NCAA Top 25. Arranca el espectáculo

1258
Los Seminoles vuelven a ser favoritos. (AP)
Los Seminoles vuelven a ser favoritos. (AP)
Los Seminoles vuelven a ser favoritos. (AP)

Contando las horas para el kickoff de esta noche, es el momento de liberar mi Top25 personal de pretemporada como anticipo de lo que tenemos por delante.

La espera siempre resulta eterna con el desierto de postemporada desde Enero, pero no hay competición en este planeta que merezca tanto sacrificio del aficionado como college football, y más esta temporada, con el reluciente formato de playoffs (final four) que vienen a saciar una necesidad endémica por dirimir a un verdadero campeón nacional y que tantas polémicas pudo suscitar en el pasado. El ingrediente obviamente seguirá presente, pero este sistema permitirá seguir manteniendo el auténtico y distintivo sabor del KO de la temporada regular, que hace tan especial a la competición, mientras que disparará el entusiasmó en Diciembre y Enero con la selección según un comité, de los 4 representantes para los playoffs por el título.

Volviendo a mi NCAA Top 25, señalar que el orden siguiente viene marcado por un proceso de selección tabulado en la siguiente hoja de cálculo, donde según mi criterio personal, se tienen en cuenta ratios individuales para cada unidad, además de mi propia valoración del coaching y la dificultad del calendario, consiguiendo un promedio de valoración sobre una nota máxima.

Mi gran sorpresa es Georgia en el #4, que virtualmente les convertiría en legítimos candidatos a los playoffs en lugar de la alejada posición #12 que sugiere el AP Poll, mientras que los Trojans, sin apenas consideración de los medios en pretemporada, se alzarían dentro del Top10 como auténticos darkhorse en el pacífico, algo que resulta extraño teniendo en cuenta la tradición de excelencia que atestiguan durante toda su historia.

Las recientes dificultades de TCU (#16) en su migración a la Big-XII, parece que dispara el escepticismo de los medios, pero no tengo dudas sobre la capacidad de Gary Patterson para devolverles el carácter competitivo y rocoso que acostumbraron durante todos estos años.

Otros que tampoco reciben consideración de los medios es Marshall (#20), pero con el calendario más sencillo del FBS y un equipo muy homogéneo, se puede considerar a la Thundering Herd mi gran candidata a cenicienta de la temporada.

El gran damnificado de mi ranking personal es Notre Dame (AP Poll #17), cuyo potencial podría incluso promocionarles dentro del Top15, sin embargo, su demoledor calendario, me hace ser escéptico, mientras que entre Kansas State (#20), Missouri (#24) y Washington (#25), todos ellos dentro del Top25 del AP Poll, solamente los Huskies tendrían hueco en mi Top25.

1- Florida State

Florida StateSon los auténticos reyes del bacalao y además Jameis Winston va camino de convertirse en uno de los mejores que nunca antes pisaran el emparrillado. Solo su carisma y jerarquía dispara el potencial de este equipo, pero los ‘Noles no son sólo Winston; una línea de ataque dominante, un cuerpo de receptores de garantías con Rashad Green y Nick O’Leary, además de una combinación killer entre línea defensiva y secundaria, donde seguirán siendo oportunistas, les proyectan como el siguiente gran dominador del negocio. Han conseguido renovarse y su calendario es tan favorable que se antoja imposible verles fuera de la final four.

2- Oklahoma

OklahomaLa rotunda y electrizante victoria ante la poderosa Alabama en la Sugar Bowl, ha conseguido disparar las expectativas en Norman después de un par de temporadas ordinarias para los cánones de este programa. Según mi criterio presentan la mejor defensa del país con un front-seven inexpugnable que podría rememorar épocas gloriosas, mientras que la expectación y entusiasmo alrededor de Trevor Knight y su nuevo ataque de carácter fast-tempo, les presentan como legítimos contendientes al título. Con una ligera atención a las salidas de Fort Worth y su rivalidad anual en Dallas, tampoco parece que el calendario resulte un inconveniente, ni mucho menos, para sacarles de los playoffs por el título.

