14 pinceladas del año 2014 y un cuadro de Wildcards

928

Ha concluido una vez mas la temporada regular, cuando eso ocurre sabemos una cosa, nos quedan exactamente 11 partidos de NFL y dejamos atrás 256. También se acabaron las jornadas donde podías elegir qué equipos y partidos ver, a partir de ahora se juegan de uno en uno, o lo tomas o lo dejas. Así qué de momento, aquellos que tienen sus equipos entre los 12 clasificados para la post temporada, enhorabuena, pueden seguir disfrutando de la NFL con sus equipos en juego, el resto, simplemente a gozar del que se supone mejor football y en menor medida, pensar en la temporada siguiente.

He querido dejar este espacio para intentar sacar mis conclusiones de la temporada, sí, es cierto que esto aún no ha terminado y queda lo mejor, pero la post temporada de la NFL es otro mundo. Y además, cerraré haciendo mi apuesta particular sobre los Wildcards

1. Annus Horribilis para “The King” Roger Goodell

Isabel II, reina del Reino Unido, popularizó el concepto de “Annus Horribilis” para definir la situación por la que atravesó la Corona británica en el año 1992, varios escándalos relacionados con miembros de la familia real sacudieron la actualidad. Algo parecido podría decir el mayor Zar del deporte mundial, Roger Goodell, al que la prestigiosa revista Sports Illustrated le definió como el hombre más poderoso del deporte mundial, dirige la liga mas rica del planeta.

Todo empezó con el capítulo de Ray Rice, un caso de violencia de género que el Comisionado saldó con una sanción insignificante y en la que faltó a su obligación de haber puesto mas de su parte en la investigación. Continuó mas adelante con otro caso, este ya juzgado, de violencia doméstica de otra súper estrella como Greg Hardy. Por si no fuera suficiente, el asunto se remató cuando una de las caras de la NFL, un jugador hasta entonces de reputación intachable como Adrian Peterson, se vio envuelto en un caso de maltrato infantil.

Ni equipos ni el Comisionado supieron como reaccionar ante la presión popular, solo cuando los patrocinadores de la liga manifestaron su malestar, se pudieron ver las primeras acciones, todos los jugadores fueron suspendidos y se les impidió jugar este año. Sin embargo, cuando algo empieza mal, es susceptible de terminar peor aun. El caso Ray Rice se acabó volviendo contra el propio Goodell, una jueza independiente calificó la actuación del Comisionado de arbitraria, discrecional y un abuso de poder. Está aún pendiente de aclaración una investigación de lo que realmente pasó, pero todos sabemos de la poca independencia del investigador asignado por la propia liga.

Entretanto los casos de Adrian Peterson y Greg Hardy siguen en pie, el primero incluso ha llevado a la liga a los tribunales presentando el caso ante un juez, que si algo ha caracterizado su carrera es darle palos a la liga.

2. El año del pañuelo

Antes de echar andar la pretemporada la NFL decretó que iba a ser menos tolerante con las reglas del “holding” y el “Pass Interference”. En palabras de la liga no era un cambio de reglas, sino una interpretación correcta de algo que estaba allí, sin embargo no se aplicaba correctamente.

La reacción popular fue considerar aquello como “reglas anti Seattle Seahawks”. Los Seahawks se acababan de proclamar campeones utilizando la defensa como arma principal, especialmente eran conocidas las prácticas al borde la de legalidad de “The Legión of Boom”. Que un equipo ganará con defensa, y sobre todo siendo agresiva y muy física, es algo que iba en contra de una liga que va encaminada hacia el Flag Football y que adora los partidos donde las defensas son 11 monigotes en el campo.

Supongo que dentro de poco sabremos los números definitivos, pero el incremento de faltas durante la primera mitad de temporada hizo que muchos partidos resultaran insufribles. Luego parece que bajaron el ritmo, o bien porque los equipos se han adaptado, o bien los árbitros recibieron orden de bajar el listón. Ahora vamos a ver en playoffs lo que sucede, habitualmente en esta época los árbitros son mas condescendientes con el contacto y no se lanzan pañuelos con tanta facilidad.

En todo caso hay cosas que si deberían ser objeto de revisión, la primera permitir que los Pass Interference puedan ser revisables, muchos ni lo han sido o han rozado el ridículo. Pero sobre todo debe borrarse esa falta que coloca la posesión donde se produce la falta. Este año hemos vistos equipos que tienen diseñadas como una jugada más buscar la falta como herramienta para avanzar. Algo no funciona cuando los equipos toman ventaja de una regla sancionadora.

