La fiebre del upset está de vuelta

1111

Pero no menos desastrosa fue la derrota de Florida en Gainesville ante Ole Miss. No obstante, los pupilos de Houston Nutt son toda una darkhorse en la SEC y podrían volver a demostrarlo el próximo 18 de Octubre en el Bryant-Denny Stadium ante Alabama. Sin embargo, los jóvenes pupilos de Nick Saban continúan con su precoz y meteórico ascenso y su brutal primera parte ante Georgia (contenidos a tan sólo 81 yardas) tiene en estado de shock a todo el país. Los más viejos del lugar cada vez que echan un ojo a las polls y ven a Alabama #2 del AP Poll y a Penn State imbatida, se echan a temblar creyendo haber retrocedido 29 años hasta 1979 donde los Crimson Tide de Paul “Bear” Bryant se coronarían campeones nacionales ante la también poderosa Penn State de Joe Paterno. El paso del tiempo ha mantenido las cosas intactas y gracias a dios, JoePa continúa paseando su legendaria figura por la banda de Beaver Stadium y en su victoria número 377, sus Nittany Lions son la gran esperanza de la conferencia Big10 gracias a un juego y un esperanzador inicio (5-0) que recuerda al de la exitosa temporada 2005.

Por el contrario, tras la derrota ante Maryland en Death Valley (20-17), el equipo más talentoso de la era de Tommy Bowden en Clemson se encuentra actualmente con un mediocre record de 3-2 y sus fanáticos se han resignado a la posibilidad de que ningún equipo entrenado por Bowden vaya alguna vez a pasar de la Chick-fil-A Bowl. Mientras tanto, el programa del coach Al Groh se hunde en el fondo del mar. Una cosa es tener una temporada de retroceso en tus aspiraciones y otra es caer 31-3 ante Duke. Virginia, tras disputar la Gator Bowl la pasada temporada, va dirigida de cabeza a un desastroso 1-11. Sin duda, ambos programas han invertido su tiempo y dinero en un dúo de entrenadores que jamás superarán lo que una vez lograron.

Y por estas cosas y por cada una de las previsiones de los “expertos” destruidas durante este pasado fin de semana, es por lo que uno debe de amar como un tesoro el college football.

USC SUCUMBE CON UNA PRIMERA PARTE INEXISTENTE

Tras un slant route del WR Patrick Turner, Stafon Johnson (7 carreras para 48 yardas) sería parado por detrás de la línea de scrimmage contundentemente en 3th down en la primera secuencia de downs de los Trojans del partido y a continuación, los Beavers con posesión en su yarda 40 y atacando el corazón de la línea defensiva de USC con el undersized y eléctrico RB Jacquizz Rodgers corriendo entre tackles, conseguían adelantarse en el marcador con una carrera de 8 yardas tras recepción de James Rodgers para TD (aunque aún dudo de que el balón rompiese realmente el plano de la endzone). A partir de entonces, los Trojans posiblemente demasiado confiados en sus posibilidades, experimentarían una dominación absoluta a ambos lados del balón durante toda la primera parte, donde el RB Jacquizz Rodgers (37 carreras para 187 yardas y 2 TDs), sin que USC hallase respuesta, les acribillaría terrestremente con la mayor cantidad de yardas de carrera desde las 200 que Vince Young con Texas conseguiría para arrebatarles el campeonato nacional del 2006 en Pasadena.

En un intento absurdo por doblar la esquina, el RB Joe McNight (7 carreras para 10 yardas), rodeado de defensores, sería detenido 4 yardas por detrás de la línea de scrimmage y en su perseverancia perdería un fumble provocado y recuperado por el DE senior Victor Butler. Tras 3 tres-y-fuera consecutivos y apenas un primer down por parte de USC, el QB Lyle Moevao conectaba 15 yardas con la estrella (fuera prácticamente toda la pasada temporada) Sammie Stroughter (3 recepciones para 42 yardas) y 17 yardas con Jacquizz Rodgers, para finalizar la primera parte con un lanzamiento de 3 yardas al lateral izquierdo de la endzone, donde el CB Kevin Thomas rozaría la intercepción, sin embargo, el pase deflectado caería mansamente sobre las manos del hermano mayor de Jacquizz Rodgers, el WR sophomore James Rodgers (6 recepciones para 63 yardas y 2 TDs), subiendo al marcador un sorprende 0-21 al descanso.

