Super Bowl LI: cara a cara

El análisis de los protagonistas de la gran final de la NFL

1494
Matt Ryan y Tom Brady, sin duda dos de los grandes protagonistas de la Super Bowl
Patriots

vs.

 

Falcons

 

OT

77
Nate
Solder
61
Marcus
Cannon
70
Jake
Matthews
73
Ryan
Schraeder
La pareja de tackles de New England ofrece solidez a prueba de bomba. Solder nunca será confundido con un bailarín de claqué pero cuando las lesiones le respetan es un jugador de lo más fiable. Cannon ha sido una de las sorpresas agradables de la temporada en Boston hasta el punto de que se ha ganado una generosa extensión de contrato. Verle bloquear en el juego de carrera suele deparar momentos de gran diversión. En su tercera temporada el pequeño de la saga Matthews ha empezado a demostrar la excelencia de sus genes, todavía sufre contra los defensores más atléticos pero poco tiene que envidiar a nadie en cuanto a técnica y mentalidad. Schraeder es el reverso de la moneda, atléticamente es el menos dotado de los cuatro tal y como se puede esperar de un jugador que no salió escogido en el draft pero es un trabajador incansable que no se rinde jamás.

 

G

62
Joe
Thuney
69
Shaq
Mason
67
Andy
Levitre
65
Chris
Chester
Una de las principales razones para la mejoría en el juego de la línea ofensiva patriota (aparte de la recuperación del mítico Dante Scarnecchia) hay que buscarla en estos dos jugadores. Thuney merecería consideración para el premio de novato del año si alguna vez se dignasen en pensar en los gordos para ese galardón y la evolución de Mason en su segunda temporada ha sido espectacular. Casi tanto como verle masacrar rivales. Ojo a las autopistas que abren a sus corredores. Después de su fracasado periplo en Tennessee Levitre ha sabido reconducir su carrera a las órdenes de Chris Morgan. No es el jugador más atlético y vistoso de la liga pero cumple con su labor sin estridencias. Chester es un veterano de mil batallas que aporta un plus de experiencia y mala leche ya que es un jugador que suele bloquear hasta el eco del silbato.

 

C

60
David
Andrews
51
Alex
Mack
Después de unos años convulsos en la posición para que los Patriots han encontrado la solución de futuro en el jugador de segundo año. No es especialmente llamativo, ni para lo bueno ni para lo malo, lo que no está del todo mal para una posición en la que la estabilidad es algo fundamental. El mejor fichaje de la pasada agencia libre. De largo. La cantidad de “highlights” que ha dejado Mack esta temporada es algo completamente inusual y habla a las mil maravillas de su calidad. Su presencia ha servido para dar un punto de poderío, estabilidad y mala leche a la línea ofensiva que la ha mejorado notablemente y con ella a todo el ataque.

 

QB

12
Tom Brady
2
Matt Ryan
¿Qué decir de esta leyenda en su séptima aparición en el gran partido? Pues que a sus treinta y nueve años sigue rindiendo al nivel de siempre, que ya es decir. Pluscuamperfecto a la hora de diagnosticar la defensa rival y explotar sus puntos débiles su matrimonio con Josh McDaniels ha elevado el juego ofensivo a las más altas cotas de perfección conocidas. Al teclear este texto todavía no sabemos si finalmente Ryan será nombrado MVP de la temporada regular pero el hecho de ser el máximo favorito para el galardón habla a las claras de su calidad. Su unión con el maravilloso sistema ofensivo diseñado por Kyle Shanahan nos ha permitido disfrutar de un ataque que perdurará en la retina de los buenos aficionados.

 

RB

29
LeGarrette
Blount
33
Dion
Lewis
24
Devonta
Freeman
26
Tevin
Coleman
Blount y Dion Lewis/James White. El backfield de New England ofrece dos estilos contrapuestos en la más pura tradición flash & thunder. Blount es un tractor a la vieja usanza capaz de machacar a las defensas sin desmayo mientras la dupla Lewis & White ofrece el contrapunto perfecto con su velocidad y versatilidad. Ni que decir tiene que McDaniels aprovecha a la perfección las características de los tres. Mucho ojo a Lewis & White como receptores desde el backfield. Los Falcons también utilizan un comité a la hora de repartir la carga del juego terrestre pero en este caso Freeman y Coleman no son tan diferentes entre sí. A su favor hay que decir que ambos lo hacen prácticamente todo. Carreras interiores, exteriores, recibir, bloquear… Su versatilidad y productividad son asombrosas y unas de las claves en el riquísimo ataque de Atlanta.

