Los Steelers ganan la AFC North y eliminan a Baltimore de los playoffs

Pittsburgh derrota a sus archienemigos por 31-27 y se mete directamente en la lucha por el título

1319
Antonio Brown decidió el partido con un TD en los últimos segundos (Steelers.com)

Tal y como se esperaba fue un partidazo. El choque de rivalidad entre Steelers y Ravens respondió a las expectativas y, tras un duelo pleno de intensidad, la contienda no se resolvió hasta el último momento gracias a un jugadón de Antonio Brown que ya quedará para la historia. Al final un 31-27 para Pittsburgh que mete a los de Mike Tomlin en playoffs como campeones de la AFC North y apéa de la lucha por el título a los de John Harbaugh.

Durante la primera mitad fueron los Ravens los que dieron más sensación de peligro pero, aunque movieron mejor las cadenas, no estuvieron finos en zona roja y tras la primera media hora de juego ambos equipos se fueron a los vestuarios con un exiguo 7-6 en favor de los locales gracias a un touchdown de Xavier Grimble a pase de Ben Roethlisberger en el primer cuarto.

Tras la reanudación los de Baltimore mejoraron su efectividad y con un pase de 18 yardas de Joe Flacco para Steve Smith (7 recepciones, 79 yardas) y una conversión del mismo jugador le dieron la vuelta al marcador tomando una ventaja de 7 puntos una diferencia que, tras un intercambio de field goals, fue con la que se entró en el cuarto decisivo.

Y ahí empezó la locura. Los Ravens ampliaban la ventaja a 10 tantos después de que Justin Tucker convirtiera un field goal desde 23 yardas y esta diferencia pareció espolear a los locales. Con las acciones de Le’Veon Bell (20 carreras, 122 yardas, 1 TD) y Antonio Brown (10 recepciones, 96 yardas, 1 TD) y la presión de un público volcado con los suyos, los Steelers anotaron 14 puntos consecutivos por medio de su brillante running back.

Los visitantes no se dejaron impresionar y Flacco (30/44, 266 yardas, TD) llevó un magnífico drive que, a 1:18 de la conclusión, coronaba con una carrera de 10 yardas del FB Kyle Juszczyk.

Demasiado tiempo en el reloj. «Big Ben», que previamente había sufrido dos intercepciones, ofreció su mejor versión, se movía como pez en el agua en el «pocket», esquivaba la presión y conseguía mover las cadenas hasta llevar a su equipo a la yarda 4 rival. Ya sin tiempos muertos, Roethlisberger lanzaba un pase corto para Brown quien, cuando parecía que iba a ser placado por dos rivales, extendía el brazo con el cuero en su mano para cruzar el plano de la «goal line» y lograr el touchdown de la victoria.

El QB de los Steelers completó al final 23 de 33 pases para 279 yardas y 3 TDs.