Cam Newton, un jugador de otra era

1499
Cam Newton volvió a ser protagonista (AP)
Cam Newton volvió a ser protagonista (AP)
Cam Newton volvió a ser protagonista (AP)

Por fin tenemos la edición número 50 de la Super Bowl, un número tan especial que la NFL decidió abandonar excepcionalmente la numeración romana para utilizar la arábiga. Aunque siendo sinceros, detrás de ello hay mucho mas de intereses comerciales y de imagen que otra cosa, es más impactante vender “50” que una simple “L”.

Supongo que casi todos habéis tenido la oportunidad de escuchar toda clase de historias de la Super Bowl. Desde como empezó siendo un partido para determinar quién era el mejor equipo entre dos ligas enfrentadas a muerte, la NFL y la AFL, a como se ha convertido en uno de los mayores acontecimientos deportivos del planeta, y desde luego el mayor de los USA, donde no hay una sola competición deportiva que le haga sombra. La Super Bowl ha alcanzado extremos que el resto de deportes no pueden siquiera soñar, no sólo es un acontecimiento deportivo, sino que es un fenómeno corporativo, de publicidad y de todo el que pretenda ser algo en USA.

Pero yo no he venido a contaros estas historias. En mi caso particular como solía decir Pete Rozelle, el padre de la criatura junto a Lamar Hunt, “Recuerden señores, aún tenemos que jugar un partido”. Lo qué realmente nos debería importar es el partido que enfrentará a los Carolina Panthers, como representante de la NFC, contra los Denver Broncos, el representante de la AFC. Todo lo demás: el himno, los aviones, el Half Time Show, los anuncios, etc.. pertenece a esa segunda parte de la Super Bowl, la que sirve además para recordarnos que esto además es un negocio gigantesco.

Ambas franquicias no son noveles en esto de la Super Bowl. Los Denver Broncos comparecen por 8ª vez, igualando a los New England Patriots, Dallas Cowboys y Pittsburgh Steelers. Los Carolina Panthers nacieron en 1991 y comparecen por 2ª vez en su corta historia, son el equipo más joven en jugar una Super Bowl. El equipo acumula mas presencias que los centenarios Arizona Cardinals y el mismo número que los nonagenarios Chicago Bears.

Por esa manía de “Quarterbackizar” todo se nos está vendiendo el partido como el duelo entre dos QB completamente diferentes, Peyton Manning y Cam Newton. El primero representa como nadie a los «pocket passers» clásicos, esos de los que está lleno el Hall of Fame. Mientras que el segundo representa a una nueva generación de QB, los “dual threats”, de los que de momento no hay ninguno en el Hall of Fame. Lo más próximo que podemos encontrar es Steve Young, quizás por eso es el único QB de leyenda que admite comparaciones con Cam Newton.

Sin embargo si bajamos a la arena nos encontramos más bien con el duelo de un QB en el ocaso de su carrera, y que solo suelta parte de su antigua magia con cuentagotas, contra un QB, qué como él mismo protagonista afirma, nunca la NFL ha conocido a alguien como él. En lo primero, sobre la magia, todos estaremos de acuerdo, a Peyton Manning no le quedan ni 10-12 lanzamientos decentes en su carrera. Pero en lo segundo yo discrepo, la NFL sí ha conocido jugadores como Cam Newton.

LOS «OTROS NEWTON»

Donde la NFL no ha conocido un jugador como Newton es en la posición de QB, aunque QB que supieran correr muy bien existen desde la década de los 50, el más destacado Tobin Rote, un hombre que lo fue todo para unos equipos muy malos de Green Bay. El secreto de Newton no son sus cualidades como QB, hay muchos que lo superan en muchas facetas, sino en algo que la NFL sí ha visto con anterioridad, un atleta excepcional, un espécimen físico que solo se ve uno cada dos o tres generaciones, y habrá generaciones que ni siquiera habrán tenido ese placer.

