w16: Sixtillizos en la NFC

343

Ya está “casi” todo decidido en la NFC. Se conocen los seis equipos que disputarán la postemporada, y el seed #1, sólo falta determinar el orden del resto en la última jornada. Los playoffs en la Conferencia Nacional se presentan más abiertos que nunca. Los que han dominado la temporada regular, Saints y Vikings han dado un paso atrás y ya no asustan a nadie. Están mostrando sus flaquezas en el peor momento de la temporada. Y tanto el resto de los campeones divisionales: Cards y Eagles/Cowboys, como los Packers, fijos en una de las dos plazas de W.C., llegan en un gran momento de forma y de juego. Los 6 tienen buenos QB dirigiendo el equipo. Los 6 pueden correr con más o menos fortuna. Los 6 tienen buenas defensas.

Es difícil de prever lo que puede ocurrir en enero. Los enfrentamientos van a ser muy abiertos, disputados. Lo único previsible es que nos vamos a divertir, seguro. El que las plazas estén ya asignadas en la 16ª jornada tiene un culpable, los New York Giants (8-7), que se despidieron del Giants Stadium, después de 283 partidos, y de sus esperanzas de postemporada, con un fenomenal colapso frente al “equipo B” de los Carolina Panthers (7-8). Por 2º partido consecutivo, los “suplentes” Matt Moore (15/20, 171 yardas, 3 TD) y Jonathan Stewart (28 acarreos, 206 yardas, récord de la franquicia, TD) desmantelaron a dos gallitos de la conferencia. Moore ha completado el 68% de sus pases y ha anotado 6 TD por 0 picks en estos dos partidos, mientras que Stewart ha sumado 315 y 3 TD totales.

No está mal para la “2ª unidad”. Si además añadimos un jugador duro como Steve Smith, capaz de anotar un TD sin dejar caer el balón a pesar de romperse el antebrazo en la jugada, tenemos el pack completo. A la defensa neoyorkina, temida hace un par de años, no se le vio por el campo. Y al ataque, tampoco demasiado. Brandon Jacobs sumó una yarda en 6 acarreos y Eli Manning (29/43, 296 yardas, TD) fue interceptado en dos ocasiones y perdió un fumble. Un desastre. Urge una reestructuración del equipo, empezando por el coordinador defensivo Bill Sheridan, para empezar con mejor pie en su nuevo estadio.

CUESTA ABAJO Y… ¿SIN FRENOS?

Los New Orleans Saints (13-2) lograron el “home field advantage”, más por deméritos de los Vikings que por méritos propios, porque el domingo encadenaron su 2ª derrota consecutiva en el Superdome, dando una pésima imagen frente a los flojos Tampa Bay Buccaneers (3-12). Para los amantes de las estadísticas curiosas, es la 1ª vez que un equipo con 12 derrotas gana a otro con 13 victorias en la historia de la NFL. A falta de 4 segundos para el descanso, el marcador reflejaba un 17-0. Drew Brees estuvo muy preciso (¡32/37!), pero su juego fue un “dink and dunk”, sin pases profundos, sumando 258 yardas y un TD, sin hacer demasiado daño. Pero nadie se esperaba una reacción semejante de los Bucs. La defensa oportunista de los Saints interceptó en dos ocasiones a Josh Freeman, pero no puso todo lo que hay que poner para frenar la carrera de Carnell Williams, que se fue hasta las 129 yardas en sus 29 acarreos. Todo se precipitó en el 4º cuarto, a donde llegaron los Saints con 14 puntos de ventaja todavía. Primero anotó Cadillac. Luego Marques Colston cometió un fumble, pero que los Bucs no aprovecharon, al fallar en un “4ª y 1” en la 19 de los Saints a falta de 5 minutos.

El partido parecía finiquitado, pero Michael Spurlock lo empató con un magnífico TD de retorno de punt de 77 yardas a falta de poco más de 2 minutos para el final. A pesar de todo Brees hizo lo suficiente para ganar el partido, dejando a Garrett Hartley un cómodo FG de 37 yardas para evitar la prórroga, pero el balón salió wide left. Esta vez la suerte les fue esquiva. Los Bucs ganaron el sorteo de la prórroga y con 10 carreras consecutivas se plantaron el FG range para que Connor Barth completara la remontada con un FG de 47 yardas. Los Saints no perdían un partido en el que llevaban 17 puntos de ventaja desde hace 20 años. En el lado positivo, Darren Sharper batió el récord de la liga de yardas de retorno de intercepción en una temporada.

