w17: Con 16 basta

1208

Por un lado tendríamos equipos, como los Colts, que tendría su división ganada casi a mes y medio del final de la regular season. Pero, lo que es más importante, tendríamos un montón de partidos intrascendentes en las últimas jornadas de la competición. Tendríamos más jornadas como la “season finale” del domingo, en la que quedaban dos plazas de postemporada por asignar. La jornada 17 llegaba bastante descafeinada, con sólo dos partidos cruciales, tres en la recámara, por si fallaban los actores principales, otros tres en los que se determinaba el orden de los seeds en la NFC y el resto, la mitad, con poco o ningún interés. Además, no hubo sorpresas. Se batieron records y se consiguieron hitos. Pero poco más. En el apartado negativo hubo lesiones graves. Pero lo más importante es que los aficionados tienen a estas alturas hambre de playoffs. Otro par de jornadas como ésta no traerían nada bueno a la NFL. Lo que se podría hacer es alargar una jornada la temporada regular (a 18), a costa de introducir una semana más de bye. Tendríamos una semana extra de diversión sin modificar la competición. Y podría reducirse la preseason a dos o tres jornadas. Pero esa es otra historia. Vamos con la actualidad.

LOS FAVORITOS NO FALLAN

Jets y Ravens tenían en su mano el billete para disputar los playoffs y no lo dejaron escapar. Los Baltimore Ravens (9-7) tenían que derrotar a los Oakland Raiders (5-11) en el Black Hole. El partido era asequible, pero los de Tom Cable ya habían sorprendido a Bengals y Steelers, y son especialistas en dar la campanada. Pero con JaMarcus Russell tras el center, el partido siempre es más fácil para sus rivales. Lo cierto es que los Ravens jugaron un partido bastante malo. Joe Flacco (11/19, 102 yardas) estuvo fallón, improductivo, y Ray Rice (14 acarreos, 70 yardas, más 19 de recepción) contenido. El único jugador que brilló por los de Baltimore fue un sorprendente Willis McGahee. No sólo brilló, sino que eclipsó al resto de la escuadra con sus 167 yardas en 16 acarreos (más de la mitad de las yardas ofensivas de los Ravens), además de anotar los 3 TD de su equipo. Sólo le faltó chutar los extra points. El 2º mejor jugador de los Ravens fue Russell. Los Raiders siempre estuvieron cerca de sus rivales. Charlie Frye (18/25, 180 yardas, TD) jugó una primera mitad digna. Llegaron al descanso sólo 4 puntos por detrás en el marcador. Y llegaron a ponerse a un solo punto con el 2º FG de Sebastian Janikowski. Russell tuvo la oportunidad de dar la vuelta al marcador y confirmar que lo de hace 15 días no fue fruto del azar, pero perdió el balón en los dos siguientes drives (intercepción, fumble). Pero peor fue aún lo de Cable, es como para quitarle el carnet de entrenador (si es que existe). Tras los dos turnovers, los Raiders tuvieron aún otra oportunidad, 8 puntos abajo en el marcador, pero en 4º down, a 3:02 del final del partido, chutaron ¡¡¡un punt!!! Vale que fuera un “4ª y 11” desde tu yarda 40, pero ¿no te juegas nada y devuelves el balón a falta de 3 minutos a un equipo que te corre 242 yardas?

No hace falta decir que los Raiders no volvieron a tocar el balón. Como castigo, completaron su 7ª temporada consecutiva con más de 10 derrotas, la peor racha de la NFL. Su única nota positiva es el récord la liga del punter Shane Lechler, con sus 43,9 yardas netas por punt este año. Y sólo se ha quedado a 3 décimas del récord de yardas brutas de Sammy Baugh (51,4), que data de 1940. Los New York Jets (9-7) sufrieron menos y superaron brillantemente a unos Cincinnati Bengals (10-6) a quienes devolverán la visita el próximo sábado en el partido que abre la ronda de Wild Cards. Los Bengals tenían la posibilidad de alcanzar el seed #3, pero se presentaban sin Cedric Benson y con pocas ganas de poner toda la carne en el asador. Baste decir que Carson Palmer, que jugó la 1ª mitad, completó un solo pase de los 11 que lanzó, para 0 yardas y que fue interceptado en otro. Pero es que los Jets estuvieron perfectos a ambos lados del balón. En ataque, dejaron a Mark Sanchez tranquilo (8/16, 63 yardas), en un día ventoso, y se dedicaron a correr. Los Jets totalizaron 260 yardas en 54 acarreos, con un Brad Smith espectacular, haciendo daño desde la formación de wildcat (4 carreras, 92 yardas, TD) y con Tomas Jones anotando otros dos. En el otro sentido del juego, los Jets completaron el shutout no permitiendo un 1º down en juego a los Bengals en toda la primera mitad. El MVP defensivo del año, Darrelle Revis, secó por completo al bocazas de Chad Ochocinco, que había calentado el partido en el twitter. Para el descanso el marcador reflejaba un 27-0, con 7 yardas totales de los Bengals. La 2ª mitad sobró. El dúo de rookies Rex Ryan-Sanchez, alcanza los playoffs como lo hicieron la pasada campaña las parejas de novatos de Baltimore y Atlanta, pero es la 1ª vez que el equipo de un head coach rookie lidera la liga en defensa total y en anotación permitida. También lideran la liga en defensa aérea y en ataque terrestre.

