Tennessee Titans 2015

2415

RANKINGS 2014

Ataque Media NFL
Puntos Anotados 15,9 30º
Yardas Totales 303,7 29º
Yardas de Carrera 90,4 26º
Yardas de Pase 213,2 22º
Defensa Media NFL
Puntos encajados 27,4 29º
Yardas totales permitidas 373,0 27º
Yardas de carrera permitidas 137,2 31º
Yardas de pase permitidas 235,8 15º

TRANSACCIONES PRINCIPALES

SALIDAS:

Jake Locker, QB (RET)
Michael Oher, OL (Panthers)
Shaun Phillips, LB (F.A)
Bernard Pollard, S (F.A)
Nate Washington, WR (Texans)
George Wilson, S (F.A)
Leon Washington, RB (F.A)

LLEGADAS:

Byron Bell, OL (Panthers)
Perrish Cox, CB (49ers)
Harry Douglas, WR (Falcons)
Anthony Fasano, TE (Chiefs)
Jacoby Ford, WR (F.A)
Hakeem Nicks, WR (Colts)
Brian Orakpo, LB (Redskins)
Da’Norris Searcy, SS (Bills)

DRAFT CLASS 2015

1(2) Marcus Mariota QB Oregon
2(8) Dorial Green-Beckham WR Missouri
3(2) Jeremiah Poutasi OG Utah
4(1) Angelo Blackson DT Auburn
4(9) Jalston Fowler FB Alabama
5(2) David Cobb RB Minnesota
6(1) Deiontrez Mount OLB Louisville
6(32) Andy Gallik C Boston College
7(28) Tre McBride WR William & Mary

Oscar Wilde escriba una vez: «Sólo hay una cosa peor a que hablen mal de ti, y es que no hablen en absoluto». Durante los últimos años, los Titans se han sumido en tal grado de mediocridad que es un equipo desaparecido de la faz de la NFL. Tras otro año gris, se ofreció la renovación a Mike Munchak a cambio de que renovara por completo el staff, este se negó fue despedido, y los Titans contrataron a Ken Whisenhunt, como nuevo HC y encargado de revivir a un equipo perdido en medio la nada.

«We are not asking for patience» fue la frase clave de Whisenhunt en su presentación, haciendo que los ánimos de los fans con ese optimismo fuesen en aumento. Si la defensa mejoraba un poco y «Whiz» demostraba etiqueta de gurú ofensivo, poda ser un gran año. La pretemporada no fue excesivamente buena, pero cuando llegó el primer partido contra los Chiefs, en Arrowhead, los Titans dieron la cara y lograron una sólida victoria. Pero fue un espejismo. De los 15 partidos restantes, 14 fueron derrotas, 9 de ellas consecutivas, y sufriendo remontadas de récord. No sirven excusas. El equipo era incapaz de mover el balón en ataque y un coladero en defensa. La mayoría de los partidos llegaban decididos al descanso, y no a nuestro favor precisamente.

La cabeza de Whisenhunt estuvo en el aire. La de Ruston Webster (GM), también. Pero ninguno de ellos abandonó su puesto. Tommy Smith (CEO) confía en ellos y apuesta a que en este 2015 los Titans seremos un equipo de Play Offs y llegaremos a la Super Bowl en 2016. Hasta que el 21 de marzo Smith dimitió para sorpresa de todos, dejando sin cabeza a una franquicia donde la propiedad está dividida entre 5 personas, familiares del difunto «Bud» Adams, y todos viven en Houston atendiendo otros negocios. Steve Underwood, sacado del retiro, asumir el mando hasta que se encuentre un nuevo CEO que se asiente en Nashville y se centre 100% con el equipo.

Las perspectivas inmediatas de un equipo que terminó 2-14 no son muy halagüeñas, aunque esperamos que los cambios nos saquen de esta travesía en el desierto en la que nos hemos metido casi sin darnos cuenta, y en la que ya llevamos demasiado tiempo.

En los despachos, además del nuevo CEO, se reestructuraba parte del organigrama, en especial buscando recuperar a los exasperados fans, y se daba un nuevo golpe de efecto renombrado el LP Field como Nissan Stadium, cuyos desastrosos años (2006-2014) han quedado atrás. Ojal el Nissan Stadium traiga tantas alegras como lo hizo el Coliseum.