3. El futuro de los llamados QB móviles

La llegada a la NFL de los llamados “Dual Treats” parecía que iba a cambiar para siempre el juego. Los QB que llegaban de la NCAA eran tan peligrosos con el brazo como con las piernas. 2012 fue el año de la “Read option”, jugada muy en boga en la NCAA, pero casi desterrada en los profesionales.

Cuando empezaron a aparecer por el campo los Robert Griffin III, Colin Kaepernick, Cam Newton y Russell Wilson, se empezó a hablar de una nueva era que prometía cambiar para siempre la liga. Sin embargo pasado el factor sorpresa, y una vez que las defensas han aprendido a parar la jugada, de nuevo ha vuelto la posición de QB a potenciar sus habilidades como pasador y lector del juego. Si Cam Newton y Russell Wilson han sabido triunfar y colarse entre los mejores es porque además de saber usar el brazo y haber aprendido a leer defensas, lo combinan con su habilidad para correr con inteligencia. Por el contrario, los QB que salían corriendo en cuanto su primera lectura no estaba allí, son los que son ahora cuestionados.

En el draft del 2014 los equipos han apostado de nuevo por QB de corte clásico en detrimento de los corredores, quizás porque tampoco había más. Pero en el draft del 2015 vamos a tener un interesante debate entre Marcus Mariota y Jameis Winston, ambos son estilos totalmente contradictorios.

4. Dejadez de funciones de los Head Coach

Cuando escribo estas líneas hay 6 equipos a la búsqueda y captura de un Head Coach. De los Head Coach cesados hay dos casos que claramente han sido echados por su total incompetencia en una de las parcelas de juego, Rex Ryan en ataque y Mark Trestaman en defensa. Ambos llegaron precedidos de su fama de gurús en sus parcelas, ambos han sido defenestrados por lo mismo, solo se han ocupado de una parcela haciendo una total dejadez de funciones en la otra.

La mejor prueba de esto que acabamos de exponer es que ambos han recibido múltiples ofertas para ser coordinadores, aunque Rex Ryan sigue pensando que él debe ser HC y no coordinador (de hecho tiene concertada alguna entrevista). Habrá que esperar si encuentran trabajo como Head Coach, pero los equipos que los contraten supongo que no van a permitir que de nuevo hagan semejante dejadez de funciones en una de las parcelas del juego. Ver atacar a los NY Jets era un suplicio, como lo era ver la incompetencia defensiva de los Chicago Bears. Ambas franquicias han decidido “limpiar la casa”, y no solo se han ido los Head Coach, sino que con ellos se han ido los General Manager.

5. El regreso del juego de carrera

La NFL lleva tiempo apostando de manera descarada por el juego de pase, los QB y los pases de tropecientas yardas son lo que mas vende. Por eso desde hace unos años todas las estadísticas de pase me parecen completamente irrelevantes, me dan exactamente igual, por muchas marcas que se batan, hay dos eras claramente diferenciadas en el juego de pase.

El gran perjudicado parecía el juego de carrera, y especialmente los RB, que han pasado de ser los protagonistas de las primeras rondas de draft a instalarse eso de “no merece la pena gastarse una elección alta en un RB”. La otra discusión habitual es esa que dice que la mejor forma de establecer el juego de pase es estableciendo previamente el juego de carrera, algo que se califica por muchos de retrogrado o típico de la era de las cavernas.

Siempre he creído que el mejor ataque es aquel que es equilibrado ¿y por qué? Los ataques equilibrados son aquellos que cuando el juego aéreo no funciona, pueden correr, y al revés, cuando el juego de carrera no funciona, pueden pasar. El equilibrio es tener alternativas para poder hacer ambas cosas.

El segundo motivo, la mejor defensa no es aquella que mejor defiende, sino aquella que permite que el ataque contrario no anote puntos, que a fin de cuentas es la que da o quita victorias. Por eso un buen juego terrestre es el primer pilar para una buena defensa, evitas que el ataque rival anote. Si tu ataque solamente permite que los Tom Brady, Peyton Manning o Aaron Rodgers del mundo solo tengan media docena de posesiones en un partido, estas jugando defensa atacando, y cuando tu defensa sí está en el campo, esta como una lechuga

Si miramos los equipos que han llegado a los playoffs, casi todos se caracterizan por tener juegos de ataque equilibrados, la excepción son los Colts, precisamente por eso nadie apuesta por ellos como ganadores a la Super Bowl. Si miramos los 3 equipos con mejor récord de cada conferencia, no solo todos ellos se caracterizan por tener a los mejores QB, sino que además están acompañados de muy buenos juegos terrestres.