NO TODOS HICIERON LOS DEBERES, POR SI ACASO

De los equipos que esperaban un tropiezo de Jets o Ravens, no todos hicieron sus deberes. Texans y Steelers lo hicieron. Dolphins, Broncos y Jaguars no. Los Houston Texans (9-7) lograron la victoria más importante de su corta historia. Les ha dado el primer récord positivo en sus 8 temporadas disputadas y les colocó por una horas en puesto de playoffs, hasta que los Jets machacaron a los Bengals en el SNF. Todo ello remontando 14 puntos de desventaja en el 4º cuarto a los New England Patriots (10-6), con tres TD en los últimos tres drives del parido. Los ciclotímicos Texans han cerrado su mejor campaña con 4 victorias consecutivas, precedidas por una racha de 4 derrotas, a su vez precedidas por otra serie de 3 victorias en línea. Y volvieron a encadenar 3 TD seguidos. Cuando su ataque funciona son difíciles de parar.

Al juego aéreo de Matt Schaub (24/39, 303 yardas, líder de la liga, 2 TD, pick) y Andre Johnson, los tejanos han añadido un sólido juego de carrera “entre tackles”, por 1ª vez en la historia de la franquicia, de la mano del rookie Arian Foster (20 acarreos, 119 yardas, 2 TD). Con una defensa en formación, a los Texans sólo les faltan “tablas” para disputar sus primeros playoffs. Tal vez en 2010. Los Pats perdieron más que un partido, ya que Wes Welker, después de su 123ª recepción del año (iguala la 2ª mejor marca de la liga), se rompió el ligamento cruzado anterior de una rodilla. Una pérdida que puede ser crucial para la postemporada, aunque cuenten con un “mini yo” de Welter en el rookie Julian Edelman (10 recepciones, 103 yardas). Los de Bill Belichick completaron un partido irregular, reflejo de su temporada y de las erráticas decisiones de su head coach esta campaña. Tom Brady se retiró en el 2º cuarto, pareciendo que iba a reservarse para los playoffs, pero volvió a jugar tras el descanso, aunque sin demasiada fortuna (17/26, 186 yardas, pick), para volver a dejar a Brian Hoyer a los mandos en el drive final. ¿Alguien lo entiende? En el anecdotario queda el gran partido del safety Bernard Pollard, el jugador que lesionó a Brady en la jornada inaugural de la temporada pasada. No sólo interceptó a Brady, propiciando la remontada tejana, sino que el mismo recuperó un fumble de Fred Taylor (anotador de dos TD) en la endzone para otra anotación. Es la bestia negra de los Pats.

Los Pittsburgh Steelers (9-7) ganaron a los Miami Dolphins (7-9), pero necesitaban demasiadas carambolas para alcanzar su meta. Con un ataque muy balanceado, con un productivo Ben Roethlisberger (18/27, 220 yardas, 3 TD) y un potente juego de carrera de la pareja Rashard MendenhallWillie Parker (185 yardas en 32 acarreos entre ambos), los campeones terminan en positivo pero lejos de sus aspiraciones. Los Dolphins tuvieron que sobreponerse a las lesiones de sus QB (herida en un ojo de Chad Henne, conmoción cerebral de Pat White) para acabar jugando con Tyler Thigpen (4/8, 83 yardas, TD, 2 picks). Tuvieron incluso un balón para remontar el partido después de que recuperaran un fumble de Big Ben en la yarda 13, tres puntos abajo en el marcador, pero Thigpen fue interceptado y los Steelers agotaron el reloj corriendo. Sin embargo, la derrota más estrepitosa fue la de los Denver Broncos (8-8) frente a sus rivales Kansas City Chiefs (4-12), delante de su abochornada afición. Los Chiefs interceptaron en tres ocasiones a Kyle Orton (32/56, 431 yardas, record personal, TD), dos de ellas, retornadas para TD por Derrick Johnson, a la vez que Jamal Charles sumaba 259 yardas de carrera (récord de la franquicia) y 2 TD en sus 25 acarreos.

