¡¡¡ ME ABUUUUUURRO !!!

La temporada NFL, a grandes rasgos, me está pareciendo la peor en mucho tiempo

1387
Patriots y Steelers de nuevo parecen condenados a enfrentarse por la AFC (David Butler II-USA TODAY) Sports

No soy aficionado a las series, creo que alguna vez lo habré contado ya en esta sección. En mi infancia sí creo recordar me gustaba “Mazinger Z” o “The Six Million Dolar Man” ( El hombre de los 6 millones de dólares), pero siendo adulto apenas he seguido alguna, la última fue “Lost” (Perdidos). No sé si “Futurama” o “The Simpson” entran en ese concepto de series, yo creo que no puesto que carecen de una trama continuada, pero Homer Simpson me parece tras Groucho Marx el mejor filósofo que ha dado el Siglo XX.

En un capítulo, no recuerdo cual, tiene lugar un partido de fútbol (soccer para entendernos), al que acude como siempre lo mas granado de la sociedad variopinta de Springfield. Cuando empieza el partido los ánimos del público están al 100%, pero a medida que van viendo lo que es un partido de fútbol los ánimos van decayendo. Llega un momento que todo el público está en silencio y a punto de caer en los brazos de Morfeo, cuando Homer Simpson, presente en el partido, salta diciendo “¡¡¡ Me abuuuuuurro!!!”.

Esa es la misma sensación que tuve el pasado domingo, sobre todo con los partidos de la segunda tanda. Me marché a la cama al terminar el tercer cuarto y al igual que Homer iba diciendo “¡¡¡ Me abuuuuuurro!!!”. Pero esa sensación no solo la tuve el pasado domingo, es algo que me está pasando habitualmente esta temporada. Muchos domingos, demasiados Sunday Night, la mayoría de los Monday Night y por no decir casi todos los Thursday Night han terminado igual, con un “¡¡¡ Me abuuuuuurro!!!”.

Esta temporada no está solo siendo mala porque mis Miami Dolphins van de culo, cuesta abajo y sin frenos, eso es algo que los “Dolphanatics” tenemos mas que asumido. Tampoco ayudará que los Dallas Cowboy se les pone la temporada cuesta arriba, sino que como aficionado a la NFL la temporada a grandes rasgos me está pareciendo la peor en mucho tiempo, no recuerdo una temporada tan de bajón como esta.

¿Y qué ha pasado para qué la temporada esté siendo tan aburrida? Buscar un culpable sería imposible, pero un conjunto de factores ha creado una tormenta perfecta y como resultado tenemos la que yo creo que es una de las peores campañas que recuerde en mucho tiempo. No estamos a niveles de la década de los años 70 cuando las defensas amenazaban con destrozar el juego y hubo que cambiar las reglas para hacer el juego mas vistoso, pero el nivel medio del juego y de los equipos es bastante mediocre, incluso diría que pobre.

Entre los muchísimos factores que podemos achacar este fenómeno estarían: las lesiones de muchas estrellas de la liga, el pobre juego de la gran mayoría de las OL, los bailes continuos en el puesto de QB, la falta de fundamentos técnicos y tácticos de los equipos, el nulo conocimiento de lo que es el football situacional o la ausencia total de Football IQ, los bailes de entrenadores y General Managers tras apenas dos años, la falta de entrenamientos por las restricciones del convenio colectivo, la proliferación de novatos en las plantillas y ausencia de veteranos de peso en esos vestuarios, los escándalos de toda índole fuera de los campos, el abuso sistemático de sustancias estupefacientes, etc….

A todo esto hay que sumar lo que ocurre en los despachos, con una guerra declarada entre propietarios por el contrato del comisionado Roger Goodell, que ha conseguido algo que nadie podía pensar que alguien tan mediocre como él pudiera hacer, estar en guerra tanto con los propietarios como con los jugadores. Pero no es el momento de hablar lo que sucede en los despachos, para eso tenemos la post temporada donde seguro que vamos a vivir un año movido, lo que nos debe preocupar ahora mismo es lo que están pasando en los terrenos de juego, que a fin de cuentas es lo que me lleva a decir “¡¡¡ Me abuuuuuurro!!!”

