Vendaval Troyano

1089

La versión del 2005 de los Trojans fue reconocida como uno de los mejores equipos de la historia del college football donde dos Heisman Trophy, Matt Leinart y Reggie Bush, marcarían una época en el deporte norteamericano, sin embargo, perderían ante los Longhorns, quienes simplemente demostraron ser aún mejores y, por tanto, justos campeones nacionales.

Es probable que, ahora mismo, sea precipitado comparar la versión actual con la de entonces, pero varios roles clave de este equipo me resultan realmente semejantes con aquella versión, con el game-manager Mark Sanchez, el electrizante Joe McNight y la dupla de wide-outs formada por Damian Williams y Patrick Turner. A parte de sí este equipo tiene mayor o menor proyección ofensiva que entonces, la diferencia que puedo apreciar es que estos Trojans me parecen incluso más sólidos con una defensa que, en mi opinión, es mucho mejor que la del 2005, quienes permitieron 28 puntos ante Arizona State, 31 ante Notre Dame (que luego serían arrasados por la propia Ohio State en la Fiesta Bowl), 42 ante Fresno State y 41 ante Texas en el BCS National Championship. Creo que la versión actual con jugadores en defensa como los linebackers Rey Maualuga, Brian Cushing y el híbrido Clay Matthews, junto con los DTs Fili Moala y Everson Griffen anclando la línea de scrimmage y la pareja de safeties Kevin Ellison y Taylor Mays, pueden perfectamente apoyarse en su propio juego defensivo para salir de una situación comprometida, algo de lo que entonces este equipo no tenía capacidad. Sinceramente, ningún rival de su restante calendario, ahora mismo, es ni será capaz de disputar un solo cuarto a estos Trojans, quienes van directos a Miami, cualquier otra dirección sería, para mí, toda una sorpresa.

Pasando al lado del perdedor, solamente me gustaría apuntar que muchos de los que ahora critican a Ohio State deberían pensar que este equipo aún dispone de legítimas primeras rondas del Draft en defensa (ranqueada #1 del país en 2007), con el linebacker James Laurinaitis, el cornerback Malcolm Jenkins o el end Lawrence Wilson. El problema de este equipo se encuentra en ataque (sólo 207 yardas contra USC) donde obviamente echaron demasiada en falta a todo un contendiente al Heisman como Chris Wells. Tras perder la esperanza por el título BCS y con la reputación del programa por los suelos, a los Buckeyes no les va a servir de nada continuar con su conservador estilo ganando de nuevo la Big-10 y volviendo a vencer a Michigan por sexta vez en los siete últimos enfrentamientos de esta rivalidad. Es el momento de que Tressel arriesgue y tome una decisión (no tiene nada que perder) dando paso a Terrelle Pryor, quien aún sigue aprendiendo la zone-read y los conceptos ofensivos de este ataque, pero que demostró ser la esperanza atlética que el programa imaginaba cuando lo reclutó hace apenas varios meses. Boeckman (3-2 ante equipos ranqueados) debe ser relevado en su puesto. La apuesta y el futuro, sin duda, es y debe ser Pryor.

EL ROOKIE BONANI SALVA A USF SOBRE EL RELOJ

En su debut como kicker en college, un inexperto Maikon Bonani tomaba el relevo de su compañero junior Delbert Alvarado, quien (con aún más justificación) se centrará sobre tareas de punt, y su estreno al máximo nivel no pudo ser más perfecto; el soñado (convirtió también de 23 y 34, aunque fallaría uno de 41 yardas), con un emocionante FG de 43 yardas con el reloj a cero (parecía que se desviaba a la derecha), que coloca a la joven universidad de South Florida directa en su camino por sorprender al país.

Una intercepción del safety junior Nate Allen sobre un perfecto toda la noche (hasta ese momento, con un lanzamiento corto en un profundo post) Todd Reesing, sería retornado por el propio Allen 40 yardas hasta la 27 de Kansas, donde Bonani consumaría una espectacular segunda parte de los Bulls anclada sobre su súper-estrella y All-American, el DE junior George Selvie (1 sack y multitud de presiones sobre Reesing).

