New York Giants

537

Record 2009:
8-8 (4-4 local)
Puntos anotados/encajados: 402-427 (-25)

Draft 2010:

Ronda Jugador Pos College
1-(15) Jason Pierre-Paul DE South Florida
2-(46) Linval Joseph DT East Carolina
3-(76) Chad Jones FS LSU
4-(115) Phillip Dillard LB Nebraska
5-(147) Mitch Petrus OG Arkansas
6-(184) Adrian Tracy DE

William & Mary

Estadísticas 2009:

Categoría
Total
NFL
Yardas Totales
366.0
Yardas de Carrera
114.8
17º
Yardas de Pase 251.2 11º
Yardas Totales Permitidas
324.9
14º
Yardas de Carrera Permitidas
110.8
14º

Yardas de Pase Permitidas

214.1 15º
ALTAS

Keith Bulluck

LB STL
Jim Sorgi QB PIT
Deon Grant SS PIT
Antrell Rolle FS PIT
BAJAS
Antonio Pierce LB
Fred Robbins DT PIT
Kevin Dockery CB PIT
Jeff Feagles P
Danny Clark LB PIT
David Carr QB PIT
Darcy Johnson TE PIT

Después de 5 años seguidos metiendo al equipo en PO, Eli Manning fracasó a la sexta ocasión. Y es que, después de un buen arranque, donde el equipo cosechó un engañoso récord de 5-0, los Saints hicieron bajar al equipo a la realidad endosándoles una buena paliza (48-27) y enseñó el camino a los siguientes equipos que se enfrentaron a los de la Gran Manzana, pues hasta la jornada 11 no volvieron a conocer la victoria, y fue ante unos Falcons venidos a menos. Así pues, la temporada acabó con un récord de 8-8, y quedando fuera de PO por 1ª vez desde el año rookie del QB de Mississipi.

 

Y cuál fue la clave para que esto sucediera? ¿No partían los Giants en una buena posición para intentar asaltar de nuevo la división Este de la NFC? La respuesta la tenemos en dos de los presuntos puntos fuertes del equipo al inicio de la temporada. La OL y la DL. La OL venía con la vitola de ser una de las más conjuntadas y poderosas de la NFL, pero su contribución al juego de carrera fue muy baja, en comparación con las anteriores temporadas. Perder al WR de referencia el año anterior (Plaxico Burress), hizo que los equipos que se enfrentaban a los de Tom Coughlin, se centraran en parar el potente juego de carrera de NY. De ahí la baja producción de Brandon Jacobs, que bajó de las 1000 yardas después de 2 años seguidos superando la barrera mágica, y se quedó en 835 yardas y 5 TD. Ahmad Bradshaw, con 778 yardas y 7 TD, contribuyó a mejorar el juego de carrera, pero también fue insuficiente para establecer un sistema de juego que tan buenos resultados había dado. La DL, por su parte, se presentaba muy mejorada, con nombres nuevos como los Chris Canty, Rocky Bernard y la recuperación de Osi Umenyiora. Pero a la hora de la verdad, los nuevos no aportaron el salto de calidad esperado, y los veteranos no consiguieron consolidar la unidad como se esperaba al inicio de la temporada. Con esto, el resto de la defensa (sobretodo en la unidad de LB) se vino abajo, pasando a ser la tercera que más puntos encajó en toda la NFL. Las bajas de Aaron Ross, Kenny Phillips y Antonio Pierce durante buena parte de la temporada, más el bajo rendimiento de Umenyiora, Justin Tuck y Matthias Kiwanuka, convirtieron una presunta buena defensa en un absoluto coladero. ¿La consecuencia?; el despido fulminante del Coordinador Defensivo Bill Sheridan y la contratación de Perry Fewell, anterior coordinador de la defensa de los Buffalo Bills, y a los que dirigió como Head Coach interino durante 7 partidos. Con estos resultados en la mano, el resumen de la temporada 2009 no puede ser alguno que no incluya la palabra fracaso.

