Dallas Cowboys

717

Record 2009:
11-5 (6-2 local)
Puntos anotados/encajados: 361-250 (+111)

Draft 2010:

Ronda Jugador Pos College
1-(24) Dez Bryant WR Oklahoma State
2-(55) Sean Lee LB Penn State
4-(126) Akwasi Owusu-Ansah CB Indiana
6-(179) Sam Young OT Notre Dame
6-(196) Jamal Wall CB Texas Tech
7-(234) Sean Lissemore DT

William & Mary

Estadísticas 2009:

Categoría
Total
NFL
Yardas Totales
399,4
Yardas de Carrera
131,4
Yardas de Pase
267,9
Yardas Totales Permitidas
315.9
Yardas de Carrera Permitidas
90.5

Yardas de Pase Permitidas

225.4
20º

ALTAS

Alex Barron

OT STL
Leon Williams LB STL
BAJAS
Kem Hamlin SS BAL
Flozell Adams OT PIT
Bobby Carpenter LB STL
Corey Procter OG STL
Nick Folk K NYJ
Shaun Suisman K

La Super Bowl número XLV es la única meta que podría satisfacer a Jerry Jones y a los Cowboys. Tras deshacerse la temporada pasada de los fantasmas que mantenían a los Cowboys sin vencer en un partido de playoff desde finales de los noventa, ahora el reto es terminar de subir un par de peldaños más y finalizar jugando el gran partido. Además el hecho de que éste se juegue en el Cowboys Stadium hace el objetivo aún mas deseado. En el Rancho se ve como la gran oportunidad de que la franquicia vuelva a recuperar el esplendor de la década de los noventa. Básicamente los tejanos no sólo mantienen la plantilla casi intacta sino que se además repite la casi totalidad del staff técnico, algo que debería ser una garantía de estabilidad cuando el balón comience a volar allá por el mes de septiembre. A todo esto se le añade la llegada del receptor Dez Bryant que puede terminar por ser la pieza que faltaba, ese playmaker del que carecen los Cowboys desde los tiempos de Michael Irinvg. Su llegada es de esperar que sirva para que los tejanos den ese salto cualitativo que tanto necesitan.

 

Photobucket

Tony RomoMVP ATAQUE: Tony Romo. La responsabilidad del ataque recaerá en su brazo.

Infinidad de luces y una sombra. Así es como podría definirse a priori el ataque de los Cowboys. Los vaqueros presentan un backfield de lujo, capaz de sumar yardas tanto por los exteriores con Tashard Choice y Felix Jones, como por el centro con Marion Barber. Nada han tocado los tejanos en esta faceta del juego porque a día de hoy la rotación en el juego terrestre es una de las armas del equipo. Barber será presumiblemente el titular y Jones, que es un autentico playmaker, aparecerá cada vez más involucrado en el juego, además de que disfrutará de jugadas de pase exclusivamente diseñadas para él. Choice será el tercer corredor pero sin duda tendrá su cuota de protagonismo y entrará en jugadas de tercer down o para dar descanso a Barber y a Jones. Lo que está por ver es si los Cowboys correrán su versión de la formación Wildcat, o sea la Razorback, ya que ésta no tuvo apenas éxito en la temporada anterior. Sin apenas competencia en el roster y con su gran aportación en equipos especiales la vuelta del Deon Anderson al puesto de FB está asegurada.

 

Los tejanos cuentan con uno de los mejores cuerpos de receptores de la liga, el problema es que con tal ramillete de talento el coordinador ofensivo Jason Garrett se las verá para conseguir que el balón se reparta entre todos los receptores vaqueros. Al seguro que es Jason Witten se añadió la temporada anterior Miles Austin, que salido del anonimato para liderar a los Cowboys (en yardas y anotaciones) y ganarse por derecho propio el viaje a la Pro Bowl y el puesto de número uno en el depth chart vaquero. Roy Williams volverá a jugar en el opuesto de Austin con la intención de aportar al equipo, algo en lo que no brilló la campaña anterior. Los números de Williams fueron tan discretos que muchos pensaron que era carne de trade el día del draft. Tanto es así que Jerry Jones a pesar de mostrar su confianza en él no pudo dejar pasar la oportunidad de echar el guante a Dez Bryant cuando se puso a tiro de los vaqueros. Si el rookie asimila pronto el cambio al profesionalismo y se amolda a la velocidad de la NFL, los días de Williams en el Rancho están contados. Pero además en el papel de secundarios seguirán jugadores como Patrick Crayton, que ha demostrado que su seguridad en el slot y en equipos especiales terminan siempre por hacerle un hueco en la plantilla. También habrá que tener en cuenta a Kevin Ogletree que en su temporada de rookie dejo destellos de calidad suficientes para contar con él.

