La verdad, y nada mas que la verdad, sobre Tony Romo

¿Por donde pasa el futuro del QB de los Dallas Cowboys?

2885
Tony Romo es uno de los grandes protagonistas de la "offseason" en la NFL (SI/TheMMQB)

Desde hace meses se viene especulando sobre la situación de Tony Romo y sobre dónde acabará jugando la temporada 2017. Durante el transcurso de la última Regular Season parecía que desde infinidad de medios se deseara una “QB Controversy”, algo que jamás existió, y lo que ahora existe son ganas de especular con infinitos destinos. Hay periodistas, analistas y medios que lo mismo hablan de cortar, traspasar o incluso de retirar a Romo, en alguna parte he llegado a leer que para empezar una carrera en TV.

Antes de seguir, y acorde con lo sucedido durante la “QB Controversy non nata”, el primero que debería hablar, y de momento de su boca no ha salido una sola declaración, es el propio interesado, Romo. Cuando muchos deseaban que el QB saliera a la palestra a pedir la titularidad, aquel convocó a los medios de comunicación y actúo como lo qué es, un caballero, un deportista y un profesional. Reconoció que Dak Prescott se había ganado el puesto y que era suyo, tenía su total apoyo. La decepción entre los medios era evidente, nunca jamás hubo controversia, y peor aún, no la iba a haber.

Ahora ya no hay controversia alguna, Dak Prescott, recién nombrado novato ofensivo del año, es el presente y futuro de los Cowboys, pero Tony Romo sigue estando bajo contrato. Y claro, la ecuación es la misma: Dallas Cowboys, Jerry Jones, 2 QB titulares, circo mediático y polémica, pero ahora la polémica ya no es la controversia, sino el posible destino de Tony Romo en 2017 y siguientes años, en resumen ¿Qué hacemos con Tony Romo?

Lo primero que siempre veo y leo en todo lo referente a Romo es la tremenda ignorancia, fruto de la temeridad, que existe con su situación contractual. Se mezclan conceptos como salario, bonus, renegociación, impacto salarial, etc…. sin tener demasiado claro cómo está estructurado el contrato y sobre todo, que impacto va a tener y puede tener en los Dallas Cowboys.

El contrato de Romo, o lo que queda del mismo, ofrece el siguiente desglose:

AÑO SALARIO BASE SIGNING BONUS REESTRUC-TURACIONES IMPACTO SALARIAL
2017 14.000.000 5.000.000 5.700.000 24.700.000
2018 19.500.000   5.700.000 25.200.000
2019 20.500.000   3.200.000 23.700.000
TOTAL 54.000.000 5.000.000 14.600.000 73.600.000

A Romo le quedan tres años de contrato con unos salarios base de 14, 19.5 y 20.5 millones, cantidades que no son garantizadas y que están claramente por debajo del valor de mercado de un QB de los considerado Top de la liga. En Dallas el impacto salarial de Romo hay que sumarle las infinitas reestructuraciones que ha sufrido el contrato del QB para que el equipo pudiera ganar espacio salarial cada año, y esas son las cantidades marcadas en color rojo (Esos importesya los ha percibido en años anteriores).

Y a continuación vienen las preguntas y respuestas:

¿Qué sucede si los Dallas Cowboys cortan a Tony Romo?

Normalmente los equipos de la NFL cortan a un veterano cuando su coste salarial no es acorde a su rendimiento en el campo. Acabamos de ver cómo jugadores como Mario Williams, Darrelle Revis,  Adrian Peterson o Brandon Marshall han sido cortados o no se han ejercitado opciones contractuales que prorrogaban su vínculo.

Con el despido el equipo suele ganar mucho espacio salarial que le permite, bien acudir al mercado de la agencia libre, bien sanear la situación salarial del equipo. Pero ese escenario no se produciría en el caso de los Dallas Cowboys si estos deciden traspasar a Tony Romo. Los importes correspondientes a las bonus serían objeto de una  “amortización acelerada”, habría que imputarlas en el ejercicio en que se corta al jugador.