 

Photobucket

Tony RomoMVP ATAQUE: Eli Manning. El pequeño de la saga, demostró que puede llevar un ataque que apueste más por el juego aéreo. Tiene talento y ha madurado, y los jóvenes WR con los que cuenta, deberían hacerle progresar aún más.

De nuevo, todo en manos de Eli Manning. El pequeño de la saga, tuvo el año pasado sus mejores números como pasador, con 4012 yardas y 27 TD, por 14 INT. Pero claro, todo fue debido a la baja producción de la carrera, y habrá que ver si con un juego de carrera mejor, el bueno de Eli puede mejorar estos números. Con su liderazgo fuera de toda duda, esta temporada debería dar aún un paso adelante más, si realmente quiere ser considerado un QB de élite en esta liga. Madera no le falta. Por detrás, Jim Sorgi seguirá siendo el suplente de un Manning, pues ha sido fichado de los Colts, donde ha estado 6 años a la sombra del mayor de los Manning, Peyton.

 

La sorpresa agradable de la temporada pasada, fueron los jóvenes WR. Y es que no sólo Steve Smith hizo un temporadón que le valió la Pro Bowl (1220 yds y 7 TD), sino que la explosión de Mario Manningham (822 yds y 5 TD) y la prometedora temporada rookie de Hakeem Nicks (790 yds y 6 TD), hacen creer que se está consolidando un buen cuerpo de WR, y que en breve, puede ser uno de los grupos más completos de la competición. La única pega, es la falta de un WR alto y poderoso en la endzone, ya que, de momento, Ramses Barden ha pasado con más pena que gloria. Kevin Boss volverá a ser el TE del equipo. El de Western Oregon no destaca por ser un TE estelar, pero es un cumplidor receptor (567 yds y 5 TD) y un más que decente bloqueador. Por detrás, Travis Beckum es un TE que puede aparecer en formaciones de doble TE, más para bloquear que para recibir.

 

Los RB volverán a ser Brandon Jacobs y Ahmad Bradshaw. Una pareja totalmente diferente de HB’s, y que deberían contar con la ayuda de Andre Brown, que se pasó todo el año pasado lesionado. En estos tres jugadores (especialmente en los dos primeros) recaerá el peso de mover las cadenas y establecer un juego de carrera que abra el campo para Manning y sus WR. Potencial y calidad tienen de sobra, en sus diferentes versiones, por supuesto. Si Jacobs está en forma, es el RB más potente de la liga, y el terror de los LB rivales. Bradshaw, es un jugador rapidísimo y escurridizo como pocos, pues es capaz de ganar yardas en cualquier jugada, sobretodo si esta parece ya rota.

 

Pero la labor de los RB no servirá de nada si la OL no rinde como hace dos temporadas. Y es que esta veterana línea, fracasó el año pasado abriendo huecos para la carrera. Y es que se empieza a notar la edad de alguno de sus miembros, y la falta de calidad en el LG, donde Rich Seubert está un paso por detrás del resto de sus compañeros. También Kareem McKenzie estuvo mal el año pasado, aunque William Beatty parece que puede hacerse con el puesto si el RT titular se despista. Por el lado izquierdo, el LT David Diehl está esperando la llegada de un LT natural, para que él pueda volver a su LG, en donde su rendimiento sube espectacularmente. Pero, de momento, tiene el puesto totalmente garantizado. La adición del OG de Nebraska, Mitch Petrus ayuda a dar profundidad de banquillo, y a formar a un posible titular de aquí a unas temporadas. Madison Hedgecock volverá a ser el FB, donde destaca por ser un notable bloqueador, pero no se le tiene en cuenta a la hora de cargar con el balón.

 

MVP DEFENSAMVP DEFENSA: Justin Tuck. Después de un año muy difícil, y tras la retirada de Antonio Pierce; el DE debe demostrar por qué está considerado de los mejores en su posición. Si Tuck funciona, el resto de la defensa tendrá una labor más sencilla.