En la segunda parte, los Trojans responderían en su primer drive con un lanzamiento del QB Mark Sanchez (18 de 29 para 227 yardas, 3 TDs y 1 INT) sobre el WR Ronald Johnson 26 yardas para TD y en la siguiente posesión, con un ajustado lanzamiento de 29 yardas sobre el lado derecho de la endzone de Sanchez a un Damian Williams (6 recepciones para 94 yardas y 1 TD) quien había conseguido batir a Greg Laybourn por velocidad junto a la banda para conseguir un parcial de 14-0. Parecía que los pupilos del coach Pete Carroll iban encaminados a una sensacional remontada, sin embargo, los Trojans solamente conseguirían dos primeros downs en sus primeras tres posesiones del último cuarto, mientras que la tercera posesión finalizaría con una intercepción clave del safety sophomore Greg Laybourn aprovechándose de un error de Mark Sanchez y retornándolo 29 yardas hasta la yardas 2 de los Trojans, donde Jacquizz Rodgers anotaría una carrera de 2 yardas en el primer intento, aunque el PK Sean Sehnem fallaría el punto extra, al igual que anteriormente con un FG bloqueado de 41 yardas. En ese momento (a falta de poco más de 2 minutos con 14-27 en el marcador), los aficionados de los Beavers comenzaron en masa a descender de las gradas al terreno de juego agolpándose civilizadamente junto a la banda, esperando expectantes a que se consumiese el upset, sin embargo, Ronald Johnson retornaba 50 yardas el kickoff hasta la 40 de Oregon State y en un drive de auténtica desesperación, Sanchez encontraba inmediatamente en la endzone a Patrick Turner (4 recepciones para 44 yardas y 1 TD) en un lanzamiento de 14 yardas situando un momentáneo y amenazante 21-27 a falta de 1:20 para finalizar el partido. Pero este intento de fugaz remontada fracasaría estrepitosamente en el momento en el que OSU recuperaba el intento de onsidekick de los Trojans. Moevao (18 de 28 para 167 yardas y 2 TDs) hincaba la rodilla en el suelo, mientras que en un estallido de júbilo, los fans de Oregon State saltaban al terreno de juego para celebrar junto a sus jugadores el terrible upset sobre el antiguo #1 del AP Poll.

Los Trojans que habían perdido (por varias semanas) al CB junior Shareece Wright debido a una fractura de una vértebra en el duelo ante Ohio State, con esta derrota en Corvallis ante Oregon State se convierten en solamente el sexto #1 de la historia del AP Poll antes del mes de octubre, en caer derrota ante un conjunto no ranqueado (la última vez fue Auburn ante Tennessee en 1985) y el primero #1 que muerde el polvo en un jueves noche. (Resultado: 21-27)

SEXTON SALVA LA TARDE A LOS ‘HEELS

North Carolina conseguiría una ajustada recepción de 14 yardas para TD del WR senior Brooks Foster en la endzone a falta de 46 segundos para finalizar el partido, sin embargo, la defensa de los Tar Heels dependió de un big-play en su endzone para asegurar la victoria en el Dolphin Stadium. Los ‘Canes conseguirían llegar a la 20 de UNC a falta de únicamente 15 segundos, y parecía que el QB freshman Robert Marve había conectado con el WR senior Farquharson Kayne en un maravilloso pase para touchdown, sin embargo, el balón se precipitaría sobre las manos del safety senior Tremaine Goddard, quien lo interceptaría sellando la victoria. Miami consiguió una cómoda ventaja de 14 puntos bajo el liderazgo de Marve (18 de 27 para 135 yardas, 3 TDs y 2 INTs), y con una recepción de 4 yardas para TD del WR freshman Aldarius Johnson en el último cuarto, los jóvenes Hurricanes ampliaban su ventaja a 10 puntos a falta de menos de 10 minutos para finalizar el partido, pero UNC conseguiría volver al partido gracias a un lanzamiento de 74 yardas del QB Cameron Sexton (11 de 19 para 242 yardas y 2 TDs), quien sustituía a TJ Yates, sobre el WR junior Hakeem Nicks (5 recepciones para 133 yardas y 1 TD). (Resultado: 28-24)

LOS GATORS CABAN SU PROPIA TUMBA

Al final del partido, el actual Heisman, Tim Tebow, se sentaría abatido para oficiar su rueda de prensa, respiraría profundo repetidas veces y entonaría el “mea-culpa” responsabilizándose de la sorprendente derrota de sus Gators en manos de la nueva Ole Miss del coach Houston Nutt. Tebow se disculpó con sus fans por sus pobres lanzamientos, un fumble decisivo o el intento sin éxito de convertir un 4th down con una carrera suya a escasas pulgadas del primer down en la jugada definitiva; “Lo siento. Lo siento mucho. Esperábamos una temporada imbatida. Ese era mi objetivo, algo que Florida nunca ha hecho aquí. Pero prometo una cosa: muchas cosas buenas saldrán de esto. Nunca habrás visto a ningún jugador en todo el país jugar tan duro como yo jugaré el resto de esta temporada y nunca verás a nadie empujar al resto del equipo tan fuerte como yo haré sobre todos el resto de esta temporada, y nunca verás un equipo jugar tan fuerte como haremos el resto del año”.