6. El draft del WR

El draft del año 1983 se le conoce como uno de los mejores draft de la historia, aunque mucho de ello tiene que ver que fueron elegidos 6 QB en la primera ronda, entonces compuesta de 28 equipos, y que tres de ellos están el Hall of Fame. (Entre los expertos se discute si el del año 1971 es incluso mejor)

El draft del año 2014 de momento será recordado como el mejor draft de la historia en materia de WR. Ninguno salió elegido en primera posición, aunque muchos creían que Sammy Watkins era merecedor de ello. El draft no solo nos ha dejado a Sammy Watkins, al que las lesiones y no tener un QB capaz de lanzar pases le ha perjudicado mucho, sino que Mike Evans, tras un inicio frío, ha dejado claro que ha venido a Tampa a triunfar si consiguen reclutar un QB.

Otros WR han dejado su huella en su primer año, Jarvis LandryJordan Mattews y Kelvin Benjamin son ya piezas fundamentales de sus equipos. Sin embargo la verdadera sensación del año ha sido Odell Beckham Jr, un jugador que ha revolucionado la posición por sus recepciones casi imposibles y que ha jugado tres cuartas partes de la temporada. Odell Beckham Jr. ha sido de largo el mejor WR novato de la temporada, y quien sabe si de momento de la historia.

Habrá que seguir la evolución de todos ellos, en el primer año los WR muchas veces sorprenden porque los coordinadores defensivos aun no los conocen, lo que no quita para su dentro de unos años este draft sea conocido como el del año del WR.

7. ¿Son los Seattle Seahawks una dinastía?

Hablar de dinastías en la NFL parece una utopía, pero lo mas parecido a una dinastía que existe en la NFL es el equipo entrenado por Pete Carroll. Los Seahawks terminan por segundo año consecutivo con el mejor récord de la NFL y parten en casi todas las apuestas como gran favorito para representar a la NFC en la Super Bowl. También es el gran favorito para ganarlo todo, al menos así lo creen en Las Vegas.

Que Seattle puede llegar a su segunda Super Bowl consecutiva parece un hecho, su récord en su estadio es 24-2, solamente los Arizona Cardinals en 2013 y Dallas Cowboys en 2014 han podido ganar allí (aunque siempre los habrá que dirá que Green Bay también lo hizo). Si los Seahawks repiten presencia en la Super Bowl serán el primer equipo en hacerlo desde los tiempos en que New England accedió al partido en 2003 y 2004, y si ganan, se unirán a los Bill Bellichick como ultima dinastía de la NFL.

En todo caso para ser justo deberíamos incluir en este lote a los San Francisco 49ers, un equipo que ha llegado tres veces consecutivas al la final de la NFC, y una vez a la Super Bowl. Si los San Francisco 49ers hubieran ganado un título en ese periplo, se quedaron a las puertas de hacerlo ante Baltimore, también hablaríamos de “Dinastía” en su caso.

En todo caso, ambos equipos sirven como ejemplo de que es aún posible formar equipos dinásticos en la NFL, aunque para que ello suceda hay que tener algo de fortuna, sobre todo en la posición de QB encontrando ese jugador barato que te permite gastar dinero en otras posiciones.

8. Los otros protagonistas del draft del 2014

Mientras que los WR del draft de 2014 demostraron en el campo su valía, además de dos hombres de línea como Joel Bitonio y Zack Martin, este último draft tenía antes siquiera de celebrarse tres nombres, aunque todos ellos por motivos diferentes: Jadeveon Clowney, Johnny Manziel y Michael Sam. También por diferentes motivos ninguno será especialmente recordado, aunque aún están de tiempo en enmendar sus carreras.

Jadeveon Clowney siempre tendrá la disculpa de las lesiones. Antes siquiera de ser elegido tuvo que operarse, se perdió buena parte de la pretemporada y en su primer partido como profesional sufrió una lesión de menisco. Tras intentar recuperarse sin operarse, no le quedó otra solución que pasar por quirófano para arreglar sus problemas con la rodilla. Los detractores del jugador ya advirtieron de que su actitud no era la mejor, tiene fama de no esforzarse más que lo justo, y eso no ha contribuido a que mejore de su lesión. Sin embargo, lo que realmente preocupa, no es que se haya perdido su primera temporada, sino que la operación que ha sufrido es una micro operación para reparar algo que puede ser mucho más grave, una lesión de falta de masa cartilaginosa. Ese tiempo de lesiones pueden terminar con una carrera.

