La división en IFAF se acentúa

La Federación Internacional partida en dos

1785

Este pasado 17 de Septiembre de 2016 se vivió uno de los episodios más tristes del fútbol americano internacional. Tras el bochornoso suceso producido en la asamblea de Ohio del año
pasado, condicionado por hechos anteriores de los que ya nos hacíamos eco en NFLHispano, en el que la facción de Tommy Wiking decidió levantarse de la mesa y celebrar su propia reunión, ahora se han realizado dos asambleas totalmente paralelas en diferentes puntos del planeta. Una encabezada por Roope Noronen, presidente legítimamente reconocido por la prefectura de la Seine-Saint-Denis, lugar de la sede oficial de IFAF en Francia, celebrada en Nueva York y una segunda por Wiking casualmente en París.

Mientras que en Estados Unidos se decidía el relevo en la presidencia del finlandés Noronen a Richard MacLean, presidente de Football Canada desde 2013 hasta Junio de este año, y elevar el caso del cisma en IFAF al CAS (Tribunal de Arbitraje Deportivo) la realizada en suelo francés conllevó más polémica incluso al llevarse a cabo multitud de cambios en los estatutos.

Países aún no reconocidos por sus autoridades que afirmen contar con al menos un equipo podrán ser admitidos como miembros de IFAF además de la posibilidad de nombrar a personas físicas como miembros honorarios con el mismo derecho a voto que un país. Países como Sudáfrica, Grecia, Kosovo, Montenegro y Mónaco son nuevos miembros y otros como Botsuana, Nepal, Camboya o Uzbekistán, por citar algunos, cuentan con derecho a voto. Sin embargo, miembros registrados como empresas o que operan como empresas, a pesar de que estén reconocidas por sus autoridades como representantes de su deporte, quedan excluidas de IFAF como miembros.

Esta medida afecta a Estados Unidos, Canadá, Gran Bretaña y Australia. Aunque, sin duda, la medida más llamativa fue la sanción a USA Football (Estados Unidos), a Football Canada (Canadá), a la Japanese American Football Federation (Japón), a la Federación Mexicana de Fútbol Americano, a la Dansk Amerikansk Fodbold Forbund (Dinamarca) y a la Suomen Amerikkalaisen Jalkapallon Liitto (Finlandia) alegando un incumplimiento de las reglas anti-doping de IFAF. Casualmente, todos son países que no apoyan la causa de Wiking.

La cosa no quedó ahí y vinieron más cambios significativos. La pasada semana tanto el presidente como el vicepresidente de IFAF Europe, Goran Nisavic y Gregor Murth, emitían un comunicado en el que avisaban su dimisión si se realizaba algún tipo de cambio estructural en la organización como modo de mostrar su desacuerdo ante esta situación. No solo ocurrió finalmente (la cuenta oficial en Twitter se encuentra suspendida y la de Facebook emitió un comunicado firmado por su responsable de medios, Mia Bajin, que también ha presentado su renuncia) sino que se decidió volver a recuperar la fórmula de la desaparecida EFAF creando la IFAF Continental European Association de la cual será presidente Enrique García de Castro, actual mandatario de la Federación Española de Fútbol
Americano.

Según el comunicado oficial, la fundación de esta nueva federación “was unanimously performed by 23 European national federations. It clears the way for the European American football federations to control their own fate in the future.”

Una medida en un momento muy rupturista, sobretodo en el continente con Gran Bretaña y los países nórdicos en una parte, Alemania, Francia, España e Irlanda en otra y muchos otros presentes en ambas partes como Italia viendo con qué parte
terminar de posicionarse.

El propósito primigenio de la creación de IFAF fue la mejora de la relación entre el football internacional con la mayor organización del mundo, la NFL y convertir al fútbol americano en un deporte olímpico. Objetivos que se alejan cada día más debido a disputas personales que en nada benefician a los verdaderos perjudicados, todos nosotros.