3- Alabama

AlabamaTodo apuntaba a que Saban y Alabama colocarían la guinda al pastel como la mayor dinastía conocida sumando un tercer título consecutivo, pero entonces se cruzaron sus demonios en el peor escenario posible y ante su máximo rival, después de varias decisiones erróneas y una jugada rocambolesca que ya forman parte de la historia negra del programa. El problema para el resto es que llegarán con sed de venganza y toneladas de talento acumulado después de un sinfín de extraordinarias clases reclutadas. Si consiguen encontrar a un QB consistente que remplace a AJ McCarron, el extraordinario talento de sus skill-players, la disciplina y tradicional firmeza de su defensa, les convierten nuevamente en máximos favoritos.

4- Georgia

GeorgiaSorprende verles tan arriba, incluso inicialmente para quien subscribe, pero según mi criterio, los Bulldogs son unos de los grandes tapados y solamente la salida a Columbus del 13 de Septiembre, les separará de volver a Atlanta y rematar lo que dejaron a unas yardas de distancia ante Alabama hace tan sólo dos temporadas. UGA fue muy castigada por las lesiones la anterior temporada (especialmente en skill-players), pero si logran permanecer sanos, sembrarán el terror por tierra con la dupla “Gurshall” (Todd Gurley y Keith Marshall), mientras que un destacado grupo de linebackers liderarán una defensa que se antoja como sólida para contener a oponentes como Clemson o Auburn, y ambos deberán visitar Athens.

5- Oregon

Winston es el actual Heisman y monarca del momento, pero Marcus Mariota probablemente sea el jugador más indispensable de la actualidad. El programa gira en torno a su figura y su valor sencillamente es incalculable por su combinación de características físicas según la habitual naturaleza Spread del ataque de los Ducks. Una línea de ataque élite y un notable cuerpo de runningbacks, convierten a este ataque en uno de los dos o tres mejores del país, mientras que la defensa se antoja serviciable. Recibirán en Autzen a Michigan State en Septiembre, pero evitan a USC y Arizona State del oeste, mientras que la única dificultad será la visita a UCLA, que bien podría ser un anticipo de la final de la Pac-12 y hay que tener en cuenta que esta temporada será un encuentro neutral en el Levi’s Stadium de Santa Clara.

6- Ohio State

La reciente y terrible noticia de la recaída de Braxton Miller que le dejará fuera para el resto de la temporada, dinamita parcialmente las posibilidades de los Buckeyes de colarse en los playoffs. El problema añadido es que no presentan ningún plan de emergencia aparente y Miller era un jugador indispensable dentro de la Spread de Urban Meyer. La buena noticia es que presentan una de las mejores defensas del país donde Michael Bennett lidera una línea defensiva tenaz, mientras que evitan a los cuatro mejores del oeste, por lo que todo apunta a que la visita a East Lansing decidirá el destino de su temporada y probablemente el título de la Big-Ten, siempre y cuando sean capaces de navegar sin el capitán de su timón, algo que se antoja un desafío, pero si hay un programa capaz de resolver este entuerto ese es Ohio State.

7- UCLA

UCLALa resurrección de los Bruins con Jim Mora está siendo fascinante después de prácticamente una década deambulando por la costa Oeste (cuatro temporadas con récord negativo en 5 años), hasta el punto que cerrar una temporada combinando victorias ante los Trojans y en una bowl, era algo desconocido en Pasadena desde 1997. Brett Hundley declinó el Draft de la NFL y es ahora todo un contendiente al Heisman, mientras que una línea de ataque, originalmente lanzada a los leones como freshmen, pasará ahora a experimentados sophomores, además de recuperar un total de 17 titulares sobre ambos frentes constituyendo un equipo muy equilibrado y sin fisuras. El problema es que el calendario será tedioso recibiendo en LA a ambos Oregon y Stanford, además del encuentro “neutral” en Arlington ante una Texas en modo reconstrucción, pero tienen sobrado talento para asaltar el pacífico.