Tebow (24 de 38 para 319 yardas y 1 TD) se culpabilizaría el mismo de la derrota en el día que Jevan Snead (quien tras enterarse entonces de que Florida seguía a Tebow, decidió no cumplir su compromiso verbal), se vengó nada menos que en The Swamp frente a Urban Meyer.

El propio Jevan Snead (9 de 20 para 185 yardas, 2 TDs y 1 INT) abriría el casillero en el primer cuarto con un TD de carrera de 1 yarda en un fake de handoff, sin embargo, no sin dificultades, Florida conseguiría poner territorio en el marcador gracias a un FG de 32 yardas del PK senior Jonathan Phillips, una recepción de malabarista de Percy Harvin donde se escaparía 43 yardas para TD y un clásico TD de carrera de 1 yarda de Tebow. La defensa de los Gators liderada por Brandon Spikes demostraría su mejoría durante este periodo, interceptando Major Wright a Snead y provocando 4 tres-y-fuera consecutivos. No obstante, y antes de finalizar la primera parte, Ole Miss con un big-play de carrera de 28 yardas del RB freshman Brandon Bolden conseguían alcanzar la yarda 14 de UF a falta de 36 segundos para finalizar la primera parte, sin embargo, una interferencia en el pase en ataque de Shay Hodge en la endzone, una salida falsa de Darryl Harris y una nefasta gestión del reloj desde la banda de los Rebels con un delay-of-the-game de Snead, sacaba a Ole Miss de fieldgoal range, perdiendo una oportunidad de oro de recortar puntos antes del descanso.

En el tercer cuarto cambiaría completamente el partido. Comenzada la segunda parte, el LB procedente del Juco Patrick Trahan recuperaba un fumble de Percy Harvin que guiaba a un FG de 33 yardas del PK junior Joshua Shene. En la siguiente posesión de los Gators, Tebow perdía un fumble en la primera jugada del drive en su propia yarda 18 que era recuperado por el end junior Marcus Tillman y con un touch sensacional por encima de los dedos del DE Carlos Dunlap, Snead ejecutaba un screen pass que finalizaba con un TD de carrera del RB junior Cordera Eason junto al pylon, igualando en apenas 5 minutos el encuentro. La súper-estrella Greg Hardy conseguía un sack sobre Tebow para detener el avance Gator, y en la siguiente posesión, desde la Wild Hog, formación que el propio Nutt popularizó en Arkansas con McFadden de QB, el WR junior Dexter McCluster (11 carreras para 60 yardas y 1 TD) tomaba el snap y se escapaba, sin oposición, 40 yardas para TD dando la vuelta al marcador, aunque Tebow conseguía responder con un TD de carrera de 1 yarda tras un genial movimiento doblando la esquina donde conseguiría avanzar 21 yardas. A falta de 6 minutos aproximadamente, en un jugada que, como Snead afirmaría, puede ser “el punto de inflexión de nuestra temporada”, el QB natural de Texas, aprovechándose de una laguna en la secundaria de Florida, conectaba con el WR junior Shay Hodge (3 recepciones para 133 yardas y 1 TD), quien completamente abierto se escapaba 86 yardas para TD enmudeciendo The Swamp a falta de 5:36 para finalizar el partido. A pesar de todo, Tebow se echaría sobre su espalda a los Gators y los conduciría hasta la yarda 15 de Ole Miss en apenas 2 minutos donde Percy Harvin (10 carreras para 82 yardas y 1 TD, además de 13 recepciones para 186 yardas y 1 TD), tomando el hand-off en un end-around, anotaba con facilidad una carrera de 15 yardas, sin embargo, el end Kentrell Lockett penetraba el corazón de la línea de scrimmage y sin oposición, bloqueaba contundentemente el intento de extra-point del PK Jonathan Phillips (Meyer protestaría enérgicamente la supuesta ilegalidad de la acción de Lockett). Florida, con un punto abajo en el marcador, forzaría el punt de Ole Miss, pero simplemente Tebow fue incapaz de superar la yarda 32 de los Rebels, con un lanzamiento demasiado largo sobre el wide-out Louis Murphy y con una carrera detenida contundentemente en pulgadas en 4th down que confirmaba el upset de los pupilos de Houston Nutt.

Los Rebels cortarían su racha de 14 derrotas consecutivas fuera de casa en la SEC, así como 9 derrotas consecutivas en la propia conferencia. (Resultado: 31-30)

