¿Qué son las NCAA Bowls y cómo se articula el Playoff?

3991

En un artículo anterior se han descrito las características generales del “college football”. Es el momento de intentar explicar lo que ocurre una vez finalizada la temporada regular, una vez determinados los campeones de cada conferencia de la NCAA I FBS, lo que viene a ser la “POSTEMPORADA”.

La postemporada consiste en una serie de partidos con nombre propio, las diferentes “BOWLS” y el proceso para la determinación del Campeón Nacional. Vamos a analizar su evolución histórica por separado.

EVOLUCIÓN HISTÓRICA DE LAS BOWLS

Las College Bowls son un compendio de football, pasión, orgullo, dinero, prestigio, negocio y espectáculo. En primer lugar hay que remarcar que éstas no surgieron con el fin de determinar el mejor equipo de la temporada, al estilo de la Super Bowl. Fueron las cámaras de comercio locales las que comenzaron a organizar partidos de football intercolegiales, con el ocio y la diversión como reclamo, como una oportunidad de negocio aprovechando la popularidad que iba alcanzando el football.

Aprovechando el periodo vacacional de fin de año de los estudiantes, que les permitía viajar para apoyar a su equipo y gastarse unos dólares de paso, fueron organizándose distintas competiciones en un contexto festivo. Este espíritu romántico de “partido especial”, “excursión”, “diversión” se ha ido manteniendo década tras década, pero también han ido en aumento la comercialización y el interés económico, en lo que es un negocio con muchos frentes y muchos dólares en juego. En 2009 la BCS señaló que las Bowls generaron 260 millones de dólares para repartir entre las universidades. Esta comercialización (del football de college en general) ha ido en detrimento tanto de la formación técnica de los jugadores en su periodo colegial, como de la misma formación académica, hecho recientemente puesto en evidencia por la Administración. Y es que esta lluvia de dólares en juego es la que hace prevalecer los resultados inmediatos en lugar de los programas formativos de las Universidades.

Pero volvamos al principio, al 1 de enero de 1902, fecha en la que se disputó la primera Rose Bowl, en la que Michigan derrotó a Stanford por un contundente 49-0. ¿Cómo se llego a esto? En Pasadena, California, se venía celebrando el llamado “Torneo de las Rosas” desde 1890. Era un festival que reunía distintos encuentros deportivos y lúdicos, que incluían actos curiosos como una carrera entre un camello y un elefante (ganó el elefante). Los equipos de latitudes más frías aprovechaban el calor invernal californiano para disputar encuentros de distintas modalidades deportivas en el festival. Cuando el torneo fue presidido por James Wagner, procedente del Este y amante del football, propuso enfrentar a un equipo de la Costa Oeste con otro procedente del Este. Invitando, como se ha dicho, a Michigan y con Stanford, que aceptó la oferta que rechazó la Universidad de California, se configuró la mencionada 1ª Bowl de la historia.

La superioridad del equipo visitante enfrió el ánimo de los organizadores, que no volvieron a organizar otro partido similar (se sustituyó por carreras de cuádrigas romanas) hasta 14 años después, el 1 de enero de 1916, fecha en la que Washington State venció a Brown por 14-0. Desde entonces, el partido se ha disputado ininterrumpidamente hasta nuestros días (incluso durante la II Guerra Mundial). En 1922, William L. Leishman impulsó la construcción de un estadio moderno, inspirado en el Yale Bowl, que recibió el nombre de Rose Bowl. A partir de entonces el estadio dio nombre al encuentro en sí, y todos los demás que siguieron tomaron la misma fórmula.

Con el éxito de público y las retransmisiones por radio, otras ciudades copiaron el modelo de Pasadena y las bowls se fueron multiplicando: la Orange Bowl en Miami, la Sugar Bowl en Nueva Orleans y la Sun Bowl en El Paso, iniciaron su andadura el 1 de enero de 1935. La Cotton Bowl en Dallas dos años después. Con esta proliferación de bowls, dio comienzo también la pugna de las mismas por atraer a los mejores equipos, estableciéndose acuerdos con las distintas conferencias universitarias (Rose Bowl con la Big Ten y la Pacific Coast, la Cotton con la Southwest, la Sugar con la Southeastern o la Orange con la Big East).