El caso de Johnny Manziel es el enésimo caso de no poder trasladar el éxito en la NCAA a la NFL, algo que desde un punto de vista deportivo suele ser habitual. Lo que hace el caso Manziel tan diferente es que el jugador no solo ha pretendido llevar su estilo de juego a la NFL, sino que también ha pretendido llevar su modo de vida desenfrenado. Durante la pretemporada supimos de todo sobre las fiestas y juergas del QB, pero todo quedó disculpado porque el jugador era quien más camisetas vendía no solo del equipo, sino de la liga. Cuando por fin tuvo la oportunidad de debutar lo que todos vimos fue uno de los casos más patentes de jugador no preparado, de repente Manziel bajo a la tierra, esto no es la NCAA, sino profesionales que dedican su tiempo a prepararse para darlo todo en el campo.

Las cosas en lugar de mejorar fueron a peor, el QB se lesionó en su segunda partido, lo enviaron a la IR, y se descolgó con unas declaraciones estrambóticas donde reconocía no haberlo dado todo, una ofensa para sus compañeros de equipo y profesión, o mas que ofensa, estaba en la NFL por su cara bonita. Para acabar de rematarlo el jugador falto a su cita con el médico porque la noche anterior estuvo de fiesta, se durmió y el personal de seguridad del equipo tuvo que ir a buscarlo a su casa al no contestar el teléfono. Además otros jugadores que estuvieron en la fiesta llegaron también tarde a una compromiso del equipo, con lo que Manziel no solo es un peligro para si mismo, sino que parece una manzana podrida en el vestuario.

Michael Sam es un caso injustificado de publicidad gratuita por motivos extra deportivos. El jugador reconoció antes del draft su condición de homosexual, algo que fue noticia en un mundo tan de “Macho Man” como es la NFL. Michael Sam no era, no es, ni será, el último jugador homesexual, pero sí fue el primero en reconocerlo de manera pública. Eso le valió una fama que por su rendimiento deportivo no se justificaba, por mucho que fuera jugador defensivo del año en la SEC. El despliegue y exposición mediático fue desmesurado, al final los St. Louis Rams usaron una de las últimas elecciones del draft en elegir al jugador, que nuevamente fue noticia por motivos extradeportivos como la celebración de su elección.

Michael Sam no superó los cortes de pretemporada y los Dallas Cowboys lo acabarían firmando para su Practice Squad, donde apenas duró unas semanas antes de ser cortado de forma definitiva. Actualmente no tiene equipo, su mejor opción ahora mismo debería ser formar parte de los rosters de pretemporada, los equipos pueden tener hasta 90 jugadores e intentar ganarse un puesto en el roster por méritos deportivos. Eso sí, fuera de los focos y micrófonos.

9. Casos de “tanking” mas que flagrantes

Esta temporada no hemos vivido casos tan descarados como los Indianapolis Colts en 2011. Cuando podían ganar, alguien le daba al botón desde su palco VIP, de repente esos mismos jugadores que parecían abnegados a la causa del ganar, le ponían poca o ninguna gana.

Esta temporada hemos visto algo cuando menos sospechoso en Tampa. Los de Lovie Smith ganaban claramente a los New Orleans Saints, a los que no les iba nada en el envite. De repente Lovie Smith decide sentar a sus titulares y dar minutos a los jugadores que menos habían disfrutado durante el año. Mike Evans no jugó, pero el caso más descarado fue Lavonte David, que tras el partido dijo que tenias sospechas de porque no había jugado en la 2ª parte. En la rueda de prensa posterior al partido Lovie Smith dijo que quería probar jugadores, algo que suena poco creíble cuando el equipo lleva fuera de toda contienda desde el inicio de temporada.

El “tanking” ya se ha institucionalizado, sobre todo si hay claramente un objetivo en el draft y la única posibilidad de elegir el jugador es garantizarse la primera elección del draft. Hace no tantos años ningún equipo quería la primera elección del draft solo para evitar el quebradero de cabeza que suponía negociar el primer contrato. Desde 2011 se ha perdido el miedo a quedar como peor equipo, incluso los propios aficionados lo demandan, se alegran de las derrotas y se cabrean con las victorias si supone bajar posiciones en el draft.

Esto tiene una solución muy sencilla, poner un sistema de lotería similar al de la NBA para las 10 primeras elecciones del draft, las más deseadas y que son las que están premiadas en el sistema salarial. Sé que algunos dirán que esto adultera el espíritu del draft, que los peores equipos tendrían menos opciones y toda esa demagogia habitual, pero ¿Hay algo que adultere mas una competición que un equipo pierda voluntariamente? Los únicos perjudicados serían los Mock Draft, pero al día siguiente de terminar la temporada regular se podría hacer el sorteo y asunto solucionado.

