RANKINGS 2015 (10-6, 2º AFC NORTH)

Ataque Media NFL
Puntos Anotados 26,4
Yardas Totales 395,4
Yardas de Carrera 107,8 16º
Yardas de Pase 287,7
Defensa Media NFL
Puntos encajados 19,9 11º
Yds tot. permitidas 363,1 21º
Yds car. permitidas 91,2
Yds pas. permitidas 271,9 30º

TRANSACCIONES PRINCIPALES

SALIDAS:

Steve McLendon, DT (NY Jets)
Kelvin Beachum, OT (Jacksonville)
Antwon Blake, CB (Tenneessee)
Brandon Boykin, CB (Carolina)
Terence Garvin, LB (Washington)
Sean Spence, LB (Tennessee)
David Nelson, WR (F.A.)
Will Allen, SS (F.A.)
Mike Vick, QB (F.A.)

LLEGADAS:

Ladarius Green, TE (San Diego)
Steven Johnson, LB (Tennessee)
Ricardo Mathews, DE (San Diego)
Ryan Harris, OT (Denver)




DRAFT CLASS 2016

1(25) Artie Burns CB Miami (FL)
2(27) Sean Davis S Maryland
3(26) Javon Hargrave DT South Carolina State
4(25) Jerald Hawkins OT LSU
6(45) Travis Feeney OLB Washington
7(8) Demarcus Ayers WR Houston
7(25) Tyler Matakevich ILB Temple

Los Steelers dieron un paso más la pasada temporada consiguiendo una victoria en playoffs, algo que no habían vuelto a lograr desde que perdieran la final de la Superbowl frente a los Green Bay Packers en el año 2011. Desde entonces, la franquicia ha ido quemando etapas durante la reconstrucción de la plantilla, cerrando una esperanzadora temporada 2015 que finalizó con derrota en los divisionales frente al futuro campeón. Pese a ello, el equipo ofreció una gran imagen durante todo el partido. Incluso estuvieron cerca de lograr la victoria si no hubiese sido por la malograda jugada en el fumble del Toussaint.

La sensación final fue muy positiva, y más teniendo en cuenta que tuvieron un calendario muy fuerte, además de sufrir una abundante cantidad de lesiones y sanciones durante gran parte de la temporada: Roethlisberger, Bell, Bryant, Beachum o Shazier… Jugadores muy importantes que se perdieron demasiados partidos a lo largo del año.

Por todo esto, se respira un cierto aire de optimismo dentro de la ciudad de los tres ríos. La renovación parece haber llegado a su fin, y el objetivo de volver a competir por el anillo es toda una realidad. Desde la franquicia se es consciente que la carrera de Big Ben (34 años) va llegando a su fin, y por eso se ha invertido mucho esfuerzo en ofrecerle una joven y talentosa ofensiva para poder aprovechar los últimos años de su estrella.

A esta gran ofensiva hay que sumar una joven defensa que se espera que esta temporada pueda subir otro peldaño más, y así dar ese salto extra de calidad para competir con todo. El año I tras Dick Lebeau fue muy esperanzador, y con una unidad tan joven sólo se puede mejorar.

Todo parece indicar que los Steelers han vuelto para quedarse, y si las lesiones no se convierten en un lastre, no hay razón para pensar que esta franquicia no pueda pelear por levantar su séptimo anillo de campeón..

Por segunda temporada consecutiva la ofensiva acerera volvió a estar entre las mejores de la liga, terminando como la tercera en yardas totales o la cuarta en anotación. Este último punto fue una gran mejora respecto al año anterior. El coordinador ofensivo Todd Haley , quien estuvo en el punto de mira de gran parte de los aficionados al comienzo de su etapa en el equipo, ha dilapidado todas las dudas sobre su figura, y ha instaurado una ofensiva equilibrada que hace del control del balón su mejor arma. Haley tuvo que adaptarse a la gran cantidad de bajas que sufrió la posición de QB, y a los diferentes estilos que Roethlisberger, Vick y Landry Jones ofrecían. Además, la lesión de LeVeon Bell en la jornada 6 también fue otro cambio brusco dentro del estilo.

Para esta nueva campaña se espera que la ofensiva vuelva a ser una de las más potentes de la liga, pero para ello necesitará que Big Ben consiga mantenerse sano, pues ya sufrió dos lesiones distintas en 2015. Casi sin darnos cuenta Roethliberger se ha convertido en un jugador veterano, pero por fortuna su juego ha ido evolucionando desde un aspecto más físico a uno más técnico. Ben ha ido progresando en el conocimiento del juego en estos últimos años, y en estos momentos todavía no ofrece signos de declive. Pese a todo, a sus 34 años es posible que Roethlisberger se encuentre ante una de sus últimas oportunidades de conseguir otro anillo antes de que su juego se vea resentido.