El punto de inflexión de la transformación de unos partidos principalmente lúdicos en acontecimientos de enorme potencial comercial se puede fijar en 1965, fecha en la que la Associated Press (AP) comienza a publicar su poll o ranking final después de la disputa de las bowls y no antes, como se venía haciendo, aumentando con ello la competitividad de las mismas. A partir de entonces muchas de las Bowls principales se disputaron así con el Título Nacional en juego.

En este proceso evolutivo, en el que las bowls han ido reforzado su influencia en la designación del Campeón Nacional, se fueron estableciendo distintas asociaciones con la participación de las principales Bowls, llamadas Majors. En 1992 la Bowl Coalition la conformaban la Cotton, Fiesta, Orange y Sugar, junto con 5 grandes conferencias y Notre Dame (quien hasta 1969 no se había dignado siquiera a participar en las mismas). En 1995 se transformó en la Bowl Alliance. Sin embargo, al estar fuera de la misma la Rose Bowl, que mantenía sus acuerdos con la Pacific-10 y la Big Ten, no se conseguía consensuar un Campeón Nacional incuestionable. Finalmente, en 1998 la Rose Bowl, la decana, dio su brazo a torcer y conformó la Bowl Championship Series (BCS) junto con la Fiesta, Orange y Sugar, las seis principales conferencias (Conferencias BCS desde entonces: ACC, Big East Big Ten, Big XII, Pac-10 y SEC) y Notre Dame.

La BCS ha determinado el Campeón Nacional desde 1998 hasta la temporada pasada, 2013. Para 2014 se ha implementado el primer sistema de playoffs de la historia del College Football. Lo veremos más adelante.

Las Bowls han ido creciendo en número, al amparo de contratos televisivos, hasta cubrir a todos los equipos “Bowl elegibles“, es decir todos los que no han tenido un récord negativo en la temporada y no tienen ninguna sanción de la NCAA al respecto (algunas violaciones en el proceso de recruiting se saldan con sanciones que incluyen la prohibición de participar en bowls por un peridodo determinado de tiempo). Esta temporada se disputarán hasta 38 partidos de bowl, a los que hay que añadir el National Championship Game. Esto quiere decir que contamos con cuatro nuevas bowls respecto a la temporada pasada, a disputar en las Bahamas, en Montgomery, Alabama, en Miami Beach y en Boca Raton, Florida.

Pero también existen Bowls difuntas, que han dejado de disputarse por distintos motivos. Se pueden destacar la All-America Bowl (14 ediciones en los años 70 y 80), la Aloha Bowl, activa de 1982 a 2000, cuyo testigo ha sido recogido por la Hawai’i Bowl, o la Bluebonnet Bowl, con 26 ediciones entre los años 60 y 80. Otras más curiosas son la Gotham Bowl, disputada (no por Batman) en el Yankee Stadium de New York los años 61 y 62 (el mismo estadio acoge la Pinstripe Bowl desde 2010), o la Bacardi Bowl, celebrada sólo en una ocasión, el 1 de Enero de 1937 en La Habana, Cuba. Eran otros tiempos.

¿CÓMO SE CONFECCIONA EL CALENDARIO DE POSTEMPORADA?

Las bowls vigentes se asocian en la Football Bowl Assotiation (FBA). Cuando se termina la temporada regular se reúnen para confeccionar los distintos enfrentamientos que conformarán cada bowl. Al margen de los equipos implicados en el playoff, del cual hablaré más adelante, los “Bowl elegibles” disputarán alguna de las bowls sin más objetivo que buscar la victoria por motivos de prestigio. No hay nada oficial en juego.

