Michael Vick y el mito del ave fénix

1037

Antes de empezar esta crónica he de confesaros una cosa,

este domingo no he visto ni un solo partido, mis conocimientos de la jornada y de lo sucedido se limitan a los programas de highlights y las diferentes crónicas que he leído. Es cierto que a través del NFL Game Pass podría ver cualquier partido, pero no tengo intención de hacerlo, partido que no veo en directo partido que no veo, solo hago excepciones con los Sunday Night y Monday Night. Y no lo hago ya por muy bueno que sea, y eso que he podido leer que se jugaron encuentros muy interesantes y con marcadores más que interesantes también.

No he seguido esta jornada porque los programadores del concierto de U2 no tuvieron en cuenta que en los domingos de septiembre se juega a la NFL, pero supongo que como buenos irlandeses que son el único fútbol del que entienden es ese, el fútbol, o soccer en denominación norteamericana, de hecho el cantante Bono, que ha actuado en mas de un templo del football como la Rose Bowl habló de fútbol y de la condición de la selección española de campeona del mundo.

U2 es un grupo que por diferentes motivos está muy unida a la NFL, aunque sólo sea por alguna tragedia. U2 fue el grupo encargado de actuar en el Half Time Show en la Superbowl del año 2002, la temporada de los trágicos atentados terroristas de New York. Casi todos los críticos, seguidores, amantes y en general personas que vieron aquella actuación la consideran memorable, en una amplia encuesta está considerada como mejor actuación de todas las Superbowls. La interpretación de “ Where the streets have no name”, uno de los himnos de la banda pertenecientes a su disco mas mítico, “The Joshua Tree” fue calificada de magistral y especial, magistral porque la banda actuó como pocas veces lo ha hecho y puedo dar fe de ello, les he visto media docena de veces y aquel día aquella canción me sonó diferente; y especial, porque mientras se interpretaba el tema aparecieron los nombres de todas las personas asesinadas en aquellos trágicos atentados.

La siguiente conexión de U2 con la NFL tiene su germen en otros sucesos trágicos, U2 junto la banda norteamericana Green Day fueron los encargados de dar el concierto que suponía el regreso de los New Orleans Saints a su ciudad tras los trágicos sucesos del huracán Katrina que devastaron la metrópoli del sur de los Estados Unidos. U2 y Green Day tocaron cada uno un tema propio para después tocar el “The Saints are coming”, un tema compuesto expresamente para recaudar fondos para la tragedia.

El domingo en lugar de ponerse delante del TV y del ordenador con el Game Pass me dediqué a dar saltos al son de las canciones de U2 mientras la NFL celebraba su tercera semana. Como no soy nada aficionado a ver partidos grabados o en diferido, cuando volvía para casa ya me sabía los resultados de todos los partidos de las 7 de la tarde y casi todos los de las 10 de la noche, y estaba muy cansado para ver a los Dolphins, opté por lo fácil, seguir la jornada por los highlights. Y si me tengo que quedar con algo me quedaría con el regreso de la ultratumba de Michael Vick, o casi mejor ahora que ha dejado de ser un halcón para convertirse en águila, el renacer del ave fénix, que según la mitología era un águila que renacía de sus propias cenizas.Ahora que Michael Vick es un Eagle, águila en inglés, podemos decir al igual que el mítico ave fénix que ha renacido de sus propias cenizas.

Hablar de Michael Vick es casi siempre polémico, mi buen amigo Mariano Tovar ha mantenido y mantiene una gran pelea con este tema y del que hemos hablado en mas de una vez en el pasado. Muchos no lo consideran un QB, sino un RB que juega en el puesto de QB, entre ellos siempre he estado quien esto suscribe, pero tanto amantes como detractores de Michael Vick siempre hemos coincidido en una cosa, Michael Vick es un atleta extraordinario, seguramente el atleta mas extraordinario que haya jugado al football jamás con permiso de Su Majestad Jim Brown, pero es que Jim Brown era “El Extraterrestre”, sobre el sus rivales decían no es que no fuera Superman, sino que Superman no sabía quien era Jim Brown, o que Jim Brown era a los RB lo que Superman a los tebeos.

