La evolución de Eli Manning

831
Eli Manning empieza a dominar el nuevo playbook. (AP)
Eli Manning empieza a dominar el nuevo playbook. (AP)
Eli Manning empieza a dominar el nuevo playbook. (AP)

Desde que conocí la noticia del fichaje de McAdoo como OC de Giants, estaba deseando escribir algo de cómo sería el nuevo ataque de los de New York. Tras casi 10 años, y dos anillos, Kevin Gilbride dejaba de ser el principal responsable de la parcela ofensiva de esta franquicia. Sin duda, consiguió grandes logros, pero los dos últimos años bajo su dirección, fueron malos, y el equipo necesitaba un cambio.

El sistema ofensivo que hizo brillar a Manning, era una variante del clásico “Run & Shoot”. Un ataque, tal vez, demasiado complejo (pass option route), basado en lecturas en ruta por parte de los receptores. Es decir, una vez que los receptores salían en ruta, debían reconocer lo que la defensa estaba defendiendo, y según eso, decidir entre las opciones que podía darles la ruta base. Si para los receptores era complicado, para Eli, también lo era. La sincronización entre receptores y QB era vital. Más allá de eso, Eli debía leer a la defensa…y leer lo que sus receptores interpretaban.

Mientras su OL se mostraba sólida, y su juego de carrera podía mantener ocupada a la defensa, el sistema ofensivo de Gilbride funcionaba. Toda vez que el equipo fue haciéndose veterano, y la renovación se hizo necesaria, la cosa se volvió peligrosa. Es cierto que la nueva OL ha dado muchos problemas al QB, pero también es cierto que Eli, no ha realizado las mejores decisiones que podía tomar, y esto como es el pez que se muerde la cola. La culpa es de la OL que no protege, o la culpa es de Eli que lanza “melones”, o la culpa es de los receptores que no atrapan un balón. Cuando las cosas se estancan, hay que evolucionar, porque lo te ha servido hasta ayer, ya no te sirve ni hoy, ni mañana.

IMG_2086

Esta secuencia de imágenes, son de un partido frente a Eagles de la temporada pasada. Como tal, es solo un ejemplo, y aunque no siempre era así, muestra muy bien lo que antes os he contado. Se dijo que la OL de los Giants, el curso pasado, fue un horror. No voy a ser yo quien diga lo contrario, pero para ser justos, este sistema de ataque, propiciaba mucho tiempo con el QB en el pocket, esperando a que se desarrollasen las rutas, a tener una decisión tomada, y a lanzar un balón que requería de un tiempo para que fuese bueno. Con las DLs de hoy en día, y sistemas defensivos basados en blitzear, estás “run & shoot” se vuelven predecibles y fáciles de contrarrestar.

Vemos como, el tiempo que tardan en darle un objetivo los receptores a su QB es tanto, que la presión hace que se colapse el pocket. Eli no tiene un receptor abierto a menos de 20 yardas, y así, completar un pase, es bastante improbable.  Por supuesto que se jugaban rutas más cortas, pero las menos veces, y siempre dándole una opción al WR de cambiar su ruta si leía algo en las coberturas defensivas. Esto crea el problema de que el QB siempre irá por detrás, debe esperar a que su receptor le marque el camino.

IMG_2087

En esta otra secuencia del 2013, vemos como vuelven a jugar profundo. Se trata de 4 Verticals, y como supongo que os habréis dado cuenta, es un concepto en el que mandas a los cuatro receptores en rutas profundas. Sin juego de carrera, tienes que sobre-lanzar en los partidos, y para eso, debes tener un sistema que permita al QB tener ciertos pases de seguridad, ya que comenzar lanzando intercepciones, incompletos, o estar recibiendo golpes drive si y drive también, es arriesgado. En esta ocasión, vemos como la presión llega rápido (la OL no funcionó bien como os dije antes), y Eli vuelve a encontrarse con un pocket colapsado, y sin nadie a quien poder mandar el balón. ¡Ojo!, no estoy defendiéndo al QB de los Giants, que tuvo gran parte de culpa de muchas cosas, pero había veces en que era muy difícil avanzar en un drive. Manning lanza forzado, sin los pies plantados, y recibiendo el golpe. El resultado solo puede ser el que vemos en la última imagen. Hubo momentos, del curso 2013, en que el equipo jugó a buen nivel, pero nunca terminó de levantar cabeza. Todo estaba anticuado.

