Jugando a ser adivino

619

Como todos años cuando faltan unas pocas horas para que arranque la temporada regular me llega ese horrible momento de hacer los pronósticos de lo que creo que puede ocurrir en esta temporada que está a punto de empezar. Esto es horrible, realmente horrible, horribilus, nunca aciertas y si lo haces es mas probable que ello se deba a una casualidad, menor que la que te toque la lotería eso sí, pero a fin de cuenta es una lotería y si alguien fue capaz de acertar que los New Orleans Saints iban a ser capaces no solo de ganar 13 partidos sino de ganar la Superbowl y con cierta claridad que levante la mano, en mi caso particular me pasé el último mes de temporada regular diciendo que en los playoffs eran un partido y para casa, me equivoqué por completo, pero como con los NY Jets, creo que en lo único que acertamos casi todos era que los Detroit Lions o St. Louis Rams no se meterían en los playoffs, pero eso es como decir que Honduras va a ganar el Mundial de fútbol, es imposible.

 

También es horrible porque como he dicho en mas de una ocasión la post temporada y pretemporada de la NFL es algo que no me suele interesar lo mas mínimo, lo considero una travesía por el desierto y un trámite que hay cada año entre temporada y temporada, aparte de seguir a cierta distancia lo que pasa en el draft y en la agencia libre, es imposible pronunciarse hasta que todas las piezas se pongan en el campo, el football no es un conjunto de individualidades, por buenas que estas puedan ser y aunque Daniel Snyder defienda lo contrario, sino que exige el esfuerzo de un colectivo, y esos colectivos no son la mera trasposición de piezas, sino que debe haber armonía, en resumen, es como una canción o sinfonía, las notas están, lo que hay que hacer ahora es darles sentido.

 

Y mira que este año lo podía haber tenido mas fácil, me he pasado mas de medio agosto viajando por tierras de USA y en todos los hoteles hay dos cosas que nunca faltan, la primera es un ejemplar de la Biblia en una de las cómodas de la cama, os aseguro que es verdad y no algo que sale en el cine, lo he comprobado en todos y en cada uno de los hoteles en los que he estado, incluso en la capital del pecado, Las Vegas. Lo otro que no falla en ningún hotel o motel por cutre que sea o se encuentre en la carretera que se encuentre, y he dormido en la mitad del desierto entre Nevada y California, es el canal ESPN en la TV, tan solo una excepción, pero es que no teníamos ni tan siquiera un monitor de TV en la habitación o cobertura de teléfono, en Yosemite Valley, aunque aquello no era un hotel como tal, sino una cabina de madera. No habría TV en la cabina, sí sin embargo los había en la zona del restaurante o bar y allí estaba como no ESPN, por lo que la conclusión es la misma, ESPN llega a todas partes, menos a España claro está, pero eso es otra historia.

 

 

 

 

Y ni así, ni con la ESPN puesta siempre en la TV le he prestado mucha mas atención a la NFL de lo habitual, y eso que a mi mujer le deba exactamente la TV igual porque como ella no entiende una palabra de inglés lo que tuviera sintonizado le resbalaba, creo que llegamos a ver un cuarto de hora de alguna película doblada en español pero del otro lado del charco, y cuando uno ve a Clint Eastwood o Bruce Willis espera la voz de Constantino Romero o Ramón Langa, no la de algún doblador mejicano. Y mi conclusión es solo una, esto de la post temporada es igual de aburrido en España que en Europa, y si no fuera porque existe la ESPN yo creo que pasaría tan desapercibida que ni te enterabas. Me ha interesado infinitamente mas la temporada de baseball que la NFL y es que el baseball es al verano en USA lo que aquí son las bicicletas.

 

Y mira que lo he intentado, como ver Monday Nights sin madrugar, que leches sin madrugar, una de las ventajas de la Costa Oeste es que los Monday Night empiezan a las 5 de la tarde y para las 8 y pico se han terminado, pero ni con esas, no hubo manera de que me centrara en poder ver un partido, prefería sintonizar un partido de baseball y es que en la Costa Oeste hay partidos desde las 10 de la mañana, cuando empiezan los de la Costa Este. Me he tragado innumerables Sportcenters, para cualquiera que conozca ESPN sabrá que a partir de la 8 de la tarde ESPN es un bucle continuo, Sportcenter para arriba y para abajo, y si encima estás en la Coste Oeste a eso de las once te ponen uno especial de la Costa Oeste, que no es mas que el mismo de la Costa Este pero con los partidos de baseball nocturnos y de la Costa Oeste ya terminados.

 

Y por las mañanas mas de lo mismo, te levantabas y ponías la TV, como no el omnipresente Sportscenter, aunque ya no era un bucle, sino el mismo programa con participaciones de los colaboradores de la ESPN viajando por todo USA por los diferentes Training Camps, he acabado hasta los mismísimos de Adam Schefter, Chris Mortensen y Trey Wingo. Mucha visita a Training Camps, pero para no contar nada de nada, a lo sumo juntar a las dos estrellas rutilantes de cada equipo para una charla en el autobús de la ESPN y pegar una pegatina del equipo en cuestión en el autobús con un mapa de USA.

