Sobre toreros y quarterbacks

636

En más de una ocasión en este espacio, que considero mío y donde en ocasiones hablo de otras cosas que no son necesariamente football, he dicho que soy aficionado a los toros, nunca me he escondido en esta materia. Hoy de nuevo voy a sacar el tema de los toros, y antes de nada aviso, no voy a debatir con nadie sobre este asunto. Si algo me ha enseñado ser taurino es que debatir con un anti taurino carece de sentido, no porque no crea que sus razonamientos no sean correctos, sino porque nunca los he compartido ni los compartiré. Sé positívamente que no hay posibilidad alguna de acuerdo, en esta materia las cosas son negras o blancas, no hay puntos grises ni zonas intermedias ¿Entonces para qué debatir?

Enrique Ponce y Morante de la Puebla, dos toreros que entienden el toreo de formas muy distintas

Dicho esto empezamos ¿Y por qué sale el tema de los toros? Los toreros y los QB tienen muchísimas cosas en común, no solo atraen los focos, titulares, dinero y mujeres, sino que a ambos se les adora y se les odia por igual. Los aficionados a los toros tenemos nuestras fobias y amores, cuando un torero nos gusta lo defendemos a muerte, cuando un torero no lo podemos ni ver o está acabado, vamos a muerte contra él. Los QB levantan los mismos odios y pasiones, cuando uno ama un QB lo defiende a muerte, igual que cuando odia a otro, lo crucifica sin pasión.

Entre los toreros los hay de varias clases, pero podríamos hacer una distinción muy general y hacer dos grupos, con el peligro que conllevan las generalizaciones. Por ejemplo empecemos con Enrique Ponce, que cada año que regresa se dice que puede ser su última temporada, nadie mas que él lo sabe. Enrique Ponce es uno de esos toreros que lo quieren en todas las ferias, es un valor seguro, salga un toro malo o bueno,  noble, bravo, bronco, encastado, resabiado o bondadoso, Enrique Ponce siempre cumple, unas veces con mas o menos fortuna. Cuando está sublime es un torero enorme, conecta muy fácil con los tendidos y es auténtico maestro en sacar del toro lo que le ofrece, nadie mejor que él conoce los diferentes encastes y ganaderías. Si el morlaco tiene un par de pases por el pitón izquierdo, se los sacará, si los tiene por el pitón derecho,, también se los sacará. Sin embargo Enrique Ponce suele fallar con la suerte de matar, con la espada, no es la primera vez que grandes faenas con la muleta se le van al traste por no saber rematar con el acero.

Si hubiera que comparar un QB con Ponce este seria Peyton Manning. El QB de los Denver Broncos es un seguro de vida, no falla casi nunca, es capaz de buscar los puntos débiles de todas las defensas y tiene por costumbre hacer aquello que las defensas le dejan hacer, ha visto tantas películas que sabe perfectamente lo que cada una va a hacer, lee las defensas como Enrique Ponce “lee” al toro. También en este grupo me atrevería a añadir a Tom Brady, aunque en su caso lo compararía mas con otro torero de los de altura del escalafón, Julián López, “El Juli”. Torero de alta escuela, de una técnica muy depurada e impecable, eficaz como pocos, conoce también muy bien las ganaderías, valiente, pero sin el carisma y glamour de Enrique Ponce, el torero de la gente bonita. Pero le supera en que es un excelente matador, un “killer”, aunque sus faenas no tengan tanto brillo y pompa con la muleta, las suele rematar con la espada, donde es magnifico.

Los Manning, Elisha y Peyton, dos QB que entienden el “quarterbackeo” de formas también muy distintas

Por otra parte tenemos otra clase de matadores, los geniales, los que en el argot torero se dice que “tienen duende”, magia. Son toreros irregulares, capaces de lo mejor y lo peor. Si un toro no les gusta, lo despachan por la vía rápida no importando lo que diga el respetable y pese a la bronca y pitos. Pero como encuentren a gusto y cojan el sitio, son arte y magia en estado puro. En este grupo podemos meter a “Morante de la Puebla”, o quizás el mas conocido, el ya retirado Curro Romero. Son lo que se suele denominar “toreros artistas”, lidian con sentimiento, entienden el toreo de otra forma, sueltan unas cuantas pinceladas de su magia y les es mas que suficiente para triunfar. En ese paquete metería a dos de los QB mas controvertidos de los últimos años, Tony Romo y Eli Manning, genios y figuras, capaces de lo mejor o peor, cuando están mal lo están verdaderamente mal, pocos les superan, pero cuando están cómodos, cuando tienen sentimiento, son un auténtico placer.