LA DESOLADORA AFC

El primer síntoma de que algo huele a podrido en la NFL es lo que está sucediendo en la AFC, donde solo hay cinco equipos con récord positivo en la semana 10. Esta conferencia durante 15 años fue el coto privado de Tom Brady, Peyton Manning y Ben Roethlisberger, con apariciones fugaces de la defensa de Baltimore. Pero con la retirada de Peyton Manning la AFC está huérfana de padre o madre, depende de a quien considerabas a Peyton como tal. Ben Roethlisberger vive un suave declive y la temporada pasado ya jugó con la retirada, pero tenía 18 millones de razones para volver. Los Pittsburgh Steelers son ahora mismo lo único que separa a los New England Patriots de llegar a la octava Super Bowl de la era Belichick – Brady.

El horizonte que nos espera en la AFC de aquí a final de la temporada regular es desolador salvo ese duelo del día 17 de diciembre entre Patriots y Steelers, que ya veremos si lo que está en juego es ser el cabeza de serie número o no hay absolutamente nada en juego a esas alturas de temporada.

El calendario de los New England Patriots es de autentica risa, de los seis partidos que les quedan por jugar, cinco serán en su campo de entrenamiento favorito, la AFC East donde Buffalo se ha desinflado como ya viene siendo habitual en ellos. Miami tienen un completamente inexplicable récord de 4-6 y los New York Jets que nadie pensaba que arrancarían 2-3 victorias están a punto de sobrepasar en la clasificación tanto a Buffalo como a Miami, que ambos deberán enfrentarse por partida doble a los Patriots. Tampoco el calendario de los Steelers se antoja mucho mas complicado, quitando a los Baltimore Ravens, contra los que jugarán en Pittsburgh y ese duelo contra los New England Patriots, no es precisamente eso que podríamos llamar duro, aunque nunca podemos desestimar la capacidad de los de Mike Tomlin de plantar un huevo donde menos lo esperas, que se lo digan a los Chicago Bears o Jacksonville Jaguars.

El resto de la AFC es completamente irrelevante, con decir que la mayor amenaza, por llamarlo de alguna manera, son los Jacksonville Jaguars, un equipo con una defensa de Super Bowl, pero con un QB absolutamente incapacitado para poner un partido en sus manos como es Blake Bortles. Se podría argumentar que los Jaguars podrían copiar el patrón que marcaron los Denver Broncos en 2015, pero en serio, un Peyton Manning cojo, tuerto y sin un brazo en su peor tarde es mejor que la mejor versión que pueda ofrecer Blake Bortles. También se podría argumentar que los Baltimore Ravens, que han blanqueado a tres equipos este año, podrían ser peligrosos, pero si miras a quienes han ganado y sobre todo a quien tienen dirigiendo su infumable ataque, Joe Flacco, es cuando te das cuenta que son en el mejor de los casos el clon empobrecido y del norte de los Jacksonville Jaguars.

Los Kansas City Chiefs tras empezar 5-0 se han desinflado por completo, el domingo pasado rozaron el ridículo perdiendo ante un equipo desahuciado como son los New York Giants. Oakland Raiders han demostrado poco o nada, o sí, que era un equipo muy bien maquillado, en cuanto les han mostrado las vergüenzas, son un equipo absolutamente vulgar con una defensa de papel celofán. Los Angeles Chargers no se puede contar con ellos, siempre van a encontrar una forma de perder mas original que la anterior. Tennessee Titans empezó en muchas apuestas como un posible outsider, aunque yo tenía serias dudas de Mike Mularkey y las sospechas no se hicieron esperar, el llamado “exotic smash mouth” no arranca y Marcus Mariota ha dado un claro paso atrás.

LA ALGO MAS PARITARIA NFC

La NFC se presenta mas interesante de momento aunque las lesiones están pasando una altísima factura a muchos equipos. Los Seattle Seahawks han visto como la mitad de The Legion of Boom se ha caído a pedazos, a la lesión de Richard Sherman se une la de Kam Chancellor. Ya pudimos ver el devastador efecto que tuvo la lesión de Earl Thomas la pasada temporada en aquella defensa. En esta temporada a las bajas anteriores hay que unir la de Cliff Avril, demasiado lastre incluso para un equipo tan competitivo como los de Pete Carroll.

