Bragging Rights

1142

La imagen del coordinador ofensivo Greg Davis y el entrenador de defensive ends Oscar Giles abriéndose camino entre los aficionados para alcanzar la pila de jugadores de los Longhorns formada en el centro del campo, tras finalizar el partido, simboliza la química, liderazgo y generosidad de un squad que había tenido que soportar en la sombra durante esta offseason y parte de la temporada, la publicidad de los Sooners como grandes candidatos al campeonato nacional y máximos favoritos al título de conferencia. De ahí que esta victoria sea la reivindicación de un programa que hasta hace unos meses, aún continuaba echando en falta la marcha a la NFL de Vince Young. Sin ir más lejos, este éxito es el más importante de los pupilos de Mack Brown desde aquel campeonato nacional del 2005 ante USC.

La clave indudablemente se encontró en X’s y O’s, donde el OC Greg Davis adivinaría el punto débil de la defensa de los Sooners; contener al tight-end rival. El problema es que Texas no tiene un TE como Vince Young lo tenía entonces en David Thomas, y los Longhorns tuvieron que improvisar recolocando a Jordan Shipley tres yardas fuera del tackle como un tight-end falso, obligando a los Sooners a defenderle con un safety o con un linebacker, y su aportación alcanzó su máxima plenitud cuando el MLB Ryan Reynolds tuvo que abandonar el partido debido a una rotura de ligamentos (una vez más) que acaba prematuramente con su temporada.

SKINNER Y LOS ‘DEACS APARECEN JUSTO A TIEMPO

Con esta victoria los Demon Deacons se hacen con el control de su destino en la ACC, mientras que los (teóricamente) súper Tigers del coach Tommy Bowden, quienes buscan desde 1991 devolver el título de conferencia a Death Valley, es posible que a partir de ahora lo que busquen sea un nuevo entrenador para el programa de football (Actualización de última hora; Clemson cesa a Bowden y lo sustituirá como interino el asistente y coordinador de WRs Dabo Swinney). Wake Forest sobrepasaría en todo durante toda la noche a Clemson, sin embargo, hasta los últimos minutos, tropezarían continuamente.

A pesar de dominar defensivamente el partido, los ‘Deacons creyeron tener, en todo momento, el partido sentenciado ante las “tortugas” de Tommy Bowden, y esto no pudo ser nunca más aparente que en el primer drive de la noche de Wake. Tras 3 jugadas de carrera para 63 yardas totales, rápidamente acercó a los ‘Deacons a la yarda 1 de Clemson con un nuevo set de downs, pero en las siguientes 3 jugadas terrestres, Wake perdería 6 yardas y en el intento de fieldgoal, un error del holder Ryan McManus obligaba a que el PK Shane Popham errase el intento de 25 yardas, un Popham que remplazó en el último minuto a la súper estrella Sam Swank debido a una lesión. Con un Swank sano, los ‘Deacs habrían conseguido establecer un margen de dos posesiones antes del primer TD de Clemson, consiguiendo que la noche hubiese sido más placentera, ya que mientras Wake Forest hizo todo salvo anotar, Clemson simplemente no hizo nada durante los dos primer cuartos y medio del partido. El veloz wide-out Jacoby Ford (quien sufriría una lesión en los últimos instantes), con una recepción de circo evitaría el drop sobre un lanzamiento underneath del QB senior Cullen Harper (15 de 35 para 177 yardas, 1 TD y 1 INT), para adentrarse en la endzone con 7 segundos para finalizar el tercer cuarto y los pupilos de Bowden se situaban sorprendentemente por delante en el marcador. En los primeros compases del último cuarto, tras una intercepción del CB Alphonso Smith sobre Cullen Harper retornada hasta la 16 de los Tigers y que parecía que devolvía el mando en el partido a Wake Forest, el tight-end Ben Wooster dejaba caer un lanzamiento perfecto de Riley Skinner (22 de 34 para 186 yardas y 1 TD, además de 11 carreras para 73 yardas) en la yarda 1 de Clemson y los pupilos de Bowden volvían a salvar milagrosamente otra nueva situación, reduciendo la posesión a un FG de 32 yardas de Shane Popham. Ahora eran los ‘Deacons quienes se preguntaban sí volverían a disponer de otra nueva oportunidad. Enfrentándose a un 3th down y 24 yardas sobre su propia yarda 8 con apenas 9 minutos para finalizar el partido, Skinner conectaba mágicamente con DJ Boldin, superando un momento crítico del partido y manteniendo el drive vivo, para más tarde volverse a aliar con el propio DJ Boldin en un lanzamiento de 7 yardas para TD con tan sólo 5:28 sobre el tiempo reglamentario. (Resultado: 7-12)