 

Eso sí, en todo este tiempo ha habido tres momentos cumbre, dos de la propia ESPN y un tercero una experiencia en vivo. Los momentos ESPN fueron ambos protagonzidos ambos por Brett Favre. El primero con el anuncio de su retirada según fuentes próximas al jugador, os puedo asegurar que el Sportscenter se quedó en completo estado de shock, aparte de dar unas pocas noticias relacionadas con el baseball, toda la programación de la mañana giraba en torno a Brett Favre y por allí desfilaron no menos de una treintena de jugadores, ex jugadores, analistas, periodistas, expertos, aficionados, propietarios de equipos y hasta alguno que andaba despistado por allí, a los únicos que eche en falta fueron a los comentaristas de Digital +, imperdonable que ESPN no emitiera la opinión de Andrea Zanoni. El asuntó llegó a tal extremo que mis acompañantes del viaje, entre ellos mi mujer, no les quedó mas remedio que preguntarme que quien era ese tal Brett Favre y como era posible que no hubiera nadie ni medio de comunicación que no hablara de otra cosa. El único símil futbolero que se me ocurrió es como si Raúl, cuando aún estaba en un buen momento de juego, hubiera anunciado su retirada del fútbol en activo, ese día estoy seguro que hasta los canales de las teletiendas hubieran dado la noticia. Brett Favre estaba en todas las TV y en todas partes, y así fue durante al menos un par de días.

 

El segundo momento cumbre fue el anuncio del regreso de Brett Favre, o mas bien para decir que él nunca se había retirado, las TV pararon en seco su programación para anunciar que Favre había tomado un avión privado con sus compañeros de equipo Steve Hutchinson, Jared Allen y Ryan Longwell, como aterrizaba el avión, como se bajaba, como saludaba y como se dirigía a las instalaciones de los Minnesota Vikings, hasta 3 helicópteros seguían el 4 x 4 que llevaba a Brett Favre. Y como no, se repitió el mismo numero que unos días antes había provocado el anuncio de retirada, nuevamente pasaron todos los jugadores, ex jugadores, analistas, periodistas, expertos, aficionados, propietarios,… y de nuevo sin la opinión de los expertos de Digital +.

 

El tercer momento es otra cosa muy diferente, andaba por Santa Bárbara, un precioso pueblo de la costa californiana al norte de Los Angeles y donde encontré el que sería sin duda el bar de nuestros sueños, un local con cerca de 30 monitores gigantes de plasma en alta definición emitiendo todo el día deporte y deporte nada mas, llegué a contar hasta 10 partidos de baseball, un par de partidos de pretemporada de football y partidas de poker, un domingo en ese local, me voy a dar a permitir la licencia de nombrarlo, Madisons, tiene que ser orgásmico, y todo acompañado de una estupendas cervezas, que no eran el agua de castañas de la Budweiser, hamburguesas hechas con parrilla y con carne de verdad, no la mierda que nos dan por esto lares, y todo ello servido por una camareras guapísimas. Y como no, con una música de fondo de lo mejorcito, porque en USA parece que en los locales y bares la mala música está prohibida.

 

 

 

 

Y viendo la omnipresente ESPN me entero que los Dallas Cowboys iban a realizar parte de su training camp en Oxnard, otro precioso pueblo a una 30 millas al sur de Santa Barbara. Por lo que me comentó el propietario de una tienda de artículos deportivos, que tenía toda la tienda llena de artículos de los Cowboys, los Boys todos los años se trasladan a Oxnard a realizar una parte de la pretemporada aprovechando las frescas temperaturas de la costa (en California el calor no existe mas que de Los Angeles para abajo) y desde luego lejos de los calores de Texas. Y para allí me fui, para ver a los Dallas Cowboys, y sí, allí estuve una mañana, viendo el entrenamiento de los Boys, y no estaba solo, allí había miles de personas también y es que los Boys son por algo el equipo mas popular y con mas seguidores de todo USA, en San Francisco, tierra de los 49ers es mucho mas fácil comprarse una camisola o recuerdo de los Cowboys que uno de los propios 49ers.

 

He tenido mas momentos NFL en mi periplo, pero poco o nada que ver con la actualidad o la pretemporada. Estando por San Francisco quise ir a Candlestick Park, y mira por donde el día que me quedaba mas o menos libre para poder ir resulta que había un partido de fútbol europeo, y ni mas ni menos que el Real Madrid, y la verdad, pues si hay que ir se va, pero ir para nada…, total, que no me acerqué a Candlestick Park mas que un día que regresábamos a San Francisco desde Santa Cruz, y precisamente ese día había no se que feria en el parking de Candlestick Park, entre eso, el frío que hace por esa zona a las 10 de la mañana y la niebla me marché de allí sin ver el estadio, tampoco me perdía nada, es un campo vetusto y una auténtica porquería comparado con esa joya de la arquitectura deportiva que es el AT&T Park, el estadio donde juegan los San Francisco Giants, un “must” para cualquiera que se acerque a San Francisco.

 

 

 

 

Otro momento y este estelar en el sentido propio de la palabra fue pasando por el Paseo de la Fama de Hollywood encontrarme con la estrella de Al Michaels, el famoso playcaller de la NFL y de otros deportes, fue el que retransmitió el mítico partido de hockey entre USA y la extinta URSS o el que estaba en el estadio retransmitiendo las World Series en pleno terremoto. Considerado sin duda como el número uno de su gremio me hice una foto con la estrella, a él no lo pude ver, como me hice otras con las de Marylin Monroe, por cierto, en la puerta del McDonald´s o de Groucho Marx, mi particular filósofo de cabecera.