En una derrota tan notoria, las 213 yardas de recepción con 14 balones atrapados de Jabar Gaffney (records personales) pierden relevancia. Es otra temporada arruinada en la 2ª mitad de la campaña para los Broncos, el 3º equipo en la historia de la liga (tras los Redskins del 78 y los Vikings del 03) en faltar a la cita de los playoffs tras comenzar con un 6-0. Por último, aunque era casi un partido de 2ª división, los Jacksonville Jaguars (7-9) malograron sus matemáticas opciones a una plaza de Wild Cards con su derrota en Cleveland. David Garrard maquilló el resultado con un par de pases de TD a Zach Miller en el 4º cuarto, pero no pudo borrar el penoso partido de los de Jack Del Rio para despedir una temporada subpar, con 4 derrotas consecutivas. Los Cleveland Browns (5-11), en cambio, enlazaron su 4ª victoria consecutiva (por 1ª vez desde 1994) gracias al juego de carrera de Jerome Harrison (33 acarreos, 127 yardas, TD) y Josh Cribbs (6 acarreos, 47 yardas, TD). El juego aéreo (Derek Anderson completó sólo 7 pases de 11 para 86 yardas y un pick), sin embargo, queda entre las “tareas pendientes” de Mike Holmgren.

Está por ver si este entonado final salva la cabeza de Eric Mangini.

SHUTOUTS EN LAS NFC

Con poco que decidir en la NFC, Vikings, Cowboys y Packers sellaron sus compromisos con shutouts o “casi shutouts”. Brett Favre, completando 25 de los 31 pases que lanzó, para 316 yardas y 4 TD, dos de ellos para su mejor receptor, Sidney Rice (6 recepciones, 112 yardas), quiso dejar claro que no está acabado a estas alturas de la campaña y mantuvo el bye en Wild Cards para sus Minnesota Vikings (12-4). También hay que señalar que los New York Giants (8-8) tampoco estaban para demasiada oposición, después de una temporada fallida. Sólo evitaron el rosco en los minutos de la basura. El partido no dio para más. Sólo queda repasar los hitos de la temporada. Los Giants faltan a los playoffs por 1ª vez desde 2004 y se han convertido en el 5º equipo en quedarse fuera después de un 5-0 inicial. Los Vikings acaban invictos en casa por 1ª vez desde 1998. Para Favre es la 9ª temporada con más de 30 TD y la 6ª por encima de las 4.000 yardas. Más mérito tuvo el shutout de los Dallas Cowboys (11-5) sobre los Philadelphia Eagles (11-5), ya que ambos se jugaban el título de la NFC Este y el derecho a jugar en casa en Wild Cards, precisamente un remake del encuentro del domingo. El ataque vaquero funcionó como viene siendo habitual. 24/34, 311 yardas, 2 TD y pick para Tony Romo y 91 yardas de carrera tanto para Marion Barber como para Felix Jones, con un TD para este último. Hasta aquí todo normal.

La defensa de los Eagles está permitiendo anotar a sus rivales. Lo más notorio fue la capacidad de la defensa de los Boys de frenar al habitualmente versátil y potente ataque de Donovan McNabb, aunque siempre es más fácil cuando Andy Reid plantea partidos con 40 jugadas de pase frente a 10 carreras. La secundaria neutralizó al trío de receptores Brent CelekDeSean JacksonJeremy Maclin, evitando los big plays, a la par que el pass rush forzaba 4 sacks y un fumble a McNabb. Este sólo completó 20 pases de los 36 que lanzó, para 233 yardas, y sólo pisó la redzone en una ocasión, perdiendo el balón en un fumble. Arizona Cardinals (10-6) y Green Bay Packers (11-5) completaban el cuadro de la NFC. No se puede esperar demasiado de un partido que se va a repetir el próximo domingo, y que no tenía trascendencia después de la victoria de los Vikings. Los Cards sacaron a Matt Leinart (13/21, 96 yardas, 2 picks) a cantar las jugadas y desde ese momento, ya se sabía que el partido no iba a servir de referencia. Los Packers, sin embargo, se tomaron el partido-entrenamiento en serio.

