RANKINS 2015 (11-5, 2º AFC WEST)

Ataque Media NFL
Puntos Anotados 25,3
Yardas Totales 331,2 27º
Yardas de Carrera 127,8
Yardas de Pase 203,4 30º
Defensa Media NFL
Puntos encajados 17,9
Yds tot. permitidas 329,3
Yds car. permitidas 98,2
Yds pas. permitidas 231,1

TRANSACCIONES PRINCIPALES

SALIDAS:

Jeff Allen, OL (Houston)
Sean Smith, DB (Oakland)
Tyvon Branch, DB (Arizona)
Chase Daniel, QB (Philadelphia)

LLEGADAS:

Mitchell Schwartz, OL (Cleveland)
Rod Streater, WR (Oakland)

DRAFT CLASS 2016

2(6) Chris Jones DT Mississippi State
3(11) Keivarae Russell CB Notre Dame
4(7) Parker Ehinger OG Cincinnati
4(8) Eric Murray CB Minnesota
4(28) Demarcus Robinson WR Florida
5(23) Kevin Hogan QB Stanford
5(26) Tyreek Hill WR West Alabama
6(3) D.J. White CB Georgia Tech
6(28) Dadi Lhomme Nicolas OLB Virginia Tech

Por primera vez desde 1994 y tras ocho derrotas consecutivas, los Kansas City Chiefs lograron una victoria de Play Off. Knile Davis retornaba un kick-off para Touchdown en la primera posesión del partido, allanando el camino hacia una victoria contundente y sin paliativos, haciendo olvidar así fantasmas del pasado que resurgieron en la wildcard de 2014 ante los Colts.

Una semana más tarde, los Chiefs llegaban eufóricos a New England tras ganar 11 partidos consecutivos, pero los Patriots fueron todo un “reality check” para los Jefes, que volvieron a Kansas City de vacío tras no encontrar respuestas a los pases rápidos de Tom Brady, ni a Rob Gronkowski.

Tres temporadas ya han pasado desde la llegada de Andy Reid y Alex Smith, los capos del nuevo proyecto Chief. La valoración no es positiva, tampoco negativa. Los Jefes se encuentran en el mismo punto en el que se han encontrado prácticamente siempre, y el hastío de la afición de Kansas City sigue siendo el mismo que estaba presente con Herman Edwards o Todd Haley. Por lo tanto, la ciudad se pregunta si Reid y Smith tienen guardado algún as debajo de la manga o si su periplo acabará siendo como el de sus antepasados, un ni fu ni fa.

Este curso es un año ilusionante para los aficionados de los Chiefs, aunque, valga la redundancia, también lo eran los dos últimos años. La plantilla no mejora, ni empeora, la de los últimos años por lo tanto es difícil poder descifrar en donde estará la clave para dar el paso al siguiente nivel. A veces, las simples circunstancias de la competición (calendario, momentum, lesiones) son las que dictan sentencia. La propia NFL engulle al débil y premia al fuerte.

Por cuarto año consecutivo, Alex Smith tendrá las riendas del ataque Chief. Un quarterback perteneciente a la clase media, tiene sus momentos de altibajos. Alex transmite mucho; en sus highlights puedes pensar en él como un QB que puede establecerse cerca de la clase alta y en sus «lowlights» vas echando una mirada al College para ver quienes pueden ser el futuro QB de la franquicia. No deja indiferente. Tiene admiradores y detractores a partes iguales (tal vez más detractores). Alex viene de tener su mejor temporada como profesional a la hora de correr con el balón y evadir la presión que le llega desde el interior. Hablar de mejoras en un Quarterback de más de 30 años y con tanta experiencia es esperanzador, y puede ser indicativo de que aún puede dar ese paso adelante que se le lleva exigiendo desde hace tantos años.

El equipo se ha reforzado con Nick Foles, que llega a Kansas City para ser el suplente de Smith. Por fortuna, el ex de la universidad de Utah, dejó sus problemas de durabilidad en San Francisco y no ha sufrido ninguna lesión importante en Kansas City. No obstante, conseguir un suplente de la calidad de Foles es un lujo para cualquier franquicia en una liga en la que las diferencias entre el Quarterback titular y el suplente suelen ser demasiado abultadas. Después de su fracaso en Saint Louis tras un gran año en 2013 con Chip Kelly, volverá a buscar redimirse de la mano de Andy Reid, entrenador que le drafteó para los Eagles. Para que esto se produzca, muy probablemente  Smith tendría que caer lesionado.

