Jimmy Garoppolo listo para la temporada 2019

Los 49ers cuentan con nuevos receptores y línea ofensiva

1478
¿Conseguirá Jimmy Garoppolo relanzar a los 49ers? (SI)

Las primeras temporadas de un año y medio de Jimmy Garoppolo en San Francisco no son lo que nadie, salvo quizás los rivales de la división, esperaban. El ex Patriots tuvo un comienzo prometedor en su mandato, lo que llevó a los Niners a cinco victorias consecutivas para cerrar la campaña de 2017.

Pero esa promesa se descarriló a principios del año pasado cuando sufrió un desgarro del ACL que terminó la temporada en la Semana 3. Volver de ese tipo de lesión nunca es fácil, y Garoppolo mostró su óxido en el juego de pretemporada más reciente de San Francisco, quedando 1 -6 para cero yardas y una intercepción contra Denver.

Sin embargo, a pesar de parecer inestable en su primer juego desde la lesión de rodilla, los pronósticos aún esperan que Garoppolo se convierta en el pivote de la franquicia más esperado cuando fue adquirido de los Patriots a mediados del 2017.

Grandes cosas se esperan de Jimmy G en el 2019

Como señaló Ryan Bolta del portal SportsBettingDime.com, el over / under para la temporada 2019 de Garoppolo se estableció en 4.000 yardas aéreas y 25,5 touchdowns.

Si eclipsa esos totales, estará al borde de colocarse entre los diez primeros QB´s en la NFL, algo similar a lo que hizo DeShaun Watson el año pasado.

En realidad, esos totales probablemente subestiman lo que los expertos creen que Garoppolo va a hacer si se mantiene completamente sano, porque las probabilidades tienen que disminuir en caso de que se volviera a lesionar.

En los 8,5 juegos que Garoppolo ha jugado como 49er en el último año y medio, ha registrado 2.278 yardas aéreas y 12 touchdowns. Extrapolando a lo largo de una temporada de 16 partidos, eso está en camino para 4.288 yardas, aunque solo 22,5 TDs.

Su equipo de apoyo se ha Visto Mejorado

Cualquiera que apueste a que Garoppolo supere esos totales puede sentirse cómodo con lo que hizo el equipo durante el verano, en términos de mejorar el reparto de apoyo para su QB.

En la temporada baja del 2019, la oficina principal se enfocó en los receptores (hasta cierto punto). Sí, usaron su primera selección del draft en la defensa por sexta vez en siete años cuando engancharon a Nick Bosa en el # 2 en general, pero usaron sus selecciones de segunda y tercera ronda en dos receptores jóvenes y prometedores.

Con el pick no. 36, John Lynch seleccionó a Deebo Samuel de Carolina del Sur. En el no. 67, Lynch regresó por un receptor profundo del 2019, sacando a Jalen Hurd de Baylor.

Los dos miembros más nuevos de la sala de recepción de los Niners se complementan bien. Samuel es un receptor con medidas 5’11 con gran velocidad y potencial explosivo después de la recepción. Hurd es un monstruo de 6’5, 230 libras que, como ex corredor de Tennessee antes de su traslado a Waco, también tiene un excelente potencial de YAC.

Rodear a Garoppolo con jugadores que pueden hacer que la gente se pierda fue una táctica inteligente por parte de la gerencia de los 49ers. El porcentaje de pase de Garoppolo en su carrera profesional es hasta ahora de un 64,5%. (Eso lo colocaría en el quinto lugar de todos los tiempos si lo sostiene lo suficiente como para calificar). Va a poner el balón en las manos de sus receptores con mayor frecuencia, y ahora esos receptores tienen una capacidad aún mayor para romper grandes YAC.

Con uno de los mejores tight ends de la liga al frente, George Kittel, el grupo receptor de San Francisco se ubica en el puesto número 18 de la liga según ProFootballFocus.com. Entraron en el puesto 24 en el 2018.

¿Garoppolo se mantendrá saludable?

Aunque solo ha estado en la liga desde 2014, y jugó con moderación detrás de Tom Brady hasta el 2017, la lesión de Garoppolo del 2018 no fue el primer golpe que lo sacó de la alineación.

Cuando tuvo la oportunidad de comenzar durante la suspensión llamada «DeflateGate 2016» de Brady, sucumbió a una lesión en el hombro en la Semana 2, una lesión que llevó a Jacoby Brissett a comenzar los dos juegos restantes hasta que Brady regresó.

Pero de nuevo, hay razones para el optimismo en este frente. Es de esperar que Garoppolo haya aprendido su lección sobre el deslizamiento después de que la lesión del año pasado ocurriera en un golpe innecesario. Mientras la línea ofensiva lo lo proteja en el «pocket», hay una buena posibilidad de que evite otro final de temporada.

La línea ofensiva de los 49ers no fue la mejor en protección de pases la temporada pasada, terminando en el puesto 24 en la clasificación de FootballOutsiders. Sin embargo, mejoraron a medida que avanzaba el año, especialmente el novato de primera ronda Mike McGlinchey, quien fue nombrado el mejor principiante del equipo. La unidad completa clasificó en la mitad superior de la liga después de la semana 17, según PFF.

Estrictamente en términos de personal, la línea se amoldado muy bien. Joe Staley es un tres veces All-Pro que todavía se encuentra entre los mejores tackles izquierdos de la liga a los 34 años; Laken Tomlinson y Mike Person están muy por encima del promedio en protección de pase en guardia; y McGlinchey tiene el potencial de convertirse en un perenne Pro Bowler en el tackle derecho.

El ex-Falcons Ben Garland no va a destrozar a nadie en el centro, pero es un veterano inteligente que debería poder cambiar las protecciones según sea necesario.

Un Arranque Sorprendente Parece Muy Probable

¡Si Jimmy G puede resolver los problemas en la pretemporada, es probable que comience el año con una explosión … en realidad dos explosiones!

Los primeros dos oponentes en la lista son Tampa Bay y Cincinnati, equipos que se ubicaron en el puesto 32 y 28, respectivamente, esto en Defensiva DVOA el año pasado.

En el 2017, Jacksonville mantuvo bajo control a Garoppolo (242 yardas en 31-30 pases con 2 TD y 1 INT). ¿Sus estadísticas contra las tres defensas de nivel medio (Chicago, 14; Tennessee, 21; Houston, 23) que enfrentó de la semana 12-14? En una palabra, prolífico. Promedió 336 yardas por juego con un porcentaje de finalización de 68.1 y 8.92 yardas por intento.

Aquí esperamos que la historia se repita de alguna manera, pero definitivamente no de otras.