 

 

 

 

Y para terminar el último momento NFL lo podemos considerar la orgía de compras de artículos relacionados con la NFL. Mi intención era comprarme la camisola de juego de Steve Young, la del número 8 color rojo y oro de los 49ers, y pensaba que estando en San Francisco no sería problema, pero aunque parezca increíble no la encontré, y cuando lo hice, no había tallas, y eso que estuvimos en una tienda de deportes donde había casi de todo, y entre ese casi de todo, camisolas de JaMarcus Russell por 20 dólares, no había camisolas de Steve Young por lo que opté por comprarme la de Troy Aikman, el número 8 blanco de los Dallas Cowboys, y es que lo dicho, es mas fácil comprarse artículos de los Dallas Cowboys que de ningún otro equipo. Eso sí, que no se me enfaden los seguidores de los 49ers, me compré una camiseta de algodón de los 49ers, aunque sea para poder tener algo relacionado con ellos, y en Londres seguramente encontraremos sin problemas una camisola de Steve Young.

 

 

 

 

 

Y ahora que ya os he contado esto, que la pretemporada en USA es tan aburrida como en España, llega el momento de hacer mis pronósticos de la temporada, alguna revista de football me compré por allí de esas que no llegan a Europa ni de coña, y algo si puedo decir, y vamos allá.

 

 

AFC EAST

Se presenta como una de las divisiones mas duras y difíciles de toda la liga y donde pueden estar hasta 3 equipos disputándola. Tanto los Miami Dolphins y especialmente los NY Jets se han reforzado mucho en su intento de acabar con la supremacía que hace años, con la excepción de la temporada 2008, ejercen los New England Patriots. Los Patriots aparentemente no se han reforzado demasiado, son los actuales campeones, pero recuperan jugadores claves que tenían lesionados o que arrastraban secuelas de lesiones pasadas, además de contar como siempre con el dúo de Bill Bellichick y Tom Brady, lo cual es casi siempre garantía de éxito.

 

Los NY Jets, tras el éxito de la campaña pasada donde llegaron a la final de conferencia, se han reforzado con varios veteranos en lo que parece un intento de asalto de no solo la división, sino de la Superbowl. El bocazas Rex Ryan es el primero que dice que todo lo que no sea una Superbowl es un fracaso y es el principal encargado de insuflar ánimos a una franquicia que no sabe lo que es la Superbowl desde los tiempos de Joe Namath.

 

Los Dolphins continúan con su modelo de los dos últimos años aunque mas reforzado y con jugadores mas jóvenes y aunque en el primer año sorprendieran a todos ganando la división, los proyectos de Parcells son proyectos a 3 años vista y éste es el tercer año.

 

Los Bills aparecen como los hermanos pobres de la división otro año mas pese a su buen comienzo la temporada pasada, es un equipo que no tiene claro muchas posiciones y desde hace tiempo parece estar en reconstrucción completa, y este año no parece que vaya a ser muy diferente, con Head Coach y sistemas nuevos, sin un QB definido, sin una OL de garantías y con varios RB optando al puesto, todo parece por hacer en la franquicia al oeste de New York.

 

En mi opinión hay un equipo sobrevalorado, otro en declive y uno que mejora muy lentamente, y son por orden NY Jets, New England y Miami. Los NY Jets aprovecharon el año pasado una serie de circunstancias que los llevaron a la final de la AFC, donde apenas aguantaron la primera parte a los Indianapolis Colts, pero la mas importante de todo ello es que todo lo hicieron sin un ápice de presión, nadie les esperaba y se colaron de rondón. Pero este año es muy diferente, ahora todos les esperan, y sí, hay una gran defensa en el campo y Darrelle Revis elimina medio campo, la OL es aún joven y parece mejorada, aunque ha perdido a un veterano como Alan Faneca. Soy de la opinión que uno de los grandes errores de los NY Jets es haberse hecho con los servicios de LaDailianian Tomlinson, una sombra del jugador que fue y con un ego demasiado grande para asumir un rol secundario, y mas si a ello unimos que para ficharlo prescindieron de un veterano respetado y querido en el vestuario como era Thomas Jones.

 

Los New England Patriots por el contrario los veo un equipo en declive, el año pasado tuvieron lo suficiente para poder ganar la AFC East, pero en cuanto les tocó un equipo difícil en los playoffs se vieron todas las limitaciones del equipo. El equipo se ha rejuvenecido vía draft, pero el draft es algo que suele tardar en aportar y los veteranos son un año mas viejos y jugadores como Randy Moss llegaron fundidos a final de temporada, y tras las últimas declaraciones de este me creo que es capaz de cualquier cosa.

 

Los Dolphins parecen un equipo en evolución pese al paso atrás dado el año pasado. Este año parece que el equipo se puede consolidar, pero una cosa es consolidarse y otra optar a algo mas que eso, y allí el equipo lo veo muy limitado. Creo que pueden ganar la AFC East si no comenten los errores de bulto de la temporada pasada y tienen mas pegada en ataque, pero no es un equipo que pueda aspirar a avanzar en los playoffs mas allá de los divisionales.