¿Y qué tipo de torero me gusta mas? Si me preguntas no tengo respuesta, no puedo ni tan siquiera recurrir al manido tópico de si quieres mas a tu padre o tu madre. Lo único que tengo claro es que el mundo del toreo necesita de ambos tipos de torero, los que no fallan y tienen por regla hacer grandes faenas, pero también se necesita a aquellos que fallan estrepitosamente y crean polémica, pero el día que se enchufan son un placer y transmiten lo que los otros nunca podrán hacer, precisamente eso les hace tan especiales. Cuando las grandes ferias planifican sus carteles suelen combinar las faenas con toreros como Enrique Ponce o Julian López con otras con Morante de la Puebla. Los primeros suelen ser eso, un seguro de vida, te llenan la plaza y normalmente salvo que el ganado sea lamentable, siempre cumplen y triunfan, el segundo también llena, pero lo cumplir y triunfar es otro cantar, depende del día, del toro, de como se encuentre, etc..

La NFL necesita de QB como Tom Brady y Peyton Manning, regulares, eficaces, acostumbrados a hacerlo casi siempre bien, hasta el extremo de haber popularizado la expresión de “otro día en la oficina”. Pero también se necesitan de aquellos otros QB con duende, con magia, que un día hunden a su equipo con malas decisiones y capaces de hacer arder un estadio y llenar titulares, pero que el día que se enchufan son genios, que te hacen disfrutar de una forma diferente el arte del “quarterbackeo”, con Eli Manning y Tony Romo nunca sabes lo que te podrá suceder, lo mismo te hacen una faena bochornosa que ponen a todo el estadio en pie. Ambos estilos de QB son compatibles y necesarios en esta liga, tiene que haber buenos, malos, geniales, irregulares e incluso pésimos, en resumen, tantos como toreros.

Los que seguimos la actualidad taurina, durante las ferias o en las múltiples tértulias que se organizan alrededor de las Ferias, nos traemos eternas discusiones sobre quien es el mejor, quien ha estado mejor, o quien es peor o no ha estado bien. Nunca nos ponemos de acuerdo, los llamados “Poncistas” defienden a muerte a su matador, como lo hacen los “Morantistas” con el suyo. Yo soy de Morante, lo reconozco, pero me gusta ver a Enrique Ponce pese a que en demasiadas ocasiones me aburre porque rara vez se sale de su guión.

Con los QB ocurre mas o menos parecido, hay “Peytonistas” , “Bradystas”, “Romistas” o “Elistas”, ni tan siquiera entre los que defiende a Peyton Manning o Tom Brady son capaces de ponerse de acuerdo, mientras unos defienda las marcas y el legado del primero en la temporada regular, los segundos defienden el palmarés de triunfos del segundo. Si además ya metemos en esa ecuación a Eli Mannnig, un QB que acostumbra a sacar lo mejor de sí para las grandes citas, y siempre que le apetezca, el debate, como en los toros está servido. Y eso es precisamente lo bonito de este deporte, poder discutir y debatir, entre los taurinos es habitual, y entre los “NFLeros” cada vez mas habitual, cada uno tiene sus QB que odia o ama. Yo como en los toros, soy un declarado seguidor tanto de Eli Manning como de Tony Romo, ambos QB me encantan, y sobre todo me encantan como entienden el juego y son los QB perfecto para las plazas donde juegan, no cualquiera vale para ser QB de la Gran Manzana o de los Dallas Cowboys, pero reconozco que tanto Tom Brady como Peyton Manning son buenísimos, pero me aburren mas, igual que Enrique Ponce.