En el cuadro anexo vemos en color rojo las cantidades pendientes de amortizar y que se imputarían al año 2017 como “dead money”, dinero muerto. Son porciones de espacio salarial que se utiliza en jugadores que no son parte de la plantilla.

AÑO SALARIO BASE SIGNING BONUS REESTRUC-TURACIONES DINERO MUERTO
2017 14.000.000 5.000.000 5.700.000 19.600.000
2018 19.500.000   5.700.000  
2019 20.500.000   3.200.000  
TOTAL 5.000.000 14.600.000 19.600.000

Los Dallas Cowboys en el presente momento cuentan con unos 9 millones de espacio salarial disponible (hemos considerado la reestructuración de Sean Lee), no tienen apenas margen de maniobra en la agencia libre. El despido de Tony Romo supondría liberar 5,1 millones (la diferencia entre el impacto salarial, 24,7 y el dinero muerto, 19,6), lo que supondría para los Cowboys tener 14,1 millones, una cantidad que sigue siendo pequeña. Además con un agravante, los Cowboys no tendrían QB suplente y estarían obligados a buscas uno en la agencia libre o elegirlo en el draft.

Este escenario para nada es ideal para los Cowboys, 19,6 millones de dinero muerto, una ganancia de espacio salarial minúscula y lo peor de todo, sin Tony Romo en la plantilla y con la necesidad de contratar un suplente.

¿Qué sucede si los Cowboys intercambian a Tony Romo?

El escenario en el aspecto salarial sería exactamente el mismo, no cambia un ápice, por tanto económicamente es el mismo. La única diferencia es que en este escenario la franquicia tejana recibe algo a cambio, ese algo puede ser un jugador o jugadores o elecciones de draft.

Romo, como casi todos los jugadores de la NFL, a diferencia de lo que es habitual en la MLB no tiene una cláusula “No trade”, una opción en contrato que le permite bloquear a que equipos puede ser traspasado. Con esto en mente Tony Romo podría ser enviado a cualquier destino, desde equipos como los Houston Texans o Denver Broncos, hasta incluso los Cleveland Browns o los New York Jets, franquicias en proceso de demolición y reconstrucción.

¿Qué sucede si los Cowboys cortan a Tony Romo con la designación “post 1st June”?

Antes de nada convendría saber que es exactamente la designación “Post 1st June” y cómo funciona exactamente. Un jugador puede ser cortado en cualquier momento de su contrato, pero el antiguo Convenio Colectivo (en adelante CBA) estableció un sistema que daba flexibilidad en el manejo del espacio salarial, cortar jugadores después del 1 de junio.

Los jugadores que son cortados tras el 1 de junio reciben un tratamiento diferente, la cantidad de dinero muerto sigue siendo la misma, pero en lugar de imputarla toda al ejercicio 2017, se distribuye entre dos ejercicios, 2017 y 2018. En el caso de Tony Romo el cuadro salarial quedaría así:

AÑO SALARIO BASE SIGNING BONUS REESTRUC-TURACIONES DINERO MUERTO
2017 14.000.000 5.000.000 5.700.000 10.700.000
2018 19.500.000   5.700.000 8.900.000
2019 20.500.000   3.200.000  
TOTAL 5.000.000 14.600.000 19.600.000

Para a los Dallas Cowboys supone un tratamiento mejor, 10,7 millones se imputan al año 2017 y el resto, 8,9 al año 2018.

Esta fórmula permite al equipo recuperar espacio salarial, además de los 5.1 millones del caso del corte o traspaso, ganan de manera adicional otros 8,9 millones, que son los que se van al año 2018. Partiendo del mismo escenario los Cowboys dispondrían de 23 millones (9 + 5,1 + 8,9) de espacio salarial para 2017, una cantidad mucho más elevada que los actuales 9 millones y que te da margen de maniobra para firmar jugadores.

Pero esta fórmula como su propio nombre indica solo se puede emplear a partir del 1 de junio y no antes. Por tanto cuando realmente entraría en efecto es pasada la gran oleada de la agencia libre y del draft universitario, otra fecha en la que es habitual que los equipos corten jugadores al encontrar reemplazos más baratos y jóvenes.