 

 

AFC NORTH

 

La ausencia durante 4 partidos de Ben Roethlisberger para purgar sus pecados fuera del campo, esos mismos que la justicia no ha llegado a juzgar, puede marcar todo el presente y futuro de una división que se presenta sobre el papel mas que disputada y donde hasta 3 equipos tienen serias opciones a llevarse el título de división, el único equipo que no parece contar para nadie son los Cleveland Browns que pese a repetir entrenador estrenan QB y tienen a Mike Holmgrem en los despachos para dirigir los destinos deportivos de la moribunda franquicia de Ohio.

 

 

Lo que es casi seguro es que vamos a tener espectáculo en la división, no solo por la presencia de T.O. en la división donde se juntará con esa otra prima dona de este deporte que es Chad Ochocinco, sino porque la bofetada de tortas, golpes, huesos rotos y leñazos en esta división está asegurada sobre el papel, ahora, otra cosa es lo que luego pueda ocurrir en la realidad, aunque con los antecedentes de los equipos y el personal que se puede juntar en el campo, es difícil que realmente se pueda ver ese tipo de football de salón cuyo mejor escaparate la última Superbowl. Se hace realmente difícil pensar que defensas como las de Pittsburgh, Baltimore y Cincinnatti se presten a hacer un partido indoloro y quirúrgicamente impecable, mas bien lo contrario, viendo el tipo de ataque que practican todos ellos donde correr y pasar por encima de tu rival, y si encima por el camino dejas un par jugadores por el suelo rotos de dolor mejor, es la mejor firma. Esta AFC North es la mejor representación que existe de la antaño conocida como NFC Central donde lo que se practicaba es el Smash´mouth football.

 

 

Los grandes favoritos sobre el papel parecen ser los Baltimore Ravens, a su ya de por si temible defensa liderada una vez mas por Ray Lewis han añadido piezas en el ataque como el WR Anquan Boldin y que da mas armas a Joe Flacco, un QB que se confirmó en su segundo año en la liga, de lo que nadie duda es de su potente juego terrestre y que machacó a New England en los playoffs la temporada pasada.

 

 

Los actuales campeones, los Cincinnati Bengals, despiertan demasiadas dudas. Pese a barrer en la división la temporada pasada, ganaron a todos, su triste final de temporada y la forma en que se produjo ha generado muchas dudas sobre la calidad del equipo y pesa mas eso que la plantilla. Los Bengals regresan casi intactos en defensa, incluso recuperan jugadores que perdieron la temporada pasada, su secundaria siguen siendo de lo mejor que tiene la NFL, su DL y LB siguen siendo el mismo núcleo de jugadores duros que el año pasado, pero es su ataque, y en especial Carson Palmer los que han provocado tantas dudas. Palmer no estuvo a gran altura en todo el año y el ataque de los Bengals se sustentó en el resucitado Cedric Benson, que habrá que ver si puede aguantar otra temporada al mismo ritmo que la pasada. Se ha incorporado T.O. como hemos dicho, en Queen City ante el declive de Chad Ochocinco han pensado que lo mejor era traer a otro jugador en decadencia para que la suma de ambos al menos supongo un buen WR, todo un experimento el que intenta Marvin Lewis.

 

 

Los Steelers van a depender demasiado de cómo termina su primer mes, todo lo que sea terminar 2-2 ese mes es un plus para los Steelers, pero empezar 1-3 ó incluso 0-4 puede ser un camino difícil de recuperar. Big Ben va a tener que purgar sus excesos fuera del campo, en principio la sanción era por 6 partidos, pero al final los buenos oficios de los Rooney han salvado al grandullón. Entre tanto los Steelers lo van a tener que fiar todo a su defensa y al juego terrestre, poco se puede esperar de Dixon como QB para empezar la temporada por su falta de experiencia.

 

 

Los Browns sobre el papel ni cuentan. Liberados de sus fantasmas del pasado en el puesto de QB, ni Brady Quinn ni Derek Anderson están en la ciudad, ahora todo pasa por el brazo de Jack Delhomme, que a nada que vuelvan sus fantasmas del pasado podemos estar ante otro año calentito en Cleveland, y mira que eso es difícil en una ciudad tan fría como esta. Pero los Cleveland Cavaliers sin la otrora estrella de la ciudad Lebron James y unos Cleveland Indians amenazando ruina otro año mas, el único consuelo que le queda a los vecino de Lake Erie es ver si los Browns enderezan la nave de una vez. Mike Holmgrem confía en Eric Mangini, pero sobre quien deben realmente confiar es en Jack Delhomme, no me quiero ni imaginar lo que puede pasar en Cleveland si en su primer partido Delhomme vuelve a su mejor versión, aquella que le valió una patada en Carolina, y eso no es lo peor, sino que alguien le ha largado mas de 7 millones a un jugador que desde aquel partido en playoffs donde se volvió loco no ha vuelto a ser ni la sombra del jugador que fue, es cierto que nunca fue un gran QB, pero si al menos un QB de los llamados útiles.

 

 

AFC SOUTH

 

Los Indianapolis Colts son los dueños, amos y señores de la división, y así ha sido a excepción del año en que los Tennessee Titans sorprendieron a todos y se llevaron la AFC South hace dos años. El año pasado la división colgó el cartel de “Business as usual”, o dicho de otra manera, Peyton Manning gana sí o sí, y cuando no quiere, o no quieren sus jefes, es cuando pierden, al menos en temporada regular, playoffs es otra historia.

