El circo de los horrores

829

Una de las críticas mas furibundas que siempre se han hecho sobre el fenómeno Tim Tebow es que conlleva aparejado todo un ejercito de seguidores, detractores, medios de comunicación, lo que muchos han denominado el “circo”. Su paso por New York fue toda una confirmación de ello, pero si existe una ciudad en este planeta donde cualquier cosa se multiplica por 10 esa no es otra que la «Gran Manzana», por no hablar del papel decisivo de Rex Ryan, un personaje con querencia por las cámaras y micrófonos.

Cuando la semana pasada se anunció el fichaje de Tebow por los New England Patriots nuevamente los críticos mas furibundos del controvertido QB se lanzaron a pronosticar que el circo había llegado a Boston. Bastaba con ver la primera sesión de entrenamientos de los de Bill Belichick. Había mas periodistas ese día que en una Superbowl.

No creo que la llegada de Tebow tenga nada que ver con ello, pero desde luego la post temporada de los New England Patriots empieza a adquirir tintes circenses, incluso de circo dramático, y no precisamente por la figura del quarterback, que fuera aparte de su primer día en la sesión de entrenamientos, no ha dado mucho de que hablar mas allá de la eterna canción de cual será su papel, de que jugará, si será parte del roster, etc…

La temporada pasada no terminaba de la manera que mejor esperaban los New England Patriots. Cuando los Baltimore Ravens eliminaban a los Denver Broncos en la ronda de Divisionales los Patriots se encontraban con el factor cancha para pasar a la Superbowl, muy pocos eran capaces de anticipar que no estarían en la Superbowl dos semanas después, mas tras la gran temporada que habían tenido los de New England con un nuevo sistema ofensivo que asfixiaba a sus rivales por su velocidad en la ejecución y capacidad para sorprender. Pero los Baltimore Ravens les cerraron el paso a la final, en esta ocasión no pasaba lo que ocurrió en la final de la temporada anterior donde los de Baltimore fueron sus peores enemigos perdiendo un encuentro que de 100 veces que se jugaría 99 lo hubiesen ganado ellos.

Acabada la temporada regular de forma inesperada, en New England el objetivo es todos los años la Superbowl, empezaba una larga travesía en el desierto hasta septiembre, hasta entonces los de Belichick tenían que solventar varias cuestiones, entre ellas las renovaciones de Wes Welker, que jugó la temporada pasada como jugador franquicia, la del OLT Sebastian Vollmer y la del CB Aqib Talib, jugador que había llegado desde Tampa Bay a cambio de una 4ª ronda para dar algo de consistencia a una secundaria prácticamente inexistente y verdadero agujero negro de la defensa.

Sin embargo la primera noticia que saltaba en Foxboro era que Tom Brady, de forma sorprendente, ampliaba el contrato que lo unía a los Patriots. Lo que en principio se nos quiso vender como un gesto de Brady con el equipo para crear espacio salarial para poder firmar jugadores analizado con frialdad, los números tienen la virtud, o defecto, que nunca mienten, Brady con su nuevo contrato se garantizaba 60 millones para un jugador que no lo olvidemos tiene 36 años y mucho bagaje a cuestas.

Desde todos los mentideros NFL analistas, expertos y demás anticipaban varios movimientos como la inmediata renovación de Welker y Vollmer así como la continuidad de Talib. Pero la cosa no terminaba allí, todo jugador que quedaba libre o era futurible transferible era inmediatamente colocado en la órbita de los Patriots, así pudimos leer como Ed Reed ya lo veían con el uniforme azul, a Elvis Dummervil lo colocaban ya en la DL, sobre Larry Fitzgerald como lo traspasaban del desierto a la fría Massachussets, Mike Wallace, al que todos colocaban en Miami entraba en la órbita, y otros muchos nombres, tanto defensivos como ofensivos, se insinuaban que debido al efecto imán de Brady podían acabar jugando en Foxboro.