UW DESPERDICIA SU VENTAJA Y UNA GRAN OPORTUNIDAD

No pudo celebrar Michigan mejor el encuentro 500 en la ex (temporalmente) Big House, con una victoria ante uno de los favoritos a llevarse el título de conferencia, Wisconsin, en la primera gran conquista de la era Rich Rodriguez, quien no pudo contener su entusiasmo nada más finalizar el partido: “Estoy tan orgulloso de estos chicos, porque probablemente había algunas dudas en sus cabezas acerca de lo que podríamos hacer. Esta puede ser un victoria realmente grande para nosotros”. Wisconsin literalmente tiró por la borda una ventaja de 19-0 al descanso gracias a 4 FGs convertidos (21, 42, 41 y 52 yardas) por el PK freshman Philip Welch y a un TD de carrera de 5 yardas del RB backup John Clay. Durante ese periodo, hasta finales del tercer cuarto (a falta de 2:22), donde los Blues anotarían con una conexión de 26 yardas de Steven Threet (12 de 31 para 96 yardas, 1 TD y 2 INTs, además de 9 carreras para 89 yardas) sobre el TE true freshman Kevin Koger, Michigan había cometido 3 fumbles, dos intercepciones y tan sólo había conseguido 1 primer down, es más, este drive de 14 jugadas y 80 yardas en 4 minutos y medio, prácticamente triplicaba el número de yardas conseguidas con anterioridad.

En el último y definitivo cuarto, los pupilos de Rich Rodriguez despertarían a sus más de 100.000 fanáticos, remontando el mayor déficit de puntos que los Wolverines hayan conseguido jamás superar desde que este legendario programa comenzase a jugar en su no menos histórico estadio en 1927 (y la segunda mayor remontada en la historia de UM). Esta histórica remontada se cimentaría sobre un big-play de carrera de 34 yardas del RB junior Brandon Minor, se confirmaría en la siguiente jugada, donde el QB Allan Evridge (20 de 37 para 226 yardas, 1 TD y 2 INTs), buscando un slant pattern, se vería interceptado por el LB John Thompson, quien secundado por multitud de bloqueadores, lo retornaba 25 yardas para TD y conseguía madurarse con el TD de carrera de 3 yardas del súper recruit Sam McGuffie a falta de poco más de 5 minutos para el final. Los Badgers liderados por Allan Evridge tuvieron una primera oportunidad de igualar el partido tras alcanzar la yarda 5 de los Wolverines, pero el end Brandon Graham (3 sacks y 2 fumbles forzados) forzaría un fumble sobre Evridge en el peor momento para UW recuperado por el DT Terrance Taylor. Sin embargo, Wisconsin guardaba un último cartucho, y a pesar del estupendo punt de 49 yardas de Zoltan Mesko, Evridge, en un fenomenal drive contra el reloj, conectaba en un post pattern del WR sophomore David Gilreath (5 recepciones para 65 yardas y 1 TD) para un TD de recepción de 22 yardas a falta de segundos para finalizar el partido. Los Badgers deberían de ir a por la conversión de dos para forzar la OT, y Evridge conectaba con facilidad con la mega estrella, el TE senior Travis Beckum, igualando el partido, sin embargo, los cebras invalidaban el intento debido a una formación ilegal de Wisconsin debido a que Beckum se encontraba ilegalmente sobre la línea de scrimmage. En el siguiente intento, con 5 yardas más alejados de la zona de anotación, Evridge enviaba demasiado alto su envío a la endzone. (Resultado: 25-27)

LA DL DE AUBURN FUE SUFICIENTE Y LOS VOLS SE HUNDEN

En un encuentro horroroso y sin mucha historia de ambos conjuntos con tan sólo 437 yardas combinadas entre los dos ataques, el eléctrico wide-out Robert Dunn recepcionaría una lanzamiento de 18 yardas para TD del QB Chris Todd (14 de 23 para 93 yardas, 1 TD y 1 INT) en el primer cuarto (aunque la situación de QBs en The Plains sigue siendo crítica, además, Burns fue abucheado cuando tuvo su oportunidad en los últimos minutos), y el DT Jake Ricks, en la jugada clave y definitiva del partido, recuperaría un fumble en la endzone en un error garrafal en el hand-off sobre Arian Foster de un desastroso y mediocre Jonathan Crompton (8 de 23 para 67 yardas) en el segundo cuarto, que situaba a Auburn 14-6 por delante en Jordan-Hare ante Tennessee. Los Vols, con un ataque inoperante y demasiado previsible cuando buscaba la explosividad de la G-Gun con el WR Gerald Jones (4 carreras para 25 yardas y 1 recepción para 14 yardas), conseguirían dos FGs del PK Daniel Lincoln (de 47 y 35 yardas) y finalmente, en el último cuarto, con un drive terrestre de 9 jugadas por Arian Foster (8 carreras para 30 yardas) y Montario Hardesty (10 carreras para 35 yardas y TD), este último conseguía alcanzar la endzone en un sprint doblando la esquina de 2 yardas y recortaba la diferencia en el marcador a tan sólo 2 puntos. Con Peyton Manning, como invitado de lujo en la banda, alzando su brazo al cielo y señalando con sus dedos el número dos, Tennessee buscaría la conversión de 2 puntos para igualar el partido, sin embargo, Crompton dirigiría su lanzamiento sobre el flat en una jugada demasiado fácil para ser defendida por la feroz D de los Tigers, y el resultado fue el obvio. La defensa de Auburn y sobre todo su DL liderada por el DT All-American Sen’Derrick Marks marcaría la diferencia en un partido igualado, donde Tennessee, en su peor inicio en 14 años, conseguiría 9 primeros downs y Auburn 15. La situación del coach Phillip Fulmer en Knoxville comienza a ser crítica. (Resultado: 12-14)