Nadie podrá negar que no ha disfrutado viendo jugar a este gran atleta, ya lo consideren unos un QB, ya lo consideren otros un RB que juega en el puesto de QB, de Michael Vick siempre he admirado su capacidad para correr, el TD que el anotó a los Minnesota Vikings en el Metrodome continúa siendo una de las jugadas mas impactantes de la historia de la liga, pocas veces se ha visto semejante capacidad atlética en un campo.

La llegada de Michael Vick a la NFL fue un terremoto casi desde el primer día, dotado con una capacidad atlética nunca vista hasta entonces aterrizó en Atlanta tras un trade con San Diego. San Diego tenía aquel año la primera elección del draft, pero San Diego aún vivía en estado de shock por el experimento de Ryan Leaf, por eso los Chargers no querían saber nada de la primera elección absoluta a pesar de necesitar un QB como el comer. Los Chargers decidieron cambiar su primera elección del draft a cambio de una elección de primera ronda mas baja y mas elecciones en las primeras rondas del draft. Los Chargers eligieron bien, primero escogieron a LaDailian Tomlinson y en segunda ronda eligieron a Drew Brees, ambos fueron muy buenos jugadores para los Chargers, aunque Brees acabó saliendo por la puerta de atrás por causa de una lesión y LT acabó siendo prescindible tras observar que con él la franquicia no iba a ninguna parte.

El impacto de Vick fue casi inmediato, a pesar de jugar muy poco en su primer año le bastó su segundo año para explotar, la NFL no estaba preparada para recibir un jugador de las cualidades de Vick. No es que antes no hubiera QB con una gran habilidad para correr, cuando Michael Vick llega estaban en activo tanto Donovan McNabb como Steve McNair, dos QB de los llamados scramblers, antes la NFL había visto a los Randall Cunningham o Steve Young, dos QB con unas sobresalientes capacidades atléticas. Pero ninguno se aproximaba a las cualidades de Michael Vick, explosivo, con unos movimientos electrizantes, mas rápido que todos ellos y una extraordinaria capacidad atlética, Michael Vick era el atleta por antonomasia. La NFL pronto lo adoptó en su regazo y lo quiso utilizar al mismo modo que hizo la NBA con Micahel Jordan, necesitado de iconos y savia nueva enseguida fue objeto de una campaña de marketing brutal, la camiseta del número 7 de los Atlanta Falcons era la camiseta mas vendida de toda la NFL. Vick traspasó fronteras y empezó a ser la nueva cara de la NFL.

Sus detractores también se dejaban notar, criticaban que no era un QB puro, sus malos porcentajes de pase, su imprecisión y sus malas lecturas lo hacían presa fácil de sus enemigos, tenía un brazo fuera de lo normal, a Vick le bastaba girar la muñeca para lanzar un misil, pero ese era su problema, lanzaba misiles y sus destinatarios rara vez estaban allí donde aterrizaban Pero como he dicho antes, la llegada de Michael Vick fue un terremoto porque nadie en la liga estaba preparado para un jugador como él, sin embargo en la liga siempre hay cabezas pensantes que son capaces de articular planes defensivos capaces de neutralizar a casi cualquier QB, y eso fue lo que ocurrió con Vick, en cuanto los equipos aprendieron como defenderlo su estela se fue apagando. A ello se unió el intento de sus sucesivos entrenadores de transformarlo en un pocket passer, algo para lo que no estaba preparado en esta ocasión Michael Vick.

Vick empezó un lento declive en su carrera, seguía siendo aquel extraordinario atleta, pero el peligro a las lesiones y sus entrenadores le fueron moldeando para no ser el jugador que fue, sino otro diferente y acabaron relegándolo al pelotón de los QB. Cuando la carrera de Vick vivía sus peores momentos deportivos saltó el escándalo de las peleas de perros, aquello acabó con la carrera de Vick. En un principio quiso negarlo todo, pero las pruebas eran tan evidentes que se acabó declarando culpable y terminó con sus huesos en la carcel donde ha estado viviendo dos años. Como no podía ser de otra manera también fue expulsado, y con deshonor, por la NFL, la liga harta de la conducta de sus jugadores veía como uno de sus iconos caía en el precipicio y en un primer momento lo expulsaba de por vida, aunque la situación era revisable.