De una cosa estoy seguro, casi todo son habladurías para crear noticias allí donde no existen, pero resulta casi imposible que en la era del Salary Cap un solo equipo pueda reunir tanto talento solo atraído por el canto de sirena de la posibilidad de jugar para un eterno aspirante al anillo. Además olvidamos que también Bill Belichick es responsable directo de auténticos fiascos como los de Albert Haynesworth, que no llegó ni a terminar la temporada en el roster, o el pésimo rendimiento de Chad “Ochocinco” Johnson, por no hablar de unos draft de mas que de dudosa calidad en los últimos años.

Antes de empezar la agencia libre los Patriots sí eran capaces de llegar a sendos acuerdos con Vollmer y Talib, dos de los principales objetivos se habían alcanzado, quedaba cerrar un acuerdo con Welker. Al final resultó imposible, los términos exactos de la negociación no se han querido desvelar pero al final el WR aceptó la oferta de los Denver Broncos de Peyton Manning para unirse a otro proyecto que apunta a Superbowl, Welker así tenía el privilegio de acabar jugando para los dos mejores QB de los últimos años.

Los Patriots no tardaron en responder fichando a Danny Amendola, un buen jugador pero al que las lesiones no le han respetado nunca y que desde el primer día desde fuentes muy interesadas han tratado de vender como el relevo natural de Wes Welker. No dudo que Amendola es un buen jugador y que físicamente incluso se parece a Welker, pero nunca ha estado cerca de las mas de 100 recepciones que Welker cada año parecía garantizar ni ha mostrado la versatilidad ni las excelentes manos de Wes, al que parece que muchos no le perdonan su “drop” en los minutos finales de la anterior Superbowl.

Pero tras este fichaje el desierto, tanto colocar a los Patriots como punto de aterrizaje de todo agente libre o traspaso se quedaba en nada. El draft tampoco traía grandes novedades, con pocas elecciones este año los de New England salían de la primera ronda a cambio de acumular elecciones para ulteriores rondas y escogiendo jugadores muy poco conocidos y que no dejan de ser meros proyectos hasta que la competición decida otra cosa.

A partir de aquí los acontecimientos se han sucedido y no precisamente por el fichaje de Tim Tebow. Tras el fiasco de la no renovación o salida de Wes Welker, que en todo momento ha demostrado una gran elegancia al no tratar el tema, no siendo recíproco por parte del equipo, el primero en hablar era el propietario Robert Kraft y en ciertas fuentes del equipo que dejaron filtrar el contrato, finalmente el propio Welker, que se negó a hablar del asunto en su presentación con su nuevo equipo ha dicho que su caso es “business”, negocio.

EL CASO GRONKOWSKI

Ahora el turno le llegaba a Rob Gronkowski. Gronkowski desde el primer día siempre ha mostrado una especial querencia por querer ser foco de atención, desde sus estrambóticas celebraciones de TD, la de Wembley no tiene desperdicio, hasta su querencia por las fiestas y el posar prácticamente desnudo para la portada de la revista de ESPN mostrando su esculpido cuerpo a base de pesas y muchas horas de gimnasio. La importancia del TE en el esquema de los Patriots se pudo ver en la Superbowl de hace dos años, tras lesionarse en la final de conferencia, y pese a los intentos desesperados de recuperarlo para el gran partido, era evidente que no estaba al 100%, el ataque de los Patriots lo echó demasiado en falta. Donde sí demostró Gronkowski estar al 100% fue esa misma noche cuando una cámara de un teléfono móvil le captó en una fiesta donde el TE lo daba absolutamente todo mientras bailaba y bebía.

Tras pasar por quirófano para arreglar el maltrecho tobillo Gronkowski regresaba por sus fueros en la siguiente temporada hasta la semana 11 en que una decisión totalmente incomprensible Belichick dejaba al TE en el campo en una jugada completamente inútil donde se lesionaba de gravedad, lo mejor dentro de lo malo era que el jugador tenía tiempo para recuperarse para regresar para los playoffs. Pero en la ronda de Divisionales ante Houston nuevamente se lesionaba en el mismo brazo y lesión, lo que dejaba claro que la recuperación se había forzado, pero ahora el jugador no podía regresar y se perdería lo que restaba de temporada.

