Del plan B al plan Z

1919
Scott Tolzien de QB3 a QB1 (AP)
Scott Tolzien de QB3 a QB1 (AP)
Scott Tolzien de QB3 a QB1 (AP)

El Plan B es una de las expresiones que más se utilizan en castellano importada del inglés. Su origen no es muy claro, algunos lo sitúan en el Reino Unido y otros en los Estados Unidos, el caso es que se ha extendido por todo el mundo y son varias las lenguas que lo utilizan con total normalidad, entre ellas el español. La expresión se ha trasladado como no al ámbito del deporte y, como no podía ser menos, la NFL no puede escapar a ello, mas en un deporte tan sumamente planificado donde no solo debería existir un Plan B, sino un Plan C, Plan D , etc…

Mi sensación en todo caso es que últimamente en la NFL ya no existe un Plan B, más bien existe el llamado Plan Z, una total improvisación y ya veremos qué pasa si llegamos a ese punto. Tan solo hay que ver las reacciones de los aficionados cada vez que se lesiona alguna de las estrellas del equipo. Desde los más precavidos que simplemente apuntan “vamos a ver qué pasa”, a aquellos que dan la temporada por perdida aunque la lesión o pérdida del jugador se produzca en la semana 1 ó 2 (no digamos si ya se produce avanzada la temporada).

Todas estas reflexiones me vienen a la cabeza por las lesiones que muchos equipos están sufriendo con sus QB. Parece que la lesión del QB es disculpa o motivo para dar por terminada la temporada, o para justificar la no obtención de una meta. El football, la NFL, es un deporte de equipo, uno no se cansa de leer eso de que el football es el último deporte de equipo. Si así fuera, si un QB se lesiona, ya seas Peyton Manning o Scott Tolzien, por mencionar al último que ha saltado a la titularidad, si tu equipo se viene completamente abajo es que te has equivocado haciendo un equipo, o mas bien, no has hecho un equipo, sino que has rodeado a tu QB de 52 jugadores que te llevará a donde le dure su salud. Pero no solo ocurre con el puesto de QB. En Miami el colapso de la OL por problemas deportivos primero, y por problemas extradeportivos después, acabará siendo su tumba. Unos se rompen por la OL, otros por el QB o el RB, esto es una planificación deportiva global, no sólo de un puesto.

Eso de que la NFL es una liga dirigida por QB es otra de los mantras que tanto pululan por todas partes, pero un QB no gana el Vince Lombardi, podrá ganar el MVP, pero el Vince Lombardi es para el propietario del equipo. Para ganar la Superbowl no vale solo con tener un QB extraordinario o de otra galaxia, hace falta algo mas. Se puede ser simplemente un buen QB, estar rodeado de un buen equipo en defensa y ganar la Superbowl. Tenemos casos de sobra desde que entramos en el Siglo XXI, QB como Trent Dilfer y Brad Johnson, simples jornaleros, han ganado sendas Superbowls. Ben Roethlisberger, Eli Manning y Joe Flacco acumulan 5 anillos, son todos muy buenos QB, pero nadie les pondría en el mismo pedestal donde están Tom Brady, Peyton Manning, Aaron Rodgers y Drew Brees, que acumulan 6 anillos, de los cuales 3 son de Brady. Pero si uno repasa como lograron todos aquellos QB sus anillos mucho, por no decir, gran parte del mérito se lo deben a sus equipos además de sus propias actuaciones.

Cuando Brady ganaba anillos era la defensa de los Patriots la que marcaba la pauta de los partidos, Peyton Manning ganó su anillo cuando menos Manning que nunca estuvo. Rodgers y Brees jugaban en equipos donde las defensas sin ser especialmente brillantes sí al menos hacían un buen trabajo y no eran de las peores del campeonato como han sido el caso de los últimos años de ambos equipos, por no hablar del caso Brady, al que también le acompañan defensas de más que de dudosa reputación en los últimos tiempos, siendo sus números individuales de otro planeta.

El Plan B es lo que tienen que ejecutar los equipos cuando sus QB no funcionan o caen lesionados. ¿Qué sería de Earl Morrall, Jeff Hostetler, Steve Young, Brett Favre, Kurt Warner o Tom Brady si no se hubiera lesionado por delante el QB que ocupaba la titularidad? A lo mejor no sabríamos de ellos, no hubieran tenido una sola oportunidad. Algunos si estaban más o menos llamados a suceder a los titulares, caso de Favre, pero otros de los mencionados ni por asomo. Casos de Brady oWarner, el primero elegido en la 6ª ronda del draft y el segundo ni tan siquiera elegido.