Cada bowl tiene asociaciones con distintas conferencia y un orden de selección de los equipos que participan en la misma. Este orden no tiene por que ser fijo y puede rotar. Hay todo un gradiente de prestigio entre unas bowls y otras y eso siempre influye a la hora de confeccionar el calendario.

Las bowls históricas tienen afiliaciones fijas. Por ejemplo, el campeón de la PAC-12 y el de la Big Ten juegan la Rose Bowl (salvo que estén implicadas en en el playoff), el campeón de la Big XII lo hace ahora en la Sugar Bowl, como el de la SEC, y el de la ACC en la Orange Bowl.

Las demás bowls van eligiendo según el orden asignado. Tienen afiliaciones con distintas conferencias que pueden ir cambiando a lo largo del tiempo en distintos contratos, y un orden de selección, que puede también rotar. Así las bowls van seleccionado participantes. Los colleges pueden aceptar o no, por lo que en muchas ocasiones habrá negociaciones a tres bandas con el objeto de organizar los partidos más atractivos.

El objetivo de la FBA es generar los enfrentamientos más interesantes. Bien por rivalidades históricas, o revanchas pendientes, o porque los entrenadores tengan algún vínculo, o porque estén de moda, o por lo que sea. Así se va negociando, hoy por ti, mañana por mi, hasta que se establece un buen calendario. Hay conferencias que pueden tener menos equipos bowl elegibles que plazas contractuales con bowls, en ese caso se eligirán equipos de otras conferencias. Salvo rara excepción se evita que se repitan en bowls partidos de la temporada regular.

Una vez negociado y establecido el calendario se suele hacer público en una gala retransmitida por la ESPN un domingo después del final de la temporada regular.

El partido de bowl no genera ningún título oficial, pero es muy apreciado por los colleges. Se establecen récords de participaciones consecutivas, de victorias/derrotas, etc. Es en muchas ocasiones la oportunidad para algunos equipos de medirse en el terreno de juego por primera vez y muchos de los encuentros han sido memorables y han pasado a la historia del college football.

Estas son las Bowls vigentes, ordenadas por antigüedad, con sus afiliaciones actuales. Las bowls implicadas en el playoff serán explicadas más adelante. A estas 38 bowls habrá que añadir el National Championship Game.

Rose Bowl Game

Rose Bowl. Pasadena, California
1902 y desde 1916
Ver Playoff

Orange Bowl

Sun Life Stadium. Miami Gardens, Florida
Desde 1935
Ver Playoff

Sugar Bowl

Louisiana Superdome. New Orleans, Louisiana
Desde 1935
Ver Playoff

Sun Bowl

Sun Bowl Stadium. El Paso, Texas
Desde 1935
PAC-12 vs. ACC

Cotton Bowl Classic

Cowboys Stadium. Arlington, Texas
Desde 1937
Ver Playoff

Gator Bowl

Jacksonville Municipal Stadium. Jacksonville, Florida
Desde 1946
SEC vs. ACC/Big Ten