Aaron Rodgers (21/26, 235 yardas, TD) estuvo impecable en ataque, mientras que la defensa se dedicó a interceptar balones (4), con la curiosa anécdota de que aceptaron una falta de los Cards en una jugada que acabó con una intercepción de Atari Bigby en la yarda 20. La explicación es que la falta les dio un Safety. Charles Woodson retornó la suya para TD. Era la 9ª de la temporada y el 8º TD de su carrera en Green Bay (record de la franquicia de TD defensivos). Por los Cards no hay nada que destacar, Larry Fitzgerald batió su récord personal con su 13º TD en los minutos de la basura. En cambio, los Packers se dedicaron a jugar al football y no a engordar récords. Así, Rodgers se quedó a sólo 24 yardas del récord de la franquicia de yardas aéreas de Lynn Dickey pero no salió en el 4º cuarto. Sí que se convirtió en el 2º QB de los Packers en acabar con un QB rating superior a 100. El otro no llevaba el #4, sino el #15, es Bart Starr.

LOS PARTIDOS DE LA BASURA

Entre los partidos de 2ª división y los que descansaban para los playoffs, el resto de la jornada se puede resumir con un par de pinceladas. Los Carolina Panthers (8-8) también ganaron a los New Orleans Saints (13-3). Son dos equipos en trayectorias contrarias. Los Panthers acaban con el récord equilibrado, tras ganar tres partidos consecutivos de manera contundente, de la mano de su “2ª unidad”: Matt Moore y Jonathan Stewart (7 TD, 0 picks y 440 yardas de carrera, 4 TD, respectivamente, en las tres victorias). Stewart y DeAngello Wiliams se han convertido en la 1ª pareja de corredores en superar el millar de yardas terrestres desde la fusión. Los Saints jugaron con Mark Brunell y Drew Brees batió el récord de la liga de porcentaje de pases completados (70,6%) sin bajarse del autobús. Los de Sean Payton llegarán muy fríos a los playoff divisionales, más de un mes después de su última victoria y más de un mes y medio después de su último buen partido. Siguiendo con la loca NFC Sur, los Atlanta Falcons (9-7) rompieron con su maldición (ver sección de rachas) con su victoria frente a los Tampa Bay Buccaneers (3-13). Frenaron la carrera de Carnell Williams, interceptaron un par de veces a Josh Freeman, corrieron con Jason Snelling (25 acarreos, 147 yardas) y un renqueante Matt Ryan (23/35, 223 yardas, 2 TD, 2 picks) los remató. Nada más interesante por la ciudad de Tampa. En otro duelo divisional, esta vez en la NFC Norte, los Chicago Bears (7-9) maquillaron su récord con su victoria en la Motown.

Jay Cutler (22/36, 276 yardas) volvió a lanzar 4 pases de TD por 2ª semana consecutiva y completó su primer partido sin intercepciones desde la 4ª jornada (también contra los Lions). Cutler ha maquillado su cuenta en las dos últimas jornadas y ha acabado con más TD que picks (27/26), por lo menos. También destacó Devin Aromashodu, destinatario de dos de los pases de TD. Por su parte, Matt Forte supero el centenar de yardas de carrera por 1ª vez desde la 4ª jornada, también. Es un chollo enfrentarse a los Detroit Lions (2-14) dos veces al año. Por los locales poco que destacar.

Daunte Culpepper (23/34, 262 yardas, 2 TD, pick) fue titular, probablemente, por última vez en su carrera profesional. Los Lions cierran la década como el peor equipo de la liga en los últimos 10 años. Los Bears ganan las series por 2ª temporada consecutiva y por 4ª vez en los últimos 5 años. Para terminar con los derbies de la basura de la NFC, los San Francisco 49ers (8-8) evitaron el récord negativo por primera vez desde 2002, a costa del peor equipo de la liga, los St. Louis Rams (1-15). Después de una infame 1ª mitad (a los Niners les cuestas arrancar, son el único equipo de la liga que no ha anotado un TD en ningún drive inicial este año), Frank Gore (23 acarreos, 107 yardas, 2 TD) y Alex Smith (17/28, 222 yardas, TD) espabilaron en la reanudación, y marcaron la diferencias. Vernon Davis, con otro TD (de 73 yardas), igualó el récord de Antonio Gates (13 TD en 2004). Los Rams sólo aspiraban a terminan su horrenda campaña, la peor de su historia, batiendo por 2ª temporada consecutiva su récord de derrotas.