SUPLENTE DE LUJO

Earl Morrall en acción en su época con los Colts

Earl Morrall es el primer caso del perfecto suplente, el Plan B. Morrall tuvo que reemplazar a Johnny Unitas tras lesionarse este ultimo en el último partido de pretemporada. Los Baltimore Colts, entrenados por Don Shula llegaron hasta la Superbowl en su edición número III, la de la famosa garantía de Joe Namath. A pesar de su claro favoritismo (13-1 en Regular Season), y de haber ganado el Morral el MVP, los Colts cayeron en una de las mayores sorpresas de la historia. Dos años después Morrall reemplazó en varios partidos al lesionado Unitas, que en aquella temporada, y ya encuadrados en la AFC, ganaron la Superbowl V. La carrera como suplente de lujo Morral no terminaría aquí. En 1972 los Miami Dolphins, con Don Shula como Head Coach, se hicieron con él y tuvo que reemplazar al lesionado Bob Griese. Aquella fue la temporada perfecta, del brazo de Morrall , pero sobre todo de la defensa y un juego terrestre demoledor, llegaron hasta la Superbowl, partido para el que regresó Griese a la titularidad.

Jeff Hostetler fue un discreto QB al principio en los NY Giants, mas conocido por ser el holder, hacía las veces de tercer suplente de Phil Simms. Con Simms los NY Giants de Bill Parcells habían ganado su única Superbowl hasta entonces en la que continúa siendo la mejor actuación de un QB en una final. Simms se lesionó en diciembre y fue reemplazado por Hostetler, aquel equipo, con una grandísima defensa liderada por Lawrence Taylor fue capaz de llegar a la Superbowl llevándose por delante al super favorito, los San Francisco 49ers. El gran partido lo jugaron ante los Buffalo Bills de Jim Kelly, claros favoritos, pero con un game plan casi perfecto, defensa y juego terrestre machacón, los Giants se llevaron el Vince Lombardi cuando en los segundo finales Scott Norwood  chutaría su famoso “Wide right !!!”.  Hostetler tras aquello fue entrando y saliendo de la titularidad en competencia con Simms hasta que en 1993 se marcharía como agente libre a los Los Angeles Raiders. En 1994 iría a su única Probowl para retirarse en 1997 con el equipo en Oakland.

[youtube id=»UT0r8wBL4QU» width=»620″ height=»360″]

Steve Young y Favre empezaron sus carreras como suplentes, aunque en sus casos fueron casos muy diferentes. El primero un QB muy valorado en la NCAA (figura en su Hall of Fame), pero en lugar de jugar para la NFL se fue a Los Angeles Express de la USFL, 40 millones de razones tuvieron la culpa. Tras desaparecer la USFL se incorporó a la NFL en un draft especial a los Tampa Bay Buccaneers, donde acumuló un triste récord de 3-16 siendo considerado un auténtico “bust”. Tras la elección del QB Vinny Testaverde los Bucs lo acabaron traspasando a los San Francisco 49ers, donde en principio su rol era ser el suplente de la súper estrella Joe Montana. La frágil salud de Montana le permitió ir entrando y saliendo de la titularidad hasta que definitivamente se acabó quedando con el puesto en 1993. Montana fue traspasado a los Kansas City Chiefs y Young se labró una carrera que le llevaría al Hall of Fame.

Favre con los Falcons(AP)

Favre era un jugador con tanto talento como con mala cabeza, lo que hoy llamaríamos un quebradero de cabeza para cualquier coach. Con fama de juerguista irredento era conocido por llegar a los entrenamientos sin haber dormido o aún bajo los efectos de una resaca tras una noche mas que complicada, estando en el college tuvo un accidente tras una juerga que lo llevó a estar todo un verano en el hospital y donde le extirparon hasta 76 centímetros de intestinos. Atlanta utilizo una 2ª ronda en elegirlo aunque Jerry Glanville nunca lo quiso y de hecho apenas lo puso a jugar. Se cansaron de él y su poca disciplina, tras llegar tarde a la foto de equipo tras toda la noche de fiesta, caso parecido al de Josh Freeman, Jerry Glanville le dijo “Eres un completo desastre y esto te va a costar 15.000 $”. Ron Wolf, nombrado GM decidió arriesgar y mandó la primera elección de 1992 por hacerse con el QB. En la semana 3 de la temporada de aquel mismo, tras lesionarse Don Majkowski, Brett Favre saltaba al terreno, no abandonó el puesto hasta el 20 de enero de 2008.

Kurt Warner es otro caso muy especial, llegó a estar incluso fuera de la NFL reponiendo mercancías en un supermercado tras pasar el verano en el Training Camp de los Green Bay Packers. Jugó primero en la Arena League y en la NFL Europa, en los Amsterdam Admirals. Acabó de alguna forma como 3er suplente en los St. Louis Rams de Dick Vermeil y Mike Martz, equipo que confiaba tan poco en el que tomaron la decisión de no protegerlo en el draft de expansión de los Cleveland Browns. Aquel equipo estaba destinado a ser dirigido en el campo por Green, pero Rodney Harrison tenía ideas muy diferentes y cuando el QB se rompe la rodilla Warner, entre las lágrimas de Vermeil da el salto. Warner acabaría no solo dirigiendo “The biggest show on turf”, sino que ganaría el MVP de la Regular Season y de la Superbowl , fue el 2º QB tras Dan Marino en lanzar para para de 40 TD en una la Regular Season. Acabaría su carrera en el desierto de Arizona, tras un breve periplo en los NY Giants, donde se quedó a segundos de ganar su segunda Superbowl.