Una de las noticias negativas es que Jamaal Charles, el jugador más talentoso de este ataque, tal vez no pueda estar listo para la primera semana de competición y su recuperación lleve más tiempo del previsto. En cualquier caso, tanto Charcandrick West como Spencer Ware supieron mitigar su baja la pasada temporada. Spencer Ware corriendo entre tackles, moviendo las cadenas y West (haciendo honor a su apellido) siendo un RB este-oeste con una clara tendencia a correr por el perímetro. Ninguno de los dos es nada especial, pero entre ambos se encargan de dejar el trabajo hecho cada domingo antes de irse a casa. Cuando Charles vuelva, el ataque cobrará otra dimensión, siendo el número 25 el corredor más creativo de la liga a la hora de ver el campo y seguir bloqueos. Con casi 30 años y varias lesiones graves a sus espaldas, empieza a haber dudas sobre cuánto tiempo más durará Charles en la élite de la liga, siendo la posición de corredor una de las más efímeras en cuanto a duración. Mención especial merece Anthony Sherman, el lead blocker de los Chiefs en muchas de las situaciones de carrera, que ya se ha afianzado como uno de los mejores Fullbacks de la liga (tal vez el mejor).

El pasado verano, Jeremy Maclin se convirtió en la operación más costosa en la historia de los Chiefs. Respondió en el campo, siendo el target de confianza y demostrando una excelente química con Smith. Maclin hace de todo, pues puede ser un receptor de posesión o puede ir profundo y tratar de ganar la espalda al cornerback. No está entre la gran élite entre los receptores, pero es un número uno muy fiable. El principal problema ha sido su lado opuesto, en el que nadie ha conseguido despegarse. Albert Wilson no dio la talla y parece que Chris Conley esta temporada puede ganar enteros para poder partir como receptor número dos en el season opener ante San Diego. El cuerpo de receptores no es precisamente uno de los puntos fuertes de la franquicia.

Los Chiefs son la franquicia de la liga que más utiliza a los Tight Ends, hasta sets de tres al mismo tiempo. Travis Kelce es uno de los mejores talentos de la liga en su posición. El mote de “Baby Gronk” es merecido, ya que comparte una importante semejanza en su juego e incluso en su carácter. Pese a todo, sus estupideces, que nunca faltan, suelen costar caras. Penalizaciones tontas, fumbles por no cambiarse el balón de mano dependiendo del lado del campo en el que esté corriendo y, en general, su irresponsabilidad hacen que no acabe ser un jugador de élite.

La línea ofensiva ha sido posiblemente la gran debilidad de los Chiefs en la era Reid. Esta temporada, la inversión en el exterior de la línea ha sido muy fuerte. La renovación de Eric Fisher y la contratación de Mitchell Schwartz han provocado que sean una de las parejas de tackles mejor pagadas de la liga. Esto ha provocado un desequilibro importante con un interior de la línea de nivel medio-bajo en la media NFL. Mitch Morse tuvo un gran año como rookie en el puesto de Center, pero sus continuas conmociones preocupan en el seno de la franquicia. La pareja de Guards tiene un nivel pobre: ni Laurent Duvernay-Tardif ni Parker Ehinger son nombres que entusiasmen mucho al personal.

MVP ATAQUE. Jamaal Charles. Pese a que tal vez su prime haya pasado o esté cerca de hacerlo, es el único jugador del ataque con la magia y el talento como para marcar verdaderas diferencias y definir partidos con sus acciones individuales.

La línea defensiva de los Chiefs es posiblemente una de las más infravaloradas de la liga. Allen Bailey y Jaye Howard, siempre a la sombra de los grandes nombres de la defensa, son una de las mejores parejas de Ends de la liga. En el centro, Dontari Poe, que por cierto acaba contrato esta temporada, es un jugador dominante que puede anclar la línea defensiva y hacerse con el mando de las trincheras. Por si fuera poco, han añadido a Chris Jones a la unidad, siendo la primera elección de los Chiefs en el pasado draft y un jugador que ha abierto bocas durante el training camp y la pretemporada.

