Cincinnati Bengals 2015

3300

RANKINGS 2014

Ataque Media NFL
Puntos Anotados 22,8 15º
Yardas Totales 348,0 15º
Yardas de Carrera 134,2
Yardas de Pase 213,8 21º
Defensa Media NFL
Puntos encajados 21,5 12º
Yardas totales permitidas 359,3 22º
Yardas de carrera permitidas 116,3 20º
Yardas de pase permitidas 243,0 20º

TRANSACCIONES PRINCIPALES

SALIDAS:

Jermaine Gresham, TE (F.A)
Robert Geathers, DE (F.A)
Taylor Mays, S (Lions)
Terence Newman, CB (Vikings)
Mike Pollak, OL (RET)

LLEGADAS:

A.J. Hawk, LB (Packers)
Michael Johnson, DE (Buccaneers)
Denarius Moore, WR (Raiders)
Pat Sims, DT (Raiders)

DRAFT CLASS 2015

1(21) Cedric Ogbuehi OT Texas A&M
2(21) Jake Fisher OT Oregon
3(21) Tyler Kroft TE Rutgers
3(35) Paul Dawson OLB TCU
4(21) Josh Shaw S USC
4(36) Marcus Hardison DT Arizona State
5(21) C.J. Uzomah TE Auburn
6(21) Derron Smith S Fresno State
7(21) Mario Alford WR West Virginia

¡Ernest, apaga ya la consola y métete en la cama que es tarde, no me hagas decirle a tu padre que vaya!

A regañadientes, el niño obedeció a su madre. Apagó su videojuego favorito y se acostó, quedándose dormido casi al instante. Lo que ni él, ni nadie en casa de los Highfield podían imaginar es que, cuando todo queda en silencio… ¡los personajes de los videojuegos cobran vida propia!

La pantalla se iluminó sin que nadie la encendiera. En el modo “manager” del Madden, Mike Brown y Marvin Lewis, propietario y entrenador respectivamente, discutían sobre la composición de los Bengals.

– No sé si hago bien en dejarte otra vez formar el equipo, Marv. Eres la opción más barata, y eso cuenta a tu favor, pero no sé, no sé.

– ¡Vamos señor Brown, confíe en mí! El año pasado no nos fue tan mal. Volvimos a repetir presencia en playoffs, ¡con todo lo que tuvimos en contra! Para empezar, en defensa estrenamos nuevo coordinador defensivo, y nos llevó un tiempo adaptarnos. Además, perdimos por lesión a nuestro mejor hombre, Vontaze Burfict, y su ausencia fue demoledora. Y ya que hablamos de lesiones, en ataque fue una tortura. Nos quedamos sin nuestros segundos WR y TE en el primer partido, y para cuando llegamos a playoffs, habían caído también nuestro RT, el 4º y 5º WR y lo que es más grave, A.J. Green, nuestro primer WR, y Jermaine Gresham, nuestro TE principal. ¡Así no hay forma de que Andy Dalton pueda progresar!

– Ya, pero es el cuarto año consecutivo que llegamos a postemporada y volvemos a caer a las primeras de cambio, ¿no crees que algo estarás haciendo mal? Además, me parece que no usasteis bien a los corredores. En vez de desgastar a las defensas con Jeremy Hill, que es más poderoso, usaste a Giovanni Bernard, y sólo conseguiste lesionarle también a él. Y en defensa, me convenciste de que no hacía falta fichar a nadie para suplir la marcha del DE Michael Johnson, ¡y quedamos últimos de la liga en pass-rush!

– Me imagino que este año volverás a contar con Dalton como QB titular, ¿verdad? –preguntó Mike Brown con resignación.

– Así es. Pero no se desanime, que este año su juego va a remontar y convertirse en uno de los grandes de la liga.

– Eso dices siempre y luego ya ves cuál es el resultado.

– Si pero esta vez les he tenido todo el año, tanto a él como por si se lesiona a su suplente A.J. McCarron, entrenándose en el “Sniper Elite”, ya sabe, el juego de francotiradores, para mejorar su precisión. La idea es, como el año pasado, que lance cada vez menos porque corramos más, pero que esos pases vayan al objetivo, porque su porcentaje de intercepciones es de lo más altos de la liga. Yo creo que si se mantienen sanos todos los receptores, los corredores hacen su trabajo quitándole presión, y la línea ofensiva mantiene su solidez, puede darnos un gran rendimiento.

