La Steel Curtain

1296

Los Pittsburgh Steelers habían sido desde su creación en 1933, uno de los equipos perdedores por antonomasia de la NFL, con una sola participación en los playoffs, saldada además con derrota. En 1969, el propietario del equipo desde su fundación, Art Rooney, contrató a un joven de 37 años para ser el nuevo entrenador jefe de los Steelers. Se trataba de Chuck Noll, que había pasado una decena de años como asistente defensivo entre los San Diego Chargers y los Baltimore Colts.

La primera temporada con Noll a los mandos se saldó con sólo una victoria por trece derrotas consecutivas, pero Rooney esperó pacientemente como su equipo iba construyendo una base sólida a través del draft. En 1969 llegaron Joe Greene (DT) y L.C. Greenwood (DE), un año después Terry Bradshaw (QB) y Mel Blount (CB), en el 71 Jack Ham (LB) y en el 72 Franco Harris (RB). Con estos mimbres, Pittsburgh alcanzó los playoffs en 1972 y 1973, consiguiendo el primer año su primer triunfo en playoffs, 13-7 ante los Oakland Raiders en uno de los encuentros más memorables de la historia de la liga.

En 1972 la defensa de los Steelers ya comenzó a dejarse notar, al permitir sólo 12.5 puntos por partido. Joe Greene, que ya había sido rookie del año en 1969, se confirmó uno de los defensores más dominantes de la competición, y fue nombrado jugador defensivo de la temporada. De 1972 a 1976 en cuatro ocasiones un jugador de la Steel Curtain se llevó ese honor.

Originalmente el término ‘Steel Curtain’ (Cortina de Acero) se le atribuía a la línea defensiva de cuatro hombres: Dwight White (#68), Ernie Holmes (#63), Joe Greene (#75), y L.C. Greenwood (#68). Pero el éxito que fueron consiguiendo todos los jugadores hicieron extender el nombre a toda la unidad defensiva.

En 1974 los Steelers realizaron el que es considerado el mejor draft de todos los tiempos, lo que les catapultó hacia cuatro títulos en los siguientes seis años. Cuatro de las cinco primeras elecciones de Pittsburgh resultaron ser jugadores que acabarían en el Hall of Fame: Jack Lambert (LB), Mike Webster(C), Lynn Swann (WR) y John Stallworth (WR). Además, como rookie agente libre ficharon a Donnie Shell (S), otro hombre que algún día pueda quedar inmortalizado en el Salón de la Fama.
Ese año el equipo de Pittsburgh se clasificó para la primera Superbowl de su historia. Su rival eran los Minnesota Vikings, que ya habían jugado dos finales en los años anteriores, y tenían al contrario que los Steelers un líder en la posición de quarterback, Fran Tarkenton. No importó demasiado, puesto que la Steel Curtain arrasó desde el principio a la ofensiva de Minnesota.
Los Vikings no pudieron anot`r ni un solo punto contra la defensa de Pittsburgh, y el juego de carrera fue reducido al mínimo (14 carreras, 17 yardas). ¿Tarkenton? 11/26 pases completados para 102yds y 3INT. De esta manera los Steelers se apuntaron su primer título en la Superbowl IX, por el resultado de 16-6.

El conjunto del acero repitió como campeón un año después, al imponerse a los Cowboys por 21-17 en el Orange Bowl. Terry Bradshaw consiguió por fin ganarse la confianza de sus compañeros en la posición de quarterback, y nada parecía que podría detener a los Steelers en lo que restaba de década. El año más glorioso de la Steel Curtain llegó en 1976, cuando Turkey Jones -de los Cleveland Browns- realizó un tremendo placaje sobre Bradshaw en el quinto partido de la temporada que le dejó fuera de los terrenos de juego hasta el penúltimo partido de la campaña.
La defensa se echó el equipo a sus espaldas en los partidos en los que el rookie Mike Kruczek fue el quarterback titular. Pittsburgh sumó nueve victorias consecutivas, incluídos cinco shutouts (tres consecutivos), y los rivales anotaron un total de 28 puntos (dos touchdowns y cinco field goals … los oponentes fallaron uno de los extra points). Durante 22 cuartos seguidos nadie pudo anotarle un touchdown a la defensa de Pittsburgh.