LOS BULLDOGS ASISTIERON A SU PROPIO FUNERAL

Cuando a comienzos de la semana Mark Richt anunció blackout en Athens, el strength and conditioning coach y uno de las voces más resonantes de la primavera en The Capstone, Scott Cochran, alimentaría la polémica antes del partido, alentando a su squad en el hecho de que Georgia y sus fanáticos vestirían de negro este sábado noche, simplemente porque su destino era asistir a su propio funeral. Sin duda, Cochran sabía perfectamente de lo que hablaba, y los pupilos del coach Nick Saban enmudecerían las más de 92.000 gargantas de Sanford Stadium con una primera parte aplastante donde el rodillo Crimson Tide jugaría literalmente con los supuestos súper Bulldogs, subiendo al marcador un impactante 31-0 al descanso. En ese periodo, ‘Bama dominaría absolutamente a su rival con 17 primeros downs sobre 4, 231 yardas totales sobre únicamente 86 y en tiempo de posesión con 20:32 minutos sobre 9:28. (Resultado: 30-41)

Tras las dominantes actuaciones frente a Clemson y Arkansas, Alabama volvió, una semana más, a imponer su ley a ambos lados de la línea de scrimmage. Con una OL de mamuts donde el LT All-American Andre Smith y Mike Johnson, asistidos por uno de los tight-ends más infravalorados de todo el país, Nick Walker, no pararon de abrir auténticas autovías sobre el lado izquierdo, permitiendo que los Crimson Tide anotarían con dominantes drives north-and-south terrestres y sin paliativos, gracias a los TDs de carrera (en este órden) de Mark Ingram, Glenn Coffee y Ray Upchurch en un draw en shotgun de 4 yardas. Sin embargo, el inteligente play-calling del coordinador ofensivo Jim McElwain y el genial gameplan de Saban no se abastecería únicamente de la producción terrestre, y establecida esta dimensión, emergería la figura del QB John Parker Wilson (jugador ofensivo de la semana en la SEC), quien con la ayuda del play-action y screen passes, cuando el front seven de UGA presionaba con agresividad, comandaría como nunca a los Tide en posiblemente su mejor partido como Crimson & White, donde, además, y cuando fue requerido, demostró un timing excepcional con su cuerpo de receptores (sólo falló 3 lanzamientos, de los cuales 2 los envió intencionalmente por la línea de banda). A falta de 3 minutos para finalizar la primera parte, el WR true-freshman y mega-estrella Julio Jones (5 recepciones para 94 yardas y 1 TD) con una recepción espectacular en un lanzamiento muy ajustado de 22 yardas de Wilson (13 de 16 para 205 yardas y 1 TD), ponía la puntilla, mientras que Matthew Stafford (24 de 42 para 274 yardas, 2 TDs y 1 INT), preso de la frustración, se veía interceptado por el safety Justin Woodall en la yarda 4 de ‘Bama en un lanzamiento desesperado en el último drive de los Bulldogs de la primera parte. En lo poco ofensivo que conseguiría UGA durante la primera parte, el true freshman AJ Green (quien perdió el duelo de súper recruits ante Julio Jones), perdería un fumble tras un lanzamiento completado por Stafford, que sería provocado por Kareem Jackson y recuperado por otro true freshman, el outside-LB  Dont’a Hightower.

Sin embargo, en la segunda parte cambiaría el momentum del partido, y Alabama, relajada con la aparente distancia en el marcador, apenas forzaría la máquina y vería perdida su intensidad con 3 tres-y-fuera consecutivos, mientras que los Bulldogs se verían forzados a desplegar toda su artillería y a arriesgar, reduciendo distancias con el FG de 43 yardas del PK freshman Blair Wash y con un TD de carrera de 2 yardas de un desasistido toda la noche Knowshon “no show” Moreno (como es lógico, UGA se vio forzada a abandonar prematuramente el juego terrestre), apoyado previamente en una recepción de 26 yardas del WR AJ Green (6 recepciones para 88 yardas y 1 TD). Pero el momento clave y de mayor incertidumbre para los Crimson Tide llegaría cuando, comenzado el último cuarto, Prince Miller anotaba en un electrizante punt de retorno de 92 yardas aprovechándose de los problemas en cobertura de los equipos especiales de ‘Bama (una de sus grandes debilidades) y también gracias a un clamoroso bloqueo por la espalda no señalizado sobre Eryk Anders. UGA conseguía subir 17 puntos incontestados sobre el marcador de un plumazo y los fanáticos de los Dawgs recuperaban ahora la esperanza (cuando habían abucheado a su equipo al descanso), sin embargo, inmediatamente con un sensacional screen pass de 22 yardas sobre el RB junior Roy Upchurch, Leigh Tiffin conectaba con un FG de 32 yardas, mientras que el outside-LB Eryk Anders conseguía un sack sobre Stafford que forzaría en la siguiente jugada el turnover-on-downs de los Bulldogs en 4th y 28 yardas. Alabama recuperaba la posesión y sentenciaba, a continuación, con un TD terrestre de 12 yardas del RB junior Gleen Coffee (23 carreras para 86 yardas y 2 TDs).

