Las claves de una victoria un lunes por la noche

728
La anotación del novato John Brown fue una de las claves de la victoria local. (azcentral)
La anotación del novato John Brown fue una de las claves de la victoria local. (azcentral)
La anotación del novato John Brown fue una de las claves de la victoria local. (azcentral)

Arizona Cardinals me da muy buenas sensaciones este año. Es un equipo que sabe perfectamente a lo que juega, valiente, con una defensa poderosa a más no poder, pero que cuenta con un QB que te da una de cal, y cuatro de arena. Palmer es peligroso por sí mismo, pero algún playcalling desde la banda, le hace más peligroso aún.
El pasado MNF, pudimos ver todas estas cosas, con un final de partido, digno de elogio. Vamos a ver algunos detalles de como se perpretó la primera victoria de Arizona.

A falta de 6:50 para el final, y con un marcador en contra de 12-17, Palmer inicia el drive desde su yarda 9. Tras 11 jugadas, en las que consiguió conectar buenos lanzamientos con Floyd y Fitzgerald, se planta a 13 yardas de la zona de anotación. 1st&10 para los Cardinals, y Palmer “under the center”, con John Brown en el open-side.

IMG_1274

La situación es sencilla. Brown jugará una “tunnel screen”, con el LT y el LG saliendo de la LOS para bloquear a campo abierto. Palmer usa el play-action para “vender” la jugada de carrera, y rápidamente gira su vista hacia el weak-side, donde se encuentra Brown libre de marca por el cushion que ofrece su CB. Fácil recepción para él, y ahora, comienza la carrera hacia la end zone, donde dejará claro que es uno de los jugadores más explosivos que se pueden ver hoy en día en la NFL.

IMG_1275

Con la cabeza arriba, y leyendo la defensa y los bloqueos de sus compañeros, Brown corre, para, corta hacia un lado, vuelve a salir explosivo, y va dejando un reguero de defensores por todo el camino. Touchdown, y los Cardinals uno arriba en el marcador. En el intento de conversión de dos puntos, Palmer no lanza bien a Fitzgerald, dejando el marcador con un inquietante 18-17, con 2:25 para que Rivers coloque a su equipo en “field goal range“, y se lleve el partido para San Diego.

Pero la mejor virtud de Arizona es su defensa, y si tu confías en tu equipo defensivo, y le dejas hacer su trabajo, ocurre lo que sucedió en ese último drive de los Chargers. Rivers sale desde su yarda 20, y tras conectar con Allen primero, y con Gates después, posiciona a su equipo en 2nd&2 en su propia yarda 40. A penas 2 yardas para el primer down, y muy cerquita de poner a su kicker en una buena situación de pateo.

Llegamos al “two minute warning“, y Arians y su DC, deciden ser valientes y utilizar la mayor fuerza de este equipo, la presión de su defensa. Veamos lo que pasó.

IMG_1276

Cardinals forma en “zero pressure“, es decir, los cuatro hombres de la DL juegan el pass-rush, los LBs juegan el blitz, y el SS ataca también el pocket. Mientras, nadie está profundo, y los cuatro restantes defensores, están en hombre a hombre. Hasta 7 jugadores mandan a presionar al QB.
Solamente hay un RB que pueda ayudar a la OL a bloquear, y esto lo aprovecha el SS para encontrar el gap abierto y llegar hasta Rivers. El QB lanza antes de que su TE desarrolle su ruta (no está mirando el balón), y el pase termina siendo incompleto.

3rd&2, y los Cardinals vuelven a jugar “zero pressure”. Otro mal pase de Phillip Rivers, que no conecta con Allen en una ruta hitch.

Estamos ante la última oportunidad de Chargers para seguir en el partido, en una 4th&2.

IMG_1277

Si algo funciona, ¿para que cambiar?. Una vez más, y demostrando una gran valentía, Arizona sigue jugando una defensa presionante. Esta vez, el RB juega una “wheel route”, y el DE juega en “peel technique”. Esto es, que si el RB sale en ruta, el DE cae con él, y si se queda en protección de pase, entra al pass-rush, atacando el edge. Como el DE tiene que caer, el encargado de entrar por ahí, es el SS.

La DL de Arizona consigue colapsar el pocket, ayudado por los blitzs. Keenan Allen juega una “quick-in route”, y Rivers observa que está abierto. Sería un lanzamiento fácil si no fuera porque tiene muy cerca tanto al DT como a Larry Foote. Éste último, consigue batear el balón, y hace que se pierda el timing entre el pase y el receptor. Pase incompleto, y balón para Arizona. El partido se queda en casa. Esa defensa, a pesar de todas las bajas que tiene, vale su peso en oro.