 

WR

11
Julian
Edelman

15
Chris
Hogan

11
Julio
Jones

12
Mohamed
Sanu
A pesar de sus evidentes limitaciones físicas Edelman lleva años explotando su rapidez, visión del juego y su conexión telepática con Brady para acumular recepciones y yardas. En ausencia del lesionado Rob Gronkowski es el “go to guy” del legendario quarterback en los momentos apurados. Hogan y Danny Amendola “vuelan por debajo del radar” pero han demostrado en más de una ocasión que no te puedes olvidar de ellos tal y como vimos en la pasada final de conferencia. Ninguno de estos jugadores destaca por su capacidad atlética pero todos tienen en común su capacidad rutera, su inteligencia y su química con Brady. Si nos ponemos a diseñar el receptor perfecto el resultado acabará siendo muy parecido a Jones. El fenómeno de Alabama es Mary Poppins hecha receptor: “Prácticamente perfecto en todo”. Sanu se ha confirmado como un excelente número dos, su tamaño y capacidad atlética le convierten en un emparejamiento complicado para el segundo cornerback de casi cualquier equipo. Detrás de estos dos aparecen los “espídicos” Taylor Gabriel y Aldrick Robinson a quienes Kyle Shanahan sabe explotar en jugadas y emparejamientos favorables.

 

TE

88
Martellus Bennett
81
Austin Hooper
La ausencia del “enormérrimo” Rob Gronkowski ha dejado esta posición reducida a la presencia de Bennett y poco más. Afortunadamente para los Patriots el extrovertido jugador se ha convertido en un excelente sustituto. Sus habilidades como receptor y bloqueador apenas desmerecen las de su afamado compañero. Una de las claves del éxito ofensivo de los Falcons está en la excelente labor de sus tight ends como bloqueadores. Prácticamente juegan con uno, dos o hasta tres jugadores de línea extra. “Jugadores de línea” que salen a recibir y en las raras ocasiones en las que Ryan conecta con ellos suelen hacer mucho daño ya que las defensas tienden a olvidarlos.

 

 

DT

97
Alan
Branch

90
Malcom
Brown
97
Grady
Jarrett
95
Jonathan
Babineaux
El veterano Branch lleva años siendo uno de los mejores run stoppers de la liga y Matt Patricia lo uliliza a la perfección haciendo prácticamente imposible correr por su lado. A su lado Brown aporta un punto de explosividad y tenacidad que han convertido al jugador de segundo año en uno de los referentes “anónimos” de esta defensa anónima. Resulta sorprendente como se parecen ambas defensas en su anonimato y en algunas curiosidades como en la posición de DT. En este caso es el jugador de segundo año (Jarrett) el que ancla la carrera de forma magistral mientras Babineaux tiene la misión de intentar irrumpir en el backfield.

 

DE

95
Chris
Long
98
Trey
Flowers

50
Brooks
Reed
94
Tyson
Jackson
El versátil front seven de los Patriots hace complicada esta elección pero ambos aparecen como titulares en el depth chart así que me decanto por ellos. En ambos casos se trata de jugadores atléticos y experimentados con especial predisposición para atacar al quarterback rival. En la rotación también aparece Jabaal
Sheard
a quien no se puede calificar como suplente pues la mitad de los partidos ha sido titular.
¿Decía antes que ambas defensas se parecían? Pues en la versatilidad del front seven tenemos otra prueba. Reed y Jackson son los titulares por su calidad como run stoppers pero cuando se trata de atizar al quarterback aparecen el fenomenal Vic Beasley y el eterno Dwight Freeney en la alineación.

 

MLB

54
Dont’a
Hightower
45
Deion
Jones
Hightower es el elemento diferencial de la unidad, un linebacker completísimo y que compensa con su excelente capacidad de lectura sus limitaciones atléticas. Un jugador de gran capacidad atlética y como Hightower procedente de la siempre exigente SEC, en este caso de la Universidad de LSU. En un principio se crítico la elección en el draft por su poca experiencia pero claramente ha dado resultados.