Alabama acaba contundentemente con la racha de 11 victoria consecutivas de Georgia, consiguiendo su primera victoria en 6 partidos frente a UGA estando ambos ranqueados, mientras que los Tide aún no saben lo que es ir por debajo del marcador (y sólo han estado igualados durante 34 minutos de los 300 posibles en 5 partidos), mientras que han sobreanotado a sus rivales 74-0 durante el primer cuarto y 133 a 20 en la primera parte.

¿SON LA RENCARNACIÓN DEL 2005?

El wide-out súper estrella Derrick Williams (6 recepciones para 75 yardas y 1 TD, además de 6 carreras para 33 yardas y 1 TD), quien aterrizaría en State College con grandes credenciales tras el instituto, se convirtió en el primer jugador en 43 años bajo el mando del legendario coach Joe Paterno en anotar una carrera terrestre como setback, recepcionar un pase para touchdown y retornar una patada (momento clave de 94 yardas) para TD en un mismo encuentro. Illinois ante el whiteout en Beaver opuso resistencia durante muchos minutos con 2 touchdowns de recepción de otra mega estrella, el WR sophomore Arrelious Benn (4 recepciones para 110 yardas y 2 TDs), cuya primera anotación de la noche fue toda una recepción NFL en un ajustadísimo lanzamiento de 33 yardas de Juice Williams (13 de 24 para 183 yardas, 2 TDs y 1 INT, además de 18 carreras para 64 yardas) a la endzone, aunque necesitó ser revisada desde arriba tras ser previamente anulada. Más tarde, en el último cuarto, el propio Benn anotaría otro lanzamiento profundo de 54 yardas a la endzone batiendo a su marca defensiva (posiblemente uno de los pocos errores de PSU) para reducir a 7 puntos la distancia en el marcador. Sin embargo, Penn State siempre tuvo una respuesta (y esa fue la gran  diferencia), liderado por un fenomenal y muy inteligente Darryl Clark (14 de 20 para 181 yardas y 2 TDs, además de 11 carreras para 50 yardas y 1 TD) al mando de la Spread-HD, la cual cada vez recuerda más a la exitosa versión del 2005, y una expeditiva y física línea ofensiva. Dentro de los últimos 9 minutos, Clark lideraría un fantástico drive de 77 yardas (incluyendo una carrera personal de 22 yardas), que sería culminado con un lanzamiento para TD de 17 yardas sobre el TE junior Andrew Quarless para sentenciar el encuentro definitivamente. (Resultado: 24-38)

La profundidad de la que dispone JoePa en Happy Valley, junto con el tridente formado por el QB senior Daryll Clark, el WR senior Derrick Williams y el back sophomore Evan Royster (19 carreras para 139 yardas), fueron razones más que suficientes para que este ataque (#9 del país) sobrepasase a la Illini de Ron Zook, quienes tampoco andan demasiado lejos en poder ofensivo (#21 de la nación). El LB sophomore Navorro Bowman con 10 placajes y un fumble forzado (recuperado por el hero Anthony Scirroto) sobre el RB Daniel Dufrene (14 carreras para 96 yardas) a falta de 7 minutos, está emergiendo su figura como el siguiente linebacker de éxito en LB U.

Con esta victoria, la 377 de su más que longeva carrera, Joe Paterno se mantiene un triunfo por encima de su compañero y amigo del gremio Bobby Bowden, también legendario entrenador de Florida State. Esta es la victoria número 24 en los últimos 26 encuentros de los Nittany Lions en Beaver Stadium y el record de las series ante Illinois crece a 13-3 (6-0 en Happy Valley).