Como suplentes estarán Landry Jones y el recientemente adquirido Zach Mettenberger. El primero partirá como segundo QB, pues ya conoce el sistema a la perfección. La temporada pasada terminó participando en 5 partidos debido a las lesiones. Jones dejó momentos en los que parecía que podría llegar a ser un buen suplente con otros de un nivel muy pobre. En cuanto al segundo,  se pasará el año aprendiendo el playbook y, salvo lesiones, no debería jugar este año.

Otro de los puntos fuertes de la ofensiva será su juego por tierra, una vez que LeVeon Bell retorna tras su lesión. Bell es posiblemente top 3 de la competición y uno de los RB más completos de los últimos años, pero su durabilidad empieza a preocupar bastante: 15 partidos perdidos en sus 3 primeras temporadas son demasiados. Para más inri, Bell se perderá los 3 primeros partidos por sanción.

Su baja será cubierta por el veterano DeAngelo Williams, una de las sorpresas agradables del curso pasado. Williams llegó para dar respiros a Bell, y terminó realizando una de sus mejores temporadas al conseguir 907 yardas y 11 TD. Williams se ha convertido en una de las más rentables contrataciones de agentes libres que han hecho los Steelers recientemente, aunque estará por ver cuanta gasolina le queda en el tanque a sus 33 años. Si ambos jugadores vuelven al mismo nivel que mostraron en 2015, los Steelers contarán con el mejor juego terrestre de sus últimos años.

La línea ofensiva continúa creciendo año tras año desde que el entrenador Mike Munchak se hiciera cargo de la unidad. Y todo ello pese a la pérdida del center Maurkice Pouncey para toda la temporada, o los 12 encuentros del left tackle Kelvin Beachum. Casos como el del desconocido Alejandro Villanueva, quien ofreció un rendimiento inesperadamente bueno sustituyendo a Beachum, o el grandísimo salto de nivel de Marcus Gilbert, quien se ha convertido en uno de los mejores RT de la liga, hablan perfectamente del buen trabajo que se viene realizando en esta unidad recientemente. Ambos volverán para ocupar sus respectivas posiciones este año. El centro de la unidad será una vez más para un recuperado Pouncey, escudado por el veterano Ramon Foster y por David DeCastro; otro jugador que ha ido creciendo año tras año para colmar las altas expectativas que se tenían en su figura. DeCastro ya es el mejor activo de la OL y uno de los mejores de la NFL en su posición.

Por si fuera poco, también se ha reforzado la unidad con Ryan Harris, que viene de jugar como titular en la OL de los actuales campeones, y ofrecerá un recambio de garantías en caso de lesión. El C/G Cody Wallace también se ha convertido en  un suplente confiable tras su buena campaña sustituyendo a Pouncey. Ambos ofrecen profundidad y versatilidad.

<a rel=

Para terminar con la ofensiva, el cuerpo de receptores no baja el nivel y volverá a estar liderado por Antonio Brown; el mejor jugador del equipo tras Ben Roethlisberger y una de las estrellas de la NFL. Brown viene de conseguir 1834 yardas, la cuarta mejor marca de todos los tiempos para un receptor, y eso que no ha contado con Big Ben en varios partidos. Sobran los calificativos para este jugador. Como segundo receptor vuelve Markus Wheaton, un chico muy atlético que sigue mejorando en las demás facetas, pero que no termina de explotar. Esta temporada será clave en su carrera.

Sammie Coates será el tercer receptor tras su temporada de aprendizaje como rookie. Tendrá la responsabilidad de ocupar el rol de estirar el campo que venía desarrollando Martavis Bryant,  y así poder ayudar a conseguir espacios para el pase interior. Los Steelers tuvieron muchos problemas para atacar profundo cuando Bryant no estaba, y el papel de Coates, quien cuenta con unas capacidades similares, será fundamental para mantener a las defensas un poco más alejadas de Brown.

Si Coates no consigue cumplir las expectativas, es posible Wheaton ocupe ese rol, dejando el slot para el pequeño Eli Rogers, que cuenta con unas seguras manos y un buen entendimiento de las rutas interiores. Ojo que puede ser una de las revelaciones de la temporada.

La posición de tight end estará huérfana tras el retiro de Health Miller, el mejor TE que ha tenido esta franquicia en toda su historia.  Será complicado encontrar un jugador que pueda sustituir a Miller, aunque para ello se ha incorporado a Ladarius Green, un TE que aportará otras cualidades distintas a la ofensiva. Green no estará disponible para el comienzo de la temporada, y su rol será ocupado por Jesse James, un jugador más clásico dentro de la demarcación y más parecido a Miller.