SHIPLEY GUÍA A TEXAS EN LA COTTON BOWL

Los Loghorns llegaban a su anual Red River Shootout ante los Oklahoma Sooners como auténticos underdogs y confiando en que la nueva defensa del antiguo coordinador defensivo de Auburn, Will Muschamp, fuese capaz de minimizar el que para muchos es el mejor ataque de todo el país. Durante los primeros compases de la primera parte, simplemente este objetivo fue una utopía y ya en el primer drive de todo el partido, Sam Bradford (28 de 39 para 387 yardas, 5 TDs y 2 INTs) enviaba sobre el lado izquierdo un lanzamiento bajo para el WR Manuel Johnson, quien lanzándose aparentemente rompía el plano de la endzone, aunque en la repetición se pudo comprobar como su rodilla derecha descubría el down-by-contact a escasas pulgadas de la endzone y con el balón fuera del plano de la misma. En una constante del partido y algo que a la postre sería clave en el upset (sobre el papel) de Texas sobre el No.1 consensuado del país, los Longhorns responderían inmediatamente a la anotación de Manuel Johnson, gracias a la conexión entre Colt McCoy y el WR senior Quan Cosby (9 recepciones para 122 yardas), llegando a la yarda 7 de OU, aunque Texas se tenía que conformar con el FG de 26 yardas del PK junior Hunter Lawrence. En el segundo cuarto, Bradford se aliaba ahora con una de las sensaciones de la temporada, el WR freshman Ryan Broyles, quien se aprovechaba de un lanzamiento desviado por el TE junior Jermaine Greshman al no ser capaz de mantener el control, anotando con fortuna un lanzamiento de 8 yardas para TD. Sin embargo, cuando parecía que Oklahoma se adueñaba del partido, se produjo una de las jugadas claves en el desenlace del encuentro, la estrella absoluta del showdown, el WR senior Jordan Shipley, retornaba el kickoff 96 yardas para TD rompiendo el momentum de los Sooners. No obstante, en la siguiente posesión debido a una laguna en la joven secundaria de los Longhorns, Bradford encontraba completamente abierto a la súper estrella Jermaine Gresham (5 recepciones para 90 yardas y 1 TDs), quien se escapaba 52 yardas para TD. Como apuntábamos previamente, los Longhorns siempre fueron capaces de contestar las anotaciones de los Sooners, y Colt McCoy (28 de 35 para 277 yardas y 1 TD), aliado únicamente con sus targets favoritos, Quan Cosby y Jordan Shipley, acercaba a Texas a la yarda 8 de OU, donde el RB freshman Cody Johnson anotaba en 3rd down un TD de carrera de 1 yarda. El CB freshman Earl Thomas, con una acción de puro talento sobre Gresham, interceptaba a Bradford en la yarda 33 de Texas, y en la primera jugada desde la línea de scrimmage, Quan Cosby volvía a batir a su marca con una espectacular recepción de 36 yardas y que dejaba en bandeja el FG de 33 yardas de Hunter Lawrence, reduciendo la distancia en el marcador a tan sólo un punto antes del descanso.

En la segunda parte, los Sooners conseguirían parar a Texas con un tres-y-fuera y Bradford, aprovechando el puss-rush de los ‘Horns, conectaba en un screen-play con el elusivo wide-out Manuel Johnson (6 recepciones para 85 yardas y 2 TDs), quien anotaba un TD de recepción de 14 yardas, sin embargo, Colt McCoy, aprovechándose de la baja en el centro del MLB Ryan Reynolds debido a una rotura de ligamentos (fuera para el resto de la temporada), respondía encontrando en un crossing-route en la endzone a Jordan Shipley (11 recepciones para 112 yardas y 1 TDs, además de 2 kickoffs para 113 yardas). El DE estrella de Texas, Brian Orakpo, imponía su poderío frente al tackle del blind-side Phil Loadholt, y forzaba un fumble que el propio Loadholt recuperaba inmediatamente, sin embargo, Oklahoma comenzaba a sufrir la presión del front-seven de Texas y el punter Mike Knall salía al campo para alejar la posesión. Colt McCoy ejecutaba un scramble de 18 yardas saliéndose por la banda, y los cebras penalizaban con falta personal un mínimo roce sobre el QB junior, que acercaba a los Longhorns a la yarda 11 de OU, donde McCoy con un roll-out sobre el lado derecho debido a la asfixiante presión y sin encontrar un receptor abierto, enviaba un lanzamiento desesperado a la endzone que aparentemente parecía interceptado por la secundaria Boomer Sooner, sin embargo, en una decisión polémica sobre la posesión tras la intercepción, los oficiales sorprendentemente permitían el FG de 28 yardas de Lawrence, que situaba a Texas por primera vez en toda la tarde por delante en el marcador en el primer déficit de los Sooners en toda la temporada.

