Tailgate - A por los Browns!

AFC North. Who Dey!
Avatar de Usuario
Córvido
Draft First Round Pick
Mensajes: 1902
Registrado: 16 May 2016 20:06

Re: Tailgate - A por los Steelers!

Mensajepor Córvido » 22 Dic 2016 10:11

antoniomagon escribió:Muchas gracias por tus felicitaciones. Es muy reconfortante ver recompensado así el trabajo de documentación y recopilación de datos. Espero seguir escribiendo artículos que despierten tan entusiasta respuesta.

Efectivamente, la impresión que todos tenemos es que los Steelers parten como favoritos. Son buenos, pero ojo, no son invulnerables. Si jugáis bien vuestras cartas podéis tener una oportunidad. Nosotros no supimos jugar las nuestras al final y se nos escapó el partido.

En todo caso, creo que das por descartada ya vuestra presencia en playoffs como wildcard si perdéis y no es así. Necesitáis una carambola (que Miami pierda sus dos partidos y Broncos al menos uno) pero no es imposible.



Al Cesar lo que es del Cesar, tus artículos tienen ese tono "peculiar" que se disfruta, bañado de datos interesantes y bien escrito.

Con respecto al partido, sin duda que se le puede ganar y no lo hicisteis sobre todo por la ausencia de Vontaze Burfict y Vincent Rey, es lo bueno que tienen los enfrentamientos divisionales que se juega en el momento sin tener en cuenta nada más y realmente no temo a los Steelers, lo que temo es la cara que darán los Ravens.
ImagenImagen

Avatar de Usuario
antoniomagon
High School player
Mensajes: 132
Registrado: 17 May 2016 13:23

Re: Tailgate - A por los Texans!

Mensajepor antoniomagon » 22 Dic 2016 11:30

Aunque para nosotros hace tiempo que perdió interés, la liga sigue, y la próxima Nochebuena nos enfrentamos a uno de nuestros fantasmas del pasado: los Houston Texans. Los que nos eliminaron de playoffs en las temporadas 2011 y 2012. Los que nos rompieron la racha de imbatibilidad en 2015. Motivos para buscar resarcirse de estas afrentas hay, otra cosa es que el espíritu navideño de nuestros técnicos y jugadores esté por la labor. Desde el nacimiento de esta franquicia (recordemos que los antiguos Houston Oilers son los actuales Tennessee Titans) aparte de esos dos partidos de wildcard nos hemos enfrentado otras 8 ocasiones, con resultado parejo de 4-4, pero llevamos sin ganarles en Cincinnati desde 2005. Tal vez, el hecho de disputarse en Nochebuena (2:30 de la madrugada del sábado al domingo en España) pueda romper esta racha. Pese a jugarse en horario de prime-time (con lo mal que nos suele sentar esta circunstancia) no nos retransmite Movistar+, por lo que no nos podrán volver a gafar.

Houston está a pocos kilómetros de la localidad de donde es Andy Dalton, que nunca ha negado ser seguidor de este equipo en su adolescencia. Lo que tampoco se puede negar es que raramente ha jugado bien contra ellos. Aparte del regreso al área de su infancia, la visita al NRG Stadium (que es un domo, por lo que esta semana es irrelevante la información meteorológica) supondrá el reencuentro con nuestro ex-CB Jonathan Joseph, ya que está lesionado el recordado Devon Still (cuya hija afortunadamente ya salió del hospital tras vencer su batalla contra el cáncer). En nuestras filas milita Randy Bullock, quien fue su kicker durante sus dos primeras temporadas en la liga. Vestiremos camiseta blanca y pantalón supongo que negro, porque aún no han comunicado este dato; y nos arbitrará Carl Cheffers, un árbitro a quien ya hemos visto. Sí, digo bien, visto, porque fue quien nos pitó en Londres. Arbitro hijo de árbitro, se da la curiosa circunstancia de haber sido el encargado de dirigir nuestros dos últimos empates (Panthers y Redskins), que si ya es raro empatar un partido, mucho más que coincida que sea el mismo colegiado. De las otras 9 veces que nos pitó sólo ganamos 3, así que mucha suerte no podemos decir que nos traiga.


EN ATAQUE:

Parece que el sábado tampoco será el día que vuelva Green. Me parece bien. Si no nos jugamos nada, no tiene ningún sentido arriesgarle, y por otro lado, nos debería permitir ver más en acción a WRs que nos puedan ser útiles en 2017. En esta circunstancia, de nuevo deberíamos tender a un playcall equilibrado entre carrera y pase, pero intentando dar más protagonismo a Burkhead, toda vez que además Hill está medio lesionado.

Como Boling también está arrastrando molestias todo el año, quizá sería buena oportunidad para ver movimiento en la OL, desde la activación (y posibles primeros minutos) de Westerman, hasta la posibilidad de probar a Ogbuehi de LG (o de LT, pasando Whitworth al LG). Por otra parte, espero también que termine la tontería de estar alternando a Fisher y Winston en el RT, y dejen continuidad al de 2º año para confirmar si podemos tener ahí un titular para 2017 o hay que buscar alternativas. Otra vez.

La secundaria de Texans es buena, así que no preveo una noche exitosa en el apartado aéreo. Quizá la mayor vigilancia que puedan tener LaFell, Boyd o Eifert haga más sensato buscar emparejamientos más favorables con jugadores menos habituales, como Erickson, Core, Wright o Kroft (si juegan estos dos últimos, que tampoco está claro) en formaciones de 3 ó 4 WRs. Abrir más el abanico de receptores para confundir al contrario. En cualquier caso, para solventar la presión tejana, sería recomendable que Dalton se desprendiera pronto del oval, y si hay que ir profundo, mejor en jugadas de play-action que desde shot-gun, donde es un objetivo más vulnerable. Por otro lado, dado que no nos jugamos nada, tampoco tiene sentido ejecutar ahora jugadas de engaño, sino reservarlas para el año que viene.


EN DEFENSA:

La nota más destacada es que con el ingreso de Burfict en el protocolo de conmociones, no sólo se pierde el partido del sábado, sino que por sus antecedentes, es muy probable que para él ya haya terminado la campaña 2016. Sinceramente, espero que su baja sea cubierta por Rey (si está recuperado) y Vigil, ya que Maualuga es incapaz de detener a nadie, y Miller es el 6º RB con más yardas de la liga. Tampoco es que el novato lo haya hecho mucho mejor, pero necesitamos verle en acción.

En la línea defensiva seguramente recuperamos a Gilberry. ¿Y para qué? Si ya tenía poco sentido antes, menos ahora que no nos jugamos nada y es más interesante dar minutos a Clarke y a DeShawn Williams. Nuestro pass-rush está siendo muy deprimente, y debe dar un paso al frente, sobre todo ante un QB inexperto como el que pondrán los Texans. Quizá no estarían mal las ayudas por parte de los DBs en blitz.

Una secundaria en la que Shaw tiene que demostrar que lo de Pittsburgh sólo fue un mal día. No se puede ser otro que se nos venga abajo en los partidos grandes. Imagino que pondrán a Kirkpatrick sobre Hopkins, y que tenga más fortuna que en el anterior enfrentamiento entre ambos. Pero con nuestra desgracia, no me extrañaría nada que su receptor más productivo fuese Fuller, el novato a quien pretendíamos en 1ª ronda y que nos voló en las narices.


EL RIVAL:

Nosotros no nos jugamos nada, pero ellos se juegan la vida. Su posición de privilegio como líderes de la AFC Sur puede cambiar en cualquier momento, con Titans y Colts pisándoles los talones (TEN empatado con ellos e IND a sólo un partido), en una división que, como la nuestra, quien no la gane tiene prácticamente imposible entrar vía wildcard. Pero por otra parte, si en partido que se juega antes, los Jags dan la campanada derrotando a los Titans, una victoria tejana les daría matemáticamente el título divisional.

Como dije antes, estrenará titularidad el QB de 2º año Tom Savage. Y lo que para unos puede ser una ventaja enfrentarse a un QB inexperto, para nosotros siempre es una complicación, como pudimos ver en los casos de Siemian (DEN), Hogan (CLE), Cousins (WAS) o Wentz (PHI), independientemente del resultado final. Ellos hace tiempo que perdieron a su estrella defensiva J.J. Watt, pero han sabido sobreponerse a su pérdida, y su defensa es la mejor de la liga, y especialmente buena contra el pase. Gran parte de culpa en ello la tiene la presión de su DL, no muy “sackeadora”, pero muy agobiante.


LA CLAVE:

Al no jugarnos nada, no tenemos nada que perder, ¿cuándo si no vamos a intentar ser agresivos? Vamos a probar pases profundos. Vamos a incrementar el blitz. Vamos a dar oportunidades a los menos habituales para sorprender. Vamos a adelantarnos a los pases para forzar turnovers. Vamos a jugarnos 4ºs downs y conversiones de 2. Salgamos de una vez de esta timorata filosofía conservadora. A lo mejor, nos llevamos una sorpresa.

En cualquier caso, no creo que ganemos, pero seguro que ahí estaremos todos rajando del equipo por el móvil a esas horas de la madrugada aunque nos cueste ojeras y broncas en la comida familiar de Navidad del día siguiente. Maldita sea nuestra estampa, no tenemos remedio. Estos desgraciados no se merecen lo que hacemos por ellos :evil:

Avatar de Usuario
antoniomagon
High School player
Mensajes: 132
Registrado: 17 May 2016 13:23

Re: Tailgate - A por los Texans!

Mensajepor antoniomagon » 29 Dic 2016 19:04

Ni el espíritu navideño fue capaz de invertir la tendencia del equipo. Lo peor no fue perder (a estas alturas, casi mejor pensando en el próximo draft), sino de nuevo la triste imagen ofrecida. Una primera parte para olvidar, y una segunda donde lo único interesante, tanto por lo bueno (big-play de LaFell, extra-point bloqueado) como por lo malo (intercepción y fallo del fiel-goal final) vino de nuestra parte. Más por costumbre que por entusiasmo, vamos con el análisis:

ME GUSTÓ:

Minutos a los menos habituales :arrow: En este punto de la competición, sin nada que ganar, era lo que pedíamos, y al menos, algo de esto tuvimos. Core recibió nada menos que 14 pases (aunque no sirvieran para nada), Ogbuehi y Fisher jugaron todo el partido (aunque solamente para evidenciar el futuro tan negro que se nos plantea en ambas posiciones de OT). Vigil jugó más que Maualuga, y Dennard que Shaw (lo que en ambos casos no quiere decir que mejor).

Burkhead :arrow: Si algo se movió el ataque fue sin duda gracias a él. Un más que digno promedio de 3,5 yardas por carrera, y 4 recepciones para 25 yardas. Nada espectacular, pero dando la cara mucho más que Hill, de quien quiero creer que su mal partido fue fruto de estar medio lesionado, porque si no, sería síntoma de algo más grave, que haría plantearse su renovación. Rex puso todo de su parte para conseguir la victoria, con 26 yardas en el ultimo drive.

Uzomah :arrow: Aunque su inclusión fuese obligada por las lesiones, destacó más de lo que ha hecho Kroft pese a disputar más partidos. No lo hizo peor que él en protección, y consiguió 5 recepciones, una de ellas un gran 4º down en el último drive.

Pass-rush :arrow: Por fin apareció un poquito. Vimos de nuevo a Atkins, que ya iba siendo hora. Gilberry casi se convierte en probowler, y manda huevos que un viejuno como él, que apenas ha jugado este año por lesiones, lo haga mejor que los jóvenes que se tienen que ganar la posición como Clarke o Hunt (éste último lleva más patadas bloqueadas que sacks, hay que joderse).

LaFell :arrow: Sus 130 yardas en 6 recepciones vienen muy marcadas por el TD de 86, pero hay que reconocer que todo el mérito en la anotación fue suyo. Atrapó un pase en una simple ruta slant destinada apenas al primer down, y quebró con la cintura al safety para marcharse en velocidad 80 y tantas yardas sin que nadie le atrapara.


NO ME GUSTÓ:

Dalton :arrow: No diría que fuese culpa suya perder el partido, pero tampoco hizo demasiado por ganarlo. Recibir tanto sack hace daño. Esto es de Perogrullo. Pero más que el físico le está afectando el mental. Creo que se precipita en los pases, soltándolos antes de tiempo y sin la precisión deseable. Salvo uno de 21 yardas a Boyd, creo que ningún otro voló más de 10. La misma intercepción es un pase atrapable por Boyd, pero tampoco hubiera pasado nada si lo hubiera tirado un poco más bajo (bueno sí, que lo hubiera bloqueado la DL :roll: ). Me da la impresión que se ha pasado todo el año sin desarrollar la química necesaria con los WRs que no se llaman Green. Tampoco en la toma de decisiones estuvo acertado, como en el “regalito” que le hace a Burkhead en una option que claramente había desactivado la defensa.