El QB capitán de UK, Todd Reesing (34 de 51 para 373 yardas, 3 TDs y 1 INT), nos mostraría todo un repertorio de cómo manejar un ataque y con su ultra inteligente mando guiaría a los Jayhawks de Mark Mangino (coach del año la temporada pasada) en una fantástica primera parte, con TD en un scramble de 4 yardas del propio Reesing incluido, donde Kansas llegaría a mandar en el marcador 20-3 en los dos últimos minutos de la primera parte. Sin embargo, en la segunda parte sería el otro undersized QB, Matt Grothe, quien se haría con el control del partido (31 puntos consecutivos e incontestados) y ganaría este fantástico duelo de quarterbacks con un lanzamiento de 21 yardas sobre el sensacional wide-out senior Taurus Johnson (7 recepciones para 82 yardas y 1 TD), cuya recepción de circo sobre la endzone sería contrastada con éxito desde arriba por los oficiales. Ese momento (con menos de 5 minutos para finalizar el tercer cuarto) sería el punto de inflexión para los Bulls, quienes, a partir de entonces, anotarían con una carrera de 13 yardas del RB Jamar Taylor (11 carreras para 72 yardas y 1 TD) y un TD de recepción de 37 yardas de AJ Love en lanzamiento del guerrero y auténtico líder del ataque, Matt Grothe (32 de 45 para 338 yardas y 2 TDs, además de 11 carreras para 30 yardas y 1 TD).

Ambos conjuntos nos ofrecieron un auténtico espectáculo ofensivo con 900 yardas totales (719 por aire) y esta es la tercera victoria de South Florida sobre un conjunto ranqueado en los últimos 2 años (en las 10 primeras temporada de este joven programa, su récord era de 2-8 ante equipos ranqueados). (Resultado: 34-37)

NUEVO FRACASO DE CALIFORNIA

Durante tres cuartos, los Golden Bears parecían deambular por College Park ante los Terps de Maryland, y posiblemente, Cal sufrió el asfixiante calor y la alta humedad de un partido que comenzaría a las 9 de la mañana en la costa oeste, sin embargo, no es excusa para un programa que buscaba complicar la vida a USC en la PAC-10. Maryland anotaría tres TDs en sus primeras 3 posesiones, marcando el camino para el upset sobre el entonces #23 del país, y prácticamente sentenciaba el duelo con un TD de recepción de 27 yardas de la súper estrella Darrius Heyward-Bey. Cuando Cal intentó volver al partido, ya era demasiado tarde con el TD de recepción del WR junior Cameron Morrah a falta de menos de 7 minutos para finalizar el partido (con 28-13 abajo en el marcador). Además, los Terps se aprovecharían del intento fallido de onside-kick para evitar cualquier complicación, anotando un TD terrestre de 1 yarda del RB freshman Davin Meggett, quien previamente conseguiría un big-play de carrera de 38 yardas. A pesar de que Cal sobrepasaría en 461 sobre 297 yardas ofensivas, Maryland consiguió su primera victoria ante una rival de la Big-10 desde 1955 (ante UCLA). (Resultado: 27-35)

LOS DAWGS SOBREVIVEN AL INFIERNO DE COLUMBIA

En una clásica tarde de finales de verano en Columbia con un calor infernal, próximo a los 35 grados centígrados, y una extrema húmedad, los Dawgs del coach Mark Richt volverían a encontrarse, una temporada más, con un durísimo partido ante los Gamecocks de Steve Spurrier (por quinta temporada consecutiva, el ganador no superaría los 20 puntos y en 6 de 8 encuentros bajo Richt, estas series se han decidido por 7 puntos o menos). (Resultado: 14-7)

Tras una primera parte realmente mediocre por ambos conjuntos, destacando un primer cuarto eterno sin anotaciones, donde los cebras (muy desafortunados durante toda la tarde) y los oficiales sufrirían los desajustes de los game-clocks de posesión del William-Brice Stadium y se cebarían con continuas revisiones de jugadas y penalizaciones, el WR Kris Durham sería incapaz de mantener la posesión en la endzone dejando caer el football al suelo por la banda, tras un lanzamiento de 24 yardas de Stafford, y UGA, en un primer drive interesante en el segundo cuarto, se tenía que conformar con un FG de 42 yardas del PK Blair Walsh. En la siguiente posesión, uno de los hombres del partido y estrella absoluta del ataque de los Gamecocks (tras la lesión del wide-out McKinley), el TE junior Jared Cook, arrastraba a los safeties de los Dawgs y dejaba hombre-a-hombre al WR junior Moe Brown (7 recepciones para 130 yardas y 1 TD), quien quemaría por velocidad a su marca y recepcionaría mansamente un lanzamiento de 34 yardas de un inspirado Chris Smelley (23 de 39 para 271 yardas, 1 TD y 1 INT). Tras esta anotación, Georgia respondería con un drive de 8 minutos, destacado por un impresionante cañonazo de 39 yardas de Matthew Stafford sobre el WR true freshman AJ Green (3 recepciones para 61 yardas), que fulminaría la primera parte, pero el propio Stafford sería detenido en la yarda 6 de USC con 1 segundo sobre el luminoso y los Bulldogs tenían que conformarse, de nuevo, con un FG de 23 yardas de Walsh.