 

OLB

50
Rob
Ninkovich
58
Shea
McClellin
44
Vic
Beasley
59
De’Vondre
Campbell
El grupo de linebackers de los Patriots está formado por una colección de jugadores anónimos de la procedencia más diversa. Ninkovich de sobras conocido y no necesita presentación. McClellin, Kyle Van Noy y Barkevius Mingo comparten el mismo patrón, grandes proyectos universitarios rescatados por la varita mágica de Belichick capaz de revitalizar a jugadores que parecían acabados para la liga. Beasley figura como SOLB en el depth chart pero a efectos prácticos es un pass rusher puro y  duro. Este año ha sido el mejor jugador defensivo de los Falcons (14,5 sacks) y de su juego puede depender buena parte de la presión que le llegue a Brady. Campbell, otro rookie que se ganó el puesto en esta defensa, destaca por su tremenda velocidad aunque a veces también tiende a cometer errores por ese exceso de ímpetu.

 

CB

21
Malcolm
Butler
26
Logan
Ryan
23
Robert
Alford
32
Jalen
Collins
Dos años después de convertirse en el héroe del último título de los Patriots, Butler aparece firmemente asentado en la titularidad. No es el cornerback más explosivo de la liga pero es muy disciplinado y competitivo. Ryan cumple como número dos pero habrá que ver si Belichick opta por emparejarlo con el receptor principal doblando la cobertura con un safety. Alford lo tiene todo para ser un muy buen cornerback salvo unos ball skills nefastos que le suelen convertir en una penalización andante. Collins se encuentra con la imposible papeleta de sustituir a Desmond Trufant y suele ser el eslabón más débil de la defensa, algo en lo que seguro se habrán fijado los Patriots. Ojo con eso porque Brady no se suele cortar cuando encuentra un punto débil para martillear.

 

S

32
Devin
McCourty
23
Patrick
Chung
37
Ricardo
Allen
22
Keanu
Neal
McCourty es uno de los mejores free safeties de la liga y su labor como patrullero en la zona profunda proporciona a la defensa una magnífica red de seguridad. Por su parte Chung sigue mejorando año a año y se ha convertido en un jugador muy fiable en cobertura mientras mantiene su habitual despliegue en la caja. La defensa de Atlanta intenta ser una copia de la de los Seattle Seahawks y han encontrado su particular Kam Chancellor en Neal. El novato es un auténtico misil con una única obsesión, destruir al rival. No han tenido tanta suerte a la hora de buscar un clon de Earl Thomas y Allen parece más una probatura a la desesperada que una solución.

 

 

K

3
Stephen Gostkowski
3
Matt Bryant
Tuvo una época de dudas pero parece haberse reencontrado a si mismo. Es tan bueno que los Patriots no echan de menos al gran Adam Vinatieri. Con eso está todo dicho. Un veterano de mil batallas. Fiabilidad a prueba de bomba y con más pierna de la que uno atribuiría a un jugador de su edad (41 años).

 

P

6
Ryan Allen
5
Matt Bosher
Cuando Belichick le extiende el contrato a un jugador de equipos especiales es que tiene que ser muy bueno. Y si no me creéis repasad la pasada final de conferencia o el partido que enfrentó a Patriots y Texans en la temporada regular. También ayuda contar con “kamikazes” del nivel de Nate Ebner y Matthew Slater, todo sea dicho. Potencia para dar y tomar como atestigua su liderazgo en el “hang time” aunque el fantástico ataque de Atlanta no le da demasiadas ocasiones para lucir su pierna.

 

RET

33
Dion
Lewis
11
Julian
Edelman

14
Eric
Weems

Cyrus Jones apuntaba desde que fue elegido en el draft para ser uno de los retornadores importantes del equipo sin embargo, el novato ha tenido algunos problemas con los fumbles y Belichick decidió volver a usar jugadores veteranos como Edelman (punts) o Lewis (kickoffs) en playoffs. Veremos sin Jones, más explosivo, asume la responsabilidad en la Super Bowl. Atlanta se conforma con la sosería y seguridad de Weems para retornar los kickoffs y los punts. No despierta grandes pasiones pero tampoco se mete en líos y eso es suficiente para un equipo que no tiene mayores problemas para recorrerse el campo a su antojo.

 

HC

Bill Belichick
Dan Quinn
¿El más grande entrenador de todos los tiempos? No lo sé pero su nombre figura en la discusión con todo merecimiento. Su simbiosis con Tom Brady y el magnífico aprovechamiento de su plantilla y de su staff pasarán a la historia de la NFL con letras de oro. Qué poco se está hablando de su trabajo y qué poco mérito le estamos dando al hecho de haber llegado a la Superbowl en su segunda temporada al mando del equipo. No ha justificado su fama de gurú defensivo (todavía) pero a cambio estos Falcons nos han deleitado con uno de los ataques más divertidos, variados y eficaces de la historia.