 

 

Los Colts son de nuevo los grandes favoritos para llevarse la división salvo que los Houston Texans hayan aprendido una cosa, a ganar a los Colts, todo lo que no sea eso, sería una sorpresa, ni los Jaguars ni los Titans parecen amenazas serias para un equipo como los Colts que juegan de memoria, al menos en ataque, el papel de su defensa es impedir que le anoten demasiados puntos, el resto lo pone Peyton Manning y sus magisterio sobre el campo domingo sí y domingo también.

 

 

Los Texans son la amenaza mas seria que tienen los Colts, pero su incapacidad para ganarlos, y sobre todo su capacidad para perder partidos que tenían ganados sobre el papel es algo que les está costando a los de Houston entrar en los playoffs, la gran meta que se ha puesto este equipo para esta temporada, aunque también lo fue de la pasada y se quedaron a las puertas de ello. Los Texans regresan con el mismo ataque que el año pasado, Matt Schaub se ha consolidado en el puesto de QB y Andre Johnson, su WR favorito, se ha consolidado como uno de los mejores en su puesto, aunque las dudas siguen en el juego terrestre. Una defensa joven comandada por Mario Williams debería mejorar y no permitir en los minutos rivales les remonten partidos como está ocurriendo en los últimos tiempos.

 

 

Los Titans es otro equipo en una encrucijada. Hace dos años ganaron y con mucha autoridad su división de la mano del veterano Kerry Collins que reemplazo al apático Vince Young, el año pasado, primer año de la era post Haynesworth, el equipo se hundió a principio de temporada, se reemplazó a Collins por Vince Young y se apostó por esa máquina de acumular yardas que es Chris Johnson y el equipo a punto estuvo de protagonizar una remontada histórica y colarse en los playoffs. Este año el equipo vuelve de nuevo con su dúo mágico de Young y Johnson aunque ha perdido cierto poder defensivo con la marcha de algunos veteranos. Aunque parezca increible Steve Fisher, el único Head Coach que ha conocido la franquicia desde que se trasladó de Houston, y el HC con mas años en el puesto, está en la cuerda floja y son mas de una y mas de dos voces las que le reclaman dar un salto este año.

 

 

Los Jaguars siguen con sus problemas de siempre, no atraen a nadie a su campo que domingo sí y domingo también presenta un estado desolador, el año pasado el equipo sufrió 7 blackouts de los 8 partidos que jugó como local, el único día que se llena el campo es para ver la Gator Bowl, el tradicional partido que juegan cada año los Florida Gators y loe Georgia Bulldogs, pero de la NCAA. El equipo además no atrae a agentes libres y una vez mas dependerá de lo que Maurice Drew Jones aporte.

 

 

AFC WEST

 

Los San Diego Chargers son la apuesta fácil, pero algo me dice que este año puede ser el año de los Oakland Raiders. Por fin Al Davis ha tomado una serie de decisiones inteligentes y no influenciadas por el lado oscuro al que parecía adicto. La primera y mas importante, y seguramente la mas determinante de todas, prescindir de JaMarcus Russell, el QB que lo tenía todo para ser un gran jugador y que ha conseguido algo que parecía imposible, superar a Ryan Leaf como el mayor pufo de la historia. Si con Leaf parecía haberse alcanzado la cima en lo absurdo del sistema de elección del draft, Russell ha dejado hecho trizas esa cima, él solito se ha encaramado a un sitio donde parecía que nadie podía llegar. Como dije antes, en una conocida tienda de artículos deportivos de San Francisco he visto la camisola de juego de JaMarcus por apenas 20 dólares, una camisola de un jugador en activo no suele bajar de los 180 dólares.

 

 

La segunda gran decisión de Al Davis fue dejar que Tom Cable continuara con el equipo a pesar de las polémicas que han rodeado al Head Coach por asuntos no relacionados con el football. Cable consiguió imponer una suerte de disciplina y que los jugadores jugaron por él, ha conseguido que el equipo que mejore en defensa muchísimo y es el primer entrenador que en tiempo ha logrado imponer sus criterios por encima de los de Al Davis. Ha fichado a Jason Campbell, un buen QB, pero incomprendido en Washington, ha elegido a Rolando McLain, un LB que apunta maneras para ser uno de los mejores jugadores defensivos del año y ha dado un aire de seriedad que hacía tiempo no se respiraba en Oakland. Si consigue meter al equipo en playoffs, Al Davis puede nombrarlo entrenador vitalicio, lo que por otra parte no garantiza nada.

 

Pero mejorías aparte, los Chargers siguen siendo el equipo mas potente de la división y uno de los favoritos de la conferencia, pese a sus limitaciones en los playoffs donde suelen pinchar habitualmente. Los Chargers por fin dieron un paso que quizás deberían haber dado hace un par de años, librarse de LaDailian Tomlinson. Mientras que LT pensaba que la franquicía no podía ir a ningún sitio sin él ha sido la franquicia la que ha demostrado que con él tampoco iban a ninguna parte. Los mejores años de LT están muy lejos y el equipo por derecho propio es de Phillip Rivers, el QB que lleva dos años liderando el ataque y que solo las excelencias de Manning le privan de ser MVP.