¿Y que podemos decir de Tom Brady? Elegido en la 6ª ronda, elección número 199. Scott Pioli, General Manager de los Patriots entonces tenía una política, hay que elegir un QB en rondas tardías del draft para formarlo tras el titular y estar preparado para una emergencia. Brady jugó para los Wolverines de Michigan, casi nadie confió en un QB considerado de sistema y con un cuerpo mas bien enclenque, pocos pensaban que estaba preparado para aguantar los rigores de la NFL. Su primera temporada en los Patriots empezó el Training Camp como 4º QB aunque acabaría siendo el 2º, en ese primer año lanzó un total de 3 pases, su labor era aprender tras Drew Bledsoe era el chico dorado de la franquicia. En su segunda temporada Tom Brady pasó a ser el 2º QB. En la Semana 2 el LB Mo Williams de los NY Jets le arrea un golpe en el esternón a Bledsoe que tiene que salir del partido y es reemplazado por  Brady, el resto es historia.

[youtube id=»tNzd9Xd0who» width=»620″ height=»360″]

RANKING SUPLENTE

Uno de los ejercicios preferidos que suelen realizar muchos analistas y expertos es hacer rankings de QB, y suele ser uno de los ejercicios que más polémica y polvareda suele levantar, cuando no tienes nada mejor que contar o hacer, haz algo referido a QB, tienes garantizado la polémica. Un segundo ejercicio que se debería hacer más a menudo, y pocas veces se hace, es hacerlo lo mismo pero con los QB reservas o suplente. Todos los casos que hemos expuesto, QB que empezaron desde la suplencia, unos ganaron la Superbowl y otros se hicieron una carrera digna del Hall of Fame, eran el Plan B. En algunos casos como los de Favre su suplencia era provisional hasta que pudieran dar el salto a la titularidad, ningún equipo da su primera ronda del draft por un QB si no cree que puede ser el futuro titular. Los otros casos que hemos expuesto son todos ellos QB que supieron aprovechar su oportunidad cuando la tuvieron, quizás el caso mas parecido que pudiera haber con Brett sería el de Steve Young, pero Young había perdido la titularidad en favor de Vinny Testaverde y eran pocos los que ya confiaban en él, Bill Walsh fue la excepción, además si lo fichó fue precisamente para ser suplente de Montana, su salud nunca se podía decir que estaba garantizada.

En la tabla que ponemos a continuación ponemos en la primera columna los QB que empezaron como titulares en las 32 franquicias y en la segunda columna quienes empezaron como sus suplentes en esta temporada 2013

EQUIPO
Arizona Cardinals
Atlanta Falcons
Baltimore Ravens
Buffalo Bills
Carolina Panthers
Chicago Bears
Cincinnati Bengals
Cleveland Browns
Dallas Cowboys
Denver Broncos
Detroit Lions
Green Bay Packers
Houston Texans
Indianapolis Colts
Jacksonville Jaguars
Kansas City Chiefs
Miami Dolphins
Minnesota Vikings
New England Patriots
New Orleans Saints
New York Giants
New York Jets
Oakland Raiders
Philadelphia Eagles
Pittsburgh Steelers
San Diego Chargers
San Francisco 49ers
Seattle Seahawks
St. Louis Rams
Tampa Bay Buccaneers
Tennessee Titans
Washington Redskins

QUARTERBACK 1
Carson Palmer
Matt Ryan
Joe Flacco
E.J. Manuel
Cam Newton
Jay Cutler
Andy Dalton
Brandon Weeden
Tony Romo
Peyton Manning
Matt Stafford
Aaron Rodgers
Matt Schaub
Andrew Luck
Blaine Gabbert
Alex Smith
Ryan Tannehill
Christian Ponder
Tom Brady
Drew Brees
Eli Manning
Geno Smith
Terrelle Pryor
Michael Vick
Ben Roethlisberger
Phillip Rivers
Colin Kaepernick
Russell Wilson
Sam Bradford
Josh Freeman
Jake Locker
Robert Griffin

QUARTERBACK 2
Drew Stanton
Dominique Davis
Tyron Taylor
Jeff Tuel
Derek Anderson
Josh McCown
Josh Johnson
Brian Hoyer
Kyle Orton
Brock Osweller
Shaun Hill
Seneca Wallace
T.J. Yates
Matt Hasselbeck
Chad Henne
Chase Daniels
Matt Moore
Matt Cassel
Ryan Mallet
Luke McCown
Curtis Painter
Mark Sánchez
Matt Flynn
Nick Foles
Bruce Gradkowski
Charlie Whitehurst
Colt McCoy
Tarvaris Jackson
Kellen Clemons
Mike Glennon
Ryan Fitzpatrick
Kirk Cousins

Durante la temporada hay QB que ya no están en el equipo en el empezaron, por ejemplo Matt Flynn. Empezó como suplente en Oakland, fue cortado, firmó por los Buffalo Bills, fue nuevamente cortado y esta misma semana ha firmado como QB suplente en Green Bay, equipo de donde salió hace 2 años como uno de los agentes libres mas buscados del mercado gracias a un buen partido que tuvo en su último partido como Packer.