Los Minnesota Vikings (11-4) también perdieron en la prórroga contra un equipo del furgón de cola. Pero los Chicago Bears (6-9) se conjuraron para derrotar a sus rivales y dar una buena imagen en primetime. Con una gran intensidad defensiva, reforzada por el DT Tommie Harris, y con un Jay Cutler (20/35, 273 yardas, 4 TD, aunque no se salvó de su 26º pick) aprovechando la baja forma del front four de los Vikings, que dejaba expuesta su porosa secundaria, los Bears llegaron al descanso con un 16-0 en el marcador. Y no fueron más porque Cutler estuvo fallón en la redzone. Pero nunca se puede dejar malherido a Brett Favre (26/40, 321 yardas, 2 TD). O lo rematas o te la puede liar. Así, en la 2ª mitad, junto con un batallador Adrian Peterson (24 acarreos, 94 yardas, 2 TD), fueron entrando en el partido y lo consiguieron empatar a menos de 6 minutos para el final. Fue cuando el partido se volvió aún más loco. Un magnífico retorno del kickoff de Danieal Manning puso el balón al filo de la redzone, desde donde Cutler conectó con Earl Bennett para un TD que volvía a ponerlos por delante. Pero en el otro lado estaba Favre, con 5 minutos y el balón. Este acabó en las manos de Sidney Rice en la endzone a falta de 22 segundos. Prórroga. Más drama. Los Bears ganan el sorteo y se plantan en FG range con un par de pases, pero Robert Gould falla el FG de 45 yardas. ¿Balón definitivo para Favre? No. “3 y fuera”. “3 y fuera” también para los Bears. ¿Balón definitivo para Favre esta vez? Tampoco. A Peterson no se le ocurre otra cosa que cometer el 20º fumble de su carrera (13 perdidos, en 988 posesiones de balón). Balón para Cutler, que no esperó más y en la siguiente jugada se reivindicó ante su afición lanzando una bomba de 39 yardas para TD al improbable héroe del partido, Devin Aromashodu (7 recepciones, 150 yardas, TD de la victoria).

”NFC EAST BOWL” EN LA 17

Eagles y Cowboys pelearán por el título divisional y por jugar en casa los Wild Cards (donde podrían volver a enfrentarse) en la última jornada en el Cowboys Stadium. Ninguno de ellos falló en la 16. Los Philadelphia Eagles (11-4) sobrevivieron a una pésima 2ª mitad de Donovan McNabb y vencieron a los Denver Broncos (8-7) por los pelos. Llegaron al descanso con una ventaja de 20-7. McNabb había completado 15/19 pases, para 242 yardas y 2 TD. Brent Celek llevaba 121 yardas de recepción y había anotado un TD, al igual que DeSean Jackson. La maquinaria estaba engrasada y el pass rush de los Broncos no aparecía (0 sacks). El partido estaba encarrilado. Pero en la 2ª parte se giró el partido. Elvis Dumervil (2 sacks, fumble forzado) y compañía (5 sacks totales, una intercepción) empezaron a funcionar y McNabb se atascó como sólo él lo sabe hacer en ocasiones. En la 2ª mitad lanzó el balón 16 veces, completando sólo 5, para 80 yardas, un TD y un pick. La selección de 20 jugadas de pase por 12 de carrera cuando le vas ganando a los Broncos es típica de Andy Reid. Además, el rookie Macho Harris comenzó a trabajar para los rivales, con dos fumbles en retornos de kick off, uno de ellos perdido, y una absurda falta personal, que facilitaron dos TD de los Broncos. Estos llegaron a empatar el partido, gracias a un productivo Kyle Orton, esta vez con con Jabar Gaffney (7 recepciones, 69 yardas, 2 TD) como primer espada. Los Eagles estaban contra las cuerdas. Pero bastó con un par de jugadas para evitar la derrota. Primero McNabb salió de un “3ª y 25” en su yarda 15 con un scramble “marca de la casa”. Luego lanzó un pase de 27 yardas que el rookie Jeremy Maclin atrapó milagrosamente sobre la banda, rozando el césped con la punta de sus pies. Si llega a tener las uñas de los pies cortadas no lo habría conseguido. A David Akers le quedó un fácil FG de 28 yardas para asegurar la victoria. La jugada tonta la protagonizó Brandon Stockley en el 1º cuarto, cuando fue expulsado por darle un manotazo, ¿inadvertidamente?, a un árbitro al protestar. Los Broncos han mejorado, pero su 7 derrotas en los últimos 9 partidos, después de su 6-0 inicial, los condenan a depender de otros para obtener su billete para los playoffs.