Capital One Bowl ant. Citrus Bowl

Florida Citrus Bowl Stadium. Orlando, Florida
Desde 1947
ACC/Big Ten vs. SEC

Liberty Bowl

Liberty Bowl Memorial Stadium. Memphis, Tennessee
Desde 1959
Big XII vs. SEC

Peach Bowl

Georgia Dome, Georgia, Atlanta
Desde 1968
Ver Playoff

Fiesta Bowl

Universuty of Phoenix Stadium. Glendale, Arizona
Desde 1971
Ver Playoff

Independence Bowl

Independence Stadium. Shreveport, Louisiana
Desde 1976
SEC vs. ACC

Holiday Bowl

Qualcomm Stadium. San Diego, California
Desde 1978
Big XII vs. PAC-12

Outback Bowl

Raymond James Stadium. Tampa, Florida
Desde 1986
Big Ten vs. SEC

Valley of the Sun Bowl

Sun Devil Stadium. Tempe, Arizona
Desde 1989
PAC-12 vs. Big XII

Russell Athletic Bowl

Florida Citrus Bowl Stadium. Orlando, Florida
Desde 1990
ACC vs. Big XII

Las Vegas Bowl

Sam Boyd Stadium. Las Vegas, Nevada
Desde 1992
Campeón MW vs. PAC-12

Alamo Bowl

Alamodome. San Antonio, Texas
Desde 1993
Big XII vs. PAC-12

Little Caesars Pizza Bowl ant. Motor City Bowl

Ford Field. Detroit, Michigan
Desde 1997
Big Ten vs. ACC

Famous Idaho Potato Bowl

Bronco Stadium. Boise, Idaho
Desde 1997
MW vs. MAC

Music City Bowl

LP Field. Nashville, Tennessee
Desde 1998
ACC/Big Ten vs. SEC

GoDaddy Bowl ant. Mobile Alabama Bowl

Ladd Peebles Stadium. Mobile, Alabama
Desde 2001
Sun Belt vs. MAC

New Orleans Bowl

Louisiana Superdome. New Orleans, Louisiana
Desde 2001
C-USA vs. Sun Belt

San Francisco Bowl

Levi’s Stadium. San Francisco, California
Desde 2002
Pac-12 vs. Big Ten

Hawai’i Bowl

Aloha Stadium. Honolulu, Hawai’i
Desde 2002
MW vs. C-USA

Belk Bowl

Bank of America Stadium. Charlotte, North Carolina
Desde 2002
ACC vs. SEC

Armed Forces Bowl

Gerald J. Ford Stadium. Dallas, Texas
Desde 2003
Army vs. American

Poinsettia Bowl

Qualcomm Stadium. San Diego, California
Desde 2005
MW vs. Navy

Texas Bowl

Reliant Stadium. Houston, Texas
Desde 2006
Big XII vs. SEC

Birmingham Bowl

Legion Field. Birmingham, Alabama
Desde 2006
SEC vs. American

New Mexico Bowl

University Stadium. Abuquerque, New Mexico
Desde 2006
MW vs. C-USA

Military Bowl

RFK Stadium. Washington, D.C.
Desde 2008
ACC vs. American

St. Petersburg Bowl

Tropicana Field. St. Petersburg, Florida
Desde 2008
American vs. ACC

Pinstripe Bowl

Yankee Stadium. Bronx, New York
Desde 2010
ACC vs. Big Ten

Heart of Dallas Bowl

Cotton Bowl Stadium. Dallas, Texas
Desde 2010
Big Ten vs. C-USA

Bahamas Bowl

Thomas Robinson Stadium. Nassau, Bahamas
Primera edición
MAC vs. C-USA/American

Boca Raton Bowl

FAU Stadium. Boca Raton, Florida
Primera edición
MAC vs. C-USA/American

Camellia Bowl

Cramton Bowl. Montgomery, Alabama
Primera edición
MAC vs. Sun Belt

Miami Beach Bowl

Marlins Park. Miami, Florida
Primera edición
BYU vs. American

LA DETERMINACIÓN DEL CAMPEÓN NACIONAL. EVOLUCIÓN HISTÓRICA

Las peculiaridades del sistema de competición, el elevado número de colleges jugando al football, la asimetría de los calendarios y la falta de un sistema de playoffs al estilo del “March Madness” del basket, ha generado siempre una gran controversia sobre la manera de designar a un Campeón Nacional en cada temporada. No hay una manera objetiva de determinarlo, y siempre será más o menos subjetiva. Y lo primero que hay que remarcar es que la NCAA, como tal organización, no determina ni declara un Campeón Nacional. La determinación del mismo ha tenido que hacerse por medio de polls o encuestas confeccionadas por individuos, publicaciones y organizaciones.

