ARIZONA CARDINALS

RANKINGS 2015 (13-3, 1º NFC WEST)

Ataque Media NFL
Puntos Anotados 30,6
Yardas Totales 408,3
Yardas de Carrera 119,8
Yardas de Pase 408,3
Defensa Media NFL
Puntos encajados 19,6
Yds tot. permitidas 321,7
Yds car. permitidas 91,3
Yds pas. permitidas 230,4

TRANSACCIONES PRINCIPALES

SALIDAS:

Rashad Johnson, S (Tennessee)
Bobby Massie, OT (Chicago)
Bradley Sowell, OT (Seattle)
Sean Weatherspoon, LB (Atlanta)

LLEGADAS:

Tyvon Branch, DB (Kansas City)
Evan Mathis, G (Denver)

DRAFT CLASS 2016

1(29) Robert Nkemdiche DT Ole Miss
3(29) Brandon Williams CB Texas A&M
4(30) Evan Boehm OG Missouri
5(28) Marqui Christian S Midwestern State
5(31) Cole Toner OT Harvard
6(30) Harlan Miller CB Southeastern Louisiana

A un paso de la gran final se quedaron los Arizona Cardinals el curso pasado. Un muy mal partido en Carolina impidió que el equipo llegara a la tan ansiada Super Bowl.

A pesar del blowout, no se puede decir que fuese una temporada decepcionante. Cierto es que se fue de más a manos, pero el equipo mejoró, se llevó la división y ganó a los Packers en la ronda de divisionales. Palmer fue candidato a MVP (recibió un voto y empató en el segundo puesto con Brady) liderando al mejor ataque aéreo de la liga y Mathieu se consolidó como el líder de una unidad defensiva que arrolló a muchos de sus rivales. El equipo en general fue muy serio.

A pesar de la buena temporada, Michael Bidwill (presidente), Steve Keim (GM) y Bruce Arians (HC) tenían claro que había algunos problemas y no les ha temblado la mano para mirar de solucionarlos. Visto que el equipo aspira a todo (y que la ventana no estará abierta mucho tiempo), decidieron enviar la 2ª ronda del último draft (y al decepcionante guard Jonathan Cooper) a cambio de un pass rusher top como Chandler Jones, que encima está en año de contrato.

Una vez solucionado el gran problema del pass rush con Jones, en el draft se buscó completar y dar profundidad a una defensa que llegó fundida y cogida con alfileres a la parte final. Robert Nkemdiche fue la 1ª elección. Una bestia parda con problemas en la azotea para la línea defensiva. El plan a salió bien con Mathieu y se espera que la fuerte personalidad del entrenador ayude a reconducir la vida de este chico. En el plano deportivo, puede formar una dupla explosiva con Calais Campbell.

La 3ª ronda fue bastante controvertida, ya que se eligió a un CB con muy poca experiencia en la posición pero con mucho upside como Brandon Williams de Texas A&M. La 4ª fue un C (Evan Bohem) que a poco que haga se puede hacer con el puesto de titular. Del resto, poco que decir, que vienen a aportar profundidad.

Arians entra en su cuarta temporada al frente del equipo. En sus tres años anteriores ha cosechado un balance positivo (10, 11 y 13 victorias) ganando la división el año pasado y Coach of the Year (y presencia del equipo en Wildcards) el anterior. Seguramente, sea el entrador más agresivo de la liga, tanto en ataque como en defensa… quizá en muchos momentos es tan agresivo que se le podría catalogar de loco. Él mismo canta las jugadas del ataque y es un apasionado del pase profundo. En defensa, el coordinador James Bettcher sigue con los mismos esquemas que heredó de Todd Bowles, es decir, enviar el blitz de forma suicida y esperar que el QB no tenga tiempo para encontrar a nadie desmarcado.

Carson Palmer volverá a ponerse tras el center un año más. Viene de su mejor temporada en 14 años de experiencia en la liga, a pesar de tener ya 36 tacazos. Más de 4.600 yardas de pase, 35 TD y 11 intercepciones le valieron para estar en la lucha por el MVP. A pesar de los magníficos números, queda la duda de su desempeño en las grandes noches. Sus playoffs fueron muy malos, sobretodo el NFC Championship Game, dónde hundió las esperanzas de remontada cada vez que el partido se ponía a tiro. Es el QB ideal para el sistema de Arians, con un brazo que sigue siendo muy potente, perfecto para ejecutar los pases profundos.

Palmer tiene muchos números de repetir la gran campaña pasada, ya que mantiene todas las armas que tenía a su disposición el año pasado. Las únicas dudas vienen dadas por su edad, su tendencia a lesionarse y su escasa movilidad (la misma que un jarrón chino). Mi apuesta es que este será su último gran año y que volverá a repetir una temporada de nivel MVP.