Los Dallas Cowboys (10-5) también hicieron sus deberes y escaparon de la Maldición de Diciembre en un partido en el que no tuvieron ninguna oposición seria por parte de los Washington Redskins (4-11). Una agresiva defensa vaquera redujo el ataque piel roja a la nada. Los drives de los capitalinos fueron: pick, punt, punt, punt, punt, punt, punt, punt, punt y turnover on downs. Todo un epitafio para Jim Zorn en su último partido en casa. Fue un día tranquilo para Tony Romo (25/38, 286 yardas, TD, pick), Marion Barber (17 acarreos, 63 yardas, TD) y Felix Jones (10, 58). Los Cowboys no sólo han ganado las series a los Redskins, sino que no les han permitido un TD.

UN MERO TRÁMITE

A estas alturas de la temporada, que te toque jugar con alguno de los paquetes de la NFC Oeste es un chollo. Así Cards y Packers, que pueden volver a enfrentarse en las dos próximas jornadas, disfrutaron de poco más que un entrenamiento. Los Arizona Cardinals (10-5) tuvieron como sparring a los St. Louis Rams (1-14). Los Green Bay Packers (10-5) a los Seattle Seahawks (5-10). Los Cards interceptaron a Keith Null en 3 ocasiones. Los Packers a Matt Hasselbeck en 4. Ambos sólo permitieron 10 puntos a sus rivales y desplegaron su ataque sin ningún problema. Los Cards ganaron su 7º partido consecutivo contra los Rams y alcanzan la 10ª victoria por 1ª vez desde 1976. Kurt Warner (24/38, 313 yardas, 2 TD) se convirtió en el único QB, junto con Fran Tarkenton, que ha lanzado más de 100 TD para dos equipos. Los Packers dieron un poco de descanso a Aaron Rodgers (13/23, 237 yardas, TD), que se ha convertido en el único QB en lanzar para más de 4.000 yardas en sus dos primeras temporadas, y se dedicaron a anotar TD de carrera, hasta 5. Dos fueron de Ryan Grant, otros dos de Brandon Jackson y hasta Ahman Green anotó uno.

NO HAY AFRENTA A LOS DIOSES DEL FOOTBALL SIN CASTIGO

Los Indianapolis Colts (14-1) tiraron el partido, la imbatibilidad y sus esperanzas de volver a levantar el Lombardi. Una afrenta como la del domingo no la pasan por alto los dioses del football, como tampoco pasaron por alto los abusos anotadores de los Pats de 2007. Jim Caldwell ha escogido la peor manera de afrontar estas últimas jornadas. La historia reciente es tozuda. Ningún equipo que descansa al final de la temporada regular ha ganado la Super Bowl. Steelers por dos veces, Giants, Pats, incluso los Colts (el año que la ganaron fue el único que Peyton Manning disputó todos los snaps) han ganado el partido con números romanos llegando calientes a los playoffs. Frente a unos New York Jets (8-7) unidimensionales (apenas 12/19 para 106 yardas para Mark Sanchez, con 200 yardas de carrera y un TD entre Tomas Jones y el rookie Shonn Greene), los Colts llevaban la delantera en el marcador a mediados del 3º cuarto. Los Jets se mantenían en el partido gracias el TD de retorno de kickoff de 106 yardas, el 2º más largo de la historia, de Brad Smith. Entonces Manning y el resto de titulares importantes se fueron a la banda. Su sustituto, el rookie Curtis Painter (4/11, 44 yardas), tuvo un debut glorioso, con tres “3 y fuera” un fumble retornado para TD por Marques Douglas y una intercepción, entre los abucheos generalizados del Lucas Oil Stadium. Los afortunados Jets, con un parcial de 19-0 contra el equipo B de los Colts, dependen de sí mismos para alcanzar los playoffs. Si ganan a los Bengals en la despedida del Giants Stadium, estarán dentro. Manning se puede consolar con ser el más rápido en alcanzar las 50.000 yardas de pase (191 partidos), un selecto club del que sólo Favre, Marino y Elway son socios.