Evidentemente, el resultado difícilmente era unánime, y así se han multiplicado las controversias al respecto. El primer sistema mayoritariamente aceptado en el país para determinar el Campeón Nacional fue el Dickinson System, una fórmula matemática creada por Frank G. Dickinson un profesor de la Universidad de Illinois. Funcionó de 1924 a 1940. Se basaba en contabilizar victorias y derrotas frente a equipos diferenciados como fuertes o débiles.

La determinación de unos campeones nacionales consensuados para los años anteriores al Dickinson System se ha hecho de manera retrospectiva, a través de distintas instituciones: la National Championship Foundation, la College Football Researchers Association o la Helms Athletic Foundation. Eran los años en los que dominaban los equipos de la Ivy League: Yale, Harvard, Princeton.

El sistema de Dickinson fue superado por el nacimiento del AP Poll. Los polls o encuestas fueron haciéndose populares y con ellas distintas personas y asociaciones establecían rankings de los equipos. El más prestigioso de todos ellos fue, y es, el de la Associated Press (AP). Nació en 1934, pero es anual desde 1936. Es una encuesta entre 65 reconocidos periodistas deportivos. Cada votante establece su “Top 25” y da 25 puntos, al 1º, 24 al 2º y así sucesivamente hasta el 25º, que recibe un punto.

El poll de la AP ha convivido en el resto del siglo XX con otras encuestas de periodistas como la de la Football Writers Association of America, pero su principal contrapunto ha sido el llamado Coaches Poll, creado en 1950. Es una encuesta similar a la de la AP, pero entre 63 entrenadores de la división I FBS. El Coaches Poll ha ido recibiendo el nombre de quien lo ha publicado. A lo largo de los años han sido: United Press, United Press International y USA Today, quien lo hace en la actualidad.

Por tanto, cada poll, aparte de determinar un ranking semanal con el “Top 25”, determinaba un Campeón Nacional con el ranking final. Algunos años coincidían y el campeón era unánime, pero en otros ha habido dos y hasta tres co-campeones. Los equipos que han dominado en este periodo han sido Notre Dame, Alabama, Michigan, USC, Oklahoma y Ohio State. En Wikipedia se pueden consultar todos los Campeones Nacionales según los distintos sistemas.

Como se ha señalado en el apartado anterior, las Bowls, que en un principio se mantenían al margen de la determinación del Campeón Nacional, se vieron implicadas en el mismo cuando los polls comenzaron a determinar el campeón tras la celebración de las mismas en lugar de antes. La AP lo hizo en 1965, el Coaches Poll en 1974.

La controversia sobre la determinación del Campeón Nacional ha sido una de las “tradiciones” del college football. Sin embargo, las conferencias más importantes y las “Major Bowls” entraron en negociaciones para establecer un sistema que pudiera determinar un campeón unánimemente reconocido. Ya se ha detallado, en el apartado anterior, el proceso de creación de la BCS (Bowl Championship Series), sistema que ha regulado entre 1998 y 2013 la determinación del un Campeón Nacional “Oficial”. La BCS ha conseguido que el campeón lo sea reconocido (casi) con unanimidad. La A.P. está al margen y determina su propio Campeón. La última vez que discreparon con la BCS fue en 2003, seleccionando a USC como campeón, mientras la BCS proclamó a LSU.

1998-2013: LA BOWL CHAMPIONSHIP SERIES (BCS)

La BCS no era una organización, sino un sistema que regulaba la participación de los equipos en las cuatro BCS Bowls (antes “Majors”) y en el BCS National Championship Game, que determinaba el Campeón Nacional. Como se ha dicho, fue creada en 1998, y era gestionada por representantes de las 4 Bowls mencionadas (Rose, Sugar, Orange y Fiesta), los comisionados de las 6 Conferencias BCS, el delegado de Notre Dame y, desde 2004, los comisionados de las 5 llamadas hasta entonces Conferencias no-BCS, que aceptaron entrar a regañadientes.