AUDIBLES

Green Bay Packers y San Francisco 49ers evitaron caer en el infierno del record del 1-3
  • Esta jornada, que sobre el papel no tenía partidos demasiado atractivos, la podíamos haber llamado antes de empezar “Survival Day”. Era un día muy importante para multitud de equipos, los que estaban con un record de 1-2 se enfrentaban a una auténtica jornada de supervivencia. Caer a 1-3 es prácticamente quedar fuera de la carrera de los playoffs, solamente el 14.5% de los equipos que empiezan con un récord de 1-3 avanzan a la post temporada. De todos los equipos que empezaron la temporada con esa marca solamente los New England Patriots del año 2001 fueron capaces de ganar la Superbowl. Esto significaba que equipos como Colts, Saints, 49ers y Packers, que partían en todas las apuestas como favoritos a jugar en enero, estaban en una encrucijada. Los únicos que fallaron fueron los New Orleans Saints, se vieron literalmente atropellados por los Dallas Cowboys, que de paso se vengaban de la humillación sufrida la temporada pasada en New Orleans. Packers y Colts solventaron sus compromisos con facilidad mientras que los 49ers tuvieron que sufrir de lo lindo.
  • Dos equipos que parecen que ya han dicho adiós a toda posibilidad de poder hacer esta año son los Jacksonville Jaguars y Oakland Raiders, ambos son los únicos equipos que no saben lo que es ganar este año tras la inesperada victoria de Tampa Bay en Pittsburgh. No creo qué a nadie le sorprenda ver a los Raiders allí, apuntaban a número uno del draft antes de empezar el año. Con una plantilla sin apenas talento, gastando dinero de forma innecesaria pero obligada en veteranos de vuelta de todo y sin ambición. Solo era una cuestión de tiempo que se empezara a cuestionar a Dennis Allen, Head Coach que enlazaba 10 derrotas seguidas, seis la temporada pasada y cuatro esta. En el caso de los Jaguars de momento nadie se cuestiona a Gus Bradley, el equipo pelea en todos los partidos y su problema es la clara falta de talento en ataque. De momento sí parece que el equipo ha apostado por el QB Blake Bortles y no parece que nadie le vaya a exigir nada mas allá de que aprenda el oficio con fuego real.
¿Le ha llegado la hora a Tom Brady o lo del lunes solo fue un mal partido?
  • Y ahora voy con el tema candente, Tom Brady. En pretemporada Sam Monson de Profootball Focus publicaba un artículo que levantó una tremenda polémica, Tom Brady no era parte del Top 5 de la liga. Las calificaciones de PFF pueden gustar más o menos, y tienen la misma subjetividad que pueda tener el QBR de la ESPN, pero que en 2013 Tom Brady no había sido un QB top 5 es tan real como la existencia del sol y la luna. Esta temporada los problemas del QB se han acentuado, la edad no perdona y hay que buscar en las hemerotecas la última vez que completó un pase de mas de 20 yardas, incluso pase de mas de 10 yardas son un sufrimiento para él. Por si todo eso no fuera suficiente, se le ha sumado una OL inexistente, un Rob Gronkowski que no está al 100% junto con unos WR, que salvo con Julián Edelman, no existe química alguna. Para terminar una defensa que todos esperábamos mejor cada semana decepciona mas que la anterior, el fichaje de Darrelle Revis no está funcionando de momento. Sobre esta cuestión, el declive de Tom Brady, estoy seguro que vamos a tener mas oportunidades de hablar a lo largo de la temporada, pero que nadie olvide una cosa, a las leyendas también les llega su hora, esto lo he visto y vivido otras veces.