8- Baylor

Art Briles sencillamente está consiguiendo magia en Waco con un programa poco habituado a habitar sobre estas altas cotas de los rankings. Muchos creímos que la figura de RG3 fue solo producto de una generación arbitraría y que el programa volvería donde acostumbraba una vez se marchara rumbo a la NFL, sin embargo, después de una temporada de reconstrucción, Briles encontraría al heredero en Bryce Petty y los Bears volverán a aspirar a todo. Los pronósticos anuncian que Petty destruirá todos los registros aéreos, liderando un auténtico ataque Top5 del país, mientras que el calendario, fuera de la decisiva visita a Norman, es tremendamente favorable, aunque los Bears necesitarán disfrazar una defensa que se antoja en sospechosa, si pretenden llevarse la conferencia y colarse en la final four.

9- USC

USCSin duda uno de los conjuntos más infravalorados y que perfectamente podrían recuperar el esplendor de épocas pasadas en solamente la primera temporada al mando de Steve Sarkisian. Los Trojans son uno de mis favoritos como darkhorse a los playoffs, gracias a toda una defensa Top5 del país liderada por Leonard Williams y un conjunto bastante equilibrado, tanto en equipos especiales como también en ataque. El gran desafío para el “Men of Troy” será su calendario, porque, aunque eviten en el norte a Oregon o Washington, tendrán que visitar a ambas Stanford y UCLA, donde podría decidirse la división sur.

10- South Carolina

SOUTH CAROLINAEl trabajo de Steve Spurrier está siendo sobresaliente, especialmente los últimos años después de finalizar en el Top10 del país las tres últimas temporadas y teniendo en cuenta que en las dos últimas apenas recuperaron 10 o 12 titulares. La única meta por asegurar su legado para la posteridad en Columbia, sería conseguir un título de la SEC y aunque los Gamecocks presenten bajas muy sensibles como las de Connor Shaw o Jadeveon Clowney, recuperarán un total de 14 titulares que comprenden un equipo con bastante talento y que esta temporada podría apoyarse sobre un ataque Top10 del país, según mi valoración personal. A pesar de acoger en su calendario del oeste a TAMU y Auburn, recibirán en Columbia a Georgia donde podría decidirse el título de la división, por lo que tampoco se antoja en un calendario desfavorable.

South Carolina cierra el Top-10 (AP)

11- Auburn

Después de una vulgar primera parte de la temporada, nadie esperaba que los Tigers se presentarán en Pasadena y mucho menos estuvieran tan cerca de conseguir su segundo título nacional en cuatro temporadas, sin embargo, varias jugadas milagrosas y una tormenta de juego terrestre en la segunda mitad de la temporada, cerca estuvieron de obrar el milagro. Probablemente, muchos cuestionareis mi descaro por incluso sacarles fuera del Top10 como presentes subcampeones y con un total de 14 titulares recuperados, sin embargo, deberán bregar con un calendario brutal con ambos South Carolina y Georgia del este, mientras que los cuatros partidos totales fuera de casa en la SEC serán ante equipos que alcanzaron alguna bowl, incluyendo a Georgia y Alabama para cerrar la temporada. Su ataque es élite (Top3 del país según mi criterio), pero habrá que ver también cuál es la situación final de Nick Marshall.