La baja de Aaron Rodgers mandó al desolladero la temporada de Green Bay, otro equipo que al igual que Oakland ha demostrado ser un buen maquillaje. Aaron Rodgers tenía el mismo efecto que tenía en mí el tabaco en mis tiempos de fumador. Cuando fumaba jamás pasé una gripe ni tan siquiera un mal catarro, tampoco me afectaba mi alergia a la fiebre de heno. Fue dejar de fumar y no hay otoño, invierno y primavera que la pase sin mi media docena de procesos gripales o ataques alérgicos. El tabaco en mi caso lo mataba todo, lo bueno, poco, pero sobre todo lo malo, en el caso de Aaron Rodgers igual, tapaba lo bueno, pero especialmente lo malo.

Varios equipos han aprovechado la coyuntura, los Minnesota Vikings armados tras la granítica defensa que ha montado Mike Zimmer, no hacen prisioneros, el ataque sideral de Los Angeles Rams, los renovados New Orleans Saints con su mejor juego terrestre desde los tiempos de…, ni lo recuerdo, sin dejarnos detrás a los Carolina Panthers de Cam Newton, que sin hacer mucho ruido están en lo mas alto.

¿Y los Philadelphia Eagles que son el mejor equipo no solo de la NFC sino de la NFL los dejas fuera? No es que los deje fuera, pero a la vista de su calendario es el equipo que mejor posicionado está para lograr ese cabeza de serie número 1 de la NFC, pero soy de la opinión que el verdadero reto de este equipo vendrá en la post temporada. Si de algo saben mucho históricamente los Philadelphia Eagles es de hacer muy buenas temporadas regulares para luego pifiarla en la post temporada. ¿Cómo olvidar aquellos equipos de Andy Reid que dominaban la temporada regular e incapaces de trasladar ese dominio a los playoffs? ¿O lo mismo que le pasó antes a Bum Philips o Dick Vermeil? Los Eagles hasta que no demuestren lo contrario tienen una asignatura pendiente llamada post temporada.

TRAMO FINAL DE TEMPORADA

Con este desolador panorama afrontamos las semanas finales de la NFL. En la AFC se puede casi decir que todo el pescado está vendido, no solo vendido, sino que sigue habiendo la misma oferta que hace 15 años. Y sí, te puede encantar la merluza o el besugo, pero no estarías de más de vez en cuando probar un rape, un lenguado, un rey o un zapatero.

En la NFC es posible que después de Acción de Gracias el panorama sea parecido. Los Philadelphia Eagles tienen casi atada la NFC East y el domingo dependiendo de lo que ocurra en otros lares, se podría casi decir que son campeones. También Minnesota podría casi certificar su pase a la Post Temporada y que pasara igual que en la NFC, que el resto se peleen por las migajas del pastel. Lo que seguramente pueda animar una temporada que camina muy plana sea la NFC South donde la batalla entre New Orleans, Carolina y Atlanta pueda animar una mas que alicaída temporada.

Sobre el resto poco podemos decir, ver un partido de los Denver Broncos, Cincinnati, Indianapolis,  o Miami Dolphins es un verdadero suplicio para la vista, ni os cuento ya ver uno de Cleveland, San Francisco o New York Giants. Antes te quedaba la posibilidad de los duelos divisionales y que saltara la sorpresa, pero ¿De verdad alguien se cree que cualquiera de estos equipos le pueda siquiera asustar a cualquiera de los anteriores?

Y para terminar, ahora vendrán todos aquellos que me dirán, si no te gusta lo qué hay, no lo veas. Pues sí, es una solución, pero la verdad, yo quiero una liga competida, una liga entretenida, una liga con equipos de calidad, no lo que estamos viendo este año, qué como decía Homer Simpson viendo un partido de fútbol, “¡¡¡ Me abuuuuuurro!!!”