La renovación llegó en la off-season, y la llegada de McAdoo, me hizo pensar que el ataque de Giants iría a mejor (a peor era complicado). McAdoo venía de ser el QB Coach de los Green Bay Packers, y traía bajo el brazo, la West Coast Offense. Este sistema ofensivo se basa, a grandes rasgos, en lecturas y pases muy rápidos, leyendo a uno o dos defensores que le marcan al QB la zona que quedará expuesta para atacarla. Es decir, en vez de esperar a leer a sus receptores, Eli debía leer a la defensa, y lanzar a donde los receptores deberían estar esperando el pase. Muchas dudas de que un “pistolero” como Manning, y que no terminaba de lograr buenas lecturas, pudiese adaptarse a este esquema, en el que el QB se convierte en un manejador del tiempo y de la situación. Muchos menos big plays, pero un mayor control de los pases.

Hasta ayer, y siendo sincero, había visto 3 partidos de los Giants, y todos en pre-temporada. El primero de ellos, frente a Bills, en el que Elisha a penas jugó dos drives. Si alguno de los que me leéis aquí, me sigue en Twitter, sabrá cual fue mi comentario ese día: “Que bien le va a venir McAdoo a Eli“. A pesar de esas primeras sensaciones, es cierto que me creó más dudas lo siguiente que vi, pero no ha sido hasta esta week 4, cuando se ha podido demostrar que, la mejoría en el juego, es visible.

IMG_2088

Ya estamos en la temporada 2014, y esta secuencia, es de la semana 3, frente a los Texans. Esto que véis aquí, es una West Coast Offense en una de sus variantes más pura. Tres curl routes, y dos flat routes. La obligación de Manning, una vez que recibe el snap, es leer al curl/flat defender. Es decir, en este caso, el WLB tiene dos opciones, o caer a su zona curl, o ir a la flat con la ruta del RB. Ésta última opción, es la que juega este defensor. Eli lee esta situación, y sabe que una ventana se va a abrir a la espalda del WLB. El receptor más abierto es el encargado de ir allí, y aprovechándose del cushion de su CB, gana separación para poder recibir el lanzamiento. Situación muy rápida, y que permite al QB soltar el balón antes de que nadie llegue a estar ni remotamente cerca. Un lanzamiento, que no es complicado.

Los Giants han encontrado en Rashad Jennings (su RB), una mina. El juego de carrera está funcionando maravillosamente bien, incluso mejor de lo esperado. Esto es básico para que la WCO funcione (bueno, para que funcione casi cualquier juego aéreo). A parte del juego de carrera, la velocidad con que Eli suelta el balón, beneficia a que la OL, en protección de pase, minimice ciertos riesgos, y que se exponga mucho menos ante la presión de las DLs contrarias. A menos tiempo el balón en las manos del QB, más posibilidades de aguantar tienen.

IMG_2089

A los seguidores de los Packers les sonará la siguiente situación del ataque de New York. El concepto es muy simple. Los Giants forman en 2×2, con 5 rutas cortas para jugar: dos slants, dos flats, y una fade que provoca el clear-out para la flat del RB. La lectura de Eli, vuelve a ser el defensor de la flat. Dependiendo de quien sea ese defensor, uno de sus receptores de ese lado, tendrá una ventaja. Vuelve a ser el LB quien se queda con la ruta flat del RB, y vuelve a dejar un espacio abierto a su espalda. Esta vez, Cruz corre una slant, y aprovechando el agujero, el pase y la recepción, puede sumar más yardas después de atrapar el balón. El riesgo para el QB vuelve a ser mínimo, siempre y cuando su lectura sea la correcta.

En la primera semana, el juego de pase no fue bueno. Frente a Arizona, en la semana 2, ya se vió mejoras. Y en la semana 3 y 4, el ataque ha estado muy por encima de la defensa rival. Cierto es, que tampoco estamos hablando de defensas espectaculares (salvo la de los Cardinals), pero se ve un juego muy sólido, y que sabe donde y cuando tiene que hacer daño.