– Es decir, que le estoy pagando como “élite”, pero para que funcione le tengo que poner en modo “cadete”. Pues que bien. A ver ¿qué más?

– La línea ofensiva, que ya era de las mejores de la liga, la dejé en el “Age of Empires” para que mejoraran sus dotes de estrategia, y han vuelto todos sin ninguna baja. Con este aprendizaje, podrán tanto levantar empalizadas para evitar que dañen a nuestro QB, como derribar murallas para que las atraviesen nuestros RBs. El veterano LT AndrewWhitworth es el líder de la formación, acompañado por Clint Boling en el LG y Kevin Zeitler en el RG, dos guards jóvenes de lo mejor de la NFL. En el RT Andre Smith se enfrenta a un incierto panorama en su último año de contrato, lo que puede servirle de acicate; mientras que en la posición más débil, la de center, Russell Bodine contará con un año más de experiencia y debería corregir los errores de su año de novato.

– Ten en cuenta Marv que en este juego, los años pasan volando, ¿has previsto esta contingencia?

– Por supuesto señor Brown. En el draft nos hemos traído en las dos primeras rondas a sendos OTs. Cedric Ogbuehi está aún recuperándose de una lesión, pero sería nuestra primera alternativa para las posiciones exteriores, mientras que Jake Fisher lo será para las interiores.

– Y a los runningbacks, ¿en qué videojuego los has tenido formando?

– En el “Call of Duty”, pero la versión “on-line”, para que aprendan a compenetrarse mejor. Nada mejor que este juego bélico para avanzar a toda velocidad entre las líneas contrarias, esquivar sus contraataques y aprovechar el apoyo de los compañeros de las trincheras para lograr la misión. Hill conducía un tanque para derribar a fuerza bruta las posiciones enemigas, mientras que Bernard se infiltraba en plan comando. En la última versión, hemos incorporado a Ryan Hewitt para que, fuertemente armado, despeje el camino de enemigos. Esta será una táctica que emplearemos bastante.

– Sí vamos, lo que viene siendo un full-back de toda la vida, tampoco te emociones que no has descubierto nada. ¿Y de dónde has sacado a los receptores?

– Aquí he tirado de clásicos, y aprovechando que hemos drafteado a Mario Alford

– No me lo digas, ya lo adivino: del Super Mario Bros.

– En efecto. Este entrenamiento saltando champiñones, esquivando tortugas, alcanzando bloques y atrapando monedas convertirá a Green, Marvin Jones y Mohammed Sanu en imparables. Además, como Luigi en el videojuego, otros personajes secundarios pueden tener su relevancia: Denarius Moore, Brandon Tate o el propio Alford. ¿Qué pasa, no le veo muy convencido?

– No sé Marv, me parece demasiado bidimensional. Por un lado, tenemos a una estrella como Green que acapara la mayoría de los pases y por tanto, atrae a los mejores cornerbacks contrarios, lo que hace que en muchas ocasiones se ponga la gorra que le hace invisible. Y por otro, una serie de colaboradores que, ya sea porque el QB no da para más, o por su propia inoperancia, lesiones, inexperiencia, falta de confianza, etc., no terminan de aprovechar emparejamientos más favorables. Habría que modernizarse y buscar ventajas de forma más imaginativa: end-arounds para aprovechar su velocidad con el balón en las manos, más play-actions, jugadas de engaño con Sanu alineado de RB, etc. Y por supuesto, más participación de los Tight-Ends, que el año pasado estuvieron desaparecidos. Por cierto, ¿qué has hecho con ellos?

– Lo primero, deshacerme del holgazán de Gresham, y después, traer dos reemplazos en el draft: Tyler Kroft y C.J. Uzomah, el primero para misiones de receptor, y el segundo más enfocado a tareas de bloqueo. Así conseguimos rejuvenecer y dar profundidad y diversidad a la posición. Pero me falta el más importante, ¿dónde está el titular, Tyler Eifert?

Como nos envió a foguearnos al videojuego “Tomb Raider”, creo que se ha quedado allí, ligando con mi prima Lara Croft -respondió Kroft-.