 

 

Denver es un polvorín, en apenas dos años los dos jugadores franquicia del equipo se han sido traspasados, los mismos años que liderando con comodidad la división se dejaron birlar la cartera hasta 2 veces por los Chargers. El gran atractivo de Denver este año puede ser si Josh McDaniels se decide a poner en el campo a Tim Tebow, el ex Gator y una sensación en la NCAA, pero lo primero que le dirán al yerno favorito de todas las madres americanas es que esto es la NFL y que no es lo mismo que te aplaste un domingo Richard Seymour y el siguiente Phillip Daniels que los que te aplasten en la NCAA. Soy de los que piensa que la NFL no está preparada para un jugador como Tebow ni Tebow está preparado para la NFL.

 

Queda por último Kansas al que igual que a su compañero de Estado, los St. Louis Rams les queda un mundo por andar. Scott Pioli tiene aún demasiado trabajo por hacer y reconstruir una franquicia que quedó hecha añicos tras el paso de Herm Edwards. De momento se ha optado por ir poco a poco, el equipo es joven aún y su momento puede que sea el año que viene o dentro de dos temporadas, de momento, no pasan de ser unos spoilers para algún equipo de la división.

 

NFC EAST

Como ya viene siendo tradicional, y van…, la NFC East se configura como una de las divisiones mas potentes y duras de la NFL. Desde hace años esta división tiene un abono para mandar a los playoffs no solo al campeón, que lo hace por derecho propio, sino que son habituales en las plazas de wildcards, algún año han copado ambas plazas de wildcard. La lucha encarnizada que mantiene Dallas, New York y Philadelphia por la hegemonía de la NFC East puede repetirse un año mas, Washington en principio quedaría fuera ya que el proyecto de Mike Shanaham aún no está lo suficientemente maduro, es su primer año, aunque que nadie le extrañé si los capitalinos acaban jugando un papel clave por los odios, rencores y rencillas que existen entre todos los equipos de esta histórica división.

 

El principal cambio de la división se ha producido en los QB. Donovan McNabb tras desarrollar toda su carrera en Philadelphia se ha mudado a Washington, su heredero será Kevin Kolb. El papel de ambos QB en sus equipos determinará el destino de ambos, mientras que de McNabb se espera que sea el que ejerza de parche hasta que Shanaham encuentre a otro QB, o bien decida usarlo a la manera que lo hizo con John Elway, en Philadelphia Andy Reid está convencido que Kolb es el futuro y presente de un equipo muy joven y que se ha renovado por completo en los dos últimos años sin perder competitividad, aunque su final de temporada pasada fuera nefasto. Los QB de los otros dos equipos, Tony Romo y Eli Manning están mas que asentados, mientras que el primero por fin ganó un partido de playoffs, de Manning se espera que sea el que ganó la Superbowl de nuevo y no el QB pusilánime y sin sangre que parece por momentos, aunque mucho del bajón del rendimientos del pequeño de los Manning haya que atribuirlo a los problemas en el juego terrestre de los Giants.

 

Dallas parte en principio como gran favorita y tiene motivos mas que sobrados para ello, es el equipo con mas talento en todas las facetas del juego y con mucha diferencia respecto a sus rivales, pero el talento no siempre es garantía de triunfos y el problema es ponerlo al servicio de un fin común. El único pero que tiene Dallas es su OL, la marcha de Frozell Adams de una OL que estaba mas que consolidada y que se conocía de memoria está siendo mas dura de lo que se esperaba cuando fue cortado por motivos salariales, y si tenemos en cuenta que Adams protegía el lado ciego de Romo, se van a tener que poner las pilas en la OL si Dallas quiere no solo ganar la división sino ser el primer equipo que juega la Superbowl en su propio estadio, porque a nadie se le escapa que ese es el sueño de Jerry Jones, ver a su equipo coronarse rey del mundo en su patio particular, el Dallas Cowboys Stadium, sede de la Superbowl de esta temporada. En defensa el equipo regresa entero y se espera que Wade Phillips ejerza el papel de coordinador defensivo como hizo el año pasado cuando la defensa de Dallas fue la que empezó a marcar la diferencia.

 

Los Giants estrenan estadio, el nuevo Meadowlands, pero fuera aparte de eso pocas novedades presenta el equipo de la Gran Manzana, del que se espera recupere la solvencia que tuvo no hace mucho tiempo cuando ganó la Superbowl y fue el mejor equipo en temporada regular. Para que eso sea un hecho lo primero que deberán recuperar los Giants es su antaño potente juego terrestre, Brandon Jacobs, el RB mas grandes y pesado de la liga fue una sombra el año pasado, si recupera el bueno tono de aquellos años los Giants serán de nuevo temibles, por el contrario si se parece al jugador del año pasado, definitivamente se le podrá colgar el cartel de jugador acabado.

 

NFC SOUTH

 

Si hay una división que podemos considerar loca es sin duda ésta, no se sí por el hecho de que está al sur o porque simplemente no hay un equipo que acabe por tomar la manija, la NFC South no tiene un dueño claro desde hace tiempo y el equipo que un año termina en la cola puede el siguiente ganarla y el que la ganó puede terminar último, así son las cosas en esta NFC South, aunque visto lo ocurrido el año pasado es posible que algo empiece a cambiar, a fin de cuentas el actual campeón de división lo es también de la NFL, y el equipo que ocupó la última plaza todo apunta a que pueda repetir este año también.