La post temporada para Gronk no ha estado exenta de polémica. Tras pasar por quirófano nuevamente para arreglar el brazo el TE era cazado en diferentes fiestas y celebraciones, ganándose fama de ser un juerguista nato, hasta el punto que el jugador decidió aparecer con una camiseta donde se mencionaba su amor por las fiestas. Seguramente todo ello hubiera pasado desapercibido si no fuera porque tras pasar por quirófano lo que era una simple operación para reparar el hueso se había convertido en una extraña infección que obligaba al jugador nuevamente a pasar por quirófano hasta en dos ocasiones. De repente salían a la superficie los informes de diferentes scouts donde se decía que siendo un jugador con un talento especial para jugar al football, su historial de lesiones era todo un aviso, en el college no había sido capaz de mantenerse sano.

Cuando parecía que la solución a la infección había llegado saltaba la siguiente noticia, la espalda del TE había dicho basta y era necesario que nuevamente pasara por quirófano, la primera pregunta que venía a todos era si ese cuerpo iba a ser capaz de aguantar tantas operaciones en tan poco espacio de tiempo. A la propia polémica en si se unía otra que podemos llamar causa general, en la NFL los jugadores cada vez son mas grandes, mas poderosos y con mucha mas musculatura, pero también están demostrando ser extremadamente frágiles, lo que lleva a muchos a cuestionarse si el armazón puede aguantar tanto masa. Las últimas noticias sobre el TE es que la operación había sido un éxito pero su regreso era toda una incógnita e iba a empezar los Training Camps en la lista de inhabilitados.

Entretanto saltaba la noticia de un capítulo que tiene mas de grotesco que de otra cosa, la extraña historia del anillo de la Superbowl de Vladimir Putin, que según dijo Kraft se lo había quitado. La noticia ha dado a toda clase de habladurías e incluso con el Departamento de Estado de los Estados Unidos de por medio recomendando a Kraft no menear demasiado el asunto dado el irascible carácter del mandatario ruso. A pesar de ello el mundo se ha hecho eco de la noticia, Putin es propietario de uno de los anillos de la Superbow, según él es un regalo, según Kraft se lo quitó de manera cuando menos sospechosa.

HERNÁNDEZ EN PROBLEMAS


Pero en los últimos dos días ha saltado una mecha de consecuencias imprevisibles, el caso del otro TE del equipo, Aaron Hernandez. El TE ya había sufrido las consecuencias de un pasado turbulento en forma de ser descartado por muchos equipos en el draft, los reportajes de los scouts decían que el jugador era un gran talento, pero que había serios interrogantes sobre su carácter, un pasado algo oscuro e incidentes debidamente callados. El jugador reconoció que había fumado drogas legales, pero siendo eso lo menos importante lo que mas dudas generaba era un círculo íntimo de amistades muy poco recomendable y que nadie podía vaticinar como podían afectar a la carrera de un jugador que era candidato a convertirse en millonario.

En sus primeras temporadas el jugador no había causado un solo problema, pero ha sido en esta turbulenta post temporada cuando todo parece haberles explotado en la cara a los New England Patriots y al jugador especialmente.

Todo empezó cuando se supo que el entorno del jugador estaba siendo investigado por un asesinato de un tercero. La conexión con el jugador es que el coche que había sido visto donde apareció la victima muerta era un coche de alquiler vinculado al jugador. Después han ido apareciendo cada vez mas noticias, el muerto tenía conexiones personales con Hernández, era el novio de la hermana de la compañera sentimental del jugador, era un jugador semi profesional de football y había sido visto en compañía del propio Hernández numerosas veces, incluso la misma la tarde de su muerte.