10. La perentoria necesidad de una liga de formación

La desaparición de la NFL Europe no solo supuso la desaparición del football profesional en Europa, sino que con ella se fue al garete la única escuela de formación que tenía la NFL. Muchos dirán que la formación esta en la NCAA, pero desde hace tiempo los estilos de ambas competiciones caminan en direcciones muy opuestas. Esto es algo que se puede ver claramente en la posición de QB, cada vez llegan QB menos preparados para jugar el estilo de ataques que se llevan en los profesionales.

Nadie duda de las fantásticas capacidades atléticas de estos chicos, y sus números de la NCAA asustan, pero cuando dan el salto al profesionalismo se juntan su escasa preparación y las urgencias históricas, incluso histéricas, de muchos equipos. Por eso llevo tiempo diciendo que el puesto de QB se está convirtiendo en una maquina de picar carne, los equipos han perdido el miedo a elegir QB, los lanzan a los leones sin ningún miramiento, y si en dos años no demuestras nada, a otra cosa, mariposa.

Shaun Hill tiene el privilegio de ser uno de los últimos de una especie, jugadores que se ganaron los galones en la NFL Europa. Antes que Shaun Hill pasaron nombres tan ilustres como Kurt Warner y Brad Johnson, ganadores ambos de una Súper Bowl. También John Kitna, un QB que se gano la vida muy dignamente como suplente y tuvo rachas de titularidad en la NFL, pasó por Europa.

En la última semana de la Regular Season vimos saltar al campo gente como Chase Daniel, Connor Shaw o Case Keenum, otros como Jimmy Clausen no lo pudieron hacer por lesión, y a todos estos, y otros muchos mas, no les iría nada mal jugar en una liga menor para completar su formación. En la MLB no es nada extraño mandar a una súper estrella a jugar en las ligas menores si su rendimiento disminuye o regresan de lesiones, no veo el porque no se pueda hacer en la NFL. Por ejemplo, si un QB como Jay Cutler sigue haciendo la guerra por su cuenta, una primavera a jugar en los Frankfurt Galaxy, aprender modestia y fundamentos

Imaginad lo mucho que ganaría la liga con jugadores con más fundamentos ¿Qué se contabilizan al menos 20 bloqueos fallados por no tener la técnica adecuada? La primavera a Europa. ¿Qué te pitan 20 holdings en ataque por falta de técnica? A jugar en primavera en Europa. Y así con todas las posiciones, porque el problema no solo son los QB, con ellos lo que pasa es que la falta de preparación y formación se nota mucho mas.

11. Las International Series

La NFL continúa con su gran aspiración de convertirse en una liga de carácter mundial. El football avanza muy suavemente en China, el mayor mercado del mundo, pero su presencia en el resto de Asia es meramente testimonial. En los países árabes, especialmente en las potencias petrolíferas, hasta la fecha el único contacto que han tenido con el football es el intento de algún jeque de celebrar una Bowl en aquellas tierras. En América Latina, quitando México, el interés del deporte USA va mas encaminada al baseball, además de ser un continente donde el fútbol es casi una religión. África de momento queda descartada.

La NFL ya intentó abrir el mercado europeo en la década de los 70, pero la crisis del petróleo y la inestabilidad política internacional lo desaconsejó. Mas tarde llegaría la World League y finalmente la NFL Europa, que tras unos años acabo echando el cierre. La reacción de la NFL fue traer un partido de liga a Londres, en un principio se habló de otras ciudades, pero al final Londres se ha consolidado como destino NFL. De nuevo en 2015 habrá tres partidos, y si no hay mas es porque coincide con el Mundial de Rugby, que también se celebrará en el otoño de 2015.

El experimento de Londres funciona a nivel de taquilla y merchandising. Como ya escribí tras mi última experiencia, no me parece un mal invento siempre que la intención sea no traer una franquicia residente y absolutamente todos los equipos pasen por Londres, incluso Green Bay como local. Así si puede funcionar la NFL en Europa, y es una oportunidad para ver football muy cerca para los europeos. Eso si, espero que solo se quede en eso

12. ¿Habrá un equipo NFL en Los Ángeles?

Desde que en 1995 los Rams y Raiders dejaron la mega urbe del Sur de California no hay football profesional por aquellos lares. La sensación es qué les importa un bledo, están más que contentos con sus otras franquicias deportivas como Lakers, Clippers, Dodgers, Angels o Kings. A falta de football profesional sí tienen universitario con UCLA y USC, equipos que utilizan los dos estadios de la comarca, el Rose Bowl y el Coliseo.

