Los Schwäbisch Hall Unicorns destronan a los Lions en Alemania

En un partido para la historia se impusieron por 14-13

1080

En un final dramático que ya ha quedado para la historia de la GFL, los Schwäbisch Hall Unicorns pusieron fin a la racha dominadora de los Braunschweig New Yorker Lions en la competición alemana (cuatro campeonatos consecutivos) imponiéndose por 14-13 tras bloquear un field goal en la última jugada del choque.

El choque, seguido por más de 13.000 espectadores en las gradas del F.-L.-Jahn-Sportpark de Berlín, estuvo marcado por el frío (unos 10ºC) y la lluvia que mermaron el juego aéreo de ambos equipos.

La defensa de los Lions dejó a su rival en únicamente 39 yardas terrestres y 9 primeros downs en todo el partido pero los Unicorns encontraron la manera de mantenerse en el partido y finalmente se llevaron el campeonato.

El QB Marco Ehrenfried (10/19, 198 yardas) fue interceptado en 3 ocasiones pero sus dos pases de touchdown fueran la manera en la que los de Schwäbisch Hall perforaron el muro de Braunschweig.

Por parte de los Lions el peso ofensivo recaló en un David McCants que terminó con 151 yardas de carrera y dos touchdowns. El QB Casey Therriault aportó otras 57 yardas por esa vía a la que tuvo que recurrir con bastante frecuencia muy presionado por la defensa de los Unicorns (14/24, solo 123 yardas, 1 intercepción y 3 sacks).

Los defensores del título se adelantaron en el marcador con un carrera de McCants pero la respuesta llegó con una atrapada de 16 yardas a cargo de Nate Robitaille en el siguiente drive.

Al inicio del segundo cuarto McCants conseguría su segunda anotación de la tarde pero Christian Bollmann fallaba el extrapoint, algo que terminaría siendo decisivo para la suerte del partido. De ahí al descanso las defensas atajaban todos los intentos de las ofensivas por aumentar el marcador y, tras un intercambio de turnovers ambas escuadras se iban al intermedio con 13-7 para los de Braunschweig y menos de 100 yardas de pase entre ambos.

En el primer drive del tercer cuarto los Lions intentaban un field goal desde 43 yardas pero la patada de Tobias Goebel era bloqueada aunque no duró mucho la alegría de los Unicorns porque poco después Ehrenfried sufría un sack y perdía el balón.

No tardaría mucho en llegar el momento clave del partido. Braunschweig se jugaba un cuarta y una en la yarda 20 de su rival pero la defensa de Schwäbisch Hall respondía al desafío, Daniel Emmanuel placaba para pérdida a Max Merwarth y el equipo verdiblanco recuperaba el cuero. Pero no sólo eso, dos jugadas después Ehrenfried lanzaba un pase profundo para Tyler Rutenbeck que este transformaba en una anotación de 70 yardas.

Con un punto de ventaja para Schwäbisch Hall Unicorns se entró en el último cuarto. Un periodo no apto para cardíacos en el que se sucedieron los turnovers. Finalmente los Lions lograban un drive sostenido y, cuando parecía que tenían una situación propicia para lograr el field goal que les diera la victoria, la patada de 35 yardas de Goebel era bloqueada y los Unicorns se proclamaban campeones de la German Bowl XXXIX.