En otros equipos el que era considerado suplente puede que se haya visto desplazado por el 3er QB, es el caso de los Houston Texans, donde tras lesionarse Matt Schaub en un partido fue reemplazado por T.J. Yates, sin embargo ni tan siquiera empezó el siguiente partido siendo desplazado por Case Keenum, pasando a 2º QB el propio Matt Schaub y relegado al 3º el mentado Yates. El caso Minnesota es incluso peor, empezó Christian Ponder, un QB elegido en primera ronda, desplazado por Matt Cassel por lesión. Se firma al cortado Josh Freeman, al que se le da la titularidad, que tras una actuación desastrosa aderezada con una conmoción se vio relegado al 3er puesto y nuevamente se le dio la titularidad a Ponder, que nuevamente se ha lesionado dándole la titularidad a  Cassel.

El caso de Cleveland es otro caso casi imposible de explicar. El titular empezó siendo Brandon Weeden, pero tras un inicio de campaña desastroso fue reemplazado por Brian Hoyer, con el que los Browns volvieron a la vida hasta que se lesionó siendo nuevamente reemplazado por el propioWeeden, que nuevamente perdió la titularidad esta vez ante Jason Campbell, que tuvo que ser reemplazado en algunas jugadas nuevamente por Weeden.

Buffalo también es otro caso circense, se ficha en pretemporada a Kevin Kolb,  cortado tras hacerse los Cardinals con Carson Palmer, sufre una conmoción y termina en la IR. Se nombra titular al rookie E.J. Manuel, que se lesiona en el mismo partido que Brian Hoyer, siendo reemplazado por Jeff Tuel, que tras una actuación desastrosa recurren a Thad Lewis, un QB que estaba sin equipo, que también se ha lesionado siendo reemplazado otra vez por Tuel, hasta que Manuel ha regresado de nuevo.

Podemos seguir, hay equipos como St. Louis Rams o Tennessee Titans que ya juegan con sus suplentes lo que resta de temporada, aunque Jake Locker ya se perdió varios partidos siendo reemplazado por Ryan Fitzpatrick, que probablemente será el titular hasta finalizar la temporada tras poner a Locker en la IR. Sam Bradford es baja para toda la temporada. En Chicago la lesión de Jay Cutler obligó a usar a Josh McCown, que perdió la titularidad tras no hacerlo nada mal por un Jay Cutler que se volvió a lesionar. El baile de silla que llevan en Philadelphia es parecido a la de otros casos antes explicados, empezó Michael Vick, un QB incapaz de mantenerse sano, reemplazado por Nick Foles. Vuelve Michael Vick, se lesiona, vuelve Nick Foles, que se le lesiona a su vez y acaba jugando Matt Barkley, todos QB de características totalmente diferentes en un sistema ofensivo tan peculiar como el de Chip Kelly.

Pero si volvemos por donde habíamos empezado, la existencia de un Plan B sinceramente creo que hay muy pocos equipos que tienen realmente un Plan B. Cuando hablo de un Plan B me refiero a tener de QB suplente a un QB que pueda tener características similares al titular, o por lo menos que puedan hacer funcionar aunque sea a medio gas el playbook original y no tener la necesidad de tener que cambiar absolutamente todo el Plan A. El caso mas exagerado de lo que acabamos de exponer es tener a Tim Tebow como QB suplente en un equipo construido para pasar y usar el juego terrestre como oxígeno al ataque. A nadie en su sano juicio, por mucho que pueda aportar Tim Tebow en otras parcelas, se le ocurriría poner a Tim Tebow a dirigir el ataque de los New Orleans Saints, la hecatombe estaba servida. No creo que los Saints tengan la capacidad de adaptarse como la tuvieron los Broncos cuando Kyle Orton perdió su titularidad a favor del anárquico QB.

El caso que mas llama ahora mismo la atención, y que no hemos expuesto, es el de los Green Bay Packers. Siempre he tenido a los QB como una franquicia modelo en la cuestión del QB suplente, y hablamos de un equipo que tuvo desde 1992 a 2008 a un solo QB y que jamás se perdió un partido. Brett Favre en toda su carrera en Green Bay solo abandonó el campo por lesión en una ocasión, fue un 29 de noviembre de 2007 en un partido de Acción de Gracias ante los Dallas Cowboys. Fue reemplazado por Aaron Rodgers, QB que había sido elegido en el draft de 2005 y llevaba 3 años aprendiendo tras Brett Favre. Los Packers perdieron la final de la NFC ante los NY Giantsy Favre jugó su último partido como QB de la franquicia de Wisconsin el 20 de enero de 2008.

