muchas clases de vino, desde los blancos jóvenes como el txakolí, hasta los grandes tintos de Ribera, Rioja y Burdeos. Desde hace un tiempo me gusta catar vinos de otras denominaciones y regiones españolas, así como de otros países productores como Australia, Chile o California en EE.UU (recientemente tomé un vino sudafricano que me encantó). Tampoco le hago ascos a un buen espumoso, un champagne es sencillamente magnífico, como lo son los finos andaluces, muchos excelentes. El «kalimotxo», una combinación de vino con un refresco de cola, el tinto de verano, son junto con la cerveza, los mejores refrescos del verano. Si tuviera que vivir el resto de mi vida bebiendo solo vino sería feliz, aunque me costaría seguramente la buena salud de mi hígado.

Como buen amante del vino uno de mis sueños sería tener mi propia bodega, pero eso es imposible salvo que me toque la lotería. Lo que sí es posible hace tiempo es tener tus propios viñedos y hacer tu propio vino, en algunos casos lo puedes hacer tú mismo, pero suele ser vinos muy bastos y poco trabajados, pero en la mayoría de casos te lo hace alguna bodega, donde acabas teniendo tu propia barrica con tu propio vino. Algún día me gustaría tener mi propia barrica, embotellarlo y esperar los resultados. Algunos conocidos ya lo hacen, más de uno ha conseguido buenos resultados, sus vinos son mucho más apetecibles que vinos de renombre, aunque el mérito es más de la bodega qué de su participación en el proceso de elaboración.

Este pasado  semana, desde el jueves día 8 de mayo al sábado día 10, ha tenido lugar el Draft colegial de la NFL. Esa ceremonia donde las 32 franquicias se reúnen ante las cámaras y cientos de periodistas para elegir a los que se suponen serán las estrellas del futuro, y decimos bien, se suponen, nadie hoy por hoy puede aseverar sin un ápice de duda que tal o cual jugador va a ser una estrella. Basta darse una vuelta por este artículo que recientemente escribió nuestro colaborador Miguel Ángel Yarza sobre el draft de 2009 para ver que hay más estrellados que estrellas.

Este año he realizado un tremendo esfuerzo mirando perfiles, vídeos y estudiando Big Boards, para rematar, las dos semanas adicionales que un servidor solía dedicar a otros menesteres, este año lo he dedicado más que nunca a estudiar el draft. Como viendo siendo habitual no haré un análisis del draft, no haré una valoración sobre tal o cual equipo, esto es como las elecciones, todos ganan y pocos son los que reconocen perder, salvo que la derrota sea tan contundente que no queda otra solución que reconocerlo.

En un draft no se puede dar a nadie por ganador o perdedor, hay que esperar a los resultados en el único sitio donde se debe valorar, en el campo. Los resultados, al igual que los grandes vinos, hay que esperar años, los vinos más jóvenes como blancos o rosados, se pueden beber en su primer año. Dentro de unos 4 años será el momento de evaluar si aquellos caldos que apuntaban maneras son reservas, y sólo unos pocos se volverán grandes reservas. De todos ellos sólo unos pocos se convertirán en vinos legendarios. La gran mayoría se convertirán en crianzas o cosecheros, vinos que se consumen en sus primeros años de vida.

Últimamente hay una fiebre por los vinos tinto de maceración carbónica, vinos que se catan a las pocas semanas de su vendimia. Son vinos que se vuelven inestables pasados unos meses, su consumo es inmediato, y os aseguro que los he probado algunos muy buenos. Son unos vinos muy diferentes a esos grandes caldos que están años en barricas, pero no por eso son necesariamente peores.

Andrew Luck y Robert Griffin III accedieron a la titularidad en su primer año de profesionales con gran éxito

Desde hace tiempo en los Front Office de las franquicias de la NFL están de moda los vinos de maceración carbónica, se buscan jugadores cuyo impacto en las franquicias sea inmediato y los resultados no se pueden hacer esperar. Muchos debutan la primera semana de la temporada regular, especialmente si eres QB y llegas como el salvador de la franquicia, puede ser el caso de Johnny Manziel en Cleveland, o recientemente fueron los casos de Andrew Luck o Robert Griffin III, ambos llegaron a los playoffs.

Siguiendo con mi sueño es tener algún día viñedo propio hacer hacer mi vino, Bill Belichick parece que se ha propuesto a a hacer lo mismo, pero en lugar de con un vino, con un QB. Bill Belichick se ha comprado su propio viñedo y quiere demostrar al mundo un vino de su propia cosecha. No solo eso, se ha propuesto hacer algo grande, fabricar un Gran Reserva, buscar un reemplazo a Tom Brady, en lo que tiene todas las trazas de ser su legado en New England, o su pasaporte para su continuidad.