  • Antes de empezar la temporada estaba convencido que los mejores conjuntos de la NFL estaban en la NFC. No es necesario hurgar demasiado para buscar los motivos, en la NFC están los mejores QB y las mejores defensas, qué es lo que normalmente hacen a los equipos contendientes. Aunque sólo llevemos un cuarto de competición dos equipos se están encaramando a lo más alto de la AFC y quizás de la NFL, los San Diego Chargers y Baltimore Ravens. Los de California solamente tienen una derrota ante los Arizona Cardinals en un partido que pudo ganar cualquiera, han ganado a Seattle y derrotaron a Buffalo en la Costa Este en un partido que para ellos es horario matinal. San Diego tiene uno de los ataques más equilibrados con un Phillip Rivers en estado MVP. Baltimore por su parte se ha sabido sacudir de los escándalos del caso Ray Rice y tras la aberración del primer partido de Joe Flacco, mas de 60 pases, han regresado al estilo de sus grandes tardes, defensa y un ataque equilibrado tierra aire donde Joe Flacco se mueve en la barrera de los 30 pases.
Steve Smith ha resucitado su carrera en Baltimore donde se ha convertido en un “angry bird”
  • Los americanos son muy aficionados a los “milestones”, tradúzcase hitos, y las proyecciones. Con Peyton Manning descansando, sabíamos que su TD nº 500 tendrá que esperar a la Semana 5, el único QB que ha lanzado mas 500 TD es Brett Favre. Los hitos de la semana los dejaron dos WR veteranos y curtidos en mil batallas, Reggie Wayne y Steve Smith Sr.. Ambos WR superaron las 100 yardas, segunda ocasión en la historia que 2 WR con mas de 35 años superan la marca en la misma semana. Reggie Wayne regresa de una grave lesión y quien mas lo está agradeciendo es Andrew Luck, que lidera a todos los QB con sus 13 TD y 1.305 yardas. Por su parte Steve Smith está viviendo una segunda juventud en Baltimore, en Carolina la temporada pasada no pasó de las 75 yardas en ningún partido, en Baltimore lleva 4 de 4, por no hablar del claro papel de líder que está asumiendo, quizás la faceta que mas echaron de menos los Ravens la temporada pasada con la salida del equipo de Ray Lewis y Ed Reed.
  • Si de proyecciones hablamos nos tiene que venir el nombre de DeMarco Murray. El RB de los Dallas Cowboys es líder en yardas de carrera con 537 yardas, si sigue esa proyección terminaría la temporada con 2.148 yardas, con lo que batiría la marca de Eric Dickerson, que data de 1984. El problema de DeMarco Murray nunca ha sido el talento, lo tiene para dar y regalar, sino su salud, no es capaz de terminar una temporada sin alguna lesión. Si los Cowboys, una de las sorpresas de la temporada, pretenden meter ruido este año van a necesitar que su RB se mantenga sano, desde hacía mucho tiempo que no se veía un ataque tan completo y equilibrado como el que están mostrando los de Dallas este año, hay que remontarse a la década de los 90 ¿Y qué tienen en común aquellos conjuntos? La OL, lo que una vez mas viene a demostrar la tremenda importancia de las OL, algo que muchas veces los equipos descuidan demasiado.
¿Donde estaban las defensas en el Soldier Field?
¿Donde estaban las defensas en el Soldier Field?
  • Antes os he dicho que creía que los mejores equipos estaban en la NFC porque allí están los mejores QB y mejores defensas, aunque esto no es aplicable a todas las franquicias. El domingo Chicago y Green Bay jugaban su enfrentamiento número 183 y no recuerdo a dos defensas tan penosas como las de este año. Chicago tenía la baja de Jared Allen y han perdido a Charles Tillman para toda la temporada, pero eso no es disculpa para una actuación tan bochornosa. Con tantas facilidades Aaron Rodgers se puso las botas, así se las ponían a Fernando VII. A pesar de interceptar en dos ocasiones a Jay Cutler tampoco la defensa de Green Bay puede sacar pecho, casi 500 yardas entre carrera y pase no es para estar precisamente orgulloso, las intercepciones no pueden maquillar lo que fue otra actuación defensiva muy pobre. Los dos equipos plantearon el partido a un duelo de pistoleros, y allí Aaron Rodgers es muy superior a Jay Cutler, que además no pudo casi contar con el WR Brandon Marshall.