TODOS LOS DÍAS SON JUEVES PARA LA NFL

NFL Network para potenciar su marca de “Thursday Night Football” le pone dicho sello a sus partidos, sean en jueves, sábado o viernes. El “Monday Night Football” sólo se celebra el lunes, como su propio nombre indica, y al “Sunday Night Football” le pasa tres cuartos de lo mismo. NFL Network podría establecer la marca de “Any-Day-But-Sunday-Or-Monday Night Football” (ADBSOMNF). Sería más exacto. El día de Navidad, el ADBSOMNF nos deparó un interesantísimo encuentro entre los San Diego Chargers (12-3) y los Tennessee Titans (7-8). El resultado podía ser esperado, teniendo en cuenta que jugaba Mr. Diciembre (18-0 en dicho mes para Phillip Rivers), pero lo sorprendente fue la paliza que les dieron los californianos, a ambos lados del balón, a un equipo al que sólo los Colts habían sido capaces de derrotar en los últimos dos meses. Rivers estuvo increíblemente cómodo y preciso. Completó 21 de 27 pases, a 9 receptores distintos, para 264 yardas y 2 TD. Y no hizo más porque no lo necesitó, ya que contó con LaDainian Tomlinson (2 TD) y Darren Sproles (2 TD de carrera, uno de recepción) para rematar en la goaline, y descansó en el 4º cuarto. Después de un improductivo drive inicial, los Chargers encadenaron 6 TD en los 6 drives siguientes.

Los Titans no pudieron rivalizar con ese vendaval ofensivo, y un Vince Young (8/21, 89 yardas, 2 picks, fumble perdido), presionado por el marcador, fue presa fácil de la defensa de Ron Rivera. Ni siquiera Chris Johnson fue un factor. Sumó 179 yardas desde el scrimmage, con un TD, pero no hizo ningún daño. Es su 10º partido consecutivo por encima del centenar de yardas de carrera (ver Chrisjohnsonómetro). L.T. sigue batiendo records. Es el RB con más TD de carrera en una década (138), superando a Emmitt Smith, a quien también iguala el récord de 36 partidos con múltiples TD de carrera. La 7ª victoria consecutiva de Chargers contra los Titans les asegura el seed #2, con el bye en Wild Cards. ¡No puede haber otra final de conferencia más interesante y con más morbo que un Chargers @ Colts!

CAEN LOS ÚLTIMOS TÍTULOS DIVISIONALES EN LA AFC

Los New England Patriots (10-5) aseguraron su título divisional sin contemplaciones, y de paso metieron un poco de miedo a sus rivales. Los Jacksonville Jaguars (7-8) se mantenían en la lucha por las plazas de Wild Cards, pero fueron masacrados por completo. Los felinos nunca han ganado en el Gillette Stadium. La defensa de los Pats mantuvo el tono, limitando a Maurice Jones-Drew a 35 yardas de carrera (y 63 de recepción) e interceptando en dos ocasiones a David Garrard (19/25, 185 yardas, TD de carrera en los minutos de la basura). Al otro lado del balón Tom Brady (23/26, 267 yardas, 4 TD) completó un partido perfecto, con Randy Moss anotando 3 TD con los 4 pases que recibió, mientras que Wes Welker (13 balones lanzados, 13 recepciones, 138 yardas) y Sammy Morris (12 acarreos, 95 yardas, TD) movían las cadenas por aire y tierra, respectivamente. Con un partido impecable en todas las áreas del juego, los Pats sólo esperan conocer qué equipo les visitará en Wild Cards. De momento, están imbatidos en Foxboro. Los Cincinnati Bengals (10-5) también se aseguraron el título, por fin, después de tenerlo al alcance hace casi un mes. Pero tuvieron que sufrir más de lo previsto, frente a unos Kansas City Chiefs (3-12), que llegaron a empatar el encuentro en la 1ª jugada del 4º cuarto. El ataque de los Bengalíes no está siendo todo lo productivo que acostumbra.