El CBA del 2011 incluyó una novedad con respecto a los cortes del 1 de junio, los equipos pueden designar hasta dos jugadores como cortados el 1 de junio antes de esa fecha. Esta fórmula es muy ventajosa para los jugadores, les permite acceder a la agencia libre cuando son cortados y cuando realmente se mueve gran parte del dinero. Pero esa misma fórmula puede no ser muy ventajosa para los equipos, pero sobre todo no lo es para aquellos que van muy justos de espacio salarial.

No es ventajosa ya que pese a que el jugador no es parte de tu plantilla, su salario e impacto en el espacio salarial (los 24,7 millones) siguen hasta precisamente el 1 de junio, fecha en que desaparece de tus libros y liberas efectivamente el salario. Por decirlo de una manera clara y con un ejemplo cotidiano, puedes reservar unas vacaciones con una tarjeta de crédito y te “bloquean” parte de tu crédito. Esa parte de tu saldo disponible no la pagas, pero sí afecta a tu saldo disponible puesto que lo disminuye.  Es lo mismo que ocurre con el espacio salarial. El equipo sabe que va a contar con ese espacio a partir del 1 de junio, pero entre tanto no puede disponer de él puesto al igual que en el caso de la tarjeta de crédito está bloqueado.

¿Qué podemos esperar a partir de ahora?

La NFL Combine se esperaba que pudiera ser un hervidero de dimes, diretes y rumores, ya lo es habitualmente cuando se produce una reunión donde se juntan en un mismo sitio entrenadores, general managers, propietarios y agentes. Estad seguros que más de un contrato de la agencia libre ya se habrá cerrado estos días pese a la prohibición expresa de la liga y sindicato de jugadores de poder hacerlo.

En la Combine saltó el enésimo rumor sobre destinos para Tony Romo, un triple intercambio que implicaba a los San Francisco 49ers, Washington Redskins y Dallas Cowboys. El supuesto intercambio implicaba elecciones de draft, Kirk Cousins y al propio Tony Romo. El propietario y GM de los Dallas Cowboys, Jerry Jones, ha cortado de raíz cualquier especulación y ha manifestado que no hay nada decidido, incluso habla de la posibilidad de que el QB continúe bajo la disciplina del equipo tejano.

Romo y Jerry Jones

Lo cierto es que es difícil, por no decir imposible, saber cómo puede terminar esta historia. La historia se presta a toda clase de rumorología, mas en una post temporada que camina muy plana y donde parece que no haya nada mejor de lo qué hablar que del futuro de Romo. Entretanto los aficionados de muchísimos equipos sueñan con la posibilidad de tener al QB en su equipo pensando que podría tener un efecto similar al que tuvo Peyton Manning en los Denver Broncos.

Para complicar el asunto aún más está la estrecha relación de amistad que une a Romo conJones, una relación que va mucho más allá de la deportiva y que llega al plano personal ¿Cuántas veces se ve a un jugador firmar su contrato en compañía de su esposa e hijo junto al propietario? Romo, al igual que Jones, lleva más de una década tragando con carros y carretas, ambos son la cara de la franquicia desde hace tiempo y eso les ha unido muchísimo. Desde el bando del QB se guarda absoluto silencio. Todo lo que se dice es siempre desde ese concepto tan poco preciso que es “el entorno del jugador”. Cualquier equipo que pretenda el traspaso necesita al menos 14 millones de espacio salarial, lo que le descarta a todo equipo que no cumpla ese requisito.

Y queda el aspecto más importante, Romo es hoy por hoy jugador con contrato en vigor y ya hemos expuesto la situación de los Cowboys en todos los escenarios, salvo un traspaso ningún escenario es bueno, y el traspaso solo lo es si lo que recibes a cambio merece la pena. ¿En ese escenario merece la pena cortar a Tony Romo aunque sea con designación de 1 de junio? Yo digo que no, la compensación es miserable. En mi opinión solo cabe un escenario, un traspaso a cambio de una elección de draft muy alta. Eso lo aceptarían los Cowboys porque se podría considerarlo como el último servicio de Romo a la franquicia ¿Pero a cambio de nada? Jamás de los jamases.