  • El domingo debutaban como titulares dos de los QB elegidos en la primera ronda del draft del 2014. Teddy Bridgewater asumía los mandos en Minnesota y en su primer partido no lo hacía nada mal, mas de 300 yardas y un TD de carrera, pero uno de las interrogantes del QB salía a la luz, su cuerpo de apariencia mas que frágil. Teddy Bridgewater se lesionaba un tobillo y tuvo que ceder su puesto al incombustible Christian Ponder. El novato parece de largo el mejor QB que ha pasado por Minnesota desde los tiempos de Brett Favre, pero los Vikings lo necesitan sano si pretenden aspirar a algo esta temporada en una NFC North muy devaluada a la baja. Blake Bortles debutaba con derrota, no tuvo un mal encuentro, cometió errores de novato, fue interceptado, pero es un plus sobre Chad Henne.
¿Podría ser JJ Watt el tercer jugador defensivo en ganar el MVP?
  • Bob McNair decía el domingo que cada centavo de dólar del contrato de JJ Watt estaba perfectamente justificado y que lo único que esperaba es que el DE no pidiera un aumento. La temporada de JJ Watt es de momento la mejor de su carrera y va directo al DPOY, lo del MVP parecen palabras mayores dada la tendencia de dárselo a jugadores de corte ofensivo. Si JJ Watt sigue aterrorizando las OL como hasta ahora y anotando TD que nadie descarte un MVP, Alan Page en 1971 y Lawrence Taylor en 1986 son los únicos defensas que han ganado el premio. La temporada de JJ Watt ha hecho olvidar a los Texans a Jadeveon Clowney, no se puede anticipar si con la presencia de ambos la defensa de Houston será mejor, pero si Watt se vale él solo para dominar mas de uno se estará cuestionando porque el equipo no utilizó esa elección en otro jugador.
  • A pesar del mal partido de Geno Smith Rex Ryan deberá optar entre dos cosas, poner a Michael Vick y seguramente el equipo mejore en el corto plazo, o seguir apostando por Geno con vistas al futuro del equipo. Si pones a Michael Vick no hay vuelta atrás, habrás demolido la “psique” del sophomore, que tiene cualidades, pero es un producto que aún necesita pulirse, aunque tampoco le iría nada mal que el propio jugador madurase algo. Cuando el público coreaba el nombre de Michael Vick Geno se dirigió al público y soltó un exabrupto totalmente fuera de lugar.
Colin Kaepernick, un QB cada día mas cuestionado por su falta de progresión
  • No solo Geno Smith y Tom Brady no pasan por su mejor momento, EJ Manuel, el QB de los Buffalo Bills ya ha sido defenestrado y el próximo domingo Kyle Orton será de la partida, si los Bills vuelven a la senda ganadora con él el futuro de Manuel se augura poco halagüeño, aunque de eso él no tiene la culpa, los que decidieron invertir una primera ronda injustificable fue el antiguo régimen del equipo. Y en este lote voy a meter por primera vez este año a Colin Kaepernick, cuanto mas le veo jugar mas me parece que está sufriendo una clara regresión y su juego es totalmente anárquico, solo su atletismo le salva. Los 49ers ganaron porque su defensa se puso las pilas maniatando a un desdibujado ataque de los Philadelphia Eagles con un LeSean McCoy desaparecido en combate, si a eso añades que el RB Frank Gore demostró que aún le queda algo en el tanque, ganaron no sin sufrir muchísimo. El último QB que no tuvo su día, pero este en partido adelantado, fue Kirk Cousins, que fue interceptado hasta en cuatro ocasiones, desde luego jugando así Robert Griffin III lo va a tener muy fácil para recuperar la titularidad.
  • En el otro lado de la balanza tenemos a dos QB cuestionados que el domingo se reivindicaron. Ryan Tannehill jugaba su mejor partido de la temporada, aunque siempre te quedará la duda de que fue ante los Oakland Raiders, pero de momento nadie en Miami cuestiona quien debe ser el titular. El otro QB que supo aprovechar su oportunidad fue Mike Glennon, la lesión de Josh McCown le ha aupado a la titularidad y vaya si lo aprovechó, lideró el drive de la victoria improbable de los Buccaneers en Pittsburgh. Un tercer QB, pese a no estar jugando nada bien, puede estar mas que tranquilo, hablamos de Jake Locker. El domingo Charlie Whitehurst se recogía el pelo en una coleta y se ponía un casco, y uno tiene que preguntarse ¿Qué tiene este chico para encontrar una vez tras otra un equipo que lo contrate para llevar una tablilla en la banda?