Ambos estadios tienen capacidad para recibir un equipo NFL, especialmente el Rose Bowl con su inmensa capacidad, pero, no son el tipo de estadios que gusta a la NFL. La liga quiere palcos de lujo, patrocinio de grandes corporaciones, amenidades, etc…, algo que ninguno de los dos estadios puede dar ahora mismo.

Hay al menos tres equipos interesados en moverse a Los Ángeles, los Raiders que terminan su relación contractual con el Oakland Coliseum y nadie sabe donde jugarán en 2015. También tienen intereses los Chargers, el único equipo profesional que nació en Los Ángeles, pero que emigró tras solo un año al no poder competir con los Rams. Y quedan los Rams, que pese a ser naturales de Cleveland, son la franquicia por excelencia de la ciudad.

En diciembre de 2014 Roger Goodell avisó a los tres equipos que ninguno se movería a LA, pero no porque estén preparados, sino que la NFL es un movimiento que pretende monitorizar y dirigir bajo su tutela. La liga quiere evitar que un equipo se haga dueño del segundo mercado televisivo del país sin compartirlo con el resto de la liga, y que como consecuencia de ello le salga otra tachuela en el zapato como son los Dallas Cowboys, equipo que no comparte su merchandising con el resto de la liga. Esa, y no otra, es la razón que impide hoy por hoy un regreso a la tierra prometida, el equipo que vaya deberá ceder parcelas a la liga.

13. Los partidos del jueves

Esta temporada la NFL hizo una prueba de laboratorio con los partidos de los jueves. Hasta ahora esos encuentros se retransmitían por el canal de la propia liga, pero como aquella quiere incrementar mas aún los ingresos, experimentó con una de las grandes cadenas.

La agraciada fue la cadena CBS, cadena líder en audiencias. El experimento no pudo ir mejor, las audiencias se dispararon, algo previsible cuando el partido pasaba de estar en un canal de pago a uno generalista. Eso ahora la servirá a la NFL como disculpa para abrir la puja al resto de cadenas, se espera que las cadenas NBC y FOX entren en una puja abierta con la CBS.

El balance general de los partidos fue bastante malo, Si analizamos todos los partidos que se jugaron, incluidos los de Acción de Gracias, el balance deportivo cuando menos es penoso, y siendo generosos. Muchos partidos acabaron en palizas, otros fueron partidos mal jugados por ambas partes, y en general la selección de partidos dejó bastante que desear, a pesar de que la gran mayoría fueron duelos divisionales.

Hay varios problemas, esos partidos deben cumplir una serie de premisas. Se eligen tras la elección de los Sunday Night y Monday Night, que procuran elegir los más interesantes. Todos los equipos deben jugar un jueves y no pueden repetir, aunque este año se dio la excepción con Chicago y Dallas, que jugaron en jueves consecutivos.

Y para terminar, está el aspecto deportivo. A los jugadores y entrenadores no les gustan estos partidos porque apenas tienen tiempo para prepararlos. Los lunes los equipos no suelen entrenar, se da descanso a los jugadores, lo que deja solo el martes y miércoles para prepararlos y estudiarlos. A eso se juntan dos cosas, muchos equipos viajan la víspera del partido, lo que ya altera el entrenamiento del miércoles, y para rematar, hay muchos jugadores que a medida que avanza la temporada no entrenan todos los días, sino que empiezan a hacerlo los jueves o viernes.

Al final pasa lo que pasa, el afectado es el espectador que se traga partidos infumables, de baja calidad y donde las palizas no son nada extrañas, sobre todo si por medio hay un equipo de los malos, que son quienes peores preparan estos encuentros.

14. Premios de la temporada

El último capítulo lo voy a dedicar a los premios de la temporada. Antes de nada, diré que son los míos, con mis criterios y son totalmente subjetivos, aunque estoy seguro que no me equivocaré demasiado.

MVP: QB Aaron Rodgers Green Bay Packers

Si preguntamos a los 32 General Managers de la NFL con qué jugador les gustaría contar en su roster, los 32 contestarían lo mismo, Aaron Rodgers.

Podemos discutir la grandísima temporada de JJ Watt con registros históricos. Pero la importancia de Aaron Rodgers se pudo ver en el partido que cerró la temporada, cuando el QB cayó lesionado Lambeau Field se quedó mudo, el equipo en estado de shock y millones de aficionados del equipo sacaron los “dodotis”, la temporada se había terminado. Cuando el QB regresó del túnel de vestuarios la reacción fue la contraria, si hubiera habido miles de botellas de Dom Perignon en el campo, se hubieran descorchado todas.