Nueve quarterbacks se midieron a la Steel Curtain en ese período de tiempo — seis llegarían a la Pro Bowl en algún punto de su carrera, dos alcanzarman el Hall of Fame — y ninguno fue capaz de completar el 50 por ciento de sus intentos o enviar un pase de touchdown. Éstas son las estadísticas de este grupo de desafortunados quarterbacks:

– 23-6 vs Cincinnati: Ken Anderson, 13/31, 129yds, 2INT
– 27-0 en New York Giants: Craig Morton, 11/26, 97yds, 1INT
– 23-0 vs San Diego: Dan Fouts, 10/28, 122yds, 1INT
– 45-0 en Kansas City: Mike Livingston, 11/25, 198yds, 4INT
– 14-3 vs Miami: Bob Griese, 9/21, 144yds
– 32-16 vs Houston: John Hadl, 9/20, 134yds, 2INT
– 7-3 en Cincinnati: Anderson, 10/26, 145yds, 1INT
– 42-0 vs Tampa Bay: Steve Spurrier, 4/10, 58yds, 1INT; Terry Hanratty, 1/4, -1yd, 1INT
– 21-0 en Houston: Dan Pastorini, 13/29, 95yds, 1INT

TOTALES: 91/220 (41.4%), 1121yds, 0TD-14INT, 31.3rtg

Ocho defensores de los Steelers fueron seleccionados para la Pro Bowl ese año, el mismo número que en la campaña anterior. En un partido los Steelers llegaron a poner sobre el césped diez de once jugadores que habían estado en el partido de las estrellas. El único que nunca lo consiguió fue el defensive tackle Ernie Fats Holmes, y pese a todo era uno de los jugadores más temidos de la liga. La línea defensiva de cuatro era magnífica con Joe Greene como principal baluarte; los linebackers incluían dos miembros del Hall of Fame – la pareja de Jacks, Lambert y Ham – y el outside linebacker, Andy Russell, un perenne miembro del equipo All-Pro.
La secundaria se asentaba en una doble zona y recibía a los receptores con placajes criminales. Junto a los Ravens 2000 y los Bears del 85, ésta defensa de los Steelers de 1976 es una de las tres mejores de la historia en base a una temporada.

El camino hasta un tercer título consecutivo fue frustrado en la final de conferencia por los Oakland Raiders, que aprovecharon las bajas de los dos corredores de los Steelers para derrotarles por 24-7. Sin embargo el equipo de Pittsburgh volvería a la cima en 1978, en la que fue su mejor campaña globalmente. El ataque jugó a su mejor nivel, y esto liberó un poco de presión sobre la defensa, que pese a todo sólo permitió 12.2 puntos por encuentro.

En la Superbowl XIII, Terry Bradshaw lanzó cuatro pases de touchdown, llevando a los Steelers hasta su tercer título, 35-31 frente a los Cowboys en una de las mejores finales de la historia. Con un equipo perfectamente conjuntado, Pittsburgh volvió a ser campeón en 1979, estableciendo un récord al conseguir su cuarta Superbowl en un plazo de sólo seis años. La intercepción de Jack Lambert en el último cuarto de la Superbowl XIV fue la jugada clave en el triunfo de los Steelers sobre Los Angeles Rams por 31-19. A partir de entonces, lesiones y una edad ya avanzada en la mayoría de sus jugadores acabó con el reinado de la Steel Curtain.

En 1980 por primera vez desde 1971 el equipo de Pittsburgh encajó más de 17.4 puntos por partido en una temporada, y se quedó fuera de los playoffs. Al año siguiente comenzarían a llegar retiradas ilustres, como las de Joe Greene y L.C. Greenwood en 1981, Jack Ham en 1982, Mel Blounten 1983, y Jack Lambert en 1984.

LOS PROTAGONISTAS

JOE GREENE, defensive tackle 1969-81. Dos veces jugador defensivo de la temporada (1972, 1974) y novato del año en 1969. Elegido para la Probowl en diez ocasiones. Seleccionado para el Hall of Fame en 1987. Consiguió 61.5 sacks en su carrera, incluidos 11 en 1972 (datos no oficializados por la NFL).
La primera elección en el draft de los Steelers en la era Chuck Noll, Greene se convirtió en uno de los mejores líneas defensivos de la historia de la NFL y fue el bastión sobre el que asentó toda la defensa. En la Superbowl IX fue uno de los héroes con una intercepción y un fumble recuperado.
En un memorable partido ante los Oilers en 1972 llegó a conseguir cinco sacks, bloqueó un field goal, forzó un fumble y recuperó otro.

JACK LAMBERT, middle linebacker 1974-84. Jugador defensivo de la temporada 1976 y novato del año en 1974. Elegido para la Probowl en nueve ocasiones. Seleccionado para el Hall of Fame en 1990. Consiguió un total de 28 intercepciones (6 en 1979 y 1981). Lambert fue el último ingrediente que convirtió el gran conjunto de Pittsburgh en una dinastía.