Desde la temporada de 1998 hasta la de 2005, el partido por el Campeonato Nacional se asimilaba a una de las cuatro Bowls, en orden rotatorio, pero a partir de 2006 era un partido más a sumar a las cuatro BCS Bowls, jugado también de manera rotatoria en cada una de las cuatro sedes. La BCS establecía un nuevo ranking o “clasificación general”, llamada BCS Standings, que se publicaba semanalmente a partir de mediados de octubre, y que era el único que contaba a la hora de seleccionar a los equipos que iban a disputar las BCS Bowls y el BCS National Championship Game.

La fórmula que se aplicaba para calcular los puntos de cada equipo, que determinaban el orden de los mismos en el ranking, compendiaba polls y análisis estadísticos. Consistía en tres sumandos: el USA Today Coaches Poll, el Harris Interactive College Football Poll (poll que sustituyó al AP Poll tras el fiasco de 2003), y una media de 6 distintos rankings informáticos, de los cuales el el más conocido es el de Jeff Sagarin.

El BCS Standings determinaba qué equipos jugaban el partido por el título, los rankeados en el #1 y #2, y qué otros ocho colleges jugaban las 4 BCS Bowls, según unos preestablecidos criterios de selección: se clasificaban los campeones de las 6 conferencias “grandes”: ACC, Big East, Big Ten, Big XII, Pac-10 y SEC, Notre Dame, si estaba entre los 8 primeros del BCS Standings, y un campeón de las conferencias “menores”: C-USA, MAC, Mountain West, Sun Belt y WAC si estaba entre los 12 primeros del BCS Standings o si estába entre los 16 primeros y tenía más puntos que algún campeón de las conferencias “grandes”, las que tenían “billete automático”. El resto de las plazas se rellenaban con equipos “At-Large”, que tenían que tener por lo menos nueve victorias y encontrarse entre los 14 primeros del BCS Standings. Nunca podían participar más de dos colleges por conferencia.

La era de la BCS fue dominada por los colleges de la SEC, con títulos en 9 de las 16 ediciones (7 de ellas consecutivas). Alabama logró tres títulos y LSU y Florida también repitieron. Al magen de la SEC, Florida State también se llevó un par de títulos.

2014: COLLEGE FOOTBALL PLAYOFF

El sistema de la BCS distó mucho de ser perfecto, por no decir abiertamente muy criticado, y las voces pidiendo un sistema de playoffs fueron acrecentándose. Hay que reconocer que un sistema de playoffs es más objetivo que cualquier otra forma de proclamación de un Campeón Nacional, pero el sistema también adolece de aspectos negativos.

En primer lugar la subjetividad nunca desaparece, como los calendarios de los equipos no son homogéneos la selección de los participantes en los playoffs siempre tendrá aspectos subjetivos. Por otro lado, cuanto mayor sea el playoff, más impotancia pierde la temporada regular, sobre todo los partidos extraconferenciales (y también las bowls), y eso es una lástima, ya que en el college football cada partido cuenta, y tiene una historia.

La NCAA parece que ha tirado por la calle de enmedio, adoptando un sistema de playoffs de cuatro equipos y que va a estar vigente en principio en las próximas 12 temporadas, hasta 2025. Tal vez sólo sea la antesala de un playoff mayor, de 8 o 16 equipos. Sólo el tiempo lo dirá. De momento, vamos a ver las características del sistema del College Football Playoff.

FORMATO. El Campeón Nacional de la NCAA I FBS será determinado por un playoff en el que participarán 4 equipos, que jugarán dos Semifinales, y una Final entre los ganadores de las mismas. Las semifinales se disputarán en Nochevieja 0 Año Nuevo, y la final se celebrará el primer lunes, una semana posterior a las semifinales. El sistema recibe el nombre de “Plus-One system” porque los equipos implicados juegan un partido más que antes.

