El caso Antonio Brown, inaceptable y muy peligroso

El receptor de los Raiders ha tensado la cuerda al máximo con la franquicia

2841
Antonio Brown ha convertido la pretemporada de los Raiders en un culebrón

Me había propuesto no escribir sobre Antonio Brown en la pretemporada ¿Qué mas quiere un tipo con aires de diva de la opera qué se hable de él a todas horas y en todas partes? Antonio Brown es un caso patológico de caso de querer ser el niño en el bautizo, la novia en la boda y el muerto en el entierro. A todo se une un ser caprichoso, con pataletas de niño consentido, el perfecto ejemplo de lo que yo denomino en el caso de niños un “terrorista infantil”.

Todo el culebrón de Antonio Brown, deliberadamente oculto por la serie “Hard Knocks” que con esta omisión ha firmado su acta de defunción, al final se acabó desvelando como una burda maniobra publicitaria, Antonio Brown solo buscaba un patrocinador para su nuevo casco. Además amparado en una polémica más que artificial se ha saltado casi toda la pretemporada, algo que ya venía contaminada con un mas que extraño tratamiento para curar una lesión en su pie.

El caso es que Antonio Brown se ha pasado por el arco del triunfo la pretemporada, algo que al final le ha costado sanciones por parte del equipo, y que en otro acto de chulería sin parangón, pero chulería de baja estofa, de macarra de barrio marginal, hizo público en las redes sociales. No contento con eso lo ha rematado con un enfrentamiento verbal, o eso ha transcendido, con la figura del General Manager de los Oakland Raiders Mike Mayock. El enfrentamiento alcanzó tales niveles que alguien con el historial y antecedentes de Vontaze Burfict medió entre el WR y el GM. Finalmente rematado con la publicación de un video publicitario donde hace pública una conversación privada con Jon Grudenalgo que podría constituir un ilícito si la otra parte no autorizó su difusión de acuerdo a las leyes del estado de California.

Pero no he venido aquí a contaros lo qué pasó, está mas que ampliamente documentado, sino a contar lo que podría suceder y que la NFL como institución debería evitar para no sentar un precedente peligroso que se le podría ir de las manos si en el futuro otros jugadores deciden utilizar el mismo camino que podría tomar Antonio Brown.

Ahora mismo no sabemos las consecuencias que podría tener la inaceptable conducta de Antonio Brown, lo qué sí sabemos es que Jon Gruden, que es quien realmente manda en la franquicia con un contrato que de hecho lo hace General Manager, ha dicho que el WR estará el lunes en el campo, desautorizando por completo a Mike Mayock, que no sé a que espera para presentar su dimisión de forma inmediata. También se sabe que los Raiders mandaron su 3ª y 5ª elecciones del draft de 2019 a los Pittsburgh Steelers a cambio de hacerse con el contrato del jugador. La salida del WR dejó 21,12 millones de dinero muerto en el Cap de los acereros, puesto que los Raiders no se hacen responsables de los importes garantizados por el equipo anterior.Poco después Antonio Brown firmaba un nuevo contrato con los Raiders que le garantizaban 30 millones de dólares, aunque después se ha sabido que el lenguaje del contrato protege al equipo. Hasta la fecha Antonio Brown ha percibido un Signing Bonus de 500.000 $, ha perdido otro del mismo importe por no haber participado en más del 85% de las actividades de pretemporada del equipo, además de que como el equipo le ha impuesto diferentes sanciones, amparadas todas ellas en el CBA,ahora mismo es acreedor de los Raiders.

Los Raiders, y suponemos que su equipo legal de abogados, deben estar sopesando las opciones que tienen, la mas evidente sería suspender al jugador para la Semana 1, lo que evitaría que su salario para el año 2019 se convierta en garantizado, si Antonio Brown es suspendido perdería el derecho al “Termination Pay”en caso de ser cortado por el equipo, algo que se aproxima a la figura del Finiquito, no percibiría su salario del año.

El actual CBA, convenio colectivo, permite que un equipo pueda suspender a un jugador hasta un máximo de cuatro partidos si existe lo que se denomina “conducta perjudicial” para los intereses del equipo. Esta figura ya fue utilizada, entre otros casos, cuando saltó el escándalo de Ritchie Incognito en los Miami Dolphins en el caso de acoso a Jonathan Martin. Esta medida en todo caso suele contar con la oposición del sindicato de jugadores y está limitada a solamente cuatro partidos, tiempo durante el cual el jugador queda apartado y no percibe su salario.

La NFL, dentro de su Codigo de Conducta Personal, creó una figura que va mas allá, la “Exemption List”,es una lista totalmente discrecional donde el Comisionado puede colocar a un jugador, bien de oficio, bien a instancia del equipo. El jugador queda apartado de las actividades colectivas del equipo, solamente tiene derecho a poder utilizar las instalaciones del equipo de manera individual si el equipo se lo permite. El jugador no pierde sus derechos sociales a pensión y derechos sanitarios, queda a discreción del equipo pagarle o no el salario. Esta figura se creó a raíz de los escándalos de Adrian Peterson y Greg Hardyen sendos casos de violencia doméstica, ambos jugadores fueron emplazados en la lista y apartados de la disciplina de sus equipos, si bien tanto los Minnesota Vikings como los Carolina Panthers continuaron pagando los salarios de los jugadores para evitar un enfrentamiento con el sindicato de jugadores.