Imagen de Tom Brady en ropa interior el año de su selección en el draft

Tom Brady y Peyton Manning son los mejores QB que ha conocido la liga en los últimos 15 años, pero sus circunstancias y camino a la fama fueron muy diferentes. Mientras que Peyton Manning fue “manufacturado” para ser un QB desde su nacimiento, Tom Brady se “manufacturó” hasta convertirse en uno de los más grandes. Bill Belichick y su equipo no sabían lo que elegían en aquel draft con la elección Nº 199, un “pick” compensatorio de la 6ª ronda, un sitio donde las elecciones son un disparo al aire y que ahora es considerada como la mejor de todos los tiempos.

Por poner un un empleo, a Pete Carroll le cayeron toda clase de críticas por usar una 3ª ronda en un tal Russell Wilson, alguien que se pronosticaba que debería caer en las rondas finales. Pete Carroll si creía en el valor del QB, por eso utilizó una selección alta, sino no hubiera apostado por él, hubiera esperado a rondas más tardías. Mal que le pene a Belichick, lo de Tom Brady fue una casualidad, seleccionaron a un QB para ser suplente y que se formara bajo la tutela del que era santo y sepa de la franquicia, Drew Bledsoe.

Cuando empezaron a trabajar con Tom Brady, demostró lo que llevaba dentro y que nadie había visto hasta entonces. Empezó siendo un “body camp” que se tendría que ganar su plaza en el roster, como casi todo jugador que sale elegido de la 5ª ronda en adelante. Para el final de su primera temporada subió en el escalafón y ya era considerado como el 2° QB, la siguiente temporada la empezó como suplente de Drew Bledsoe, que tras su lesión, nunca más recuperó la titularidad. En aquella temporada 2001 Bill Belichick fue muy cuestionado en Boston, a juicio de la prensa local y nacional estaba cometiendo el mismo error que había cometido en Cleveland cuando quiso deshacerse del ídolo local Bernie Kosar. Ahora aquello parece la mejor decisión de la historia de los Patriots, pero las hemerotecas están allí para probar lo contrario.

La tarjeta de la elección número 199 del draft del año 2000 donde los Patriots seleccionaron a Tom Brady

Belichick ha decidido ahora que va a fabricar su propio QB, no quiere que nadie le recuerde que la elección de Tom Brady fue casualidad. Por merecida que tenga su plaza en el Hall of Fame, quiere dejar para la posterioridad que él también sabe elegir y fabricar un QB, bien para retirarse dejando su legado a la franquicia, bien para seguir con otro QB que no sea Tom Brady. Don Shula y Bill Walsh jugaron con 2 QB legendarios diferentes, Belichick no quiere ser menos, tiene que demostrar a todos que él está en el mismo escalafón que aquellos.

Bill Belichick no quiere un vino de maceración carbónica de consumo inmediato, ni tampoco pretende crear un cosechero o crianza, su objetivo es hacer un gran reserva, un vino que pase a la posterioridad y le garanticé estar entre los más grandes. Belichick ha utilizado la 2ª ronda del draft en elegir un QB, Jimmy Garoppolo, nunca en todo su tiempo en New England había utilizado una ronda tan alta en aquella posición. Y una 2ª ronda no se emplea en formar un jugador para luego intentarlo traspasarlo y sacar algo a cambio, ni tan siquiera se utiliza en tener un recambio de garantías, sino que se está pensando en el relevo de tu actual QB.

Bill Belichick quiere dejar su impronta, por eso ha seleccionado al QB de Northern Illinois, Jimmy Garoppolo. Oiremos y leeremos de todo, pero la verdad es esa, por eso de momento ha comprado sus propios viñedos y ha empezado el proceso de elaboración de propio vino. Salvo accidente o lesión, Jimmy Garoppolo no va a jugar, sino que entrenará y aprenderá a la sombra de Tom Brady. Si el QB decide retirarse cuando finalice su actual contrato, entonces Jimmy Garoppolo tendrá su oportunidad, algo que debería ocurrir en 3 años, salvo que Brady se canse y decida retirarse antes de tiempo.

Si deportivamente la elección es discutible, los Patriots tienen aún la ventana de una Súper Bowl muy abierta y necesitan jugadores que aporten desde el día uno, tácticamente la elección es incluso de discutible. Con el nuevo CBA Jimmy Garoppolo firmará un contrato de 4 años, contrato que no es negociable hasta finalizar el 3er año. No es un contrato donde existe la posibilidad de ejercer la opción a un 5º año, esos solo son aplicables a los de primera ronda. Si Tom Brady cumple su actual contrato, y él ha manifestado que lo hará, Jimmy Garoppolo se va a encontrar debutando y jugando en su último año de contrato. Ello dejaría casi sin margen de maniobra para los Patriots, sólo podrán retener al jugador si renegocian el contrato, algo improbable si no ha jugado un solo snap, o esperar que termine el 4º año y ponerle la designación de “Franchise Tag”.