La mayor decepción del año pasado, sin ningún tipo de duda, fue la unidad defensiva del equipo. Y es que se presuponía que la DL iba a ser una de las más dominantes de la liga, y el resultado fue todo lo opuesto a lo esperado. La incapacidad de los DT en el pass rush, hizo que las OL rivales se centraran en parar a Justin Tuck (59 tackles por únicamente 6 sacks) y a un pobre Osi Umenyiora, que volvió de la lesión en un estado de forma, como poco, dudoso (7 sacks, pero sólo 29 placajes). Tampoco el teórico substituto (Mathias Kiwanuka) estuvo a la altura de lo demostrado otros años. Como pareja de DT’s, se supone que deberían empezar Chris Canty, que tiene aún mucho que demostrar en este equipo, y Barry Cofield, que es un buen DT contra la carrera, pero necesita ayuda. Rocky Bernard y Jay Alford son los backups de esta unidad, que deberá dar un paso hacia delante, si el equipo aspira a ser contendiente a entrar en PO. Muy significativo es que el equipo haya adquirido con sus dos primeros picks en el draft, a dos DL (el DE Jason Pierre-Paul y el DT Linval Joseph). El de South Florida es una auténtica fuerza de la naturaleza, aunque tiene muchos aspectos que pulir en su juego. El DT de East Carolina es el típico DT gigantesco, que puede irrumpir él solo en la OL rival, aunque habrá que ver cómo se adapta a jugar en los pros. Ambos dispondrán de pocos snaps este año, si todo va bien.

 

Los LB quedan como la unidad más débil de toda la defensa. Y es que el retiro de Antonio Pierce aún complica más la situación vivida el año pasado. Michael Boley rindió a un buen nivel, pero el resto de la línea carece de la calidad o experiencia exigida. Jonathan Goff debería ser el MLB titular, pues ya mostró buenas maneras el año pasado cuando tuvo ocasión. La experiencia adquirida será fundamental en su desarrollo en la posición. En el lado fuerte, Clint Sintim no tuvo un buen año. Y es que el de Virginia aún está verde. Debe mejorar mucho aún sus aptitudes y fundamentos para llegar a ser el OLB que el equipo necesita. Tiene talento, pero debe seguir trabajando. Y mucho. Su suplente será Bryan Kehl, que no lo hizo mal en su año rookie, hace dos años, pero que no deja de ser un backup y jugador de equipos especiales. Chase Blackburn volverá a ser el LB de reserva, que puede jugar en cualquier posición, y es un excelente jugador en ST, mientras que Gerris Wilkinson no es más que un jugador de relleno, pues el crédito que tenía lo ha consumido con su pobre rendimiento en cuanto se le dio la titularidad, hace ya un par de temporadas. Aunque al GM, Jerry Reese, le gustan los LB que tiene el equipo, se drafteó a Phillip Dillard, de Nebraska, para que esté en disposición de hacerse con el puesto de MLB en breve. Veremos si la competencia hace que mejore la calidad del cuerpo de LB’s, pues es, sin lugar a dudas, el punto más flojo del equipo.

 