Tras su periplo en la carcel Michael Vick se reintegra en la sociedad y decide volver a aquello que ha hecho siempre, jugar al football. Tras varias conversaciones con Roger Godell este último le autoriza regresar, pero con una política de tolerancia cero, al primer lío que se meta, queda expulsado para siempre de la liga. Tras ver como varios equipos le hacían pruebas y recibir ofertas no muy interesantes termina fichando en los Philadelphia Eagles, donde a lo máximo que podía aspirar era a poder llevar la tablilla de jugadas y participar eventualmente en alguna jugada. Y ese fue el uso que hizo de él Andy Reid, lo empleaba en formaciónes wildcat y en jugadas diseñadas para aprovechar las habilidades atléticas de Vick, pero dos años en la carcel pasan factura y Vick estaba muy lejos del que fue, y era verdaderamente triste ver como un jugador como el que fue tenía un papel no ya secundario, sino menor en el roster de los Eagles, la cuestión era cuanto tiempo duraría Vick en Philadelphia y cuando lo echarían.

En verano Andy Reid decide traspasar a Donovan McNabb a los Washington Redskins y el status de Vick cambia, de ser el 3er QB pasa a ser el suplente de Kevin Kolb, el elegido por Andy Reid para suceder a McNabb, un QB mas clásico, un pocket passer que conoce los fundamentos de la West Coast Offense. Kevin Kolb era el motivo por el cual McNabb abandonaba la única ciudad que había conocido como profesional y fue la imagen durante una década de los Eagles, con el ganaron la división varias veces, con él se plantaron hasta 4 veces en la final de la NFC y con él fueron a una Superbowl.

En pretemporada Michael Vick vio como Andy Reid le traspasaba los trastos a Kevin Kolb sin darle la mas mínima oportunidad de optar al puesto. Vick como el buen ciudadano que se supone que es ahora calló y aceptó. Michael Vick parecía contentarse con volver a la NFL, ser el suplente y esperar a una oportunidad.

Y estas las pintan calvas, cuando Clay Matthews le arrea un sack a Kevin Kolb no solo lo saca del partido, sino que lo relega a la suplencia hasta no se sabe cuando. El placaje de Matthews abre la caja de Pandora y allí llega de nuevo Michael Vick, su presencia se hace notar casi de inmediato. Un partido que transcurría plano y cómodo para los Packers se les complica muy mucho por las aportaciones de Vick, no es el mismo de antes, quizás le falta jugar mas, pero enseguida empieza a asonar el siempre extraordinario atleta que hay en Michael Vick. En la segundas semana ya se monta la primera polémica en una ciudad acostumbrada como pocas a las polémicas, que si hay que sacar a Vick, que si la titularidad es de Kolb una vez que tiene permiso de los médicos, etc…, estos finalmente no se lo dan y finalmente Reid no le queda mas remedio que poner a Vick y este responde dando una victoria muy clara a los Eagles ante los Lions con una gran actuación de Vick.

El siguiente domingo, y con polémica en Philadelphia, aunque esto en la ciudad del amor fraternal es algo connatural a la ciudad, Vick es el titular y de nuevo brinda un excelente partido con un altísimo rendimiento, pasa para 3 TD y anota en otra de sus galopadas un 4 TD de carrera, el sueño de cualquier jugador de Fantasy. Michael Vick ya no solo es ese QB que corría como un loco, sino que ha aprendido a pasar y sus estadísticas no tienen nada que envidiar a otros QB considerados pocket passers puros, su rating supera los 120 puntos. Los Eagles, un equipo del que se sospechaba mucho por su OL y la situación de Kolb es el líder en solitario de la NFC East, una división donde las victorias son muy caras.