Keith Null y Kyle Boller encajaron 8 sacks entre ambos y ni siquiera Steven Jackson tenía ganas de correr. No pasaron de las 109 yardas ofensivas totales. La mejor nota del partido fue para la acción de Mike Singletary, que otorgó la titularidad a Isaac Bruce en el último partido de su gran carrera profesional, en la ciudad donde fue 4 veces Pro Bowler. Jugó el primer snap y se retiró tras 1.024 recepciones, 15.208 yardas, 91 TD, entre los abrazos de todos y la ovación de la afición. Otro representante de la NFC Worst, los Seattle Seahawks (5-11) terminaron también con mala nota, con derrota en casa frente a los Tennessee Titans (8-8), que acaban con un récord equilibrado después de su 0-6 inicial. El único interés del partido radicaba en los milestones que podía alcanzar Chris Johnson (ver Chrisjohnsonómetro). Su 11º partido consecutivo por encima del centenar de yardas de carrera (iguala la 2ª mejor marca de la liga) es el 1º que permiten los Seahawks esta temporada. Los Titans rompieron una racha de 5 derrotas contra Seattle. No les ganaban desde 1993, cuando eran los Houston Oilers. Los que terminan con buena nota la temporada regular son los San Diego Chargers (13-3), que ganan hasta con los suplentes.

Billy Volek (19/30, 216 yardas, TD, pick), tras dos series de Phillip Rivers (9/15, 99 yardas, TD), dio a su equipo la 11ª victoria consecutiva y el 22º partido seguido anotando 20 puntos por lo menos (récord de la liga). Malcom Floyd aprovechó también la ausencia de Vincent Jackson y se hizo con 9 recepciones para 140 yardas. Los Washington Redskins (4-12) han despedido ya a Jim Zorn y negocian con Mike Shanahan tras su peor campaña desde 1994. Sin más. Por último, los Indianapolis Colts (14-2) completaron su “descanso” bajo una tupida nevada en Buffalo. Los titulares jugaron lo suficiente para cubrir sus “milestones particulares”: 4.500 yardas por 2ª vez en la carrera para Peyton Manning o el centenar de recepciones para Reggie Wayne y Dallas Clark (Tony Gonzalez era el único TE que lo había logrado hasta la fecha). Curtis Painter (4/17, 39 yardas, pick) volvió a quedar en evidencia. Sin embargo, los Buffalo Bills (6-10) se adaptaron perfectamente a la nieve, con Ryan Fitzpatrick batiendo su marca personal lanzando 3 pases de TD y Fred Jackson yéndose hasta las 212 yardas de carrera en 33 acarreos, ante la desidia de los Colts. Terrell Owens (4 recepciones, 65 yardas, TD) adelantó a Tim Brown como 3º en la lista de receptores de todos los tiempos. Los Colts llegan al bye con mar de fondo después de las declaraciones de Bill Pollian, intentando justificar su entrega en los dos partidos finales con argumentos absurdos. No ha dejado nada bien a sus Indianápolis “el equipo que no va a por la Temporada Perfecta pero sí a por el récord de victorias consecutivas en temporada regular, a por el de partidos ganados en una década y a por los milestones particulares de sus jugadores” Colts.

EN RACHA

# Los Lions llevan 20 derrotas consecutivas a domicilio. A 4 del récord de la NFL, propiedad de… ¡los Lions!. La dejamos para la próxima temporada. # Tom Brady lleva 23 victorias consecutivas en Foxboro, incluidos playoffs. Los Pats también llevan 16 victorias consecutivas en casa frente a equipos de la NFC. La primera de las dos se romperá en Wild Cards. # Los Falcons enlazaron, por fin, las dos primeras temporadas consecutivas con récord positivo, en 43 años de historia de la franquicia.

CHRISJOHNSONÓMETRO:

No ha podido con el de Eric Dickerson pero sí que se ha convertido en el 6º corredor en la historia de la liga en superar las 2.000 yardas de carrera. Además ha batido el Marshall Faulk con sus 2.509 yardas desde el scrimmage.