La secundaria de los neoyorquinos es una de las grandes incógnitas. Y es que el año pasado, la hasta la lesión de Kenny Phillips, el rendimiento de esta fue decente. Teniendo en cuenta que no se pudo disponer del estelar CB emergente Aaron Ross prácticamente en toda la temporada, no iba mal el curso hasta la lesión del FS. Así pues, Terrell Thomas tuvo que jugar la temporada entera de titular, cuajando una excelente temporada (5 INT), pero, en cambio, Corey Webster no cumplió las expectativas generadas en las dos últimas temporadas. El punto positivo, fue el “descubrimiento” de Bruce Johnson. El CB rookie free agent, fue una revelación en la secundaria, y jugando saliendo de NB, tuvo una temporada muy notable. Así pues, con la incorporación de un, supuestamente sano, Aaron Ross, Webster y él deberían empezar como titulares, pero ojo a la explosión de Thomas, que querrá recuperar la titularidad que bien se ganó el curso pasado. Mientras se espera la recuperación de Kenny Phillips, el equipo se ha hecho con los servicios del SS de los Cardinals, Antrell Rolle. Desembolsando una cantidad muy importante de dinero, el antiguo CB de los Hurricanes de Miami se incorpora a un equipo donde se espera que pueda hacer pareja con KP, si se recupera del todo, formando una muy buena pareja de Safeties. Quizá la cobertura no es el punto más fuerte de este dueto, pero a bien seguro que los WR quedarán intimidados por semejantes pegadores y playmakers. Por si fuera poco, se drafteó en tercera ronda al safety de LSU, Chad Jones; pero este tuvo un gravísimo accidente antes de la pretemporada, y se teme que pueda volver a jugar a football. Si Phillips no se recupera del todo, su puesto será ocupado de nuevo por CC Brown, que el año pasado se vio en el puesto, precisamente por la mencionada lesión de Phillips. Michael Johnson será el suplente de Antrell Rolle, y podrá alinearse como falso LB en situaciones con múltiples Safeties. Con todo ello, el nuevo DC, Perry Fewell, tendrá la obligación de volver a hacer competitiva esta defensa. Nombres no le faltan, falta ver si el trabajo da sus frutos.

 

Photobucket

El kicker de origen escocés, Lawrence Tynes, volverá a ser el kicker del equipo. La verdad, es que no tuvo una temporada muy destacada, ni por positiva, ni por negativa, la cual cosa es de agradecer, habiendo salido de una lesión que le tuvo toda una temporada casi en blanco. Más preocupante será la posición de punter, donde, el sempiterno Jeff Feagles decidió colgar el casco la temporada pasada. Así pues, los Giants han drafteado a Matt Dodge en séptima ronda, intentando cubrir el hueco dejado por el carismático Feagles. El ex de la universidad de East Carolina y de Appalachian State tiene fama de ser un buen punter, y puede mejorar bastante. Así que el staff de los Giants se fiarán de este rookie para las labores de despeje del balón. Zak DeOssie y Jay Alford serán los LS de los equipos especiales otro año más.

 

Domenik Hixon no podrá ser de nuevo el retornador de Kickoff’s, pues se perderá la temporada entera. Así pues, se deberá encontrar esta posición en el roster de los Giants. Sinorice Moss y Mario Manningham son los principales candidatos. También se perfilaban los nombres de Aaron Ross y de Chad Jones, pero Ross sale de un año en blanco, y sería un milagro que Jones pudiera rendir como KR, si finalmente logra recuperarse para jugar. Con casi toda seguridad, o Moss o Manningham serán los elegidos para estas labores. De este modo, no hay retornadores fijos en el equipo, con lo que habrá que esperar a la finalización del training camp, para ver qué decisión toma el staff técnico del equipo. Pero lo cierto es que es una situación que no transmite muy buenas sensaciones. Los equipos especiales de los Giants están entre los más discretos de la liga; cumplen, pero no destacan en ninguna faceta especialmente. Si esta unidad no da que hablar este año, será porque se estará cuajando una buena temporada.

 

Photobucket

El batacazo del año pasado debe servir para que el equipo despierte. El talento que se acumula a ambos lados del balón es espectacular, si se sabe aprovechar.

El juego aéreo parece que, por fin, ha dado un paso adelante y puede convertirse en una alternativa real a la carrera.

DOWN

El cuerpo de LB’s es una auténtica incógnita, y habrá que ver el rendimiento que ofrece la DL, que tuvo un año pasado desastroso.

La OL ya no es tan dominante como hace un par de temporadas, y los años empiezan a notarse.

Comenta la actualidad de los NEW YORK GIANTS en su Post Oficial de nuestro foro.