En el último y definitivo cuarto, Bradford volvía a encontrar por tercera vez a Manuel Johnson en un TD de recepción de 14 yardas, sin embargo, en 3th down y 8 yardas, Shipley con un nuevo crossing-route por detrás del LB sophomore Brandon Crow (quien sustituía a Reynolds), volvía a desmarcase para conseguir una recepción de 38 yardas y ser parado en su sprint por el safety Nic Harris sobre la yarda 1 (tras ser revisado por los oficiales). Cody Johnson volvía a anotar su segundo touchdown terrestre en sendas situaciones de 1 yarda y tras un inmediato tres-y-fuera de los Sooners, el reconvertido back senior (fue un receptor estelar en el instituto), Chris Ogbonnaya (15 carreras para 127 yardas, además de 4 recepciones para 27 yardas), quien experimentó su segunda titularidad en toda su carrera, se escapaba, en un hand-off en shotgun de McCoy, sobre el lado derecho con un big-play de carrera de 62 yardas, dejando de nuevo el TD en bandeja a Cody Johnson y subiendo al marcador una ventaja de 10 puntos a falta de 4 minutos, insalvable y definitiva para los Sooners. (Resultado: 45-35)

Texas y Oklahoma se combinarían para 80 puntos rompiendo el récord de más puntos en los 103 duelos de este legendario rivalry game. Texas vencería a Oklahoma, como número 1 ranqueado, por primera vez desde 1963 y esta es, además, la primera vez que los Sooners, bajo el coach Bob Stoops, pierden un partido de la temporada regular donde consiguieron al menos 35 puntos. Bradford, con 387 yardas de pase y 5 TDs, conseguiría los guarismos más altos por un quarterback de Oklahoma frente a Texas.

CENICIENTA DESCARRILA EN STARKVILLE

Mississippi State contuvo a Vanderbilt a únicamente 109 yardas de ataque total, pero los Commodores aún fueron capaces de anotar dos carreras cortas; un QB-sneak de Chris Nickson y una de 2 yardas del RB senior Jeff Jennings, para mantenerse vivos. El ataque de los Bulldogs no estuvo demasiado preciso (261 yardas totales), sin embargo se sostuvo en el juego terrestre del RB junior Anthony Dixon (27 carreras para 107 yardas), en el TD de recepción de 4 yardas de Brandon Henderson y en la carrera de 3 yardas del RB backup Christian Ducré, que, además, situó a MSU con una ventaja de 10 puntos sobre el marcador en los últimos instantes del partido. Gran mérito de la victoria lo tuvo la dominante D de los Dawgs que permitió a los ‘Dores convertir 1 sólo intento de 3rd down sobre los 10 totales que dispusieron. (Resultado: 14-17)

LOS ‘HEELS SE SOBREPONEN AL JUEGO DE CLAUSEN

En el primer drive de toda la tarde de los Irish en Chapel Hill, el QB sophomore Jimmy Clausen (31 de 48 para 383 yardas, 2 TDs y 2 INTs) se echaba a las espaldas el ataque y con un lanzamiento perfecto sobre el hombro derecho de Golden Tate, conectaba en la endzone con el wide-out sophomore en un lanzamiento de 19 yardas para TD. Ahora era el back sophomore Armando Allen, quien con un sólido juego terrestre, lideraba el camino al FG de 42 yardas del PK sophomore Brandon Walker, mientras que nuevamente en la siguiente posesión de los Irish, un magnífico Clausen volvía a tomar la responsabilidad ofensiva de Notre Dame y conectaba con un lanzamiento profundo de 47 yardas sobre Golden Tate (5 recepciones para 121 yardas y 1 TD), quien realizaba una recepción espectacular sobre la cara del CB sophomore Kendric Burney, para que la mega estrella true freshman Michael Floyd (6 recepciones para 93 yardas y 1 TD) cerrara el drive anotando en la endzone con un hook, un lanzamiento de 7 yardas de Jimmy Clausen. El ataque de North Carolina (sin su estrella, el WR senior Brandon Tate, desde el primer cuarto debido a un esguince de rodilla), fracasaría durante toda la primera parte en alcanzar la endzone de ND y se tendría que consolar con los FGs de 41 y ambos de 42 yardas del PK Casey Barth.

Los pupilos del coach Butch Davis fueron incapaces de detener el preciso juego aéreo de los Irish durante toda la primera parte, sin embargo, la defensa liderada por el DC Everett Withers se ajustaría al descanso y gracias a un drop en cobertura, sobre el slant route, del MLB sophomore Quan Sturdivant, era interceptado por él mismo en la primera jugada de toda la segunda parte de los Irish y retornada 32 yardas para TD, rompiendo drásticamente el momentum del partido. No obstante, Jimmy Clausen se sobrepondría a su ingenuo error y guiaba a los Irish en un nuevo sólido drive de 4 minutos, 11 jugadas y 72 yardas que era finalizado con un carrera de 2 yardas del RB junior James Aldridge, sin embargo, es entonces cuando aparecía la figura del QB junior Cameron Sexton (18 de 32 para 201 yardas), quien guiaba a los Tar Heels en su primer drive realmente productivo de toda la tarde (14 jugadas y más de 5 minutos), finalizado con la anotación terrestre de 1 yarda del RB sophomore Ryan Houston. El DT junior Aleric Mullins, con un zarpazo, forzaba el fumble de Clausen en el pocket que era recuperado por él mismo y Cameron Sexton con un boot-leg sobre el lado derecho, saltaba por encima del safety Kyle McCarthy y aterrizaba en la endzone con un scramble de 4 yardas para TD. Los pupilos del coach Charlie Weis aún tuvieron dos oportunidades claras de superar la diferencia: En la primera, Clausen y Michael Floyd se desentendían completamente sobre un go-pattern y el ballhaking safety Deunta Williams interceptaba mansamente el lanzamiento, tirando por la borda un consistente drive de 10 jugadas y más de 5 minutos. En la segunda oportunidad, los cebras, equivocadamente, señalizaban como incompleto un genial lanzamiento sobre un roll-out de Cameron Sexton, y los Irish recuperaban en su propia yarda 18 y con 1:47 la posesión. Clausen volvía a guiar a ND con un drive más, amenazando la yarda 33 de UNC, y con 11 segundo sobre el reloj, completaba un lanzamiento de 24 yardas por el centro sobre Floyd que el joven wide-out, con dos defensores en su espalda, era incapaz de controlar provocando un fumble recuperado por el safety Trimane Goodard. La decisión sobre el campo sería debatida por los cebras, y tras varios minutos de angustia (de lo contrario aún habrían quedado 5 segundos), finalmente sería confirmada por los oficiales con un Kenan Stadium que estallaba de júbilo. (Resultado: 24-29)