Bullock :arrow: De éste sí fue la culpa de perder el partido. La diferencia de los buenos kickers a los jornaleros es que los primeros pueden fallar durante el partido, pero las meten en los momentos clave. Esta era la razón que argumentaba cuando defendía a Nugent (en el pasado, lo de esta temporada era indefendible). Si no eres capaz de meter un FG de 43 yardas en un domo, idéntico al que has metido antes del descanso cuando no era “tan importante”, no me vales para kicker de mi equipo.

Pocos minutos para los suplentes :arrow: En el apartado anterior hablaba de unos cuantos afortunados, pero otros no lo fueron tanto. Nos quedamos sin ver a los LBs Dawson (otra vez) ni Flowers, pero tampoco a los safeties Smith y Fejedelem. Tampoco Westerman jugó ni un snap. O son realmente malos, o volvemos a pasar un año sin saber su potencial.

Línea Ofensiva :arrow: Todo un clásico de esta sección. Ogbuehi y Fisher no me ofrecen la más mínima garantía. No era un compromiso fácil contra la mejor defensa del campeonato y dos fieras como Clowney o Mercilus, pero todos los equipos tienen buenos rushers, y si no estos serán otros, y el caso es que Dalton se llevó otros 3 sacks a su casa. Tampoco la reubicación de Whitworth en el interior me pareció que cambiase mucho el panorama.

Pacman Jones :arrow: 3 faltas casi consecutivas (alguna rigurosa, todo hay que decirlo), un par de pasadas de frenada, y una llegada tarde a una recepción en 3er down que mantenía vivo el drive de HOU. No tuvo una buena noche, y ya son varios los partidos que decimos lo mismo.


Como esto tampoco da para más, pasemos ya a las cagadas:

Shawn Williams por: “No plaqué a su RB porque se llamaba Hunt, como mi compañero, y pensaba que serían parientes”.
Pacman Jones por: “La Navidad es tiempo de regalos, ya sea en forma de penalizaciones o concediendo recepciones”.
Tyler Boyd por: “A Santa Claus le tendría que haber pedido unos brazos más largos, porque Dalton se piensa que todos somos Green”.
Randy Bullock por: “Tengo muchos amigos en los Texans como para hacerles la faena de fastidiarles la fiesta por el título divisional”.
Shawn Williams por: “Como en la primera parte se había dejado caer dos pases, ¡quién iba a pensarse que en la segunda volverían a pasar a Fiedorowicz!”.

Avatar de Usuario
antoniomagon
High School player
Mensajes: 132
Registrado: 17 May 2016 13:23

Re: Tailgate - A por los Ravens!

Mensajepor antoniomagon » 07 Sep 2017 13:23

Empezamos una nueva temporada en la NFL precisamente como en los últimos años solemos acabarla: recibiendo en casa a los Baltimore Ravens. Sin embargo, este partido será bien diferente a los anteriores. En primer lugar, por lo que hay en juego. A pasados encuentros ya se llegaba con todo decidido, resultando intrascendentes, pero en el del próximo domingo, todo está por determinar. Córvidos y atigrados se proyectan como dos equipos que van a pelear entre ellos por acompañar en playoffs a los, en principio, inalcanzables Steelers, y los resultados de los partidos entre ellos pueden resultar determinantes. En segundo lugar, por ser la primera semana de competición, al grado de excitación que corresponde la lógica expectación por ver en acción la nueva cara de los equipos hay que rebajar unos cuantos grados, ya que es normal que las plantillas no estén aún todo lo acopladas que sus seguidores desearían, y estos partidos suelen dejar un ligero regusto a decepción.

Por primera vez en nosecuántos años, los Bengals disputan la jornada inaugural de la temporada en su propio estadio, un evento que por lo visto hace mucha ilusión a la afición de allí. Pues vale. Supongo que tendrá que ver con los actos conmemorativos del 50º aniversario de la franquicia. En una jornada complicada meteorológicamente para el sureste norteamericano, en Cincinnati se prevé una tarde soleada, con poco viento, temperatura rondando los 20ºC y humedad del 60%. Un clima perfecto, impoluto, como nuestro uniforme para el estreno liguero: blanco en camiseta y pantalones. Nos pitará Walt Coleman, el “referee” más veterano de la NFL (29 años, 19 como árbitro principal). Este gerente de productos lácteos se caracteriza por dejar jugar. No es muy amante de los pañuelos (quizá porque a su edad le cuesta dar las explicaciones) lo que no sé si será buena cosa para nosotros ante la agresiva defensa córvida (bueno, si hacemos holdings y no los pitan, sí). No nos trae precisamente buena suerte, ya que el balance cuando nos arbitra es de 4-10, y las 3 veces que lo hizo cuando jugábamos contra Baltimore, no ganamos ninguna. Por cierto, las series contra los Ravens están igualadas a 21 victorias para cada bando, toca desempatar. El próximo domingo a las 7 de la tarde (hora española), os quiero a todos ahí para empujar. Pasaremos lista.


En ataque :arrow: La clave, como seguro podréis adivinar, es que nuestra línea ofensiva aguante el chaparrón de pass-rushers que van a enviar los Ravens. Si ya eran poderosos en este sentido, en pretemporada han mostrado que vienen con más fuerza si cabe. Aun teniendo 5 buenos gordos delante serían insuficientes, por lo que TE y RB deberán multiplicarse en tareas de protección al QB. La pinza que pueden hacer sus OLB contra Fisher y Ogbuehi, más la presión que generen por dentro contra Bodine, debe poner sobre alerta a Dalton para escapar de la trampa si ve colapsar la línea, o echarse cuerpo a tierra si el sack es inevitable para proteger la posesión.

¿Cómo podría salir vivo nuestro pelirrojo? Soltando el balón como si quemara. Pases muy rápidos, a ser posible incluso desde shot-gun para poder ver venir mejor la presión. La defensa de Baltimore es muy buena, pero no es invulnerable. Si se supera la primera barrera (es un “si” muy grande, pero hay que intentarlo) pueden sufrir. Con la retirada de Orr se les queda un hueco en el centro de la unidad de LBs que debemos aprovechar con pases al TE o al receptor del slot. Por supuesto, también pueden ser muy efectivas las jugadas de screen. No hay prisa con quemarles en jugadas de tropecientas yardas; si conseguimos ataques continuados, terminaremos agotándoles.

Otra fórmula para hacerles replantearse la presión son las carreras exteriores. Si Gio o Mixon son capaces de producir corriendo por fuera, sus OLB (Suggs y Judon) se lo pensarán dos veces antes de ser demasiado incisivos. Vuelvo a repetir lo del párrafo anterior, si se rompe el primer placaje, hay posibilidad de hacer daño.

¿Y esto por qué? Pues porque el temor que les produce A.J. Green (su bestia negra particular) va a provocar que sus safeties se queden más atrás de lo habitual. Tanto Jefferson como Weddle son dos SFs de lo mejor de la liga, y su contundencia, un arma más efectiva para pararle de lo que ha sido el CB Jimmy Smith. Así que yo mandaría profundo a Green (ya que Ross, lesionado, no va a ser convocado) para despejar el camino a LaFell o Boyd.

Como conclusión: más carrera que pase, más pase corto que largo, y paciencia porque es una defensa muy complicada de doblegar.


En defensa :arrow: Tenemos 3 bajas muy importantes. Burfict es el alma de la defensa, sobra cualquier cosa que diga sobre el impacto de su ausencia. Jones es el CB más efectivo por el exterior, y quien mejor tiene tomada la medida a Flacco. Shawn Williams tampoco estará a punto, lo que hará resentirse nuestra presencia en el medio de la zaga, una zona que les gusta castigar a los Ravens con TE (Boyle) o RB (Woodhead). Creo que deberíamos seguir el consejo de Alberto y en vez de alinear a Fejedelem (que será la apuesta de los entrenadores), subir a Iloka al box y dejar a Derron Smith en cobertura.

La baja de Burfict la cubrirá Rey. Obviamente no es lo mismo, pero tampoco quedamos tan mal. Las características de los RB de BAL no se adaptan precisamente a las cualidades de Minter, por lo que necesitamos añadir velocidad a esta unidad. Por otra parte, la tendencia pasadora de Mornhinweg (OC de BAL) nos obligará a actuar mucho con sólo 2 LBs y 5 DBs, así que es posible que Vigil dispute más snaps que Minter por ser mejor en cobertura.

El puesto de Jones será para Dennard, lo que me parece otro error, ya que para contener la velocidad de los estiletes córvidos Wallace, Maclin y Perriman, me parece mejor dotado Jackson. Incluso Shaw. En cualquier caso, como digo, va a haber minutos para todos. Y más nos vale estar bien vivos para tratar de aprovechar los posibles regalos en forma de intercepciones, ya que pueden suponer la diferencia entre ganar o perder el encuentro.

Sin embargo, lo fundamental se cocerá en las trincheras. Nos quejamos de nuestra OL, pero la suya tampoco está para tirar cohetes. Atkins puede hacer mucho daño por el gap entre el center (Jenter) y el LG (Hurst). Igualmente, Dunlap también puede buscar las cosquillas a su nuevo RT (Howard). Flacco (12 INT en 8 partidos en el Paul Brown Stadium) no se desenvuelve bien ante nuestra presión, y ésta será nuestra principal baza.

Como conclusión, el ataque de Baltimore no es su fuerte. Su carrera es controlable, así que cortando el tráfico aéreo tendremos mucho ganado. Como es muy probable que nuestra ofensiva se encuentre con dificultades para avanzar, la defensa no se deberá conformar con contenerles, sino que debería tratar de anotar mediante turnovers.


El rival :arrow: Lo más destacable es que la lesión sufrida por Flacco en pretemporada le ha impedido entrenar hasta prácticamente esta misma semana, por lo que parece obvio que al juego de pase de los Ravens debería afectarle tan prolongada inactividad de su signal-caller.

Las lesiones les han machacado en pretemporada, así como las suspensiones. Se quedan sin RB principal (este año no veremos el interesante duelo Dixon-Mixon), ni TE (Pitta, Gilmore) ni su CB más prometedor (Young). Pero si algo tiene este equipo es que a falta de estrellas, su fondo de banquillo es infinito.

La secundaria de Baltimore ya no hay que tomársela a broma. Han fichado al SS Jefferson, lo que permitirá a Webb retomar funciones de CB donde se encuentra más cómodo, posición para la que también han sumado al ex–Cowboy Carr y al rookie de 1ª ronda Humphrey.

En la línea defensiva perdieron a Jernigan, pero consiguieron conservar a Williams, y cualquiera que se alinea junto a él parece mejor de lo que es (Urban, Pierce, Davis, Henry). El único hueco está en el acompañante de Mosley en el centro de la unidad de LBs, ya que Correa no está respondiendo a las expectativas.

En ataque presentan las dudas de una línea ofensiva recompuesta, sostenida por el magnífico RG Yanda y el prometedor LT Stanley, pero aún por cohesionar el resto. El juego de carrera tiene a West y Allen como caballos de batalla, cuyos rendimientos están lejos de lo esperado, y el veterano Woodhead, pendiente de lo que pueda aportar a sus 32 años. Entre los receptores también carecían de un claro referente hasta que se les apareció la virgen cuando los Chiefs cortaron a Maclin. Alineado junto a Wallace y Perriman, la estrategia es descubrir cuál de los 3 conseguirá un emparejamiento más favorable para hacerle llegar el oval.

Aun así, con una ofensiva que ataca a tirones, tampoco necesitan avanzar demasiado porque tienen un kicker como Tucker, el mejor de la liga, que es capaz de enchufarlas desde cualquier distancia. No podemos dejarles colchón, porque nos lo harán pagar.


La clave :arrow: Como corresponde a cualquier duelo divisional, será un partido muy competido. Como corresponde a un partido inaugural, también estará plagado de errores. Quien menos cometa, se llevará la victoria.

Preveo mucha igualdad. Su defensa es mejor que nuestro ataque, pero su ofensiva no me parece mejor que nuestra defensa. Puede ser crucial ganar la batalla territorial, así que importante conseguir buenos retornos, encadenar drives sostenidos, y efectividad del kicker.

En ataque será básico producir en 1er y 2º down, porque como se nos queden 3ºs largos vamos a sufrir. Hay que evitar las faltas innecesarias (salidas falsas, delay of game, interferencias ofensivas de pase) y dentro de lo posible, los holdings. Cada primer down será una pequeña victoria parcial, y a esto nos tenemos que agarrar. Quien controle el reloj, tendrá mucho ganado.

A estas alturas, la preparación física no está a tope, por lo que para evitar desfallecer al final, será muy importante ir rotando la defensa durante todo el partido. Hay que aprovechar que este año tenemos buenos suplentes (Willis, Evans, Russell) para no dejar nunca de presionar a Flacco (Lawson, Iloka entrando en blitz “a lo Nelson”, etc.). Este partido se gana desde la defensa, o no se gana.

