Brady y Gronkowski llevan a los Pats a su primera victoria

886
Tom Brady empezó el curso muy entonado
Tom Brady empezó el curso muy entonado
Tom Brady empezó el curso muy entonado

Los New England Patriots empezaron con buen pie la defensa de su título imponiéndose en el partido de «kickoff» a los Pittsburgh Steelers por 28-21. Tom Brady (25/32, 288 yardas, 4 TD) y Rob Gronkowski (5 recepciones, 94 yardas, 3 TD) fueron los grandes protagonista del choque.

A pesar de la victoria los campeones tuvieron muchos problemas en defensa, incapaces de controlar al veterano DeAngelo Williams por momentos, algo parecido a la secundaria de los Steleers con Julian Edelman y Gronkowski por lo que quedó claro que tanto unos como otros tienen mucho que trabajar aún si quieren estar al final en la pelea por los playoffs.

El partido comenzó como si de una prolongación de la pretemporada se tratara. Los Steelers arrancaron sólidos, con Ben Roethlisberger (26/38, 351 yardas, 1 TD, 1 int) moviendo las cadenas pero el coordinador ofensivo Todd Halley decidió arriesgar con una jugada de fantasía y Antonio Brown (9 recepciones, 133 yardas, 1 TD) era placado para pérdida de yardas lo que, unido a un holding posterior y a un field goal fallado desde 44 yardas por Josh Scobee invalidaba los esfuerzos anteriores.

New England tampoco tenía mejor respuesta Brady erraba un fácil pase para Danny Amendola y después un sack acaba prematuramente con su primera serie ofensiva.

No fue hasta el inicio del segundo periodo cuando las carreras de Dion Lewis y las recepciones de Julian Edelman (11 recepciones, 97 yardas) activaron la ofensiva local. Finalmente un error en la defensa de Pittsburgh en la marca de Gronkowski era aprovechado por el fenomenal tight end de los Patriots quien atrapaba un pase corto de Brady y se iba hasta la endzone para abrir el marcador.

Los Steelers repetían la historia del principio, llegaban a field goal range pero allí se atascaban y Scobee perdonaba la patada y antes de que se dieran cuenta de nuevo el quarterback de los Patriots cruzaba el medio campo con su conexión con Edelman y Amendola y de nuevo lanzando para Gronk lograba el segundo TD del partido.

Finalmente a la cuarta era la vencida y, ya dentro del “2 minute warning” el equipo de Mike Tomlin alcanzaba la redzone y, aunque fallaba en tercer down, conseguía conectar el field goal que dejaba el electrónico del Gillete Stadium en 14-3 al descanso.

La segunda mitad empezaba con tónica similar para New England. Brady distribuía pases para Edelman, Dion Lewis (15 carreras, 69 yardas y 4 recepciones para 51) demostraba que es un RB muy escurridizo y un “pass interference” sobre el primero colocaba el cuero en la yarda 1. Desde allí el tight end Scott Chandler recibía un pase que le permitía lograr su primer touchdown con el uniforme de los Pats.

Pero esta vez, en su primer drive del tercer periodo, Pittsburgh sí conseguía materializar las yardas que ganaba de DeAngelo Williams (21 carreras, 127 yardas) y finalmente el FB Will Johnson lograba romper la resistencia local en carrera de una yarda y, con la conversión de dos puntos de Marcus Wheaton, los Steelers se ponían a diez puntos (11-21).

Un sack de Will Allen acababa rápidamente con el siguiente drive de los locales y Big Ben, una vez más ayudado por las carreras de Williams y las recepciones de Brown y Wheaton, ponía a los suyos en la «red zone» al tiempo que se llegaba al cuarto decisivo. Patrick Chung era castigado con una interferencia sobre Heith Miller en la endzone y los visitantes disponían de un primer down en la yarda 1. La defensa se cerraba y una salida falsa hacía que, una vez más, Pittsbugh tuviera que conformarse únicamente con tres puntos.

La tónica del partido se mantenía. Mientras los «acereros» lograban field goals los Pats lograban touchdowns. Gronkowski martilleaba a la despistada defensa de Pittsburgh que no encontraba soluciones para el tight end y, después de que le fuera anulada la recuperación de un fumble de Lewis en la endzone, vencía la cobertura visitante por vía aérea con su tercer TD de la noche, una anotación que supuso un golpe moral decisivo.

Una intercepción de Duron Harmon acababa con las posibilidades de acortar distancias de Pittburgh y New England se limitó a consumir el tiempo del reloj de modo que, aunque lograron un TD en los segundos finales por medio de la conexión Roethlisberger-Brown este se quedó en una mera anécdota estadística.