MVP Ataque. Jeremy Hill.

Aunque no fuera solo para quitarle responsabilidad a Dalton, la idea más sensata que pueden tener los Bengals en ataque es poner en balón en las manos del running-back que lideró la NFL en yardas de carrera en la segunda mitad de la temporada 2014.

– Todo esto está muy bien –concedió Mr. Brown-, pero lo que realmente me preocupa es la defensa. No podemos volver a ser el coladero contra la carrera que fuimos el año pasado y tenemos que recuperar la presión al QB. Si no lo hacemos, no iremos a ninguna parte en una división tan competida como la nuestra. ¿Cómo vamos a conseguirlo?

– Aquí no vamos a andarnos con tonterías: los Defensive-ends directamente del “Mortal Kombat”. Que dominen técnicas de lucha cuerpo a cuerpo contra los OTs, que no paren hasta oler la sangre del QB. El regreso de Michael Johnson, encargándose principalmente de contener la carrera, permitirá a Carlos Dunlap más libertad para atacar el backfield, donde es realmente peligroso. Y cuando la barra de vida se les vaya consumiendo, acudirán en su reemplazo Wallace Gilberry o los jóvenes Will Clarke y Margus Hunt. Lo tengo todo controlado.

– ¿También los Defensive-Tackles? El año pasado dimos pena tanto en presión interior como en contención de la carrera. Geno Atkins no estaba bien recuperado de su operación de rodilla y no encontramos alternativas.

– Ahí le tengo que dar la razón, señor Brown. Para que la línea funcione es fundamental que Atkins vuelva a su nivel anterior a la lesión. Pero rehabilitar unos ligamentos tan dañados requiere tiempo y paciencia, así que aprovechando que hemos fichado a Pat Sims de los Raiders, les dejé en el videojuego de …

– ¿Los Sims? ¡No me fastidies Marv, es un juego de niñas! Aunque bastante apropiado. Domata Peko quién es, ¿el abuelo de la familia? Y el rookie Marcus Hardison, ¿la mascota? Con Devon Still obviamente más preocupado por la enfermedad su hija que de recuperar la forma, el único que merece la pena para acompañar a Atkins es Brandon Thompson, pero su escasa capacidad para penetrar en el backfield le convierte en jugador sólo de dos downs.

– No se preocupe señor Brown, si alguien consigue rebasar la línea defensiva le esperan los linebackers y créame, no lo van a tener fácil. Si los chicos han sobrevivido a las bandas de Liberty City en “Grand Theft Auto”, la NFL no les supondrá problema alguno. La verdad es que el WLB Burfict, quien por la lesión puede no estar disponible desde el principio, tiene bastante pinta de gangsta; y su presumible relevo, el novato Paul Dawson no le va a la zaga. En el centro volverá Rey Maualuga, quien también ha tenido sus más y sus menos con la ley, y para evitar que su falta nos haga vulnerables como el año pasado tras su lesión, hemos reclutado al ex-Packer A.J. Hawk. En el otro extremo de la unidad haremos rotaciones en función de la situación: si necesitamos más contención o más cobertura de los TEs, saldrán Rey, Emmanuel Lamur, MarquisFlowers, etc.

– Los LBs no me preocupan –confesó Brown-. Sé que hay calidad, juventud y profundidad. Además, casi siempre jugamos en formación nickel con sólo dos, y doy por descartado que vaya a verles entrar en blitz porque apenas usamos esa jugada. Me interesa más la secundaria. Es la unidad defensiva que está resultando más decisiva en la NFL actual, y nosotros debemos acometer una renovación de los CBs titulares porque Terence Newman ya no está y el juego de Leon Hall está en inexorable declive.

– Precisamente porque nuestros principales cornerbacks ya tienen una edad, he optado porque se vayan formando en un antiguo juego de arcade: el Pac-Man.

– Desde luego, mira que eres previsible, Marv.

– Era lo mejor para adquirir velocidad, agilidad en los cambios de dirección, inteligencia para escoger el ángulo adecuado, ganar terreno en la persecución… Además, en la situación actual de la unidad, Adam “Pacman” Jones es el único con la titularidad asegurada, mientras que los otros 4: Dre Kirkpatrick, Darqueze Dennard, Hall, y el novato Josh Shaw serán los fantasmas que puedan aparecer en cualquier momento. En principio, Kirkpatrick debería ser el CB2, pero con mucha participación de Hall como nickel-back, sin descartar que Dennard dé la sorpresa en el training-camp y se gane minutos de juego.