La férrea 4-2-5 defense de South Carolina (4 sacks sobre Stafford) liderada por el LB Jasper Brinkley y el híbrido safety Emanuel Cook, continuaba maniatando el talentoso ataque de los Bulldogs, pero nunca puedes descuidarte con el dúo Stafford-Moreno. En un fake de hand-off sobre Moreno, Stafford (15 de 25 para 146 yardas) engañaba a toda la defensa de los Gamecocks (y a la propia realización de la CBS) y aprovechaba un agujero sobre el lado izquierdo para avanzar con un scramble de 30 yardas hasta la yarda 4 de USC, donde Moreno (20 carreras para 79 yardas y 1 TD), recordando al mismísimo Walter Peyton, anotaba con gran equilibrio un sensacional TD de carrera sobre el lado izquierdo donde la mayoría de los runningbacks serían detenidos sobre la propia línea de scrimmage o para pérdida de yardas.

A partir de entonces, los Bulldogs sufrirían hasta en tres ocasiones, dentro de su propia yarda 35, la amenaza de los Gamecocks liderados por el TE Jared Cook (3 recepciones para 68 yardas), quien se aprovechaba de los continuos e inexplicables desemparejamientos que le brindaba gustosamente el coordinador defensivo de UGA Willie Martinez. En la primera ocasión, en uno de estos clásicos agujeros defensivos entre los linebackers Ellerbe y Curran, Smelley conectaba con Cook en un lanzamiento de 25 yardas a puertas de la redzone, pero el RB senior Mike Davis sufría un contundente fumble por Rennie Curran (8 placajes, 1.5 sacks y 1 fumble forzado) sobre la yarda 1 cuando las más de 80.000 gargantas cantaban la anotación, precipitando el balón sobre la endzone, donde sería recuperado por el CB Asher Allen para touchback. En la segunda ocasión, Georgia detendría un cuarto down sobre su propia yarda 31 tras un inexplicable desentendimiento entre Smelley y el WR CC Whitlock, mientras Spurrier se resignaba en la banda. Y por último, Chris Smelley con menos de dos minutos y sin tiempos muertos, llevaba a USC hasta la yarda 17 de los Bulldogs, sin embargo, el safety Reshad Johnson sentenciaría el encuentro con una intercepción a falta de 13 segundos.

VERTIGINOSA REMONTADA DE LOS DUCKS

No comenzarían nada bien las cosas para los pupilos del coach Mike Belloti con un touchdown de 80 yardas de carrera en un sprint junto a la banda derecha del RB Kory Sheets en la primera jugada del partido, aunque el QB Justin Roper (20 de 48 para 197 yardas y 2 INTs, además de 6 carreras para 40 yardas) y el RB Jeremiah Johnson (17 carreras para 96 yardas) contestarían por tierra con un sólido e interesante drive que finalmente se reduciría a un FG de 23 yardas del senior PK Matt Evensen. A partir de entonces, los Ducks prácticamente desaparecerían del partido (con un 3-20 en contra sobre el marcador a comienzos del segundo cuarto) y el QB senior Curtis Painter se haría dueño y señor del partido. Únicamente estropearía su actuación, hasta entonces, al final de la primera parte con una intercepción del CB Jairus Byrd en mitad del campo a falta de 39 segundos, pero solamente se traduciría en un nuevo FG de 21 yardas de Evensen, a pesar del amenazante drive de Roper.

La sólida defensa de los Boilermakers, aunque no permitiese big-plays, poco a poco fue metiendo en el partido (y proporcionando oportunidades) a Oregon y con un TD de retorno de 87 yardas de punt de Jairus Byrd seguido de una anotación terrestre de 5 yardas del físico back y pieza clave del partido, Legarrette Blount (quien, además, en ese drive acercaría a Oregon a la 24 de Purdue con un big-play terrestre en un carrera straight-ahead de 72 yardas), cambiaba radicalmente el encuentro y el momentum se aliaba ahora con los pupilos de Belloti, quienes sorprendentemente, ante la inoperancia ofensiva de los Boilermakers en toda la segunda parte, llevaban el partido a la OT.

Y la prórroga no pudo comenzar peor para los Ducks con la lesión de rodilla de Roper (de 2 a 4 semanas fuera) en un esfuerzo terrestre por salvar un tercer down de 2 yardas en la 17 de Purdue, sin embargo, Oregon se vería obligado a intentar un FG de 33 yardas convertido por Evensen, mientras su QB titular se dolía en la banda. Curtis Painter, a pesar de disponer de la ventaja de una interferencia en el pase del CB Walter Thurmond que situaba la posesión sobre la yarda 10 de los Ducks, sería incapaz de alcanzar la endzone rival y Purdue se veía obligado a intentar un FG de 22 yardas convertido por Chris Summers. Tras un fumble de Painter en la segunda OT, Purdue intentaría un FG de 47 yardas, sin embargo, la patada de Summer se iría desviada a la derecha, dando la gran oportunidad a Oregon de ganar el partido, quienes gracias al juego terrestre del QB backup y true freshman Chris Harper y el propio Blount (12 carreras para 132 yardas y 2 TDs), con un TD de carrera de 2 yardas, conseguían que Oregon (victoria número 12 consecutiva interconferencial) sobreviviese a esta batalla ante un rival de la Big-10, que, en cambio, cumple su decimoquinta derrota consecutiva frente a un rival ranqueado. (Resultado: 32-26)