EL POWER-RANKING

Al igual que la temporada pasada, el punto de inflexión en los rankings oficiales, consensuados o personales (como mi P-R) de toda la nación, han sufrido, por segundo año consecutivo, un vuelco radical en la semana 5 y antes de adentrarse en el siempre decisivo mes de Octubre. Con miras al primer ranking BCS del próximo 19 de Octubre, ambos rankings humanos (USA Today y Harris, primer release del año), junto con 4 de los 6 rankings formulados (mediante cálculos complejos) por ordenadores, ya se encuentran disponibles (a falta de los de Anderson & Hester y Wolfe). Oklahoma es #1 en ambos rankings humanos y entre el Top6 de los 4 ordenadores, mientras que la sorprendente Alabama de Nick Saban, tras su espectacular victoria ante Georgia en Athens, cuenta con el cariño de tres ordenadores (Colley Matrix, Massey y Sagarin) de los 4 disponibles, que la sitúan como #1 absoluta, en cambio, no cuentan con el beneplácito de los entrenadores (USA Today), quienes la sitúan en el puesto más bajo (#4 y sólo 2 de 61 votantes la situaron #1) de todos los rankings publicados hasta la fecha, algo diferente a lo que creen los votantes del AP Poll (#2), no obstante, es necesario apuntar que este ranking no entra dentro de la formula BCS. El margen entre LSU (#2) y Missouri (#3) en el Coaches’ Poll (USA Today) es realmente ínfimo, mientras que Oklahoma recibiría 57 votos por el #1 absoluto y 102 de 114 votos en el Harris Interactive Poll. Volviendo a mi P-R personal, simplemente es evidente comprobar el impacto que ha sufrido el ranking con los indicadores de progreso del lado izquierdo y muchos equipos, sin saltar al campo (como Mizzou, BYU o Texas Tech) se han visto beneficiados por el descalabro general de varios claros favoritos (9 equipos ranqueados cayeron derrotados, de los cuales 6, ante no ranqueados). La última vez que los Sooners alcanzaron el #1 del AP Poll (96 veces en su historia) fue en el año 2003, mientras que ‘Bama no había estado tan arriba desde 1993.

1- Oklahoma [ AP Poll: #1 | USA Today: #1 ]
Han vencido a los Bears en 12 ocasiones consecutivas con una media de más de 24 puntos. Tendrán un ojo sobre el Red River Shootout del 11-O.
Próximo encuentro: Sábado contra Baylor

2- Alabama [ AP Poll: #2 | USA Today: #4 ]
Retornan a T-town para disputar su primer partido de la SEC en casa frente a una defensa que ha permitido tan sólo 22 puntos en 4 partidos.
Próximo encuentro: Sábado contra Kentucky

3- LSU [ AP Poll: #3 | USA Today: #2 ]
La defensa de los Bayou Bengals ha permitido demasiados puntos ante mediocres ataques como los de Auburn y MSU, y parece sospechosa.
Próximo encuentro: Sábado en Florida (bye)

4- Texas [ AP Poll: #5 | USA Today: #5 ]
Ante rivales de escasa entidad, han demostrado dominancia ofensiva sobreanotando a sus rivales 198 a 43. Colorado será una prueba importante.
Próximo encuentro: Sábado en Colorado

5- Missouri [ AP Poll: #4 | USA Today: #3 ]
El ataque #2 del país abre su calendario de conferencia ante Nebraska, quienes han ganado 15 partidos consecutivos de estas series en Lincoln.
Próximo encuentro: Sábado en Nebraska

6- Penn State [ AP Poll: #6 | USA Today: #6 ]
Poseen un record a domicilio de 9-16 desde la temporada 2003. En tres partidos ante PSU, Painter no ha lanzado ningún TD en 104 intentos.
Próximo encuentro: Sábado en Purdue

7- South Florida [ AP Poll: #10 | USA Today: #10 ]
Su victoria del sábado 41-10 ante NC State fuera de casa fue impresionante y tienen de nuevo la atención del país antes de su duelo de la Big East.
Próximo encuentro: Jueves contra Pittsburgh

8- Brigham Young [ AP Poll: #8 | USA Today: #7 ]
Buscan ampliar la racha más larga de victorias del país con Hall liderando un potente ataque que es el #7 en pase y #11 en puntos anotados.
Próximo encuentro: Sábado en Utah State

9- Texas Tech [ AP Poll: #7 | USA Today: #8 ]
Duelo cara a cara de dos ataques Top10 en puntos anotados en Manhattan, en unas series que lideran los Red Raiders 6-3 históricamente.
Próximo encuentro: Sábado en Kansas State

10- Georgia [ AP Poll: #11 | USA Today: #10 ]
La OL de Alabama jugaría con una DL, en otro tiempo formidable, que está echando demasiado en falta a graduados y varios lesionados.
Próximo encuentro: Sábado contra Tennessee (bye)

11- USC [ AP Poll: #9 | USA Today: #9 ]
Los problemas de los Trojans se encuentran en el corazón de la DL donde el diminuto Jacquizz Rodgers conseguiría 186 yardas terrestres.
Próximo encuentro: Sábado contra Oregon

12- Auburn [ AP Poll: #13 | USA Today: #14 ]
Los Tigers han ganado 13 partidos consecutivos ante Vanderbilt, pero estos buscan su primer 5-0 desde 1943 y AU está en alerta de upset.
Próximo encuentro: Sábado en Vanderbilt

13- Florida [ AP Poll: #10 | USA Today: #19 ]
Su talón de Aquiles del año pasado fue la D, y tras secar a Miami, UT y a Ole Miss en la primera parte, sus penurias aparecieron en la segunda.
Próximo encuentro: Sábado en Arkansas