– ¿Y qué pasa con los safeties? Tenemos dos buenos titulares. Reggie Nelson sigue en espléndida forma pese a su edad, y George Iloka se ha destapado como uno de los mejores jóvenes de su posición en rutas profundas. Pero me preocupa la situación de los suplentes tras ellos.

– Por esta razón se han ejercitado en un videojuego que permite tanto foguear en batalla a los veteranos como el adiestramiento de los noveles: Pokemon. En modo “entrenador”, Shawn Williams y Derron Smith han evolucionado sus habilidades para convertirse en sustitutos de confianza; mientras que en el modo “combate”, enfrentados con pokémon eléctricos, de lucha, voladores, etc., Nelson e Iloka desarrollaron sus capacidades de salto, aceleración, agresividad, velocidad de reacción, …

MVP Defensa. Vontaze Burfict.

Veloz, agresivo, tenaz, líder, fanfarrón, marrullero.., ¡cómo no adorar a este angelito! No hay montonera sin el 55 de los Bengals. Su ausencia por lesión el año pasado fue una baja decisiva para caer al puesto 22 una defensa top-10 en los últimos años.

– Todo esto está muy bien –admitió Mr. Brown-. Pero me pregunto de dónde vas a sacar a los componentes de los equipos especiales, ya que las características concretas de sus funciones no casan con nada de lo que hemos visto.

– No ha sido fácil, pero también lo he conseguido –afirmó Lewis con convicción-. Para el kicker Mike Nugent, necesitábamos que fuese letal, infalible, capaz de acabar con el enemigo de forma sigilosa y precisa. Lo más apropiado era formarse en el Assassin’s Creed. Y para el punter Kevin Huber, su misión es hacer volar un objeto para que caiga con precisión a la distancia y en la posición que más nos interese, ¿dónde mejor que en el Angry Birds? Por su parte, los retornadores Jones y el novato Alford…

– Espero -cortó Mr. Brown en tono serio-, que este año a los retornadores los hayas sacado del “Sonic”, para aprovechar su rapidez y elusividad, y no del “Just Dance” como a Tate el año pasado, que sólo se movía lateralmente y no percutía el hueco, y al final tuvimos que sustituirle por Jones.

Tanto había durado la charla entre ambos que se hizo de día sin que se dieran cuenta. El pequeño Ernest se despertó, y lo primero que hizo fue dirigirse a su consola.

– Puag, otra vez el petardo este de Lewis en el monitor –comentó con repugnancia-. ¡Borrar, borrar, borrar! -exclamó mientras apretaba compulsivamente el botón de borrado-.

Y así, el niño eliminó cualquier vestigio de Lewis, mientras de fondo en la consola parecía oírse un lastimoso ¡noooooo!

Después de años en los que el equipo estaba volcado en vaciar más mazmorras que en “la leyenda de Zelda”, parece que por fin los sufridos seguidores bengalíes tenemos la oportunidad de alcanzar nuestra “Final Fantasy”; aunque nos encontramos con la eterna duda de si Marvin Lewis habrá aprovechado el “Brain Training” para hacernos progresar en postemporada, haciendo encajar todas las piezas del equipo como en un “Tetris”, y conseguir que alcancemos los dulces mundos de ensueño del “Candy Crash”, en vez de volver a deambular una temporada más como zombies del “Resident Evil”.

Se mantiene prácticamente íntegro el bloque que ha llegado 4 veces consecutivas a playoffs. Con una mayor experiencia de los jóvenes, y el grado óptimo de madurez en los veteranos, la plantilla bengalí está más que capacitada para alcanzar metas importantes este año.
Conservar el bloque significa también perpetuar los errores que les han hecho fracasar recientemente: un quarterback que no da la talla en los momentos decisivos, un head-coach deficiente en la gestión de partidos, y unos coordinadores con mucho que demostrar.

Comenta la actualidad de los CINCINNATI BENGALS en su Post Oficial de nuestro foro.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.