EL DUELO DE “DESTERRADOS” ES PARA LOS IRISH

Tras una temporada de decepciones y despropósitos, por fin Notre Dame volvió a sonreír en South Bend con una victoria de las de antes y ante un rival de los de antes, la nueva Michigan de Rich Rodriguez (el primer coach del programa en arrancar con un 1-2 desde 1959), quienes, en cambio, parecen recoger el testigo de los Irish en esta primera temporada de transición con el nuevo régimen. Michigan sufriría 6 turnovers, incluyendo dos fumbles en sendos kickoffs durante los primeros compases del partido, y Notre Dame tomaría ventaja de estos regalos con un touchdown de carrera de Robert Hughes tras avanzar 11 yardas en tres jugadas y con una recepción para TD del wide-out Duval Kamara tras avanzar 14 yardas en otras tres jugadas, subiendo al marcador un 14-0 en los primeros cuatro minutos del primer cuarto. Más tarde, el QB sophomore Jimmy Clausen (10 de 21 para 147 yardas, 2 TDs y 2 INTs) conectaría con el WR sophomore Golden Tate (4 recepciones para 127 yardas y 1 TD) en un lanzamiento para touchdown de 48 yardas, marcando una ventaja de 21-0 en el primer cuarto. Michigan conseguiría una TD de 40 yardas de recepción del súper recruit Sam McGuffie (25 carreras para 131 yardas, además de 4 recepciones para 47 yardas y 1 TD) y un FG de 23 yardas de KC Lopata para volver al partido, amenazando incluso el marcador (28-17) con un TD de carrera de 7 yardas del RB Kevin Grady al final de la primera parte. Sin embargo, la defensa de los Irish aparecería tras muchísimo tiempo, dejando en blanco a los Wolverines durante toda la segunda parte y con un fumble recuperado y retornado 35 yardas por el LB Brian Smith para TD, Notre Dame sentenciaba un partido, donde el coach Charlie Weis se rompería la pierna en un encontronazo fortuito con uno de sus jugadores en la banda, acabando el partido en muletas. Por primera vez en mucho tiempo, la línea ofensiva de los Irish no permitió ningún sack ante la DL de los Wolverines, que era una de las mejores del país, y esa es la gran victoria de ND. (Resultado: 17-35)

BYU HUMILLA A UCLA EN SU PEOR DERROTA EN 75 AÑOS

Absoluta y completa dominación del QB junior Max Hall (27 de 35 para 271 yardas y 1 INT), quien lanzaría para 7 touchdowns, incluido 5 en el segundo cuarto. Los wide-outs Dennis Pitta y Austin Collie y el RB Harvey Unga anotarían dos touchdowns aéreos y el WR senior Michael Reed cogería el séptimo en medio de este festival aéreo. UCLA, el mismo equipo que plantó un upset a los Vols en la primera semana, conseguiría tan sólo 239 yardas totales y sería contenida a únicamente 9 yardas de carrera. Los Cougars convertirían 13 de 17 oportunidades de tercer down y mantendrían la posesión durante 37:36 minutos. En la primera parte, BYU ya mandaba en el marcador 42-0 en la peor derrota de UCLA en 75 años de este orgulloso y legendario programa. Tras sufrir en Washington, esta es la victoria que todo el mundo quería ver en Provo para confirmar su máximo favoritismo como el BCS Buster del año. (Resultado: 0-59)

OHIO STATE CLAUDICA ANTE EL PODER DE TROYA

La baja por lesión en un pie de Chris Wells no importaba demasiado, los Trojans de Pete Carroll, tras dos años de decepcionantes derrotas (Oregon State, UCLA y Stanford) que arruinaron sus anteriores campañas, se encuentran completamente centrados y conscientes de rubricar los encuentros cuando realmente importa. El estelar DT Fili Moala no pudo ser más expresivo con sus declaraciones post-partido; “Estoy cansado de decir que sí hubiésemos ganado este encuentro, habríamos hecho esto o aquello. Nunca hemos estado más preparados, más listos. Fue como un caballo de carreras en el momento de ser picoteado para salir, y cuando ellos levantaron aquella puerta, entramos gritando”.

