El Hijo del Jefe 2.0.

¿Debe ser Josh Rosen el QB titular de los Miami Dolphins?

2329

Hará unos tres años escribí un artículo sobre cómo Carson Wentzhabía obtenido la titularidad en los Philadelphia Eagles. La gravísima lesión de Teddy Bridgewater forzó a los Minnesota Viking a hacer un intercambio relámpago con los Philadelphia Eagles por Sam Bradford, que esa misma pretemporada había renovado por la nada despreciable cifra de 18 millones garantizados. La salida de Sam Bradfordsupuso el salto a la titularidad de Carson Wentz, el QB por el que los de Philadelphia habían tirado la casa por la ventana para hacerse con él en el draft. 

En aquel entonces, y me reafirmo en cada palabra y renglón, decía que a Wentz le habían “regalado” la titularidad por ser “El hijo del Jefe”. Carson Wentz se había lesionado en el primer partido de pretemporada y ya no tuvo ni un solo minuto más de juego hasta la Semana 1, apenas entrenó y aún así Doug Pederson decidió que debía ser el titular a pesar de tener a Chase Daniel, entonces el QB suplente mejor pagado de la NFL. Tras un inicio de campaña meteórico, los  Philadelphia Eagles empezaron 3-0 y ya se empezaba a comparar la temporada de Carson Wentz con las de otros ilutres novatos, llegó el momento de bajar a la tierra, los Eagles encadenaron una racha de 2 victorias y 9 derrotas. La temporada de Carson Wentz fue más bien mediocre, eso sí bastante mejor que la desastrosa temporada de Jared Goff. Acabó con números mediocres y con  molestias en el codo tras lanzar la friolera de 607 pases en su primer año.

Las cosas para Carson Wentz han cambiado mucho desde entonces. En su segundo año sonaba como candidato al MVP hasta que se lesionó de gravedad. La temporada de los Eagles parecía que se iba al traste con Nick Foles como QB, pero este protagonizó unos playoffs espectaculares que se saldaron con la primera Superbowl para los Philadelphia Eagles. En 2018 de nuevo Carson Wentz se lesionó, Nick Foles regresa y el equipo entra en los playoffs donde son eliminados por los New Orleans Saints en un durísimo partido de Divisionales.

Aquello generó un debate en Philadelphia¿Debían seguir apostando por Carson Wentz, un QB con muchísimo potencial pero incapaz de mantenerse sano? ¿O debían apostar por Nick Foles, un QB que ha tenido una carrera similar a una montaña rusa, muchos altos, pero también muchísimos bajos? Al final dejaron marchar a Nick Foles, que se acabó marchando a Jacksonville y renovaron con un enorme contrato a Carson Wentz, que ahora deberá demostrar que es capaz de mantenerse sano si quiere ver el dinero de su contrato.

Lo qué sin embargo no ha cambiado en la NFL es la filosofía que yo denominaría “El Hijo del Jefe” ha dejado y que aún se extiende en muchos equipos y lo vemos cada año mas y mas. Que un chico elegido en el draft, me da igual si es el primero, el segundo o el vigésimo séptimo, deba ser nombrado QB1 por el artículo 33, por la aplicación de la llamada “Doctrina L´Oreal”del “por qué yo lo valgo”, o por qué simplemente donde debe estar es el campo y no en la banda, es una de las aberraciones más de moda en una liga que funciona por modas, por el culo quiero, culo veo. No, no y no. La primera obligación de un Head Coach es ganar partidos y si para ganar partidos tienes que sentar en la banda a ese jugador por el que has dado las llaves del estadio en el draft, lo sientas.Nadie en una liga game competitiva y salvaje como es la NFL merece que le den la titularidad porque sí, porque tiene más talento o simplemente por contrato, o porque su status de draft es más alto que el de su compañero. La obligación de Head Coach es poner a los mejores a jugar en el campo, no a hacer experimentos con champagne.

En Miami ahora mismo hay una controversia, hay que vender lo que sea y cuando sea, sobre si Josh Rosen debe ser el titular de los Míami Dolphins dejando en el banco a Ryan Fitzpatrick, un QB de sobra conocido en la liga. Cualquiera que haya visto en la última década la NFL sabe quien es Ryan Fitzpatrick, un QB capaz de lo mejor, Fitzmagic ,y de lo peor, Fitztragic. Licenciado en Harvard, sigue teniendo el récord en el examen de Wonderlic, que llegó a la NFL como una 7ª ronda pero que sin embargo ha sido capaz de mantenerse 15 años hasta en 8 equipos diferentes. En ese tiempo le ha dado tiempo hasta firmar dos grandes contratos con los Buffalo Bills y los New York Jets, quitarle la titularidad a todo un número 1 del draft como Jameis Winston, pero sobre todo Ryan Fitzpatrick se ha ganado una fama de ser un tipo excelente, una gran compañero y un profesional, a pesar de sus más que evidentes carencias como QB. 