SEDES. Las sedes de los partidos de semifinales rotarán entre 6 bowls que van a pasar a llamarse “las Seis de Año Nuevo (New Year’s Six), que se celebrarán, tres cada día, en dos jornadas (Nochevieja y Año Nuevo, salvo que alguno de los dos días sea domingo y se lleven hasta el 2 de enero, para evitar coincidir con la NFL). Estas 6 bowls son las antiguas BCS Bowls (Rose, Sugar, Orange y Fiesta) con la adición de la Cotton Bowl y de la Peach Bowl. El National Championship Game se celebrará en distintas ciudades que pujen por el mismo, como en el caso de la Super Bowl de la NFL. Todos los encuentros serán retransmitidos por la ESPN.

ROTACIÓN DE SEDES: En 2014 las semifinales se disputarán en la Rose Bowl y en la Sugar Bowl. En 2015 en la Orange Bowl y en la Cotton Bowl. En 2016 en la Fiesta Bowl y en la Peach Bowl. Así se irán alternando repetidamente. La Final esta temporada se disputará en el Cowboys Stadium en Arlington, Texas. En 2015 lo será en el University of Phoenix Stadium en Glendale, Arizona y en 2016 en el Raymond James Stadium en Tampa, Florida. El resto de las temporadas están sin designar aún.

SELECCIÓN DE PARTICIPANTES. Por 1ª vez en el college football, no se van a utilizar ni los polls ni los rankings de computadoras para seleccionar a los candidatos al National Championship. El encargado de seleccionar qué cuatro equipos disputarán el playoff será un comité de 13 expertos. También decidirán los emparejamientos de las otras cuatro New Year’s Bowls de cada temporada.

Entre los miembros del comité se contará con un Director Deportivo de alguno de los colleges de cada una de las 5 grandes conferencias (ACC, Big Ten, Big XII, PAC-12 y SEC) , además de ex entrenadores, ex jugadores y ex periodistas, además de otros expertos. Se evitará la selección de periodistas y entrenadores en activo. Los 13 miembros irán rotando cada tres años, aunque los miembros del comité inicial tendrán una duración variable, entre 2 y 4 años, para que luego no roten todos al mismo tiempo. Estos son los miembros del comité inicial:

  • Jeff Long. Director Deportivo de Arkansas (Presidente)
  • Barry Alvarez. Director Deportivo de Wisconsin
  • Michael C. Could. Ex Superintendente de Air Force
  • Pat Haden. Director Deportivo de USC
  • Tom Jernstedt. Ex Vicepresidente ejecutivo de la NCAA
  • Oliver Luck. Director Deportivo de West Virginia
  • Archie Manning. Ex QB de Ole Miss y de la NFL. Padre de Peyton y Eli
  • Tom Osborne. Ex entrenador y exDirector Deportivo de Nebraska
  • Dan Radakovich. Director Deportivo de Clemson
  • Condoleezza Rice. Ex Secretaria de Estado. Administradora en Stanford
  • Mike Tranghese. Ex Comisionado de la Big East
  • Steve Wieberg. Ex reportero de Usa Today
  • Tyrone Willingham. Ex entrenador de Stanford, Notre Dame y Washington

La primera intención era la de no publicar rankings semanales, pero en vista de que los aficionados los esperan, el comité publicará su Top 25 los martes de las últimas 7 jornadas. Se quiere evitar el modelo de “carrera de caballos” de los polls habituales, en el que nunca avanzas hasta que alguno de los de arriba pierde un partido. Se van a evaluar semanalmente todas las posiciones. Lo que se va a valorar es, sobre todo, la dureza del calendario, más que el récord. Es uno de los factores que están teniendo en cuenta los colleges para elaborar su calendario. Otros factores serán los habituales: campeonatos, récords, enfrentamientos directos, lesiones y estadísticas avanzadas que les propocionará la ESPN. Los directores deportivos vigentes no participarán en los debates sobre sus respectivos equipos. Los “ex” no tendrán estas restricciones.