Puede ser pronto para decirlo, e incluso exagerado, pero de este partido pueden depender las aspiraciones de playoffs de ambos contendientes. Si consideramos a Steelers favoritos, la lucha por el wildcard va a ser cruenta, y quien gane el desempate divisional tendrá una ventaja sobre el otro muy difícil de recuperar. Mi pronóstico, como no puede ser de otra manera en el ilusionante comienzo de temporada, es que ganamos, pero no sin sufrir. ¿Alguien conoce algún farmacéutico que nos recete ansiolíticos?

Avatar de Usuario
antoniomagon
High School player
Mensajes: 132
Registrado: 17 May 2016 13:23

Re: Tailgate - A por los Texans!

Mensajepor antoniomagon » 14 Sep 2017 09:56

Cuanto antes pase lo malo, mejor. Ya que tenemos que jugar un partido en jueves, en prime-time, que nos sienta tan mal como una mala resaca, cuanto más pronto nos lo quitemos de encima, tanto mejor. Al menos, ya que la NFL obliga a esta “semana corta”, el partido se jugará nuevamente en casa, por lo que los jugadores no perderán de entrenar como consecuencia de los desplazamientos. Es sólo la segunda jornada, pero ya llegan las urgencias. Tanto Houston como nosotros teníamos apuntado en nuestra lista mental de victorias que ganaríamos el partido inaugural. Ninguno de los dos lo hicimos, así que plantarnos en la tercera jornada con un 0-2 puede empezar a tambalear las aspiraciones que legítimamente tenían ambos al inicio de temporada para alcanzar playoffs.

El enfrentamiento con los Texans, pese a que sólo es el 11º entre ambas franquicias, se está convirtiendo en especial. En la memoria de todos, las dos derrotas que nos infligieron en sendos partidos consecutivos de wildcard en su estadio en las temporadas 2011 y 2012, pero también la visita que nos hicieron en 2015 que nos cortó la racha de imbatibilidad. El balance en temporada regular es favorable a ellos por 4 a 6, y no les ganamos en casa desde 2005, siendo el último enfrentamiento el del año pasado que acabó con Bullock mandando fuera un field-goal en el último segundo que hubiera supuesto la victoria (infructuosa, así que casi mejor, porque nos permitió escoger más arriba en el draft).

De todas las cosas que no me gustan del partido de los jueves, una de ellas es la de vestir a los jugadores de mamarracho por la iniciativa “color rush”. Nosotros no salimos mal parados con nuestro uniforme de tigre albino, pero este año además suman a la moda la de modificar el diseño del casco, con los colores que habéis podido ver en la foto de acceso a esta entrada. El nuestro tendrá los colores invertidos (rayas anaranjadas sobre fondo negro), mientras que serán los tejanos quienes lleven su casco naranja, con el logotipo habitual sobreimpreso.

Una locura. Como lo es que Dalton tenga que redimir su penosa actuación (duramente criticada por los aficionados) contra el equipo de su corazón, el equipo de su ciudad, los Texans. Buen día también para que Bullock se redima ante uno de sus ex-equipos. Y por supuesto, que vuelva Jonathan Joseph a un estadio donde sí tiene que pagar por el Gatorade.

Obviamente, en el recuerdo los recientes huracanes que han azotado el sureste de los Estados Unidos, en especial, el Harvey sobre la zona de Houston. La noche, para lo que es Cincinnati, bien, recordemos que aún es verano. Entre 15 y 20 graditos, bastante humedad, suave viento variable y cielo nublado con muy ligera probabilidad de lluvia.

El encuentro lo arbitrará Cletus “Clete” Blakeman, abogado de Omaha, quien esperemos que al menos haya aprendido ya a voltear la moneda cuando la tira al aire. Su balance contra nosotros es de 4 victorias y 3 derrotas, la última de ellas el año pasado en Baltimore. Fue también quien pitó el Houston-Cincinnati de playoffs de la temporada 2011. La cantidad de penalizaciones señalizadas está en la media de la liga, y también son muy igualados sus porcentajes de victorias locales y visitantes. No podemos acusar una tendencia en su trabajo, y esto no es mala cosa.

Como corresponde a un Thursday Night Football, se disputa a las 2:30 de la madrugada del jueves al viernes (en España), así que un servidor lo verá, si acaso, al día siguiente, ya que esta gente no se merece trasnochar.


En ataque :arrow: De nuevo, toda la presión sobre la línea ofensiva. Pero tanto la rival, por los peligrosos pass-rushers tejanos comandados por J.J.Watt, y secundado por los Mercilus, Clowney, etc., como a la que se someterá desde la grada y los medios tras su desastrosa hecatombe del pasado domingo. El único cambio que se prevé es el obligado por lesión de Hopkins (en su lugar saldrá probablemente T.J. Johnson, pero con Alexander nunca se sabe). Ogbuehi, Bodine y Fisher siguen contando con la confianza del staff y la religiosidad de Dalton para creer en los milagros.

Aquí debería acabar el análisis. Sin OL, no hay nada. Pero habéis venido en busca de ladrillo y no os puedo decepcionar. No debería extrañarnos ver un partido malo de Dalton, ya hemos visto algunos. Incluso, muy malos. Pero es raro que encadene dos consecutivos. No digo que se vaya a salir (de hecho, sus prestaciones contra Houston siempre han sido más que mediocres), pero quiero pensar que cuidará con mayor diligencia la posesión del oval, evitando lanzamientos comprometidos o verse acorralado en su propio pocket. Antes el balón a la grada que en manos de defensores rivales. La táctica debe ser la del final del partido contra Baltimore: ataque no huddle para evitar que se refresquen, pase rápido a rutas con ventaja para que el receptor gane yardas tras la recepción, y si la defensa se viene muy arriba, jugadas de screen para castigar su ambición.

Fournette, que se hinchó a yardas la semana pasada contra ellos, es un RB al estilo de Hill, por lo que quizá no sea mala idea darle a Jeremy la posibilidad de percutir contra su defensa. Cuantas más jugadas tenga Dalton el oval en sus manos, peor, así que hay que intentar correr sí o sí. Y si un corredor no funciona, probar con otro antes que abandonarse al pase. Gio pareció muy inspirado; los RBs rookies han demostrado la jornada pasada que pueden hacerlo muy bien, y Mixon es el más talentoso de todos ellos. Igualmente, corriendo por las calles exteriores contendríamos sus ansias de presionar el backfield por allí.

Pese a haber entrenado lunes y martes, no tengo claro que Ross vaya a ser convocado. Yo lo haría. Y es más, en la primera jugada, le mandaría el balón profundo. Lo atrape o no, seguro que daría que pensar a la defensa tejana, y es probable que se replanteen enviar mucha presión. El problema es que Baltimore enseñó cómo jugarnos. Se nos puede presionar con sólo 3 en la línea y dejar el resto en cobertura cortando todas las líneas de pase. Así, en inferioridad, es muy difícil para el QB encontrar a sus receptores, por lo que estos deberán hacer un esfuerzo extra por conseguir desmarcarse. Correr la ruta prefijada está muy bien, pero en ocasiones hay que saber ofrecerse, aportando un extra sin resignarse a que la jugada rota no tiene posibilidades de supervivencia. En especial Core si quiere hacerse un sitio entre los habitualmente convocados. Pero esto también va para todos, Green incluido. Es necesaria una mayor visibilidad de nuestras principales armas para ayudar a Dalton, que bastante tiene con lo suyo…

Un grave problema que arrastramos desde el año pasado (uno más desde la marcha de Jackson, podríamos decir) es la falta de contundencia en la red-zone. De los 29 pases intentados por Dalton, sólo 2 fueron hacia los TE (y ambos los atraparon). Debemos buscar con más ahínco esta superioridad, porque no vamos a tener muchas más.

Como conclusión, la carrera es lo único que nos puede salvar de un nuevo ridículo. Quitar presión a Dalton, manejar el tempo del partido, descansar la defensa (visto lo del domingo, nuestra mejor baza) e intentar avanzar con continuidad para anotar y borrar la sensación de equipo inofensivo que dimos. Lo mejor es que nuestros corredores son buenos, y los Texans, pese a tener una extraordinaria defensa (permitieron menos de 20 puntos de media el año pasado), pueden ser vulnerables ahí.


En defensa :arrow: Dre “pupitas” Kirkpatrick anda medio cojo, y que no esté al 100% puede ser fundamental porque debería ser el encargado de defender a DeAndre Hopkins, su mejor jugador ofensivo. Lo positivo es que recuperamos a Adam Jones, que en un momento dado podría estar al quite. También muy importante recuperar a Shawn Williams, porque necesitamos una presencia intimidante en el centro de la zaga (Fejedelem es un parche temporal que no puede aguantar mucho más), aunque recordemos que sale de una lesión seria que le hizo perderse más de media pretemporada, así que tampoco estará al 100%.

Decía lo de imponernos por el medio porque su QB titular será DeShaun Watson, un QB peligroso corriendo, y ya sabemos lo mal que se nos dan los de este tipo. En cuanto vea un hueco va a arrancar a correr, y debemos estar vivos para cortarle el paso, bien sean los safeties o Vinnie Rey (ya que no confío en Minter para esta labor… bueno, para casi ninguna). Me parecería una disposición inteligente fijarnos por el rabillo del ojo en los movimientos del rookie con una vigilancia específica.

Normalmente, la táctica que suele emplear Guenther cuando se enfrenta a un QB novato es cerrarle las salidas y dejarle que sea él con su brazo quien intente ganar el partido. No siempre sale, pero no me parece del todo mal en este caso concreto. Sin embargo, sería desaprovechar la ocasión de enfrentarnos a una línea ofensiva que muchos catalogan casi tan mala como la nuestra. No creo que juegue Michael Johnson por culpa de la conmoción sufrida, así que debemos hacer de la necesidad, virtud. Su ausencia provocará la titularidad de Willis o Smith (da igual quien sea, rotarán continuamente), dos DE mucho más capacitados para el pass-rush que MJ90. La pinza que pueden hacer con Dunlap, más la presión interior de Atkins, más la aportación por fuera de Lawson (sorprendente líder estadístico de “profootballfocus” en productividad en la presión al QB, provocando 4 “huidas” en sólo 12 snaps “rusheando”) pueden provocar el caos en la ofensiva tejana.

Como conclusión, insistir en que mientras arreglamos los desastres de la ofensiva, debemos hacernos fuertes en defensa. El ataque que ayude lo que pueda alargando sus drives, pero la defensa es la que debe dar un paso adelante. Los Texans cometieron 4 turnovers (uno de ellos retornado para TD), aquí debemos estar activos. Su OL permitió nada menos que 10 sacks de 30 veces que permitieron presión, pocas ocasiones vamos a tener más propicias.


El rival :arrow: Como anunciaba antes, lo más destacado es que cambian de QB no por lesión, sino por decisión técnica… tan sólo en la 2ª jornada de competición. El desbarajuste quarterbackeril que tienen en Houston es para hacérselo mirar. Aunque puntualmente pueda funcionarles (nosotros sin ir más lejos hemos sido víctimas del mismo), sin duda lastra las aspiraciones del equipo. Dicho esto, Watson me parece un QB de mucha más enjundia que Savage; ya si está preparado o no, es otro tema, pero su calidad puede contrarrestar su inexperiencia en la NFL.

También hay que señalar en la parte negativa que han puesto en IR a su TE titular Fiedorowicz por una nueva conmoción cerebral. Aunque sea un respiro, porque nos supuso un gran quebradero de cabeza la última vez que nos enfrentamos a ellos, nunca es agradable que un chico se pierda la temporada (y quién sabe si su carrera, porque no es la primera) por estos temas tan desafortunados. Por otra parte, también tienen lesionados a sus otros TE por idéntico motivo, así que llegan con problemas en esta posición, que es muy importante en sus esquemas ofensivos.

Si pretenden proteger al QB, más que confiar en una línea ofensiva que echa mucho de menos al LT Brown que está en huelga, deberían tirar de su caballo de batalla, el corredor Lamar Miller, a quien también habrá que vigilar en situaciones de receptor. El RB novato Foreman apenas tuvo una participación testimonial, pero el partido contra Jaguars, por cómo discurrió, tampoco debe servirnos muy de base. Tienen lesionado al WR Fuller (si recordáis, uno de nuestros objetivos en el draft de 2016), por lo que volverán a sobrecargar el peso del ataque aéreo sobre Hopkins. Me gustaría señalar al RB Ervin, que no sólo es el retornador oficial (y uno bueno) sino que participa mucho en el juego de pase.

Su defensa descansa en el líder J.J. Watt. El DE es quien tira de sus compañeros. Vital por lo tanto mantenerle fuera de la acción, por lo que NUNCA podemos dejarle en asignación individual. El problema es que no está solo, así que las ayudas de RB, FB y TE para contener a los OLB Clowney y Mercilus, o el NT Reader deben estar bien firmes.