El último equipo en hacerse con sus servicios son los Miami Dolphins. Cuando Chris Griertraspasó a Ryan Tannehilla los Tennessee Titans se confirmó lo que era un secreto a voces, ni Chris Grier ni Brian Flores querían al QB en la plantilla. Había que firmar un veterano puesto que los QB en plantilla no tenían ninguna experiencia como titulares. Y allí emergió la figura de Ryan Fitzpatrick, un QB con oficio y cuyas pretensiones económicas y deportivas estaban muy alejadas de las de Teddy Bridgewater, que pretendía la luna. Ryan Fitzpatrickcumplía perfectamente con lo que quería el Front Office, veterano, asequible y su salario no suponía ni una amenaza para el equipo. Los planes de Flores y Grier estaban claros, el QB era esa presencia veterana que necesitaba un equipo muy joven y con poca experiencia.

Brian Flores se estrena como head coach en los Miami Dolphins

Pero en el plan establecido por el Front Office de Míami se cruzó en el camino Kyle Murray y de rebote Josh Rosen. El actual Heismann Trophy se debatía entre el baseball y el football y nadie lo tenía en principio como  1ª elección absoluta del draft en las primeras valoraciones, en algunos Mocks incluso caía en la 2ª o 3ª ronda. Pero entran en el juego los Arizona Cardinals y especialmente su recién nombrado Head Coach Kliff Kingsbury, un entrenador con tan poco pedigrí como experiencia NFL. Si difícil era entender que hacía uno de los promotores de las ofensivas “Air Raid”en la liga, más difícil lo era con un pedigri y récord tan mediocre como el de Kliff Kingsbury, pero este soñaba con alguien como Kyle Murray, lo ve como el QB que necesita su ataque. 

El desmedido interés por Kyle Murray, negado hasta la saciedad por el staff de los Arizona Cardinals, inmediatamente devalúa a Josh Rosen, el QB que había sido elegido el año pasado en la primera ronda con la 10ª elección absoluta y que le costó al Front Office varias elecciones para subir posiciones. La temporada de novato de Josh Rosen fue nefasta, y soy más que generoso. El ex QB de los Bruins intentó jugar detrás de la peor OL que se haya podido ver en la NFL en lo que llevamos de siglo, peor que la célebre OL que enterró la carrera de David Carren Houston. La evaluación de Josh Rosen era totalmente imposible, bastante tenía con mantenerse vivo como para pensar en otras metas. Su primera temporada como profesional fue un absoluto desperdicio, si hubiera permanecido en la banda en lugar de en el campo es más que probable que valiera más en un intercambio

Antes del draft la inmensa mayoría de los equipos tenían más que arreglada la situación de su QB. Arizona que era la 1ª elección podía elegir a quien quisiera, otros equipos con necesidades eran Washington, New York Giants y Denver Broncos, además de los propios Míami Dolphins, pero el plan de estos último parecía más encaminado hacia el 2020 que en el 2019.  Josh Rosen tenía que salir de Arizona como fuera y a donde fuera. Cuando los rumores de que Míami estaba dispuesta a dar su 2ª elección por el QB llegó un intercambio con New Orleans, estos le daban a Miami su 2ª elección de 2019 y la del 2020, para los Dolphins era solamente bajar unos puestos en el draft, pero más importante aún, armarse de munición para el 2020, el equipo ya superaba la decena de elecciones. Finalmente los Cardinals traspasaron a Josh Rosen a cambio de esa elección originalmente de los Saints, casi una 3ª ronda y añadían una 5ª de Miami. Los Miami Dolphins se hacían con un QB joven, barato y con enorme potencial como era Josh Rosen, que ya el año anterior estuvo en el radar del equipo, o al menos eso dieron a entender en aquel entonces.

Miami es una ciudad sedienta de un QB, de quien sea y de lo que sea. El fichaje de Ryan Fitzpatrick había dejado indiferente a todos, no era más que un parche para no hacer el ridiculo con dos chicos sin experiencia profesional alguna, alguien que pudiera dar un poso de veteranía al vestuario, y sobre todo alguien que fuera el saco de los golpes jugando tras una de las peores líneas ofensivas de la liga. La llegada inesperada de Josh Rosen cambiaba toda la literatura, QB de 1ª ronda, a juicio de muchísimos draftniks el mejor QB de la camada de 2018, incluso mejor que Sam Darnold o Baker Mayfield, elegidos por delante de Rosen.El QB venía con un halo de jugador difícil, con mucha personalidad y con fama de ser difícil de entrenar debido a su inteligencia e inquietudes personales.

Miami, sedienta en busca de “El Heredero”, quería que Josh Rosen ya fuera el elegido. Tras Ryan Tannehill era el QB con más pedigrí en pisar el sur de Florida, aunque su pedigrí fuera tan escaso como el que dejó en Arizona. Un equipo que ha tenido como mejor QB desde que se retirará Dan Marino Jay Fiedler, un jornalero que haría bueno a otro jornalero como Case Keenum; que ha sufrido con zombies como Daunte Culpepper; que ha visto pasar como titulares a engendros como John Beck, Cleo Lemon o Pat White; o que ha visto intentar lanzar pases a Matt Moore, Tyler Thigpen o A.J. Feeley. De postre el año pasado tuvo que ver la infamia de ver jugar a Brock Osweiler, no sin antes tragarse el sapo de ver como le regalaban 10 millones por unas vacaciones a Jay Cutler. Huelga omitir episodios como la negativa de Nick Sabana fimar a Drew Brees, dejar pasar a Aaron Rodgersen el draft para hacerse con un RB, repetir el experimento con Matt Ryanaños mas tarde o el patético y lamentable intento de atraer a Peyton Manning.