Detrás del titular volverá a estar Drew Stanton, un QB del que se ha hablado más por sus celebraciones en la banda que por su juego. Es un parche que podría cubrir la baja del titular un día, pero no más. Cuando sale tiene tendencia a lanzar bastantes intercepciones, ya que arriesga lo mismo que Palmer pero no tiene ni la mitad de brazo. Matt Barkley será el tercero en el depth chart … esperemos que no tenga ni que ir convocado.

MVP ATAQUE. Carson Palmer. Vive una segunda juventud en el desierto

El juego de carrera tiene un nombre propio, David Johnson. El RB fue una de las grandes sorpresas de la parte final de temporada, haciendo partidos memorables como contra Philadelphia. Es completísimo, capaz de correr por el centro y de cortar hacia fuera e irse a por el home run en cualquier momento. Si a eso le sumamos unas grandes manos, tenemos el RB perfecto para cualquier sistema.

Lo bueno es que Johnson no estará solo. Chris Johnson (anteriormente conocido como CJ2K) estaba haciendo una gran temporada hasta su lesión. Si está sano es un excelente complemento, ya no es la bala que era, pero aporta veteranía y saber hacer. Andre Ellington será el perfecto backup de ambos, un RB eléctrico y muy buen receptor, pero muy frágil. Perdió su titularidad el año pasado por culpa de sus continuas lesiones pero como #2 es un lujo. Podría actuar como retornador ahora que Johnson será el titular. Stepfan Taylor y Kerwynn Williams lucharán por seguir en el equipo y rascar bola de vez en cuando.

El cuerpo de receptores es de élite, quizá el mejor de la liga. La cabeza visible es el futuro HOF Larry Fitzgerald, un ejemplo como jugador y persona. No tiene la misma velocidad y capacidad de salto de hace unos años, pero tiene unas manos legendarias y una capacidad tremenda para encontrar los huecos que deja la defensa. Arians le movió al slot y está respondiendo con creces en las rutas intermedias, aportando muchas yardas after the catch.

El #2 se podría decir que es John Brown. Receptor pequeño y explosivo. Se le suele buscar en profundo, siempre buscando la espalda de los DB’s. El tercero en discordia es Michael Floyd, un tío que sería el go to guy en el 80% de los equipos de la liga. Es una especia de Fitzgerald en joven, un jugador en rutas profundas es peligrosísimo por su poderoso salto. Le falta ser más continuo en su juego. El año pasado comenzó flojo por culpa de una lesión en la mano pero fue pillando el ritmo a medida que avanzó la temporada. El grupo lo completan tres buenos jugadores como Jaron Brown (conocido como el otro Brown), Brittan Golden y J.J. Nelson (una auténtica bala).

El TE suele ser una posición testimonial para Arians. Jermaine Gresham ha realizado algún buen partido, pero el que más futuro tiene es Darren Fells, un exjugador de baloncesto que es una bestia parda. Niklas, un 2ª ronda de hace un par de años es una decepción, sólo sirve para bloquear.

La línea ha sufrido algún retoque (bye bye Bobbie Massie). Hicieron un trabajo aceptable el año pasado. Es bastante equilibrada, consiguiendo buenos bloqueos, sobretodo en el juego de carrera. La 1ª ronda del año pasado, D.J. Humphries, será el titular en el tackle derecho este año. Jared Veldheer hizo una buena campaña en el izquierdo. Los veteranos Mike Iupati y Evan Mathis deberían hacer un buen trabajo en el interior … si se mantienen sanos. A.Q. Shipley parece que será el center titular, a no ser que el rookie de 4ª ronda Evan Boehm le robe el sitio. En resumen, el lado izquierdo parece sólido, a partir de ahí la unidad tiene potencial pero también mucho que demostrar. Además, los reservas no parece que puedan apretar mucho a los titulares.

La defensa 3-4 de los Cardinals fue un auténtico espectáculo durante la temporada pasada. Arriesgan tanto con el blitz que son capaces de mantener al rival ahogado todo el partido, pero permitir varios «big plays» seguidos. Se ha trabajado para mejorar su profundidad, un gran punto flaco el año pasado.

El líder es el DB Tyrann Mathieu. Hasta su lesión, estuvo omnipresente, jugando habitualmente de safety, pero también cubriendo a receptores o TE’s y entrando en blitz. Es pequeño, pero un gran placador, y sobretodo, muy, muy oportunista. Acaba de renovar y le tendremos de rojo muchos años. A su lado, mucha rotación. Tyvon Branch, Tony Jefferson y D.J. Swearinger se repartirán muchos snaps.

