¿Ha nacido una nueva esperanza para los Miami Dolphins?

1401
Dan Campbell es la esperanza de Miami
Dan Campbell es la esperanza de Miami
Dan Campbell es la esperanza de Miami

Hace tiempo alguien me preguntó por qué era seguidor de los Miami Dolphins. Quién me lo preguntó creía, y estaba convencido de que era así, qué lo era por la figura de Daniel Constantine Marino (aka Dan Marino), pero no, no es así. Yo vivía en Chicago, a los Miami Dolphins les veíamos muy poco. Las retransmisiones de TV eran casi todas de encuentros de la NFC Central, entonces se llamaba así, y por supuesto del llamado “Equipo de América”, los amados y odiados por igual Dallas Cowboys. De crío me fascinaba un QB que se movía cual demonio de Tasmania por el campo, Frank Tarkenton. Llevaba el dorsal número 10, jugaba de púrpura, el color de la ciudad de Minneapolis. Para rematar, el casco de los Vikings es uno de los que tiene un diseño mas bonito.

Mi primeros recuerdos de la NFL son sobre Frank Tarkenton
Mi primeros recuerdos de la NFL son sobre Frank Tarkenton

Un verano mis padres nos llevaron a veranear al estado de Florida, querían conocer las famosas y doradas playas del sur. También era una ocasión inmejorable para llevarnos a ver Disney World y a otras muchas actividades que se podían realizar por la zona. Un día fuimos a un parque acuático, fue la primera vez en mi vida veía a un delfín y me cautivó ¿A qué niño no le cautiva un delfín? Un animal que se deja tocar y juega contigo, al día de hoy cuando voy a destinos exóticos me sigo bañándome con ellos. Aquel día decidí que mi animal favorito serían los delfines.

Un buen día viendo la NFL en televisión estaba un equipo que llevaba un delfín en su casco, además se llamaban “los Delfines”. Ese mismo día me hice aficionado a los Dolphins, aunque el equipo estuviera a miles de millas de Chicago. Me dejaron de interesar el color púrpura de los Vikings y los Dallas Cowboys, a pesar de que estaban todo el día en la TV y tenían como QB a un héroe de la guerra. Yo amaba y quería a los Dolphins porque amaba y quería aquel animal que había visto en un parque acuático.

Me empecé a empapar de quienes eran los Dolphins. Habían ganado dos veces la Super Bowl, una de ellas haciendo algo que entonces nadie le dio la importancia que tiene ahora, sin perder un solo partido. Su QB no era un tipo con demasiado carisma, mas bien era un señor bastante gris que jugaba con gafas llamado Bob Griese. Estaban entrenados por Don Shula, un tipo con fama de duro y muy exigente. Por aquel entonces los Dolphins entraron en crisis, varios de sus mejores jugadores se fueron a una nueva liga que les pagaba mucho mas dinero. Aquel equipo dominante y dominador se deshizo dejando paso a los Oakland Raiders y Pittsburgh Steelers.

En la década de los años 80 los Dolphins se hicieron relevantes de nuevo. Los Pittsburgh Steelers empezaron su decadencia, lo mismo que los Oakland / Los Angeles Raiders. Los Miami Dolphins volvían a una Superbowl, aunque fue el año de la de la huelga. Ya no estaban Bob Griese ni aquellos jugadores que les llevaron a ser una de las franquicias mas dominantes de la época, pero Don Shula había conseguido crear un nuevo equipo.

Los Miami Dolphins pudieron elegir a Dan Marino en el puesto 27 del draft de 1983
Los Miami Dolphins pudieron elegir a Dan Marino en el puesto 27 del draft de 1983

En 1983, el equipo elige a Dan Marino en el draft, un jugador que estaba proyectado como elección muy alta, pero su último año en Pittsburgh, junto con ciertos rumores sobre supuestas adicciones, le hicieron caer muchos puestos en el draft. Don Shula no tenía intención de elegir un QB en el draft, estaba contento con David Woodley, pero cuando le llegó el turno, puesto 27 del draft, Dan Marino seguía libre y aunque no lo necesitaban, decidieron elegirlo. Dan Marino debutó en la jornada 6 de su año de novato y no abandono el puesto, salvo por lesión, hasta 1999.

Aquel equipo tenía en sus filas al nuevo chico dorado de la liga. Joe Montana ya había ganado su primera Super Bowl y John Elway tenía su propia dosis de problemas, pero Dan Marino lo lanzaron a los leones y desde el primer día parecía cualquier cosa menos un novato. En su año de novato el equipo terminó con un record de 12-4 y avanzaría hasta la ronda de los Divisionales. Dan Marino no ganó el premio de novato del año, ese premio le correspondió aquel año a Eric Dickerson, el extraordinario RB de Los Angeles Rams.