Era la primera vez que UNC recibía a Notre Dame en Chapel Hill desde los tiempo de Joe Montana en 1975 y la primera oportunidad en diez años que jugaban ante su público como ranqueados, además, esta es únicamente la segunda victoria de los ‘Heels en los 18 duelos de estas series y con este éxito, North Carolina se sitúa con un 5-1, su mejor arranque desde la última temporada de Mack Brown como Tar Heel en 1997.

UGA SE VENGA CON ALGÚN APURO

Georgia estaba disfrutando de una tarde placentera en Sanford, tras la conexión de Matthew Stafford de 37 yardas con el FB sophomore Shaun Chapas que el otro fullback, el titular, Brannan Southerland (volvía tras dos operaciones de pie) finalizaba con un TD de carrera de 1 yarda, además de los 2 FGs de 34 y 20 yardas del PK freshman Blair Walsh. Durante esos instantes, el RB senior Arian Foster se encontraría completamente desasistido, mientras que el QB sophomore Nick Stephens (ha robado el puesto a Jonathan Crompton), en su debut en la SEC como titular (sólo dos titularidades en toda su carrera), sufriría la incompetencia de la línea ofensiva de los Vols, sin embargo, en la primera oportunidad de protección que tuvo, Stephens nos mostró su poderoso brazo con un lanzamiento profundo de 60 yardas sobre el WR Denarius Moore, en un drive que sería rematado en la endzone por el all-around WR Gerald Jones a lanzamiento del propio Stephens. En el kickoff, Richard Samuel cometía un error de novato en la recepción colocando a UGA sobre su propia yarda 2 a 2:24 del descanso, sin embargo, los Dawgs se aprovechaban de un inexistente helmet-to-helmet del safety Demetrice Morley sobre el WR Mohamed Massaquoi (5 recepciones para 103 yardas y 1 TD) y de una falta personal del CB DeAngelo Willingmam sobre Demiko Goodman, que colocaba a Georgia en la yarda 9 de los Vols a falta de 14 segundos, donde Stafford conectaría en la endzone con Massaquoi. En la segunda parte, Matthew Stafford (25 de 26 para 310 yardas, 1 TD y 2 INTs) conducía con marcha triunfal a UGA a la endzone rival, hasta que en un error de comunicación entre el propio Stafford y Michael Moore sobre el patrón a efectuar en la endzone, finalizaba con la sencilla intercepción del ball-hawking safety Eric Berry, quien la retornaba 54 yardas hasta la 46 de UGA, y a continuación, el QB Nick Stephens (13 de 30 para 208 yardas y 2 TDs) encontraba en la esquina derecha de la endzone a Lucas Taylor en un lanzamiento de 12 yardas para TD. En el último cuarto, UGA se adueñaría de la posesión (al final del partido 42:09 sobre 17:51), eliminando al ataque de Tennessee y sumando dos nuevos FGs de 41 y 28 yardas de Walsh. Este es el peor arranque de los Volunteers en la SEC (0-3) desde el 2000 y su peor balance general (2-4) a estas alturas desde 1988. (Resultado: 14-26)