La “Exemption List” está contemplado para cualquier tipo de conducta, así lo establece expresamente, pero se ha utilizado hasta el momento para casos de violencia domestica, recordemos que Josh Brown, kicker de los New York Giants y que fue también incluído en la lista ¿Podrían los Oakland Raiders pedir la Comisionado Roger Godell incluir al polémico Antonio Brown en la lista?De acuerdo al escrito que instituye la lista sí, pero habría otros muchos problemas¿Estarían dispuesto los Raiders a seguir pagando el salario del WR mientras está en la lista?

Los Oakland Raiders también tienen otras opciones, en principio muy gravosas, traspasar o cortar al jugador, en tal caso y de no mediar antes una suspensión, se produciría la aceleración de los importes garantizados y los Raiders deberíanabsorber un Cap Hit de 36 millones. Esta medida es inviable, los Raiders ahora mismo no disponen del espacio salarial suficiente para cortar a Antonio Brown y les obligaría a renegociar otros contratos, o tomar otras medidas más drásticas, cortar jugadores de su actual roster.

Exponer ahora las ramificaciones que podría llevar una suspensión o corte del jugador sin pagarle sus importes garantizados no es el momento, son de una complejidad legal enorme que incluso una mente entrenada para cuestiones jurídicas se haría un lio intentando explicarlas, además de que es mas que probable que acabaría implicando al jugador, sindicato, equipo, testigos,… Y todo ello podría acabar en principio ante un árbitro o ante los tribunales de justicia.

Lo que a mi realmente me preocuparía es que este camino que ha tomado Antonio Brown no sea mas que una opereta bufa de tres al cuarto para conseguir un solo objetivo, trincar el dinero, ser cortado y poder firmar por quien le parezca. Tampoco se puede descartar que sea una maniobra orquestada por el jugador y su agente para buscar un traspaso teledirigido a otro equipo. En la NFL son muy pocos los jugadores que cuentan con cláusulas que impiden su traspaso, algo muy habitual en el baseball, donde un jugador puede casi dictar a donde quiere ir.En la NFL son contados los casos de “No Trade Clause”, pero eso no evita que el jugador tenga cierto poder, bastaría con que personas cercanas al entorno del jugador manifestasen que si acaba en tal o cual equipo no habría problemas, por el contrario si es traspasado por ejemplo a los Miami Dolphins o Arizona Cardinals, pese a que el jugador no tendría nada que decir, es mas que probable que prefiriese no jugar aunque ello le supongo no cobrar. Pero ser cortado es otro cantar, el jugador quedaría libre para firmar por quien le parezca, por el importe que quiera siempre cumpliendo el mínimo establecido, a la vez que judicializa con su antiguo equipo el no cobro de los importes garantizados 

¿Quién no nos garantiza que el jugador pudiera acabar en un equipo contendiente y mas de un equipo lo recibiría con los brazos abiertos?

No se podría cuestionar la legalidad del asunto, el jugador es cortado, es agente libre y tiene todo el derecho de ir a donde le parezca, pero moralmente no parece que sería algo muy ético.Es mas, sería algo que podría abrir una espita de consecuencias imprevisibles, un jugador descontento con su equipo no tendría mas que montar otra opereta bufa como la que está montando Antonio Brownpara forzar su despido, algo que por otra parte no solo ocurre en el mundo de la NFL.¿Imaginad por un solo momento que hubiera mas casos como los de Antonio Brown donde una vez que han trincado el dinero fuerzan su salida del equipo para irse a donde les parezca? Hoy le toca a los Raiders, pero mañana podrían ser cualquiera de las otras 31 franquicias.

Me he cuidado muy mucho de señalar a nadie, pero todos sabemos que hay equipos muy señalados que recibirían con los brazos abiertos a un jugador con las indudables cualidades de Antonio Brownpara jugar al football. Y sí, es absolutamente legal hacerse con cualquier agente libre o hacer un traspaso, pero es una cuestión que sentaría un precedente muy peligroso, todo vale con tal de ganar.

Por eso yo propongo una solución para casos tan singulares como el de Antonio Brown. Si un equipo como los Raiders se encuentra en una tesitura como en la que está actualmente, solicitar al Comisionado incluir al jugador en una lista especial donde el jugador pasa a ser responsabilidad de la NFL, es aquella quien se hace cargo de sus salarios garantizados y además establecer una sanción mínima de 24 meses de poder tener ningun contacto con la NFL. El jugador no podría alegar perjuicio económico alguno porque es la liga quien le abonaría sus salarios, además de que sería un castigo adicional para alguien a quien le gusta llamar tanto la atención. En la NFL mientras no juegues se olvidan pronto de ti, que se lo digan a Ricky Williams o Johnny Manziel, y eso estoy mas que seguro que a Antonio Brown, y todo aquel que pretenda repetir su ejemplo, lo dolería tanto o mas que perder el dinero.