 

Con toda esta constelación de estrellas la nube que se cierne sobre los Cowboys es un puesto en la línea que podría trastocar todos los planes. A poco que la protección funcione, Tony Romo volverá a tener unos números excepcionales. La incógnita que llena de sombras a la unidad es la partida del LT Flozell Adams. El sempiterno Pro Bowler fue cortado por los tejanos por motivos económicos y estos han confiado en el joven Doug Free para cubrir el lado ciego de Romo. El riesgo y el reto que supone lanzar al ruedo a un jugador con la inexperiencia de Free para ocupar un puesto fundamental en el ataque puede suponer la frontera entre lograr los playoffs en una durísima NFC Este o vivir una temporada de cambios y experimentos en la hasta ahora estable línea ofensiva de los Cowboys. Junto a Andre Gurode en el puesto de Center, se volverán a alinear Kyle Kosier a la izquierda y a Leonard Davis en la derecha. En los Tackles repite Marc Colombo en el lado derecho y entra como titular el ya mencionado Free. De cómo se adapte éstea la titularidad y de cómo maneje la presión de ser titular desde el primer partido pasan buena parte de la estabilidad del juego ofensivo tejano. Como única adición ha llegado Alex Barron que aportara experiencia a la línea en caso de que el experimento Free no funcione y su versatilidad podría ser muy útil a los vaqueros a medida que avance la temporada.

 

Photobucket

MVP DEFENSAMVP DEFENSA: DeMarcus Ware. Volverá a ser el ancla defensivo de los ‘Boys.

Con sólo la baja de Ken Hamlin en la secundaria, que será sustituido por Alan Ball, los Cowboys vuelven a poner en liza una defensa que está por derecho propio entre las mejores de la liga.

 

El mejor pass rusher de la competición en la figura de DeMarcus Ware, junto con Jay Ratliff en el Nose Tackle son por si solos una garantía para cualquier coordinador defensivo. A ambos se unirá Anthony Spencer, que terminó la temporada anterior con unos números excelentes jugando en el opuesto de Ware. Para dar descanso a ambos, Wade Philips pondrá en liza a dos jugadores de segundo año: Victor Butler y Jason Williams. Williams se perdió toda la campaña anterior con una rotura de ligamentos con lo cual su rendimiento esta aún por comprobarse. Por su parte, Marcus Spears e Igor Olshanski escoltarán a izquierda y derecha a Ratliff. Ambos vienen de brillar la temporada pasada, sobre todo el primero, en el lado fuerte de la DL.

 

En los linebackers interiores, a pesar de que los años empiezan a pasar para todos, ni Keith Brooking ni Brade James dan síntomas de declive, pero aun así los Cowboys drafteraron al LB Sean Lee, que junto con el jugador de segundo año Jason Williams entrará en la rotación y aportara desde el primer día.

 

A excepción de Ken Hamlin, cuyo rendimiento estuvo muy por debajo de su sueldo, los Cowboys mantienen intacta su secundaria. Terence Newman y Mike Jenkins repetirán como CBs, insertándose Orlando Scandrick en el slot. Para el Strong Safety los vaqueros mantienen a Gerald Sensabaugh, que renovó un año más, y se jugarán el todo por el todo con Alan Ball, un jugador de tercer año en el que los Cowboys tienen enormes esperanzas puestas. No en balde dejaron que Hamlin se marchara a la agencia libre para que su puesto lo ocupara el joven Ball. Wade Philips ya demostró que vale su peso en oro como coordinador defensivo y esta campaña debería de repetir éxito.

 

Photobucket

Otro órdago y bien grande tienen los Cowboys en el puesto de kicker. El jugador de segundo año David Buehler tendrá la responsabilidad de manejar no sólo los kickoffs sino también los field goals. Lo primero ya lo hizo el año pasado con enorme éxito ya que lideró a la NFL en touchbacks pero lo segundo no lo realiza desde sus tiempos de USC. A pesar de que en el training camp tendrá algún veterano para plantearle algo de competición es de esperar que los progresos hechos en la postemporada sirvan para que Buehler haya convencido a los entrenadores y se haga con el puesto. En cualquier caso,  si no convence a los entrenadores y algún veterano tuviera que tomar el puesto, es seguro que Buehler al menos será el encargado de dar las patadas de salida. Por otra parte, por séptima temporada el australiano Matt McBriar será el punter de los Cowboys. Con una probada pierna que le llevó a la Pro Bowl en 2007 y a un promedio que le situó en el quinto mejor puesto de la historia de la liga, el aussie es un seguro para el entrenador de equipos especiales Joe DeCamilis.

 

En cuanto a los retornos, Patrick Crayton, sólido especialista pero poco dotado para el big play, será el encargado de retornar los punts, mientras que el eléctrico Felix Jones pondrá el alma de los espectadores en vilo cada vez que reciba un kickoff para su retorno.

 

Photobucket
Si el año pasado los Cowboys eran buenos en ataque este año son mejores aún. La llegada de Dez Bryant puede ser la chispa que encienda un ataque que ya estuvo entre los mejores del curso pasado. El mantener el bloque intacto, tanto de jugadores como de entrenadores puede ser decisivo según avance la temporada.
DOWN La presión de llegar a la Super Bowl que se juega en su estadio puede pasar factura a un equipo que por calidad y tradición será de nuevo mirado con lupa. Jugar una de las divisiones mas duras de la NFL. La incógnita del efecto Adams y su repuesto Doug Free.

 

Comenta la actualidad de los DALLAS COWBOYS en su Post Oficial de nuestro foro.