Brett Favre, todo un ejemplo de durabilidad al frente de los Green Bay Packers (AP)

Durante todo ese periplo, desde 1992 a 2008 había un dicho en la NFL, el puesto de trabajo mas seguro de toda la liga era ser suplente de Brett Favre, el auténtico hombre de acero, nunca se perdió un solo partido hasta su último año en Minnesota, 321 partidos consecutivos (incluye playoffs). Tras Brett Favre se formaron QB como Mark Brunel, que tuvo una brillante carrera en Jacksonville. También salieron otros QB como Ty Detmer, Aaron Brooks y Matt Hasselbeck, que sigue en activo y llevó a los Seahawks a su única presencia a una Superbowl. Matt Hasselbeck fue una elección personal de Mike Holmgrem, conocedor del QB de su estancia en Green Bay. Aquellos Packers tenían un plan B, si algo le hubiera pasado a Brett Favre tenían un QB que no sería como Favre en muchas parcelas, pero eran pasadores y no algo que no tenían nada que ver en absoluto, había una planificación, algo que nació con Ron Wolf.

Ted Thompson fue discípulo de Ron Wolf, de hecho fue reclutado por él para su departamento de scouts en Green Bay. Cuando Mike Holmgrem es nombrado Head Coach y General Manager en Seattle se marcha con él, ocupa el cargo de Vicepresidente de operaciones. En 2005 regresa a Green Bay como General Manager desplazando del puesto a Mike Sherman, al que despide un año después para poner a Mike McCarthy, que previamente había estado en Green Bay y conocía a Brett Favre.

Bajo el mando de Ted Thompson y Mike McCarthy se hace la transición de Brett Favre a Aaron Rodgers, este empieza la temporada 2008 como titular indiscutible mientras que Brett Favre juega en la Gran Manzana.  Matt Flynn es elegido en el draft de 2008 y le arrebata el puesto de 2º QB a Brian Brohm. En el año 2010 tiene que sustituir a Aaron Rodgers, sale durante un partido ante Detroit y la semana siguiente es el titular ante New England, partido que acabaría en derrota a pesar de sus 3 pases de TD, pero tuvo un Pick 6 y fue objeto de un sack en los minutos finales. Matt Flynn no volvería a ser titular hasta el último partido de la temporada regular de la temporada 2011, el partido donde pulverizó las marcas de un QB en Green Bay cuando lanzó para 480 yardas y 6 TD, partido del que lleva viviendo cerca de dos temporadas.

En 2012 el suplente de Aaron Rodgers sería Grahan Harrell, que en las pocas oportunidades de las que disfrutó no demostró absolutamente nada. En esta temporada 2013 los Packers deciden abrir el puesto de QB a competencia, aparte del propio Graham Harrell luchan por un puesto en el roster Vince Young y B.J. Coleman.  Harrell tras 3 años en el equipo es cortado y ni Vince Young ni B.J. Coleman logran hacerse un puesto en el roster. Finalmente el elegido es Seneca Wallace, viejo conocido de Ted Thompson de su etapa en Seattle y que había el Traning Camp con los San Francisco 49ers donde es cortado finalmente. Scott Tolzien acaba siendo fichado para el Practice Squad, al igual que Seneca Wallace fue cortado por los San Francisco 49ers.

Tras todo esto yo creo que hablar de cualquier clase de Plan B en Green Bay es una auténtica quimera, esto mas bien obedece a un Plan C, D o el que uno quiera poner, y visto los resultados parece mas bien obedecer a un Plan Z. Si los Packers terminan por no entrar en la post temporada la lesión de Aaron Rodgers dejara claro que no había un Plan B, sino que simplemente se confiaba en que Aaron Rodgers es un QB como lo era Brett Favre, de acero. Aaron Rodgers parece que se perderá de 4 a 5 partidos, su regreso parece que será en diciembre y para entonces puede que la temporada de los Packers esté en serio peligro. Ganar la división va a ser una meta casi imposible, está en manos de Detroit perderla y tiene un calendario sencillo y recibirá a los Packers que salvo milagro jugarán sin Rodgers.

El supuesto suplente de Aaron Rodgers, Seneca Wallace, no ha durado un partido sano, su destino puede ser ahora mismo la Injury Reserve. Los Packers tuvieron que subir del Practice Squad al roster a Scott Tolzien, que acabaría jugando por la lesión de Wallace. Forzado por la lesión de Wallace, Tolzien ha sido declarado QB titular ante los NY Giants y se ha firmado a un viejo conocido de la casa como Matt Flynn para ser el 2º QB. El pasado domingo no estaba nada claro que jugador de campo hubiera jugado de QB de haberle pasado algo a Tolzien y por eso los Packers han fichado de emergencia a Matt Flynn, un jugador que va por su cuarto equipo esta temporada coleccionado salarios haya por donde pasa sin apenas jugar.