LO PROMETIDO POR TEBOW ES DEUDA

Tras la derrota ante Ole Miss en The Swamp, y como apuntamos sobre estas líneas, Tebow enojado tras la inesperada derrota ante los Rebels, prometería ante los medios que sus Gators lucharían como nunca por recuperar el prestigio perdido, y el actual Heisman Trophy; “Creo que llegábamos resentidos a este partido”, nos regaló su mejor actuación en lo que llevamos de año. En únicamente la segunda jugada desde la línea de scrimmage de todo el partido, Tim Tebow (14 de 21 para 210 yardas y 2 TDs, además de 12 carreras para 22 yardas y 1 TD) con un ajustado touch-pass profundo y tras ser previamente tocado por un defensor de LSU, era recogido mansamente por el jugador menos adecuado, Percy Harvin (6 recepciones para 112 yardas y 2 TDs), quien en campo abierto se escapaba completamente solo para anotar un TD de recepción de 70 yardas, el más largo de toda su carrera. LSU, sin embargo, se vería superado a ambos lados del balón en la batalla de las trincheras y además los propios Tigers tampoco disfrutaban de su mejor noche con continuos drops y desajustadas ejecuciones (2 tres-y-fuera consecutivos y una intercepción del LB Brandon Spikes), algo que aprovechó Florida durante el primer cuarto para ampliar la diferencia sobre el marcador con un FG de 20 yardas del PK Jonathan Phillips y con un TD de recepción de 7 yardas sobre un slant-route de Percy Harvin, aprovechándose del claro desemparejamiento sobre un linebacker de los Tigers, quien, en lugar de golpear a Harvin sobre la línea de scrimmage, decidió regalar la posición al jugador más elusivo sobre el terreno de juego.

A partir de entonces, el coach Les Miles buscó solución inmediata a la apatía de su ataque (sólo Harvin tenía más yardas que todo el ataque de LSU), y como parte de su habitual rotación, situó sobre el campo al QB Andrew Hatch, quien en una de sus primeras acciones del partido, ejecutaba pobremente un hand-off sobre el RB Charles Scott (este es el problema de un sistema dual de QBs) provocando un fumble sobre su yarda 48 que era recuperado por el LB AJ Jones. Florida, no obstante, no aprovechó el turnover, pero tampoco los Bayou Bengals, quienes con la graduación de sus antiguos titulares han perdido claramente playmakers, inquietaban a la defensa de los Gators. A falta de cinco minutos aproximados para finalizar el partido, Urban Meyer despojaría de su game-plan algo que descubrió ante Arkansas, el sensacional runningback-by-committee que le provee Chris Rainey (Mr. Outside) y Jeff Demps (Mr. Inside) y el dúo de backs le acercaría hasta la redzone de LSU, donde Jonathan Phillips anotaba un FG de 34 yardas con menos de un minuto sobre el reloj. Entonces se produjo la decisión más polémica por parte de los cebras de todo el partido. Jonathan Phillips ejecutaba una patada muy ajustada que era recogida por el RB Keiland Williams con un pie claramente sobre la línea de banda en su propia yarda 13. Como es habitual en college, la jugada pasaría a revisarse pero comprobándose que la patada de Phillips no hubiese salido por banda antes de que Keiland Williams lo recogiese para realizar su retorno de kickoff, como todo el staff técnico y la banda de los Tigers reclamaba. La realización tenía el ángulo perfecto y se podía ver como el balón claramente no traspasaba la línea de banda, sin embargo, los oficiales (con la regla en la mano) opinaron lo contrario y decidieron dar la posesión a LSU sobre su propia yarda 40. Jarrett Lee (23 de 38 para 209 yardas, 2 TDs y 2 INTs) encontraría con un lanzamiento de 25 yardas a un desasistido toda la temporada Terrance Tolliver y conectaba rápidamente 8 yardas por el centro con el TE Richard Dickson para acercase a la redzone de los Gators. Ese momento lo aprovechaba el OC Gary Crowton para mandar un call made-in Meyer en sus años en Utah con un lanzamiento de Lee sobre LaFell, quien ejecutaba un pase lateral sobre el velocísimo Trinton Holliday, escapándose 15 yardas hasta la 6 de UF, donde Jarrett Lee con un back-foot pass ante la presión de Spikes, encontraba abierto en la esquina de la endzone al WR Chris Mitchell.

En el primer drive de toda la segunda parte, Jarrett Lee se aliaba con los wide-outs Demetrius Byrd (6 recepciones para 73 yardas) y Brandon LaFell (7 recepciones para 59 yardas), y lideraba a LSU hasta las puertas de la redzone de los Gators, donde Trinton Holliday explotaba con un nuevo big-play de carrera de 20 yardas y Andrew Hatch anotaba un scramble para TD de 3 yardas. Y ese instante fue el momento que los Bayou Bengals más cerca estuvieron de pelear por la victoria (14-20), ya que en la siguiente posesión, Tebow se echaba a la espalda el equipo, conectaba 37 yardas con el WR Louis Murphy, para anotar personalmente con un fake de roll-out sobre el lado derecho, una carrera de 3 yardas sobre el izquierdo. En la siguiente posesión de los Gators, tras parar inminentemente con un tres-y-fuera a LSU, el velocísimo RB true freshman Jeffrey Demps (10 carreras para 129 yardas y 1 TDs) se escapaba 42 yardas para TD y más tarde, el LB junior Brandon Spikes, cayendo en cobertura, leía los ojos de Jarrett Lee e interceptaba su lanzamiento retornándolo 52 yardas para TD, sentenciando definitivamente el partido y acabando con la racha de LSU de 19 victorias consecutivas de noche y 23 consecutivas dentro del tiempo reglamentario. Esta es la peor derrota de los Bayou Bengals desde el 31-0 que recibieron en Baton Rouge en 2002 ante Alabama cuando el propio Nick Saban lideraba el programa, además de la sexta victoria consecutiva para el equipo local siempre que los dos previos campeones nacionales se han enfrentado (un matchup que no se producía desde 1990 con Notre Dame y Miami). (Resultado: 21-51)