12- Michigan State

La fantástica progresión de Connor Cook, y especialmente con la baja de última hora de Braxton Miller, le convierten sin discusión en el mejor quarterback de toda la conferencia y combinándose con un notable juego terrestre, dispara el potencial ofensivo de este equipo. Además, la pareja de sackmasters que forman Marcus Rush y Shilique Calhoun en las trincheras, suman una defensa castigadora que incomodará a sus oponentes, mientras que un calendario benévolo donde presuntamente su encuentro más importante será la visita de Ohio State después de una jornada de descanso, convierte a los pupilos de Mark Dantonio en el acicate particular y la pesadilla de los Buckeyes, especialmente después del contratiempo de Miller que simplemente modifica el panorama de la división este. Previamente los Spartans necesitarán sobrevivir en Autzen ante Oregon si pretenden colarse en los playoffs.

13- Wisconsin

Sobre el lado opuesto de la división en la Big-Ten, los Badgers emergen como favoritos gracias a un dominante juego terrestre liderado por Melvin Gordon y una línea ofensiva élite que encumbra a este ataque como Top10 del país. Una débil defensa que echará de menos a Chris Borland y que presentará multitud de caras nuevas e inexperimentadas, podría escudarse en un calendario muy sencillo que evita a los grandes gallos del este y que únicamente deberá centrarse en las salidas ante Northwestern e Iowa. El duelo frente a LSU en Houston de la primera semana, será una buena vara de medir para conocer el potencial o limitaciones de unos Badgers cuya sospechosa defensa (sobre el papel), evita pensar en cotas más altas.

14- LSU

Después de una temporada un tanto vulgar para lo que acostumbra este programa, se convertirían en el primer equipo de toda la historia de la SEC en conjuntar un quarterback con 3.000 yardas de pase, dos receptores con 1.000 yardas aéreas y un runningback con 1.000 yardas terrestres para sumar un total de 10 victorias. No está nada mal para considerarse una temporada ordinaria. El problema es que este año pierden a esos cuatro jugadores, además de presentar bastante incertidumbre en la posición de QB y sus skill-players, aunque todo el mundo se muestra expectativo con Brandon Harris tras salirse en la primavera y con su mega-recluta Leonard Fournett, llamado a marcar una época en el juego terrestre. La defensa tiene potencial Top10 para seguir con su tradición expeditiva y recibirán a Alabama en un ampliado Death Valley, por lo que continuarán siendo contendientes en la división oeste.

15- Ole Miss

Son los únicos de su división que todavía no consiguieron un billete para Atlanta desde que se reinstalara la conferencia, mientras que siempre que se esperó algo de ellos, fracasarían, sin embargo, con un gran equilibrio a ambos lados y un total de 15 titulares recuperados, incluyendo Bo Wallace, sus dos mejores runningbacks y sus 5 tacklers más destacados, los Rebels son una de las grandes alternativas de la división oeste, después que aparentemente Hugh Freeze reúna destacadas clases con futuras proyecciones, algo que en Oxford nunca pareció ir de la mano. Consiguen evitar en su calendario a los cuatro más destacados de la división este, pero deberán viajar a College Station y Death Valley, aunque la máxima atención se encuentra sobre la visita de Alabama el 4 de Octubre y sería una gran inyección de moral una actuación destacada ante Boise State (#23) en Atlanta para abrir la temporada, con el máximo objetivo de llegar lanzados a la fecha señalada.

16- TCU

Liderados por Andy Dalton y una generación espléndida, alcanzarían su punto álgido en el 2010 con una victoria en la Rose Bowl ante Wisconsin, después de múltiples años mostrándose ultra competitivos en la MT-West (cuatro temporadas consecutivas con 11 victorias y las tres últimas, con un récord combinado de 23-0). Sin embargo, la propia transición a la conferencia Big-XII y varios problemas con las lesiones, han ocasionado un retroceso en el carácter ganador del programa, pero esta temporada recuperan 15 titulares, el calendario aparenta ser muy cómodo con los 5 grandes de la conferencia visitando Fort Worth y pocos dudan que Gary Patterson sea capaz de devolver a los Horned Frogs a la transcendía nacional, sin embargo, la reciente expulsión de Devonte Fields en su esperado retorno tras la lesión y el ordinario equilibrio del equipo, me hace ser escéptico.