En definitiva, los Steelers tienen mimbres suficientes para que se considere a este ofensiva como la mejor que ha tenido en los últimos años, e incluso podría haber sido más temible si no hubiese sido por la sanción por toda la temporada de Martavis Bryant. La clave será si consiguen mantenerse sanos, pues varios de los jugadores importantes parece que han tenido problemas para conseguirlo en los últimos años. El cielo es límite para esta joven ofensiva.

Keith Butler tenía la difícil misión de sustituir a una leyenda como Dick LeBeau, posiblemente el mejor coordinador que los Steelers hayan tenido en varias décadas; y la verdad, el resultado ha sido muy esperanzador. Butler, que fue entrenador de linebakers durante toda la etapa del LeBeau en Pittsburgh, ha seguido una línea continuista dentro del sistema, pero agregando matices propios. La nueva defensa ha incorporado más presencia del estilo de un gap, permitiendo a la línea defensiva mucho más protagonismo que en años anteriores, donde mayormente se dedicaban a ocupar bloqueos para que los LB brillaran. También se han apreciado blitzs más creativos, buscando el turnover aún a riesgo de regalar algunas yardas. Los datos reflejan muy bien esto, pues la defensa finalizó como la vigésimo primera en yardas permitidas, pero terminó la tercera en sacks, sumando también 17 intercepciones y 15 fumbles.

La DL fue la parte más fuerte de la defensa durante toda la campaña. Butler siempre tuvo muy claro que debía potenciar esta unidad, pues el pass rush de los linebakers todavía no es lo suficientemente potente. Cameron Heyward se erigió como el MVP de la defensa liderando al equipo con 7 sacks. A sus 26 años, Heyward se ha convertido en uno de los DE más completos de la NFL. Su liderazgo en el vestuario tras la marcha de la anterior generación también ha sido muy importante. Otro jugador clave de línea defensiva fue Stephon Tuitt. El ex de Notre Dame se convirtió en la revelación del equipo,  finalizando segundo en cuanto a sacks con 6,5. Pese a contar con tan sólo 23 años y con muchas cosas todavía por mejorar, ya es pieza fundamental de esta defensa, y junto con Heyward aseguran el futuro de esta unidad para muchos años.

El centro de la línea estará compartido por Daniel McCullers y el rookie Javon Hargrave tras la marcha de un Steve McLendon que nunca llegó a convencer del todo. McCullers es toda una montaña de ser humano que poco a poco ha ido moldeando su cuerpo y puliendo su técnica para poder jugar más minutos. Esta temporada tendrá mayor protagonismo, pero seguirá siendo como especialista en jugadas donde parar la carrera sea primordial. El papel de Hargrave será justo lo contrario, desempeñando un rol como pass rusher para dar aire a los dos “bichos”.

La selección de Hargrave en el draft fue toda una declaración de intenciones: por una parte se añade un jugador a la rotación, pues tanto Heyward como Tuitt terminaban exhaustos los encuentros, y por otra lo hacen con un especialista por el centro, algo que esta defensa lleva años reclamando; y más teniendo en cuenta que los Steelers juegan cerca del 75% del tiempo con subpaquetes. El único problema que presenta esta unidad es la poca profundidad que tiene, pues ni Walton ni Matthews ofrecen a día de hoy ninguna garantía en caso de lesión.

Del cuerpo de linebakers se espera un salto de calidad esta temporada, pues no en vano se han invertido cuatro primeras rondas del draft. Un año más este cuerpo será liderado por Lawrence Timmons, quien ya afronta su novena temporada en el equipo y, como siempre, con un óptimo rendimiento. A su lado estará Ryan Shazier, posiblemente el jugador defensivo con más talento del equipo. Shazier tiene todo lo necesario (tanto a nivel físico como mental) para ser un jugador especial, pero necesita dejar a un lado los continuos problemas de lesiones que están lastrando su progresión. Como suplente de ambos retorna Vince Williams, un linebaker que entiende muy bien la cultura defensiva de esta franquicia, y que siempre está listo cuando su dorsal es llamado.

En el exterior de la unidad las cosas siguen sin estar demasiados claras. Que un jugador de 38 años como James Harrison haya sido el mejor pass rusher en 2015 no habla demasiado bien de la situación. El rendimiento de Jarvis Jones después de tres temporadas ha sido una decepción, pese a que se ha convertido en un gran defensor contra la carrera y es solvente en cobertura. La afición espera sacks de un top 15 del draft, y Jones tan sólo ha ofrecido 5 desde que llegó. El jugador de segundo año Bud Dupree es la mayor esperanza a la que se agarran los Steelers para dar un salto de calidad en defensa. Una vez terminado el primer año de aprendizaje, se espera Dupree pueda convertirse en un jugador dominante y, aunque todavía está muy verde, tiene las herramientas físicas para lograrlo.  A poco que vaya mejorando la técnica los resultados llegarán.