Yardas: – Dickerson – Johnson – Diferencial acumulado

———————————————————————-

Game 01:::-> 138 —> 57 —> – 81

Game 02:::-> 102 —> 197 —> + 14

Game 03:::-> 49 —> 97 —> + 62

Game 04:::-> 89 —> 83 —> + 56

Game 05:::-> 120 —> 34 —> – 30

Game 06:::-> 107 —> 128 —> – 9

Game 07:::-> 175 —> 228 —> + 44

Game 08:::-> 145 —> 135 —> + 34

Game 09:::-> 38 —> 132 —> + 128

Game 10:::-> 208 —> 151 —> + 71

Game 11:::-> 149 —> 154 —> + 76

Game 12:::-> 132 —> 113 —> + 57

Game 13:::-> 191 —> 117 —> – 17

Game 14:::-> 149 —> 104 —> – 72

Game 15:::-> 215 —> 142 —> – 135

Game 16:::-> 98 —> 134 —> – 99

———————————————————————-

Total Dickerson: 2.105 —> Total Johnson: 2.006 —> Le han faltado justo un centenar.

LOMBARDÍMETRO:

SAN DIEGO CHARGERS. Tienen todo lo necesario para ganar. Alguna vez les tiene que tocar.

2º Cualquier otro de los 12 clasificados para los playoffs, con mención especial para Eagles, pero en realidad está todo muy abierto. No hay favorito claro.

CLAUSENÓMETRO:

ST. LOUIS RAMS. Probablemente será un NDAMUKONGSUHNÓMETRO, es un jugador que seguro le encanta a Steve Spagnuolo.

PRONÓSTICO PARA WILD CARDS:

Semana increíble de re-matches. Tres de los partidos de Wild Cards se han disputado en la 17ª jornada, dos de ellos en el mismo campo. El cuarto partido también se ha disputado esta temporada, en la 4ª jornada, también en el mismo escenario. En principio, los “re-matches” favorecen al equipo que ha perdido, porque siempre tiene la opción de superarse.

NEW YORK JETS @ CINCINNATI BENGALS

El shutout del domingo va a pesar. Vale, los Bengals no jugaron al 100%, pero sólo les faltó Benson y su ataque sumó 72 yardas terrestres y 0 aéreas frente a la mejor defensa de la liga. Pero no sólo es el último partido. Los Jets han ganado 5 de sus últimos 6 partidos (después de 6 derrotas en 7 partidos), mientras que los Bengals han perdido 3 de sus últimos 5, con victorias frente a Lions y Chiefs. Vamos a ver muchas carreras y pocos puntos. La última victoria de los Bengals en playoffs data de 1990. ¿Pronóstico? Jets 17 @ Bengals 14.

BALTIMORE RAVENS @ NEW ENGLAND PATRIOTS

Los Pats van invictos en casa. Belichick va 6-0 en el 1º partido de playoffs. Brady lleva 23 victorias consecutivas en Foxboro. Los Ravens nunca han ganado a los Pats (0-5). Todo los vientos soplan a favor de los locales. Sólo la lesión de Welter, bien cubierta por Edelman el domingo, parece amenazara a los Pats. Pero creo que los Ravens se van a conjurar para derrotar a los Pats, a quienes tienen ganas. Llegan heridos del partido de la temporada regular y buscarán venganza. Pueden correr, Ray Lewis puede motivar a la defensa y pueden dar la sorpresa en Foxboro. ¿Pronóstico? Ravens 24 @ Pats 20.

PHILADELPHIA EAGLES @ DALLAS COWBOYS

Los Cowboys han ganado las series a los Eagles sobrados. Son el equipo más caliente de la conferencia. Han blanqueado a dos rivales divisionales de manera consecutiva. Los tres últimos partidos los han ganado por una suma de 65-17. Juegan en casa. ¿Todo a favor de los Boys? La cabeza dice que sí, pero el corazón dice que no. Los Cowboys ganaron su división hace dos años, y ganaron las series a un rival divisional… que les ganó en su debut en playoffs. Los Cowboys no ganan un partido de postemporada desde 1996. Por último, los Eagles siempre te responden cuando las cosas se les ponen más difíciles. ¿Pronóstico? Eagles 27 @ Cowboys 24.

GREEN BAY PACKERS @ ARIZONA CARDINALS

Será la 3ª vez que se enfrenten esta temporada, pero la única en la que se juegan algo. ¿3 veces? Sí, también jugaron en pretemporada. Hubo jugadores tocados el domingo, pero se espera que todos sean de la partida. Los Packers están “on fire”, son un equipo muy peligrosos, pero los Cards pueden repetir partidos como los de la postemporada pasada. Pueden pasar, pueden correr y pueden defender. ¿Pronóstico? Packers 28 @ Cardinals 31.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.