 

Los Saints son claros favoritos para llevarse la NFC South en su doble papel de campeones divisionales y de la liga, pero existen serias incógnitas sobre si el equipo podrá no solo repetir lo hecho la temporada pasada, sino si el equipo estrenará la nueva temporada aún embebidos de lo hecho y celebrando la temporada pasada, y por ende descentrándolo esta temporada. Muchos creemos que el equipo puede sufrir un efecto “resaca” y relajarse en demasía, y ese puede ser realmente el problema de este equipo, que el año pasado tenía una meta y algo en lo que creer, pero que este año no va a tener las mismas ambiciones, por lo menos la motivación puede ser menor y tenemos ejemplos sobrados de equipos que se relajan alcanzada una gran meta, puede ser el caso de los Saints.

 

Los Atlanta Falcons apuntan maneras como el rival mas importante de los Saints. La temporada pasada acusaron en demasía el bajonazo del QB Matt Ryan que sufrió la típica pájara de QB de 2º año y es que cuando había demostrado tanta madurez y solidez en su primer año lo que se esperaba en el segundo es una clara mejoría, pero no fue así. Tampoco las lesiones del RB Michael Turner ayudaron demasiado al equipo.

 

Detrás de estos equipos el panorama pega un gran salto. Ya me he cansado de leer que todos los años los Carolina Panthers pueden ser la gran revelación, pero año tras año se empeñan en demostrar lo contrario, aunque alguna vez sí lo hacen bien, pero cuando llegan los playoffs el equipo se hunde. El año pasado el encargado de pagar los platos rotos fue el QB Jack Delhomme, el mismo que llevó a su equipo a una Superbowl, pero que tras su “portentosa exhibición” en un partido de playoffs ante los Arizona Cardinals se empeño en dejarlo donde estaba, es decir, lanzando intercepciones aquí y allá. John Fox no tuvo mas remedio que sentarlo en el banquillo y apostar por Matt Moore, no le fue mal, aunque el peso del equipo recayó sobre los RB, auténtica alma del equipo. Este año el que está en la cuerda floja es el propio John Fox, si no hace algo reseñable sus días pueden estar contados y mas cuando Bill Cowher se apunta como nuevo Head Coach en Carolina.

 

Sobre Tampa es difícil opinar. El año pasado los pude ver en Londrés y me parecieron un equipo descompensado y desestructurado, el resto de la temporada lo poco que los pude seguir no me parecieron que mejoraran considerablemente, su único punto álgido de la temporada fue una victoria ante Green Bay, pero el resto fue eso, un equipo en completa reconstrucción y a la deriva. Este año la cosa no pinta mejor, todo lo que sea 5 victorias sería un éxito, aunque lo dicho, la NFC South es una locura y prefiero no pronunciarme demasiado, no sea que me equivoque de cabo a rabo.

 

 

 

NFC NORTH

 

Hace no tantos años la NFC North era esa división que parecía que nadie quería ganar, por momentos el campeón de división lo era mas por demeritos de los demás que por sus propios méritos, 9 victorias era casi garantizarse la división. Pero en los últimos tiempos la NFC North, antigua NFC Central, es una de esas divisiones que merece la pena seguir, aunque solo sea por seguir los devaneos de Brett Favre, ese guerrero del football que se niega a retirarse, o según como se vea, no le dejan retirarse.

 

Durante todo el verano la NFC North ha vivido pendiente del abuelo de la NFL, abuelo no solo en términos de edad, cumple 42 años en otoño, sino porque realmente es abuelo en el sentido genealógico. La NFC North “favreless” no es lo mismo, y mucho menos lo son los Minnesota Vikings, que la temporada pasada tras la mejor temporada que se le recuerda en los 19 años de actividad a Favre los llevó a la final de la NFC y tan solo una mala decisión los privó de poder llegar a la final, confieso que soy de los que ha visto la final de la NFC hasta tres veces y no encuentro explicación razonable a lo ocurrido aquel día, o sí, era el destino, otra cosa no se puede entender.

 

Brett Favre ha decidido volver en lo que se presume su última temporada, lo que es mucho presumir, y con su presencia ha alterado todo el statu quo que había en la división cuando aún no se sabía si estaría presente o no, aunque para ser justo, ha alterado el statu quo de los Chicago Bears y Green Bay Packers, los Detroit Lions hasta que no sepamos algo mas de ellos continúan en la UCI.

 

Sin Favre en Minnesota los grandes favoritos eran Green Bay, y lo siguen siendo a juicio de muchos, es un equipo con un arsenal ofensivo impresionante y con un Aaron Rodgers en el mejor momento de su carrera, pero a pesar de las excelencias ofensivas de Green Bay, en ataque pueden empatar con cualquiera en la liga, son sus lagunas defensivas las que me dejan mucho que pensar, y ya sabemos aquello de que los ataques ganan partidos pero las defensas campeonatos y en Green Bay, pese a tener a Charles Woodson, mejor jugador defensivo de la temporada pasada, su unidad defensiva me despierta demasiados interrogantes.