En su 2º año Dan Marino protagonizó la que a fecha de hoy sigue siendo la mejor temporada de un QB. Con los años sus números han sido superados, pero para que eso pudiera pasar la NFL tuvo que cambiar las reglas y dar tantas facilidades a los QB que hoy marcas impensables están al alcance de casi cualquier QB. La mejor prueba, unas marcas que estuvieron vigentes mas de 30 años, han sido superadas varias veces en muy poco tiempo, y amenazan con serlo varias veces de nuevo.

Si uno ya era aficionado a los Dolphins tener al chico de oro de la NFL era aún mas motivo para ser aficionado. Con Dan Marino los Miami Dolphins eran siempre contendientes al título, pero ese fue el gran error de Don Shula, creerse que solo con Dan Marino sería suficiente para ganar el anillo. Don Shula fue un adelantado a los tiempos actuales, con un QB con Dan Marino hoy en día serías candidato al título año sí y año también, ya lo era entonces, como para no serlo ahora.

Dan Marino y Jimmy Johnson en sus años en Miami
Dan Marino y Jimmy Johnson en sus años en Miami

Cuando Don Shula se retiró Wayne Huizenga ficho a Jimmy Johnson. Con Jimmy Johnson se cambió la forma de crear el equipo, a Dan Marino había que rodearlo de algo mas de talento que el suyo propio, sobre todo de una defensa y de un RB. Jimmy Johnson acertó con lo primero, pero nunca con lo segundo, incluso hubo intentos desesperados de traer a Marshall Faulk y Barry Sanders. Los Miami Dolphins continuaron siendo durante la etapa de Jimmy Johnson una de las franquicias mas respetadas y temidas de toda la NFL, contendientes al título y habitual fijo de los Monday Night de la ABC y de los horarios prime time. Eran uno de los equipos mas retransmitidos en horario estelar de TV y con mejor valoración económica, siempre detrás de los todo poderosos Dallas Cowboys.

La salida del equipo de Jimmy Johnson tras la dolorosa derrota en playoffs ante Jacksonville en 2000, acompañada de la del propio Dan Marino, muy en la cuesta debajo de su carrera, marcó solo el principio. Dave Wannstedt, el adjunto de Jimmy Johnson, heredó un magnifico equipo que fue destruyendo poco a poco. Aquella escuadra era lo suficientemente bueno para entrar en playoffs, pero las malas elecciones en el draft, junto con la marcha de algunos jugadores elegidos por Jimmy Johnson, fueron hundiendo al equipo en la mediocridad. La franquicia tenía por QB al jornalero Jay Fiedler, un QB con tanto coraje como falta de talento.

La llegada de Ricky Williams le dio un último respiro al equipo. En su magnífica campaña de 2002 los Dolphins estaban a falta de dos semanas con el Seed nº 1 de la AFC, habían derrotado a los Oakland Raiders de Rich Gannon (eventual MVP) en un partido por hacerse con ese puesto, dependían de ellos mismos para llegar a los playoffs. Pero a partir de allí Dave Wannstedt empezó a demostrar sus flaquezas, el equipo inexplicablemente se vino abajo en los dos partidos finales, sobre todo en New England, donde dilapidaron una clarísima ventaja, ganaban 24-13 a falta de 5 minutos.  No solo quedaron fuera de los playoffs, habían entrado en seis ocasiones los últimos siete años, sino que desaprovecharon una ocasión única para llegar a la Super Bowl.

Un abatido Jason Taylor abandona Foxboro tras quedar fuera de playoffs en 2002
Un abatido Jason Taylor abandona Foxboro tras quedar fuera de playoffs en 2002

Aquella derrota en New England fue el inicio de la bajada a los infiernos del equipo y del que aún no se ha repuesto. Una franquicia acostumbrada a dominar la AFC East pasó a ser una de la peores franquicias no solo de la división, sino de la propia NFL. Desde la debacle del año 2002, el verdadero origen del mal, los Dolphins solo se han metido un año en los playoffs, fue el año 2008, el primero de la era Tony Sparano y el año en que Tom Brady no jugó por lesión. El equipo desde entonces ha pasado de ser el dueño de la AFC East a vivir completamente a la sombra de los New England Patriots.