Jim Thorpe en una carrera atlética

Jim Thorpe, miembro honorario del Hall of Fame, primer comisionado de la NFL y el primer gran profesional de la NFL, fue un atleta excepcional. No hablamos de un muy buen atleta, hablamos de alguien extraordinario, considerado uno de los mejores atletas que ha dado la humanidad. Jim Thorpe no solo fue muy bueno en football, lo fue en béisbol era profesional para los Giants cuando estaban en New York. También fue un excelente jugador profesional de baloncesto, pero sobre todo fue el primer gran atleta que conoció la humanidad.

En 1912 se presentó a los Juegos Olímpicos de Estocolmo en varias disciplinas olímpicas. Era tal su polivalencia que pudo participar en ocho finales olímpicas, varias el mismo día y saltando de una disciplina a otra. Medallista de oro en Pentatlón, arrasó en 4 disciplinas y quedó 3º en lanzamiento de jabalina, disciplina que no había practicado hasta ese año. Arrasó también en una nueva disciplina como el Decatlón, marcando un récord que duraría más de dos décadas. Además participó en varias disciplinas más llegando a varias finales, si no las ganó fue porque tenía que repartir esfuerzos. En aquellos tiempos las medallas no se entregaban tras la competición, sino en la ceremonia de clausura, cuando el Rey Gustavo V de Suecia le impuso las medallas le dijo “Es usted el mejor atleta de la humanidad”.

Las historias que corren sobre Thorpe y su tremenda superioridad son innumerables. En unos tiempos donde apenas acudían 2.000 personas a ver jugar a los Pros, la sola figura del gigante mestizo indio atraía a 8.000-9.000 espectadores. Jim Thorpe solía decir a su sus rivales que lo dejaran jugar, que el público había venido a verlo jugar a él. En una ocasión corrió para anotar un TD 92 yardas arrollando a todos los defensas, pero la jugada quedó anulada por una penalización. En la siguiente jugada ejecutó exactamente la misma jugada y ruta, pero en esta ocasión para 97 yardas.

Jim Thorpe era RB, DE, punter y kicker en unos tiempos donde no había sustituciones ilimitadas. En más de un partido llegó a anotar él solo todos los puntos en ataque y ser el mejor en defensa, además de ser un gran punter.

BRONKO NAGURSKI

Bronislau “Bronko” Nagurski era descendiente de emigrantes ucranianos que se dedicaba junto con su familia a arar campos y vender sus productos en la tienda familiar. Un día el entrenador de los Minnesota Gophers, Clarence Spears, vio a un gigante arando el campo arrastrando la máquina él en lugar de con animales. Se quedó tan impresionado con el aquel mastodonte que lo invitó a jugar en la universidad. Nagurski aceptó la invitación y se convirtió en una mega estrella imposible de parar. Cuando terminó su periplo fue reclutado por los Chicago Bears de George Halas, donde fue la estrella absoluta del equipo. Era tan poderoso que era más grande que todos los defensas y hombres de línea. Cuando no jugaba al football se dedicaba a la lucha libre, donde fue varias veces campeón del mundo en la disciplina de pesos pesados.

Bronko Nagurski

Al igual que en el caso de Thorpe circulan cientos de historia sobre Bronko, algunas tan descacharrantes como que chocó en una de sus carreras contra un caballo de la policía montada, caballo al que tuvieron que llevar al veterinario con varios huesos rotos. También se cuenta que en una jugada se llevó a media docena de defensas colgados de su cuerpo y que sólo el muro de Wrigley Field detuvo su carrera. Nagurski se retiró 1937 para dedicarse íntegramente a la lucha libre, negocio mas lucrativo que el football. Regresó seis años en 1943 después para darle otro título a sus Chicago Bears, y cumplir una promesa que le había hecho a George Halas.

JIM BROWN

Otro super atleta fue el qué es considerado el jugador más importante que jamás haya jugado al football, Jim Brown. Brown, listado como fullback, jugaba en todas las posiciones, además de ser un corredor excepcional que se quitaba a los defensas de encima con un simple golpe de brazo, era un estupendo receptor, un mejor retornador y en su etapa de college en Syracuse fue el punter y kicker del equipo. Además de todo eso fue un excelente jugador de lacrosse, es un caso único, está en el Hall of Fame de la NCAA como jugador de football y de lacrosse.