Sólo llevamos 3 semanas de temporada y aún nos quedan otras 14 semanas antes de que empiecen los playoffs, pero una vez que han transcurrido tres partidos ya se empiezan a ver las primeras impresiones de quien puede ser el rookie del año, el Comeback Player del año y hasta del MVP, y visto lo visto hasta la fecha si hay un jugador que lleva clara ventaja a todo el resto de la liga ese no es otro que Michael Vick, los únicos que se pueden aproximar a él son la defensa de Pittsburgh, pero no se entrega un premio MVP a una unidad, y Adrian Peterson, que este año sí está demostrando que es el mejor RB de la NFL por encima de lo que digan los números.

De momento este próximo domingo el partido de la semana es uno que nadie esperábamos cuando empezó la temporada, el duelo Philadelphia contra Washington, que sí era un partido con morbo por aquello de que era la primera vez que Donovan McNabb se enfrentaba al que fue su equipo durante una década, pero ahora a ese morbo hay que añadir al jugador mas en forma de la liga, Michael Vick, que nunca llegó como sustituto de McNabb, su heredero designado era Kevin Kolb, pero Kevin Kolb está aprendiendo una cosa por la vía de los hechos y que en la NFL, muchas veces también conocida como “No Fun League” mientras te queden unas gotas de talento siempre vas a tener sitio en alguna parte, lo que de momento está mostrando Vick es algo mas que talento, todos sabíamos de su capacidad atlética, sino que esta mostrando aquel jugador con el que la NFL una vez soñó que podía ser su imagen del nuevo siglo.

Soy el primero que quiero dar la bienvenida de nuevo a Michael Vick en la liga y donde está ahora. Ha cumplido condena, ha pagado por sus pecados y ha reconocido que actuó muy mal, perdió millones en contratos y patrocinios, pero a cambio de su ausencia en todo ese tiempo ahora tenemos a un jugador mucho mas maduro, que lee defensas, que progresa en las lecturas y con una extraordinaria movilidad que le permite olvidarse de los problemas de su OL, y por encima de todo,, sigue conservando esas extraordinarias cualidades que aquella tarde en el Metrodome nos asombraron a todos. Si Michael Vick continúa liderando a estos Eagles por la senda actual, es un equipo muy joven y completamente renovado en ataque, con una OL mas que cuestionable, será desde luego motivos mas que suficientes para darle el preciado MVP, que esperemos por una vez sea el eso, el premio al jugador mas valioso en el campo, y ese de momento no es otro que Michael Vick.

 

 

  • La temporada pasada hubo debate y polémica sobre la “temporada perfecta”. Los Saints llegaron invictos hasta la jornada 14 cuando fueron derrotados por unos mas que necesitados Dallas Cowboys. Los Colts llegaron hasta la jornada 15, pero a diferencia de los Saints renunciaron voluntariamente a la posibilidad de terminar invictos la temporada regular cuando retiraron a sus formaciones titulares. No parece que esta temporada ese debate pueda tener lugar, aún quedan 3 equipos invictos, pero pocos, muy pocos, son los que realmente se crean que Kansas City, Chicago y Pittsburgh tienen la posibilidad de terminar invictos la temporada regular.

  • Kansas City lidera la AFC West con absoluta comodidad, su rival mas cercano de la división, tiene una sola victoria en su casillero. Los Chiefs tras unos años muy malos parece que este año van en serio con un equipo muy joven y un estadio renovado, y aunque se hable de playoffs si la experiencia debería enseñar algo a los Chiefs es que sus excelentes temporadas regulares en el pasado siempre han terminado en amargas decepciones en los playoffs.

  • No me creo a Chicago demasiado y eso que han ganado a dos de los grandes favoritos a todo como era y son Green Bay y Dallas. Chicago está ganando gracias a los big plays, fallos clamorosos de sus rivales o cuestionables decisiones arbitrales, todo un coctel muy explosivo. Aunque todo ello forma parte del juego un día malo, no te sale el big play o el árbitro interpreta blanco y no negro y estás vendido, además que el estilo de juego que predica Mike Martz en ataque habrá que ver como funciona en los meses de diciembre o enero en Chicago donde el tiempo no invita a nada que no sea estar en casa o corriendo.

