SAN FRANCISCO 49ers

RANKINGS 2016 (2-14, 4º NFC WEST)

Ataque Media NFL
Puntos Anotados 19,3 27º
Yardas Totales 308,1 31º
Yardas de Carrera 126,2
Yardas de Pase 181,9 32º
Defensa Media NFL
Puntos encajados 30,0 32º
Yds tot. permitidas 406,4 32º
Yds car. permitidas 165,9 32º
Yds pas. permitidas 240,5 14º

TRANSACCIONES PRINCIPALES

SALIDAS:

Antoine Bethea, SS (Arizona)
Marcus Martin, C (Cleveland)
Blaine Gabbert, QB (Arizona)
Gerald Hodges, LB (Buffalo)
Phil Dawson, K (Arizona)
Michael Wilhoite, LB (Seattle)
Tramaine Brock, CB (F.A.)
Colin Kaepernick, QB (F.A.)

LLEGADAS:

Pierre Garçon, WR (Washington)
Marquise Goodwin, WR (Buffalo)
Brian Hoyer, QB (Chicago)
Kyle Juszczyk, FB (Baltimore)
Logan Paulsen, TE (Chicago)
Malcolm Smith, LB (Oakland)
Tim Hightower, RB (New Orleans)
Jeremy Zuttah, C (Baltimore)
Robbie Gould, K (NY Giants)

DRAFT CLASS 2017

1(3) Solomon Thomas DT Stanford
1(31) Reuben Foster ILB Alabama
3(2) Ahkello Witherspoon CB Colorado
3(40) C.J. Beathard QB Iowa
4(15) Joe Williams RB Utah
5(2) George Kittle TE Iowa
5(34) Trent Taylor WR Louisiana Tech
6(14) D.J. Jones DT Ole Miss
6(18) Pita Taumoepenu DE Utah
7(11) Adrian Colbert S Miami (FL)

Tras tres temporadas consecutivas completamente desastrosas los 49ers se embarcan en un nuevo proyecto. Kyle Shanahan será el cuarto head coach en abrir la campaña en tantos años. Su excelente curriculum dirigiendo ofensivas a lo largo de la liga, más recientemente en los Atlanta Falcons, otorgan optimismo en que esta vez sí los niners hayan acertado con el sucesor de Jim Harbaugh.

Además de Shanahan, San Francisco cuenta con otra cara nueva muy importante y también, por qué no decirlo, sorprendente. John Lynch releva a Trent Baalke en el cargo de general manager. Su inexperiencia en los despachos puso muchos interrogantes a su alrededor en el momento del fichaje, pero lo cierto es que de momento todos los movimientos realizados por la franquicia han sido bien recibidos. Prácticamente se le ha dado la vuelta a toda la plantilla y muy pocas piezas quedan de los regímenes anteriores.

Mejorar el rendimiento del ataque no debe ser tarea complicada. Los 49ers han finalizado en el puesto 31 de la NFL en yardas totales cada una de las dos últimas temporadas. El principal cambio lo vemos en la posición de quarterback, donde se ha dicho adiós a la “Santísima Trinidad” Kaepernick-Gabbert-Ponder. Nadie confundirá a Brian Hoyer con un quarterback All-Pro pero encaja en el sistema de Shanahan. Su mejor temporada como profesional la vivió junto a él en 2014 cuando ambos militaban en Cleveland. Por detrás de Hoyer quedan Matt Barkley, estrella universitaria que está trotando de franquicia en franquicia en la NFL y el novato de tercera ronda, C.J. Beathard. El ex de Iowa fue seleccionado mucho antes de lo previsto, señal inequívoca de que Shanahan puede ver en él un futuro reserva de garantías y quien sabe si algo más.

Una de las pocas piezas ofensivas que en principio debe mantener su rol protagonista es Carlos Hyde. El problema del físico corredor es su incapacidad para mantenerse sano a lo largo de una temporada completa. En tres años ya se ha perdido catorce partidos. Con ese factor en mente se realizó la selección en la cuarta ronda del draft de Joe Williams, un runningback muy explosivo pero con cierto bagaje personal que puede ser un factor en el esquema de Shanahan que prioriza la utilización de dos corredores.