CONFIGURACIÓN DEL PLAYOFF Y DE LAS NEW YEAR’S BOWLS. El Comité seleccionará los 4 colleges que disputarán el playoff en unos emparejamientos “#1 vs. #4” y “#2 vs. #3“. No habrá ninguna restricción y los 4 mejor rankeados jugarán el playoff, idependientemente de la conferencia a la que pertenezcan. El Comité también decidirá las sedes de las semifinales, con el objeto de favorecer a los equipos mejor rankeados.

Por ejemplo, en esta temporada inicial las semifinales se juegan en la Rose Bowl y en la Sugar Bowl. Si los cuatro equipos mejor rankeados fueran Florida State, Alabama, Oklahoma y Auburn, las semifinales serían “Florida State vs. Auburn” y “Alabama vs. Oklahoma“. Entonces la 1ª se celebraria en la Rose Bowl, porque la Sugar es territorio SEC y no debería beneficiar a Auburn, que es #4. La 2ª se celebraria entonces en la Sugar Bowl, porque además favorece a Alabama, que es la mejor rankeada en dicha semifinal.

El Comité también selecciona los otros 8 colleges que juegan las otras cuatro New Year’s Bowls. Estos 8 colleges serán los siguientes en el ranking elaborado por el comité, sin más restricciones que la obligatoriedad de seleccionar al campeón de conferencia no contractual (American, C-USA, MAC, MW, Sun Belt) mejor colocado.

CONDICIONANTES DEL CALENDARIO. Una vez seleccionados los 8 colleges participantes en las otras cuatro New Year’s Bowls, el Comité confeccionará los emparejamientos buscando los mejores matchups, evitando repeticiones de partidos de temporada regular y atendiendo a otros criterios de interés, pero respetando los siguientes condicionantes:

  • Cuando la Rose Bowl, Sugar Bowl y Orange Bowl no acogen partidos de semifinal, respetarán los contratos con sus conferencias, como se detalla en los siguientes puntos.
  • La Rose Bowl tiene contrato con la PAC-12 y la Big Ten. Si los campeones de dichas conferencias no disputan el playoff se enfrentarán en la Rose Bowl. Si alguno de los campeones juega alguna semifinal será sustituido por otro equipo seleccionado de la misma conferencia.
  • Lo mismo se puede decir de la Sugar Bowl pero aplicado a las conferencias con las que tiene contrato: SEC y Big XII.
  • La Orange Bowl tiene contrato con la ACC, y cuando su campeón no juega en semifinales jugará allí, enfrentado a la 2ª elección de la SEC, o de la Big Ten o contra Notre Dame si se encuentra entre las seleccionadas.
  • Si el campeón de la Big Ten o de la SEC no juegan semifinales en un año en el que las semifinales se disputan en la Rose y la Sugar, jugarán en la Fiesta, Cotton o Peach, pero no en la Orange.
  • Colleges no campeones de la Big Ten y de la SEC jugarán por lo menos en tres ocasiones en la Orange Bowl en los 8 años en los que ésta no acoge semifinales. Notre Dame no lo hará en más de dos ocasiones en dicho periodo.
  • En los años en los que la Orange Bowl acoge semifinales, si el campeón de la ACC no esta en ellas, jugará en la Fiesta Bowl o en la Peach Bowl.
  • El campeón de la conferencia no contractual (American, C-USA, MAC, MW, Sun Belt) mejor colocado, clasificado de oficio, jugará en la Fiesta, Cotton o Peach, salvo que lo haga en semifinales, por supuesto.
  • El resto de los colleges seleccionados según el ranking, completarán los emparejamiento buscando los mejores matchups.

TROFEO. Los ganadores de las semifinales disputarán el National Championship Game, que estrenará nuevo trofeo que sustituye al Cristal Football de la AFCA o Coaches Trophy, instituido en 1986.

El nuevo trofeo recibirá el nombre de College Football Playoff National Championship Trophy, y se presentó el pasado 14 de julio. El trofeo en sí combina oro de 24 quilates, bronce y acero inoxidable, y descansa sobre una base de bronce con una pátina negra. El trofeo se puede separar de la base para la celebración, ya que entero pesa 30 kilos.