  • Sí me creo a Pittsburgh y el motivo es muy diferente, mientras que Chicago se apoya en hechos puntuales los de Pittsburgh tienen un patrón de juego regular basado en una gran defensa y de su ataque ya sabemos todo lo que hay saber de momento, ganan sin un QB e incluso ganan haciendo de un jornalero como Charlie Batch probowler, aunque la verdadera talla de este equipo lo vamos a ver este domingo en ese duro enfrentamiento que promete ser el partido contra Baltimore, un partido de los duros y con el liderato de la AFC North de por medio con permiso de Cincinnati.

  • El domingo fue un mal día para ser un kicker aunque también otros puedas decir exactamente lo contrario, aunque para ello cuente con la complicidad de su rival. Sebastian Janikowski, el kicker elegido en primera ronda del draft, desperdició hasta 3 intentos de FG para sellar la victoria de Oakland, algo poco comprensible en un estadio cerrado. Tambien Garrett Hartley, kicker de los Saints, el mismo que transformó el FG mas difícil de su vida en la final de la NFC de la temporada pasada, falló un FG de los considerados automáticos en la prórroga. Mas suerte tuvo Matt Bryant, que transformó el suyo para dar la victoria a Atlanta, pero en su primer intentó fue bloqueado por la defensa de los Saints, pero no valió porque Sean Payton pidió tiempo muerto e invalido el bloqueo, aunque eso los jugadores no lo sabían, lo que hace que sea mas sangrante el haber pedido el tiempo muerto.

  • Hasta no hace tanto cuando un QB lo hacía mal se le sentaba en el banquillo y se le daba una oportunidad a su suplente, pero en los tiempos actuales ya ni eso, se le echa del equipo sin mas. Trent Edwards, elegido en 3º ronda en 2007 por los Buffalo Bills y destinado en un principio a ser el QB de la franquicia tras el fallo del experimento J.P. Losman, fue sentado el pasado fin de semana dando paso a su suplente Ryan Fitzpatrick. No hizo un mal partido el QB de la Ivy League, bastante mejor que su compañero en sus partidos anteriores, aunque el resultado acabara en derrota igual, pero algo ha tenido que ver el staff técnico de los Bills que han dado la patada a Trent Edwards sentando un nuevo precedente en la NFL, ya no se les manda al banquillo, sino que se les despide, ni tan siquiera han intentado sacar algo a cambio de él.

  • El corte de Trent Edwards viene a confirmar el total fracaso de la generación de QB que entró en la NFL en el año 2007 y cuyo mayor exponente es el mayor petardazo de toda la historia del draft, JaMarcus Russell, fuera de la liga y con serios problemas legales. Si miramos el resto de QB elegidos en las 3 primeras rondas de aquel año se puede considerar una cosecha pésima, el siguiente fue Brady Quinn, de momento otro fracaso, pero lo que sigue no es mucho mejor, Kevin Kolb, John Beck, Drew Stanton y el propio Trent Edwards, de la cuarta ronda hacía atrás el único nombre reseñable es Tyler Tygpen, 3er suplente en Miami. El único que aún puede tener posibilidades de triunfar pudiera ser Kevin Kolb, pero con el excelente rendimiento de Michael Vick el destino de Kolb es de momento el banquillo.

  • Dallas y Minnesota salvan, de momento, sus temporadas. Tras sus malos inicios ambos equipos se la jugaban en la tercera semana, colocarse 0-3 era casi decir adiós a cualquier posibilidad no solo de hacer algo, sino de entrar en playoffs. Tanto los de Brett Favre como los de Tony Romo solventaron sus encuentros con sendas victorias, aunque no por sus grandes actuaciones, en el caso de Minnesota una vez mas Adrian Peterson fue el mejor del partido, su carrera de casi 80 yardas es digna de enmarcar en el manuel del buen corredor y no tan siquiera comete fumbles, su gran cruz del pasado. En Dallas su Head Coach, Wade Philips volvió a hacer lo que mejor sabe, mandar desde la defensa y es que si el puesto de HC le queda algo grande a Phillips, lo que se le puede negar es que es un excelente coordinador defensivo.