Con su inteligencia, demoníaca intensidad y velocidad se convirtió en el alma de la defensa. Su capacidad para defender el pase le colocó un escalón por encima de todos los linebackers de su era.
Una intercepción suya en la Superbowl XIV fue el punto culminante de la última gran victoria de los Steelers.

JACK HAM, outside linebacker 1971-82. Elegido para la Probowl en ocho ocasiones. Seleccionado para el Hall of Fame en 1988. Consiguió un total de 32 intercepciones (7 en 1972).
El compañero de Lambert en la línea de linebackers, Ham era el encargado de realizar las ‘big-plays’.
Durante su carrera recuperó 21 fumbles y consiguió 32INT. Tenía la increíble capacidad de prever todas las jugadas, y estar siempre defensivamente en el sitio adecuado.

MEL BLOUNT, cornerback 1970-83. Jugador defensivo de la temporada en 1975. Elegido para la Probowl en cinco ocasiones. Seleccionado para el Hall of Fame en 1989. Consiguió un total de 57 intercepciones (11 en 1975).
Cuando la NFL estableció la regla que limitaba el contacto de los defensive backs (bump-and-run) con los receptores, muchos se refirieron a ella como la «Regla Blount». El cornerback de Pittsburgh era un maestro a la hora de castigar físicamente a un receptor mientras corría su ruta. Pero incluso cuando le dejaron sin su mejor técnica, Blount continuó siendo uno de los mejores defensores usando coberturas en zona o individuales más tradicionales.

DONNIE SHELL, strong safety 1974- 87. Elegido para la Probowl en cinco ocasiones. Consiguió un total de 51 intercepciones (7 en 1980 y 1984). Donnie Shell sumó al menos una intercepción en sus catorce temporadas en la NFL, y sólo Mike Webster ha jugado más encuentros con la camiseta de los Steelers (201).
Pese a que en ocasiones era hasta 25 kilos más ligero que los receptores a los que debía cubrir, Shell proporcionó numerosos golpes a tight ends que casi siempre salían perdedores en sus tremendas colisiones.

L.C. GREENWOOD, defensive end 1969-81. Elegido para la Probowl en seis ocasiones. Consiguió 73.5 sacks (dato no oficializado por la NFL) en su carrera y tres en la Superbowl X (dato no oficializado por la NFL) El lado izquierdo de la línea defensiva de los Steelers era normalmente impenetrable con Joe Greeney L.C. Greenwood.
Una pesadilla también para los quarterbacks tuvo actuaciones estelares en las Superbowls de 1974 y 1975. Es recordado también por sus zapatos dorados, que le costaron a su equipo numerosas sanciones. Los Steelers nunca se quejaron sobre las multas, Greenwood las valía.

ANDY RUSSELL, outside linebacker 1963, 1966-76. Elegido para la Probowl en siete ocasiones. Consiguió un total de 18 intercepciones. Ni muy grande ni muy rápido, pero sí el más listo de todos.
Russell formó junto a Lambert y Ham una de las mejores tripletas de linebackers de todos los tiempos. En palabras de su entrenador Chuck Noll: «no puedes engañar a Andy. Es el mejor que he visto a la hora de leer las jugadas y colocarse en el sitio adecuado en el momento preciso.

CHUCK NOLL, head coach 1969-91. Único entrenador con cuatro victorias en la Superbowl. Seleccionado para el Hall of Fame en 1993. Récord en temporada regular: 193-148-1 (56.6%). Récord en playoffs: 16-8 (66.7%).

Noll sirvió durante muchos años como su propio entrenador de quarterbacks, y permitió a sus QB elegir las jugadas cuando ya casi nadie lo seguía haciendo en la NFL. En defensa preponderaba la disciplina sobre la fuerza o la rapidez. Los resultados saltan a la vista.

RESUMEN FINAL

Todos estos hombres pasaron sus carreras completas con los Pittsburgh Steelers, conformando un bloque que fue imparable durante ocho temporadas (1972-79).
Esa compenetración fue vital para el éxito de la Steel Curtain, la defensa que más jugadores ha llevado al Salón de la Fama y a la Probowl de toda la historia de la NFL.

  • Defensores en el Hall of Fame: defensive tackle Joe Greene, middle linebacker Jack Lambert, outside linebacker Jack Ham, cornerback Mel Blount, con el defensive end L.C. Greenwood y el strong safety Donnie Shell obteniendo votos ocasionalmente.
  • Defensores en la Pro Bowl: 12 durante sus años de excelencia desde 1972 hasta 1979; 13 si contamos al linebacker Robin Cole, que jugó como titular en el 78 y alcanzó la Pro Bowl años después.