Offensive Player: WR Antonio Brown Pittsburgh Steelers

¿Hay algo que Antonio Brown no pueda hacer? El WR es una amenaza constante, es regular como pocos, es un peligro en los retornos de punt y ha tenido un año de ensueño. Solo un jugador le ha hecho sombra en su puesto, Odell Beckham Jr., pero no tanto por su rendimiento, sino por el impacto que ha tenido su aterrizaje en la liga.

Antonio Brown no hará las recepciones imposibles de Calvin Johnson, no tendrá la pegada o potencia de Dez Bryant, ni es tan fiable como Larry Fitzgerald, pero su temporada en un equipo de los “grandes” sin duda le hubiera valido una candidatura incluso al MVP.

Deffensive Player: DE JJ Watt Houston Texans

No hay ninguna duda sobre este premio, mas cuando el jugador ha sonado incluso para ser MVP. La temporada de Watt no tiene igual entre sus compañeros defensivos, ni siquiera el extraordinario año de Justin Houston.

La temporada del DE ha levantado comparaciones con la temporada de 1986 de Lawrence Taylor, último jugador defensivo que ganó el MVP. El problema de JJ Watt es que por bueno que sea, juega en un equipo que no está en post temporada, y luego a titulo personal, eso de salir a jugar como TE en situaciones personales me parece una memez. Lo entendería en una Super Bowl o partido de playoffs, pero para regodearse de su poderío, pues mira, es una “boutade”.

Offensive Rookie del año: OG Zack Martin Dallas Cowboys

Si, es cierto, Odell Beckham Jr es la sensación, él que pone los números y espectacularidad, y todo ello solo en 12 partidos. Pero mirad, si algo es cada vez mas sencillo de jugar en esta liga es de WR, las nuevas reglas les hacen tan fácil el trabajo, que su impacto tiene mucho que ver con las coberturas muy “light” que reciben.

Por el contrario, jugar de OL es cada día mas difícil porque con casi cualquier acción te pueden pitar un holding. Zack Martin ha cometido dos faltas en todo el año, ha solidificado una OL que ya prometía y promete, y por último, lo mas difícil de valorar, es un líder. Eso no se ve en los números, pero los equipos saben lo que supone tener un líder en las trincheras.

Y para rematar, desde 1947 ni un solo jugador rookie había sido seleccionado para formar parte del AP All Pro Team, Zack Martín ha quedado como 2º mejor Guard de toda la liga, no entre novatos, de toda la liga.

Deffensive Rookie del año: LB Khalil Mack Oakland Raiders

Tenía mis dudas entre tres jugadores, Aaron Donald, C.J Mosley y el propio Khalil Mack. Al final me he inclinado por el LB de los Raiders porque ha llegado a un equipo que era un desierto, y ahora empiezan a ver trozos de un oasis.

Desde hacía años los Raiders no tenían un jugador con el que identificarse, y Mack tiene eso, puede ser un jugador franquicia y que reflote de una vez a los de negro y plata, buena falta les hará.

Comeback Player del año: LB Rolando McClain Dallas Cowboys

Cuando Sean Lee cayó lesionado todos dieron por muerto la temporada defensivamente a los Cowboys. Los Cowboys entonces hicieron una jugada de riesgo, mandar una ronda baja a los Ravens a cambio del retirado Rolando McClain, un talento brutal, pero con muchos problemas personales fuera del campo.

En Dallas el LB ha hecho lo que siempre se esperaba de él, ser un LB dominador y líder de una defensa. Mucho de la mejora de la defensa de los Boys se achaca al rendimiento de la OL, le permite llegar muy descansada al campo, pero la aportación del ex de Alabama ha sido clave en el resurgir de la unidad.

Head Coach del año: Bruce Arians Arizona Cardinals

He tenido mis dudas entre la elección que parece unánime y la de Jason Garrett. ¿Por qué? Mucha parte del éxito de Bruce Arians es crédito de la defensa dirigida por Todd Bowles, y estoy convencido que esa defensa hubiera hecho competitivo a cualquier equipo. Pero antes he hablado de que un Head Coach no puede solo ocuparse de una parcela del juego, y siendo justos, el premio hay que dárselo a Bruce Arians.

EL CUADRO DE LOS WILDCARDS

Y para terminar hablemos de los Playoffs, no del nuevo formato que la liga pretende implantar para 2015, un equipo mas por conferencia, sino de lo que se nos viene encima este mes de enero.