El cuerpo de receptores ha sido remozado por completo. El único componente que se mantiene en lo que a wide receivers se refiere es Jeremy Kerley, uno de los pocos buenos fichajes realizados por Baalke en sus últimos años. De Washington llega Pierre Garçon para ser ese receptor número 1 que no tuvimos en 2016. Bajo los mandos de Shanahan, Garçon lideró la NFL con 113 recepciones en 2013. La gran incógnita será ver quien se gana snaps al otro lado de él. San Francisco cuenta con varios hombres que pueden jugar en el slot como Marquise Goodwin, Aldrick Robinson y el novato Trent Taylor pero no son fiables para hacerlo por fuera de los números. Los niners estarían encantados si el eternamente lesionado DeAndre Smelter diera un paso adelante, pero eso es un gran si.

Joe Staley: citar a tu tackle izquierdo como líder del ataque no suelen ser grandes noticias y es que los 49ers adolecen claramente a día de hoy de “playmakers” de calidad contrastada.

Los tights ends son una figura fundamental en el ataque de Kyle Shanahan y aquí ciertamente tiene material a su disposición. A los heredados Vance McDonald, Garrett Celek y Blake Bell se han añadido Logan Paulsen vía agencia libre y George Kittle vía draft. Seguramente a lo largo de la pretemporada se intente encontrar acomodo en otro equipo para alguno de los primeramente mencionados anticipando lo que vendría a ser un corte casi inevitable.

La línea ofensiva se mantiene como una unidad en progreso. Joe Staley es el gran veterano y una de las mayores presencias en el vestuario. Trent Brown parece haberse instalado de forma positiva en el tackle derecho. Su potencia es descomunal. Las dudas llegan con el trío interior. Josh Garnett no termina de arrancar y encima una lesión le va a hacer perderse toda la pretemporada. Jeremy Zuttah está haciendo poco para arrebatarle el puesto de center a Daniel Kilgore. En definitiva mucho “journeyman” sin gran pedigree está luchando por la titularidad.

Por supuesto no podemos cerrar el repaso de la ofensiva sin mencionar a una de las grandes adquisiciones de la agencia libre, Kyle Jusczyk. Su fichaje fue una de las grandes prioridades de Shanahan este año debido a su predilección por la posición de fullback. En el caso del ex de Baltimore hablamos de más que un fullback porque además de bloquear puede llevar la pelota por tierra y es una amenaza en el juego aéreo. En definitiva, un comodín que el nuevo head coach pretende explotar todo lo posible.

La defensa de Jim O’Neill es algo que los aficionados de los 49ers van a tardar mucho tiempo en olvidar. La unidad estableció numerosos récords negativos de la franquicia camino de una temporada absolutamente penosa. Fallos de asignación, mala técnica, gaps perdidos, falta de comunicación… cualquier punto débil que se te ocurriese podría habérsele aplicado a esa defensa.

Los niners cambian por completo el sistema también en este plano del juego. Robert Saleh es un discípulo de la 4-3 Under de Pete Carroll que aprendió en sus años en Seattle. Fuera de tecnicismos, lo que esperan en la bahía es que el grupo actúe más cohesionado y no se vean los desajustes del año pasado.

Los drafts de las últimas temporadas han ido fundamentalmente destinados a reconstruir la defensa así que Saleh tendrá mucho material joven con el que trabajar. Sin ir más lejos, el pasado mes de abril San Francisco seleccionó un línea de defensa, un linebacker y un cornerback con sus tres primeros picks.

La llegada de Solomon Thomas, número 3 absoluto del draft, significa que los 49ers cuentan con tres picks altos destinados básicamente a la misma posición. De momento ni Arik Armstead ni DeForest Buckner han roto esquemas. La esperanza es que a partir de ahora sí veamos en el campo la justificación a selecciones tan altas. El fichaje de un veterano como Earl Mitchell seguramente estabilice por un lado la penosa defensa terrestre del año pasado y por otro sirva de ejemplo para sus más jóvenes compañeros.

NaVorro Bowman: una vez que Bowman cayó lesionado en el partido ante Dallas, la defensa, que ya de por sí estaba sufriendo, se desmoronó por completo. La presencia de NaVorro en el centro se antoja fundamental para mantener al grupo unido.