Jimmy Garoppolo, el QB llamado a suceder a Tom Brady

Salvo que Bill Belichick sepa algo que no conoce el resto, la elección es cuando menos discutible, es un jugador que no va a aportar nada a corto plazo y donde todo queda pendiente para el año 2017. Si, es cierto que los Drafts se trata de construir hacia el futuro, y con los QB los plazos suelen ser más largos ¿Pero tiene algún sentido elegir ahora en 2ª ronda un jugador del nada se sabrá hasta dentro de tres años? Tom Brady necesita que la ventana siga abierta, no buscar a alguien que puede que los Patriots la sigan manteniendo abierta a partir del 2017.

Bill Belichick tiene ahora 3 años para demostrar a todos que el también sabe elegir un QB, para fabricarlo y moldearlo. El Head Coach, y General Manager de facto, se ha comprado un viñedo para elaborar su propio vino, que se supone sera un reserva y que dentro de tres años sacaremos de su barrica para catarlo y saber si es bueno.

AUDIBLES

Michael Sam, nuevo jugador de los St. Louis Rams
  • Michael Sam, el Jugador defensivo del año de la SEC, y primer jugador de football que reconoce abiertamente ser homosexual durante su carrera, fue finalmente elegido por los St. Louis Rams con la selección Nº 249, a solo siete posiciones de acabar como Mr.Irrelevant y ocho de no ser siquiera seleccionado. Lo de menos es donde ha sido elegido, tiene 248 razones para demostrar el posible error que han cometido 31 franquicias. Michael Sam firmará como todos los novatos un contrato por 4 años y tendrá la oportunidad de entrar en un roster, tiene por delante un Training Camp donde deberá demostrar que está capacitado para jugar en la NFL. Jeff Fisher es un tipo que no se casa con nadie, si entra en el roster final, lo habrá merecido sin ninguna duda, pero si es cortado, puede empezar una peregrinación muy peligrosa, y muy poco deportiva.
  • Por segundo año consecutivo ningún RB salió elegido en la primera ronda y hubo que esperar hasta la elección Nº 54 para ver al primero, Bishop Sankey. Para muchos es reflejo del cambio del estilo de juego, pero yo no lo creo así, ocurren dos cosas:
  1. No hay RB de calidad y duraderos en el draft, si hubiera un Adrián Peterson o Marshawn Lynch no pasan del Top 10.
  2. Lo que ha cambiado es la forma de elegir RB en el draft, no el valor de la posición. Sino vean que equipos fueron los mejores conjuntos en 2013 y que caracteriza a ambos, el juego terrestre.

       Cuando lleguen los meses de diciembre y enero, los RB adquieren su protagonismo. Los equipos que avanzan en PO son  aquellos que demuestren saber correr y usar el reloj, que un equipo netamente pasador gane la Super Bowl es más una excepción que la regla general.

