Dani Vilches: “el ascenso ha sido un gran alivio”

Hablamos con el veterano tigh end de Osos Rivas tras el retorno del equipo a la Serie A

2070
Dani Vilches en el partido ante Rookies en el que Osos selló su ascenso (Thosten Lux)

Terminada la temporada y con tiempo para reflexionar hemos querido charlar con uno de los jugadores más veteranos y carismáticos de Osos Rivas. El equipo madrileño, tras un largo año, consiguió retornar a la máxima categoría del football nacional. El tight end Dani Vilches nos cuenta como ha sido esa travesía del desierto así como sus impresiones de esta temporada en Serie B tras el descenso administrativo.

Lo primero enhorabuena, ha costado pero habéis vuelto. Osos de nuevo en Serie A. ¿Cuáles fueron tus sensaciones al terminar el encuentro?

Gracias. Fue una increíble sensación de satisfacción por la “misión cumplida”. Un momento inolvidable de felicidad compartida, ya que muchos de los que estábamos ahí vivimos todo el proceso del descenso y hemos trabajado duro estos dos años con el objetivo de recuperar la categoría lo antes posible, y esta victoria supuso la consecución de esa meta.

La verdad es que el partido empezó mal pero supisteis darle la vuelta, ¿pasó en algún momento por la cabeza ese miedo a no conseguir el objetivo?

Los nervios y dudas siempre están ahí, sobre todo en partidos donde te juegas tanto y tan igualados en el marcador. Creo que nosotros movíamos más fluidamente el balón (a pesar de los árbitros) y que ellos dependían más de las “Big Plays” de su jugador estrella, Cory Soto. Para mí fue determinante el drive del 3er cuarto en el que nos recorrimos todo el campo -desde nuestra yarda 2- para anotar un TD.

El encuentro ante Rookies fue un poco como el resumen de la temporada. Inicio por detrás (derrota con Voltors), remontada, sufrimiento (semifinales) y al final victoria (ascenso). No sé si coincides con ese “resumen”…

Bueno, parece que sí hay paralelismos en las sensaciones vividas, aunque para mí la temporada se resume más como: un par de tropiezos en casa, defensa increíble y ataque irregular, con problemas para anotar. Perder la semifinal en casa desde luego fue un jarro de agua fría, sin quitarle ningún mérito a Pioners, que fue merecido ganador del partido. Y la victoria final creo que nos supo mejor que si hubiéramos ganado la Serie B 🙂

¿Qué significa para ti, uno de los veteranos de Osos, de los que viviste la gloria de los campeonatos de liga, este ascenso tras todo lo ocurrido?

Para mí ha sido un gran alivio, como la sensación de que se ha “hecho justicia”, y se ha reparado la gran injusticia que se cometió con el club, en especial con los jugadores que fuimos las víctimas de esa situación.

¿Cómo viviste todo el proceso de “descenso”?, una época en la que incluso llegaste a ser presidente. ¿Qué recuerdo tienes ahora con la perspectiva del tiempo?

Bueno, aquí podría largar bastante de mi gran decepción con el estado del football nacional y de sus dirigentes, donde, aunque ya era algo evidente, me quedó patente en “carne propia” el que cada club va a su “propio interés”, y no hay realmente un “interés común” por el football nacional. Cada club ve más importante cómo va a afrontar su temporada, sus costes, su objetivo (ganar la liga, mantener la categoría, etc), que el estado de salud de la liga (si esta es competitiva y atractiva para el público), y el estado y progresión de los otros clubes (si se crean más o desaparecen, si van progresando o simplemente subsisten). Fue bastante decepcionante, ya que, después de tantos años jugando contra ellos, la mayoría de jugadores y directivas de los equipos los consideraba rivales en el campo y amigos fuera de él. Hubo de todo pero en general la sensación fue más de “abandono” por parte del resto de equipos que de apoyo incondicional y solidarización con nuestro problema (que también lo hubo). Hubo una votación secreta para ver si nos dejaban volver (y salió que no), así que allá cada uno con su conciencia.

También es muy triste la gran sensación de impotencia: la gran indefensión que tenemos con las decisiones de los que mandan, pues, sean justas o no (que como en todo en la vida cada uno tiene su opinión), realmente no hay un árbitro al que acudir en estos casos de discrepancias importantes, y más bien hay una situación de aplicación unilateral (y arbitraria según cada caso) de las “normas”.