Cuando Jim Brown saltaba al campo era el jugador más grande y poderoso, era incluso más grande que sus hombres de línea y que los hombres de la defensa rival. Los equipos ponían hasta 8 y 9 hombres en la caja, eran necesarios al menos 3 o 4 jugadores para tirarlo al suelo. Si un solo hombre se atrevía a placarlo lo más probable es que acabará en el suelo o a varios metros de distancia. De él fue el primero que se dijo que parecía Superman, o un gigante jugando contra liliputienses.

Todos estos jugadores reunían una cosa en común, ser unos atletas excepcionales, muy superiores al resto de sus coetáneos. Esa tremenda superioridad física y atlética la trasladaron al campo de football, donde a pesar de haber otros grandes atletas, ellos eran infinitamente superiores.

Jim Brown
Jim Brown en acción

CAM NEWTON

En la NFL actual hay dos casos claros de jugadores tremendamente superiores al resto, me refiero a Rob Gronkowski y Cameron Newton. Ambos reúnen una capacidad atlética y física excepcional, nunca jamás se ha visto un TE con las cualidades de Gronkowski, como tampoco nunca la NFL ha conocido a nadie como Newton jugando de QB. No es el momento de hablar de Gronk, que no participa en la Super Bowl, y sí toca hablar de Newton, que es el gran protagonista de la Super Bowl junto con otro QB legendario en el ocaso de su carrera, Peyton Manning.

Desde muchas partes se está planteando el partido como un duelo entre dos estilos de QB, el clásico y habitual que representa Manning, un pocket passer, y el revolucionario que representa Newton, lo que hasta la fecha se conoce como “dual threat”, doble amenaza por el peligro que representa tanto con su brazo como con las piernas. Y desde esos mismos sitios se está hablando de un nuevo estilo de QB, si Cam Newton triunfa, es nombrado MVP y se lleva todos los honores, se hablara y escribirá sobre él durante meses, pero sobre todo se dirá que ha llegado la revolución a la NFL a la posición del QB.

Sé que se hablará de ello y que se nos querrá vender la historia de que los QB como Newton vienen a cambiar la NFL. Pero yo no lo creo, por una sencilla razón: no existe ni ha existido un solo jugador que reúna las excepcionales condiciones físicas y atléticas de Cam Newton en el puesto de QB. Como en su día no existió un solo jugador capaz de detener a Thorpe, hacer un placaje a Nagurski o parar en carrera a Brown. Aquellos jugadores no revolucionaron ni cambiaron nada, sino que fueron unos atletas tan dominantes y excepcionales que resultaban absolutamente imparables.

El domingo vamos a ver a una de las mejores defensas que ha conocido la NFL en tiempo, la de los Denver Broncos, intentar detener al mejor atleta que tiene la NFL ahora mismo, Cam Newton. La semana anterior está defensa fue capaz de fulminar a uno de los mejores QB pocket passers de la historia, Tom Brady. Ahora tienen otro reto aún más grande, intentar detener al mejor atleta que ha conocido la NFL desde los tiempos de Jim Brown. ¿Podrán hacerlo? Yo creo que no, el QB de los Panthers no sólo va a ser el mejor atleta en el campo, sino que muy probablemente acabe siendo el mejor jugador.

Después vendrá lo anticipado. Peyton Manning dirá que se retira, y bien que haría, y a continuación se hablará del modelo de QB que supone Newton. Y aquí viene el problema ¿Cuántos QB hay ahora mismo que midan 1.96 metros y que pesen 111 kilos, se muevan como una gacela, tengan un lanzamisiles por brazo y tengan la inteligencia en el campo que muestra Cam? No soy precisamente conocido por seguir la NCAA, pero sí suelo prestar atención a que QB o RB que suenen para entrar en la NFL. Y no, no he visto a ninguno como Cam. Como tampoco hubo en su día ninguno como Jim Thorpe, Bronco Nagurski o Jim Brown. Por eso el debate sobre si empieza una nueva era en el puesto de QB va a durar muy poco. Tengo muy serias dudas de que veamos en mucho tiempo a un jugador siquiera parecido a Cam Newton, como no hemos visto en mucho tiempo a ningún TE como Rob Gronkowski. Jugadores de este calibre solo se ven uno cada dos o tres generaciones.