A pesar de todo lo que ha sucedido desde entonces, nunca he dejado de ser seguidor de los Dolphins. Yo empecé siendo seguidor de este equipo por la mas absurda de las razones, porque me gustaban los delfines, no porque era un equipo ganador y tenía por QB a un apuesto joven casado con una super modelo. Seguí siendo seguidor en los años malos, que los hubo en tras la salida de varios jugadores en los 70. Lo continué siendo en la década de los 80 y 90 cuando soñábamos que con Dan Marino llegaríamos al Olimpo.

Y lo he seguido siendo en estos últimos 15 años donde el equipo solo se ha dedicado a escribir capítulos vergonzantes uno tras otro: el régimen de Nick Saban, que prescindió de Drew Brees en favor de Daunte Culpepper y que terminó en espantada del Head Coach; la funesta temporada del 1-15 con Cam Cameron y que debió haber sido 0-16 de no ser por la generosidad de los Baltimore Ravens; el tiempo de Tony Sparano y el “Suck for Luck”. Pero lo peor estaba por llegar, el escándalo de Ritchie Incognito y Joathan Martín, el momento mas bochornoso que he vivido como seguidor de los Miami Dolphins. Ni tan siquiera la derrota de la única Super Bowl que pudo jugar Dan Marino puede superar a aquello, aquel día sentí asco y desprecio por la franquicia. Esto al final es como casarse, lo haces en la riqueza y en la pobreza, en la salud y en la enfermedad, pero sobre todo lo haces en la pobreza y en la enfermedad, y desde hace tiempo los Dolphins vivimos en la pobreza y en la enfermedad.

El escándalo de Martin e Incognito es el peor momento de la franquicia
El escándalo de Martin e Incognito es el peor momento de la franquicia

Con Joe Philbin tampoco la cosa ha ido bien. Aunque por primera vez en mas de 15 años hay una pequeña esperanza, desde que se retirara Dan Marino el equipo tiene un prometedor QB, Ryan Tannehill. Ahora solo hace falta encontrar la 2ª pieza, ese Head Coach que consiga curar al enfermo, porque solo hay una curación posible. Ese es el único y verdadero problema no solo de los Dolphins, sino de las 32 franquicias que componen la NFL. El éxito de las franquicias siempre va unida a esos dos factores: QB y Head Coach.

Yo siempre me río a carcajada limpia cuando dicen tal franquicia es un circo de tres pistas o que el Front Office de aquellos otros son el hazmerreir de la NFL. En la NFL ni un solo equipo se salva de no haber sido un desastre en momentos de su historia. Aquel que lo niegue, además de desconocer la historia, es que no sabe que en la NFL el factor mas importante es la suerte mas que la buena gestión. Normalmente aquella, la buena gestión, llega tienes la fortuna de que tener estabilidad en el puesto del QB y del Head Coach. Si miramos a todas y a cada una de las grandes dinastías de la NFL, tienen en común la existencia de un QB y un Head Coach, siendo la excepción los San Francisco 49ers, aunque en su caso George Seifert y Steve Young continuaron el mismo proyecto de Bill Walsh y Joe Montana. La franquicia mas estable de los últimos 15 años son los New England Patriots, y casualmente llevan esos mismos 15 años con dos figuras en común, Bill Belichick y Tom Brady. Lo mismo se puede decir de otros equipos que gozan o gozaron de de estabilidad como Indianapolis Colts, Pittsburgh Steelers, Baltimore Ravens y ahora el nuevo ejemplo a seguir, los Green Bay Packers.

Cuando digo todas las franquicias tienen esqueletos en sus armarios me refiero a todas. Enumeremos algunos casos como los Green Bay Packers, que ahora son el ejemplo a seguir por todos los equipos y se hablan maravillas de su gestión del roster. De cómo no usando la agencia libre y apostando por el draft, forman equipos competitivos año tras año. Y es cierto, pero es cierto ahora, pero repasen la historia de los Green Bay Packers cuando se retiraron Vince Lombardi y Bart Starr. El equipo entró en una dinámica que nada tiene que envidiar a los actuales Miami Dolphins.

Plantilla de la primera temporada de los Steelers en 1933
Plantilla de la primera temporada de los Steelers en 1933, una franquicia nefasta durante 40 años

¿Y si hablamos de los Pittsburgh Steelers? La franquicia de Pittsburgh ha conseguido algo casi imposible, no tiene pasado. Muchos deben creer que los Steelers nacieron en los 70, Chuck Noll creó una escuadra magnífica, y desde entonces se han mantenido en el machito con sus seis Super Bowls y solamente tres entrenadores. Pero no, los Steelers durante sus primeros 40 años de existencia fueron un equipo que lean bien lo siguiente, fueron peores que los Tampa Bay Buccaneers ¿Es posible ser mas desastroso que la franquicia de Tampa? La respuesta la tienen en los Steelers.