En el staff slo hubo dos cambios. Mike Mularkey fue ascendido a asistente del HC para el ataque, y se contrató a Dick LeBeau como asistente del HC para la defensa, aunque, en la práctica, actuarán como OC y DC respectivamente.

En el campo, Jake Locker y Kamerion Wimbley sorprendían con sus respectivas retiradas; Michael Oher, Shonn Greene y Bernard Pollard fueron cortados; y la mayoría de los Free Agents se dejaron marchar. Solamente las piezas más fundamentales, como Derrick Morgan, fueron renovados. En la FA se actuó con sigilo, pero de manera firme, sin traer a los jugadores más llamativos, pero los más necesarios. Y es que, como se dice, un equipo no se construye en FA, sino que en el Draft. Y en él teníamos el dichoso #2. Los rumores fueron eternos y mentirosos. Pero al final la decisión fue más sencilla de lo que se pensaba. Un equipo se construye en el Draft, y la pieza clave para construir un equipo es un QB. El Front Office y el staff estaban enamorados de Marcus Mariota, y este fue el escogido para guiar el futuro de la franquicia. Junto a l, se escogieron a nada menos que otros 6 jugadores ofensivos, base del nuevo ataque. Con ellos, y adaptando lo que haba, se ha construido un equipo orientado a Mariota y lleno de riesgos. Si sale bien, habremos salido de la mediocridad. Si no, más de una cabeza rodar y tocar empezar de nuevo.

Cuando «Whiz» llegó, se esperaba que resucitara un ataque que llevaba años en coma. Sin embargo el resultado fue igual de pobre, y por ello entramos en 2015 con un ataque prácticamente nuevo, y a cuyo funcionamiento est ligado el futuro de nuestro HC.

El primer gran cambio se da en el puesto de QB. 2014 era la última oportunidad de Locker. Y volvía a fallar. Las lesiones le volvieron a sacar del campo y pusieron punto y final a su carrera. El veterano Charlie Whitehurst y el rookie Zach Mettenberger saltaron al campo, demostrando el primero que puede ser un suplente de garantías, y el segundo, que con trabajo y paciencia, puede ser un QB más que válido para la NFL.

Pero el destino de ambos queda sellado cuando escogimos Marcus Mariota con el #2 y se le declara titular. Hay quien lo califica como el mejor QB del Draft. Sea el mejor o no, Mariota tiene mucho trabajo por delante. En College ha demostrado bastante calidad, pero en un sistema favorable, por lo que se duda de su adaptación a los pros, pero si el staff ha apostado por él, es porque creen que puede adaptarse y funcionar. Tiene mucha presión sobre sus hombros, pero también tiene ganas de probarse.
Tras él, queda Mettenberger como QB#2 y antagonista de Mariota, un pocket-passer de los que casi ya no quedan; y por si acaso, Whitehurst permanecer como QB#3.

También ha sido renovado el backfield. Ninguno de los RBs de 2013 sigue en el equipo, la unidad es joven y espera tener un rol más destacado que el de la temporada pasada. Bishop Sankey entra en su segunda temporada con la idea de mejorar un año rookie donde dejó destellos, pero también muchas sombras. Para compartir backfield, se selección a David Cobb, un power-back que aade calidad al cuerpo, con buenas lecturas, capaz de contribuir desde ya y que podrá complicar a Sankey como éste no espabile. Tras ellos dos, Dexter McCluster servirá como corredor elctrico y mvil, arma casi obligatoria para confundir la defensa y ayudar a Mariota. Con el corte de Greene, el gran beneficiado es Antonio Andrews, que esta temporada puede entrar en determinadas situaciones, donde aprovechar su fuerza y explosividad. Y por último, est el rookie Jalston Fowler como FB. Gran sorpresa al escoger un FB en 4 Ronda, y más cuando apenas se usó el año pasado, pero Fowler es algo más que un FB al uso. WR/RB en High School, FB/TE en College, es un arma peligrosa, si sabemos usarlo bien.