En cuanto a la etapa de presidente del club, fue algo temporal, ya que creo que ese no es mi “sitio”. De ella me ha quedado el valorar el enorme esfuerzo que hacen las directivas de los clubes, y el entrar a formar parte de la junta actual, lo cual es un modo de devolver al club todo lo que me ha dado durante tantos años.

Lo que nos ha pasado la verdad es que no se lo deseo a ningún equipo y cuesta verle nada positivo.

Te hemos visto este año jugar más veces como receptor abierto, ¿a nivel personal como valoras tu temporada?

El tema de receptor abierto realmente no lo he notado mucho, ya que llevamos un tiempo jugando en Spread y en ese aspecto casi es indiferente si estoy alineado por dentro o por fuera. Estoy contento de haber podido aportar mi granito de arena al equipo un año más, dentro de mi condición de ‘vieja gloria’: concentración y determinación en los partidos, conocimiento del playbook y manos seguras en momentos importantes. Eso a pesar de que se vayan notando los años, y esté peor en el aspecto físico (sobre todo más lento) :p. Estoy especialmente orgulloso de no haberme perdido partidos por lesión 🙂

Supongo que al final de todas las experiencias uno saca conclusiones positivas ¿Qué has aprendido en este tiempo en el “infierno” a nivel personal y que crees que ha sacado Osos como club?

Lo que nos ha pasado la verdad es que no se lo deseo a ningún equipo y cuesta verle nada positivo. Por sacarle algo, a nivel personal, diría que recuperé el gusto por jugar al football, sin la presión de que lo único importante sea ganar la Serie A. Como club creo que sería algo similar, pero con la importancia de haber “hecho piña” ante la adversidad: trabajar todos con un objetivo común y jugar buen football, divirtiéndose en el proceso.

Esta temporada fue sin duda una temporada de cambios, participación en Serie B, nuevo coach, ¿que ha aportado Jesús Sánchez al equipo?

Jesús ha aportado un montón al club. Supone una auténtico lujo en España poder tener un entrenador ‘profesional’, para quien esto sea su ‘trabajo’, además de su ’afición’. No sólo que sea su trabajo, sino que sea su ‘profesión’: que le guste y se le dé bien, como es el caso de Jesús. Además, en su caso, creo que contagia su pasión por el football en todo lo que hace. Para mí ha supuesto volver a disfrutar de este deporte después del “año en el infierno”. Es un esfuerzo económico importante para los clubes, que normalmente se emplea en fichajes, pero creo que es una apuesta importante para establecer una “estructura de club” que es difícil de cambiar si no se trae de fuera.

Ahora de nuevo en Serie A, ¿cómo ves el futuro de Osos?¿Se volverá a pelear por el título en el corto plazo?

Creo que Osos siempre va a intentar aspirar al título nacional, aunque a corto plazo sea bueno poner el enfoque en el “Osos Football Program”, para construir un club grande, con una gran estructura y muchas secciones. En mi opinión la base de todo equipo campeón siempre tiene que ser de jugadores nacionales, y mejor si han sido formados desde pequeños en tus Escuelas. A partir de ahí y en el medio plazo, de manera natural, los mejores jugadores de esas secciones tienen que estar peleando por un puesto titular en el primer equipo.

La pregunta del millón, ¿seguirá Dani Vilches el año que viene?

Para mí, una vez terminada la temporada, desde luego esta es “LA CUESTIÓN” con mayúsculas. Ya tenía decidido desde el inicio de temporada que esta sería mi última, siempre que dejara al equipo en la Serie A, y así la he afrontado y se ha cumplido. Y, a pesar del “subidón” del final de temporada, la decisión sigue siendo la misma. Son 20+ años sin parar de jugar (salvo por lesiones), y siento que esa etapa de mi vida ya ha llegado a su fin. Ahora tengo una etapa más importante por delante (la de ser padre), pero seguiré involucrado con el club en la junta. Y bueno, si el mono de jugar es muy grande (que seguro que lo será), siempre hay un plan B (el flag o quizás los Osos de Alcobendas del OFP) 😛