17- North Carolina

Larry Fedora se hizo con el mando del timón en el 2012 y su primera temporada (récord de 8-4) fue la mejor del programa desde la última de Mack Brown en 1997, siguiendo con esa tendencia de éxito cosechada durante su anterior etapa en Southern Miss. Los Tar Heels recuperan un total de 15 titulares, entre los que se incluyen estrellas como Marquise Williams, TJ Logan y la peligrosa arma de doble filo, Ryan Switzer, además de 9 de sus 12 tacklers principales, por lo que estamos ante un equipo compacto y peligroso, aunque con probablemente mayor talento sobre el lado ofensivo del balón. El calendario tampoco aparenta ser especialmente complicado, aunque el prematuro viaje a Death Valley ante Clemson de Septiembre, probablemente marque el destino de la temporada. Los Tar Heels esperan continuar con la inercia de la anterior temporada que les permitió vencer 6 de los 7 últimos encuentros.

18- Stanford

Después de encumbrar al programa y devolverle su añejo orgullo con una victoria en la Orange Bowl y un record de 12 victorias, Jim Harbaugh abandonaría Palo Alto con rumbo a la NFL y muchos fueron los que creyeron que el programa volvería inmediatamente a la tierra, pero David Shaw, como antiguo alumno, no solo evitó que esto ocurriera sino que incluso disparó el éxito con tres temporadas consecutivas de 11 o más victorias, confirmando a este college de “nerds” como la envidia del país. Bajo una estricta filosofía de smash-mouth football y rocosas defensas, la Cardinal supone un guiño para aquellos enamorados de anteriores épocas, sin embargo, este año pierden tamaño sobre una habitual línea de ataque de mamuts, sufren la graduación de un runningback muy productivo y la baja de 4 titulares clave en defensa con calibre All-American, pero su principal problema será bregar con un calendario extenuante que incluye a Washington, Notre Dame, Arizona State, Oregon y UCLA, todos ellos fuera de casa.

19- Florida

Después de una desastrosa temporada con récord negativo (4-8) por primera vez desde 1979 y sin conseguir un billete de post-temporada para una bowl desde 1990, es obviamente imposible que un programa con tanto éxito como éste, pueda caer más bajo. Will Muschamp recupera un total de 14 titulares que ensamblan un grupo bastante equilibrado en todas sus líneas y que mejorará ampliamente, especialmente en ataque con la adquisición del coordinador ofensivo Kurt Roper, volviendo así a mostrarse competitivos. Jugadores importantes como Jeff Driskel, Matt Jones o Andre Debose retornan de sus lesiones y con una mejor suerte en este apartado (algo que no será difícil), los Gators disponen del talento suficiente y poderosas clases en su retaguardia para navegar dentro de un calendario que tampoco será especialmente peligroso, aunque reciben del oeste a Alabama y LSU.

Florida intentará volver por sus fueros. (AP)

20- Marshall

La combinación de un calendario excesivamente débil (con el aliciente extra de la marcha de su máximo rival en East Carolina, a la AAC), un equipo tremendamente experimentado, el retorno del estelar QB Rakeem Cato y un grupo sólido sin fisuras, les convierten en máximos contendientes a ser los auténticos “BCS Buster” de la presente temporada. Muy mal se le debería dar a la Thundering Herd para no llevarse la CUSA como imbatidos y finalizar la temporada con un récord de 12-0, por lo que el programa se encuentra ante toda una oportunidad de oro para ganarse un billete para una bowl “major” de año nuevo.

21- Louisville

El retorno de Bobby Petrino al lugar donde se glorificó su reputación como genio ofensivo, supondrá un aliciente para la migración del programa esta temporada desde la conferencia AAC a la ACC. La mudanza supone varios cambios significantes; Los Cardinals no se encontraron ante ningún rival “ranqueado” durante todo el año pasado y este calendario al menos presenta inicialmente tres, además pierden a su jugador franquicia en Teddy Bridgewater, al coach Charlie Strong y tan sólo recuperan 11 titulares (con el inconveniente de la reciente lesión de Devante Parker, ausente la primera mitad de la temporada). Hay expectación con el ataque (Top15 según mi criterio) después de que Will Gardner lanzara por encima de las 500 yardas en la primavera y gracias a unos receptores experimentados y con talento, además que el calendario aparentemente no será tan exigente en su debut.