Cedric Benson (29 acarreos, 133 yardas) mueve las cadenas, pero Carson Palmer (17/25, 139 yardas, 2 TD, pick) no ha vuelto a ser el mismo después de su grave lesión. Con sólo 10 puntos en los tres primeros cuartos, su magnífica defensa, que interceptó a Matt Cassel (22/37, 180 yardas) en dos ocasiones, no pudo evitar que los Chiefs empataran el partido con un increíble TD de recepción de un tal Tim Castille. Pero la sangre no llegó al río. Un buen drive de Palmer & Benson (parece una firma de abogados) de 98 yardas, culminado con un corto pase de TD a Chad Ochocinco, al filo del “two minutes warning” puso las cosas en su sitio y coronó a los Bengals por 1ª vez desde 2005, con la 2ª clasificación para los playoffs desde 1991. Fue un digno colofón de la semana en la que celebraron el funeral de Chris Henry. La mala noticia del día fue la lesión del LB rookie Rey Maualuga, que se rompió el tobillo y será baja para la postemporada.

SÓLO QUEDAN DOS BILLETES PARA P.O.

Las correspondientes a las plazas de Wild Cards de la AFC. Jets y Broncos son los titulares de las plazas, de momento. Los Jets si ganan están dentro, pero los Broncos no dependen de sí mismos. Son los Baltimore Ravens (8-7) los que estarán dentro si ganan en el Black Hole la próxima jornada. Es un mal menor después de volver a tirar un partido (son muchos ya esta temporada) que deberían haber ganado frente a sus archirrivales Pittsburgh Steelers (8-7). Los locales dominaban el partido al descanso. Ben Roethlisberger (17/33, 259 yardas, TD, pick) y Rashard Mendenhall (17 acarreos, 36 yardas, TD) tenían un duro día contra la defensa de los Ravens, pero éstos, convertidos en una especie de “Dr. Jekyll y Mr. Hide”, les ayudaban con faltas que prolongaban drives abocados al punt. Los Ravens, a pesar de todo y en un gran 3º drive, llegaron a empatar el partido. Ray Rice (30 acarreos, 141 yardas, ver sección de rachas) movía las cadenas y Joe Flacco (13/25, 166 yardas, 2 TD, pick) remataba. Llegaron al 4º cuarto con el “momentum”, con los campeones acorralados, pero volvieron a hacerse daño, mucho daño. No sólo les negaron dos TD por faltas , sino que Derrick Mason dejó caer un balón clamoroso en la endzone. Sumaron 11 penalizaciones para 113 yardas, pero el daño, como hemos visto, fue más allá de las yardas penalizadas. Pero aún había más. Los Steelers se adelantaron gracias a un FG y frenaron a Flacco a base de sacks. Big Ben, 1º Steeler en superar las 4.000 yardas de pase en una campaña, tenía el partido en su mano. Pero en “3ª y 11” hizo una de esas jugadas por las que decía la semana pasada que es más apreciado por los aficionados que por los head coaches. Lanzó un absurdo globo que fue interceptado por Tom Zbikowski y retornado hasta la 42 de los Steelers. ¿Balón de partido para los Ravens a falta de dos minutos? No.

Otra absurda y rigurosa falta anuló la jugada y los Steelers escaparon vivos de milagro. Aún se mantienen en la lucha por una plaza de W.C. Para conseguirla deberán ganar en Miami y esperar que pierdan Texans y Jets, Texans y Ravens, o Jets, Ravens y Broncos. Muy difícil. Los Miami Dolphins (7-8) lo tienen aún más difícil al perder en casa contra los Houston Texans (8-7), que pueden clasificarse si ganan la jornada que viene a los Pats y pierden dos equipos entre Jets, Ravens y Broncos. Los ciclotímicos Texans tuvieron otro partido de ida y vuelta. No es la 1ª vez esta temporada. Contra los Cards y 49ers tuvieron rachas de 3 TD encajados y anotados. Su temporada también es de sube y baja, ha encadenado 3 victorias seguidas, luego 4 derrotas consecutivas, luego otras 3 victorias seguidas. Lo dicho, son un equipo ciclotímico.