Su secundaria también es buena (y peligrosa), así que experimentos los justos. Pese a haber perdido a Bouye, los Joseph, Kevin Johnson, etc., componen una unidad experimentada que conceden muy pocas alegrías. Este año estrenan coordinador defensivo con Mike Vrabel, el recordado LB patriota, quien ya llevaba varios años entrenando a los LBs. Quizá podríamos aprovechar su inexperiencia con formaciones desconcertantes o jugadas de fantasía… ah, no, se me olvidaba que nuestro OC era Zampese.


La clave :arrow: Evitar que nos retransmita Movistar+ porque siempre nos gafa. Como esto será imposible porque escapa a nuestro control, analicemos entonces otras claves que sí estén en nuestra mano.

La primera de ellas, después de un partido de 5 pérdidas de balón, es evidente. Es un enfrentamiento entre dos equipos que la jornada inaugural no llegaron a los 10 puntos (bueno, nosotros, ni siquiera 1) y buenas defensas, así que la lógica prevé un duelo de baja anotación. Por tanto, cualquier detalle que pueda suponer un punto de inflexión en la dinámica general (y un turnover es más que un detalle), será fundamental para el devenir del encuentro.

Otro factor a considerar en juegos tan competidos son los equipos especiales. Si el ataque se atasca, y la defensa no reacciona, el revulsivo debe venir por medio de los retornos. Erickson de momento sólo está para eso, y más le vale empezar pronto a ser productivo. Tenemos en la plantilla muy buenos retornadores en college (Mixon, Ross, Boyd, Bernard), y habría que plantearse dejarnos de remilgos y usarles en esta faceta del juego. No podemos permitirnos desaprovechar ni el más mínimo resquicio para sacar ventaja.

Sabemos que es obligatorio, pero no por eso deja de ser una faena disputar un partido sólo 4 días después del anterior, sin apenas tiempo de prepararlo, recuperarse, ni mucho menos descansar. Pero es lo que hay (y aún es peor para ellos, que son quienes además tienen que viajar), así que la condición física, que a estas alturas tan tempranas del calendario aún no es del todo óptima, adquiere un peso determinante. Fundamentales por tanto las rotaciones que permitan a los jugones llegar frescos a la parte decisiva del partido, que si va por los cauces que se supone, serán los últimos minutos del 4º cuarto.

En definitiva, un partido que llega a ambos equipos con la presión de borrar el cero de su casillero de victorias (más urgente en nuestro caso, porque serían ya 2 derrotas en casa). Terreno abonado para errores y malas decisiones. Hay que mantener la mente fría, evitando distracciones ridículas, y con los 5 sentidos sobre el césped. Dos equipos con malos entrenadores y peores líneas ofensivas, que se llevará el menos malo de los dos. Mi corazón dice que nosotros, mi cabeza que ellos.

Avatar de Usuario
antoniomagon
High School player
Mensajes: 132
Registrado: 17 May 2016 13:23

Re: Tailgate - A por los Browns!

Mensajepor antoniomagon » 29 Sep 2017 13:01

El domingo, la 1ª “batalla de Ohio” de la temporada 2017 apunta a cruenta. Ambos equipos llegamos con tres derrotas en la mochila y la imperiosa necesidad de ganar. Los locales, los Browns, para afianzar su proyecto antes de que derive dramáticamente a una nueva retahíla de derrotas que acabe con la paciencia del dueño y vuelva a saltar todo por los aires. Nosotros como visitantes, para revertir una situación catastrófica que no se corresponde con la calidad de la plantilla e intentar afrontar el resto del campeonato con espíritu renovado. El próximo 1 de Octubre se dilucida el derecho a decidir... qué equipo es el peor de la división.

Será el 88º enfrentamiento entre ambas franquicias. De los 87 anteriores, hemos ganado 48 (incluidos los últimos 5) y perdido 39. Obviamente, este balance no es tan favorable referido a los partidos en Cleveland, de donde sólo nos hemos traído 19 victorias por 24 derrotas. Ganar allí nunca es fácil. La pareja Dalton-Green suele bajar mucho su rendimiento, y sólo cuando han estado envueltos en polémicas sobre su QB, les hemos podido vencer con cierta comodidad. No será el caso el próximo domingo, a las 7 de la tarde en España, 12 del mediodía en Ciudad de México, bajo la supervisión del colegiado Ron Torbert. Este abogado de Michigan, que sólo es árbitro principal desde 2014, nos ha dirigido en 4 ocasiones, de las cuales ganamos 3 y sólo perdimos el año pasado en Foxboro. Como el día se prevé soleado y agradable (unos 18ºC, humedad del 50% y apenas un poco de brisa) los locales vestirán de blanco, por lo que nosotros lo haremos con nuestro uniforme más “habitual” de camiseta negra y pantalón blanco por primera vez en la temporada (a ver si nos devuelve algo de suerte).

Quizá la climatología sea lo único apacible de la jornada. Muchos reencuentros ocultos bajo falsas sonrisas. Hue Jackson mantiene una sincera amistad con Marvin Lewis, pero imagino que no podrá olvidar que Mike Brown no aceptó el plan “renove” por el que hubiese sido nuestro head-coach el año que viene sustituyendo a Lewis. El recordado Zeitler también querrá dejar su impronta contra el club que prácticamente le despreció al ofrecerle una renovación miserable, por más amigos que conserve en el vestuario. Hay además varios entrenadores en una acero que anteriormente estuvieron en la otra, por lo que el conocimiento mutuo es amplio, y la capacidad de sorpresa, reducida.


En ataque :arrow: Seguimos esperando ver más capítulos de “la revolución Lazor”. En principio su idea es darle más balones a los “jugones” Green y Mixon. Tampoco parece de premio Nobel, pero por algo se empieza.

No obstante, en lo fundamental no se esperan modificaciones. Hopkins aunque ha vuelto a entrenar dudo que esté disponible para el domingo… ni que su impacto se note demasiado. A menos que decidan mantener el centro como está y lo saquen al exterior sustituyendo a unos Fisher y Ogbuehi que cada vez pintan peor. Por esta parte, debemos dar gracias que Garrett, la gran estrella Brown, aún no está recuperado; y Ogbah, el otro DE titular, está teniendo una temporada discreta. Sin embargo, la defensa de Cleveland no va a dejar de ser peligrosa. Su filosofía es la presión extrema. Mucho cuidado con los blitzes, especialmente por el centro.

Defender la carrera no es lo que mejor se les da a los Browns, aunque han mejorado desde el año pasado. Hill les hizo daño, por lo que tampoco vería mal insistir con un juego de castigo machacón porque al final creo que daría sus frutos. Y si no es Hill, que sea Mixon, o Gio, pero ahora mismo, con Dalton que empieza a ser discutido, cuanta menos presión dejemos en sus manos, mejor.

Si alguien conoce las virtudes y, sobre todo, las limitaciones de Andy Dalton, ése es Hue Jackson. Sabe de su imprecisión en el pase profundo, así que no le importará subir mucho personal al box para presionar. Sabe que casi siempre que colapsa en pocket (lo que pasa bastante a menudo), sale por piernas hacia su derecha, por lo ahí colocará sus piezas esperándole. ¿Qué podemos hacer? ¿Lanzar largo para sorprender? No. Si no tenemos peligro en la zona profunda (Ross se vuelve a perder otro partido), es absurdo intentarlo, sería perder el down. ¿Qué haga los scrambles hacia el otro lado? Si es malo lanzando en esta situación, como para pedirle que lo haga de forma antinatural. No, lo hay que hacer es reforzar lo que hacemos bien, esto es: lectura pre-snap, pase (o carrera) buscando la ventaja, y siempre soltando el balón lo antes posible. En PFF salió una estadística que decía que Dalton tiene un 80% de efectividad cuando el balón está menos de 2,5 segundos en sus manos, pero baja casi al 40% cuando supera ese tiempo. Creo que no hay más que añadir.

Contra Cleveland nos vamos a encontrar, como en Green Bay, una secundaria bastante poblada. Es posible que Green respire al no tener enfrente a su “bestia negra” Joe Haden, pero quien le sustituya será igualmente un cornerback que juegue muy físico, precisamente el tipo de marcaje al que le tiene más alergia. Los defensive-backs son agresivos, pero no sólo en lo físico, como es su obligación, sino en su anticipación al balón, así que mucho ojo con aquellos pases que no vayan bien dirigidos, o excesivamente flotados, o desviados en la línea, como nos suele pasar a menudo. Además, suele haber 5 y hasta 6 DBs por jugada, por lo que si seguimos con la táctica de alinear doble TE para mejorar la protección (cosa que no veo mal) y permitir ese opción de pase-carrera a Dalton, no van a quedar muchas líneas de pase habilitadas. Vamos a echar de menos a Eifert.


En defensa :arrow: Lo primero a destacar es que su QB es rookie. Lo que para otros sería motivo de optimismo, para nosotros es echarnos a temblar. Nuestro éxito frente a signal-callers novatos es ridículamente patético. En estas situaciones, Guenther prefiere cerrarle las puertas a la carrera, y que deba ser él quien nos gane el partido. El problema es que, muchas veces, nos lo gana (véase Watson esta misma temporada). Kizer no es un QB eminentemente corredor (aunque sabe usar bien sus piernas), pero tiene un gran brazo, y Jackson no se corta un pelo en ponerle en situaciones de pases incisivos (nada de pases fáciles, como suele hacerse con jugadores de estas características). Obviamente, su porcentaje de acierto es, todavía, reducido, pero basta con que conecte un par de ellos para ponernos en apuros; y con la penuria de nuestro ataque, puede que con eso sea suficiente.

Su línea ofensiva es el punto fuerte de su ataque. No les vamos a superar por calidad, así que habría que intentarlo por “cantidad”. ¿A qué me refiero? Pues mucho movimiento de jugadores para confundir, y rotaciones continuas para que mantengan la frescura. La reconversión de MJ90 a DT nos da más versatilidad en este sentido.

Su juego de carrera está despertando. Contra Colts consiguieron casi tantas yardas terrestres como en los dos partidos anteriores juntos. Tienen su propia controversia de RBs, como nosotros, pero si por algo destacan Johnson y Crowell es por su movilidad. Espero que Burfict no acuse demasiado la inactividad y haya mantenido la forma durante las semanas de ausencia, porque su regreso al centro de la zaga se antoja decisivo.

En el juego de pase están encontrando más problemas. A la lesión de Coleman tienen que añadir que Britt no se ha adaptado bien. Esto deja la responsabilidad en manos menos expertas, como las de Higgins, Louis o el undrafted Leslie. Si Kirkpatrick y Jones necesitaban un partido para remontar su lamentable actuación en Green Bay, es éste. Sin embargo, mucho cuidado con los TE. Puede que DeValve no intimide mucho, y que Njoku aún esté verde, pero en un momento dado (por ejemplo, en red-zone) pueden hacernos daño si no estamos pendientes. Ojo también con Johnson saliendo del backfield. No han escogido buen momento nuestros safeties para lesionarse.


El rival :arrow: Si hay un equipo abonado a la desgracia, son los Browns. En los últimos 3 años han drafteado 6 jugadores en 1ª ronda, de los cuales uno ya no está en el equipo (Erving, tuvieron cojones para reconocer el error y desprenderse de este lastre, no como nosotros) y otros 3 están lesionados. El WR Coleman operado de una mano, Shelton con problemas en la pantorrilla, y sobre todo, el rookie estrella Garrett, quien ha empezado ahora a entrenar tras varias semanas de baja. Personalmente me parecería arriesgado comprometer la recuperación de estos dos últimos jugadores tan importantes y los reservaría, pero no sé si lo harán. Otro que también es probable que se pierda el encuentro es el LB Collins, aún convaleciente de una conmoción.

Contrariamente a otros años, no hay controversia de QB. Todos Admiten a Kizer como titular, y están teniendo paciencia con él. El novato apunta a bueno, así que salvando algún momentáneo regreso al banquillo (las famosas “migrañas”), aquí puede estar el futuro de la franquicia.

Entre los corredores sí hay mayor debate. Crowell reclama una renovación que no llega, y su carácter díscolo ya le ha costado más de un disgusto. Muchos reclaman un mayor protagonismo para Duke Johnson, pero el chaval no tiene un físico que aguante el castigo que supone ser el feature-back. Uno que sí lo tiene, y a mí me gusta bastante, es el 7ª ronda Dayes, pero si se queda en el banquillo, no seré yo quien se queje.

El cuerpo de receptores es una completa incógnita. La desaparición por diferentes motivos de los titulares ha dado protagonismo a jugadores insospechados como Higgins o Leslie, que habían sido cortados para la 1ª jornada y recuperados después desde el practice squad, superando al resto de depth chart. Incluido Coates, traído desde Pittsburgh por una 6ª ronda.