COSER Y CANTAR PARA LOS ‘LIONS

Por segunda semana consecutiva, Penn State no necesitó que su legendario entrenador Joe Paterno dirigiese a su squad desde la banda, es más, el eterno coach de 81 años de edad perfectamente pudo haberse quedado descansando tranquilamente en State College de sus molestias en la cadera, ya que sus Nittany Lions devastarían a Wisconsin justamente en el momento que el WR senior Derrick Williams se escaparía 63 yardas en un retorno de punt en el segundo cuarto para romper el sino del partido, como el propio JoePa confesaría. Anteriormente, el QB Daryll Clark (16 de 25 para 244 yardas, 1 TD y 1 INT), liderando genialmente de nuevo a PSU, demostraría su compromiso soportando el terrible golpe del OLB DeAndre Levy para ejecutar el pitch en el último segundo sobre el RB sophomoreEvan Royster, en un TD de carrera de 2 yardas, aunque tras el TD de retorno de punt de Derrick Williams (su quinto en PSU, el número más alto para un jugador bajo las órdenes de Paterno), Allan Evridge conectaría sobre un cross-route 42 yardas con la súper estrella Travis Beckum para anotar él mismo, con un scramble junto al pylon, un TD de carrera de 5 yardas, y ahí murieron los Badgers, quienes sufrieron su peor derrota desde la era del coach Don Morton en 1989. Es la primera vez desde 2002 que UW sufre tres derrotas consecutivas en su debut de conferencia (Michigan, Ohio State y Penn State) y esta es la tercera peor derrota del programa en Camp Randall en los últimos 20 años. El momento definitivo para los Badgers se produjo sobre su propia yarda 8 justo antes del descanso, cuando Allan Evridge (quien se cuestiona su titularidad ante Dustin Sherer) sufriría un sack y perdería el control del balón gracias a la fantástica jugada del MLB junior Josh Hull, quien recuperaba la posesión en la yarda 16 de UW y junto a la interferencia en el pase del CB Allen Langford, dejaba en bandeja el TD de carrera de 2 yardas de Clark, situando un 24-7 antes del descanso. Las palabras de Evridge (2 de 10 para 50 yardas y 1 INT) en ese instante fueron contundentes; “Hubo obviamente una gran cantidad de dolor para todo el mundo. No es divertido volver tras una pérdida como esa. Esos tíos simplemente jugaron espectacular y nos pasaron por encima en todos los niveles”. Es el undécimo arranque de PSU con un 7-0 y el primero desde 1999. (Resultado: 48-7)

LOS COWBOYS DEJAN GROGUI A MIZZOU

Las opciones de Heisman de Chase Daniel quedaron totalmente congeladas este pasado sábado noche, del mismo modo que las esperanzas de Missouri de luchar por el campeonato nacional. Los Cowboys del coach “I am a man” Mike Gundy consiguieron frenar el prolífero ataque de los Tigers, interceptando a Chase Daniel (39 de 52 para 390 yardas, 1 TD y 3 INTs, además de 7 carreras para 46 yardas) en tres oportunidades durante la segunda parte. Tras 58 minutos de juego y con únicamente 5 puntos por debajo, gran parte de los aficionados que abarrotaban las 70.000 localidades del Memorial Stadium, se encontraban seguros de que su preciso y sensacional quarterback, con la posesión sobre su propia yarda 41, sería capaz de mantener a Mizzou imbatida y con sus opciones intactas, sin embargo, la defensa de Oklahoma State tenía otros planes y el Will LB junior Patrick Lavine interceptaba a Daniel dentro de la 31 de OSU a falta de 1:41 para finalizar el partido.

Durante gran parte de la noche, el peor enemigo de Missouri fue la propia Missouri, que vio como sus wide-outs Danario Alexander y Tommy Saunders no paraban de dejar caer pases completamente abiertos, arruinando varios drives. Un drop del propio Alexander finalizaría en una intercepción sobre la yarda 20 de OSU, mientras que un error de Saunders en la yarda 1 de OSU, acarrearía un FG bloqueado sobre el PK Jeff Wolfert. Todos estos errores evitaron que Mizzou construyese una cómoda ventaja durante los primeros minutos, no obstante, la defensa de los Cowboys presionaría con agresividad y contundencia a Daniel durante toda la noche, mientras que anularían el juego terrestre de los Tigers (65 yardas totales), provocando varios tres-y-fuera sobre el dinámico ataque del coach Gary Pinkel. Antes de la intercepción de Lavine, es necesario apuntar la efectuada por el safety Andre Sexton con 8:03 en el último cuarto, que guiaría al lanzamiento de 31 yardas para TD del QB junior Zac Robinson (19 de 28 para 215 yardas, 2 TDs y 1 INT) sobre el WR Damian Davis a falta de 6:30 para finalizar el partido. El ataque de Oklahoma State anotaría lo suficiente para imponerse en este duelo de imbatidos en la BigXII, sin embargo, sería la defensa de los Boys, con presencia, poder y pass-rush, la que marcaría la diferencia en esta batalla, complicando la noche a un Daniel, quien en muy pocas ocasiones como Tiger había sufrido tantas complicaciones en un mismo día. (Resultado: 28-23)

Esta es la segunda victoria de Oklahoma State ante un equipo ranqueado dentro del Top 10 en sus últimos 36 partidos (batieron a Oklahoma en el 2001 con Les Miles de entrenador). Con 6-0, los Cowboys igualan su mejor segundo arranque en la historia del programa (1997), y solamente el squad de 1945, quienes finalizaron 9-0, tuvo un mejor inicio.