22- Clemson

Los Tigers, gracias al simple hecho de recibir a los ‘Noles en Death Valley, fueron la selección unánime de la Atlantic para llevarse la división la temporada pasada, y a pesar de fracasar en el intento, actualmente igualan a Florida State en récord en la ACC con 20-4 los tres últimos años y consiguieron vencer a Ohio State en la Orange Bowl para cerrar una notable temporada. Este año el ataque emerge como anémico tras las marchas de Tajh Boyd, un runningback de 1.000 yardas en Roderick McDowell y un par de receptores que sumaron 2.292 con Sammy Watkins y Martavis Bryant, sin embargo, una fantástica defensa Top15 de la nación, liderada por Vic Beasley, evita pensar en una mera temporada de reconstrucción y sí en la capacidad de competir frente a un calendario ligeramente manejable, que destaca el viaje a Tallahassee y los encuentros ante Georgia en Athens y South Carolina en Death Valley.

23- Boise State

Esta otrora cenicienta llegada desde uno de los puntos más aislados del país, dejo atrás todos sus complejos y comenzó con una extensa andadura de victorias, títulos y récords (75-5 en 10 años en la WAC) que se consagró con el “milagro” del 2007 en la Fiesta Bowl ante Oklahoma y que se dispararía (11 o más victorias cada temporada) en los últimos años con generaciones y momentos inolvidables, hasta la pasada temporada, donde el programa sumó un total de 5 derrotas por primera vez desde 1998, siendo incapaz de conseguir una plaza en el partido inaugural por el título de la MT-West. La marcha del exitoso Chris Petersen será anhelada por los más románticos, pero Bryan Harsin comienza desde una gran posición; Los Broncos son un equipo mucho más veterano con 15 titulares retornando y el calendario tampoco será exigente, convirtiéndoles en los grandes candidatos para llevarse su conferencia.

24- UCF

A pesar de la borrachera del año pasado después de llevarse la Fiesta Bowl ante Baylor, finalizar la temporada como No.10 del ranking y promocionar a Blake Bortles como No.2 absoluto del Draft de la NFL, los Knights emergen nuevamente como máximos favoritos para repetir título de conferencia por segundo año consecutivo, gracias a un equipo con talento y que recupera a un total de 15 titulares de la pasada temporada, por lo que llegarán con la confianza e inercia positiva que supone codearte con las powerhouses del país. El único aspecto negativo es que su calendario (originalmente cómodo) es un tanto más exigente que el de Cincy, teniendo que medirse a ambos Houston y East Carolina fuera de casa.

25- Virginia Tech

Los pupilos de Frank Beamer experimentaron un ligero retroceso en su récord ganador los dos últimos años, pero con un total de 14 titulares y una defensa respetable, liderada por la joven pareja de corners Brandon Facyson y Kendall Fuller, los Hokies pretenden recuperar su habitual fórmula que les permitiría asegurar un billete de postemporada para las bowls durante 21 ocasiones consecutivas (FSU son los otros que pueden presumir de este logro). La defensa pierde 5 tacklers entre sus mejores 9, pero presenta potencial Top20 y de la división Atlantic, solamente se enfrentarán a Boston College y Wake Forest, por lo que es una temporada favorable para recuperar los doble dígitos de victorias y volver a la final de la ACC, a pesar de tener que batallar con las salidas a Ohio State, North Carolina, Pittsburgh y Duke.

Mención Honorable:
Texas, Nebraska, Northwestern, Notre Dame y Texas A&M.