El eterno Harrison y Arthur Moats ofrecen recambios de garantías, y en estos momentos aportan un nivel similar al de los titulares, por lo que todavía cuentan con demasiados minutos en la rotación. Si esta campaña estos dos veteranos reducen su tiempo de juego significará que las cosas están mejorando para los Steelers.

Cameron Heiward
MVP DEFENSA. Cameron Heyward ha recogido el testigo que en su día dejaron los Farrior, Taylor o Keisel. Poco a poco se ha ido convirtiendo en el líder de la defensa tanto dentro coma fuera del campo, y representa todo lo que significa ser un jugador de los Steelers.

Para terminar con la defensa, llegamos a la unidad más débil de todas: la secundaria.

La secundaria acerera está atravesando una situación similar a la que la OL padeció hace pocos años: se ha estado tanto tiempo sin inyectar talento que la situación se ha terminado por enquistar. Para solucionar este problema de una vez por todas, los Steelers han gastado sus dos primeras rondas de esta temporada en un cornerback y un safety respectivamente.

A pesar de que habrá varias caras nuevas en la unidad, ésta estará liderada por Mike Mitchell, que pese a realizar un primer año mediocre, se recuperó en 2015, pareciéndose más a lo que los Steelers esperaban de él cuando se le contrató. Junto a Mitchell estará posiblemente Robert Golden, un jugador que por fin recibirá una oportunidad como titular después de varios años en el equipo. Golden no ha desentonado cuando ha tenido que jugar, y posiblemente será una pequeña mejora respecto a Will Allen. El rookie Sean Davis será el primer suplente de ambos.

Como primer cornerback volverá William Gay, que volvió a cuajar una notable temporada por segundo año consecutivo. Gay nunca será un auténtico primer CB, pero es un sólido jugador que ahora en su madurez está ofreciendo su mejor rendimiento. Junto a Gay comenzará Ross Crockell, un joven jugador muy del gusto de los entrenadores. Crockell de momento se ha mostrado inconsistente, pero tiene juventud para seguir creciendo. Este año se comprobará si puede aspirar a ser más que un tercer o cuarto hombre en la rotación.

Para la posición de nickel habrá batalla entre los dos rookies seleccionados este año: Artie Burns y Sean Davis. O incluso es posible que se añada algún veterano de último hora para competir con ambos. Del nivel mostrado por los rookies dependerá mucho el orden final del depht chart, pues tan sólo Gay tiene un puesto asegurado de entre todos los CBs.

El crecimiento de esta unidad tendrá mucho que ver con la rápida adaptación que los jóvenes puedan aportar al equipo. De todas formas, difícilmente no mejorarán la anteúltima posición en yardas por aire permitidas de la pasada campaña.

En definitiva, la defensa de los Steelers continuará con su periodo reconstrucción particular, y crecerá en función de lo rápido que el DC Keith Butler pueda ir adaptando a tanto joven jugador a su sistema. Velocidad y talento hay a raudales, pero ahora es necesario que pueda fluir.

El kicker Chris Boswell fue sin duda la sorpresa de los equipos especiales. Todo pintaba muy negro tras las lesión en pretemporada de Shuisham y el posterior desempeño de Josh Scobee en los primeros partidos de liga. Sin embargo, el staff se sacó de la manga la contratación del joven Boswell, que terminó consiguiendo 36 de 39 FG (incluidos 7 de 7 en playoffs).

En la posición de punter las cosas no fueron tan bien. El rookie Jordan Berry se mostró muy inconsistente en su primer año en la NFL, pero también mostró una potente pierna (consiguió una patada de 79 yardas) en ciertos momentos de la temporada. La buena noticia es que fue mostrando progresión según avanzaban los partidos y se espera que ese crecimiento continúe en 2016.

En el apartado de retornos habrá cambios significativos. Empezando porque Antonio Brown ya no será el encargado de retornar punts. Al menos durante la temporada regular. Su rol será casi con seguridad para el joven Eli Rogers, aunque hay otras posibles opciones como el rookie Ayers, Toussaint o Coates en una lucha que durará toda la pretemporada.

– Una ofensiva élite con talento y profundidad en todas sus líneas
– Juventud y velocidad en una defensa que debería dar un paso más esta temporada.
– La cantidad de lesiones en jugadores clave de los últimos años.
– Problemas para conseguir pass rush de manera consistente con una secundaria muy joven.

Comenta la actualidad de los PITTSBURGH STEELERS en su Post Oficial de nuestro foro.