Oregon y Ohio State se jugarán el título universitario

548
Urban Meyer vuelve a una gran final (ohiostatebuckeyes.com)
Urban Meyer vuelve a una gran final (ohiostatebuckeyes.com)
Urban Meyer vuelve a una gran final (ohiostatebuckeyes.com)

Las primeras semifinales en la historia del football universitario nos dejaron muchos puntos, mucha emoción y una noche para el recuerdo. Oregon, que tras una segunda parte memorable hicieron pagar muy caro los «turnovers» a los defensores del título, y Ohio State, sorprendiendo a Alabama, número uno del país, tendrá el honor de jugar la primera final de los playoffs.

#2 OREGON 59 – #3 FLORIDA STATE 20
Los Ducks (13-1) anotaron seis veces seguidas en la segunda mitad recorriendo al menos 21 yardas en cada una de esas anotaciones y consiguiendo cuatro de ellas a partir de las pérdidas de balón de Florida State. En un intervalo de reloj de 12:54 minutos se pasó 25-20 al 59-20.

De esta manera llegó a su fin la racha de 29 victorias consecutivas que arrastraban los Seminoles al tiempo que Jameis  Winston (29/45, 348 yardas, 1 TD, 1 int) sufría también su primera derrota como titular de la Universidad.

Por su parte Marcus Mariota volvió a dirigir con maestra la ofensiva «ultra rápida» de los Ducks. Oregon promedió 20.2 segundo por jugada y el junior lanzó para 338 yardas y 2 touchdowns. Además añadió una escapada de 23 yardas a 13:56 del último cuarto que puso el marcador 52-20 convirtiendo a su equipo en el primero que alcanza los 50 en la historia de la Rose Bowl, un evento que ha conocido 101 ediciones.

#1 ALABAMA 35 – #4 OHIO STATE 42
Y ‘Bama sucumbió. Cardale Jones volvió a destacar en su segundo partido como titular y Ezekiel Elliott corrió para un nuevo récord de la Sugar Bowl con 230 yardas liderando a Ohio State a tumbar al número uno del país.

Jones lanzó para 243 yardas, incluyendo un pase de touchdown de 47 para Devin Smith que puso a los Buckeyes definitivamente por delante en el tercer cuarto. Además añadió 43 yardas de carrera y convirtió un crucial tercer down en el momento decisivo.  En la siguiente jugada Elliott tomó el balón rompió un intento de placaje y se fue 85 yardas para touchdown cerrando prácticamente el partido con poco más de 3 minutos por jugarse.

Alabama (12-2) sin embargo quiso vender cara su piel y Blake Sims conectó 6 yardas para TD con Amari Cooper a 1:59 de la conclusión y, aunque los Buckeyes recuperaron el onside kick y un dudoso manejo del reloj volvió a darles el cuero a los Tide, el último y desesperado pase a la endzone fue interceptado por Tyvis Powell a tiempo que el reloj espiraba. Fue la tercera intercepción de Sims en el partido.