 

Chicago se ha gastado y reforzado mucho para intentar subir a lo alto de la NFC North. El fichaje estrella ha sido sin duda Julius Peppers, el que durante años dominara las trincheras como nadie, siempre claro está que estuviera motivado, lo cual no siempre ocurría, y con demasiada frecuencia. Peppers es de esos DL que son capaces de alterar cualquier plan ofensivo, que se lo pregunten a los Vikings y a Favre la temporada pasada, pero también es un jugador que deja mucho que desear en ocasiones, le gusta salir en TV, pero cuando no está en prime time no rinde tanto. Chicago espera tener al Peppers de las grandes tardes, para eso le han fichado y le pagan muy bien. Luego Chicago se ha reforzado en ataque en un intento de darle armas y juguetes a su QB. Jay Cutler, capaz lo mismo de lanzar 5 TD en un partido que en el siguiente lanzar 5 intercepciones.

 

NFC WEST

 

Arizona se ha hecho dueña en los últimos tiempos de la conocida como NFC Worst, pero a pesar de ello y de haber llegado hace tan solo dos años a una Superbowl la impresión que dan es que son los amos por demeritos del resto, son simplemente lo mejor que tiene la división y es que ni St.Louis, ni San Francisco ni Seattle tenían un mínimo de entidad como equipos, los únicos que han mostrado mejoría en los últimos tiempos son los San Francisco 49ers, aún lejos de reverdecer viejos laureles.

 

Lo mas importante de la división en todo caso es la retirada de Kurt Warner que ha dejado compuesto y sin novia a los Cardinals, que erroneamente pensaron que con Matt Leinart todo seguiría igual, pero el ex Troyan ha sido incapaz de ganarse el puesto ante una medianía como Derek Anderson y ha sido cortado. También han perdido en defensa con la marcha de Karlos Dansby y la llegada del bocazas Joey Porter.

 

El equipo mas mejorado me parecen los San Francisco 49ers, muy lejos de aquellos equpos que dominaron la liga en los 80 y primeros 90, pero un equipo que Mike Singletary lleva por el camino correcto y le ha dado algo que se echaba de menos en la bahía, seriedad. La unidad mas mejorada es la defensa, no se han gastado dinero en fichar jugadores, pero lo que ya había hacen de la unidad un buen equipo. En ataque parecen que por fin tras estar jugando al juego de las sillas con el QB se apuesta por Alex Smith, que sin ser el QB que se esperaba sí esta rindiendo a un mas que aceptable rendimiento.

 

Seattle, al igual que St. Louis, es un proyecto, St Louis seguramente esté muy por detrás del equipo de Oregón, y es que quitando a Stephen Jackson, el resto del equipo son caras nuevas. En Seattle Pete Carroll tiene un enorme trabajo por delante, de momento le dejan hacer y deshacer, pero habrá que ver como termina en estas ocasión la tercera incursión en la NFL de Carroll.

 

CLASIFICACIONES

 

AFC EAST

Miami

NY Jets

New England

Buffalo

 

AFC NORTH

Baltimore (Bye)

Cincinnatti

Pittsburgh

Cleveland

 

AFC SOUTH

Indianapolis (Bye)

Houston (WC)

Tennessee

Jacksonville

 

AFC WEST

San Diego

Oakland (WC)

Kansas City

Denver

 

En la ronda de Wildcard avanzarán Miami, que gana a Houston y Oakland que dará la campanada cargándose a los San Diego Chargers en el tercer duelo del año. En los Divisionales se imponen con facilidad los equipos locales, no les ha llegado aún el momento ni a Miami ni a Oakland para avanzar mas allá.

 

La final de la AFC la jugaron dos equipos con dos estilos contrapuestos, los chicos finos de Indianapolis contra los duros y físicos de Baltimore que se impondrán aplicando un fútbol duro y agresivo, marca de la casa.

 

NFC EAST

Dallas

NY Giants (WC)

Philadelphia

Washington

 

NFC NORTH

Minnesota

Green Bay (WC)

Chicago

Detroit

 

NFC South

New Orleans

Atlanta

Tampa Bay

Carolina

 

NFC West

San Francisco

Arizona

Seattle

St. Louis.

 

En la ronda de Wildcard Green Bay aprovechará su mayor experiencia para eliminar a los jóvenes 49ers mientras que los Giants caerán en New Orleans. En la revancha de la final de la NFC de la temporada pasada los Vikes le darán de lo lindo a los Saints y especialmente a Drew Brees que acaba abondonando el partido tras un golpe. Dallas y Green Bay protagonizarán un duelo loco de anotacíón donde al final los Boys se llevan el gato al agua.

 

La final enfrentará de la NFC será un duelo entre Minnesota y Dallas, pero en esta ocasión los Vikes jugarán en su feudo donde no pierden nunca y avanazarán por fin a la deseada Superbowl.

 

La Superbowl es evidente, Minnesota contra Baltimore, un partido que hará que Roger Godell se remueva en su silla del palco porque ambos equipos practicaran un football agresivo, físico y duro, una antítesis de lo que pudimos ver en la última Superbowl, un estilo de football que no casa en absoluto con el football de salón y de video consola que intenta imponer Godell.

 

Por fin se hará justicia en el football y los Vikes se llevarás su primera y ansiada Superbowl en un partido como hemos dicho marcado por el estilo macho man que ambos equipos practican, para disgusto de Godell.

 

MVP Phillip Rivers

Offensive Player Chris Johnson

Deffensive Player DeMarcus Ware

Offensive Rookie Ryan Matthews

Deffensive Rookie Rolando McClain

Comeback Player: Ronnie Brown