SEATTLE SEAHAWKS

RANKINGS 2015 (10-6, 2º NFC WEST)

Ataque Media NFL
Puntos Anotados 26,4
Yardas Totales 378,6
Yardas de Carrera 141,8
Yardas de Pase 236,9 20º
Defensa Media NFL
Puntos encajados 17,3
Yds tot. permitidas 291,8
Yds car. permitidas 81,5
Yds pas. permitidas 210,3

TRANSACCIONES PRINCIPALES

SALIDAS:

Brandon Mebane, DT (San Diego)
Bruce Irvin, LB (Oakland)
Russell Okung, OT (Denver)
J.R. Sweezy, G (Tampa Bay)
Alvin Bailey, OL (Cleveland)
Tarvaris Jackson, QB (F.A.)
Ricardo Lockettte. WR (Ret.)

LLEGADAS:

Chris Clemons, DE (Jacksonville)
Sealver Siliga, DT (New England)
Brandon Browner, CB (New Orleans)
J’Marcus Webb, OT (Oakland)


DRAFT CLASS 2016

1(31) Germain Ifedi OT Texas A&M
2(18) Jarran Reed DT Alabama
3(27) C.J. Prosise RB Notre Dame
3(31) Nick Vannett TE Ohio State
3(34) Rees Odhiambo OG Boise State
5(8) Quinton Jefferson DT Maryland
5(32) Alex Collins RB Arkansas
6(40) Joey Hunt C TCU
7(22) Kenny Lawler WR California
7(26) Zac Brooks RB Clemson

Después de dos títulos divisionales, dos presencias en la superbowl consecutivas y un título hace dos años la temporada 2015 de los Seahawks se iniciaba con las más altas expectativas pero con ligeros nubarrones que parecían empañar el ambiente de un equipo modélico hasta entonces.

El pasotismo de Marshawn Lynch, el holdout de Kam Chancellor, el resquemor generado contra el OC Darren Bevell por «THE WORST PLAY CALL EVER!!!» en la Superbowl IL y el lógico desgaste de un equipo que lleva un lustro en la cumbre de una competición tan abrasiva como la NFL, se confabularon para provocar un mal arranque que les hizo llegar con un récord equilibrado al ecuador de la competición. El apretón final de la mano de un inspiradísimo Russell Wilson y una defensa que recuperó viejos bríos no sirvió para enjugar la diferencia con los Arizona Cardinals por lo que los de Pete Carroll acabaron entrando en playoffs por la vía de los wildcards.

Una victoria muy afortunada en Minnesota y una derrota sin paliativos contra los Panthers cerraron una temporada que supuso un pequeño bajón para los estándares del equipo pero que puso de manifiesto que aquí hay contendiente para rato a poco que el equipo se muestre más centrado.

La retirada efectiva de Marshawn Lynch (la retirada real se produjo en la Superbowl IL) sirve para ceder el testigo del protagonismo ofensivo al maravilloso Russell Wilson que demostró estar más que preparado para tomar las riendas del equipo y proporcionar con su brazo o con sus piernas todo lo que haga falta para convertir al ataque de Seattle en uno de los mejores de la liga.

Y todo ello pese a contar con la «protección» de una de las peores líneas ofensivas de la competición, una unidad confeccionada a base de retales y en la que Tom Cable parece empeñado en enterrar el gran prestigio labrado durante más de tres décadas de trabajo irreprochable como entrenador de línea ofensiva.

Espantado por el bajo nivel técnico y atlético de los líneas universitarios Cable ha apostado por incorporar a los mejores atletas disponibles y formarlos a su gusto partiendo prácticamente de cero. Una idea original pero que, hasta la fecha, ha dado unos resultados lamentables. Así la alineación titular del equipo cuenta con jugadores de nivel más que discutible como el left tackle Bradley Sowell (no ha disputado un partido como titular desde 2.013), el jugador de segundo año Mark Glowinski como right guard (un sólo partido de experiencia), el center Justin Britt que ha sido reconvertido desde la posición de RT, el novato Germain Ifedi en el RG y el desconocido Garry Gilliam como right tackle. Una alineación sospechosa como poco y la cosa no mejora cuando miramos al banquillo y nos encontramos los nombres de J’Marcus Webb, Joey Hunt y Rees Odhiambo.

Por suerte para los Seahawks, Rusell Wilson está en su salsa cuando tiene que correr por su vida, así que la pestosidad aparente de la línea ofensiva puede ser incluso un punto positivo.

No parece tan buena noticia para el grupo de corredores que van a tener que verse obligados a romper placajes en el backfield con más frecuencia de la que sería deseable.  El UDFA Thomas Rawls demostró que era capaz de sacar yardas a pesar de esas circunstancias pero también demostró que su físico no era capaz de aguantar ese castigo y acabó la temporada en la Injury Reserve. Su vuelta a los terrenos de juego se espera con impaciencia pero para cubrir cualquier eventualidad los Seahawks parecen decididos a compartir el balón en una rotación que incluye al recuperado Christine Michael, y los novatos Alex Collins y C.J. Prosise. Nos parece una sabia decisión ya que está claro aguantar tanta tralla sólo estaba al alcance un espécimen físico extraordinario como Beast Mode.