En Miami anotaron en sus 5 primeros drives, nada menos, y tomaron una ventaja de 27-0 hasta casi el descanso. Luego encajaron 20 puntos consecutivos de los Dolphins. Si el partido dura 5 minutos más les empatan. Matt Schaub (20/31, 286 yardas, 2 TD, pick), con Andre Johnson (5 recepciones, 71 yardas, TD) y Jacoby Jones (79 yardas y TD en dos recepciones) como escuderos, y la inesperada aportación del rookie Arian Foster en el juego de carrera (19 acarreos, 97 yardas, TD), fueron demasiado ataque para la habitualmente sólida defensa de los Dolphins. Chad Henne (35/55, 322 yardas, TD, pick), sobre todo después de la lesión de Ricky Williams (10 acarreos, 35 yardas) en el 3º cuarto, no pudo equilibrar la ofensiva tejana. Los Texans siguen siendo el equipo maldito para los Dolphins. Son el único equipo al que aún no han derrotado (0-5), y esta vez les dejan virtualmente fuera de los playoffs. Johnson, por su parte, se ha convertido en el único jugador junto con Marvin Harrison en sumar más de 1.500 yardas de recepción en temporadas consecutivas.

LA 2ª DIVISIÓN

Los Atlanta Falcons (8-7) están a una victoria en Tampa de acabar con su particular maldición (ver sección de rachas). Los Buffalo Bills (5-10) están de vacaciones, y así se tomaron su visita a Atlanta. Fue un mal día para el debut de Brian Brohm (17/29, 146 yardas, 2 picks), totalmente desacertado. Fred Jackson también perdió un balón, retornado para TD por Lawrence Sidbury). Del resto del equipo nadie más merece comentario. Tal vez Rian Lindell por anotar los únicos 3 puntos de su equipo. Y Terrell Owens, quien se convirtió en el 6º jugador en sumar 1.000 recepciones en su carrera, aunque sólo pilló 4 balones para 39 yardas el domingo. Matt Ryan (18/35, 250 yardas, 3 TD) desmanteló por completo a los Bills con un magnífico partido. El 1º balón que tocó fue un pase de TD de 42 yardas a su mejor socio: Roddy White (8 recepciones, 139 yardas, 2 TD).

Podrían haberse ido a los vestuarios entonces, porque no hizo les falta más para ganar el partido. Los Cleveland Browns (4-11) ganaron otro partido intrascendente (llevan tres consecutivas) contra el equipo que da más miedo en la AFC Norte, los Oakland Raiders (5-10). Tom Cable no estuvo muy afortunado. Para una vez que JaMarcus Russell le gana un partido, como premio lo vuelve a condenar al banquillo. Charlie Frye fue el titular y firmó una tarjeta con 0 TD y 3 picks. El paquete de Russell podría haberlo mejorado. El resto del equipo tampoco funcionó, cometiendo además 13 faltas para 126 yardas, con dos jugadores expulsados. El único que brillo fue el kicker Sebastian Janikowski, que clavó los 3 FG que chutó, incluido uno de 61 yardas la filo del descanso. El 4º más largo de la historia de la liga. Los Raiders han perdido por lo menos 10 partidos en las últimas 7 temporadas. Por los Browns, Derek Anderson volvió a la titularidad y no lo hizo mal. Dejó correr a sus anchas a Jerome Harrison (¡39 acarreos!, 148 yardas, TD, fumble), y completó 8 de los 17 pases que lanzó para 121 yardas y un TD para el rookie Mohamed Massaquoi.

Josh Cribbs, en cambio, tuvo un día tranquilo. El último partido intrascendente de la jornada se disputó en la Bahía. Los Detroit Lions (2-13) visitaban a los San Francisco 49ers (7-8). ¿He dicho Lions, visitando? ¿Hace falta comentar algo más? Si esto no bastara, hay que señalar que fue el 3º partido del año para los Lions con 5 turnovers por lo menos y el 3º para los Niners con 5 o más takeaways. Así, sí que está claro el resultado. Drew Stanton (11/21, 130 yardas), en su 1ª titularidad, fue interceptado en tres ocasiones y perdió otro balón en un fumble. Calvin Johnson perdió otros dos. Así no se va a ninguna parte. Los 49ers movieron el balón con Frank Gore (28 acarreos, 71 yardas, TD + 4 recepciones para otras 81), con un correcto Alex Smith (20/31, 230 yardas, TD), y punto. Vernon Davis volvió a anotar y ha sentado todos los records de franquicia de su posición para una temporada, además de quedarse a un solo TD del récord de Antonio Gates (13 TD en 2004). Los Lions lideran la liga en varios apartados, pero sólo uno positivo: con el FG bloqueado del domingo, son los #1 de la especialidad en este siglo, con 24.

EN RACHA

# Los Colts llegaron a las 23 victorias consecutivas en temporada regular, estableciendo un nuevo récord de la NFL, pero no están por la labor de disputar las dos últimas jornadas. Las estadísticas de los Colts en temporada regular son espectaculares, como ya he comentado en anteriores artículos, y eso que cada año pasan de disputar un par de partidos de media.

