Clemson y Alabama se verán las caras en el campeonato nacional

842
Alabama vuelve a luchar por otro campeonato (US Today)
Alabama vuelve a luchar por otro campeonato (US Today)
Alabama vuelve a luchar por otro campeonato (US Today)

Aunque de manera diferente, se cumplieron los pronósticos y #1 Clemson y #2 Alabama serán los dos equipos que este año jueguen la gran final del fútbol americano universitario. Mientras que los Tigers se deshicieron de #4 Oklahoma por 37-17 los Crimson Tide aplastaron a #3 Michigan State por 38-0 tras una segunda parte demoledora.

El RB Wayne Gallman (26 carreras, 150 yardas, 2 touchdowns) y el QB Deshaun Watson (24 carreras, 145 yardas, 1 TD) fueron el duo protagonista en la primera de las semifinales, la Orange Bowl. Watson añadió además 187 yardas de pase y un envío de touchdow. El resto quedó de mano de una defensa de los Tigers que minimizó a la poderosa ofensiva de los Sooners y a su QB Baker Mayfield a pesar de haber perdido al inicio del partido al defensive end Shaq Lawson por una lesión de rodilla.

Oklahoma (14-2) venía de promediar 52 puntos por partido en sus últimos siete encuentros.

Los de Dabo Swinney suman ya 17 victorias seguidas igualando la segunda mejor marca en la historia de la ACC.

Oklahoma se fue al descanso ganando 17-16 después de que Mark Andrews atrapara un pase de 11 yardas de Mayfield a 1:34 del intermedio y después de que la defensa interceptara un mal pase de Watson a la endzone. En la segunda parte Clemson tomó el kickoff, comenzó a mover las cadenas y culminó un drive de 75 yardas en 12 jugadas para ponerse por delante con una carrera de una yarda de Gallman, el primero de sus dos TDs. La primera posesión Oklahoma fue justo al revés: tres jugadas seguidas para pérdida de yardas y punt, una situación que ya marcó lo que fue el resto del partido donde no volvieron a anotar.

ALABAMA CUMPLE

En la otra semifinal, la Cotton Bowl, Michigan State mantuvo el 0-0 durante el primer cuarto y únicamente perdía 10-0 al descanso pero finalmente, en un tercer periodo demoledor, Alabama rompió el partido y terminó imponiéndose por un rotundo 38-0, la mayor ventaja en la historia del Cotton Bowl. Lo sorprendente fue la manera de lograrlo.

En lugar de volvarse en el juego terrestre con Derrick Henry, ganador del Heisman, como ariete, ‘Bama decidió ir por aire. Jake Coker jugó el partido de su vida, incluyendo dos pases de touchdown en conexión con Calvin Ridley,  y terminó con 25 de 30 envíos completados para una mejor marca de su carrera de 286 yardas.

Los Tide se vieron como un equipo con muy pocas debilidades ante Michigan State (12-2). El freshman Ridley estuvo brillante, superando defensas en balones largos y ganando otros por alto y terminó con 138 yardas de recepción y 8 pases atrapados. Por otro lado Jonathan Allen y la feroz defensa de ‘Bama lograron 4 sacks sobre Connor Cook () y sólo permitieron a los Spartans un viaje a la red zone -que además terminó en intercepción de Cyrus Jones sobre la  goal line.

Jones añadió un retorno de punt de 57 yardas para una nueva anotación. Henry sólo corrió en 20 ocasiones para un total de 75 yardas y anotó dos touchdowns. El último puso el 38-0 mediado el último cuarto.

El próximo 11 de enero, en Glendale Arizona, conoceremos al campeón nacional. La batalla entre Clemson y Alabama está servida.