La eclosión de Russell Wilson vino acompañada de la de su receptor favorito, el escurridizo Doug Baldwin que se confirmó como uno de los mejores receptores de la liga muy especialmente desde el slot. También se esperan grandes cosas de otro submarino atómico de bolsillo como Tyler Lockett que dejó buenísimas sensaciones en su temporada de debut. La apertura del juego ofensivo hacia un ataque más orientado al pase también es una buena noticia para el tight end Jimmy Graham cuya campaña de debut en la franquicia (truncada por una lesión) dejó un sabor agridulce puesto que en ningún momento se le vio adaptado a las especiales características de la ofensiva. Si todo va según lo previsto se esperan grandes cosas de estos tres jugadores y su conexión con Russell Wilson.

En un segundo plano quedan los Jermaine Kearse, Paul Richardson o Luke Willson, ilustres veteranos del equipo que saben interpretar su papel a la perfección aunque este sea secundario.

MVP ATAQUE. Russell Wilson. Toque y precisión sublimes en sus pases, un genio de la improvisación y cada vez mejor dentro del pocket. El cielo es el límite.

La promoción de Kris Richards como coordinador defensivo y la ausencia de Kam Chancellor provocaron una serie de desbarajustes defensivos que hicieron bajar el soberbio rendimiento de una unidad caracterizada por la excelencia técnica y táctica. Aunque los problemas se fueron solucionando a medida que avanzaba la temporada la impresión final es que esta unidad no es tan dominante como en sus mejores tiempos y en los momentos en que los rivales se atrevieron a buscarle las cosquillas evidenció síntomas de debilidad que antaño no se apreciaban. Veremos como evoluciona esta temporada una defensa que ha entrado por derecho propio en los territorios de la leyenda.

Y si hablamos de leyendas nada mejor que empezar por The Legion of Boom, la secundaria que ha sido el santo y seña de esta unidad y que vuelve con sus tres mosqueteros principales, el contundente (y sobrevalorado) strong safety Kam Chancellor, el histriónico cornerback Richard Sherman y el fantástico free safety Earl Thomas. Ninguna duda respecto a estos tres jugadores así que pasemos a los actores secundarios que encabeza el cornerback Jeremy Lane que se ganó el puesto durante la pasada campaña y parece más que preparado para ser el objetivo predilecto de los quarterbacks rivales. Completan la rotación de cornerbacks dos viejos conocidos como DeShawn Snead y Tharold Simon mientras que en la posición de safety aparecen los anónimos Kelcie McCray y Steven Terrell.

En la línea defensiva destaca la marcha de Brandon Mebane un hombre clave en la defensa como ancla del interior de la línea defensiva. Athyba Rubin y Jordan Hill se encargarán de minimizar el impacto de su marcha mientras que la pareja formada por Cliff Avril y Michael Bennett seguirán sembrando el terror y la destrucción en el backfield rival. La rotación de suplentes la encabezan el prometedor Frank Clark quién amenaza con convertirse en un clon del temible Bennett como jugador «multiherramienta» y el novato Jarran Reed en el interior. Tony McDanield aportará su veteranía como pass rusher interior y el novato Quinton Jefferson dispondrá de sus oportunidades en situaciones de relevo.

El cuerpo de linebackers también sufre una baja notable con la marcha del SLB Bruce Irvin que será sustituido por el discreto Mike Morgan. Tampoco es un tema que preocupe especialmente puesto que esa demarcación es bastante secundaria en el esquema defensivo de Seattle y en las dos posiciones importantes de MLB y WLB repiten los excelentes Bobby Wagner y K.J. Wright por lo que hay pocas dudas de que esta unidad seguirá manteniendo el excelente nivel que la caracteriza. Como suplentes aparecen los nombres de Cassius Marsh, Brock Coyle y Kevin Pierre-Louis pero su aportación será marginal salvo por necesidad en forma de lesiones de los titulares.

MVP DEFENSA. Earl Thomas. Uno de los mejores free safeties de la historia capaz de redefinir su posición. Sin él esta defensa no sería posible.

Continuidad en este apartado y la verdad es que no hay razón para cambiar puesto que tanto el kicker Steven Hauchska como el punter Jon Ryan son de lo mejorcito de la liga y otro tanto podemos decir de Tyler Lockett como retornador.

– La evolución de Russell Wilson lleva camino de convertirlo en un quarterback de altos vuelos.
– La defensa sigue a un nivel excepcional.- La experiencia de la pasada temporada ha servido para centrar al equipo.
– La línea ofensiva sigue siendo un completo horror.
– Por primera vez en mucho tiempo hay poca profundidad en la plantilla.- La defensa no pudo o no supo cerrar varios partidos apretados. ¿Primer síntoma de decadencia?

Comenta la actualidad de los SEATTLE SEAHAWKS en su Post Oficial de nuestro foro.