En el cuerpo de WRs, Kendall Wright es el estandarte, a pesar de que juegue en el slot. Un WR rápido, eléctrico y, sobre todo, fiable. Y aunque tener a tu mejor WR en el slot no dice muchas cosas buenas de los WRs exteriores, se está trabajando para cambiarlo. Justin Hunter, escogido en 2013 para convertirse en el WR#1, y que fuera apodado como «TD Machine» en su año rookie, está perdiendo enteros y está muy cuestionado. Sin embargo, las espaldas estn cubiertas. Corriendo el riesgo, escogimos en 2 Ronda a Dorial Green-Beckham, similar a Hunter, alto, vertical, con todas las armas para convertirse en el go-to-guy de Mariota, si no se mete en problemas. Junto a ellos, el puesto de WR#2 parece que ir para el veterano Harry Douglas. Aún le queda gasolina, y tener a un tipo veterano en el campo siempre ayuda, relevando a Nate Washington. Detrás, la competencia por hacerse un hueco es bastante dura. Hakeem Nicks, traído en FA, y el rookie Tre McBride son los que parten con ventaja.

Entre los TEs hay que destacar también a Delanie Walker. El atlético jugador se ha transformado en uno de los referentes del ataque, especialmente a la hora de atrapar pases en el centro, aportando una seguridad que mucha falta hace en el equipo. Junto a él, seguirá Craig Stevens, que se perdió el 2014 por lesión y que deber trabajar duro si quiere continuar en el equipo, aunque su rol de TE bloqueador no sea el más vistoso. Completa el grupo el fichaje Anthony Fasano, veterano, pero que aportar fiabilidad y competencia tanto a la hora de bloquear, que falta nos hace, como a la hora de recibir.

En cuanto a la OL, los cambios en los últimos años deberán cristalizar en este 2015, donde veremos si podemos disfrutar de una OL como la que pudimos ver en 2009. Empezando por el LT, el veterano Michael Roos se retiraba tras 10 temporadas, siendo relevado por Taylor Lewan. Aunque no pudo terminar la temporada por una lesión, dejó sobre el campo buenas impresiones, que apuntan a un gran LT. Al lado contrario, en el RT, el fichaje de Oher fue un fracaso estrepitoso, y comenzó una nueva búsqueda. Byron Bell, traído en FA, y el rookie Jeremiah Poutasi, serán quienes se disputen la titularidad. El «perdedor» quedar como suplente junto a Byron Stingily. Por dentro, apenas hay cambios. Andy Levitre volver a ocupar el LG, aunque cada da las críticas a su bajo rendimiento son mayores y deber acallarlas. Por contra, Chance Warmack en el RG s ha sido capaz de mejorar su juego, a pesar de que el resto de la OL no termine de acompañar, pero esa mejora da un atisbo de esperanza. El viejo conocido Fernando Velasco y Jamon Meredith parecen tener la delantera para quedarse como Guards suplentes. En cuanto al puesto de Center, Brian Schwenke es quien tiene ventaja, pero entre las lesiones, y que su rendimiento no termine de agradar al staff, hacen que el rookie Andy Gallik pueda ponerle en aprietos.

MVP Ataque. Marcus Mariota

Un rookie que no ha tocado un balón en la NFL como MVP? Estando Walker o Wright? Pues sí. Él es la pieza clave para quien está orientado el ataque y la gran apuesta de futuro de la franquicia.

En defensa Ray Horton (DC) colocó una 3-4 como base. La transición fue bastante buena, y de hecho algunos jugadores se encontraron más cómodos, pero haba muchos fallos. Con la llegada de Dick LeBeau, esperemos que esos fallos se subsanen.

El hombre clave es el DE Jurrell Casey. A pesar de las dudas que poda haber al jugar en una 3-4, Casey se adaptó perfectamente y ha continuado demostrando que es una pesadilla para los QBs rivales. Al otro lado, Whisenhunt ha nombrado titular a DaQuan Jones. Tras un año rookie donde se limitó a los minutos de la basura, pero lo hizo bastante bien, ha adelantado a Ropati Pitoitua y tendr la dura labor de ayudar en todo lo posible a Casey y frenar la carrera. Tras ellos, el rookie Angelo Blackson deber justificar su elección cuando entre en la rotacin, y Karl Klug deber recuperar el nivel de sus primeros años, cuando era una daga en la OL rival. Por el centro, Sammie Lee Hill actuar como NT, a pesar de que las lesiones no le dejaron desempeñar ese rol durante gran parte de la temporada pasada. Aunque Hill no es un NT puro, ha demostrado que puede cumplir notablemente y servir de ancla y freno al juego de carrera rival. Al Woods o Mike Martin podrán cubrir su puesto en caso de necesidad, pero seguiremos careciendo de una verdadera ancla en el centro de la DL.

