La mujer del Cesar….

1662
La prensa de
La prensa de
La prensa de NY

En el mundo del derecho cuando uno apela una resolución espera salir mejor parado qué la decisión que cuestiona, o por decirlo de una manera mas informal. Si tras un proceso administrativo, el qué sea, uno sale con una multa de 10.000 €, si decide apelar espera al menos salir con una multa menor o ninguna, de lo contrario no apela, se acoge a los posible beneficios que pueda conllevar no hacerlo y asume la sanción impuesta.

Tom Brady, y su ejército de abogados y asesores, apelaron la decisión del Deflategate con la firme esperanza no solo de ver reducida la sanción, sino que esperaban que esta quedara borrada del mapa. Pero lo que uno nunca espera cuando apela es salir apaleado y con el rabo entre piernas, y si no le cae una sanción mayor, que yo creo la merece, es sencillamente porque no es posible, se apela para, reducir, o en su defecto, confirmar. De momento la apelación a Tom Brady le ha salido muy cara, no solo en relación a las escandalosas minutas de los abogados, sino lo qué es peor, la imagen pública del chico dorado ha quedado seriamente trastocada tras sacar Roger Goodell un as de la manga, que Tom Brady ordenó destruir su teléfono móvil la víspera de su declaración ante Ted Wells, el encargado de investigar el Deflategate.

Cuando uno juega al mus, y no es la mano, si quiere echar un órdago a la grande como hizo Tom Brady debe saber muy bien no solo con qué cartas juega, sino prever que cartas puede tener la mano. Roger Goodell era la mano, sabía sus cartas, pero sobre todo tenía las mas importantes, cuatro reyes, que en un órdago a la grande sabes que siempre lo tienes siempre ganado. Los cuatro reyes de Roger Goodell no solo eran el hecho de la destrucción del móvil, algo que según declaró el QB es habitual cuando cambia de terminal, sino que el movil que reemplazó al destruido aun existe, lo que contradice  su declaración anterior 

¿Por qué dices que es habitual que destruyas tu móvil cuando cambias de terminal y precisamente el anterior no se destruyó? Eso solo lo sabe Tom Brady, aunque de momento el jugador, o sus asesores, se han apresurado a decir que destruyó el terminal cuando los investigadores dijeron que no era necesario que aportará el teléfono en ningún caso, un hecho que se contradice claramente con el mas que cuidado texto que Roger Goodell ha dado a conocer, y donde se nota mas que nunca la cuidada redacción de un abogado. La decisión deja a Tom Brady a los pies de los caballos y a rebufo de la NFL, que ha desacreditado por completo la cuidada imagen de chico dorado del QB, solo mantiene su virginal imagen entre los más acérrimos aficionados de su equipo.

Roger Goodell no solo mantiene la sanción a Tom Brady, sino que ha dejado tocada su imagen pública

La NFL no solo ha sacado un texto mucho mas cuidado, razonado y con una exposición de hechos que van mucho más allá de la confirmación de una mera sanción, sino que se hace una detallada argumentación de porque a pesar de no existir el código rojo o pistola humeante, sí sin embargo existía una clara conspiración para manipular las pelotas al gusto de Tom Brady, pero por debajo del límite legal. En el escrito de 20 páginas Roger Goodell va más allá de sugerir o decir que es más probable que sí que no, afirma categóricamente que hubo manipulación y una clara intención de hacerlo.

Además este caso hay dos novedades con respecto a otras resoluciones del Comisionado, por primera vez no se limita a decir que le suspende por X partidos, sino que en las páginas 14, 15 y 16 se argumenta la sanción con analogías con otros hechos sancionables. Está muy claro que la NFL sabe que el tema se puede judicializar y de esa forma se evita que se acuse de arbitraria. Por primera vez hay un claro esfuerzo por motivar la sanción.

También en el las páginas 16 a 19 Roger Goodell hace una exposición de porque sí es competente para conocer la materia, recurre en muchos espacios al actual convenio y el contrato que el jugador firmó,  donde se reconoce implícitamente la potestad del Comisionado para poder imponer sanciones de acuerdo al CBA, y sobre todo en un tema tan espinoso como es “la integridad del juego”, lo que lo aleja de los casos de Rice, Hardy y Peterson, donde se discutían hechos extradeportivos.

Por último la NFL quiere en cierto modo controlar donde se va a judicializar el tema y evitar que jugador y sindicato jueguen en campo amigable. La NFL pretende que el previsible proceso judicial tenga lugar en New York y no en Massachusetts o Minnesota, lugares donde jugador o sindicato saben que juegan en casa y a favor de corriente. Para empezar antes siquiera de entrar en el fondo del asunto se debe resolver quien es competente para conocer el caso, lo que puede aun retrasar más aún su resolución. Sobre esta última cuestión las amenazas veladas desde el entorno del jugador han hecho cambiar de táctica al Comisionado, a mi me parece un error avisar de tu siguiente paso y la NFL se ha preparado para la previsible batalla legal que se avecina.

Roger Goodell parece que ha tomado nota de lo que le ha sucedido en ocasiones anteriores, errores de bulto y que han llevado a que todas sus resoluciones se vean tumbadas en otras instancias. Nadie niega que el Comisionado se ha equivocado mucho y en demasiadas ocasiones en los últimos meses, pero esta vez ha tomado medidas, pero sobre todo ha hecho algo demoledor, ganar la batalla de las relaciones públicas. Por irrelevante que sea la destrucción del móvil, la imagen de chico dorado de Brady ha quedado seriamente tocada tras esa acción, y ya sabemos eso de esparce mierda, qué algo quedará.

Tom Brady tiene dos frentes abiertos, uno judicial, y otro de imagen pública. La destrucción del móvil por irrelevante que pueda parecer es demoledora, ya sabemos eso de que la mujer del Cesar no solo debe serlo, sino parecerlo. Tom Brady mas bien ha actuado como el déspota Nerón cuando se creía por encima del bien y del mal y ordeno incendiar Roma.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.