Los Seahawks toman New England de la mano de Russell Wilson

Victoria por 31-24 tras salvar tres jugadas finales en la yarda 1

1160
Seattle detuvo a New England en cuarto down (Jim Davis/Boston Globe)

Los Seattle Seahawks derrotaron a los New England Patriots en su propia casa gracias a un gran partido de Russell Wilson (25/37, 348 yardas, 3 TD) y a una actuación defensiva que contuvo a los locales en la yarda uno con la posibilidad de forzar la prórroga. Al final 31-24 para los de Pete Carroll.

Los Pats empezaron el partido con el control de la pelota y protagonizando un muy buen drive de 75 yardas que culminó en un touchdown de carrera de LeGarrette Blount (21 carreras, 69 yardas, 3 TD). Fue sólo un espejismo porque a partir de ahí el ataque empezó a tener muchos problemas para mover el balón. Seattle por el contrario movía bien las cadenas pero tenía que contentarse con dos field goals de Hauschka en sus dos primeras posesiones.

La tendencia cambió en su tercer drive cuando Wilson encontraba desmarcado a Doug Baldwin (6 recepciones, 59 yardas, 3 TD) para conseguir su primer pase de touchdown del partido. Poco después Tom Brady (23/32, 316 yardas), en una mala decisión, sufría su primera intercepción de la temporada pero Seattle no fue capaz en esa ocasión de sacar partido del error y pronto el cuero volvió a manos de New England.

El RB rookie C.J. Prosise fue la estrella oscura de la noche con 66 yardas de carrera y 87 de recepción para Seattle.

Aún sin mucha fluidez, mediante el juego terrestre los locales conseguían mover las cadenas y con el segundo TD de Blount recuperaban la ventaja en el marcador a 40 segundos del descanso.

Demasiado tiempo para Wilson. El QB de Seattle conectó con sus receptores y, agotando sus tres tiempos muertos, llegó a campo rival para lanzar sobre un desmarcado Baldwin en un error garrafal de la defensa local que suponía el 19-14 a favor de los Seahawks con el que ambas escuadras se retiraron a los vestuarios.

Tras la reanudación los Patriots pudieron contener a la ofensiva de los visitantes obligándoles a alejar el balón y esta vez en un drive que recordó al de inicio del partido los de Boston recorrieron el campo para, una vez más, culminar la serie con touchdown de carrera de Blount que puso el 21-19 en el electrónico del Gillette Stadium.

Tras un intercambio de field goals, que dejó las diferencias como estaban, el cuarto chut a palos de Hauschka suponía el séptimo cambio de liderato en el marcador, el que a la postre sería definitivo.

Un fumble de Julian Edelman (7 recepciones, 99 yardas) devolvía rápidamente la posesión del balón a Seattle y Wilson no desaprovechaba el regalo para conectar de nuevo con Baldwin y, tras errar la conversión de dos puntos, dejar el partido en 31-24 para los Seahawks a 4:24 de la conclusión.

Dos grandes recepciones de Edelman y Rob Gronkowski permitían a los Patriots salvar sendas situaciones complicadas y colocaban a New England a las puertas de la endzone, pero ni Blount primero, ni Brady con un QB sneak ni finalmente un pase a Gronk en cuarto down, pudieron vencer la resistencia de unos Seahawks que se llevaron el gato al agua en Boston.