  • Los que no parecen tener solución son los San Francisco 49ers. Si su derrota ante los New Orleans Saints se puede calificar de injusta, lo que no es de recibo es que los Kansas City Chiefs, por mejorados que estén, le den toda una paliza a uno de los equipos en principio llamados a ganar la NFC West. Los 49ers ya son el único equipo de la división que no ha ganado un solo encuentro, les supera incluso los St. Louis Rams, un equipo con muchos agujeros y carencias.

  • El mal papel de los San Francisco 49ers me da para hablar de lo que denomino “El Mal de Londres”. La capital del Reino Unido no parece tener demasiada suerte con los partidos que cada año le asigna la NFL, si el primer año ejercieron de locales unos penosos Miami Dolphins, en el tercero le toco el turno a unos no menos lamentables Tampa Bay Buccaneers, los dos equipos llegaron sin una sola victoria en su casillero y se fueron como llegaron. El segundo año sí hubo suerte, pero fue la excepción, estuvieron San Diego y New Orleans. De momento para este 4º partido en Londres el panorama no puede ser mas desolador, lo que antes de empezar la temporada parecía un duelo mas que atractivo con un 49ers en la buena senda, empieza a parecer una pesadilla y con el calendario que hay por delante no tiene visos la cosa de mejorar demasiado. El rival serán los Broncos y el balance combinado de ambos equipos es de 1-5, panorama desolador el que se presenta.

  • Otro equipo que está decepcionando este primer mes de temporada son los NY Giants de Tom Coughlin. El equipo ganó crédito y enteros cuando ganaron la Superbowl, la temporada siguiente fueron el mejor equipo en temporada regular pero cayeron en los playoffs. El año pasado empezaron un fuerte declive que se achacó a las lesiones, sobre todo en defensa y al asunto de Plaxico Burress, pero aquello no parecía mas que el anuncio de lo que está sucediendo esta temporada, el equipo no carbura y la sensación es que Coughlin, un obseso del control, no tiene ningún control sobre el equipo.

  • La AFC East se presenta como una de las divisiones mas interesantes de toda la liga. Todos los equipos menos los Bills tienen idéntico record, 2-1 y todos han jugado el mismo número de partidos divisionales. De momento los NY Jets, tras su mal comienzo, parece que se sitúan a la cabeza siendo el único equipo que ha ganado sus 2 duelos divisionales, pero ni New England ni Miami van a dar su brazo a torcer en una lucha que promete ser épica.

  • También la AFC South y AFC North parece que van a estar muy igualadas por lo visto hasta el momento. En ambas divisiones solo dos equipos presentan balance negativo, los Jaguars y Browns, el resto todos tienen balance ganador y la lucha en ambas divisiones promete ser también a muerte, mientras que en el sur lo que se imponen son los estilos ofensivos en el norte priman los duelos muy físicos y con grandes defensas.

  • Atlanta presenta sus credenciales con una mas que trabajada victoria ante los Saints, a lo que esta vez no les bastó hacer lo justo para ganar. Pudieron hacerlo en la prórroga, pero su kicker a diferencia de lo que pasó en San Francisco falló el FG, el que no falló al tercer intento fue Matt Bryant. Lo que si mostró Atlanta al resto de la liga es que los Saints viven de los turnovers y sufren mucho con el juego terrestre, su defensa hizo aguas ante un ataque que le jugó muy seguro todo el partido y lo martirizó con el juego terrestre acumulando mas de 200 yardas por el suelo.

  • Los candidatos al llamado Lockerometro parecen cada día mas claros, ni Buffalo, Detroit, Cleveland o Carolina están dando argumentos para no pensar que lo que está pasando en lo que se lleva de temporada tiene marcha atrás. A ellos se podrían unir en breve algún que otro equipo como St.Louis o Tampa Bay o los propios 49ers, aunque en el caso de estos últimos me parece mas una broma macabra que otra cosa, es un equipo con demasiado talento en ambas partes del juego para estar tan abajo.