Cougars vs Steel Knights, el último derbi vasco en LNFA

Se cumplen 25 años de aquel encuentro entre dos equipos bilbainos

3499

Primer trimestre del año 1997. La Liga Nacional de Fútbol Americano vivía su tercera temporada, la última bajo el patrocinio de Beefeater. Se aproximaban tiempos oscuros, muy oscuros, para nuestro football pero aún no lo sabíamos.

En Estados Unidos, el presidente Bill Clinton comienza su segundo mandato y en España gobernaba José María Aznar. Las tropas de la Federación Rusa anuncian su repliegue de Chechenia. Científicos escoceses logran desarrollar una oveja clónica «Dolly» a partir de otra adulta de su especie. En las emisoras sonaba «Weather with You» de Crowded House, o «Cuando los sapos bailen flamenco» de Ella Baila Sola. «El Paciente Inglés» o «Jerry Maguire» ocupaban las carteleras. En el mundo del deporte Miguel Indurain había anunciado su retirada y Pete Sampras y Martina Hingins ganaban el Open de Australia de tenis.

Pero volvamos a la LNFA. Durante los años 90 dos fueron los equipos vascos que militaron en la máxima categoría del football nacional: Bilbao Steel Knights y Bilbao Cougars.

Los BSK fueron los primeros en entrar en escena y el germen de todo. Los Knights, fundados por Jesús Cosíe, tras meses de entrenamientos y varios amistosos, aparecieron en la competición nacional en 1994 cuando disputaron la AFL (American Football League). Esta liga era la heredera de la SFL (Spain Football League) una competición comercial liderada por la empresa UNIPUBLIC en contraposición con la Liga oficial auspiciada por la Federación Catalana de Fútbol Americano.

Afortunadamente para nuestro deporte en 1995 el nacimiento de AEFA permitió la reunificación del football nacional y ese mismo año nació la LNFA, Liga Nacional de Fútbol Americano. Los Steel Knights fueron uno de los equipos que tomaron parte en aquella I LNFA pero por aquel entonces diferencias internas ya habían provocado la salida de un buen número de jugadores, incluyendo al entrenador Andy Bengoa o al propio Cosíe quien dirigía las categorías inferiores (los Cougars), los cuales decidieron cambiaron de aires y encabezar un nuevo proyecto senior. El equipo bizkaino, único conjunto del norte de España en esa época, estaba encuadrado en la Conferencia Nacional y concluyó con un balance de 3-6. Los BSK se quedaron fuera de los playoffs pero en su haber quedará el haber conseguido derrotar a los poderosos Vilafranca Eagles (22-0) en una de las mayores sorpresas de la temporada. Al año siguiente llegó la debacle, los Knights ya estaban muy tocados a todos los niveles, y con 0-11 cerraron la tabla clasificatoria lo que les condenó a jugar la promoción por mantener la categoría. Su rival, un viejo conocido, los Bilbao Cougars.

Los Cougars, que recordemos habían surgido un par de años atrás como escuela de Steel Knights, realizaron una sensacional temporada en la segunda división con victorias ante Sevilla Linces, Corsarios de Ibiza o Tifons de Benicarlo a pesar de los larguísimos desplazamientos que se veían obligados a afrontar. Con el RB Alberto «Texas» Barañano como gran estrella y con jugadores de la talla de Juan Pablo Hernando «Boston», Jesús Hernández, Sergio Sádaba, Aitor Trabado, Sergio Cosíe, Iñigo Aristegui y liderados por Jesus Cosíe como entrenador terminaron el curso con un total de 211 puntos a favor y 18 en contra. Aquel partido de promoción no tuvo demasiada historia: victoria por 6-49 y el equipo de azul y amarillo lograba brillantemente el ascenso a la primera división. Boxers, uno de los equipos históricos de la liga, fundadores de la primera LCFA en 1988, anunciaban su retirada dejando una plaza vacante en división de honor por lo que, finalmente, los Knights se mantenían en la máxima categoría y, por primera (y única) vez en la historia, dos equipos de Euskadi militarían en la máxima categoría del fútbol americano nacional.

EL DERBI

Así las cosas, con el calendario de la III LNFA sobre la mesa, el 1 de marzo de 1997 en el Campo de Etxebarri, quedaba fijada la fecha de un derbi al que ambos equipos llegaron de manera diametralmente opuesta… Cougars se había erigido en la gran revelación de la Liga con una defensa muy dura, con el jovencísimo QB mexicano Carlos Cabral a los mandos y con Barañano como estilete. El equipo, que ya entrenaba el head coach norteamericano Bob Enger (ex-UCLA), estaba al frente del Grupo B y venía de doblegar a Osos en Madrid por un ajustado 13-14. Por su parte los Knights de Andy Bengoa no levantaban cabeza y se presentaban a la cita muy tocados y con 0-4 en su casillero.

El partido en si no tuvo demasiada historia. Los Cougars demostraron su superioridad desde el primer momento. Las carreras de Alberto Barañano (autor de tres touchdowns) desbordaban a la defensa de Knights una y otra vez y Cabral repartía el balón entre sus receptores de manera muy acertada. El QB azteca terminó con tres envíos de anotación. Al descanso el marcador era de 29-0 para Cougars y a la conclusión del choque el luminoso de Etxebarri reflejaba un rotundo 56-0. Siete de los ocho touchdowns logrados aquel sábado fueron convertidos por ex-jugadores de los Steel Knights. Además de Barañano anotaron por vía terrestre Galder Ruiz y Roberto de la Peña y por vía aérea Iñigo Vázquez y Roberto Hernando (en dos ocasiones). El kicker internacional Javier Varas convirtió seis extrapoints y la defensa añadió un safety.

Aquel fue el triste final de los Knights. Poco después el equipo se caía de la competición y terminaría desapareciendo por lo que el segundo derbi de aquella temporada jamás llegó a disputarse. El 15 de marzo de 1997 disputaron su último partido ante Osos de Madrid.

El canto del cisne para Bilbao Cougars llegaría en 1999 cuando disputó su última temporada. Santurtzi Coyotes recogería el testigo del football en Euskadi.