Personalmente soy bastante escéptico con la ronda de Wildcards, me sobra un partido por conferencia, con lo que me sobra un equipo por conferencia también. No diré cuales, pero aquellos que me suelen leer saben lo que opino al respecto, bastaría leerse alguna columna antigua para saber qué equipos no deberían estar aquí. Pero la realidad es que tenemos una ronda de Wildcards con 4 partidos. Haré una lista de menor a mayor interés, para mí quiero decir, al resto le puede parecer otra cosa muy diferente

Indianapolis Colts vs. Cincinnati Bengals

Los Colts dan la sensación que hace un mes que están de vacaciones. Los Bengals son ese equipo que año tras año se mete en playoffs, cuarta vez consecutiva, y que nadie sabe exactamente cuales son sus méritos para estar aquí.

Los Bengals tienen una oportunidad histórica para quitarse el sambenito de equipo maldito de encima. Estos Colts no asustan a nadie, o mas que asustar a nadie, si no fuera porque tienen a Andrew Luck ni tan siquiera deberían haber llegado a playoffs.

Mi apuesta: Cincinnati Bengals

Dallas Cowboys vs. Detroit Lions

Antes de empezar ¿Qué hace Ndamukong Suh jugando este partido? Por increíble que suene la NFL aceptó la apelación del jugador más sucio de la liga con un argumento propio de una película de humor mala.

Los Lions desde que Matthew Stafford es su QB nunca han ganado fuera de su estadio a un equipo con récord ganador, acumulan una marca de 0-16. Eso que suena mal puede ser peor aun, los Lions en ese tiempo solo han ganado en tres ocasiones a equipos con récord positivo, frente a 31 derrotas.

Malos antecedentes, aunque la ultima vez que estos equipos se vieron las caras asistimos a una de las habituales hecatombes de los Cowboys, además del partido de su vida de Calvin Johnson. Ni aquellos Cowboys tienen nada que ver con los actuales, Calvin Johnson no es el mismo jugador que entonces, y por encima de todo, se juega en Dallas ante el equipo mas caliente de la liga con permiso de Seattle y Pittsburgh.

Mi apuesta: Dallas Cowboys

Carolina Panthers vs. Arizona Cardinals

Quizás acabe siendo el mejor partido de esta ronda, solamente porque sobre el papel parecen los equipos que menos aspiraciones tienen por motivos muy diferentes. Los Arizona Cardinals son un equipo que ha basado su excelente temporada en una gran defensa y en un ataque cuyo trabajo era no complicarle el trabajo a su defensa. Pero eso ya no ocurre, el ataque de Arizona juega sin RB y con un QB incompetente, así es casi imposible pedir a tu defensa que te de una oportunidad para ganar.

Los Panthers son un equipo caliente, empezaron bien, 2-0, se hundieron en la mediocridad en el tramo medio, para luego resurgir al final de temporada aprovechando el muy mal estado de la división, especialmente de New Orleans y en menor medida Atlanta. Llegan calientes, pero es un equipo muy limitado, va a necesitar algo mas que Cam Newton, aunque no me extrañaría verlos aguantar con entereza hasta el tercer cuarto de su previsible partido en la ronda de los Divisionales.

Mi apuesta: Carolina Panthers

Pittsburgh Steelers vs. Baltimore Ravens.

Un clásico, pese a que los Ravens son una de las franquicias mas jóvenes de la NFL. Estos duelos han levantado chispas en el pasado, sobre todo cuando en ambos equipos predominaban las defensas. Ya no están Ray Lewis ni Ed Reed por parte de Baltimore, y de los Steelers aquellos quedan Troy Polamalu y James Harrison, pero falta aquella intensidad y declaraciones pre partido que calentaban el duelo.

Ahora que nadie se extrañe si este partido termina con casi 100 puntos combinados, los Steelers de Ben Roethlisberger son una maquinaria ofensiva, y a Joe Flacco no le tiembla el pulso para lanzar 50 veces en un partido, y mas cuando es playoffs, donde el QB se ha ganado el salario y los galones. Ambos equipos tienen secundarias muy sospechosas y WR capaces de volver locas a esas secundarias.

Yo creía que los Steelers eran claros favoritos, son uno de los equipos mas calientes de la liga, pero la baja del RB La´Veon Bell se tiene que notar, son mas de 2.000 yardas totales y su referencia en el juego terrestre, ese que permite dominar en los playoffs.

 Mi apuesta: Pittsburgh Steelers