En 1991, Ronnie Lott tituló su autobiografía “Impacto total”. Sin duda fue una correcta elección porque eso fue lo que supuso la llegada de Lott a la NFL. La National Football League quizás no haya visto jamás un defensive back tan duro. “Es como un middle-linebacker jugando de safety”, dijo en una ocasión el legendario entrenador de los Cowboys Tom Landry. “Es devastador. Puede dominar la secundaria como nadie haya visto jamás”.

Después de una estelar carrera en la universidad de Southern California como strong safety, donde fue nombrado All-America y All-Pacific-10 en sus dos últimos años, Lott fue elegido en la primera ronda del draft de 1981 por los San Francisco 49ers con el número 8 absoluto.

El equipo de la bahía parecía sumido en un eterno agujero. Sin apariciones en los playoffs desde hacía 10 años, y un balance de 15-47 en las últimas cuatro temporadas, no parecía ser 1981 el año propicio para la resurrección. Pero eso cambió con la llegada de Lott y la definitiva titularidad de un joven quarterback de 25 años llamado Joe Montana.

wpe2.jpg (8714 bytes)Lott fue nombrado cornerback izquierdo titular desde su primer día en el training camp. Durante la temporada, lideró una secundaria que juntaba tres rookies titulares: Lott, Eric Wright y Carlton Williamson. Sus 7 intercepciones retornadas para 117 yardas le sirvieron para ir a la Pro Bowl –la primera de 10 nominaciones en su carrera-, y sus 3 touchdowns de retorno de intercepción igualaron el récord en este apartado para un jugador de primer año. Los niners ganaron trece partidos durante la temporada regular, y en el partido de playoffs divisional ante los Giants, Lott ratificó una vez más la gran temporada que estaba realizando. Su intercepción retornada 20 yardas para touchdown sentenció el encuentro ya en el último período. Era la primera de nueve intercepciones que Ronnie Lott conseguiría en su carrera en los playoffs, todo un récord de la liga. Ya en la final de conferencia San Francisco se la jugaba ante los Dallas Cowboys. El equipo tejano había estado toda la semana calentando el encuentro, especialmente sus estrellas en defensa Ed “Too Tall” Jones y Harvey Martin. Pero San Francisco ganó 28-27 en Candlestick Park tras una de las jugadas más recordadas de la historia de la NFL: Montana para Dwight Clark, “La Recepción”.

Dos semanas más tarde, el equipo californiano se proclamaba campeón por primera vez en su historia, tras derrotar a los Bengals por 26-21 en la Superbowl XVI.

Durante las tres siguientes temporadas todo fue sobre ruedas para Ronnie Lott, un título más en 1984 y un viaje a Hawai al final de cada temporada.
En 1985 las cosas se harían mucho más duras… para los receptores contrarios claro está. Lott pasaba a figurar como free safety en la alineación titular de los San Francisco 49ers. Con todo el campo para operar a su antojo, el backfield defensivo de los niners se convirtió en el escenario de los golpes más violentos que se hayan repartido en una secundaria.
Después de un año de aclimatación a su nueva posición, Lott vivió su mejor temporada en 1986: 77 placajes, 10 intercepciones, tres fumbles forzados y dos sacks, todo esto en 14 partidos. Sólo los más de 20 sacks de Lawrence Taylor evitaron que sumara el entorchado de jugador defensivo del año.

Pero las grandes actuaciones de Lott, Craig, Rice y compañía no servían para que San Francisco pudiera ganar siquiera un partido de playoffs en tres años (85-86-87). La especulación sobre el final del equipo creció a medida que avanzaba la temporada de 1988, incluso la división entre Montana o Young acrecentaba aún más la polémica. Los niners se titubeaban en el tercer puesto de la división con un récord de 6-5, hasta que una racha de cinco victorias en los siguientes seis encuentros les metió en la final de la conferencia nacional. Ante los Bears y en el Soldier Field, los niners eran las víctimas propiciatorias. Pero la extraordinaria actuación de la defensa (con seis placajes de Lott), que sólo permitió dos drives de Chicago más allá de su yarda 40, colocó a San Francisco de nuevo, cuatro años después, en la Superbowl.

Una semana después los niners serían de nuevo campeones tras volver a derrotar a los Bengals, y un año más tarde repetirían. En la Superbowl XXIV, los Broncos sólo sumaron 167 yardas de ataque, y salieron vapuleados 55-10 del Louisiana Superdome. Lott patrulló una secundaria que dejó a John Elway en ridículo: 10/26, 108yds, 2INT, 19.4rtg.

1990 sería el último año que viera al equipo más laureado de la NFL en la década anterior con todas sus estrellas. Tras perder en la final de conferencia ante los Giants por un field goal en el último segundo, los niners empezarían a rejuvenecer el equipo. Montana nunca volvería a ser el quarterback titular de San Francisco, Roger Craig se marcharía a los Raiders, y Lott también abandonaría el barco, casi obligatoriamente. Los Angeles Raiders fue finalmente también el destino de Ronnie Lott. Después de realizar el año anterior su peor marca de intercepciones desde la temporada de la huelga en 1982, su primer año en los Raiders fue una sorpresa para todos los que habían pronosticado su ocaso. Cambió a la posición de strong safety, y con ocho intercepciones volvió a liderar la liga. Pero el equipo de Al Davis no tenía el mismo potencial que los 49ers, y tras dos años volvería a cambiar de equipo en busca de un quinto título.

En 1993 se unió a los New York Jets, donde viviría sus últimas dos temporadas como profesional. A pesar de contar con 35 años, Lott firmaría en su último año su récord personal de placajes, con 123.

Tras ser seleccionado para el equipo del 75 aniversario de la NFL, Lott firmaría con los San Francisco 49ers en la primavera de 1995, para retirarse como siempre había sido su deseo con los colores rojo y oro.

Sus 63 intercepciones le sitúan en el quinto puesto de la lista de todos los tiempos. Gracias también a sus más de mil placajes, Lott ingresó en el Salón de la Fama junto con su gran amigo Joe Montana en julio de 2000. Cada uno en su puesto, el alma mater del ataque y de la defensa del equipo más conocido de la NFL por todo el planeta. En toda la carrera de Ronnie Lott ha habido lugar para muchísimos momentos estelares, pero sin duda hay uno que le ha elevado a su status de leyenda. Al realizar un placaje sobre el fullback de los Cowboys Tim Newsome, su casco aplastó el dedo meñique de la mano derecha de Lott. Si no quería pasar por el quirófano y perderse varias semanas de competición sólo había una salida. Ronnie se marchó al vestuario y allí mismo le amputaron la parte dañada del dedo. La semana siguiente Lott volvía para alinearse como titular en la secundaria de los San Francisco 49ers.

Año Equipo Int. Yds. TD Sacks
1981 49ers 7 117 3 0
1982 49ers 2 95 1 0
1983 49ers 4 22 0 1
1984 49ers 4 26 0 1
1985 49ers 6 68 0 1.5
1986 49ers 10 134 1 2
1987 49ers 5 62 0 0
1988 49ers 5 59 0 0
1989 49ers 5 34 0 0
1990 49ers 3 26 0 0
1991 Raiders 8 52 0 1
1992 Raiders 1 0 0 0
1993 Jets 3 35 0 1
1994 Jets 0 0 0 1
Totales 63 730 5 8.5