# Los Lions llevan 20 derrotas consecutivas a domicilio. A 4 del récord de la NFL, propiedad de… ¡los Lions!

# Tom Brady lleva 23 victorias consecutivas en Foxboro, incluidos playoffs. Los Pats también llevan 16 victorias consecutivas en casa frente a equipos de la NFC.

# Los Steelers llevaban 32 partidos sin permitir 100 yardas a un corredor, hasta que llegó Rice. Sin alcanzar la de los Vikings, la racha es historia.

# Los Falcons podían acabar esta temporada con una de las rachas más largas, no sólo de la NFL, sino de todas las grandes ligas americanas. Desde su fundación, lleva 43 temporadas sin enlazar dos temporadas con récord positivo. Sólo les queda ganar en Tampa.

CHRISJOHNSONÓMETRO:

Johnson está lejos del récord de Eric Dickerson, pero tiene a su alcance el convertirse en el 6º corredor en la historia de la liga en superar las 2.000 yardas de carrera. A “CJ2K” le quedan 128. Nada que no se pueda conseguir contra la defensa de los Seahawks.

Yardas: – Dickerson – Johnson – Diferencial acumulado

———————————————————————-

Game 01:::-> 138 —> 57 —> – 81

Game 02:::-> 102 —> 197 —> + 14

Game 03:::-> 49 —> 97 —> + 62

Game 04:::-> 89 —> 83 —> + 56

Game 05:::-> 120 —> 34 —> – 30

Game 06:::-> 107 —> 128 —> – 9

Game 07:::-> 175 —> 228 —> + 44

Game 08:::-> 145 —> 135 —> + 34

Game 09:::-> 38 —> 132 —> + 128

Game 10:::-> 208 —> 151 —> + 71

Game 11:::-> 149 —> 154 —> + 76

Game 12:::-> 132 —> 113 —> + 57

Game 13:::-> 191 —> 117 —> – 17

Game 14:::-> 149 —> 104 —> – 72

Game 15:::-> 215 —> 142 —> – 135

Game 16:::-> 98 —>

———————————————————————-

Total = 2.105 —> Parcial: 1.872 —> Le quedan: 234. E

l récord de Marshall Faulk de 2.429 yardas desde el scrimmage tiene sus días contados. CJ lleva un parcial de: 2.355 —> Le quedan: 75.

PANORAMA DE PLAYOFFS

AFC:

#1 IND (14-1). Home Field advantage.

#2 SD (12-3). Bye en Wild Cards.

#3 NE (10-5). Campeón Divisional. Por delante de los Bengals por su strength of victory.

#4 CIN (10-5). Campeón Divisional.

#5 DEN (8-7). Por delante de Jets y Ravens por strength of victory y de Texans por récord de conferencia.

#6 NYJ (8-7). Por delante de Ravens por strength of victory y de Texans por récord de conferencia.

+ A la caza, con el mismo récord (8-7): BAL > HOU > PIT.

+ Con posibilidades sólo matemáticas (7-8): MIA > JAC.

+ Eliminado esta jornada: TEN (7-8).

NFC:

#1 NO (13-2). Home Field advantage.

#2 PHI (11-4). Por delante de Vikings por récord de conferencia.

#3 MIN (11-4). Campeón Divisional

#4 ARI (10-5). Campeón Divisional.

#5 GB (10-5). Por delante de los Cowboys por enfrentamiento directo.

#6 DAL (10-5).

+ Eliminado esta jornada: NYG (8-7).

LOMBARDÍMETRO:

– LAMARTHUNTÓMETRO: SAN DIEGO CHARGERS. Era mi pick para ganar la Super Bowl y llegan a los playoffs como el mejor equipo del momento.

– GEORGEHALASÓMETRO: De los 6 equipos clasificados, cualquiera puede ganar a cualquier otro. En pretemporada aposté por los Eagles. En estos momentos a ninguno lo veo con más posibilidades que una entre seis.

CLAUSENÓMETRO:

1º: ST. LOUIS RAMS. Los Rams necesitan un QB y Jimmy Clausen les vendría de perlas. Para los Lions es un NDAMUKONGSUHNÓMETRO.

2º: DETROIT LIONS. El único aún con opciones matemáticas.