Entre los OLBs, Derrick Morgan tuvo su mejor año desde que entró en la NFL y comienza a dar un rendimiento digno de la 1 Ronda que valió. A pesar de que no haba jugado nunca como OLB a tiempo completo, se desenvolvi muy bien, y se espera que esta temporada rinda a un nivel mucho ms alto al tener la compaa al otro lado de Brian Orakpo. Fichado en FA, y si las lesiones le respetan, formar junto con Morgan una pareja de OLBs temible, y que parece poner fin a los miles de problemas que tuvimos la temporada pasada en el puesto. Tras ellos, y con la retirada de Wimbley, se extienden las dudas. Johnatan Massaquoi y el rookie Deiontrez Mount son los favoritos, pero son una incógnita y habrá que ver si pueden cumplir en la rotación.

Por el centro, lo que parecía una unidad segura, quebró durante la temporada en más de una ocasión. Zach Brown se lesionó en los primeros partidos, y durante esta pre-season deber recuperar forma y demostrar que puede ser el ILB titular en la defensa. El veterano Wesley Woodyard, fue de más a menos y su puesto está en el aire con la que fue la gran sorpresa de la temporada pasada, Avery Williamson, que se desenvolvió tremendamente bien en el juego. De ellos tres saldrán los dos titulares. Además, hay que contar a Zaviar Gooden, que sigue estancado en la suplencia.

En la unidad de CBs, la marcha de Alterraun Verner abrió un hueco difícil de tapar. Con Jason McCourty como titular claro y jugador, de lejos, de mayor calidad de la unidad, haba que buscarle un compañero. Blidi Wreh-Wilson fue el escogido, pero su tremenda irregularidad le mandó al banquillo en favor de Coty Sensabaugh, que demostró que fuera del nickel, su posición natural, pierde enteros. Por ello, en FA se ha fichado a Perrish Cox, luchar con Wreh-Wilson por acompañar a McCourty por fuera, dejando a Sensabaugh y al perdedor el trabajo en el nickel y dime. Marqueston Huff, que debido a las lesiones jugó bastante, demostró ser un suplente versátil y de garantías.

Por último, en el puesto de Safety, los Titans cortaban al veterano Pollard y se traía en FA su recambio, Da’Norris Searcy, un Pollard más joven pero igual de agresivo, y que ocupar el puesto de SS desde el inicio. Junto a él estará Michael Griffin, que con un nivel aceptable pero sin llegar a ser el de sus primeros años, cumple sin alardes el rol. Daimion Stafford y Khalid Wooten completan el cuerpo como SS y FS suplentes respectivamente, aunque el UDFA Cody Prewitt puede disputarles uno de esos puestos.

MVP Defensa. Jurrell Casey.

Indiscutible, casi lo único que se puede salvar de una defensa que necesita dar un paso adelante.

Tras ganarse la confianza de todos el año pasado con un rendimiento bastante bueno, el kicker Ryan Succop renovó con el equipo y volver a ser el encargado de patear unos balones que recibir una vez más de Beau Brinkley. El punter Brett Kern también renovó tras ser, aunque suene raro, uno de los mejores jugadores ofensivos del equipo. Esperemos que este año no tenga tanto trabajo, muestra de que el ataque funciona.

Y en cuanto a los retornadores, la marcha de Leon Washington ha dejado como gran favorito a Dexter McCluster, aunque es probable que Tre McBride y Antonio Andrews le disputen algunos retornos, ya que marcaron buenos números en College.

Juventud. Solamente 8 de los 53 jugadores han cumplido 30 aos y ms de la mitad del roster, incluyendo los jugadores clave, no pasan de los 25. Si el proyecto funciona, hay equipo para unos cuantos años.

Riesgo. El equipo es un «do or bust», prácticamente no puede haber término medio. Y si sale mal, tocar volver a empezar de nuevo. Otra vez…

Comenta la actualidad de los TENNESSEE TITANS en su Post Oficial de nuestro foro.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.