El principal drama de la defensa viene con la baja de Justin Houston, que se perderá el tramo inicial de la campaña y aún no está clara su fecha de regreso. Es el mejor jugador de la liga, tal vez el mejor en su posición y su baja, como se pudo ver ante New England, es muy sensible. Pese a todo, la pareja que harán Tamba Hali y Dee Ford como Edge Rushers no es tampoco nada desdeñable. Hali es un incombustible, aunque su declive ya es obvio. Empieza las temporadas a gran nivel pero a medida que las semanas pasan su rendimiento va bajando y su número de snaps es vigilado con lupa para que sus maltrechas rodillas no sufran más de lo debido. En la otra cara de la moneda, el joven Dee Ford, tiene una oportunidad única de explotar ante la ausencia de Houston. Una 1ª ronda en su día que pilló por sorpresa a todos, ha mostrado buenos flashes (partido de tres sacks ante San Diego el año pasado), pero nunca ha terminado de ser consistente.

En el interior, Derrick Johnson es como el bueno vino, cada vez es más mayor, y cada vez es mejor. El año pasado había dudas tras venir de una lesión de Aquiles que rompe carreras y volvió a su estilo, haciendo parecer increíblemente fácil lo difícil. Un jugador que no es apreciado como merece y que ya es el máximo placador en la historia de los Chiefs. A su lado, Josh Mauga se perderá el resto de la temporada y será sustituido por Justin March o Ramik Wilson, ambos sin apenas experiencia como profesionales, ninguna en el caso de March.

Tras un disputado tira y afloja, Eric Berry acabó firmado su condición de jugador franquicia y tendrá un último año (si no renueva por más) con los Chiefs. No pudo volver mejor de algo tan terrible como un cáncer, siendo uno de los mejores en su posición la pasada temporada. A su lado, Ron Parker desempeña un gran papel en esta defensa, siendo un jugador que aporta en todas las facetas y puede cubrir cuerpo a cuerpo a Tight Ends o jugar como falso linebacker ante la carrera.

Marcus Peters fue una de las sensaciones de la temporada, ganando el premio como mejor Rookie defensivo del año y siendo una máquina de interceptar o desviar balones. No es un shutdown corner, pues los QBs rivales le buscan y en ocasiones con éxito, pero tiene una tremenda habilidad para jugar el balón y hacer jugadas. En el lado opuesto, viene una de las grandes dudas este año con la baja de Sean Smith. A falta de varios días para comenzar la temporada, no se sabe quién con lo hará como titular. Existen varios candidatos: Phillip Gaines, Steven Nelson o Keivarae Russell.

MVP DEFENSA. Justin Houston. A veces se toma jugadas de descanso y no siempre es especialmente competitivo, pero cuando quiere puede dominar a los ataques rivales atacando al Quarterback, defendiendo la carrera e incluso el pase. Es capaz de hacerlo todo a un nivel de élite.

Parece que tras dos temporadas, Cairo Santos se ha afianzado como el kicker de la franquicia. Al brasileño le falta algo de pegada en la pierna, con varios Field Goals de más de 50 yardas que suelen ir muriendo por el aire antes de llegar a su destino, pero su efectividad en el rango medio es muy buena, con un 19 de 21 la pasada temporada en Field Goals de 30 a 50 yardas.

Dustin Colquitt, un año más, será el Punter del equipo y volverá a ser uno de los mejores de la liga en lo suyo, como lleva siéndolo los últimos cinco años. Los retornos serán cosa de De’Anthony Thomas y el rookie Tyreek Hill. Ambos son estrellas del track y poseen “world-class speed”, así que cualquiera de los dos es una amenaza de seis puntos con el balón en las manos. Mención especial merece Albert Wilson en la unidad de Punts y Kick-offs, siendo uno de los mejores gunners de la liga.

– Alex Smith ha tenido su mejor pretemporada desde que es profesional y también su Training Camp ha sido el mejor, según los periodistas, desde su estadía en Kansas City. Su conexión con Maclin, Kelce y su habilidad para extender jugadas con sus piernas, será clave para el devenir de los Chiefs.
– En una división con rushers como Mack o Miller, los Chiefs se han asegurado de proteger a Smith con una gran inversión en los dos tackles titulares. Todo está dirigido a su confort y debe responder.
– La baja de Houston, unido a la mermada capacidad física de Hali, hace que los Chiefs ya no sean un equipo temible a la hora de buscar al Quarterback rival. Ello desencadena en una menor protección de la secundaria al tener el QB más tiempo para lanzar. La bajada del nivel de Pass-Rush traerá malas consecuencias para el resto de la defensa.

Comenta la actualidad de los KANSAS CITY CHIEFS en su Post Oficial de nuestro foro.