EL POWER-RANKING

Nueva semana de college con gran impacto sobre los rankings, donde la histórica victoria de Texas en el Red River Shootout frente a Oklahoma (antiguo #1 consensuado) le situa como número 1 absoluto del AP Poll en temporada regular, por primera vez en 24 años. Además, el salto de Texas desde el No.5 a lo alto del ranking, es el más grande desde que Miami lo hiciese desde el No.6 al No.1 el 29 de Agosto de 1988, tras vencer 31-0 al número 1 de la preseason, Florida State. Sin el ranking del ordenador Wolfe aún disponible y a varios días (19 de Octubre) de que sea liberado el primer ranking BCS de la temporada, la imagen del mismo, a día de hoy, es bastante clara, con Texas (No.1 en ambos polls humanos y en cuatro de 5 ordenadores) y Alabama (No.2 consensuado en el resto) luchando por el título sí hoy mismo terminase la temporada regular. Por segunda semana en esta temporada, 4 equipos del Top 10 mordieron el polvo, donde Missouri con su derrota en Columbia ante Oklahoma State, ve caer su stock 8 puestos hasta el número 11. California (#24 AP Poll y #22 USA Today) es el único equipo en esta semana que consigue dar el salto al ranking.

1- Texas [ AP Poll: #1 | USA Today: #1 ]
Tras la gran victoria ante OU, nuevo showdown en la BigXII ante unos heridos Tigers. Han ganado los últimos cuatro por una media de 23 puntos.
Próximo encuentro: Sábado contra Missouri

2- Alabama [ AP Poll: #2 | USA Today: #2 ]
Partido trampa para ‘Bama en el BDS, aunque lideran las series ante los Rebels 44-9-2 con 4 victorias consecutivas y 20 de los últimos 23 duelos.
Próximo encuentro: Sábado contra Ole Miss

3- Penn State [ AP Poll: #3 | USA Today: #3 ]
PSU busca venganza tras 9 derrotas consecutivas ante UM siempre que visitan Happy Valley, además de haberles spoileado la temporada del 05.
Próximo encuentro: Sábado contra Michigan

4- Oklahoma [ AP Poll: #4 | USA Today: #6 ]
Liderarían a Texas gran parte de la tarde, pero los momentos claves no fueron crimson y ahora buscan mantener la racha de 21 W en Norman.
Próximo encuentro: Sábado contra Kansas

5- USC [ AP Poll: #6 | USA Today: #4 ]
Los Trojans pasaron por encima de ASU, pero existe preocupación por el estado de la rodilla de Mark Sanchez, quien lanzó 3 intercepciones.
Próximo encuentro: Sábado en Washington State

6- Florida [ AP Poll: #5 | USA Today: #7 ]
Finalmente, los Gators han encontrado a sus RBs, y con la velocidad y dinamismo de Demps y Rainey, las posibilidades de UF ahora asustan.
Próximo encuentro: Sábado contra Kentucky

7- Oklahoma State [ AP Poll: #8 | USA Today: #10 ]
Subieron al marcador 402 yardas totales en ataque, interceptaron 3 veces a Daniel y siempre que Mizzou atacaba, ellos conseguían responder.
Próximo encuentro: Sábado contra Baylor

8- Brigham Young [ AP Poll: #9 | USA Today: #8 ]
BYU se enfrenta este jueves noche a su examen más complicado del año, donde se enfrentarán a la mejor defensa del país según la NCAA.
Próximo encuentro: Jueves en TCU

9- Texas Tech [ AP Poll: #7 | USA Today: #5 ]
Los escépticos de los Raiders volvimos a recibir otra nueva muestra tras el duelo ante Nebraska, quienes consiguieron 471 yardas de ataque.
Próximo encuentro: Sábado en Texas A&M

10- Georgia [ AP Poll: #10 | USA Today: #9 ]
Los Dawgs volvieron a recibir un nuevo golpe en su OL con la lesión del tackle Vince Vance, algo que puede ser definitivo inminentemente.
Próximo encuentro: Sábado contra Vanderbilt

11- Ohio State [ AP Poll: #12 | USA Today: #11 ]
Algo sigue sin funcionar en el ataque de OSU (sólo 222 yardas ante Purdue), aunque su D les mantuvo fuera de la redzone durante toda la tarde.
Próximo encuentro: Sábado en Michigan State