La policía abría una investigación y se personaba en el domicilio del jugador para hacer una inspección. A las pocas horas se sabía que todas las cintas del sistema de seguridad de la vivienda del jugador y un telefóno móvil habían sido completamente destruidos, y para agravar aún mas el asunto nadie se explicaba el motivo que había llevado al jugador a contratar una empresa de limpieza el día de autos, algo que viendo como operan los CSI tengo serias dudas de que realmente sirva de algo.

Por si este incidente no fuera suficiente se sabía que el jugador había sido demandado por una persona fruto de una pelea en un club de “strippers”. El demandante asegura haber perdido un ojo fruto de una pistola que usó Aaron Hernández, aunque los hechos parecen remontarse a febrero. Un defecto de forma en la presentación de la demanda fue el motivo para no aceptarla, circunstancia que ahora no parece darse, lo que complica aún mas el ya por si negro panorama del jugador.

Tras toda clase de especulaciones, filtrado de noticias, etc… por fin se ha sabido con certeza algo, hay una orden de arresto contra el jugador por obstrucción a la justicia, que es una forma suave de decir “eres presunto culpable pero estás ocultando y destruyendo pruebas”.

En todo caso el futuro de Hernández está de momento en manos de sus abogados y que son quienes han asesorado a su cliente para que no diga absolutamente nada, o dicho de otra forma, los abogados quieren negociar con la fiscalía.

Roger Goodell de momento guarda un prudente silencio, parece haber espabilado tras sus fiascos en otras ocasiones, pero si algo ha demostrado Roger Goodell en todo este tiempo es que su ira es implacable cuando hay de por medio policía, detenciones y presuntas culpabilidades, Ben Roethlisberger fue castigado a no jugar 8 partidos, luego reducido a cuatro, sin siquiera haber sido condenado ni procesado. De momento Hernández será objeto de arresto por obstrucción a la justicia y se supone que a partir de estos momentos sus abogados serán los que jueguen la partida.

Lo deseable por todos es que esto se trate simplemente de un error y el asunto acabe cuanto antes, sin embargo a medida que pasan las horas el asunto se complica y enreda aún mas, y mas en un país tan peculiar como USA donde cientos de miles de ciudadanos buscan su cuarto de hora de fama. Por eso no sería extraño que empezasen a aparecer ciudadanos mas o menos anónimos diciendo esto o aquello otro sobre el jugador, contribuyendo a crear una mala imagen y de paso ganarse ellos unos dólares a costa de hablar mas de la cuenta.

Donde seguramente mas ganas tienen que esto se acabe resolviendo este asunto sea en los propios Patriots, es de sobra conocido que en la preparación de un equipo los aspectos mentales son casi o tan importantes como la parcela deportiva. Por veterano que un equipo pueda ser y capaz de sobreponerse a ello está en juego mucho mas que a quien tendrá que pasar Brady o la situación salarial del equipo. En un caso se está cuestionando si el jugador podrá regresar alguna sano a un campo de football, en otro si siquiera podrá volver a pisar un terreno de juego.

Seguramente los mas acérrimos aficionados a los Patriots firmarían ahora mismo que el mayor de todos sus problemas fuera el circo mediático que se monta alrededor de Tim Tebow, incluso creo que aceptarían que se estuviera discutiendo si debe reemplazar a Tom Brady en determinadas jugadas. Sin embargo en New England una parte importante del equipo está en manos de dos de los personajes que mas temor infunden en USA y la mayor parte del mundo civilizado, médicos y abogados.

Comentarios

  1. Estimado Jose, te has superado. Aburrida la offseason,¿eh?. Vaya manera de meter todas las noticias de los Patriots en una coctelera, muchas de ellas dignas del «Salvame», para escribir el típico artículo tuyo en el que sigues destilando odio hacia los Patriots. Narras hechos, con chismorreos, mientras mezclas pullas injustificadas a BB…todo aderezado con un ventajismo soez. Se te ve el plumero. Cambiará la web, el foro, los foreros…pero hay cosas que no cambian.
    Tus deseos te traicionan y salivas demasiado mientras escribes pensando en los Patriots. Brady te devolverá a la realidad, mas pronto que tarde.
    Salutti!