Y en la primera parte, en apenas tres genialidades, con una consistencia atípica de mediados de septiembre, USC sepultaba cualquier esperanza por parte de los Buckeyes, quienes se diluyeron como una aspirina efervescente lo hace dentro de un vaso de agua, tras un primer drive consistente y muy focalizado liderado por tierra por Pryor y Daniel Herron (69 yardas en más de 8 minutos y medio) y finalizado en un fieldgoal de 29 yardas del PK Ryan Pretorius. Pero estos atléticos y veloces Trojans llamarían al primer mismatch reconocible del encuentro, situando al vertical FB Stanley Havili sobre la línea de scrimmage mientras que el cuerpo de receptores limpiaban el resto del campo, y con un sencillo (debido a que se encontraba completamente abierto) pero ajustadísimo lanzamiento del QB Mark Sanchez (17 de 28 para 172 yardas, 4 TDs y 1 INT) a la derecha junto a la línea de banda, recogido por el propio Havili y manteniendo con dificultad el equilibrio, situaba a los Trojans en ventaja tras un touchdown de recepción de 35 yardas. A continuación, en un tres-y-fuera de Ohio State, el explosivo back y clon del Heisman Trophy Reggie Bush, Joe McNight (12 carreras para 105 yardas), acercaba a los Trojans a la endzone Buckeye con un big-play de carrera de 24 yardas y tras una penalización sobre Cameron Heyward en un “roughing the passer”, el OC Steve Sarkisian, en uno de sus clásicos agresivos calls, mandaría un play-action en la yarda 1 y en segundo down que Sanchez completaría sobre el TE super-recruit y true freshman Blake Ayles. En la siguiente posesión, Ohio State llegaría de nuevo profundo sobre territorio Trojan, pero esta vez serían los propios Buckeyes los que se pararían a ellos mismos con dos holdings, donde el último, sobre el guard Ben Person, anularía un lanzamiento para TD de Boeckman (14 de 21 para 84 yardas y 2 INTs) sobre Robiskie de 21 yardas. Esta oportunidad perdida se acentuaría aún más cuando Pretorius fallaría a continuación el intento de fieldgoal de 46 yardas, y más tarde, el LB All-American Rey Maualuga, adelantándose al wide-out Brian Hartline y leyendo un lanzamiento de Boeckman, interceptaría el envío retornándolo 48 yardas en el primer touchdown de toda su carrera. Ohio State había tenido la posesión durante más de 20 minutos y sobrepasaría en yardas totales a los Trojans con 177 sobre 172, sin embargo, dejarían el campo camino a vestuarios con un contundente y doloroso 21-3 en contra.

En la segunda parte, y más concretamente el tercer cuarto, Ohio State sería borrada completamente del mapa, claudicando ante el poder de Troya, mientras que el renovado Coliseum con más de 92.000 gargantas cantaban al unísono el ya famoso “overrated chant”. El punter de los Trojans Gred Woidneck encerraba a OSU en su propia yarda 5 en su primera posesión de toda la segunda parte, donde el futuro primera ronda del Draft, el DT senior Fili Moala con un spin penetraba el corazón de la línea de scrimmage y placaba contundentemente a Boeckman con un sack que representaba la dominación a la que los Buckeyes comenzaban a ser sometidos a ambos lados del balón. La maquinaria ofensiva Trojan imposible ya de contender, empezaba a mostrar tímidamente su monstruo terrestre de cuatro cabezas formado por Joe McNight, CJ Gable, Stafon Johnson y Allen Bradford (152 yardas totales), aunque como el propio Pete Carroll reconocería al finalizar el partido; “No hicimos nada realmente especial”. Sin apenas mostrar todas sus cartas ni forzar la maquinaria, Mark Sanchez encontraría mansamente, sin apenas oposición de la secundaria de Ohio State, al WR transfer de Arkansas, Damian Williams (3 recepciones para 49 yardas y 2 TDs) en sendos TDs de 24 y 17 yardas.

En toda la segunda parte, OSU únicamente acumularía la paupérrima cifra de 35 yardas totales, mientras que el QB true freshman Terrelle Pryor sería la única pieza ofensiva que en determinados momentos amenizaría terrestremente a la feroz defensa de los Trojans liderada por Rey Maualuga, demostrando que es ese superior atleta del que tanto se hablaba. Parece que el coach Jim Tressel se enfrentará en los próximos días ante un serio debate en la posición, pero antes deberá solucionar los problemas de protección, ya que Boeckman sufrió 4 sacks y Pryor uno. Pero es probable que el problema sea incluso más grave, ya que Ohio State sufrió la peor derrota desde 1994 y la peor interconferencial desde 1989 ante la propia USC, además de que los Buckeyes no anotarían un touchdown por primera vez desde 1996 ante Michigan. Sin duda, esta es una de las peores derrotas que este legendario programa ha sufrido en los últimos 20 años. (Resultado: 3-35)

