RANKINS 2015 (5-11, 3º AFC SOUTH)

Ataque Media NFL
Puntos Anotados 23,5 14º
Yardas Totales 348,8 18º
Yardas de Carrera 92,1 27º
Yardas de Pase 256,8 10º
Defensa Media NFL
Puntos encajados 28,0 31º
Yds tot. permitidas 375,0 24º
Yds car. permitidas 106,8 15º
Yds pas. permitidas 268,2 29º

TRANSACCIONES PRINCIPALES

SALIDAS:

Stefen Wisniewski, C (Philadelphia)
Bryan Anger, P (Tampa Bay)
Zane Beadles, G (San Francisco)
Andre Branch, DE (Miami)
Chris Clemons, DE (Seattle)
Clay Harbor, TE (New England)
Sam Young, OT (Miami)

LLEGADAS:

Malik Jackson, DE (Denver)
Brad Nortman, P (Carolina)
Chris Ivory, RB (NY Jets)
Prince Amukamara, CB (NY Giants)
Kelvin Beachum, OT (Pittsburgh)
Mackenzy Bernadeau, G (Dallas)
Tashaun Gipson, DB (Cleveland)

DRAFT CLASS 2016

1(5) Jalen Ramsey CB Florida State
2(5) Myles Jack OLB UCLA
3(6) Yannick Ngakoue DE Maryland
4(5) Sheldon Day DT Notre Dame
6(6) Tyrone Holmes DE Montana
6(26) Brandon Allen QB Arkansas
7(5) Jonathan Woodard DE Central Arkansas

Nada nuevo trajo la temporada 2.015 a los Jacksonville Jaguars. Al menos en apariencia. El desastroso récord de cinco victorias y once derrotas y el nulo interés generado en los medios fueron «más de lo mismo» pero a diferencia de años anteriores algo parece que está cambiando para bien en la franquicia. Tanto es así que el propietario Shalid Khan no ha dudado en extender el contrato del entrenador Gus Bradley a pesar del penoso récord (12-36) que atesora en sus tres años al cargo del equipo. ¿Cómo se explica este aparente desatino?

Pues se explica desde la esperanza en un futuro mejor apenas vislumbrada durante algunos partidos de la temporada pasada. Y es que, por primera vez en muchos años, los jóvenes jugadores que han sido «reclutados» para plantilla por el actual staff destilan talento del bueno, del que puede hacer crecer un equipo y convertirlo en un aspirante a poco que se trabaje con criterio y seriedad.

¿Criterio y seriedad en los Jaguars? Pues sí. O al menos eso parece después de una  pretemporada en la que la franquicia ha sido una de las grandes protagonistas en la agencia libre y en el draft lo que anticipa que ha llegado la hora de las exigencias en Jacksonville. Veremos cómo responde el equipo a las nuevas expectativas.

La principal razón para la esperanza en el futuro éxito del equipo recae a este lado del balón. La unidad coordinada por Greg Olson demostró por momentos la capacidad para convertirse en una de las referencias de la liga en un futuro no muy lejano, muy especialmente a la hora de hacer volar el balón.

Blake Bortles demostró en su segundo año como profesional que tiene una mentalidad de pistolero a prueba de bomba y brazo de sobra para jugarse cualquier pase por imposible que parezca. Debería asentar más su juego y ser más cuidadoso con la toma de decisiones y la protección del ovoide pero ¿quién se preocupa de esas nimiedades cuando le ve lanzar espirales perfectas de sesenta yardas? Esperemos, por su bien y el de los aficionados de su equipo, que sus entrenadores sí lo hagan y se esfuercen en «domesticar» su vena pistolera porque no parece que Chad Henne vaya a ser el mejor de los maestros a la hora de evitar intercepciones.

Otra de las prioridades del staff ofensivo es la de mejorar el rendimiento de una línea ofensiva cuyo rendimiento dejó mucho que desear. Empezando por Luke Joeckel que ha sido «degradado» a la posición de LG en un último movimiento desesperado por salvar la carrera del que fuera número dos absoluto del draft. Mala pinta tiene el muchacho. Le sustituye en la posición de LT Kelvin Beachum firmado en la agencia libre procedente de los Steelers. No cabe duda de que, si se recupera de su lesión de la pasada temporada, debería suponer una clara mejora frente a Joeckel. En una unidad de tan poco nivel Brandon Linder quizá sea el hombre a seguir aunque su lesión de la pasada temporada y la brillante sustitución realizada por A.J. Cann le hacen pasar del right guard al center. La línea se cierra en el extremo derecho con la incorporación de Jermey Parnell procedente de los Dallas Cowboys. Josh Wells, Bernadeu Mackenzie, Tyler Shatley, Patrick Omameh y el novato Pearce Slater forman el banquillo de una unidad que sigue generando demasiadas dudas.

Dudas que se disipan cuando miramos al backfield y encontramos al solidísimo Chris Ivory y al prometedor TJ Yeldon. El ex-jugador de los Jets aportará su conocida contundencia algo de lo que adoleció el equipo la temporada pasada especialmente en situaciones de yardaje corto. Yeldon apuntó maneras y se espera que siga evolucionando a la sombra de un veterano que le quite responsabilidad. Como complemento aparece el jugador «multiherramienta» Denard Robinson quién seguirá deleitándonos con su versatilidad y sus big plays.

Si el backfield ofrece pocas dudas la posición de receptor aún menos. Allen Robinson se ha confirmado en su segunda temporada como uno de los mejores receptores de la liga. Su conexión con Borltes provoca emociones fuertes tal y como atestigua su promedio superior a las 17 yardas por recepción. Allen Hurns demostró ser una excepcional segunda opción lo que le ha valido una suculenta extensión de contrato. Su tamaño y velocidad lo convierten en una amenaza peligrosísima y muy poco convencional desde el slot. Marquise Lee no ha desarrollado todo su potencial por culpa de las lesiones pero pocos equipos pueden presumir de tener un jugador así como tercer receptor. Rashad Greene y Arrelious Benn cierran con discreción el grupo.