  • Al hilo de lo anterior, dos posiciones que volaron en la primera y segunda ronda fueron los WR, ellos ponen las yardas junto con los QB, pero también quienes se encargan de impedirlo, los DB. En primera ronda fueron elegidos 5 CB y 4 S, todos ellos son seleccionados para contrarrestar precisamente las otras grandes estrellas de este draft, los receptores. El modelo a seguir por todas las franquicias son los Seattle Seahawks, la mejor secundaria de la NFL y capaz de desarbolar por completo al mejor ataque de la historia como fue el de Denver.
  • Los QB son siempre los que más expectación generan en todos los draft, su posición en los equipos y en el campo es tal que se ha extendido el mantra de que sin un QB no tienes una sola opción a la Súper Bowl. Luego la realidad dice otra cosa, se puede ganar corriendo y defendiendo con un QB que haga la jugada precisa en cada momento y no todas las jugadas, concepto muy diferente. El primer QB en salir elegido este año fue Blake Bortles en tercer lugar a Jacksonville, lo que constituyó una sorpresa. Luego hubo que esperar hasta la posición 22 para ver a Johnny Manziel en Cleveland, finalmente cerró la primera ronda Teddy Bridgewater en Minnesota. En la segunda ronda el primero en caer fue Derek Carr y cerro la ronda Jimmy Garoppolo. Nombres como Tom Savage, Zack Mettenberger, A.J. McCarron y Aaron Murray tuvieron que esperar al tercer y último día.
Jerry Jones presidiendo el War Room de los Dallas Cowboys
  • De los Dallas Cowboys, y en concreto de su propietario y General Manager Jerry Jones, se puede esperar cualquier movimiento en el draft. Siempre he defendido que Jerry Jones tiene algo que los diferencia del resto de propietarios, siempre da la cara y responde para lo bueno y para lo malo de sus elecciones. En las imágenes de la TV pudimos ver los llamados “War Rooms” de varios equipos, y Jerry Jones presidía el de los Cowboys, pero en otros equipos también andaban por allí los propietarios. Jones no se esconde ni se parapeta tras un GM, toma la decisión y vive o muere con ella. En el resto basta que un propietario diga A para que se haga A, otra cosa es que no lo veamos, y si no vean la que hay liada en Cleveland, se rumorea que Jimmy Haslam tuvo mucho que ver en la elección de Johnny Manziel. Jerry Jones en esta ocasión hizo lo correcto, la tentación de elegir a Johnny Manziel y vender millones de camisetas estaba allí, pero prefirió elegir a un jugador aburrido y que probablemente aburra a sus rivales de lo bueno que es, el polivalente OL Zack Martín, que solidifica a la que puede ser una de las mejores OL de la liga.
  • Hablando de Johnny Manziel, creo que ha caído en el sitio perfecto y en el momento perfecto. Salir elegido en el Top 10 le hubiera puesto una presión enorme, desde hace años los QB que salen elegidos tan arriba se les exige rendir desde el primer día en el campo, no hay fase de aprendizaje. Salir en la posición 22 le quita presión, podría ser otro “bust”, podría ser una grandísima elección. En todo caso, lo que más me gusta de Johnny Manziel en Cleveland es algo que siempre he echado de menos en estos nuevos Cleveland Browns, una cara con la que idénticar la franquicia. Los Browns, la mejor afición de la NFL, siempre ha tenido una cara de la franquicia, pero estos Browns 2.0. no han sabido encontrar ese jugador hasta la fecha ¿podrá ser Johnny Manziel? Lo deseo de verdad, ese equipo, esa afición, y esa ciudad, se merecen de nuevo tener un icono y un jugador que ponga emoción todos los domingos.
  • Como he dicho calificar camadas y la labor en el draft me resulta imposible, incluso los llamados grandes gurus se equivocan de cabo a rabo. Como muestra, las calificaciones de Mel Kiper para los drafts de 2011 y 2012, D+ y C  Seattle en ambos casos ocupó el furgón de cola, ahora mismo son el gran favorito a renovar su título con jugadores elegidos en esos drafts. Eso no impide que pueda decir que equipos me gustan lo que han hecho, y aquí para mi hay uno que lo ha hecho en principio de manera sobresaliente, los St.Loius Rams. Los de Jeff Fisher contaban con buena munición, dos elecciones en la primera ronda, 2ª y 13ª, con la primera se hicieron con Greg Robinson, un OLT, y con la segunda con el DT Aaron Donald, que se une a una DL que ya incluye nombres como Chris Long, Michael Brockers y Robert Quinn ¿Veremos renacer a la afamada Fearsome Foursome? Me gusta el draft de los Rams, construyen los equipos como se ha siempre, de dentro para fuera, por eso para mi son los ganadores de este año.

kiper1

 

kiper2

  • ¿Y qué draft no me gusta? Es evidente que el de los New England Patriots, no tanto por que a lo mejor tienen en la recámara a Tom Brady 2.0, lo que puede significar otros 15 años de dominio absoluto, sino que Bill Belichick tiene aún la ventana abierta y en lugar de aprovecharlo quiere buscar como seguir manteniéndola abierta. Belichick ha demostrado de ser sobra ser un genio, pero creo que ha perdido el norte hace tiempo, primero quiso demostrar que él puede ganar atacando, ahora quiere demostrar que ha encontrado al siguiente grande. Pero sobre todo, y por eso no me gusta su draft, su figura se ha puesto por encima de la franquicia. Cuando eso ocurre en un equipo, es el principio del ocaso.
  • Si alguno pensaba que el retraso del Draft a mayo fue algo accidental y producido por que el Radio Music City Hall estaba reservado, vayan descártandolo. Desde el primer momento fue un movimiento más que calculado, Roger Goodell no da un paso en falso nunca, o casi nunca (resolución del Bountygate). El Commish quiso poner a prueba la fortaleza de la NFL, bastaba darse un repaso del auge en las redes sociales del fenómeno del draft, o como analistas como Peter King lo consideran el cuarto acontecimiento deportivo de los EE.UU. Goodell puso el draft para retar a la NBA y la NHL, inmersos en plenos playoffs, y los ha barrido. Las audiencias televisivas lo avalan, el 4º día de draft está más lejos que cerca, y ahora empieza lo siguiente, la subasta para ser la ciudad que cada año acoja el Draft. Ya se han puesto en la lista de espera Dallas, Chicago e incluso Los Ángeles, y que nadie elimine a Londres de la ecuación.