Mientras que Ohio State, en mi opinión, aún saboreará al menos una derrota más, parece que se antoja imposible parar a los Trojans en su camino a Miami con el calendario tan favorable que tienen por delante, y sólo ellos mismos son y serán sus rivales. Pero en Los Angeles la lección la tienen muy aprendida desde entonces, como el senior de quinto año Moala afirmaría; “Hemos perdido nuestro foco demasiadas veces desde que estoy aquí. Eso no pasará ahora”. Esta victoria es la sexta consecutiva de USC ante Ohio State y la octava consecutiva frente a rivales de la Big-10 (todas por doble dígitos y por un promedio de 25 puntos).

FRESNO STATE PERDIO UNA OPORTUNIDAD HISTÓRICA

El coach de los Bulldogs, Pat Hill, no se cansaría de repetir durante toda la semana que el showdown ante los Badgers era, sin duda, el más importante en sus 12 años de mandato en Fresno, y para nada exageraba, siendo la primera vez en los prácticamente 30 años de historia del Bulldog Stadium, que dos conjuntos ranqueados se enfrentaba cara a cara. En únicamente el tercer duelo de estas series (2-1 ahora a favor de UW), la maquinaría pesada de Wisconsin se enfrentaría a la velocidad y elusividad de Fresno State, y siempre que los Bulldogs conseguían un big-play, los pupilos de Bielema encontraban una solución para contrarrestarlo. El tamaño y el físico de Wisconsin se impondrían en un encuentro que sólo los Badgers y los oficiales de la WAC complicarían (invalidaron en la revisión un fumble clamoroso del WR Devon Wylie en la yarda 18 de FSU, en los últimos minutos del tercer cuarto, que revivió a los Bulldogs gracias a un fielgoal de Kevin Goessling con 13-7 abajo en el marcador).

A pesar de un fenomenal goal-line stand de la defensa de los Bulldogs, consiguiendo parar a PJ Hill en cuarto down nada mas arrancar el partido, Fresno State fracasaría durante toda la primera parte en detener el físico juego terrestre de PJ Hill (26 carreras para 112 yardas) comandado por una auténtica OL de mamuts que castigaría constantemente al voluntarioso frente defensivo de los Bulldogs, mientras que una física defensa, liderada por los linebackers Jonathan Casillas y DeAndre Levy (1 sack y 1 intercepción en un lanzamiento desviado sobre la línea de scrimmage), junto a una DL impenetrable, apenas permitieron yardas terrestre ni que Brandstater (15 de 27 para 225 yardas, 1 TD y 1 INT) se asociase con su big-target, el TE senior Bear Pascoe (3 recepciones para 32 yardas).

Tras ser completamente “secados” durante la primera parte, el elusivo WR Devon Wylie (2 recepciones para 62 yardas y 1 TD y 1 carrera de 25 yardas), con un electrizante touchdown en una recepción de 47 yardas y el veloz RB Ryan Matthews (17 carreras para 54 yardas) con un screen de 61 yardas que finalizaría en un FG de Goessling de 33 yardas, devolvieron a Fresno State y a las más de 40.000 gargantas del Bulldog Stadium, al partido durante el tercer cuarto. Por fin, FSU conseguía explotar su velocidad en campo abierto, alejándose del feroz front-seven de los Badgers. Anteriormente, los sensacionales equipos especiales de Fresno State (empatan con Texas en punts bloqueados) bloquearían un punt de Brad Nortman sobre la yarda 37 de UW, pero Goessling (1 de 4 convertidos) fallaría un FG de 51 yardas, del mismo modo que sería incapaz de convertir uno de 35 yardas tras un nuevo big-play terrestre del back Lonyae Miller de 57 yardas en el último cuarto, que hubiese igualado el partido. La física defensa de los Badgers detendría cuando hubo que detener a Fresno State en la segunda parte y Wisconsin (3-0) tras sobrevivir ante este auténtico BCS buster, encara con gran optimismo su debut en la Big-10 el próximo 27 de Septiembre en Ann Arbor. (Resultado: 13-10)