En defensa, las bajas les están haciendo mucho daño. Si no está Shelton, tienen buenas piezas para sustituirle, como Meder o los novatos Brantley y Ogunjobi, pero sin duda su ausencia en el eje de la DL será un gran alivio para nuestros corredores. Sin Collins, el LB Kirksey será el improvisado líder, pero me preocupa más la secundaria. Taylor ha empezado flojo, pero quien está hecho un toro es Boddy-Calhoun, uno de esos CBs cuyas historias de superación, llegando como undrafted, tanto nos encantan. Entre los safeties, mucha juventud, pero no exenta de calidad, con Campbell, Kindred, y el rookie Peppers moviéndose por cualquier parte.


La clave :arrow: Hay que mantener la intensidad durante los 60 minutos. Si los Browns son combativos cuando van perdiendo, qué no será si se ponen por delante. La mejoría ofensiva contra los Packers apenas duró veinte minutos, y necesitamos que se prolongue más tiempo. No podemos relajarnos en ningún momento, y más nos vale preparar nuestros corazones porque hasta el final no se resolverá nada.

En estos partidos divisionales, de tanta tensión, es normal cometer errores. Un turnover, un drop, un despiste en equipos especiales… hay que mimar hasta el más mínimo detalle porque en estos es dónde se decidirá el partido. Ellos van 0-3 como nosotros, pero podrían ir 2-1 de no ser por estas circunstancias tan caprichosas.

Si nos ponemos por delante, fundamental conservar la cabeza fría para mantener la ventaja. Riesgo cero, drives sosegados consumiendo tiempo, sin faltas que nos compliquen los primeros downs. No sólo se trata de enfriar al contrario, sino también al público, sin cometer el error del partido de Green Bay. Si vamos por detrás, balón a nuestros jugones (no a Kroft, LaFell o similares) y presión defensiva a saco sin contemporizar, nada de 3-men-rush. En todo caso, los entrenadores deberían llevar el partido bien estudiado y estar preparados ante cualquier cambio táctico que realicen tras el descanso. Nuestros entrenadores también tienen que “ejecutar” mejor.

Ya dije hace tiempo que llegará un día en que los partidos contra Cleveland no los podremos catalogar como victoria segura. Si las circunstancias fueran otras, y llegásemos sobrados al encuentro, podrían darnos un disgusto. Sin embargo, en el estado de extrema necesidad que afrontamos, creo que no nos dejaremos sorprender y saldremos de allí con la primera victoria de la temporada. Si no lo conseguimos, el año se va a hacer muy largo.

Avatar de Usuario
antoniomagon
High School player
Mensajes: 132
Registrado: 17 May 2016 13:23

Re: Tailgate - A por los Steelers!

Mensajepor antoniomagon » 19 Oct 2017 14:17

Es la “semana de los Steelers”, señores. Y una semana “larga”, ya que llevamos desde el 8 de Octubre sin ver a nuestro equipo. Llegamos a este primer encuentro contra los acereros en clara inferioridad en la división, terceros a dos partidos de ellos. Este enfrentamiento nos permitiría tanto recortar la distancia como ponernos con ventaja ante un posible desempate. Como hemos repetido muchas veces, la tradición no nos favorece. Ni la histórica (60-35 a su favor) ni la reciente (hemos palmado 6 de los últimos 7). No me extenderé demasiado en las conexiones que nos unen (el veterano LB Harrison estuvo en nuestras filas, y también su 3er RB Watson, y Marvin Lewis nació cerca de Pittsburgh) porque son más las que nos separan. En los últimos tiempos los duelos Steelers-Bengals son más que un partido.

Mucho trabajo por tanto para el equipo arbitral de Bill Vinovich, un contable público autorizado (este oficio no sé si tiene traslación en nuestro país) que también pita baloncesto universitario, y empezó a arbitrar football (su padre y su abuelo también fueron “referees”) en el equipo de Ed Hochuli hasta que en 2004 ascendió a árbitro principal. A destacar que superó un disección aórtica muy grave, que le dejó en reposo de 2007 a 2012. Arbitró la Super Bowl XLIX en la que los Patriots se impusieron a los Seahawks. Su balance cuando nos arbitra es de 5 ganados y 3 perdidos, el último de ellos, precisamente el del año pasado en Pittsburgh. Es un colegiado serio y calmado, razonablemente permisivo ante faltas por mal comportamiento, pero muy estricto con holdings defensivos, contactos ilegales e interferencias de pase, así que atentos los defensive-backs.

El horario no nos favorece. El turno de las 10:25 de la noche (3:25 de la tarde en México) se nos suele atragantar (en general, todo lo que no sea el primer turno nos viene mal). Afortunadamente no nos retransmite Movistar+, así que esta vez no podremos culparles a ellos de traernos mala suerte. El día se presenta nublado, aunque sin previsión de lluvia, apenas algo de viento y una temperatura de 23ºC. Vestiremos camiseta blanca y pantalón negro. Recordemos que las 3 derrotas que llevamos este año se han producido vistiendo de blanco.


En ataque :arrow: Nos enfrentamos a un equipo cuya secundaria es más que sospechosa, así que por el aire tenemos una oportunidad. ERROR. GRAVE ERROR. Los Steelers son el equipo que mejor defiende el juego de pase en toda la NFL. ¿Y esto cómo puede ser? Pues con un front-seven que no deja respirar al QB contrario. Justo lo que nos faltaba…

Harrison, Dupree, Watt… pueden pegarse un auténtico festín abusando de nuestros débiles OTs. Sí o sí, habrá que dejar más personal en protección. Esto es, Kroft y Uzomah continuamente en el campo. Nos quedamos reducidos a Green, el RB y otro WR para mover el equipo. Es lo que toca, habrá que adaptarse para conseguir que Dalton llegue vivo al menos al 2º cuarto.

Lo bueno es que Green está enchufado. Es el 2º WR con más yardas en la liga y no veo personal en la secundaria acerera que pueda pararle (de forma legal, al menos, ya que Mitchell, como todos ya imaginábamos, podrá jugar al no haber sido suspendido por ningún partido, pese a acumular ya hasta 3 multas por golpes violentos, ya sabemos el doble rasero de la NFL). Ni siquiera Haden, habitual bestia negra de A.J., le veo en la actualidad en condiciones de frenarle.

De esta dureza extrema de la defensa negroamarilla (3 jugadores, Shazier, Gay y Wilcox, ya han sido multados este año) tendrá que cuidarse Mixon. Evidentemente, una buena fórmula para evitar, o al menos reducir, la presión desde los extremos de la línea sería ordenar carreras exteriores para conseguir que sus OLBs se tengan que quedar en contención; pero la posible baja del ILB Williams también les va a debilitar por el centro, así que por aquí puede abrirse un hueco si conseguimos superar la primera barrera.

Esta primera barrera está compuesta por una DL donde Tuitt, que no entrenó el miércoles, probablemente no esté al 100%, lo que es un alivio. Creo que deberíamos castigar su zona, con FB si hace falta, aprovechando que PIT es sólo el 23º equipo contra la carrera.

Otra fórmula que podría funcionar es probar al CB Burns con formaciones que le hagan un lío. Es un chico muy instintivo, pero le cuesta interpretar la jugada cuando por su zona se presentan varios objetivos a los que perseguir. Quizá sea un poco pronto para reactivar a Ross (una pena), ya que ha sido esta misma semana cuando ha vuelto a los entrenamientos, pero con la lesión de Boyd (no jugará ante sus amados Steelers) se presenta en teoría un partido favorable a LaFell.


En defensa :arrow: Comentaba antes que los Steleers tenían la mejor defensa contra el pase de toda la NFL. ¿Sabéis cuál es la segunda? La nuestra. Y esto no es por tener unos cornerbacks excepcionales. No son malos, pero el factor diferencial está siendo la presión que estamos consiguiendo generar desde la línea defensiva.

En esta línea hay que seguir. Presionar a muerte con los 4 de delante. Si por algo es conocida Pittsburgh es por ser la patria del blitz, por lo que con estos no les vamos a sorprender. Las molestias de 3 titulares en su OL, Gilbert (RT), Foster (LG) y Pouncey (C), aunque dudo que no jueguen, pueden ayudarnos en este sentido.

No obstante, ya conocemos a Roethlisberger y su capacidad “Houdinesca” para eludir la presión, así que no pensemos que con llegar a él es suficiente, hay que placarle y echarlo al suelo antes de que pueda soltar el balón. Y si aun así se escapa, muy atentos los cornerbacks a no perder las marcas como nos pasó contra Rodgers, porque Roethlisberger también sabe sacar petróleo de jugadas rotas. Kirkpatrick y Jones, lesionados contra Bills, van a volver a la titularidad, espero que al 100% tanto físicamente como de concentración.

Uno de los grandes peligros de PIT es Antonio Brown. Si decía antes que Green era el 2º WR con más yardas en la liga, éste es el 1º. Es la válvula de seguridad de Big Ben (acapara el 48% del juego aéreo de su equipo), sobre todo cuando la situación se vuelve peluda. Nuestros CBs son más físicos que él, pero con uno de su talento eso no es suficiente. Muy atentos a las rutas cruzadas detrás de la DL, porque una vez con el balón en sus manos es muy difícil de alcanzar.

El otro gran peligro se llama Le’Veon Bell. Cuando está inspirado es prácticamente imparable. De ahí que sea fundamental una vigilancia especial sobre él por parte de Burfict, nuestro mejor LB. No veo a Minter, por su limitada velocidad, una buena opción para contenerle. Además hay que tener en cuenta su capacidad para recibir pases, otra debilidad del ex-Cardinal. Una “pinza” entre Tez y Vigil me parece lo más adecuado, dejando 5 DBs ante las continuas formaciones de múltiples receptores de los Steelers.

También hay que considerar la frecuencia con que Roethlisberger busca el pase profundo, sin importar cuántas veces pueda ser intercepctado. Como Iloka deberá vigilar por el rabillo del ojo las evoluciones de Brown, mucho cuidado al dejar la espalda descubierta. Emparejar a Jackson contra Bryant no sería mala opción, ya que es nuestro CB más rápido, mientras que Jones intente imponer su veteranía frente a Smith-Schuster. Este año no está demasiado fino Roethlisberger, así que tratar de adelantarse a sus lanzamientos para conseguir turnovers tampoco estaría mal.


El rival :arrow: Pittsburgh tiene la costumbre de jugar bien contra buenos equipos (Baltimore, Kansas City) y pegarse sonoros batacazos contra otros que a priori no lo son tanto (Chicago, Jacksonville, casi Cleveland…). La cuestión es, ¿qué somos nosotros, uno bueno o uno malo? Más que la relevancia de esta respuesta hay que tener en cuenta que se trata de un partido divisional donde, dado lo apretado que está la conferencia, el resultado puede ser decisivo para ellos para entrar en playoffs como líderes de la AFC Norte y evitar complicadas combinaciones para el wildcard. Si creéis que saldrán relajados, abandonad toda esperanza.

Antes de empezar el campeonato eran para todos el único equipo capaz de hacer mínimamente algo de sombra a los todopoderosos Patriots. Ahora, 6 jornadas después, ni unos parecen tan “cocos”, ni los otros tampoco. Han demostrado debilidades. Bears y Jaguars les sacaron los colores por tierra con sendos partidazos de Howard y Fournette. Roethlisberger tiene un ratio negativo de touchdowns (7) frente a intercepciones (8). No son la máquina ofensiva imparable que llegaron a ser en algunos momentos del año pasado y el anterior, y si se le saben buscar las cosquillas, aparecen sus vulnerabilidades.

No obstante, son un equipo sólido, hecho. Los titulares son prácticamente los mismos. En ataque, suman a Bryant (sancionado) y el rookie Smith-Schuster mejora lo que tenían (Coates, Wheaton e incluso Rogers). Sin embargo, el TE Jesse James sigue sin rellenar el vacío dejado por Heath Miller. En defensa, el también novato T.J. Watt (el hermano de J.J.) está teniendo un debut espectacular, mientras que la marcha de Timmons apenas se nota, ya que el mismo año pasado ya era frecuentemente sustituido por Williams (si finalmente éste causa baja, entrará en la titularidad Matakevich, un LB de cuyo magnifico nombre ya hemos hablado en ocasiones anteriores). El fichaje de Haden suma profundidad a una secundaria que bien lo necesitaba.

Detrás de todo esto tenemos al temperamental Mike Tomlin. Tanto para protestar lo inimaginable como para arriesgar lo impensable. Apuesto lo que queráis a que aun teniendo la mitad de tiempo que nosotros para preparar el partido, lo ha hecho mejor que nuestros técnicos. Y por supuesto, la afición de las “terrible towels” que también empuja mucho.