¿Y qué decir de los Indianapolis Colts? La familia Irsay han sido con toda seguridad los peores propietarios de toda la existencia de la NFL. Mucho se habla de Jerry Jones, Dan Snyder, Jimmy Haslam o Stephen Ross, pero con todo lo malos que han sido, nunca se dedicaban a llamar por línea interna a su Head Coach desde el palco para ordenar que un snap lo jugaron un QB y el siguiente otro bajo amenaza de despido. Como tampoco completamente borrachos ordenaban las jugadas, pero no solo el propio Robert Irsay, sino sus amigos, igual de borrachos que él.

¿Y si hablamos de los New England Patriots? Hasta la llegada de Bill Belichick eran lo que se conocía como una “Cenicienta”, incluso cuando ganaron su primera Super Bowl en 2001 fueron considerados así. Un equipo que vivía a la sombra de los Red Sox y los Celtics, y si te descuidas de los Bruins. La franquicia estaba a punto de trasladarse a Atlanta, sumida en la mas absoluta ruina y totalmente abandonada por los aficionados. Llegó Robert Kraft para dejarla en New England. Tras las etapas de Bill Parcells y Pete Carroll llegó Bill Belichick, que había fracasado en Cleveland y estaba en el disparadero hasta que emergió el desconocido Tom Brady, una discreta elección en la 6ª ronda del draft.

Y podría seguir con todos y cada uno de los equipos de la liga. Incluso los ahora penosos Oakland Raiders han sido una de las mejores franquicias durante muchísimo tiempo. Y si hablamos de franquicias mas recientes, pocos deben saber que los Jacksonville Jaguars crearon de la nada en muy poco tiempo uno de los equipos que mejor jugaba al football.

Yo nunca he creído en eso de la buena gestión, o sí, pero esta solo llega cuando antes has tenido la inmensa fortuna de que se alinean las estrellas en tu favor. Esa alineación de estrellas se produce cuando concurren los dos factores que he mencionado, QB y Head Coach. Todo lo demás es engañarse a uno mismo, o no saber de qué va esto, o desconocer por completo la historia de este deporte. Y es eso lo que te mantiene unido a tu equipo, por mal que le vayan las cosas. Esperar que un día tengas la inmensa fortuna de que se alineen las estrellas y tu equipo haga clic.

Dan Campbell ¿Interino o ha venido a quedarse?
Dan Campbell ¿Interino o ha venido a quedarse?

¿Es Dan Campbell nuestro nuevo Chuck Noll, Bill Walsh, Tom Landry o Bill Bellichick? Pues no lo sé, habrá que esperar. Puede ser un nuevo Tony Sparano, mucho caracter pero un pésimo Head Coach, o puede ser el nuevo John Harbaugh, un Head Coach que saltó al puesto desde la posición de coordinador de equipos especiales y un año como entrenador de secundaria.

¿Es Ryan Tannehill nuestro nuevo Dan Marino? Pues tampoco lo sé. En los tres años que lleva en la NFL ha demostrado una continua progresión, salvo en este lastimoso inicio de campaña, donde de nuevo nos recuerda al peor versión de su primer año.

¿Y si ninguno no son nada? No pasará nada, nos quedaremos sentados esperando a que nos llegue el turno, o tengamos la inmensa fortuna de que coincidan un Head Coach y un QB. Si eso llega a ocurrir, ni tan siquiera alguien tan excéntrico como Stephen Ross se inmiscuirá en los temas del equipo ni en su gestión deportiva. Es muy sencillo ser un propietario a lo Rooney, Kraft o Irsay cuando todo marcha sobre ruedas, incluso hasta Stephen Ross podría llegar a ser propietario del año si eso pasa. Solo he conocido un caso de un propietario capaz de cargarse un equipo que funcionaba a las mil maravillas, Jerry Jones

¿Es Stephen Ross el nuevo Jerry Jones? Pues tampoco lo sabemos. Esa respuesta solo la vamos a saber el día que el equipo funcione. Ese día habrá un QB y un HC, y a lo mejor Ross decide que el mérito es suyo y solo suyo. Eso es precisamente lo que hizo Jerry Jones, que acertó a cargarse a Tom Landry, pero cometió el mayor error de su vida prescindiendo de Jimmy Johnson.

Mientras tanto seguiré soñando, seguiré sonando con que no se sabe de donde aparezca un Head Coach, que junto con él aparezca un QB, y encima como guinda del pastel haya un propietario que deje hacer, absolutamente todos saben dejar hacer cuando todo va rodado. El día que todo eso suceda, los Dolphins volverán a ser grandes.