EL POWER-RANKING

Como se pronosticaba la semana pasada, los rankings personales y consensuados de todo el país, al igual que el que yo os presento, comenzaron en esta semana 3 con sus primeros movimientos interesantes en sus partes más superiores, donde como igualmente se preveía, la fatídica derrota de los Buckeyes (#13 AP Poll y #14 USA Today) en el showdown de LA en manos de los súper Trojans (ahora favoritos absolutos con 61 votos por lo más alto del AP Poll) ha provocado la caída libre de Ohio State hasta niveles insospechados, y lo que es aún peor, que el país haya perdido el respeto por este reputado y legendario programa, como el propio capitán James Laurinaitis reconocería amargamente al final del partido. En contra, la conferencia SEC continua con su supremacía absoluta con un total de 5 conjuntos (Georgia, Florida, LSU, Auburn y Alabama) entre los 10 primeros del Top25 del AP Poll, algo que ningún campeonato ha conseguido anteriormente. California y Arizona State, de una aniquilada PAC-10 (0-4 ante la Mountain West Conference) que únicamente puede presumir de sus potentes Trojans, salen del AP Poll y de mi P-R personal. Sorprendente es la derrota en la OT en su propio estadio de unos Sun Devils que pagaron caro su aparente falta de interés ante UNLV, pensando en el showdown ante Georgia en prime-time de este próximo sábado. Destacable es la escalada de los pupilos de Joe Paterno (#16 AP Poll y #9 de mi P-R), quienes a pesar de todos los problemas extradeportivos (El DE súper estrella Maurice Evans puede ver peligrar su futura carrera profesional tras sufrir cargos por posesión de marihuana), continúan dominando ofensivamente con su nueva Spread-HD (560 yardas ofensivas ante Syracuse y en tres partidos han sobreanotado a sus rivales 166-37). Aunque Paterno sea prudente con su “aún no nos hemos enfrentado a adversidades”, ya apunté en pretemporada que estos Nittany Lions pueden pelar por su conferencia y más conociendo el mediocre nivel actual de Ohio State, aunque este año deberán visitar The Horseshoe.

1- USC [ AP Poll: #1 | USA Today: #1 ]
Llevan escrita la palabra campeones bajo su emblema y solamente ellos mismos serán sus rivales con una PAC-10 y un calendario a la baja.
Próximo encuentro: Jueves en Oregon State (bye)

2- Oklahoma [ AP Poll: #2 | USA Today: #2 ]
Este tornado ofensivo continúa haciendo estragos por todo el país con un promedio de 556.7 yardas y 54.7 puntos, con un Bradford de otro planeta.
Próximo encuentro: Sábado contra TCU (bye)

3- Georgia [ AP Poll: #3 | USA Today: #3 ]
Sufrida victoria de UGA en Columbia ante Spurrier donde mostrarían grandes carencias en su OL (promediaron 3.0 yardas de carrera y 4 sacks)
Próximo encuentro: Sábado en Arizona State

4- Florida [ AP Poll: #4 | USA Today: #4 ]
La semana de descanso habrá sido muy útil en Gainesville para preparar a su OL tras su mala actuación ante Miami y para recuperar a los lesionados.
Próximo encuentro: Sábado en Tennessee

5- Missouri [ AP Poll: #5 | USA Today: #5 ]
De nuevo la combinación Maclin (234 yardas all-purpose) y Daniel (405 yardas aéreas y 4 TDs) demostró porqué son el ataque #1 de todo el país.
Próximo encuentro: Sábado contra Buffalo

6- LSU [ AP Poll: #6 | USA Today: #6 ]
Desde 1998, LSU no gana en The Plains, donde once de los últimos 18 encuentros se han decidido por un TD o menos, incluidos cuatro seguidos.
Próximo encuentro: Sábado en Auburn

7- Wisconsin [ AP Poll: #8 | USA Today: #8 ]
No era una visita sencilla la de los Badgers a Fresno, sin embargo, con un físico juego y una defensa impenetrable, Wisconsin conseguiría sobrevivir.
Próximo encuentro: Sábado en Michigan (bye)

8- Texas [ AP Poll: #7 | USA Today: #7 ]
Pasada la tempestad del huracán Ike, los Longhorns se enfrentarán a Rice, sobre quienes poseen un récord de 36-1 desde 1966 y 68-21-1 en la historia.
Próximo encuentro: Sábado contra Rice

9- Penn State [ AP Poll: #16 | USA Today: #15 ]
Con todas las distracciones y problemas, continúan impresionando con un ataque que anota al menos 35 puntos durante las primeras partes.
Próximo encuentro: Sábado contra Temple

10- Oregon [ AP Poll: #17 | USA Today: #12 ]
Los Ducks sobrevivirían a 4 turnovers y 6 penalizaciones para vencer a Purdue en una remontada que puede suponer toda una inyección de moral.
Próximo encuentro: Sábado contra Boise State

11- East Carolina [ AP Poll: #15 | USA Today: #17 ]
Su temporada mágica estuvo apunto de ser arruinada por una infravalorada Tulane, que, de nuevo, puso en apuros a un ranqueado tras Alabama.
Próximo encuentro: Sábado en NC State

12- Brigham Young [ AP Poll: #14 | USA Today: #11 ]
Son los no-BCS favoritos tras anotar 35 puntos a UCLA (el mismo equipo que venció a Tennessee hace 12 días), a comienzos del segundo cuarto.
Próximo encuentro: Sábado contra Wyoming

