Una épica remontada en la Super Bowl eleva a Tom Brady a los altares

Los Patriots ganan 34-28 en la prórroga tras remontar 25 puntos de desventaja

3641
Tom Brady. Una leyenda que sigue creciendo. (USA Today)

Increíble. No hay mejor manera de describirlo. La Super Bowl LI ya tiene un hueco en la historia. Los New England Patriots, con una épica remontada, se proclamaron campeones de la NFL tras superar a los Atlanta Falcons en la prórroga por 34-28.

Mediado el tercer cuarto todo parecía terminado. Los de Georgia contaban con 25 puntos de ventaja y nada parecía salir en favor de los de Boston. Pero todo cambió en el último cuarto y de un 3-28 se pasó al 28-28 que mandaba el partido al tiempo extra. Los Pats ganaron el sorteo y Tom Brady dirigió maravillosamente a su ofensiva en un drive que ya queda para el recuerdo y que fue culminado por James White con el TD de la victoria en carrera de 2 yardas.

Brady firmó unos números estratosféricos: 43 de 62 pases completados para 466 yardas, récord de la Super Bowl, y 2 touchdowns. El QB de New England también sufrió 5 sacks -tres de ellos con la firma de Grady Jarrett– y fue interceptado en una ocasión pero en los momentos de la verdad, una vez más, no perdonó.

Los Patriots anotaron 19 puntos en el último cuarto, incluyendo un par de conversiones de dos puntos.

Brady, el primer QB en lograr 5 anillos de campeón y en conseguir 4 MVPs de la Super Bowl, llevó a los Patriots (17-2) a sumar dos TD en el cuarto final. Primero con un pase de 6 yardas para Danny Amendola (8 recepciones, 78 yardas) y luego en una carrera de una de White a 57 segundos para el final. El propio White transformó la primera conversión de dos y Amendola hizo lo propio con la segunda.

Brady y el head coach Bill Belichick sumaron su 25ª victoria en postemporada, otro récord. Belichick es además el primer entrenador en jefe en contar con 5 Super Bowls en su palmarés.

Por momentos parecía imposible darle la vuelta al partido pero ayudados por un fumble de Matt Ryan tras un sack, una recepción rocambolesca de Julian Edelman (5 recepciones, 87 yardas) que quedará para la historia, y la certeza letal de Brady se obró el milagro.

White anotó tres touchdowns y se fue a las 14 recepciones y 110 yardas.

Durante dos cuartos y medio los Falcons tuvieron el control total de la situación. Ryan terminó con 17 de 23 pases completados para 284 yardas y 2 TD, Devonta Freman aportó 75 yardas y 1 TD en 11 carreras y Julio Jones, con algunas atrapadas marca de la casa, logró 87 yardas en 4 recepciones.

Atlanta incluso pudo cerrar el partido cuando ya estaba en field goal range y tenía 8 puntos de ventaja en el tramo final. El agresivo «playcalling» del coordinador ofensivo Kyle Shanahan cuando su equipo estaba en la yarda 22 de New England apostando por el pase, terminó con un sack primero y un holding después y Atlanta se vio obligada a alejar la pelota.

El resto es historia. Tom Brady recorrió 91 yardas en 10 jugadas y 2:33 minutos y los Patriots empataron el partido para mandarlo a la prórroga.