Aunque hay mucha expectación por ver el desempeño de estos chicos de la línea, la mayor ilusión de los fans californianos reside en el posible tándem de NaVorro Bowman y Reuben Foster en el cuerpo de linebackers. La grave lesión de Malcolm Smith le ha abierto las puertas de par en par al novato de Alabama, que está impresionando en los entrenos con una intercepción tras otra. Foster cayó al número 31 del draft por diferentes factores, pero en la pizarra de John Lynch era el segundo mejor jugador disponible por detrás obviamente de Thomas. Con Bowman de vuelta de otra grave lesión (tendón de Aquiles) el cielo es el límite para Foster, que puede jugar en el lado débil con la tranquilidad de saber que su veterano compañero está al mando de las operaciones en el medio.

Desde el desastre que fue el final de la carrera de Aldon Smith en San Francisco no han encontrado ese pass-rusher que marque la diferencia y preocupe a los ataques rivales. Hasta que llegue ese día los niners han apostado por ir tirando de un veterano como Elvis Dumervil, quien lejos del nivel físico de sus mejores años, es alguien que se sabe todos los trucos de la posición y puede enseñar el camino a los jóvenes Eli Harold y Pita Taumoepenu. El que sigue inalterable en el puesto de titular es Ahmad Brooks, más si cabe viendo la regresión en el juego de Aaron Lynch, cuyo prometedor inicio como profesional se va viendo cada vez más y más lejos.

La unidad que más preocupa en la defensa es la secundaria. Sus números el año pasado no fueron tan lamentables como contra la carrera, pero únicamente por el mero hecho de que los rivales no necesitaban lanzar. En promedio, la secundaria de San Francisco fue tan mala como la de cualquiera en la NFL en 2016. Rashard Robinson y Dontae Johnson son en principio los titulares, una pareja con la que es difícil ilusionarse. Por detrás de ellos están el novato de 3ª ronda Akhello Witherspoon (un jugador grande que puede acoplarse muy bien al esquema de Saleh) y una serie de nombres que no os molestaré en relatar pero que inspiran todo menos confianza. Algunos han jugado en la NFL y han demostrado no valer y a otros simplemente ni los hemos visto. El trabajo del coordinador de defensive backs, Jeff Hafley, uno de los pocos supervivientes del equipo de Chip Kelly, se antoja fundamental.

Los 49ers tienen munición más probada entre los safeties. Eric Reid es el veterano contrastado y necesita de una gran campaña a nivel personal pues está en año de contrato. Junto a él debería formar Jimmie Ward, al que el staff técnico estaría encantado de mover de forma permanente al puesto de free safety en los esquemas “single high”. Esto le daría más cancha a Reid para jugar en la caja y sacar partido de sus capacidades físicas. El problema es que Ward está constantemente batallando con las lesiones y esta pretemporada no está siendo la excepción. Cualquier cosa que saquen los niners de Jaquiski Tartt, una antigua 2ª ronda que sólo ha mostrado malas maneras hasta ahora, será bien recibida. La posible sorpresa de este grupo podría ser el “undrafted” Lorenzo Jerome.

Los niners han cambiado un kicker veterano por otro. De los 42 años de Phil Dawson pasamos a las 35 primaveras de Robbie Gould. Bradley Pinion mejoró en su segunda temporada pero todavía está lejos de justificar su sorprendente elección en el draft. Los retornos quedan en principio en las manos de Jeremy Kerley aunque no es descartable que alguno de los novatos pueda echarle una mano.

Kyle Shanahan: el último año de Jim Harbaugh fue para olvidar. Las contrataciones de Jim Tomsula y Chip Kelly resultaron ser un completo desastre. Veremos si a la tercera va la vencida y por fin San Francisco ha encontrado a su head coach del futuro. De momento hay mucho optimismo en que la dinámica va a cambiar.

Juventud/inexperiencia entre los cornerbacks: podríamos haber citado también el cuerpo de wide receivers pero al menos ahí se cuenta con Pierre Garçon. Entre los cornerbacks no hay nadie con más de tres años de experiencia en la liga.

Comenta la actualidad de los SAN FRANCISCO 49ERS en su Post Oficial de nuestro foro.