¿Debe ser Josh Rosen el QB titular en los Míami Dolphins? La respuesta es SÍ y NO.

Sí debe ser titular si demuestra que está más preparado que Ryan Fitzpatrick para ser titular

Y fijaros bien, digo “preparado”, que no hablo de tener más talento. Habrá pocos QB con las mecánicas más limpias que Josh Rosen, algo que viene de su pasado como tenista. Josh Rosen es preciso, sus lanzamientos son de manual, su espiral es perfecta y lanza un pase muy atrapable, no tiene un misil de brazo pero sí tiene un brazo más que potente, su estilo de juego se adapta a la perfección al estilo de juego corto, preciso y rítmico que se estila en la NFL actual, además puede lanzar profundo si es necesario. Es un jugador inteligente, de él se decía que necesitado ser puesto a prueba.

No debe ser titular si no demuestra que no está más preparado que Ryan Fitzpatrick para ser titular.

El talento nunca debe ser el medidor para ser titular en la NFL, a nadie se le debe dar un puesto porque tiene más talento que otro.La NFL es la liga más competitiva del mundo, salvo que seas una mega estrella todos los jugadores no juegan para su actual contrato, sino para el siguiente. Ryan Fitzpatrickno tiene ni de lejos el talento natural que tiene Josh Rosen, pero se ha ganado la titularidad, ha demostrado conocerse el play book, se ha ganado el respeto de los jugadores y entrenadores. El mismo Josh Rosenha declarado sentirse muy inferior a Ryan Fitzpatricken capacidad de leer defensas, en saber qué hacer en cada momento. Nadie sobrevive 15 años en la competición más salvaje del planeta sin tener algo.

Si debe ser titular si demuestra a Brian Flores si con él en el campo el equipo tiene mayores probabilidades de ganar

El aprendizaje, eso de que el QB aprende en el campo y no en la banda es el nuevo mantra que justifica que un equipo pueda hacer un papelón como el que han hecho los Cleveland Browns en los años de Hugh JacksonLa primera obligación de un Head Coach es sacar al campo a aquellos jugadores que le dan el mayor número de posibilidades de ganar partidos, no a que sus jugadores aprendan lo que es la NFL. A aprender se va a la escuela o el colegio, al campo se va a ganar y a jugar, pero sobre todo a ganar.

No debe ser titular si con Ryan Fitzpatrick en el campo tienes mayores posibilidades de ganar.

Las culturas ganadoras se forjan y estas se forjan a base de ganar ¿Qué mierda de discurso es ese donde te dejas posibilidades de ganar partidos pero aprendes? Mirad, yo quiero ganar hasta a las chapas, yo quiero ver ganar a los Dolphins con lo que sea en el campo, con Fitzpatrick, con Rosen y si fuera necesario, con Blake Bortles. Déjense de estupideces de aprender aunque sea perdiendo. Las derrotas son la consecuencia de hacer todo lo posible por ganar y por poner en el campo a quien más posibilidades te da para ganar, nunca porque tú le des una importante ventaja a tu rival porque tienes que probar al chico y que este aprenda. Así se empiezan a forjar los perdedores, los experimentos con gaseosa.

Nada me gustaría más que Josh Rosen se ganara la titularidad, pero he dicho GANAR, no que se la den por el artículo 33, por la Doctrina L’Oreal o simplemente porque es el hijo del Jefe. ¿Qué clase de mensaje estás mandando a los 90 miembros que actualmente componen los roster de la NFL si le das el trabajo a alguien que no ha demostrado aún habérselo ganado? ¿Cómo te vas a ganar el respeto de ese chico que se deja el pellejo en los entrenamientos si sabe perfectamente que el puesto lo tiene fulano por status o esa tendenciosa palabra llamado talento? A Cristiano Rolando lo leí decir que “el talento sin trabajo no significa nada”,y mira que Cristiano Rolando no me parece para nada alguien ejemplar, pero tiene muchísima razón.

Brian Flores debe tomar la que sea la mejor decisión en aras del interés del equipo, y ese interés es ganar. No es prepararse para el mañana o dar dos o tres pasos hacia atrás para dar un paso al frente. El interés del equipo, y eso siempre ha sido así, es, fue y será ganar. Para ganar hay que poner a los que te dan más posibilidades para hacerlo, no a aquellos que necesitan aprender. Yo si voy a la guerra, quiero a mis mejores soldados en la primera línea de fuego, no a los reclutas, que bastante ya tienen con saber como armar el fusil.