wpe7.jpg (6307 bytes)Uno de muy pocos jugadores en haber practicado a nivel profesional el béisbol y el fútbol americano, Bo Jackson empezó a destacar muy en pronto ya en el instituto McAdory de McCalla (Alabama). En su año de senior corrió para 1173 yardas en 108 carreras (10.9 de media) y anotó 17TD jugando al fútbol americano; mientras, en béisbol lograba 20 home runs en 25 partidos, y ganaba además dos campeonatos estatales de Decatlón.

Los New York Yankees de las grandes ligas de béisbol le seleccionaron en lasegunda ronda del draft, pero rechazó un contrato multianual para jugar al football en la Universidad de Auburn, donde en 1985 consiguió el galardón Heisman Trophy (en la foto) que designa al mejor jugador universitario del año.
En esa última temporada con los Auburn Tigers, Jackson corrió para 1786 yardas y 17 touchdowns en 11 partidos. En cuatro encuentros superó las 200 yardas de carrera, destacando su actuación en el partido inaugural contra Southwestern Louisiana, 23 carreras para 290 yardas y 4TD.

Estas fueron las estadísticas de Bo Jackson durante su período universitario:

Año Part. Carr. Yads. Med. TDs Larg.
1982 11 127 829 6,5 9 53
1983 11 158 1213 7,7 12 80
1984 6 87 475 5,5 8 53
1985 11 278 1786 6,4 17 76
Tot 38 650 4303 6,6 46 80

Jackson fue elegido por los Tampa Bay Buccaneers con el número uno absoluto del draft de la NFL del año siguiente, pero sorprendentemente rechazó un contrato multimillonario del equipo de Florida para firmar por los Kansas City Royals de la Major League Baseball. “Mi gran pasión es el béisbol, y siempre ha sido para mí un sueño poder jugar en las grandes ligas” comentó.

Tras una temporada dedicada íntegramente al béisbol, en 1987, Jackson sorprendió a todos cuando decidió que doblaría la temporada de béisbol con la de fútbol americano. De este modo, Los Angeles Raiders eligió a Bo en la séptima ronda del draft del 87. El propietario del equipo, Al Davis, le ofreció (al contrario que los Bucs) un contrato por cuatro años en el que se le pagaría la temporada completa, aunque luego no pudiera disputar más que 11 partidos al año. Jackson aceptó, y se convirtió en jugador de los Raiders.

En su quinto partido como profesional en la NFL, Bo Jackson realizó una de las actuaciones más recordadas en la historia de la liga. El 30 de Noviembre de 1987, en el Kingdome de Seattle, Jackson corrió para 221 yardas en sólo 18 carreras y 2TD que son todavía recordados. Sobre todo el primero de ellos, que llegó tras una impresionante carrera de 91 yardas, tras la que no se detuvo, y desapareció de la TV mientras entraba en el túnel de vestuarios. El partido -que era un Monday Night- supuso una victoria de los Raiders por 37-14, el día en el que Bo cumplía 25 años.

Compaginando ambos deportes, Jackson se convirtió en una estrella en cada uno de ellos. En 1989 jugó el All-Star Game de la MLB, partido en el que fue además el jugador más valioso tras anotar un home run. Al año siguiente, las casi 700 yardas que sumó en 10 partidos en la NFL, le valieron una nominación para la Probowl. Así, se convertía en el único jugador de la historia en ser seleccionado para el partido de las estrellas en dos deportes distintos.

wpeB.jpg (14472 bytes)
La sesión que acabó con su carrera

Pero Jackson nunca jugaría en esa Probowl. En un partido de playoffs con los Raiders en 1991, la carrera deportiva de Bo Jackson sufrió un tremendo revés. Tras una carrera buena por el lado derecho, Jackson fue parado entre varios jugadores de los Bengals (foto). Su rodilla izquierda no se situó correctamente para la caída, el pie izquierdo se le dobló 90 grados hacia fuera, y la cadera sufrió daños que serían irreparables para su carrera profesional en la NFL.

Tras no responder al tratamiento de recuperación, los Kansas City Royals y Los Angeles Raiders prescindieron de sus servicios. Después de eso, Jackson jugaría a tiempo parcial en los Chicago White Sox y California Angels de la MLB en 1993 y 1994 respectivamente, pero sin el brillo de las campañas anteriores a la lesión.
En la primavera de 1995, Jackson se retiraría oficialmente del deporte profesional, dejando detrás suya la estela del mejor jugador de dos deportes de la historia, por encima incluso de Deion Sanders.

Estos son los números de Bo Jackson en su etapa con los Raiders:

Año Part. Carr. Yads. Med. TDs
1987 7 81 554 6,8 4
1988 10 136 580 4,3 3
1989 11 173 950 5,5 4
1990 10 125 698 5,6 5
Tot 38 515 2782 5,4 16

En 1998, Jackson ingresó en el Salón de la Fama del fútbol americano universitario. No está nada mal para un hombre que siempre consideró este deporte como un hobby.