IMG_2092

Otra de las virtudes de este tipo de ofensiva, es aprovecharte de tus TEs frente a los DBs en situaciones de corto yardaje. El físico que presentan los TEs actuales, es superior al de los DBs en su mayoría de veces, y su velocidad puede incluso ser superior en algunos casos. Larry Donnell se ha convertido en el descubrimiento en este inicio de temporada, y su química con Eli, es buenísima. Vemos como forman en 3×1, aislando al TE con el CB abierto. Como casi en todo el partido frente a los Redskins, Manning se limitó a leer las acciones de los ILBs para poder lanzar el balón. El break de Donnell es magnífico, y una vez que el LB sigue al RB, vuelve a abrirse la línea de pase con el TE, quien ya está delante de su defensor para recibir el pase (una vez más muy rápido y sencillo) del QB. Mover a los ILBs de su posición, es todo lo que hicieron los Giants para machacar una y otra vez a la defensa de Washington. Aunque sea sencillo decirlo, no es tan fácil hacerlo.

IMG_2090

Pero mi sorpresa es mayor, cuando me doy cuenta que McAdoo ha incorporado (mínimamente, eso si) las packaged plays al playbook de los Giants. Ya os he hablado antes de ellas, pero la explicación es sencilla. El QB tiene varias opciones una vez que recibe el snap. La primera de ellas es leer la inside zone de la OL y poder entregar el balón al RB para que corra. La segunda opción es quedarse él con el balón para correr, y la tercera es quedarse el balón para pasar a una ruta rápida, dependiendo del movimiento de los defensores. Es una lectura que siempre se hace en ventaja, y por lo que su resultado suele ser muy positivo si se hace bien. Aquí lo vemos muy claramente. Ante la facilidad para correr que muestra Jennings, en el fake hand-off no le queda otra a los ILBs que ir contra la carrera, dejando un espacio enorme a sus espaldas. Una vez que Eli se queda con el balón para pasar, el FS tiene que caer por la ruta profunda del receptor abierto, y el espacio entre él y sus ILBs, es aún mayor. Este agujero, es aprovechado por el TE para recibir el lanzamiento, que vuelve a ser muy rápido.

Parece fácil todo esto que os estoy contando, pero no lo es. Hay que saber leer muy bien determinadas zonas y hombres de la defensiva, y ejecutar los lanzamientos con un timing casi perfecto con la ruta del receptor. Todo esto, es lo que están trabajando McAdoo y sus chicos. Sinembargo, todos sabemos que a Eli le gusta lanzar profundo, no lo puede remediar, y de vez en cuando, aprovechando a hombres como Cruz, Randle, o cuando se recupere Beckham, también lo podrá hacer. Es más, una vez que durante gran parte del partido, hayas machado una y otra vez la zona underneath (ya sea con la WCO, o con el juego de carrera), la zona profunda comenzará a abrirse.

IMG_2109

Arizona se vió obligada a variar a veces su defensa, y a partir del tercer cuarto, pasó a defender mucho mejor esta zona underneath. Cambió a Cover-2  con 5 Man Under, donde cinco hombres defienden las zonas medias, y tratan de evitar que los receptores vayan por aquí, ya sea en trail technique, o jugando con wall-off. En esta secuencia, vemos como la OL si le da tiempo a Manning a leer la situación en la ruta profunda de Cruz. En el strong-side, juegan una variante del smash concept (divide route), que consiste en combinar tres rutas para estrechar a la defensa: una quick-in, una corner y una seam route. Con ello consiguen abrir la zona corner para Cruz, ya que el safety de ese lado, se ve obligado a ir tras la seam route del TE. El ball placement de Manning es bastante bueno, y favorece el catch de Victor Cruz.

Lo sé, parece que los Giants son los Broncos del 2013, y no es así. Solo he querido mostrar algunas de las diferencias que existen, a día de hoy, en la ofensiva de un año y de otro. Sigo pensando que este juego le viene bien a Eli Manning, pero debe seguir progresando. Habrá equipos, y DCs que buscarán soluciones a este tipo de ataque, y es ahí donde se tiene que ver si Manning sirve para llevar una West Coast Offense. Su defensa (sobretodo la DL) está siendo mas o menos buena. Su juego de carrera es excepcional. Así que deben seguir mejorando en el juego aéreo…y van por buen camino.

Si quieres seguir estando en el nivel más alto, tu juego debe evolucionar al ritmo que lo hace el del resto. Parece que Eli Manning está en ello, y quién sabe, la “chiripa azul” puede que no los haya abandonado aún. Estaremos atentos.