Pero este caso que acabamos de exponer de los Packers no es único. Si miramos aquellos equipos que tienen en el Ranking a los mejores QB si hacemos lo mismo con sus suplentes nos encontramos con la misma realidad que los Packers, no hay Plan B ni C ni nada parecido, es cuestión de rezar y capear el temporal. Si Payton Manning, Drew Brees y Tom Brady les pasara algo los que saltarían al campo serían Brock Osweller, Luke McCown y Ryan Mallet. El único de todos ellos que tiene algo de experiencia es Luke McCown, pero sus experiencias allí donde ha estado han sido todo menos positivas. De los otros dos se desconoce absolutamente todo, quien sabe, a lo mejor son los nuevos Kurt Warner o el mismo Tom Brady, los Patriots ya demostraron cuando Brady cayó lesionado tener un QB competente con Matt Cassel, aunque después de aquello no demostrara mucho mas.

Puede que en el resto de equipos haya una perla escondida, se me antoja casi imposibe entre los equipos que aspiran a algo. Carolina y Cam Newton, que están en plena lucha tiene a un QB que vale para un rato, pero no le pidas mas, Derek Anderson es un tren de alta velocidad a punto de descarrilar. En Seattle si algo le pasaría a Russell Wilson el llamado a salir al campo es Tarvaris Jackson, otro que tal baila, puede valer para un rato, pero no mas. En el caso de los KC Chiefs no cuentan con una super estrella, pero de su suplente, Chase Daniels, sus credenciales es haber sido suplente tras Drew Brees.

El caso de los Detroit Lions podría ser uno de esos donde sí hay Plan B, su ataque depende mas de un QB que sea capaz de poner pases a Calvin Johnson y Shaun Hill ya ha demostrado en el pasado que puede lanzar pases. No tiene el brazo de Matthew Stafford, pero sí es un QB que podría ser cumplidor, que es lo que muchas veces se pide en el caso de tener que aplicar el Plan B. Caso parecido de QB que podrían seguir llevando el equipo es Matt Moore, seguramente uno de los mejores suplentes de la liga. Lo mismo me atrevería a decir de Kyle Orton, un gran suplente, pero que en Dallas dado el tremendo peso de Tony Romo en el ataque serían mas bien un Plan C.

A mi esto no me parece mas que algo que ya es un hecho hace tiempo, en la actual NFL no hay 32 QB de calidad suficiente para ser titulares en la NFL. Muchos lo son porque no hay mucho mas por allí, otros lo son simplemente porque arrastran un supuesto status de elección alta en el draft, pero tras ellos está toda una colección de suplentes que solamente lo son porque los equipos necesitan 2 QB en el roster por si cae lesionado el titular, pero ni son el Plan B ni tan siquiera el Plan C, son el Plan Z, cuando a una franquicia no le queda otra solución que improvisar.