La clave :arrow: Hay que empezar bien e intentar ponernos por delante en el marcador. Los Steelers juegan muy cómodos cuando van con ventaja. Pueden hacer su juego habitual de carrera y en cuanto te confíes, sorprender con un latigazo profundo. Hay que sacarles de su zona de confort, que se vean obligados a arriesgar. Así aparecerán los errores. A un jugador del talento de Bell no le puedes sacar del partido, así que hay que conseguir que sean ellos mismos quienes le eliminen de la ecuación.

No será fácil, por lo que tampoco podemos caer en el error de ponernos nerviosos nosotros y empezar a cometer fallos de precipitación. Hay que potenciar el juego de carrera, y si no conseguimos avanzar, confiar en la defensa, pero sin intentar heroicidades que luego acaben mal. Si Dalton tiene que seguir lanzando treinta y tantas veces por partido, la cosa no pintará bien. En las derrotas de Steelers contra Bears y Jaguars, Glennon y Bortles apenas lanzaron 22 y 14 pases respectivamente.

Tenemos dos jugadores que pueden tener mucha importancia. Uno es Bernard, por su capacidad de esquivar defensores en eslalon. Si nos presionan mucho, las jugadas de screen pueden resultar efectivas. Otro es Kroft. Ellos no le conocen (bueno, en realidad, nosotros tampoco) y ahí les podemos sorprender, ya que como también le pasa a nuestra defensa, su fuerte no es la cobertura a los tight-ends.

Por supuesto, importante cuidar los equipos especiales. No es la primera vez que se nos escapa un partido igualado allí por alguna cagada en un punt o un retorno. También atención al perenne viento en ese estadio al borde del río, que no es desconocido para Bullock ya que jugó un partido allí el año pasado en la disciplina de los Steelers (y tuvo un 100% de acierto).

La victoria contra los Bills fue balsámica porque ayudó a recuperar la confianza perdida. Ahora no podemos venirnos abajo. Hay que aprovechar la inercia positiva para intentar la machada en el Heinz-Field. Ellos también llegan animados después de derrotar al único equipo que quedaba invicto en la liga. Va a resultar un duelo muy interesante, cuyo “tempo” debemos controlar para que no se vaya a una anotación tan alta que no podamos compensar. Por la situación en la tabla, nosotros necesitamos la victoria más que ellos, y esta ansiedad puede ser contraproducente. Nada me alegraría más que derrotar a los Steelers, y sobre todo en su propio campo, pero me temo que no soy demasiado optimista para el próximo domingo.

Avatar de Usuario
antoniomagon
High School player
Mensajes: 132
Registrado: 17 May 2016 13:23

Re: Tailgate - A por los Colts!

Mensajepor antoniomagon » 26 Oct 2017 14:03

Regresamos a nuestra guarida, al Paul Brown Stadium, a lamernos las heridas de la última y dolorosa derrota. Dolorosa por ser contra quien fue, nuestros enemigos acereros, pero también por cómo fue, evidenciando que aún estamos a gran distancia de ellos en casi todos los apartados del juego, y siendo incluso ridiculizados en jugadas de engaño cuando el partido ya estaba decidido. Hay que pasar página cuanto antes y centrarnos en el próximo rival, unos Colts que llegan todavía con más problemas que nosotros: 2-4 en su división (aunque sólo a un par de partidos de la cabeza, no como nosotros que estamos a 3) y con su máxima estrella, Andrew Luck, sin fecha de regreso a los emparrillados.

Como ya he comentado en otras ocasiones, la distancia entre Indianápolis y Cincinnati es la menor entre equipos de la AFC. Apenas un par de horas en coche por la Interestatal-74. Esto hace que sea tradición el último partido de pretemporada entre ambos, por lo que no hay año que no nos veamos las caras aunque sea en tan intrascendente cita. No obstante, también nos hemos enfrentado con bastante frecuencia pese a no compartir división. 29 veces, con 19 triunfos para los de indiana (2-0 en postemporada para ellos). Aunque en temporada regular hemos ganado 2 de los últimos 3, el recuerdo más reciente es la paliza de 2013 donde nos dejaron a cero (27-0 en el Lucas Oil Stadium). Como decía, la proximidad entre ambas ciudades hace que haya muchos jugadores y entrenadores de uno y otro equipo que sean naturales de la zona. Sin embargo, el único jugador en activo que he encontrado que haya pertenecido a ambas plantillas es de un lugar bien lejano: el estonio Margus Hunt.

Dirigirá el encuentro el equipo arbitral de Jerome Boger, antiguo quarterback universitario y actual agente de seguros de Georgia, cuyo hijo Tra llegó a jugar con los Packers y ahora está en la liga canadiense como defensive-back. Arbitro principal desde 2006, su momento más glorioso fue pitar la SuperBowl XLV entre Ravens y 49ers. Como anécdota, en un Rams-Bengals de 2011, tras pitar un holding contra San Luis, el infractor protestó: “eso no era un jodido holding”, que al llevar el micrófono abierto se escuchó en todo el estadio y también por televisión, lo que le costó además una penalización extras de 15 yardas por conducta antideportiva. Su balance cuando nos arbitra es de 3-6, y no lo hace desde 2014. Como curiosidad, su primer partido en Cincinnati, como juez de línea, fue contra los Colts. Es un árbitro riguroso en las faltas personales (cuidado Burfict) y excesivamente meticuloso en ese llamado “microarbitraje” tan molesto y tan de moda actualmente.

El día se presenta muy nublado, pero la probabilidad de lluvia no alcanza el 15%. Ligero viento, y temperatura rondando los 8ºC, porque ya empieza a hacer fresquito. Jugaremos de negro, tanto en camiseta como en pantalón. Ojito a los horarios, porque en España adelantamos la hora pero en América todavía no lo hacen, así que el partido comenzará a las 6 de la tarde (12 del mediodía para los amigos mexicanos, ahí no cambia nada). Es el fin de semana en que se celebra Halloween, una fecha que suele ser terrorífica para nosotros pese a que el mundo se tiñe de nuestros colores naranja y negro. A ver si salimos disfrazados de buen equipo de football.


En ataque :arrow: Mixon declaró su disconformidad ante la escasa participación en el último partido, y tiene toda la razón. Yo quiero en mi equipo jugadores así, que pidan el balón, que no se conformen con un papel secundario. Espero que los entrenadores hagan autocrítica (no tengo demasiada convicción, ésa es la verdad) y resuelvan convertirle en el máximo protagonista de la ofensiva. Por encima incluso de Green, vistos los problemas que tiene Dalton para conectarse con él cuando le doblan el marcaje, como supongo hará Indianápolis.

Y lo supongo porque Indianápolis es la penúltima peor defensa contra el pase, así que sospecho que algo tendrán que hacer para minimizar esta debilidad, sobre todo contando con la desafortunada lesión del safety rookie Hooker (aunque probablemente recuperen por fin a Geathers) y que tienen a varios miembros de su secundaria con molestias (Green-SF, Butler-SF, Davis-CB, Melvin-CB). Por aire son vulnerables, pero necesitaremos que la OL le dé tiempo a Dalton para que los receptores se puedan desmarcan, y aquí va a estar el problema. No porque la presión de los Colts sea insalvable, sino porque a nuestra línea no hay por dónde cogerla.

El trabajo de Mixon puede ser muy importante, no sólo por su explosividad corriendo (ellos también tienen con molestias a 2 LBs: Simon y Walker), sino porque las jugadas de play-action pueden ser muy efectivas buscando las espaldas de sus LBs, en la zona que hay entre ellos y el safety. Aquí podemos sacar partido de Kroft, pero también del propio Mixon y de Bernard como receptores. Y si deciden subir al SF para estrechar este espacio, tratar de buscar en largo a Ross, quien ya debería estar activo para este partido.

La defensa de Indianápolis es la que más puntos permite por encuentro. Nuestro ataque no va a encontrar una oportunidad mejor para empezar a funcionar como se presupone. Somos el segundo equipo que menos big-plays produce en toda liga. El domingo deberíamos empezar a afilar de verdad todas nuestras armas ofensivas, porque las vamos a necesitar en lo sucesivo.


En defensa :arrow: Nos enfrentamos a un equipo que, como al nuestro, le cuesta anotar. Pero esto no significa que carezca de peligro. Para empezar, tienen un QB, Brissett, muy móvil y capaz de ganar yardas en carreras. Después del destrozo de Watson, deberíamos estar muy atentos a esta amenaza. Supongo que con Burfict patrullando por el medio esta vez, tendrá menos alegría para moverse por ahí.

Por otra parte, es un QB que aguanta demasiado el balón en sus manos mientras sus receptores buscan rutas, quizá demasiado largas e improductivas sin Luck, lo que sumado a una OL en entredicho, también debería en teoría facilitar el camino a nuestros rushers. La semana pasada se cortó la racha de partidos consecutivos con al menos un sack. Es el momento de reiniciar la cuenta. Chris Smith, como antiguo Jaguar, les debe conocer bien, así que puede ser un factor muy importante en nuestra DL.

La carrera tampoco les está funcionando. Ni Gore parece el de sus mejores días, ni Mack termina de romper. No obstante, la calidad está ahí, y con Minter casi descartado para el domingo, necesitaremos al mejor Rey para evitar la sangría de yardas ganadas tras el contacto que sufrimos la pasada jornada. Según se desarrolle el partido, sería buen momento para darle minutos a Evans como MLB.

Sus receptores son muy rápidos. Hilton y Moncrief nos pueden meter en muchos problemas si no estamos al 100%. ¿Lo está Jones? Es probable que no, así que me dejaría de jerarquías y pondría en el exterior a Jackson en un lado y Kirkpatrick o Dennard en el otro. Tenemos que aprovechar que WJIII está en racha y, sobre todo, necesitamos saber qué CB hay ahí antes de que agote su periplo sin apenas jugar por estar tan atrás en el depth-chart, como nos ha pasado otras veces.

Como conclusión, creo que para este partido nuestra mejor estrategia defensiva sería cortar las opciones de carrera, y dejar que sea Brissett quien nos gane el partido con su brazo. Es su 2º año y sólo lleva 8 titularidades. Está muy verde y aún le queda para aprender el oficio.


El rival :arrow: La temporada de los Colts está marcada por la lesión de Luck. Es lo que tiene ser un equipo tan QB-dependiente. Bastante bien están capeando el temporal, pero me temo que son conscientes de que cuando vaya a regresar Luck ya tendrán pocas opciones en la temporada. Así las cosas, no sería criticable que empezasen a probar jóvenes de cara al futuro.

Además, la semana está resultando un tanto convulsa. Tras el calentón por la derrota, Hilton rajó de su línea ofensiva. A pesar de que ya se ha disculpado, estas heridas no cicatrizan rápidamente. Por si no fuera suficiente, Robert Mathis, antiguo pass-rusher y actual ayudante del entrenador de DL, ha sido citado a declarar por dar positivo en un control de alcoholemia. Por propia experiencia, ya sabemos lo que suelen distraer todos estos asuntos legales.

Su entrenador, Pagano, está en entredicho (algo que no es nuevo para él, ni para nosotros), por lo que necesita una victoria que calme las críticas. Probablemente, tampoco tenga muchas más oportunidades para hacerlo (ya han jugado contra Browns y 49ers, de ahí sus 2 victorias) y este partido puede ser a priori su mejor opción.

Vienen de sufrir una fuerte derrota en su propio estadio contra un rival divisional que además les dejó a cero (0-27 contra Jacksonville), así que por su propia moral, por sus aficionados, y por la cera que están recibiendo por parte de la prensa en su ciudad, tienen que resarcirse cuanto antes. en la NFL es raro que un equipo tenga dos partidos seguidos muy malos, así que no hay que confiarse en absoluto.


La clave :arrow: Decía al principio que nos enfrentamos a una de las peores defensas del campeonato, así que debemos salir bien enchufados desde el primer drive (tal como hicieron los Steelers contra nosotros) y poner rápidamente ventaja en el marcador. Una ventaja que sea suficiente para irnos con tranquilidad al vestuario, porque ya sabemos lo que pasa después del descanso, que los contrarios ajustan y nos anulan completamente.

Es por esta razón que nos interesa un partido de anotación tan alta como podamos, lo que implica ser eficaces en red-zone. Últimamente hemos mejorado en esta faceta, gracias a la aportación de Kroft, y no debemos perder esta inercia.

Hoy he leído una estadística según la cual somos el equipo que lleva más partidos seguidos (17) sin recuperar un fumble provocado al contrario. No deja de ser una anécdota, pero incide en uno de los puntos flojos de este año: los turnovers. O quizá más concretamente, en el hecho de que perdemos más balones que recuperamos. Tan importante es estar atentos a los balones deflectados o anticiparse al lanzamiento del QB, como por nuestra ofensiva proteger el oval y evitar que balones descontrolados puedan caer en las manos del rival.