La posición de tight end también cuenta con dos «jugones» de calidad contrastada como son Marcedes Lewis y Julius Thomas. El primero es mucho más completo mientras que el segundo resulta más desequilibrante por su habilidad como receptor. Más leña al fuego para una hoguera que está llamada a quemar secundarias sin descanso. Otra cosa no, pero el ataque aéreo de Jacksonville promete diversión.

MVP ATAQUE. Blake Bortles. El espíritu del quarterback pistolero sigue vivo. Aún tiene mucho que mejorar (eso es lo bueno) pero en sólo dos años ya ha demostrado que puede ser un quarterback espectacular como pocos.

Gus Bradley se ganó su fama (y su actual puesto de trabajo) gracias a su labor como coordinador defensivo de los Seattle Seahawks. Pues bien, por lo demostrado en los Jaguars hasta la fecha podemos decir que esa fama no parece muy merecida. Y es que la unidad coordinada el año pasado por Bob Babich fue un auténtico dolor para la vista con innumerables errores de fundamentos y de conceptos. El desastre fue tal que Babich fue despedido por lo que este año los Jaguars estrenan coordinador de la mano del debutante Todd Walsh. El listón dejado por su predecesor facilitará su tarea así como las recientes incorporaciones realizadas a través del draft y de la agencia libre. Se esperan importantes mejoras en esta faceta del juego.

Empezando por una línea defensiva que recupera al lesionado Senderrick Marks e incorpora al brillante Malik Jackson quién vio recompensada su soberbia campaña con los campeones Denver Broncos con un fastuoso contrato en la agencia libre. Con estos dos jugadores rotándose en el interior de la línea defensiva estamos seguro de que los quarterbacks rivales no van a vivir demasiado tranquilos. A su lado para anclar el centro de la línea en la posición de nose tackle aparece el sólido Roy Miller. En el exterior se producirá el anhelado debut de Dante Fowler después de su infortunada lesión que le hizo perderse al completo su temporada rookie. En el extremo derecho se prevé una rotación entre el sólido Tyson Alualu y el más explosivo Jared Odrick. Abry Jones y el novato Yannick Ngakoue completan una línea defensiva que destaca por su versatilidad y capacidad disruptiva.

En la posición de middle linebacker todo parece indicar que la irrupción del novato Myles Jack puede suponer una inyección de talento que suponga un salto de nivel en la unidad. Y es que Paul Pousluzny es un jugador sólido pero este equipo necesita un poco de habilidad «jugónica» en la posición y Jack puede aportar ese plus. En el lado débil Telvin Smith ha demostrado que tiene el físico para ser un jugador que marque diferencias pero no la cabeza. Si es capaz de serenarse y jugar con más disciplina el tándem que puede formar con Jack puede ser de órdago. En el lado fuerte vuelve Dan Skuta, todo un sólido profesional sacrificado en el punto de ataque y sorprendente como pass rusher aunque muy limitado en cobertura.

Si se esperan grandes cosas de Myles Jack en el cuerpo de linebackers no menos cabe esperar de Jalen Ramsey en la secundaria. Elegido en quinta posición absoluta el versátil jugador puede convertirse en un comodín dentro del esquema defensivo jugando en todas las posiciones de la secundaria. Si además añadimos los refuerzos de Patrick Amukamara en el cornerback y de Tashaun Gipson en la fundamental posición de free safety cabe esperar que esta unidad pase de ser un coladero a una de los puntos fuertes de la defensa. Al lado de estas incorporaciones estarán las caras conocidas de Davon House (CB), Jonathan Cyprien (SS), Aaron Colby (NB) y Peyton Thompson (FS).

Como podemos ver una completa operación «renove» en el lado defensivo, operación más que necesaria en vista del funcionamiento de la unidad aunque si persisten los problemas de indisciplina y falta de fundamentos todas estas incorporaciones se nos antojan inútiles. Duro trabajo le espera a Walsh y dura prueba de fuego para la fama de genio defensivo del head coach.

Para seguir mejorando el rendimiento defensivo del equipo también era necesario mejorar en la batalla posicional y para ello se ha incorporado en la agencia libre al Brad Norman cuya labor como punter en los Panthers le ha merecido un sustancioso contrato. Jason Myers repite como kicker aunque su rendimiento estuvo bastante cuestionado. Es de esperar que sólo fuesen los males del novato y se vaya asentando en la competición. Los retornos son cosa de Rashad Greene quién sorprendió a propios y a extraños con un excepcional rendimiento en su temporada rookie.

Jalen Ramsey
MVP DEFENSA. Jalen Ramsey. Nos ha sido difícil decantarnos por un jugador concreto pero las expectativas con este muchacho son tan altas que vamos a ceder al impulso del «hype». Si juega cómo se le supone podemos estar ante un «difference maker».

– Por primera vez en mucho tiempo hay talento legítimo para salir del pozo.
– El cuerpo de receptores es de auténtico escándalo.- Se ha invertido muy fuerte para mejorar la defensa por lo que es de esperar que esta unidad deje de apestar. Con eso puede ser suficiente.
– Ya no vale con perder de manera digna y eso aumenta la presión sobre el equipo.
– Tienen que reducir como sea el número de errores groseros en defensa.- La vena pistolera de Bortles puede ser un arma de doble filo.

Comenta la actualidad de los JACKSONVILLE JAGUARS en su Post Oficial de nuestro foro.