Como podréis ver apenas he hablado de Denver, y es que no creo que Denver tenga muchas oportunidades de hacer algo en esta Super Bowl. Y mirad que me gustan los equipos donde el QB es irrelevante y lo que importa es el concepto de equipo. Los Broncos son un equipo con una defensa magnífica, no tienen el nivel de los Baltimore Ravens de 2000 ni mucho menos de los Chicago Bears de 1985, aunque Ron Rivera los compare. Son una gran defensa que este año ha sido capaz de parar a QB como Aaron Rodgers o Tom Brady, y lo han hecho magníficamente bien. Ahora no sólo se trata de parar a un gran QB, sino al mejor atleta de la NFL de los últimos 40 años. En eso sí estoy de acuerdo con Cam Newton, nunca la NFL ha conocido a nadie como él, pero en la posición de QB.

Si Denver quiere ganar esta Super Bowl va a tener que buscar fórmulas para detener a Cam Newton, algo que este año nadie ha sido capaz de hacer. Pero no sólo le valdrá con detener al QB, sino que además va a tener que buscar fórmulas para generar puntos con alguien diferente a su ataque, algo que parece increíble cuando decimos que Peyton Manning es el QB que lidera este ataque. El problema es que Peyton ya no es quien dirige el ataque, sino un señor que se le parece mucho y que lleva su dorsal número 18 como dijo en su momento el gran Antonio Magón.

Por hacer un símil taurino con Peyton Manning, es la antigua figura del escalafón que hace mucho tiempo que no tiene tarde de gloria. En lugar de haberse cortado la coleta al finalizar la pasada temporada, decidió regresar un año más pensando que aún le quedaban pases que dar. Su nombre y quien ha sido le ha permitido lidiar en las plazas más grandes. Ahora pretende retirarse a lo grande, en la plaza más importante del mundo, las Ventas, y lidiando uno de los toros más peligrosos, los afamados Victorinos.

Ese final de película que a casi todos gusta nos dice que el mejor final sería ver a Peyton ganando su 2º anillo y anunciar su retirada. Se dice que cimentaría su legado, absurdo comentario donde los haya cuando ha lanzado para 71.940 yardas y 539 TD en temporada regular ¿Qué ha ganado menos campeonatos que otros grandes QB? Eso no significa nada en la NFL, los campeonatos los ganan los equipos, no los jugadores. Curiosamente si repasamos la carrera de Peyton nos daremos cuenta de que ganó campeonatos cuando su rol fue menor, lo que deberíamos llevarnos a reflexionar sobre la cuestión.

El caso Cam Newton como he expuesto lo dejo aparte. Cam es más que solo un QB, es algo que no hemos tenido nunca oportunidad de conocer antes, un fenómeno excepcional y que muy probablemente no veremos en décadas como los que he mencionado, por eso su caso es tan singular.

Y termino ¿Como veo la Super Bowl? Mi gran favorita es Carolina. No sólo tienen a un jugador desequilibrante jugando en la posición más importante, sino que está rodeado de una excepcional defensa y salvo sus receptores, el resto del ataque no tiene nada que envidiar a otros ataques muy potentes: una gran OL, un grandísimo RB como Jonathan Stewart y un excepcional TE como Greg Olsen (tapado por la figura de Gronkowski).

No creo que veamos una paliza o una tremenda superioridad, sino un partido que Carolina llevará a su terreno y donde ha jugado toda la temporada. Denver necesita que el partido mantenga una anotación muy baja donde cualquier jugada, fallo o Field Goal le dé una oportunidad. Esa es la trampa que debe evitar Carolina y hacer lo que han hecho toda la temporada: acelerar, poner la 5ª marcha y luego ver cómo reacciona el rival, entonces levantar el acelerador. Y si acaso, pegar otro par de acelerones.

En resumen, mi pronóstico Carolina Panthers 27 Denver Broncos 13. El MVP del partido se iría para Cam Newton.