14- Ohio State [ AP Poll: #14 | USA Today: #11 ]
Wells, en su retorno, y Pryor se combinaron para 203 yardas de carrera, y los Buckeyes buscan reconducir su temporada en su visita a Madison.
Próximo encuentro: Sábado en Wisconsin

15- Utah [ AP Poll: #15 | USA Today: #15 ]
Tras el upset ante USC, los Beavers amenazan con conseguir lo mismo en su visita a Salt Lake City, pero la D de los Utes es la #5 de la nación.
Próximo encuentro: Sábado contra Oregon State

Completan el Power-Ranking: 16- Boise State, 17- Oregon, 18- Wisconsin, 19- Kansas, 20- Vanderbilt, 21- Virginia Tech, 22- Oklahoma State, 23- Connecticut, 24- North Carolina y 25- Northwestern

Mención especial: Maryland, Michigan State, Tulsa, Kentucky y Ole Miss

EL “HEISMANÓMETRO”

1- Sam Bradford (QB Oklahoma): Prueba de fuego para Bradford y sus Sooners este pasado fin de semana frente a los Horned Frogs, cuya defensa sometió a presión al QB sophomore con 3 sacks y continuos derribos, sin embargo, este agresivo gameplan dejaba desprotegida a su secundaria con cobertura hombre-a-hombre, y Bradford y su cuerpo de receptores, especialmente Manuel Johnson, la quemarían siempre que tuvieron la oportunidad. El resultado fue el mismo de siempre en Norman; un nuevo festival aéreo Boomer Sooner. En uno de los ataques más equilibrados y explosivos de todo el país, Bradford tiene la gran oportunidad, con sus Sooners #1 en el AP Poll, de alzarse con el prestigioso galardón el próximo mes de Diciembre. Actualmente es tercero en eficiencia de pase en todo el país y lidera a todos los QBs BCS con 16 pases para TD y sólo 2 INTs. Sus números esta semana ante TCU: 19 de 34 intentos para 411 yardas y 4 touchdowns.

2- Colt McCoy (QB Texas): Finalmente, el entonces precoz contendiente al Heisman, Colt McCoy, por fin consigue dar el salto como junior a esta lista tras reescribir los libros de los récords de los Longhorns ante la paupérrima Arkansas de Bobby Petrino. Ningún quarterback en todo el país ha sido tan eficiente por aire como en el juego terrestre, y muchos votantes tendrán especial interés en seguir de cerca sus evoluciones cuando Texas se enfrente, de manera consecutiva, en Octubre a Oklahoma y Missouri. En un descafeinado rivalry game ante los Razorbacks, McCoy anotaría con una espectacular carrera terrestre de 35 yardas y en los últimos minutos del partido encontraría en un slant al WR Quan Cosby para un TD de 13 yardas, sin apenas espacio visible sobre el que colocar la pelota. No obstante, McCoy aún no recibe demasiada publicidad debido a que los Longhorns cuentan con la victoria ante Rice (3-2) como su triunfo más importante hasta la fecha. Sus números esta semana ante Arkansas: 17 de 19 lanzamientos para 185 yardas y 3 TDs, además de 9 carreras para 84 yardas y 2 TDs.

3- Javon Ringer (RB Michigan State): Ringer es uno de los jugadores más trabajadores y más productivos entre los candidatos al Heisman, y ha demostrado su durabilidad y dureza con big-plays terrestres en los últimos cuartos de sus dos últimos encuentros (el último de 33 yardas) que han ayudado a los Spartans a sentenciar sus partidos, pero está por ver sí Ringer será capaz de soportar tal carga de juego como workhorse hasta final de la temporada y sobre todo teniendo en cuenta que el calendario de Michigan State concentra su dureza en los últimos 5 partidos del año. No obstante, de sus 44 intentos ante Indiana, 22 fueron para 3 o menos yardas y “solamente” está promediando 4.8 yardas por carrera, el cual es el cuarto peor registro entre los 30 mejores corredores del país. Sus números esta semana ante Indiana: 44 carreras para 198 yardas y 1 TD, además de 2 recepciones para 20 yardas.

Bajo lupa: Charles Scott (RB LSU) y Matt Grothe (QB South Florida)

 

Artículo anteriorBotín en The Plains
Artículo siguienteDe Madison al cielo
Israel Llata
Israel Llata es natural de Maliaño, una localidad de Santander (Cantabria). Ingeniero informático de profesión y aficionado al fútbol americano desde mediados de los años 90, asombrado por la habilidad atlética del quarterback Steve Young y aquellos exitosos 49ers. En los últimos tiempos centraría su mirada sobre un desconocido pero excitante college football, destapando su corazón como entusiasta aficionado de Alabama, una institución a la que rinde culto. Analiza en su columna semanal la jornada universitaria desde 2007. @israel_lata

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.