En los CB’s, en cambio, no hay nada de profundidad. Patrick Peterson es uno de los mejores de la liga, capaz de secar a cualquiera … o capaz de permitir un Hail Mary en el último segundo de un partido de play offs contra un Don Nadie. El resto es un desierto. Con un poco de suerte el novato de Texas A&M Brandon Williams, se puede convertir en un buen #2. Tiene sólo 1 año de experiencia como DB pero físicamente es todo lo que quieres de un CB. Además, parece que en el plano mental está despejando dudas. Como el calendario en las primeras semanas es bastante benevolente con la secundaria, puede crecer poco a poco. Si no cumple o está más verde de lo esperado, el especialista en equipos especiales Justin Bethel deberá cubrir al segundo mejor receptor rival. Se ha fichado al veterano Mike Jenkins, pero no tengo muchas esperanzas en que aporte mucho.

MVP DEFENSA. Tyrann Mathieu. El lider de una de las defensas más espectaculares de la liga

El objetivo en la DL es mantener el nivel mostrado en la primera parte de la temporada pasada. El nivel descendió debido a las lesiones y falta de profundidad. El crack de la unidad vuelve a ser Calais Campbell, un freak físico capaz de llegar hasta el QB de turno y de arruinar carreras antes de que lleguen a la LOS. Robert Nkemdiche llega para hacer una tarea similar y serán ayudados por un grupo de DT comandados por Corey Peters (que apunta a NT titular), Rodney Gunter, Frostee Rucker, Josh Mauro, Ed Stinson o Red Bryant.

El pass rush deberá mejorar gracias a la adquisición vía trade del ex patriota Chandler Jones, el típico jugador que puede desequilibrar un partido a base de sacks y presiones. La baja de Dwight Freeney se podría notar en terceros downs ya que no hizo mal trabajo como rusher situacional, en cambio Lamarr Woodley no se notará , estaba bastante acabadillo. Markus Golden y Alex Okafor se ocuparán del lado contrario. En el centro, Kevin Minter (sobretodo en donws de carrera) y el safety reconvertido Deone Bucannon. Se ha fichado a Donald Butler para dar algo más de profundidad a la unidad.

Una pena el caso de Daryl Washington, uno de los mejores ILB de la liga hace 3 años, al que se renovó por un pastizal y que desde entonces no ha vuelto a pisar el césped por problemas con substancias prohibidas y con arrestos por violencia doméstica. Era un LB de esos que marca la diferencia en los 3 downs. Si se le reinsertase en el equipo, y jugase a un nivel parecido al que tenía, la defensa se vería muy reforzada… cosa poco probable ya que está con un pie fuera de la liga.

El kicker volverá a ser Chandler Catanzaro, muy seguro por debajo de las 45 yardas, pero al que le falta pierna para ser top. Arians le cuida bastante y le evita chutar FG largos. También se ocupará de los kickoffs.

El puesto de P está en lucha. Drew Butler es de los peores punters de la competición. No descarto que se fiche a un rookie free agent o a alguien procedente de waivers en cualquier momento y le den (nunca mejor dicho) la patada.

No se suele hablar mucho de los Long Snappers … excepto cuando la lían. Pues desde 2009 Mike Leach llevaba haciendo una buena faena. Se acaba de retirar y su trabajo es muy posible que recaiga en un rookie. Esperemos que no se hable nada de él y que el año que viene ni lo mencione en la previa.

Los puestos de retornador están muy abiertos. En los kickoffs David Johnson no debería retornar ahora se ha hecho con el puesto de corredor titular. Es muy posible que su puesto lo ocupen entre J.J. Nelson, Andre Ellington o Kerwynn Williams. Patrick Peterson volvió a retornar punts después del descalabro de Nelson (se dejó caer algún punt) pero sin pena ni gloria. Sus tiempos de retornos para TD parece que se han acabado. En mi opinión, no deberían exponerlo a lesiones, sobretodo viendo que el pobre nivel de nuestros CBs. La lógica diría que el rápido receptor sea el encargado de los retornos de nuevo.

Chandler Jones le da ese pass rusher diferencial a una defensa que tiene a estrellas del calibre de Peterson, Campbell y Mathieu. El ataque es completísimo en todos los niveles, con mucha profundidad y con estrellas emergentes como David Johnson o John Brown capaces de romper para TD en cualquier jugada. Bruce Arians está muy loco, pero sabe pillar a contrapié a los DC contrarios.
Poca profundidad en la defensa, como (o cuando) caiga un titular su sustituto estará muy lejos de su nivel. Palmer es bastante dado a lesionarse y no hay un buen reserva o un joven que tenga proyección real de titular.

Comenta la actualidad de los ARIZONA CARDINALS en su Post Oficial de nuestro foro.