12- Utah [ AP Poll: #14 | USA Today: #13 ]
Su D y los equipos especiales (con una INT retornada y un punt bloqueado retornado para TD y 2 FGs de Sakoda), cimentaron la pasada victoria.
Próximo encuentro: Sábado contra Colorado State

13- Missouri [ AP Poll: #11 | USA Today: #12 ]
Daniel sufrió ante OSU como nunca lo había hecho, pero busca vengar su actuación y la derrota ante el ahora No. 1 consensuado de todo el país.
Próximo encuentro: Sábado en Texas

14- LSU [ AP Poll: #13 | USA Today: #14 ]
Duelo peligroso ante una USC que comienzan a despegar con Stephen Garcia. LSU necesita recuperar a su D tras la pesadilla de Gainesville.
Próximo encuentro: Sábado en South Carolina

15- Boise State [ AP Poll: #15 | USA Today: #16 ]
La D de los Broncos estuvo fantástica en la difícil salida ante Southern Miss, conteniéndoles 200 yardas por debajo de su media habitual.
Próximo encuentro: Sábado contra Hawaii

Completan el Power-Ranking: 16- North Carolina, 17- Kansas, 18- Virginia Tech, 19- Michigan State, 20- Wake Forest, 21- Vanderbilt, 22- California, 23- Ball State, 24- Tulsa y 25- Georgia Tech

Mención especial: TCU, Minnesota, South Carolina, Pittsburgh y Boston College

EL “HEISMANÓMETRO”

1 – Colt McCoy (QB Texas): La candidatura de McCoy necesitaba una victoria con trascendencia a nivel nacional para acaparar la atención de los votantes, y vaya sí lo consiguió este pasado sábado en el Red River Rilvalry, liderando la victoria sobre el antiguo No.1 consensuado de todo el país y sobre todo, demostrando algo que venía apuntando durante toda la presente temporada; extrema precisión con sus receptores (79,4% de pases completados), capacidad para realizar jugadas por tierra y protección del balón. Posiblemente, la jugada que firmó su excelente actuación se produjo cuando, tras esperar con mucha paciencia, conseguiría conectar con el WR Jordan Shipley en el fondo de la endzone en un lanzamiento para TD. McCoy conseguiría 4 de 6 para 59 yardas en 3rd down en la segunda parte en 4 drives que guiarían a Texas a 22 puntos. Sus números de esta semana ante Oklahoma: 28 de 35 para 277 yardas y 1 TD, además de 14 carreras para 31 yardas.

2 – Sam Bradford (QB Oklahoma): La diferencia entre McCoy y Bradford simplemente fue que el QB junior de Texas conseguiría jugadas en los momentos claves, ayudando a los ‘Horns a responder cada una de las anotaciones de los Sooners, para en los momentos finales sentenciar el rivalry game. No obstante, la actuación de Bradford fue extraordinaria; encontrando a sus receptores continuamente (actualmente No. 2 en eficiencia de pase de toda la nación) y mostrando lanzamientos muy ajustados, dando a Oklahoma cualquier oportunidad para la victoria. Sus 387 yardas aéreas son los guarismos más altos que jamás haya conseguido un QB de los Sooners ante los Longhorns. Sin duda, tanto la situación de Oklahoma como la del propio Sam Bradford ahora sería otra sí el QB sophomore hubiese sido capaz de liderar a OU en aquel último drive tras el 38-35 sobre el marcador. Sus números de esta semana ante Texas: 28 de 39 para 387 yardas, 5 TDs y 2 INTs.

3 – Chase Daniel (QB Missouri): Daniel tomó la iniciativa personalmente por tierra en demasiadas oportunidades, y fue bastante premonitorio para un ataque que funciona a su máxima plenitud cuanto más sencillo se despliega. Además, ya era de por sí era bastante extraño ver al propio Daniel con el 25 a la espalda en honor a su antiguo compañero  Aaron O’Neal, fallecido en el 2005. El QB titular de Mizzou tomó la responsabilidad de la derrota (“echarme todo sobre mi”), después de lanzar 3 intercepciones, algo también muy poco característico en su juego, aunque esta semana tiene la oportunidad de vengar la derrota en Austin, en un duelo que tiene marcado en rojo en su calendario desde la offseason, ya que, en su momento, fue subestimado por los Longhorns en el proceso de su recruiting. Sus números de esta semana ante Oklahoma State: 39 de 52 para 390 yardas, 1 TD y 3 INTs.

 

Artículo anteriorDe Madison al cielo
Artículo siguienteNémesis en The Valley
Israel Llata
Israel Llata es natural de Maliaño, una localidad de Santander (Cantabria). Ingeniero informático de profesión y aficionado al fútbol americano desde mediados de los años 90, asombrado por la habilidad atlética del quarterback Steve Young y aquellos exitosos 49ers. En los últimos tiempos centraría su mirada sobre un desconocido pero excitante college football, destapando su corazón como entusiasta aficionado de Alabama, una institución a la que rinde culto. Analiza en su columna semanal la jornada universitaria desde 2007. @israel_lata

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.