De la derrota ante Pittsburgh debemos aprender la importancia del juego de carrera, y que éste no se fundamenta solamente en los huecos que pueden abrir entre tackles y guards. No estará Hewitt, pero Uzomah también puede funcionar como FB. Y puesto que Fisher tiene notables problemas para proteger a Dalton, se le podría utilizar como extra-OT para carreras de potencia, incluso con Kroft a su lado, ya que éste bloquea mejor que Eifert. Los Colts encajaron 188 yardas de carrera contra los Jaguars, que recordemos, jugaban sin Fournette.

Para el domingo no contemplo otro escenario que la victoria. No porque nos ponga en mejor disposición para unos hipotéticos playoffs, todavía no estamos en esa discusión, sino porque otra derrota, y más contra uno de los rivales a priori más débiles de la conferencia, supondría definitivamente el final de la campaña 2017 y el inicio de la 2018. Sería terrorífico. Muy de Halloween.

Avatar de Usuario
antoniomagon
High School player
Mensajes: 132
Registrado: 17 May 2016 13:23

Re: Tailgate - A por los Broncos!

Mensajepor antoniomagon » 17 Nov 2017 11:41

Nunca es tranquila la vida para el sufrido seguidor bengalí, pero esta semana parece más revuelta que nunca. Al decepcionante nivel de juego del equipo hay que sumar las declaraciones de un entrenador desquiciado, disparando contra todo y contra todos. Las rupturas nunca son amigables, y menos si la relación ha sido duradera. Lewis apura sus últimos meses como entrenador del equipo, y se nota. Habrá que sobrellevar como podamos este periodo de incertidumbre, entre la ilusión ante la proximidad de un nuevo proyecto que relance nuestro entusiasmo, y el legítimo miedo a lo desconocido que suponga el regreso a los infiernos. Para unos da igual, ya estamos en un infierno similar; para otros, nada cambiará si la revolución no se lleva por delante todos los estamentos del club. A todo esto, el domingo os recuerdo que hay partido: en Denver contra los Broncos (3-6, como nosotros), atención, a las 10:25 de la noche (3:25 de la tarde en México). Si queríais acostaros pronto un domingo, no vais a tener mejor excusa que ésta.

El enfrentamiento contra ellos estará marcado por la altitud de su High Mile Stadium, que provocará que Geno Atkins no juegue, o lo haga muchos menos snaps que de costumbre, como consecuencia de su enfermedad de la sangre. El dominio bronco en las series entre ambos equipos es abrumador (21-9), pero más aún cuando jugamos en su estadio (13-2). El año pasado nos dieron para el pelo en casa, pero más dolorosa fue la derrota en 2015 allí en la prórroga (recordad, con McCarron como QB, y una falta personal en el último drive de DEN que les facilitó llegar a FG-range y ganar el partido). No les ganamos desde 2014, en un MNF también para recordar porque nos metía en playoffs.

De las conexiones entre ambos conjuntos destaca sobre todo la presencia de Vance Joseph, antiguo entrenador de secundaria nuestro, que ahora es su head-coach. Ya lo pretendieron hace años como coordinador defensivo y Mike Brown le prohibió entrevistarse con ellos. No sé en qué términos acabaría la relación, ya que al final le dejamos al año siguiente que se fuera a los Dolphins como DC, y desde allí le reclutó Elway; pero cuando le trajimos nosotros desde Texans, se llegó a decir que era el relevo de futuro de Lewis (como de tantos otros, por otra parte). También hay que señalar que nos veremos las caras con un viejo conocido, Domata Peko, quien está viviendo allí una segunda juventud el muy cabr…

El partido será dirigido por Craig Wrolstad, quien lleva en la liga desde 2003 y fue ascendido a árbitro principal en la temporada 2014. Desde entonces, este director deportivo de instituto de Seattle nos ha pitado solamente 2 veces y en ambas hemos ganado. El día en Denver se prevé soleado, con pocas nubes y escaso viento, pero fresquito, sobre todo porque a la hora del partido empezará a anochecer y las temperaturas entonces rondarán los 2ºC. Volvemos a jugar de blanco (en la camiseta, el pantalón será negro) color con el que, recordad, hemos perdido los 6 partidos.


En ataque :arrow: La mejor estrategia: punt en primer down y confiar en la defensa. No hay que perder tiempo inútilmente. Somos tan malos que al final terminaremos haciendo el punt igualmente en otro 3 y fuera, y además, exponiéndonos a cometer un turnover. Somos el peor ataque del campeonato. EL PEOR. Ellos son la 4ª mejor defensa de la liga. Cualquiera que espere que vayamos a imponernos en este terreno, es un auténtico iluso.

Lo de arriba no va a pasar. Aunque sea por vergüenza, algún tipo de ataque deberemos desarrollar, sólo sea por justificar el sueldo del coordinador. Quizá la mayor novedad ofensiva sea el cambio de Hill. De Jeremy pasamos a Brian, conservando el #32 en el dorsal. No será lo único que no cambie, a éste tampoco le usaremos demasiado. De hecho, Caskey, el entrenador de RBs, en el proceso pre-draft no le tenía bien situado como corredor sino por su capacidad de proteger al QB (algo que tampoco nos viene mal, por otra parte). Sobre por qué se ha fichado de fuera en vez de subir al del PS, la razón es que Williams es muy poquita cosa (más un estilo a lo Gio) y éste que hemos fichado es más físico y en un momento dado, podría servir para embestir en 3ºs downs cortos.

Por lo tanto, nuestro juego de carrera seguirá siendo la misma mierda de siempre. Carreras a Mixon para que se estrelle por el centro, mientras Bernard permanece como observador en tercer down ante la renuncia total de Lazor a seguir intentando correr por otro camino. No descartaría que el máximo corredor del equipo al finalizar el partido fuese Dalton huyendo por salvar el pellejo.

El juego de pase está, si cabe, todavía más definido. Pases a Green aunque esté en quíntuple cobertura. Es nuestra mejor, por no decir, única baza. Sin embargo, no estaría de más que se le intentase reducir la vigilancia buscando también de vez en cuando otros objetivos, especialmente Kroft. Pero ya la semana pasada, nuestro TE falló 5 recepciones cuando se vio sometido a un marcaje estrecho, y la cobertura de Denver tampoco le dará respiro.

Quien espere ver a Ross se llevará una decepción. Tras las críticas vertidas por Lewis (un rookie haciendo cosas de rookie, imperdonable) parece complicado que le vuelva a dar tan seguido otra oportunidad, sobre todo con Boyd ya recuperado (antes entrarían Core por su participación en equipos especiales, e incluso Malone que no hace mal trabajo bloqueando para sus compañeros).

Para rematar (valga cruelmente la expresión), toca hablar de la línea ofensiva. No se esperan cambios ni de personal ni de rendimiento, por lo que Von Miller puede tener un día grande para todos aquellos que jueguen fantasy con jugadores defensivos. Este año he leído a Lewis criticar a Hill, Ross, Boyd, incluso a Burfict, pero no he visto hacer lo mismo con los Bodine, Ogbuehi, etc., que están siendo quienes realmente están llevando al desastre la temporada del equipo (se puede criticar que la defensa encaje demasiados terceros downs, pero es que el ataque no le da el más mínimo respiro). Excesivo corporativismo con Alexander, es muy fácil atacar a los más débiles.


En defensa :arrow: como decía con anterioridad, debe ser el pilar sobre el que construir una hipotética victoria. Sufriremos sin Atkins, pero supondrá una buena oportunidad para dar más minutos a Billings, Glasgow, e incluso a Tupou si como parece, Sims tampoco podrá estar para este encuentro. En la situación en que nos encontramos, en la cual las opciones de playoffs están descartadas, no es mala cosa que veamos en acción a quienes deben ser titulares a corto plazo.

En los exteriores de la línea están con molestias Smith (tobillo) y Johnson (enfermedad), pero no dudo que llegarán al partido y sus rotaciones con Dunlap y, en menor medida, con Willis, deben hacer que Osweiller sienta la presión y empieza a enviar pases imprecisos. Aquí está la clave para ganarles, ya que su índice de turnovers es todavía peor que el nuestro (de hecho, creo que es la única estadística en que les ganamos).

La línea de linebackers será fundamental para que no puedan descansar en el juego de carrera. Vuelve Minter al centro (de ahí que hayamos cortado al enchufado Nickerson), con lo que ganamos en defensa del juego terrestre y liberamos a Burfict (como si no fuera ya siempre por libre) para poder incordiar desde el exterior. A ver si contribuye también a que Vigil recupere la buena senda que estaba iniciando y se centre en la cobertura por la zona intermedia, donde nos están matando los terceros downs.

En secundaria seguramente no contaremos con Pacman Jones, ya que está pasando el protocolo de conmociones cerebrales (curioso, para alguien con su cerebro de mosquito). No esperéis a Jackson en su lugar, y no porque tenga molestias en el pie, sino porque el escalafón se respeta a muerte y el siguiente de la lista es Dennard, lo merezca más o menos. Ojo al lío que le pueden hacer los receptores broncos a Kirkpatrick con sus dobles movimientos, y atento también Iloka con esas rutas cruzadas que últimamente se nos están atravesando.


El rival :arrow: Empezaron bien (3-1), pero desde entonces han encadenado una racha negativa de 5 derrotas consecutivas. Algunas de ellas muy feas, como ante los Giants que están de capa caída, o los Chargers donde no anotaron ni un punto. Vienen de dos severas palizas ante Eagles y Patriots, así que su motivación para resarcirse delante de su público será considerable. Como a nosotros, la clasificación para playoffs ya les queda lejos, así que están a otras cosas.

Una de ellas es decidir quién será su QB. El experimento Siemian es ya cosa del pasado; sin embargo, Lynch tampoco parece entrar en sus planes de futuro. Así el tema, están con Osweiller de titular, un chico que por los avatares de su trayectoria reciente, está más fuera que dentro de la posición de QB, y a quien personalmente creo que e iría mejor una temporada de reflexión en el banquillo antes que seguir hundiendo su carrera en una titularidad para la que no parece mentalmente preparado.

Por lo tanto, con esa inmensa laguna en la posición de signal-caller (recordemos que se rumoreó que estuvieron interesados en McCarron), sus opciones pasan por el juego de carrera. Sobre todo, porque C.J. Anderson remonte el vuelo tras unas jornadas en las que su rendimiento ha decaído bastante (también porque ha sido, a mi entender, menos utilizado de lo recomendable).

De todas maneras, el fuerte de Denver se encuentra en el lado defensivo. Como decía, es la 4ª defensa que menos yardas concede por encuentro, siendo especialmente intensa contra la carrera (gracias al amigo Peko, ahora reconvertido en NT de 3-4). Su pass-rush (Miller, Ray) es su piedra angular, muy bien complementado por una secundaria de calidad (Talib, Harris, Roby). Sin embargo, creo que podemos tener éxito con pasecitos a la zona intermedia, donde también sufren, igual que nosotros. Brady les hizo daño en esa área, pero claro, ¡quién tuviera, como los Patriots, la suerte de tener un RB tan bueno para esta labor como Burkhead!...

Para este partido, su posición más castigada es la de TE, ya que sólo tienen sano al titular (Green), y si no recuperan a ninguno de los dos suplentes, probablemente tengan que subir a algún novato de su practice squad. Dada nuestra inutilidad para defender a lo TEs, esto nos beneficia, pero recordemos que los Texans estaban igual y no nos sirvió de nada.


La clave :arrow: Si no mantenemos un ataque mínimamente estable, no hay nada que hacer. En los dos últimos encuentros no hemos llegado ni a 20 minutos de posesión, con lo cual es absolutamente imposible ni ligar una ofensiva continuada, ni conseguir que la defensa llegue fresca a los instantes decisivos. Por tanto, el primer objetivo será mover las cadenas, fundamentalmente en acciones de tercer down.

Lo mismo, pero a la inversa, se pide a la defensa: conseguir enviar de vuelta al banquillo al ataque rival mejorando el paupérrimo porcentaje de terceros downs encajados. Como bien indicaba Alberto en este artículo, nuestra defensa no estaba diseñada para tirar del equipo sino para sostener la ventaja que supuestamente le daría el ataque. Ahora ya sabemos que esto no va a ser así, por lo que hay que cambiar los esquemas y ser más agresivos (que no violentos, ojo, que nos conocemos a más de uno). Más presión, más blitz, más anticipación a los lanzamientos. Si nos crujen, mala suerte, pero es que lo otro es morir quemados a fuego lento.

Como decía antes, es un equipo cuyo ratio de pérdidas/recuperaciones de balón es todavía peor que el nuestro, así que debemos intentar sacar ventaja de esto, provocando pases en mala disposición, atacando las líneas de lanzamiento, y metiendo la mano al balón buscando el fumble. A cosas como estas nos tenemos que agarrar, ya que en condiciones normales, nuestro juego más ortodoxo suele ser un completo desastre.