AUDIBLES

  • Una semana mas tenemos que empezar esta sección con el parte médico habitual y como es ya “sana” costumbre varios jugadores han entrado en la temida IR, el caso mas destacado el del QB Jake Locker, con una lesión en la planta del pie que suele ser bastante difícil y larga en su recuperación. La carrera de Locker en un año muy importante para él da un giro considerable y no sería nada extraño que los Tennessee Titans apostaran por un nuevo QB en la post temporada, ya sea por la agencia libre, ya sea por el draft. Otra de las estrellas de la liga que ha caído es el LB Sean Lee de los Dallas Cowboys, único jugador que se salva de la quema del desastre defensivo de los tejanos, será baja unas semanas. Otros lesionados importante son el CB de los Seattle Seahawks y Seneca Wallace, QB suplente en Green Bay. Como ya dejamos patente cada semana y en el Mid Season Balance el número de lesionados está alcanzando proporciones épicas.  También antes de empezar la jornada los Houston Texans mandaban a otra estrella a la IR, su RB Arian Foster. Eso sí, y desconozco su tiene alguna relación, pero Roger Goodell lleva un tiempo sin hablar de la temporada regular de 18 partidos, tampoco sería muy inteligente por su parte.
  • La comidilla de la NFL continúa siendo la saga Richie Incognito y Jonathan Martin. Cada día hay novedades y es imposible saber donde acabará este asunto. Uno ya tenia ganas de que regresara el football para hablar solo de ello y quienes mas ganas tenían eran los propios Miami Dolphins, nada como una victoria para ir dejando de lado un escándalo que amenaza con llevarse a casi toda la franquicia con excepción del propietario, único que no puede irse y que ha llegado a dar una entrevista exclusiva, algo a lo que no es muy dado Stephen Ross pese a su querencia para verse rodeado de estrellas del mundo de la farándula. Los Dolphins de Joe Philbin no supieron sobre ponerse y pese a que parecía por momentos que podían llevarse el partido ante Tampa Bay, un equipo que no conocía la victoria, acabaron siendo derrotados por lo que viene siendo el mal del equipo desde que empezó la temporada, su OL. Los Dolphins corrieron un total de 2 yardas, record de la franquicia y cunado tenían que proteger a su QB, en el drive final, no supieron y llegaron los sacks En todo caso el partido sí dejó algo claro, vimos a dos de los equipos peor entrenados de la liga.
  • Otro habitual de esta sección es nuestro amigo Jerry Jones, al que quizás tengamos que dedicar algún día la parte principal del artículo. Jerry Jones empieza a verse afectado por el propietario con el que mas parecido guarda, con el difunto Al Davis, que acabaría sus días siendo una caricatura. Jerry Jones lleve el mismo camino y cada derrota de los Cowboys llega acompañada de las habituales descacharrantes declaraciones post partido, no en vano es el Generel Manager del equipo y hace y deshace a su antojo, ficha, corta, lleva su propio “Draft Board” y decide quien es el coordinador defensivo y ofensivo de su equipo. En post temporada echó a Rob Ryan y se trajo a Monte Kiffin, una decisión que tiene todos los visos de ser un completo desastre, en cada partido la defensa de los Cowboys hace el ridículo mas que el partido anterior. Jones ha manifestado que le gustaría estar mas tiempo en la banda del equipo y esta misma semana ha declarado que no tiene intención de cambiar a los coordinadores del equipo, todo ello mientras Jason Garrett permanece sin abrir la boca. Lo que empieza a ser cada vez mas claro es que la culpa de lo que pasa en Dallas no es culpa de Tony Romo, el QB es solo la válvula de escape mas fácil,  el verdadero y único culpable es claramente Jerry Jones. Salvo expropiación o escándalo legal, a un propietario no se le puede quitar el equipo y nada parece que de momento vaya a cambiar en Dallas.
Jerry Jones y Rob Ryan en su tiempo juntos en los Cowboys (AP)
  • La semana pasada como tocaba hacer el Mid Season Balance no pudimos decir que el gran ganador del Monday Night Football entre los Chicago Bears y los Green Bay Packers no fueron los de Mike Trestman sino los Detroit Lions. La lesión de Aaron Rodgers no solo ha puesto patas arriba a la franquicia de Green Bay sino que toda la NFC North con la excepción de Minnesota se ha visto alterada, pero sin lugar a dudas el mas beneficiado es el equipo de Jim Schwartz, a su calendario mas que asequible se le unía el hecho que Aaron Rodgers no va a estar disponible para el partido de Accion de Gracias que enfrentará a ambos a Lions y Packers por lo que se presumía el liderato de la división. El envite mas importante que tenían los Lions antes de aquel partido eran en Chicago, un partido donde tuvieron que sufrir mucho para ganar en el regreso de Jay Cutler a la titularidad. Se equivocó Trestman en mantener a un lesionado Cutler, acabó siendo una carga para su ataque, pero aún así tuvieron oportunidades por lo que ya viene siendo regla en los Lions, es un equipo absoluta incapaz de mantener una disciplina en el campo. Este equipo perfectamente podría terminar con el Seed nº 2 de la NFC, pero sabes que una penalización o parecido podría acabar con ellos, un problema que además no es nuevo sino que viene de muy lejos.
  • Los Carolina Panthers eran un equipo que hasta la fecha estaba volando debajo del radar. Sí, tenían un record positivo, algo que no conocen desde hace tiempo, pero se dudaba de la calidad de ese record, no habían ganado a nadie importante y habían sido derrotados por los Seahawks además de Buffalo Bills y Arizona Cardinals. Su bautismo de fuego era el partido ante  los San Francisco 49ers, que tras su derrotas al principio de temporada encadenada una racha de 5 victorias consecutivas con bastante claridad. El partido tenía todos los ingredientes para verse un partido de claro corte defensivo y así acabó siendo, se anotaron 4 FG y un solo TD en una carrera de DeAngelo Williams. El partido lo marcaron las defensas, un partido de esos que no hacen afición fácilmente pero sí de un exquisito gusto para los amantes del football defensivo, lo mas parecido que podemos encontrar ahora a aquellos célebres duelos que durante el último lustro nos dejaron los Baltimore Ravens y Pittsburgh Steelers, football no apto para paladares fáciles. Ambos equipos se enzarzaron en una batalla campal en las trincheras, la OL mas física de toda la liga contra la defensa mas física, cada yarda había que ganarla y ambas defensas dejaron fuera el juego aéreo, Cam Newton solo logró 169 yardas y con un porcentaje de conversión del 50%, pero su compañero de promoción Colin Kaepernick se quedó en el mismo porcentaje pero para tan solo 91 yardas, ambos QB fueron interceptados en una ocasión. Los Panthers ahora sí son un equipo a tener en cuenta, por de pronto el próximo lunes jugarán un importante partido ante los New England Patriots, que de ganar les puede colocar como el tapado de la NFC a la espera de su doble enfrentamiento con los New Orleans Saints.
Los Panthers, un equipo en crecimiento (AP)
  • Siempre he considerado que nadie merece perder todos los partidos de una temporada, una liga que tiene por lema el manido “Any given Sunday” y donde la paridad es la regla común no puede permitirse tener equipos que no conocen la victoria, estaría faltando al legado de Pete Rozelle y los que le antecedieron. En la Semana 10 dos equipos del estado de Florida no sabían lo que era ganar y ambos han tenido que esperar hasta aquí para apuntarse su primera victoria, que muchas veces puede ser la antesala de otras que pueden venir. El caso de los Jaguar es una franquicia en el año 1 de su reconstrucción, entre lesiones y la falta de talento Gus Bradley poco puede exigir a sus jugadores mas que apelar al orgullo profesional. En el caso de Tampa era incomprensible que un equipo con talento pudiera estar 0-8, hay partidos que han perdido por verdadera mala suerte o por fallos incomprensibles. Dudo que los Jaguars puedan ganar algún partido mas, acaso a los Texans, equipo que ha renunciado al la temporada con las 7 derrotas que llevan acumuladas y ha mandado a Arian Foster a la IR además de jugar con su 3er QB, el no drafteado Case Keenum. En el caso de Tampa sigo pensando que este equipo es un clon del caso de los Kansas City Chiefs, si estuvieran bien entrenados es un equipo con capacidad para al menos estar dando guerra.
  • Tras los Kansas City Chiefs y los Denver Broncos la niña bonita de la AFC eran los Indianapolis Colts, y decimos eran. El varapalo y correctivo que los St. Louis Rams les dieron en Indianapolis a los Colts es una derrota de las que no se olvidan, los Rams están jugando con su QB suplente Kellen Clemens. Tavon Austin, uno de los rookies que mas prometía quemó a los Colts en equipos especiales y en el pase, solo recibió dos pases para 138 yardas y 2 TD. La derrota no solo duele por el marcador tan desequilibrado sino porque los Rams han expuesto todas las miserias del equipo, especialmente las del RB Trent Richardson. Los Colts querían un RB de juego potente para consolidar su ataque y proteger mas a Andrew Luck, pero a medida que avanza la temporada los números del RB ponen negro sobre blanco que los Browns sabían perfectamente lo que hacían, se han librado de un jugador que no aportaba nada y recuperan la primera ronda que invirtieron en su elección. Entre tanto Jim Irsay, al que no se sabe que urgencias apremiaron, deberá dar explicaciones de los motivos de un trade que huele a fiasco, el equipo irá allí donde lo lleve Andrew Luck, algo que ya se sabía antes de empezar la temporada.
  • Los Cincinnati Bengals es un equipo plagado de talento que debería aprovechar el mal momento por el que atraviesan los Pittsburgh Steelers, un equipo que debe renovarse, y la tremenda irregularidad de los Baltimore Ravens y Cleveland Browns, equipo que un día parecen engancharse a la división para caerse la semana siguiente. Su enfrentamiento contra los Ravens era importante no solo porque suponía eliminar casi de forma definitiva a los de John Harbaugh, sino que les colocaba de nuevo en una situación muy cómoda ante su próximo enfrentamiento ante Cleveland, ganando ambos partidos la AFC North era casi suya. Andy Dalton se empeña en dar la razón a sus detractores una y otra vez, el mayor impedimento entre la grandeza y ser uno mas parece ser el QB. A pesar de todo Dalton logró en un impensable “Hail Mary” empatar el partido y forzar la prórroga, tuvieron posesión en la prórroga, pero fueron incapaces siquiera de anotar un FG, se jugaron un 4&2. En la siguiente posesión los Ravens no perdonaron y anotaron complicando el futuro a los Bengals, aunque para su fortuna siguen dependiendo de si mismos para llevarse la división.
  • Y terminamos con la división mas divertida, a la vez que mas patética de la NFL, la NFC East, la que nadie parece querer ganar. De los problema de los Cowboys ya hemos hablado y precisamente eso ha permitido que nadie en esta división esté eliminado, ni tan siquiera los NY Giants que tras empezar 0-6 podrían ser el primer equipo en ir a los playoffs tras empezar con esa marca, hasta ahora el record lo tenían los San Diego Chargers. Con una marca de 3-6  empezaron la temporada pasada los Washington Redskins antes de proclamarse campeones, marca que ahora mismo vuelven a tener tras su derrota en los minutos finales ante Minnesota. Los NY Giants han encadenado 3 victorias seguidas y con el calendario que tienen que nadie descarte que unos días puedan estar con un record de 5-6 e incluso 6-6, de momento reciben a unos Green Bay Packers que llegarán sin Rodgers y con su 3er QB como titular. Washington y Philadelphia se verán las caras en la ciudad del amor fraterno, pero si tenemos en cuenta que los Eagles aún no han ganado un solo partido en su estadio y sí todos los que han jugado fuera que nadie descarte que los capitalinos se lleven el partido sembrando el auténtico caos en la división, todos los equipos estarían separados por una sola victoria y las 5 semanas finales serían todo un espectáculo, eso si, algo patético.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.