13- Texas Tech [ AP Poll: #11 | USA Today: #10 ]
A pesar de no haber cumplido con las expectativas en estos 3 primeros encuentros, la D dejaría a 0 a SMU hasta momentos finales del último cuarto.
Próximo encuentro: Sábado contra Massachusetts

14- Auburn [ AP Poll: #10 | USA Today: #9 ]
Tras toda su publicidad en pretemporada, la Spread Offense de Franklin es un auténtico desastre (3 puntos). No su clásica D (sólo permitió 2 puntos)
Próximo encuentro: Sábado contra LSU

15- South Florida [ AP Poll: #12 | USA Today: #16 ]
Muy pocos creían que darían la vuelta a un 20-3, pero Grothe junto con una excelente defensa, remontarían heroicamente ante una buena Kansas.
Próximo encuentro: Sábado contra Florida International

Completan el Power-Ranking: 16- Alabama, 17- Ohio State, 18- Utah, 19- Wake Forest, 20- Illinois, 21- Kansas, 22- West Virginia, 23- Tennessee, 24- Clemson y 25- Fresno State

Mención especial: TCU, Florida State, Boise State, North Carolina y Vanderbilt

EL “HEISMANÓMETRO”

1- Chase Daniel (QB Missouri): A pesar de que los rivales de Mizzou hasta el momento no son excesivamente importantes, Daniel registra un 72.2% de sus lanzamientos completados con 10 TDs y únicamente 1 INT en estas tres primeras semanas (en los dos últimos partidos, 86.7% y 7 TDs con 13 drives anotados en 13 posesiones), y con un pase de 80 yardas para TD sobre su compañero y rival por el Heisman, Jeremy Maclin, Daniel se convertiría en el líder histórico de yardas aéreas del programa. De su actuación durante el durísimo mes de octubre al que se enfrentan (Nebraska, Oklahoma State, Texas (en Austin) y Colorado), dependerá sí es capaz de soportar como número uno absoluto de este ranking. Sus números esta semana ante SMU: 23 de 28 lanzamientos para 405 yardas y 4 touchdowns.

2- Sam Bradford (QB Oklahoma): En su segunda semana consecutiva con 5 lanzamientos para TD, Sam Bradford, como otro representante de los prolíferos y sensacionales quarterbacks de la conferencia BigXII, está promediando 10.9 yardas por cada uno de sus lanzamientos con 12 TDs y tan sólo 2 INTs, liderando a los Sooners a lo más alto del AP Poll, tan sólo superados por USC. Con sus clásicos roll-outs saliendo del pocket y sus distribuciones bajo movimiento sobre su cuerpo de receptores, Bradford puede guiar a Oklahoma a Miami ante un calendario benevolente y quién sabe si, una temporada más, se verá las caras con el propio Daniel en la final de conferencia del próximo mes de diciembre. Sus números esta semana ante Washington: 18 de 21 lanzamientos para 304 yardas, 5 TDs, además de 1 carrera para 1 yarda y 1 TD, su primero terrestre en toda su carrera en Oklahoma

3- Mark Sanchez (QB USC): Es muy fácil restar méritos a su actuación de este fin de semana simplemente porque es el quarterback titular de los Trojans (#1 consensuados del país), quienes disponen de toneladas de talento a su alrededor. Cierto es que el RB Joe McNight y su OL, que tan fenomenal le protegió y le ofreció tiempo para lanzar, fueron las piezas que catalizaron este ataque, pero el liderazgo y el control que demostró ante Ohio State con 4 lanzamientos para touchdown fueron, sin duda, la marca de la victoria de este pasado fin de semana de USC y sí es capaz de mantener este excelente nivel durante el benevolente schedule que tiene por delante, puede convertirse en el siguiente chico del póster en Los Angeles. Sus números de esta semana ante Ohio State: 17 de 28 lanzamientos para 172 yardas, 4 TDs y 1 INT.

Bajo lupa: Jeremy Maclin (WR Missouri), Max Hall (QB Brigham Young) y Michael Crabtree (WR Texas Tech)

 

Artículo anteriorHistorias de Cenicienta
Artículo siguienteBotín en The Plains
Israel Llata
Israel Llata es natural de Maliaño, una localidad de Santander (Cantabria). Ingeniero informático de profesión y aficionado al fútbol americano desde mediados de los años 90, asombrado por la habilidad atlética del quarterback Steve Young y aquellos exitosos 49ers. En los últimos tiempos centraría su mirada sobre un desconocido pero excitante college football, destapando su corazón como entusiasta aficionado de Alabama, una institución a la que rinde culto. Analiza en su columna semanal la jornada universitaria desde 2007. @israel_lata

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.