Atención también a los equipos especiales. Su equipo de cobertura puede ser vulnerable como Erickson tenga el día y le abran una calle por la que circular. Además, hay que recordar que al ser un partido en altura, las patadas suelen llegar más lejos, por lo que llegar a FG-range será ligeramente más sencillo (para ambas escuadras). Fundamental no desperdiciar ninguna ocasión de anotar con el pie.

No sé cuántos partidos ganaremos de aquí al final de temporada, pero pocos tendremos tan favorables como éste. Nosotros no estamos jugando a nada, pero ellos tampoco atraviesan su mejor momento. Como dije al principio, quiero ganar, ya habrá tiempo después para pensar en el draft. Sin embargo, mientras el equipo no me transmita otras sensaciones, en mi quiniela particular voy a poner victoria local, con todo mi dolor.

Avatar de Usuario
antoniomagon
High School player
Mensajes: 132
Registrado: 17 May 2016 13:23

Re: Tailgate - A por los Browns!

Mensajepor antoniomagon » 23 Nov 2017 14:35

El próximo domingo tenemos la devolución de visita de los Browns del tradicional doble duelo correspondiente a la anual “Batalla de Ohio”. Nos impusimos a la ida 31-7 en un partido realmente bastante sencillo, que ya estaba resuelto al descanso. Me temo que esta vez no será tan sencillo. Para empezar, ellos están con el agua al cuello, 0-10 y con la presión de tener que ganar algún partido, y pocas ocasiones van a tener más favorables que ésta. Además, llegan más conjuntados que aquella vez, su defensa 4-3 mejor encajada, con un QB más asentado en la liga, y recuperan al receptor Corey Coleman (1ª ronda de 2016), al edge-rusher Myles Garrett (1ª ronda de 2017), y al NT Danny Shelton (1ª ronda de 2015), ausentes todos ellos entonces por lesión.

Como siempre, es un partido de reencuentros. Sobre todo en la banda, en la que podría ser la última vez que coincidan Lewis y Jackson, ya que ninguno de los dos entrenadores tiene asegurada su continuidad para el año que viene. O sí. Con estas franquicias, nunca se sabe. También nos volveremos a ver con Zeitler, y del partido anterior a éste, otro que ha cambiado de bando, en esta ocasión por nuestra propia estupidez, como es el caso del SF Derron Smith. Históricamente, la serie nos favorece 49-39, y hemos ganado los últimos 6 enfrentamientos, pero que nadie piense que las rachas duran para siempre.

Por ejemplo, la que hace referencia al uniforme. La semana pasada jugamos de blanco, y ganamos por primera vez esta temporada vistiendo ese color. El domingo jugaremos con camiseta naranja y pantalón negro (ya he comentado otras veces que es la combinación que más me gusta), con la cual no hemos perdido nunca.

Nos arbitrará John Hussey, representante de ventas al por menor, quien lleva en la liga desde 2002 como juez de línea hasta que fue ascendido a árbitro principal en 2015. En estos tres años en la máxima responsabilidad, sólo nos ha dirigido un encuentro, precisamente la victoria en casa contra los Browns de Noviembre de 2015.

El partido comienza a las 7 de la tarde en España, 12 del mediodía en México. A esa en Cincinnati se espera que se despeje el cielo de nubes, y aunque hará frío (la temperatura rondará los 7ºC) no se prevé lluvia ni viento. El calor también faltará desde aquí, ya que un servidor tiene complicado ver el partido, así que probablemente no encontraréis mis impresiones del mismo hasta el martes como muy pronto. En todo caso, espero que sean buenas.


En ataque :arrow: Las mejores noticias no vienen por nuestro bando, sino por el rival. Han perdido por lesión a Ogbah y Meder, DE y DT titulares del partido disputado allí, y aunque sus sustitutos no son malos (Nassib y Coley respectivamente), sin duda mermará su capacidad de rotación para presionar nuestra línea ofensiva. De todas formas, tampoco hace falta mucho para superar a nuestros elementos, aunque es justo reconocer que la semana pasada protegieron razonablemente a Dalton (dentro de sus limitadas posibilidades). Ogbuehi se las verá con un antiguo compañero de Texas A&M, Garrett, quien supongo no le tendrá el más mínimo respeto a un veterano de su universidad.

Sin embargo, donde sí volvió a demostrar la OL su inutilidad fue en el juego de carrera. Y si creemos que nos vamos a resarcir el domingo, nos podemos ir olvidando. Defender a los corredores rivales es la especialidad de los Browns. Este año sólo han permitido a uno superar las 100 yardas, y fue a Fournette la semana pasada. Si defensas normales nos ponen en apuros, Shelton y los suyos nos lo van a poner imposible directamente. Si Lazor pretende generar algún tipo de peligro en este sentido, más vale que invente acciones como end-arounds, reverses o utilizar a los RBs en screens.

Por tanto, nuevamente nos tendremos que basar en el juego aéreo para mover las cadenas. Aquí son más vulnerables, sobre todo en la cobertura a los TEs. El problema es que Kroft sigue con las molestias en la mano del golpe sufrido en Denver y no está claro cuánta participación como receptor pueda tener. Si no puede, habrá que “ratonear” por esa zona intermedia con LaFell y Erickson.

Sin embargo, quien debe ser el referente fundamental es… sorpresa, sorpresa… A.J. Green. Bueno, no tanta sorpresa. Me parece un jugador indefendible para la secundaria de Cleveland, que además tiene problemas en la posición de safety, aumentados por las lesiones. Hay buscarle con reiteración, celeridad, y premura, ya que por su estilo de juego necesita verse involucrado desde bien pronto. Además, una de las claves principales del partido sería ponernos por delante en el marcador, una situación que ellos no manejan demasiado bien y les lleva a cometer turnovers.

Tenemos la incógnita de si activaremos esta vez a Ross (me parecería un grave error no hacerlo), y si le convocamos, quién será el damnificado. Core tiene su misión en equipos especiales, y Malone está haciendo buen papel bloqueando. Quizá Boyd (cuya vista en el tribunal por aquel incidente legal estaba prevista para el 15 y aún no hemos sabido nada) vuelva a quedarse fuera, ya que prefieren a LaFell y Erickson como WR2 y WR3 antes que a él.


En defensa :arrow: Me parece que las posibilidades de ganar el partido pasan nuevamente por aquí. La baja del gran Joe Thomas en el LT les pasa factura, y Kizer se está viendo más presionado en las últimas jornadas. Por aquí hay que hacerles daño. Necesitamos presión constante de Dunlap y Lawson desde los extremos, y ver si Atkins puede aprovechar las molestias en el hombro del center Tretter. La obcecación de Jackson en el juego vertical lleva a Kizer a permanecer más tiempo en el pocket, lo que puede facilitar que podamos llegarle. Esperemos también que la vuelta de Sims no suponga volver a reducir el tiempo de juego de Billings, ya que últimamente estaba empezando a mostrar señales de que puede ser un buen NT de futuro, con un grado de penetrabilidad en el backfield mayor que el veterano.

Su juego de carrera tampoco es nada del otro mundo (si nosotros somos el 32º, ellos son el 29º), por lo quizá podamos compensar la baja casi segura de Rey y la más que probable de Evans por una conmoción. Minter regresa, pero necesitaremos que Nickerson dé refresco a los LBs titulares, y no me tranquiliza ninguna de las dos cosas.

Las lesiones también nos afectan la secundaria. La batalla de Denver fue dura y dejó secuelas. Dennard no entrenó, y su concurso está muy en el aire. Jackson también arrastra molestias en el dedo del pie, y si le hace disminuir velocidad, pierde la mejor de sus virtudes. Volverá Jones, de quien espero imponga su veteranía ante receptores más noveles en la liga. El SS Williams también es otro que va a llegar muy justo al partido, por lo que nuevamente Fejedelem tendrá oportunidad de lucir sus virtudes (y resarcirse de sus fallos contra Broncos).

Jackson como siempre planteará retos a Guenther. Formaciones exóticas, jugadas variopintas o acciones fuera de lógica. Normalmente le resultan contraproducentes, pero conviene estar al tanto. Si todos los equipos han detectado nuestra debilidad en los pases a la zona de cobertura de los linebackers, seguro que ellos lo van a explotar con profusión, por lo que necesitaremos un partido grande de Iloka y Vigil para mantener a raya a su TE Njoku, un armario de 3 puertas.


El rival :arrow: No os dejéis engañar por el balance de 0-10. Obviamente no son un buen equipo (todavía) pero no estamos tan lejos de ellos. Sus OT suplentes lo están haciendo mejor que nuestros titulares. Sus RBs corren más que los nuestros. Tienen menor arsenal aéreo, es cierto, pero poco a poco recuperan efectivos. Coleman ya está en activo (cuidado con su velocidad, sobre todo tras recibir el pase), y menos mal que la sanción a Gordon (quien ya ha vuelto a los entrenamientos para alborozo de toda la fanaticada Brown) le impedirá jugar este partido, porque es un WR pata negra que siempre nos ha hecho millones de yardas cuando nos hemos enfrentado.

Volviendo a sus corredores, Jackson no está muy contento con ellos. Les ha criticado públicamente (¿os suena el estilo?) y esto puede hacer que salgan como motos. Crowell es muy peligroso de atrapar a campo abierto como consiga romper la primera barrera, y Johnson nos puede hacer polvo aprovechando su calidad como receptor fuera del backfield. Burfict deberá estar muy pendiente de ellos.

Para terminar el ataque, hay que mirar al QB, el eterno problema de nuestro rival divisional. No sé si tendrán la paciencia de mantener a Kizer en 2018 o buscarán otra solución, pero cada partido lo hace mejor. Sus pases son más precisos, poniendo el balón en ventaja para sus receptores, lo que sumado a la potencia que le imprime, le convierte en muy peligroso como no nos andemos con cuidado.

En cuanto a la defensa, Jackson les ha pedido que sean más activos en los robos de balón. Mucho cuidado cuando tengamos el oval como corredores (ya sea Mixon, o Green después de la recepción) porque intentarán provocar fumble. También un aviso para Dalton de que sea sumamente cauteloso sobre dónde pone el balón, que no se le vaya por arriba en los pases centrales, ni se le quede corto en los laterales, ni a contrapié de su receptor que no empiece a palmearlo y acabe en manos del defensive-back.

El partido de Cleveland no lo jugó Jamie Collins por lesión, por lo que nada cambia ahora con su inclusión en IR. La defensa de Greg Williams será igual de presionante con o sin él. Es su sello característico. La fórmula para tratar de sacar beneficio es castigar su ferocidad con pases a esa zona para forzarles a pensar si les merece la pena o no entrar en blitz. Su safety de 1ª ronda Peppers está lesionado, pero paradójicamente parece que juegan mejor sin él, o al menos, de forma más ordenada.

Sólo quedan 6 partidos para terminar el campeonato, y de las pocas alegrías con que los Browns pueden compensar a su sufrida afición es recompensarles con una victoria sobre el rival estatal. Estos derbys nunca son fáciles, pero con la presión añadida, van a saltar chispas.


La clave :arrow: El partido de Cleveland fue plácido porque supimos aprovechar las oportunidades que nos dieron (turnovers y despistes defensivos). La táctica debe ser la misma. En defensa forzarles los errores, y en ataque no cometer estupideces. Un detalle que ha pasado casi desapercibido es que la semana pasada no sancionaron a los Browns con ninguna penalización. Esto habla muy bien de la mentalización y la disciplina que está implantando Jackson allí. Esto es lo que necesitamos nosotros también: concentración y evitar faltas que nos condenen a terceros downs largos en ataque o regalen primeros en defensa.

Uno que debe ponerse las pilas es Bullock. El kicker ya está en el punto de mira de Lewis, quien ha afirmado que esta vez no tardará tanto en dar el paso de cortar al pateador como la temporada pasada. Otro fallo más y ni su lesión ni nuestra tradicional reticencia a los cambios le hará conservar el puesto. Con lo mal que jugamos, sólo nos falta dejarnos por el camino ocasiones de sumar puntos en el marcador.

Insisto en el tema de los turnovers. Ellos son últimos de la liga en el porcentaje de pérdidas/recuperaciones, por lo que no podemos desaprovechar esta mínima ventaja. Está claro que no vamos a ganar por ser los más listos, pero al menos, que no perdamos por ser los más tontos.

No obstante, la clave principal vuelve a ser los terceros downs en ataque y en defensa. Si conseguimos levantar nuestros patéticos porcentajes, todo vendrá rodado. Conseguiremos dominar el tempo del partido, tendremos a la defensa fresca para evitar encajar otro drive ganador del contrario (si los partidos durasen 59 minutos ahora estaríamos 6-4 en vez de 4-6). No nos lo merecemos, pero tenemos el wildcard a tiro de piedra, y no podemos volver a dejar pasar este tren. Este partido es vital para engancharse definitivamente a la carrera por playoffs. No lo podemos perder, y por eso mi pronóstico es de victoria, muy sufrida, pero victoria al final.


Volver a “Cincinnati Bengals”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado